Skip to main content

Full text of "Libro Gordo De Petete 03 Tomo Magenta PTT G Ferre 1982"

See other formats











































































































JEl libro 



TOMO MAGENTA 


Es una publicación de 
EDITORIAL P.T.T. S.A. 

Con licencia exclusiva de 
PRODUCCIONES GARCÍA FERRÉ S.A. 




INDICE 

TEMÁTICO GENERAL 
DEL TOMO MAGENTA 


USO DEL INDICE TEMA TICO 

JT 

Para su mejor uso, ei Indice Temático ha sido dividido en tres 
grandes apartados: Ciencias Exactas, Ciencias Naturales y Ciencias 
Sociales. Dentro de ellos se incluyen las disciplinas o secciones en las 
cuales deben buscarse las notas. Determinada por el tema o sujeto 
principa!, ¡a búsqueda será fácil. Por ejemplo, en la nota: El misterio¬ 
so planeta Venus, «Venus» es el núcleo centra! y se encontrará 
dentro del apartado de Ciencias Naturales y en la materia Astrono¬ 
mía. 


CIENCIAS 

CIENCIAS 

CIENCIAS 

EXACTAS 

NATURALES 

SOCIALES 

ASTRONÁUTICA 

anatomía 

ARQUEOLOGIA 

INVENTOS 

ASTRONOMIA 

BELLAS ARTES 

MECÁNICA 

BIOLOGÍA 

BIOGRAFÍAS 

TECNOLOGIA E INDUSTRIA 

BOTÁNICA 

DE LA VIDA MISMA 


ECOLOGÍA 

DEPORTES 


FÍSICA 

ETIMOLOGIA 


HIGIENE 

GEOGRAFIA 


MEDICINA 

HISTORIA 


METEOROLOGÍA 

LITERATURA 


mineralogía 

LOS GRANDES 


OCEANOGRAFÍA 

GENIOS Y 


ZOOLOGÍA 

SUS OBRAS 


MUSICA 

SOCIOLOGIA 


Editorial P.T.T, S.A.-Av. Juan de Austria, 26-Alcalá de Henares•© 1982 
PRODUCCIONES GARCÍA FERRÉ, S.A. ISBN obra completa 84-86027-40-3 
ISBN fascículo 84-86027-41-1 •Directora: Juana Navarro Benito• Imprime: 
Printer, Industria Gráfica, S.A.-Provenza, 388, Barcelona-25-Sant Vicenp 
deis Horts • Distribuye: Marco Ibérica, Distribución de Ediciones S.A.-Carre- 
tera de Irún, Km. 13,350 (variante de Fuencarral) Madrid-34 • Depósito Legal 
B, 35413-1981 #EI contenido de esta obra es exclusivo, por lo que queda 

prohibida su reproducción total o parcial. 


CIENCIAS NATURALES 


ANATOMÍA Pág. 

BOMBA DE LA VIDA, LA... 340 

EQUILIBRIO, EL SENTIDO DEL . 212 

GLÓBULO ROJO, LA HISTORIA DE UN . 62 

LUNARES?, ¿QUÉ SON LOS. 390 

METABOLISMO?, ¿QUÉ ES EL. 78 

OMBLIGO?, ¿POR QUÉ TENEMOS . 405 

ASTRONOMÍA 

COSMOS, LOS IMPRESIONANTES AGUJEROS DEL . 452 

MARTE?, ¿HAY VIDA EN .. 56 

VENUS, EL MISTERIOSO PLANETA. 305 

BIOLOGÍA 

FLORES?, ¿SON INTELIGENTES LAS.. 68 

HUELLAS, EL LENGUAJE DE LAS .• • • 257 

INCUBACIÓN, ORIGINALES FORMAS DE. 180 

NATURALEZA, LA: Artista insuperada . 472 

BOTÁNICA 

ÁRBOLES MÁS LONGEVOS?, ¿CUÁLES SON LOS . 267 

ÁRBOLES TAMBIÉN LUCHAN POR LA VIDA, LOS. 228 

BOSQUE, LA VIDA EN EL. 168 

FLORES?, ¿SON INTELIGENTES LAS. 68 

PLANTAS, EN EL VERDE MUNDO DE LAS . 332 

PLANTAS, FLORECEN AL MISMO TIEMPO, NO TODAS LAS .. 372 

PLANTAS INDUSTRIALES, LAS: De la tierra a las fábricas - 252 

PLANTAS LOS AUMENTOS QUE FABRICAN?, ¿CÓMO UTILI¬ 
ZAN LAS. 152 

PLANTAS?, ¿SE MUEVEN LAS. 348 

PLANTAS Y LOS ANIMALES?, ¿EXISTE COMUNICACIÓN EN¬ 
TRE LAS . 164 
























ECOLOGÍA Pág. 

AGUA EN LA TIERRA!, ¡HAY QUE CUIDAR EL. 42 

BOSQUE, LA VIDA EN EL.. 168 

DESIERTOS, EL HOMBRE TAMBIÉN CREA . 12 

EROSIÓN Y SU ACCIÓN MODIFICADORA DE LA CORTEZA 
TERRESTRE, LA ..... 391 

FÍSICA 

DINÁMICA Y LAS LEYES DEL MOVIMIENTO, LA . 49 


GEOLOGÍA 

ALUDES Y DE LOS GLACIARES, LA IMPORTANCIA DE LOS . . 193 


HIGIENE 

ALIMENTOS!, ¡ATENCIÓN! ¡EL PELIGRO PUEDE ESTAR EN LOS 20 

COMER, LO QUE DEBEMOS... 124 

CONTAMINACIÓN AMBIENTAL, EL PELIGRO DE LA .. 360 

DORMIR?, ¿POR QUÉ DEBEMOS . 238 

QUEMADURAS SOLARES, LAS ...... 326 

SOL, LOS BENEFICIOS DEL . 292 


MEDICINA 

AGITO CUANDO CORRO?, ¿POR QUÉ ME. 471 

ALERGIA,Y LA URTICARIA, LA: Dos afecciones comunes - 46 

ANÁLISIS?, ¿PARA QUÉ SIRVEN LOS .. 94 

ANEMIA ES UNA ENFERMEDAD?, ¿LA. 110 

CINTURA?, ¿POR QUÉ DUELE LA .. 286 

ECOGRAFÍA?, ¿QUÉ ES LA. 437 

FARINGITIS!, ¡CUIDADO CON LA . 270 

FIEBRE?, ¿POR QUÉ CON ALGUNAS ENFERMEDADES TENGO 427 

FRACTURAS, CUIDADO CON LAS. 356 

HALITOSIS?, ¿QUÉ ES LA..‘. 14 

INAPETENCIA DE LOS NIÑOS, LA: Un drama familiar. 190 

LUNARES?, ¿QUÉ SON LOS... 390 

PANCITA?, ¿POR QUÉ PUEDE DOLERME LA. 375 

RABIA, LA: El gran enemigo de nuestro mejor amigo. 172 



























Pág. 

RUBÉOLA, CUIDADO CON LA «BENIGNA» . 244 

SINUSITIS?, ¿POR QUÉ SE PRODUCE LA .. 132 

TOS?, ¿POR QUÉ TENGO . 455 

TOXOPLASMOSIS, LA: ¿Una enfermedad de moda? . 196 

URTICARIA Y LA ALERGIA, LA: Dos afecciones comunes . 46 

VIRUS?, ¿SEGUIRÁN SENDO INVULNERABLES LOS . 308 

METEOROLOGÍA 

AEROLITOS, LOS: Viajeros de otros mundos . 86 

RAYOS Y RELÁMPAGOS?, ¿QUÉ DIFERENCIA HAY ENTRE .. 436 

MINERALOGÍA 

ÁMBAR, EL: Piedra preciosa de origen vegetal .. 60 

OCEANOGRAFÍA 

REMOLINOS MARINOS, LOS GIGANTESCOS. 289 

ZOOLOGÍA 

ABEJAS, LA VIDA DE LAS .. - - 88 

ANFIBIOS RESPIRAN DE TRES MANERAS, LOS . 468 

ANIMALES?, ¿EXISTE COMUNICACIÓN ENTRE LAS PLANTAS 

Y LOS .... 164 

ANIMALES POSEEN INTELIGENCIA O INSTINTO?, ¿LOS . 388 

ANTORCHAS DE LOS BOSQUES, LAS DIMINUTAS. 364 

ARAÑAS?, ¿QUIÉN LES TEME A LAS .... 344 

ARMADILLOS, LOS: Animales con escudo protector .. 424 

AVES, EL MARAVILLOSO MUNDO DE LAS. 376 

AVESTRUZ Y EL ÑANDÚ, EL: Las más grandes aves corredoras 312 

CANTAR, LA ALEGRIA DE . 420 

CISNES, LOS BELLOS Y MAJESTUOSOS.. 216 

CÓNDOR, EL: Rey y señor de los Andes . 456 

CONEJO, LA IMPORTANCIA DEL .. 408 

DELFÍN, EL ACROBÁTICO .... 17 

ESPONJAS, LAS: Animales fijos como plantas . 280 

ESTRELLAS DE MAR Y LAS OSTRAS, LA TENAZ LUCHA EN¬ 
TRE LAS ... 328 

GAVIOTAS?, ¿POR QUÉ LLORAN LAS. 38 


























Pág. 

INCUBACIÓN, ORIGINALES FORMAS DE.,. 180 

MOSCA DOMÉSTICA, LA: Un enemigo que debemos conocer . 444 

ÑANDÚ, EL AVESTRUZ Y EL: Las más grandes aves corredoras 312 

OKAPI, EL: Un curioso pariente de la jirafa. 248 

OSTRAS, LA TENAZ LUCHA ENTRE LAS ESTRELLAS DE MAR 

Y LAS .. 328 

PÁJAROS BOBOS. LOS: Extrañas aves de las regiones austra¬ 
les .... .... 296 

PALOMA MENSAJERA, LA...... 52 

PECES CARTILAGINOSOS, VARIEDAD Y RAREZA DE LOS ... 184 

PECES DEL OCÉANO PUEDEN TENER SED, LOS. 6 

PEREZOSO, EL: Cuando la lentitud ayuda a sobrevivir . 200 

SERPIENTES «VEN» EL CALOR, LAS: Descubrimiento sensacio¬ 
nal . 116 

TERMES, EL FASCINANTE MUNDO DE LOS. 97 

TIBURÓN, EL: Un contemporáneo de! dinosaurio . 433 

TIBURONES DE LAS CHARCAS, LOS. 382 

VERTEBRADOS, EL APARATO DIGESTIVO EN LOS .. 138 


CIENCIAS SOCIALES 


ARQUEOLOGÍA 


ARQUEOLOGÍA MODERNA: ¿Ciencia o aventura?. 81 

CERÁMICA Y CIVILIZACIÓN.. 177 

HUELLAS, EL LENGUAJE DE LAS . 257 

SCHLIEMANN: El arqueólogo que descubrió una ciudad guián¬ 
dose por un poema.. 209 


BELLAS ARTES 


CEZANNE, PAUL: El padre de la pintura moderna .. 225 

DEGAS: El pintor de las bailarinas ... 353 

«LAS MENINAS», DE VELÁZQUEZ: La obra maestra para admirar 302 
NUESTRA SEÑORA DE PARÍS: Una maravilla del arte gótico .. 462 

PIEDAD DE MIGUEL ÁNGEL, LA ... 44 

REMBRANDT: El pintor de la luz y de las sombras . 33 

RENOIR: El pintor de la alegría de vivir .. 1 

RIBERA, JOSÉ de: EL ESPAÑOLETO... 417 

SANTIAGO DE COMPOSTELA, LA CATEDRAL DE .... 40 

VERONÉS, EL: El pintor de la luminosidad .. 412 



























BIOGRAFÍAS P¿>9 

BALZAC, HONORATO de: El creador de «La Comedia Humana» 385 
BOHR, NIELS ENRIQUE: Modelo del átomo y composición del 

núcleo ..... 166 

BRAHÉ Y JUAN KEPLER, TICHO: Descubridores de ¡as leyes 

del movimiento de los planetas ............ . 214 

BRAUN, WERNHER VON: El creador del cohete que llevó a! 

hombre a la Luna . 358 

CEZANNE, PAUL: El padre de la pintura moderna .. 225 

DARWIN, CARLOS: El autor de «El origen de las especies» ,.. 380 

DEGAS: El pintor de las bailarinas . 353 

DIESEL, RODOLFO: El inventor del motor diesel .. 182 

DUMAS, ALEJANDRO; El creador de «Los tres mosqueteros» . 273 

FARADAY, MIGUEL: Aplicación de la electricidad en la industria 230 
FIZEAU Y FOUCAULT: Los que midieron la velocidad de la luz 316 

FLEMING, ALEJANDRO: El descubridor de la penicilina . 342 

FOUCAULT Y FIZEAU: Los que midieron la velocidad de la luz 316 
FOURNEYRON, BENITO: El creador de la turbina hidráulica ... 246 

FRESNEL, JUAN AGUSTÍN: Creador de los faros, lenticulares . 118 

GRIMM, LOS HERMANOS: Famosos autores de cuentos infanti¬ 
les . 28 

GUERICKE, OTTO de: Inventor de la primera máquina para ha¬ 
cer vacío . 150 

HUGO, VÍCTOR: Un coloso de las letras. 321 

HUYGGENS, CHRISTIAN: El inventor del reloj de péndulo . 300 

JIMÉNEZ, JUAN RAMÓN: El autor de «Platero y yo» . 263 

KEPLER, TICHO BRAHÉ Y JUAN: Descubridores de las leyes del 

movimiento de los planetas .. 214 

LEEUWENHOEK, ANTONIO VAN: El inventor del microscopio .. 260 

LENOIR, JUAN JOSÉ: El inventor del motor de explosión de gas 198 

UNNEO, CARLOS: El creador de la nomenclatura binaria. 406 

MENDÉL, JUAN GREGORIO: El descubridor de la genética .... 330 

MENDELÉIEV, DMITRI: El descubridor de la tabla periódica de 

los elementos. 396 

METCHNICOFF, ELÍAS: El descubridor de la fagocitosis. 476 

PICCARD, AUGUSTO: El inventor del batiscafo. 284 

REMBRANDT: El pintor de la luz y las sombras .. 33 

RENARD, CARLOS: El inventor del dirigible . 102 

RENOIR: El pintor de la alegría de vivir . 1 

RIBERA, JOSE de: EL ESPAÑOLETO. 417 

SPALLANZANI, LAZZARO: El naturalista que negó la teoría de la 
generación espontánea . 438 


























Pág. 

TORRICELLI, EVANGELISTA: El inventor del barómetro. 134 

VAUCANSON, JACOBO: El inventor de la máquina de tejer ,.. 460 

VERONÉS, EL: El pintor de la luminosidad .. 412 

WILSON, CARLOS THOMSON: El hombre que fotografió los 
átomos en movimiento. 422 

DE LA VIDA MISMA 

AGESILAO: El amor paternal de . 128 

ARÍSTIDES: Una razón sin razón.. 64 

ARQUÍMEDES: No me estropees mis círculos ... 160 

AUGUSTO: Reconocimiento al valor. 32 

BENAVENTE, JACINTO: Se quejaba inútilmente . 368 

BIG BEN, EL: El origen de un nombre ... 80 

BRUMMEL, JORGE: La verdadera elegancia . 256 

CANOSSA: Una excusa ingeniosa . 208 

CARLOS II: La primera actriz . 336 

CARLOS II DE ANJOU: Para reparar una injusticia. 96 

CASALS, Una lección de Pablo.... 224 

CLODOVEO, La conversión de . 48 

CONAN DOYLE, ARTURO: Deducción lógica.... 240 

COOLIDGE, CALVIN: Pocas palabras —.. 16 

CHOPIN: Amigos y genios .. 176 

CHOU SIANG: Saber esperar. 272 

DIÓGENES: Renuncia a su escudilla . 192 

DIONISIO EL MAYOR: También me enseñó a sufrirte ......... 416 

EDUARDO III: Ganarse las espuelas . 144 

ELCANO, SEBASTIÁN: Tú me rodeaste primero . 448 

FRANCISCO I: La convicción de un rey. 112 

HEINE, ENRIQUE: Doble tragedia .... 400 

MENÉNDEZ Y PELAYO: Por temor de los autores . 352 

MILLONARIO, Lo que significa tener un padre. 320 

PÉREZ GALDOS: Más conocido, imposible... 304 

POLO, MARCO: Un buen diplomático —. 464 

RAMÓN Y CAJAL, El humor de .. 432 

ROBUSTl, JACOBO: El pequeño tintorero... 480 

UNAMUNO: Absoluta sinceridad . 384 

VÍCTOR MANUEL II: El exilio antes que el deshonor .. 288 

DEPORTES 

OLIMPIADAS, EL ORIGEN DE LAS... 142 

PELOTA, LOS JUEGOS DE .. 318 




































ETIMOLOGÍA 


Pág. 


ACRÓBATA . 

ALABASTRO . 

ALCORÁN o CORÁN .. 

BACHILLER. 

BASÍLICA __ 

BERGANTÍN . 

BUCANEROS . 

CIRUGÍA . 

CÓNCLAVE .. 

CHANGADOR. 

GARITA . 

GOBELINO . 

GOBIERNO .. 

JIRAFA. 

MANJAR . 

MANZANA... 

MARINERO. 

MELINDRE . 

PALADÍN. 

PELUCA. 

PERSONA . 

QUEPIS... 

ROBOT . 

ROSTRO . 


SANTABARBARA 

SÍMBOLO . 

VALS . 


262 
149 
149 
277 
37 
395 
237 
478 
237 
311 
311 
85 
37 
325 
5 

223 

127 

223 

325 

5 

262 

478 

85 

5 

37 

277 

395 

127 


GEOGRAFÍA 


BORA-BORA; Un paraíso sin contaminación . 398 

CATARATAS DEL MUNDO, LAS MÁS FAMOSAS . 72 

PASCUA, LA ISLA DE: Entre la historia y la leyenda . 465 

POLO NORTE, LA CONQUISTA DEL . 145 

POLO SUR, LA CONQUISTA DEL... 113 

ZIPAQUIRÁ, LA CATEDRAL DE SAL DE . 136 


HISTORIA 

ARMADURA, LA: El arma defensiva por excelencia . 428 

ARQUEOLOGÍA MODERNA: ¿Ciencia o aventura? .. 81 






































Pág. 

CARLOS V; El emperador en cuyos dominios no se ponía el Sol 241 

CERAMICA Y CIVILIZACIÓN ..... 177 

CIUDADES LACUSTRES, LAS .... 104 

CRISTO REDENTOR DEL CORCOVADO, EL . 188 

CHIBCHAS, LOS: Legendarios pueblos de «Eldorado» . 76 

FARAONES, VIAJE AL PAIS DE LOS.■ • 22 

INCAICO, EL IMPERIO: Una gran cultura precolombina . 120 

MÉXICO, LOS PRIMITIVOS HABITANTES DE . 440 

PASCUA, LA ISLA DE: Entre la historia y la leyenda . 465 

PERICLES: El hombre que dio su nombre a un siglo . 161 

POBLADORES DE AMERICA, EL ENIGMA DE LOS PRIMITIVOS 401 

SANTIAGO DE COMPOSTELA, LA CATEDRAL DE. 40 

TAQUIGRAFIA, LA: Una técnica que ya se conocía en la antigua 

Roma ... • 1 08 

VAJILLA, LA: Utensilios del hombre civilizado... 156 

ZIPAQUIRÁ, LA CATEDRAL DE SAL DE . .136 

LITERATURA 

BALZAC, HONORATO DE: El creador de «La Comedia Humana» 385 
DUMAS, ALEJANDRO: El creador de «Los tres Mosqueteros» 273 
GARCIA LORCA, FEDERICO: Un poeta original y un gran drama¬ 
turgo . 65 

GRIMM, LOS HERMANOS: Famosos autores de cuentos infanti¬ 
les . 28 

HUGO, VÍCTOR: Un coloso de las letras. 321 

JIMÉNEZ, JUAN RAMÓN: El autor de «Platero y yo» . 263 

MODERNISMO?, ¿QUÉ ES EN LITERATURA EL. 220 

PÉREZ GALDÓS, BENITO: «Imagen de la vida es la novela» ... 369 

POETAS Y EL OTOÑO, LOS .. 449 

LOS GRANDES GENIOS Y SUS OBRAS 

BOHR, NIELS ENRIQUE: Modelo del átomo y composición del 

núcleo . 166 

BRAHÉ Y JUAN KEPLER, TICHO: Descubridores de las leyes 

de¡ movimiento de los planetas . 214 

BRAUN, WERNHER VON: El creador del cohete que llevó al 

hombre a la Luna . 358 

DARWIN, CARLOS: El autor de «El origen de las especies» ... 380 

DIESEL, RODOLFO: E! inventor del motor diese!.. 182 

FARADAY, MIGUEL: Aplicación de la electricidad en la industria 230 
FIZEAU Y FOUCAULT: Los que midieron la velocidad de la luz 316 

























Pág. 

FLEMING, ALEJANDRO: El descubridor de la penicilina . 342 

FOUCAULT Y FIZEAU: Los que midieron la velocidad de la luz 316 
FOURNEYRON, BENITO: El creador de la turbina hidráulica ... 246 

FRESNEL, JUAN AGUSTÍN: Creador de los faros lenticulares .. 118 

GUERICKE, OTTO de: Inventor de la primera máquina para ha¬ 
cer vacio ... 150 

HUYGGENS, CHRISTIAN: El inventor del reloj de péndulo . 300 

KEPLER, TICHO BRAHÉ Y JUAN: Descubridores de las leyes 

del movimiento de los planetas ..... 214 

LEEUWENHOEK. ANTONIO VAN: El inventor del microscopio .. 260 

LENOIR, JUAN JOSÉ: El inventor del motor de explosión de gas 198 

LINNEO, CARLOS: El creador de la nomenclatura binaria. 406 

MENDEL, JUAN GREGORIO: El descubridor de la genética .... 330 

MENDELÉIEV, DMITRI: El descubridor de la tabla periódica de 

los elementos... 396 

METCHNICOFF, ELÍAS: El descubridor de la fagocitosis . 476 

PICCARD, AUGUSTO: El inventor del batiscafo. 284 

RENARD, CARLOS: El inventor del dirigible . 102 

SPALLANZANI, LAZZARO: El naturalista que negó la teoria de la 

generación espontánea.. 438 

TORRICELLI, EVANGELISTA: El inventor de! barómetro. 134 

VAUCANSON, JACOBO: El inventor de la máquina de tejer ... 460 

WILSON, CARLOS THOMSON: El hombre que fotografió los 
átomos en movimiento. 422 

MÚSICA 

ORQUESTA, LA: Máxima expresión sonora de la música. 204 

SOCIOLOGÍA 

ALIMENTOS PARA LAS NUEVAS NECESIDADES MUNDIALES, 

NUEVOS . 278 

SUPERPOBLACIÓN: ¿Amenaza del futuro? ... 129 
























B columpio sé llama 
este cuadro pintado en 
1876, hace un siglo. En 
él se advierten las 
características det 
impresionismo, escuela 
pictórica que reproduce a 
la naturaleza, atendiendo 
más a la impresión que 
provoca en el artista, que 
a la naturaleza misma. 
Aquí la luz crea efectos 
de claroscuro y 
contribuye a formar la 
escena con manchas de 
color. 


Mujer sentada a orillas 

del mar (fragmento), 
cuadro pintado en 1883, 
en el que el volumen 
compacto de la figura 
resalta sobre el fondo 
definido con pinceladas 
veloces y sueltas. 


La ciudad donde nadó, llmoges, famosa por ta porcelana que allí se fabrica» deter¬ 
minó en un comienzo su vocación. El padre» que era sastre, se trasladó a Paos 
cuando el niño tenia tres años, en 1644, y viendo que su hijo demostraba buenas 
disposiciones para el dibujo (también para el canto, pero esta aptitud no la tuvo en 
cuenta, por improductiva), le inscribió años después en el taller de los hetmanes 
Levy, pintores de porcelana. Así nadó el pintor que había en Pedio Augusto Renolr* 


1 





























los trece años, Renoir, con diestra mano, 
copiaba motivos propios de la ornamenta¬ 
ción de jarrones, floreros, tazas, platos 
y otras piezas de la porcelana decorada. 
Mientras lo hacia» concurría a la Escuela de Dibujo y 
Artes Decorativas, de modo que cuando tuvo que 
abandonar a los fabricantes de porcelana, que restrin¬ 
gieron sus actividades por la competencia mecánica en 
la elaboración, pudo ingresar en el latler del grabador 


DOS MODELOS FAVORITAS 

En 1864 fue aceptada en el Salón Nacional su pin¬ 
tura “Esmeralda 1 % lo que significó un gran honor 
para el principiante. Pero Renoír, exigente consigo 
mismo, destruyó tiempo después la tela, por encon¬ 
trarla demasiado académica, en oposición a la liber¬ 
tad de formas y de colores que preconizaban los jóve¬ 
nes artistas* 

Volvió al campo periódicamente, y en una de sus 





De arriba abajo: El Cha* 
teau des Brouilíaids 
(Castillo de las Brumas}, 
casa donde habitó Re¬ 
no! r en Moni madre, Pa¬ 
rís. E pintor, sentado en 
el umbral de esta casa 
El artista, pintando en 
sus últimos años. 



de medallas Pedro Henrí, y más tarde dedicarse a 
pintar abanicos y telas para los sacerdotes misioneros 
(que habían convertido esa tarea en un trabajo muy 
lucrativo), destacándose en cada una de estas incursio¬ 
nes* Ganó mucho dinero, lo que le permitió ahorrar 
una buena suma. 

PINTAR AL AIRE UBRE 

¿Qué podría hacer un muchacho cuyo entusiasmo 
por el arte es superior a cualquier otra manifestación? 
No es difícil contestarlo: quería aprender más, saberlo 
todo. Para ello, se matriculó en la Escuela de Bellas Ar¬ 
tes* Corría el año 1862, fecha fundamental para la vida 
de Pedro Augusto. Como alumno de artes conoció a 
Claudio Monet, Camilo Pissarro, Alfredo Sisley y Fe¬ 
derico BaziLle, que serían los abanderados de la pintura 
y, juntamente con otros artistas, crearían una escuda, 
el impresionismo t renovadora del arte de fines y co¬ 
mienzos de siglo. 

Fue inmediatamente aceptado* Renoir era un mu¬ 
chacho bueno, amable, estudioso. Amaba la vida y 
sentía alegría con la amistad que le brindaban y sabía 
dar* Y tenía, por sobre todas las cosas, un gran entu¬ 
siasmo por la pintura. Esta condición la conservó hasta 
el fm de su larga vida: fue feliz pintando. 

Sus compañeros le enseñaron a crear al aire libre, sa¬ 
cando el caballete al campo y usando colores limpios y 
luminosos. ¿Qué más podría pedir él? La luz le fascina¬ 
ba, el paisaje le atraía: quería hacerlos vivir. 



Arriba: dos pinturas de niños, tema por el que el 
artista sentía especial predilección. E de la izquierda 
se titula “Niña con regadera" y el de la derecha 
“Niña con sombrero ribeteado”. 


A la izquierda: 
Firma del artista. 
Abajo: El cuadro 
titulado "Frutos 
meridionales" 
pintado en 1881, 





















visitas conoció a quien sería una de sus modelos fa¬ 
voritas durante años, Lise ! réhot. La joven posó para 
el ya seguro pintor y nacieron así muchos cuadros, 
que representaban esa cara serena, de ojos grandes y 
expresión de asombro, como en el bello retrato “Use 
con sombrilla"% que hoy está en el Museo Folk- 
wangp de Essen, y que le valió un nuevo triunfo en 
el Salón de 1868* 

Muchos años después encontraría su otra modelo 
constante; Gabrielte, La mujer, sirvienta de su casa, 
posó para cuadros tan logrados como el que se llama, 
precisamente, “Gabrielle con una rosa“, que puede 
verse en el Louvre, de París. 

NACE EL IMPRESIONISMO 

Después de la guerra de 1870, que fue una etapa esté¬ 
ril para el artista, pintó varias vistas de la capital de 
Francia, como “El Puente Nuevo’ 1 , También registró 
los alrededores de París, como en “El Sena en Argen- 
teuir\ y realizó muchos retratos, entre ellos el de su * 
amigo, el pintor Claudio Monet (al que tuvo varias ve¬ 
ces por modelo). 

Por esos años logró su primera consagración crítica 
seria, y los “marchands” (comerciantes de cuadros) 
comenzaron a interesarse por su producción. La situa¬ 
ción económica de Renoir sería siempre floreciente. 

En 1874 se creó la Sociedad Anónima de Artistas 
Pintores, Escultores y Grabadores, fundada por veinti¬ 
nueve pintores, éntre los cuales se encontraban Pedro 



Almuerzo de remaros se 
titula este cuadro, en el 
que aparecen varios ami* 
gos del pintor. En todo el 
grupo se revela una gran 
animación, que Rendr su¬ 
po captar con maestría. 


Los paraguas 
se titula esta obra 
muy famosa, que se 
distingue por las 
tonalidades gris 
azuladas y su dibujo 
pulido. 





















El molino de k 
Galette se titula 
este cuadro que 
es la única obra 
de Renoir de 
grandes dimen¬ 
siones. Es un as¬ 
pecto de la vida 
parisiense que 
refleja una gran 
alegría. 


Dibujo de Re- 
nolr, que repro¬ 
duce a su her¬ 
mano Edmundo 
en el río, 



0 palco es otra 
de las obras 
más famosas 
de este artista, 
que siguió 
trabajando 
con gran 
entusiasmo 
hasta sus 
últimos días, 
aquejado de 
parálisis. 



Augusto y sus amigos Cézanne, Degas, Pissarro y Sis- 
ley. Ese mismo año se inauguró una exposición de 
cuadros en el estudio del fotógrafo Nadar, profe¬ 
sional muy conocido en el mundo de arte de París. 
Renoir participó con siete pinturas y Monee con 
la obra ” Impresión, sol naciente”» de la que surgió 
el nombre de la escuela, impresionismo (que reprodu¬ 
ce la naturaleza atendiendo más a la impresión que a 
ella misma). 

Pero los impresionistas fueron duramente atacados, 
y su obra sólo sería reconocida tiempo después. Re¬ 
noir, que fue más bien un simpatizante de la manera 
pictórica que un pintor sumado incondicionalmente al 
grupo, respondió a las criticas con nuevas telas, como 
la admirable “Moulín de la Galette”. 

AMISTADES Y VIAJES 

El pintor se vinculó con influyentes personajes de la 
alta sociedad parisiense y así, por ejemplo, consiguió 
que una dama encumbrada realizara su proyecto en fa¬ 
vor de los niños necesitados de Montmartre: un asilo 
donde alimentarlos y cuidarlos. Previamente tuvo que 
pintar a la señora en cuestión en compañía de sus híji- 
tas (“La señora de Charpentier y sus hijas” se llama el 
cuadro). 

Por estas relaciones* también, conoció el mar y lo 
incorporó a sus futuras creaciones. Fue en el cas¬ 
tillo de Wargemont, junto a Dieppe* en la costa nor¬ 
manda, adonde le invitó Paul Bérard* otro hombre im¬ 
portante de aquella época. 

Antes de realizar su primer viaje a Argelia, pintó 
su conocido cuadro 11 Almuerzo de remeros”, que 
muestra la alegría de vivir que sentía en la reproduc¬ 
ción de escenas con jóvenes. Después de la estancia en 
África* se trasladó a Italia* donde admiró a Rafael y si¬ 
guió trabajando: ”Bañista rubia”, considerada una de 
sus más vitales pinturas en que registra un desnudo* y 
un retrato de Wagner (tomado del natural* que no gus¬ 
tó al gran músico). De regreso de su paseo artístico, se 
reunió con Cézanne en L*Estaque* Marsella... a pintar, 
desde luego. 

CONSAGRACIÓN FINAL 

Después de un momento difícil —el pintor enfermó y 
padeció una crisis espiritual* durante la que él mismo se 
impuso cambios—, sobrevino para el ya considerado 
maestro la consagración Final. Al momento ingra¬ 
to aludido correspondió una obra muy lograda: ”Los 
paraguas”* que hoy puede admirarse en la National 
Gallery* de la ciudad Londres, 

En 1886* la American Art Associatíon* de Nueva 
York, organizó una muestra de pintores impresionistas 
que alcanzó un éxito inusitado de crítica y venta de te¬ 
las (es ésta la razón por la cual tantas obras de esos ar¬ 
tistas se encuentran en los Estados Unidos), Renoir fue 
uno de los grandes favorecidos. Disfrutó del triunfo, 
pero una enfermedad le impidió trabajar por un tiem¬ 
po. Volvió a la tarea con nuevos bríos* aunque dismi¬ 
nuido ya físicamente. Los años siguientes serán de 
constantes viajes y trabajos. 

El mal del pintor le provocó parálisis (padecía reu¬ 
matismo articular), y en algunas oportunidades debie¬ 
ron atarle los pinceles a los brazos para embadur¬ 
nar sus lienzos. Ya entrado el siglo, en 1904, realizó 
una exposición con éxito sin precedentes entre los 
pintores de aquellos tiempos. 

Renoir murió en Cagnes (su residencia en el sur fran¬ 
cés) el 3 de diciembre de 1919. Había nacido el 25 de fe¬ 
brero de 184L 


4 


















be palabras comunes; 


Numerosas voces que nos sirven diariamente para expresar nuestras ideas 
o sentimientos o para establecer un fluido diálogo, tuvieron orígenes muy curiosos. 
Ofrecemos aquí algunos ejemplos que nos ilustran al respecto. 



MANJAR 

Según una antigua leyenda europea, “Man- 
ducus" era una especie de ogro insaciable 
que devoraba cuantos alimentos ponían a su 
alcance. Su nombre provenía de “mandere”, 
que quería decir masticar, y se constituyó en 
sinónimo de comilón. Posteriormente derivó 
en “mendicare”, que se hizo muy popular en 
la antigüedad. Con la forma de “manduca¬ 
re" pasó al latín vulgar y de allí al catalán ar¬ 
caico como “manjar”, en su equivalente de 
“comer". En la actualidad se da el nombre 
de manjar a toda sustancia que sirve de ali¬ 
mento al hombre. 

PELUCA 

Es probable que este vocablo fuera toma¬ 
do del francés “perruque". En francés an¬ 
tiguo, “perruquet” significaba loro, voz 
con la cual se daba a los funcionarios de 
justicia. Éstos usaban grandes pelucas que 
íes daban cierta semejanza con esa ave. 


&o$tro 

ROSTRO 

Del latín “rostrum”, 
que significa pico, ho¬ 
cico y también labio y 
boca. En un principio, 
“rostrum” se aplicó a 
pico de ave, hocico de 
cerdo o de perro. En 
el Siglo de Oro se con¬ 
virtió en palabra no¬ 
ble y se refirió so¬ 
lamente a la cara hu¬ 
mana. 
















































Todos atibemos que los océanos son gigantescas masas de agua salada que cubren alrededor 
del 70 % de le superficie terrestre y sirven de albergue y medio natural a una gran diversidad 

de animales, que se han adaptado el medio marino. 

Existen, también, muchos grupos de organismos que. sí bien no viven en su interior, 
han evo ludo na do explotándolos productos que el mar les oí rece. 


Como el pez debe mantener su concentración du 
iones dentro de determinados limites, necesita eliminar 
rápidamente d ju'íLEi aporte Je sal que recibe con el 
agua ingerid li. Para esto posee dos. eficaces medios; la 
orina, con la cual $e deshace de iones, como ti magne¬ 
sio y el sulfato, y el epitelio branquial, a través dd que 
dimlnii sodio y cloro. 

La sida de «tos vertebrados «una constante correc¬ 
ción dd equilibrio can d medio en que viven, Deben re¬ 
culare! delicado balance entre apone y fwrdida de agua 
y la concentración de iones. Como consecuencia . jlos 
peces pueden lencr mucha sed en el océano t 


El cuerpo de los anímales está eortsi¡cuido en su ma¬ 
yor pane por agua (W a 70 "tO. EL resto «un conjunto 
de sustancias orgánicas {proteínas, azúcares, grasas) >■ 
también sales. que se encuentran en estado iónico dt- 
-uL-lias en lo.s líquidos corporales. L.a tlifcíencia cnlrc el 
"agua c 3 tEcríor" marina y el "agua ínterior“ del cuerpo 
radica crt las diferenicM concentraciones de los elemen¬ 
tos que contiene- Muchos animales manilas paseen una 
menor concentración de sales en su cuerpo que la Lís¬ 
teme en el medio en que viven, siendo para ellos de 
fundamentu! Importancia mantener uno concentración 
Óptima para sobrevivir 

EL AGUA EMIGRA HACIA DONDE HAY MÁS SAL 

Los peces marinos se encuentran frente a un grate 
problema Jlsicot el proceso osmótico, bi dos volúmenes 
de aguí, con distintas concentraciones salinas, se po¬ 
nen en contacto, sólo separadas por una [xlieula o 


Los peces pueden per¬ 
der agua por electos os¬ 
móticos a Irsvús de la 
Superítete lespiralorm y 
de la orina, Debe enton¬ 
ces beber agua para no 
morir deshidratado Pero 
tamo el agua de mar ne- 

no mayor canudad de sa¬ 
be be eliminar el exce¬ 
dente. 


Agua salada. 

Ingerida 
con Ib tábida 


¡Idaita liquido «Ir 

tío luí bTunquIiu 


AerdiOa do liquido 
por motiloÓO ln odita 


Agua Util rw 


PERDIDA DE AGUA Y DE SAL 


Pérdida detcme* 
doro y 

^ r dmfvdtQ 


ftoná Jd»di 
■roagivíéle y 
IClIffllOE 


6 


Hoó peces bel océano pueben 



A desde Isi rmtigüedad el hombre com¬ 
prendió que d opósito cta una ¡nmcri- 
5 £ sa fuente de alimentos,, valorada cada di» 
mis debido al creciente aumento de la 
población humana. 

La tecnología moderna nos permite aprovechar 
los recursos que el mar ofrece. Pero es también de vi¬ 
tal importancia cuidar «la fuente de vida, racional i- 
aundo su explotación y evitando los peligros que su 


contaminación acarrea, i .arnentablemcmc, no son ra¬ 
ros los casos en que la superficie marina se cubre con 
petróleo, el cual provoca la muerte de millones de orga 
nismns. £1 océano tampoco debe .>t L r el lugar donde se 
viertan desperdicios industriales ni los peligrosos dese¬ 
chos radiactivos provenientes de las fuentes de ener¬ 


gía atómica, ya que ellos originan contaminación poi 
miles de aóos 

Tomemos conciencia dd peligro que nos amenaza; 
mantengamos entonces el mar libre y limpio y asi nos 
prese?varemos a nosotros mismos. 

EL AGUA EXTERIOR Y EL AGUA INTERIOR 

El agua mtirina contiene, disucitas, gran cantidad de 
sales; se calcula alrededor de 3 ? gramos por lina. Las 
sales se producen u partir de combinaciones químicas 
entre varios demento*. Cuando se las disuelve en agua, 
esos elementos se separan y forman iones qué poseen 
carga positiva s> negativa. Entre los iones que se en¬ 
cuentran en el agua marina predominan d sodio ( +), el 
cloruro (—), el magnesio t +), el bicarbonato ( ■* }, etc. 


tener s¡eb 


membrana permeable, ocurre un curioso fenómeno: d 
BguadcJ sedar gem menor Concentración salina comen¬ 
zará □ fluir hacia donde se encuentra el agua con mayen 
concentración salina, De esta manera, como d agua de¬ 
ntar es considerablemente más saluda que los líquidos 
del interior de los [jcces, éstos pierden constantemente 
agua a través de ¡üs branquias. 

LOS PECES PUEDEN PADECER SEO 

El pe? pierde agua por efectos osmóticos u través de 
su superficie respiratoria. constituida r-ur las bran¬ 
quias, y también Lo hace por medio de la orina. [Jebe 
entonces beber agua para no morir deshidratada, pero 
el aguamarina acarrea oirá problema: la gran cantidad 
de sal. 


Membrana O parad 
(per mea ble al agua} 



Hato exper ¡manto oxpsi- 
ea que et agua emigra 
siempre hacia dootfc? hay 
més sal. St dos- vdúiTi^ 
oes de agua,, con rfistim 
las cúrir^nirac¡ones $gll- 
ñas so ponen en cornac- 
io r sólo separadas pfr• 
una peitcula permeable, 
el agua de menor con¬ 
cern ración satina pasa a 
lo qué tiene mayor con¬ 
cern ración, 


7 













Éntw loa maniiHttto* 4® Uonmido Di vine* 

«i encuentra dibufftdo el primee paracaídas. 

El temoso pinten escribid en 1644 que "un hombre 
fKovHitD óo un patallón de pnóo Impernsee&lliiteifcte-. 
¿marrado por medio de cuerdas « lo» entremos'' 
podía "ser precipitado desda cualquier altura 
sin sufrir aá menor tiempo Su dl&efto consista 
«n una pirámide da basa triangular, 
con un armazón para mantened* rigldn, de Ja cual 
parten cuairo cuerda* de suspensión 
No eebemos el el geni ni artista probo al sudar 
Invento, paro desde entonces se sucedieron los 
Intentes pura construir un aparate que permitiera 
transportar, desdo urtn plataforma aérea, e una 
persone o una carga, sin airirir daños, baste el susto; 
es decir, un perecektas- 


£J («¡denlo oyecteble asta montado 
fletare un ü.ifipci&ith'íj aceionido por 
una palanca que musve el pilma 
Énioncaa el asi tato nieve 
y salta del avión. Una ras en el mr*, 
sa dwpr-Sfida de forma automática 
el cinturón y, 

también aulomáíleeménie, 

Se abré ai poracalda-É.. 

Ente sistema ha salvado la vida 
de muchos pilotos 
de aviones supersónicos. 


ven iscle fue alacie al globo. Al Hr¡¿ur » ,a uiiuni mré- 
clonada, Andrés Jacote? corte la cuerda y *c tururú al 
esparto. II :.i caída Fue primero muy rápida, poro de*- 
pula dluntntyó te velocidad tapeque las sacudidas per* 
ciñieron purqnr el paracaldai na usía urindo ce lu 
parle- mperfor) > tacé liurrú sano y salvo- Til primer pa¬ 
raca! das de uso probado y rl primer paracaidista ba¬ 
tí i un nacido, tiii a de Luiii c, el entusiasmo — unido u una 
alwrvKi 6 rt ciulu ve* máv prveJMi de las leyes flsi™— 
baria lu demás, 


■’ -s í | y f H: i lid tí gil'. ■% v 1 JI h"- h L-r n;.,i m ■ s 
|üii UPImígulíirr rtaliiaruii cíi- 

CSP LILI pjraeuiübLh lllea- 
. detde (o alto de ttnu torre de 

la dudad di- Avenen, a un cordero vive, t.o- rx-M.ll.i- 
dtis no les uiliíiFJcleren y abandonaron le* prueban, 
Per la misma época, lUnlpOCO consiguieran mejore* 
te velludo* con apanden, crea des per ellosi ri íUk:b Fran¬ 
cés Sebastian I conarumad y d icroniuU June Fierre 
Bliudttrd, 

El triunfo ücnniilté lu iu|(raruft les hermanos An¬ 
drés Jocote) y Juan ti&rncrin, ruando d primero, *1 
11 de oclubre de 1497, prevbio de un paracaida.-*, m 
elevé en un líloho acreiiú.iicti y saltó desde unos 
>3-0 metros. El piraciídu* cinc les hermanes hablan jn- 


K| n.xreceícLas creado pof ÜKfWdQ 


LOS MODELOS ACTUALES 

Tin li actual Idad w pueden considerar lm tipo» de 
paracaídas. El primero o htnihfiñco, i amblen llamado 
coiu fnttúntil, ve caracteriza por n« tener abertura* cu 





fe Vvq íi K] |il ¡f p i 

|| i ■ r 

t i lijáis .y üj’ij 














su velamen o tela de despliegue, salvo la válvula de es¬ 
cape, necesaria para la estabilidad en la caída, El se¬ 
gundo, que recibe el nombre de paracaídas de veloci¬ 
dad propia constante* posee, por el contrario, una 
abertura en el velamen, la que lo distingue de aquél y le 
da las propiedades que enuncia su nombre. Y el terce¬ 
ro, o de velocidad propia variable, con más de una 
abertura, semejante al segundo, pero con la posibilidad 
—como lo anuncia su designación— de variar la rapi¬ 
dez de la caída, 

LAS PARTES PRINCIPALES 


La apertura dei paracaídas obedece a las mismas leyes físicas que hacen que 
el avión vuele, es decir, que hay un estrecho y correlacionado juego de 
presiones y depresiones en el proceso de apertura. En 1, el piloto acciona la manija 
que libera al paracaídas de su funda; en 2, se extiende el pilotín por efecto 
de un resorte; en 3 y 4 se liberan las cuerdas de suspensión det paracaídas. 



El velamen ya mencionado es una de las partes prin¬ 
cipales dei paracaídas. Puede ser circular, triangular, 
cuadrado, rectangular o díptico. Su superficie varia 
desde los 30 metros cuadrados hasta los 75, En el deno¬ 
minado standard e stá dividido en gajos o partos, subdi* 
vididos a su vez en zonas. 

Las cuerdas de suspensión , de longitud variable, 
consisten en resistentes hilos* conocidos como '‘lágri¬ 
mas* \ recubiertos por una vaina de tela, 

Las bandas de suspensión, en número de cuatro, son 
la parte del arnés que unen a éste con las cuerdas de 
suspensión. Generalmente lo hacen medíante un siste¬ 
ma de hebilla de desprendimiento rápido. 

El arnés, por su parte, es el conjunto de bandas que 
tienen el mismo fin: repartir el golpe de apertura en to¬ 
do el cuerpo, asegurándolo al paracaídas y mantenién¬ 
dolo suspendido del velamen. Las bandas aludidas se 
cruzan en la espalda, suben desde la parle inferior para 
rematar en hebillas, ajustan las entrepiernas y se cie¬ 
rran sobre el pecho. 

En el arnés se encuentran la manija de apertura , 
mediante la cual se libera el mecanismo que abre el 
paracaídas, y también la anilla , de emplazamiento 
fijo, que permite el enganche del paracaídas de 
emergencia. 

Asimismo, en el arnés se coloca la funda de empa¬ 
que, que consta de cuatro tapas, dónde va el paracaídas 
convenientemente plegado. 

CÓMO Y POR QUÉ SE ABRE 

La apertura del paracaídas obedece a un juego de 
presiones y depresiones muy riguroso. Liberado de su 
funda después que ha sido accionada la manija corres¬ 
pondiente, sale de ella con rapidez. Por efecto de un re¬ 
sorte, el paracaídas piloto o pilotín se extiende y tira 
hacia atrás, facilitando la liberación de las cuerdas de 
suspensión* 



El velamen se extiende entonces totalmente y que¬ 
da en la masa de aíre, oponiéndose al flujo de éste 
en la marcha descendente. Como dentro del velamen 
hay aire en reposo, colocado principalmente en la par¬ 
te superior, ese aire hace presión en sus paredes, 
ayudado por la depresión exterior, y comienza a 
hincharse. 

Lina pequeña parte de aire penetra por el borde de 
ataque, llenando aún más la cúspide, mientras otra 
cantidad remolinea en la parte exterior. El juego de 
presiones y depresiones continúa hinchando el paracaí¬ 
das a medida que éste desciende, en un proceso que no 
se interrumpe, sino que, por el contrario, se aligera. 
Cuando el tope del velamen se extiende, el aire entra 
por la boca formada abajo. Antes de que aquél alcance 
su mayor diámetro, atrapando y comprimiendo aire, se 
produce el golpe de apertura. 

Pero se produce, también, en seguida, una expulsión 
de aire, lo que provoca una momentánea inversión del 
paracaídas, ya que el aire que rodea al velamen conti- 


B primer 
hombre que se 
arrojó en 
paracaídas fue 
el francés 
Andrés Gamerin 
(1769-1823). 
Cumplió la 
proeza el 22 de 
octubre de 
1797 en 
París. 



10 


























































Grabado del 
siglo XVI Ll que 
muestra un paracaídas 
que se ha puesto 
en uso hace 
pocos años. 




Homo V&lans 


núa su flujo, presionándolo desde afuera. En seguida, 
el aire que escapa merma y d paracaídas retoma a su 
forma. Es d paracaidista quien controla desde enton¬ 
ces el descenso, valiéndose de sus comandos o cuerdas 
de maniobras. 

EL ASIENTO EYECTABLE 

Cuando algo va mal en los aviones comunes, el pilo¬ 
to se coloca el paracaídas, abre la puerta y salta. Pero 
esto no puede hacerlo en los aviones supersónicos, por¬ 
que d viento quemante que roza al avión es tan poten¬ 
te, que los músculos no tienen fuerza suficiente para sa¬ 
lir dd aparato. 

La solución en este tipo de aviones la da el asiento 
eyectable. El mismo está montado sobre un dispositivo 
accionado por una palanca que es movida por el piloto. 
Entonces, d asiento se eleva y salta del avión. Una vez 
en el aire, se desprende de forma automática el cintu¬ 
rón y, también automáticamente, se abre el paracaídas. 
Entonces, el piloto puede llegar a tierra con toda segu¬ 
ridad. 



Tres modelos 
de paracaídas. 

De izquierda 
a derecha: 
Paracaídas 
hemisférico o 
convencional sin 
aberturas en el 
velamen; paracaídas 
de velocidad propia 
constante, 
y último modelo 
de paracaídas 
,J para-piane M . 


11 

























































































beáiertcté 

¡bosques y las montañas para arrebatará la potasa, 
d carbón, el azufre y el hierro, lo que dio por resul¬ 
tado cierta erosión y de-sforestarión". 

Lo cierto es que cuando desaparece la vegetación, 
el suelo queda a merced del Sol, el viento y la lluvia, 
pues ya no llenen las plantas que le prestaban abri¬ 
go y protección. Además, cuando se ara indiscrimi¬ 
nadamente, y los arados arrancan las raíces de las 
plañías, el suelo está amenazado, A esto debe su¬ 
marse el aumento brusco de la población animal en 
algunas zonas, lo que origina un mayor consumo de 
pasto en menos tiempo, La resultante lógica e inmi¬ 
nente es la erosión, 

AMENAZAS GRAVES 

Hay muchos lugares en que i as cubras y las ovejas 
han causado tal devastación que los suelos quedaron 
erosionados, Las cabras,, sobre todo, son tan voraces 
como peligrosas, pues gustan arrancar las hojas > las 
ramas de los árboles y devorar los brotes. 

Los incendios forestales también constituyen una 
de las causas de devastación, y 3o inexplicable es que 
muchos de estos incendios son provocados delibera¬ 
damente y con c! único propósito de crear un "cua¬ 
dro" para el pastoreo. 

Tal como .se ha dicho, desde tiempo inmemorial 
et hombre ha maltratado a la Naluratera, y muchas 
de las regiones desérticas de hoy día o de las zonas 
de raquítica vegetación se deben a esta acción nada 
previsora. En ta actual i dad, por ejemplo, son sólo 
un recuerdo los inmensos bosques de cedros del Lí¬ 
bano, porque la mayoría de sus árboles fueron cor¬ 
tados por los fenicios para construir sus naves o pa¬ 
ra envi arlos al rey Salomón para que edificara su 
famoso templo, 

hacha VERSUS sierra mecánica 

Pese a que muchos plásticos proporcionan ac¬ 
tualmente notables sustitutos de la madera, ésta se 
sigue empleando en’gran escala en todo el mundo, 
sobre todo en tas regiones tropicales, aunque no 
siempre se corta con criterio racional y previsor. 

En efecto, si bien se utiliza todavía el hacha ir adi¬ 
cional en algunas regiones, lo corriente es que se 


empleen sierras mecánicas en las más avanzadas zo¬ 
nas forestales, pues la demanda de madera es enor¬ 
me (para combustible, construcción, marcos de 
ventanas, puertas, cercos, traviesas de ferrocarril, 
postes para alambrados O para teléfonos y telégra¬ 
fos, etcétera). 

La mecanización ha reducido la mano de obra y 
ha facilitado numerosas operaciones: poda, dcscor- 
tezamiento, tala, izada y transporte, por ejemplo, 
Pero todo esto con&rituye una seria amenaza para 
los bosques (su extinción) y para la tierra (la conse¬ 
cuente erosión) . 

Debido a ello, los expertos han ideado varios mé¬ 
todos para conservar el suelo. Jos que se están apli¬ 
cando y cuyos beneficios podrán apreciarse sola¬ 
mente cu el futuro. 


0 hombre puede eociver- 
Ur an dásenos grandes 
extensiones privilegia' 
das por ía naturaleza por 
e l uso Irracional dst sue^ 
lo. Un bosque puede 
iTanatomwso tan un erial 
ptw incendie® o talado 
sin con I rol [arribad Se 
consideraba que la que¬ 
ma tta las Perras daba re¬ 
sultados púas en loa pd 
mgr-QS aflús no £a nece- 
tulaban abonos, paro lue¬ 
go es comprobó que di 
rand¡míenlo era nfertor 
(abajo).. 


•nPfrM ■> 


ci 


El hombre no suele darla a la Naturaleza el trato 
que ésta merece y asi viene actuando desde hoce 
milenios. He áqui fiígunos ■ejemplos: como es 
sabido, existe la teoría de que el hombre primitivo, 
para ahuyentar y cazar a les anímales, prendía 
luego a las selvas en las que éstos se refugiaban; 
los romanos miaron sin consideración los basques 
pera construir sus naves, sobra todo cuando 
luchaban contra los cartagineses: loa pueblos 
pastores nunca dosificaron ios pastoreos pare sus 
animales, y ios Investigadores modernos están 
acordes en afirmar que le mala admlntalreclón de 
Ib tierra, al ptOvOCer la erosión, precipitó le agoi-iie 
de Ib civilización de I-b Mesopotamla Asiática. 


lombre también crea 


A mayor parte de la vida sobre nuestro 
planeta depende de la delgada capa de 
suelo que lo cubre. En efecto, ese suelo 
proporciona alimento a las plantas, ya 
—que contienemdisolución nitrógeno, 
potasio, hierro, fósforo, calcio, manganeso y 
azufre-- es, absorbida por las plantas mediante sus 
raíces, Y 3a vida humana depende de Las plantas. 

Nos referimos aí humus, mantillo que contribuye 
a la formación de las tierras agrícolas y que es, lógi¬ 
camente, beneficioso para et suelo. Tanto es asi, 
que a Los terrenos que están desprovistos de humus 
hay que adicionarla una buena cantidad de fertili¬ 
zantes o de materias pútridas para hacerlos aptos. 

El humus, mediante procesos químicos* no sólo 
fija los ácidos y las bases sino que también soluto ¡li¬ 
za ¡as sales minerales, a la vei que realiza una fun¬ 
ción nutritiva por medio de Los elementos fertilizan- 
les que son la resultante de su descomposición. 


LA LOMBRIZ: UNA EFICAZ COLABORADORA 

Pero en esa delgada y ligera capa que es el suelo 
actúan en nuestra ayuda animales microscópica¬ 
mente pequemos y las lombrices de ¡ierra. Éstas tie¬ 
nen gran importancia práctica, pues contribuyen a 
mejorar las condiciones del suelo, ya que al cavar 
sus cuevas tragan la tierra (¿le cuyas sustancias orgᬠ
nicas se alimentan, asi como también de hojas secas 
y restos vegetales). De esta forma ablandan ¿1 terre¬ 
no, facilitando la ^creación y, a ta vez, favorecien¬ 
do la acción nutritiva de las raíces de las plantas, 
que pueden penetrar con mayor comodidad. 


BENEFICIOS QUE ORIGINAN MALES 

Muchos de aquellos grandes bosques de América 
del Norte que llamaron la atención de los primeros 
exploradores europeos han -desaparecido debido a 
que, con el correr de ios aiíos,,, fueron talados por 
los colonos para construir sus casas, procurarse 
combustible barato o formar claros para la cria de 
ganado. 

Según el profesor Lynn T. White, Ir,: "El dispa¬ 
ro de los primeros cañones a comienzos del sL 
glo XIV afectó la ecología, ya que se lúe sobre ios 













B tratamiento de la 
h al i tesis debe comenzar 
con una higiene 
correcta y diaria de la 
boca, con un buen 
cepillado de los dientes 
y cuando se presenta 
una infección 
bucofarfngea, con 
enjuagues antisépticos. 




¿<£5ué tó la 



OR supuesto, la importancia social del 
mal aliento es considerable por el re¬ 
chazo que puede provocar en los inter¬ 
locutores y por la aprensión y el aisla- 
e crea en quien lo padece, Pero tam¬ 
bién desde el punto de vista médico es de suma 
importancia* ya que puede ser síntoma orienta¬ 
dor de algunos padecimientos vinculados con la 
boca, sus adyacencias y, aun, de enfermedades 
generales. 

EL OLOR HUMANO 

Los seres humanos, igual que los animales, 
emitimos un olor característico que no podemos 
apreciar en toda su intensidad, pues lo llevamos 
permanentemente y se enmascara por la fatiga del 
olfato. Sin embargo, pequeñas variaciones de ese 
olor, como cuando se transpira a causa de una 
dura jornada de trabajo, son insoportables y 
prontamente reconocidas. De igual manera, el 
olor particular de algunos grupos étnicos alejados 
entre si hace que cada uno atribuya al otro un 
cierto carácter desagradable. 

Todas esas variaciones significan que distintas 
sustancias que se eliminan con la sudación y por 
la evaporación bucal, o a través de los pulmones, 
provocan tonalidades particulares en estos olo¬ 
res. Valgan algunos ejemplos: el olor alcohólico 
de quien ha bebido vino o licores; las índoles y 
otros productos aromáticos del metabolismo 
muscular, que dan el intenso olor posterior al tra¬ 
bajo o al esfuerzo; los regímenes alimentarios, y 
las características de las aguas y de los sistemas 
ecológicos que rodean a un pueblo hacen que se 
distingan de otro también por el olor, 

LA HALITOSIS 


CAUSAS BUCALES DEL MAL ALIENTO 

Las más comunes derivan de una deficiente hi¬ 
giene bucal. En efecto, al quedar retenidos entre 
los dientes restos alimenticios, que se descompo¬ 
nen con el transcurso de las horas por efecto de 
los gérmenes bucales, se generan cuerpos aromᬠ
ticos volátiles de olor desagradable: pútridos si 
existen restos de carnes y otras proteínas, rancios 
si han quedado productos grasos, etc., y que son 
expelidos hacia quienes nos rodean al abrir la bo¬ 
ca y al hablar. 

Otras veces queda impregnada la mucosa bucal 
con el olor de productos ingeridos o depositados 
en ella, como el del tabaco en los fumadores o el 
de ciertas comidas (cebollas, pimientos, ajos y 
otros aromáticos). 

¿SIEMPRE ES SIGNO DE ENFERMEDAD 
EL MAL ALIENTO? 

Como vemos, no siempre indica enferme¬ 
dad, pues sujetos perfectamente saludables 
pueden padecer este síntoma por las causas 
higiénico-dietéticas arriba expuestas, pero otras 
veces la halítosís indica la presencia de severas en¬ 
fermedades de la boca, como la piorrea (o supu¬ 
ración de las encías y alvéolos dentarios), la esto¬ 
matitis (o infecciones diversas bucales por virus, 
gérmenes u hongos), heridas, úlceras y tumores 
malignos de las estructuras alveolares, amigdali- 
nas, linguales o de la cara interna de las mejillas, 
etcétera. 

Con todo, las causas más frecuentes suelen ser 
las caries dentales que, además de reunir escasa 
higiene o restos de alimentos, a su propio olor 
hay que agregarle las supuraciones peridentaies 
de las encías que suelen acompañarlas. 




Circunscribiéndonos al olor bucal, que, cuan¬ 
do es perceptible por ser diferente del propio y de 
la mayoría de quienes nos rodean, se llama hali¬ 
tosas, veremos que sus causas son múltiples. 

Puede corresponder a procesos que ocurren en 
la propia boca o en las cavidades adyacentes (se¬ 
nos frontales, maxilares, nariz, faringe, etc.), o a 
olores llevados a ella desde los aparatos digestivo 
o respiratorio, así como también a sustancias olo¬ 
rosas que se producen o vuelcan en la sangre y se 
exteriorizan por las mucosas bucales. 


























CAUSAS REGIONALES DEL MAL ALIENTO 

Cuando existe sinusitis {o sea la enfermedad 
supurativa de las cavidades óseas del maxilar, del 
frontal o del esfenoides), sus secreciones, que 
pueden ser malolientes, pasan a la nariz y a la re¬ 
gión posterior de la boca y provocan halitosis. Un 
resfriado con secreción purulenta tiene igual con¬ 
secuencia. 

Otras afecciones de las amígdalas, de la faringe 
o de las cuerdas vocales de origen tumoral o in¬ 
feccioso también dan hedor bucal. Especialmente 
característica es la ocena, con su olor fétido y que 
consiste en una infección crónica atrófica de la 
mucosa nasal. 


miento renal, en que el exceso de urea de la san¬ 
gre provoca intenso olor urémico del aliento. La 
insuficiencia hepática acarrea el hedor hepático, 
olor dulzaino característico. La diabetes descom¬ 
pensada o en estado de coma y las deshidratado- 
nes por vómitos incoercibles provocan la apari¬ 
ción en la sangre de cuerpos ácidos del tipo de las 
acetonas y producen un olor a manzanas madu¬ 
ras en el aliento. 

Como se comprenderá, el médico experimenta¬ 
do puede orientarse notablemente por estos útiles 
signos olfatorios. 

TRATAMIENTO DE LA HALITOSIS 



i 

i 





LA PUERTA DE LOS OLORES 

En la boca comienza el aparato digestivo y por 
ella también se penetra al aparato respiratorio; 
entonces, cualquier afección de estos órganos es 
capaz de provocar olores que serán percibidos al 
abrir la boca, como al destapar una olla sabemos 
lo que en ella se cuece. 

Dívertículos del esófago, donde se coleccionan 
restos de alimentos; obstrucción a Ja salida del es¬ 
tómago; atrofia de sus paredes, que no segregan 
ácido clorhídrico; regurgitaciones de contenido 
intestinal al estómago, etc., provocarán olores de 
fermentación, putrefacción y otros. 

Supuraciones y tumores pulmonares, abscesos 
del mismo, retenciones de secreción en cavidades 
bronquiales, darán halitosis al exhalar el aire im¬ 
pregnado. 

GRAN COLABORADOR DE LOS CLÍNICOS 

Durante algunas enfermedades ocurren altera¬ 
ciones metabólicas en la transformación de diver¬ 
sas sustancias por fallas en el funcionamiento de 
órganos, como el hígado, el riñón, etc., o por ca¬ 
rencia de alguna hormona o enzima, como ocurre 
en la diabetes pancreática, en ia insuficiencia re¬ 
nal, etc. En todos estos casos se vuelcan a la san¬ 
gre sustancias anormales o aumenta la concentra¬ 
ción de otras presentes sólo en pequeñas cantida¬ 
des; y si son productos olorosos, se elimina el 
olor correspondiente a través del pulmón cuando 
pasa la sangre para oxigenarse. 

Así ocurre con la uremia por mal funciona¬ 


Debe comenzar por una higiene correcta y dia¬ 
ria de la boca, cepillando los dientes con un buen 
dentífrico después de las comidas para arrastrar 
todo residuo. Podrá complementarse con enjua¬ 
gues antisépticos cuando se presente alguna infec¬ 
ción bucofaríngea. 

El tratamiento médico de resfriados, sinusitis u 
otras afecciones limpiará estas posibles causas 
sépticas. La periódica concurrencia al dentista 
descartará y curará causas frecuentes de mal 
aliento. Sí no existen factores locales demostra¬ 
bles, será bueno consultar con un facultativo pa¬ 
ra que determíne ía presencia de causas digesti¬ 
vas, respiratorias y generales cuya correcta inter¬ 
pretación mejorará el cuadro. 


Desde el punto de vista 
médico, el mal aliento 
que despide una 
persona puede ser un 
síntoma orientador para 
detectar enfermedades. 

Porque la halitosis 
puede corresponder a 
procesos que ocurren 
en la propia boca o en 
las cavidades 
adyacentes, como la 
sinusitis frontal y 
maxilar, o a afecciones 
en el esófago, 
estómago, Intestino, 
riñón, etcétera, 
















ALVIN Coolidge, presidente de los Esta¬ 
dos Unidos, era conocido como hombre de 
pocas palabras. En cierta ocasión le fue 
presentada nna joven señora, quien le con¬ 
tó que había apostado a que le haría hablar más de tres 
palabras, o sea, más de lo que él acostumbraba decir, 
Coolidge, mirándola sonriente, le dijo: 

™Perderá. 


16 

































































Aunque parece un pez 
el delfín es mamífero. 
Pero su organismo está 
perfectamente adaptado 
a la vida acuática. Así, 
las extremidades 
anteriores están 
transformadas en aletas 
que le sirven para nadar 
y le faltan las 
posteriores. 



S NA antigua leyenda contaba que d poeta 
Arión, prisionero de unos piratas, fue sal¬ 
vado por un delfín cuando aquéllos le arro¬ 
jaron al agua. Otra leyenda, también anti¬ 
gua, aseguraba que en la bahía de Ñápeles* un niño* 
amigo de un delfín, cabalgaba sobre su lomo, jugando 
en las aguas. 

La simpatía y la admiración que el cetáceo desperta¬ 
ba eran la causa de la aparición del animal en cuentos y 
leyendas. Un delfín, acrobático en su salto* de formas 
aerodinámicas y "expresión” casi inteligente* debía 
atraer la atención de marinos y habitantes de las islas. 
En la actualidad, esa curiosidad y cariño por el delfín 
han aumentado, pues se conocen mejor sus costumbres 
y se ha visto la posibilidad de "amaestrarle” gracias a 
su inteligencia. 

Ha sido llamado "rey del mar”, y su robustez, inteli¬ 
gencia y agilidad indujeron a gobernantes a convertirle en 
un símbolo, esculpiendo su cuerpo saltarín en medallas* 
monedas y escudos. Recuérdese que los primogénitos de 
los reyes de Francia recibían el nombre de "delfines". 

GRAN NADADOR 

El delfín tiene una cabeza relativamente pequeña, en 
la que el hocico es recto y aplanado, con forma de "pi¬ 
co" bastante prominente. Los ojos están situados de¬ 
trás de la boca* sobre los ángulos de ésta, y se caracteri¬ 
zan por su pupila acorazonada. 

Posee un número muy variado de dientes; entre 42 y 
50 en la arcada de cada mandíbula. De este modo, los 
dientes de cada ejemplar adulto pueden sumar 200 o 
más. Aparecen espadados* y los de abajo coinciden 
con el espacio vado mandibular de los de arriba; es de¬ 
cir* que la forma alternada en que están implantados 
favorece el juego de la masticación. Pero son pequeños 


y agudos, sin el poder cortante y destructivo de anima¬ 
les marinos como la orea* otro delfmido, 

El cuerpo es fusiforme (con forma de uso)* algo re¬ 
choncho. En él, la aleta dorsal, estrecha y alta, mide 
unos 30 centímetros y tiene forma de hoz. Las aletas 
pectorales alcanzan unos 60 centímetros de longitud, y 
un ancho de hasta 18 centímetros. 

La piel es extraordinariamente lisa y brillante, de co¬ 
lor pardo-verdoso o negro en la parte superior, y blan¬ 
co en la inferior. En diversos puntos de los costados 
aparecen, sin embargo* manchas grisáceas o negruzcas. 

La forma del cuerpo y las aletas le aseguran un rápi¬ 
do desplazamiento en el agua; y asi es* ya que el delfín 
está considerado un gran nadador capaz de desarrollar 
velocidades iguales a las de tos buques de gran calado, 
de navegación ultramarina. A menudo sigue a esas na¬ 
ves, se aparea a ellas y muestra —en lo que parece ser 
una diversión para él— su habilidad de nadador. 

Y GRAN SALTARÍN 

Pero lo que le agrada mucho es sallar fuera del agua* 
a alturas que dejan ver todo su cuerpo a buena distan¬ 
cia de la superficie. Las acrobacias le entretienen y son 
una demostración de su agilidad, aunque por la confor¬ 
mación de su espalda* no puede curvarla y tomar la 
más cómoda postura del salto. La curvatura, en este 
caso* está dada porque el animal baja la cabeza y la co¬ 
la en el envión. 

En los mares de su predilección, que son los del he¬ 
misferio Norte, es dado a observar esta suerte de circo 
acuático que los delfines presentan "gratuitamente” a 
los viajeros. Tampoco deja de sorprender que los repi¬ 
tan en los ríos* que a veces remontan, o en otros mares, 
a los que llegan. 

TODOS PARA UNO... 

De lo dicho se habrá deducido ya que estos anímales 
son de costumbres gregarias. En efecto: viajan en gru¬ 
pos, integrados por largas filas. La hermandad obedece 
a la necesidad de aunar esfuerzos para conseguir diver¬ 
sos fines. Así* por ejemplo, sí un delfín enferma duran¬ 
te la travesía, se le acercan otros dos que* uno de cada 
lado* le socorren, sosteniéndolo en eí esfuerzo de na¬ 
dar, Sólo le abandonan cuando es capaz* por sí mismo* 
de continuar la marcha. Cumplen aquello de "todos 
para uno y uno pará todos”. 

La adhesión que se demuestran unos a otros desapa¬ 
rece un tanto en la época del celo, en que un macho jo¬ 
ven puede atacar a otro, pero nunca hasta provocarle 
daño. De todos modos, una vez nacida la cría, que es 
concebida después de diez meses de gestación, la madre 
le prodiga tales cuidados y durante tanto tiempo, que la 
protección de la especie vuelve a renacer en los peque¬ 
ños* que la imitan en su amor, devolviéndoselo con to¬ 
das muestras de cariño, 

OBJETO DE ESTUDIO 

El delfín pertenece al grupo de animales en los cuales 
los científicos creen ver "inteligencia” y singulares ap¬ 
titudes para "comunicarse” con d hombre. 

En este sentido, las experiencias se consideran muy 
avanzadas y satisfactorias. Un delfín es capaz de "sil¬ 
bar”, "reír” y aun "repetir” palabras. Es decir, es ca¬ 
paz de imitar los sonidos humanos. 

En su ámbito natural, las observaciones registran 


18 
























Mamá delfín cuida a su 
cría y la amamanta 
durante un a5o, La 
inteligencia de este 
animal es notable y se 
ha comprobado que 
puede silbar, reír y... 
¡hasta repetir palabras! 



desde antiguo la capacidad dd animal de * 'comunicar- 
se*' con otros de su especie. Para esto, el delfín emite soni¬ 
dos distintos y una precisa gama de pulsaciones ultrasóni¬ 
cas. Resopla, hace chocar la lengua, da voces y grita cuan¬ 
do desea entablar sus diálogos, especialmente si se en¬ 
cuentra en peligro. Entonces lanza una especie de grito in¬ 
termitente, que es oido de inmediato por sus congéne¬ 


res e intepretado en el sentido de una demanda de auxilio. 

Lo más frecuente con este curioso cetáceo es que sea 
amaestrado para que con sus saltos, juegos en el agua y 
otras acrobacias, entretenga al público en las piscinas, re¬ 
pitiendo los espectáculos circenses que ofrece gratuita¬ 
mente en su vida en libertad cuando persigue a los peces, 
cangrejos o cefalópodos, que son su alimento. 


La alata caudal del 
delfín es muy robusta y 
este animal la usa 
como órgano Impulsor 
para saltar fuera del 
agua. En los mares del 
hemisferio Norte, donde 
abundan, los delfines 
presentan un 
espectáculo de 
acrobacia que asombra 
a los navegantes. 

f 
























i atención! 

¡€l peligro puebe eétar 
en los! alimento^! 


vestres, como el cerdo, el caballo, los pollos, las 
liebres y otros. 

Los microorganismos causantes de las infeccio¬ 
nes alimenticias llegan al hombre por la carne, la 
leche, los productos lácteos, las cremas, los huevos 
de gallina, pata y otras aves, infectados a causa de 
los microbios existentes en el animal, o también al 
ser contaminados, durante su manipulación indus¬ 
trial y comercial, por el propio ser humano previa¬ 
mente enfermo. 

Otra fuente poco conocida, y por ello peligrosa, la 
constituyen algunos productos del mar, como los 
mariscos; también las verduras crudas, cuando se 
han utilizado como fertilizantes abonos naturales de 
origen humano, y, por último, las conservas en lata o 
desecadas de estos productos mal elaborados. 



Salmonella, microorga¬ 
nismo patógeno, visto al 
microscopio. Esta bacte¬ 
ria es la causante-de in¬ 
fecciones tóxicas que 
llegan ai hombre a través 
de tos alimentos. 


los alimentos pue¬ 
den ser peligrosos 
cuando se hallan in¬ 
fectados por mi¬ 
croorganismos pató¬ 
genos que provocan 
intoxicaciones que, 
a vaces, pueden al¬ 
canzar suma grave¬ 
dad. Para evitarlas 
se requiere un estric¬ 
to control por parte 
de las autoridades 
sanitarias y de los 
cuidados personales 
al elegir y preparar 
los alimentos. 



N conjunto bastante amplío de enferme¬ 
dades generales, o predominantemente 
digestivas o de características tóxicas, 
producidas por microorganismos del tipo 
bacilos (largos bastoncitos) pertenecientes a los géne¬ 
ros SaÍmonellas t Shigellas y Ctastridios, pueden vehi- 
culizarse con ios alimentos o con las bebidas. Si deja¬ 
mos a un lado la peligrosa fiebre tifoidea, que merece 
un capítulo aparte, tíos encontramos con los cuadros 
para tíficos, las enterocolitis diversas y el botulismo. 

CÓMO NOS LLEGA LA ENFERMEDAD 

Estos microbios suelen ser saprófitos habituales 
de muchas especies de animales domésticos y sil- 


TODOS TIENEN MANIFESTACIONES 
DIGESTIVAS 

Los síntomas de estas enfermedades suelen co¬ 
menzar bruscamente, con estado nauseoso, vómitos 
alimentarios o de contenido bíliogástrico, cólicos in¬ 
testinales más o menos intensos y diarreas severas, 



20 













con deposiciones muy frecuentes que, con eí correr 
de los días, adquieren un color verdusco, luego se 
acompañan de mucus y frecuentemente de sangre. 

La fiebre es más tardía, pero de intensidad crecien* 
te. Junto con la deshidratación provocada por la dia¬ 
rrea, los vómitos y la sudoradón, se suele instalar un 
cuadro más o menos acusado de sopor, debilidad 
marcada, con caída de la presión arterial y dd pulso. 

Por suerte, en la mayor parte de los casos todos 
los síntomas se atenúan y desaparecen en 6 u 8 días, 
recuperándose d enfermo sin quedar lesiones o se¬ 
cuelas importantes. 



BOTULISMO: ÜN CASO APARTE 

Las cosas no transcurren tan felizmente si se trata 
de una intoxicación por botulismo. Esta enferme¬ 
dad es provocada por la ingestión de la toxina del 
Clostrídium botuimus, que se ha multiplicado en el 
interior de latas de conserva preparadas sin los in¬ 
dispensables requisitos de higiene y sin la corres¬ 
pondiente esterilización. 

Las más peligrosas son las carnes ahumadas, el 
jamón, los embutidos y salchichones (de cuyo nom¬ 
bre latín frofW&s.deriva el de la afección). También 
la carne de vaca, de ave y de cerdo, las sardinas y 
los quesos envasados pueden estar infectados. En 
menor proporción puede provenir de conservas de 
vegetales en mal estado, 

GRAVE INTOXICACIÓN 

El bacilo del botulismo no se multiplica ni vive en 
el organismo humano; la gravedad del cuadro de¬ 
pende de la dosis de toxina ingerida. Las conservas 
afectadas suelen ser anormales, con gusto alterado, 
olor rancio y color pálido de sus componentes. Sue¬ 
le desprenderse gas al abrir la lata. Pocas horas des¬ 
pués de su ingestión se presenta un pasajero cuadro 
gastrointestinal como el descrito, seguido, en breve 
tiempo, por los característicos trastornos del siste¬ 
ma nervioso, que hacen tan temible esta enferme¬ 
dad: debilidad general, dolor de cabeza, vértigos, 
síntomas oculares, dificultad en la emisión de la pa¬ 
labra, parálisis faciales y de los músculos de la nuca 
o de los miembros, alteraciones de la motilidad car¬ 
díaca y parálisis respiratoria, Nunca hay fiebre. 



\ 



Los casos favorables entran en convalecencia al 
cabo de 8 ó 10 dias, persistiendo frecuentemente al¬ 
gún déficit neuroíógico. 

PREVENCIÓN GENERAL 

El resorte de la profilaxis es fundamentalmente 
social. Se refiere al estricto control veterinario y 
bromatológico en los mataderos e industrias de la 
alimentación; al examen completo y periódico de 
salud de toda persona que trabaja en contacto con 
los alimentos humanos; al control bacteriológico de 
los animales de faenar y de los alimentos que se les 
suministran. 

La acción personal de cada uno de nosotros se re¬ 
fiere a un escrupuloso cumplimiento de las normas 
expuestas y a cuidados extremos cuando se confec¬ 
cionan conservas caseras o se comen alimentos pro¬ 
venientes de animales de caza. 

Cocer bien las preparaciones, esterilizar las con¬ 
servas, lavar las verduras. Poner responsabilidad y 
sensibilidad social en todo lo que manipulemos des¬ 
tinado al consumo de nuestros semejantes. 

Por suerte, hay antibióticos altamente específicos 
para las salmonelosis y emerobacterias infecciosas, 
y el botulismo, precozmente diagnosticado por su 
cuadro característico de instalación brusca en un 
grupo humano ligado por una comida en común, 
responde bien a la administración de antitoxinas 
botulínicas polivalentes. 



La (ata "hinchada" (arriba) 
revela claramente que el 
producto que contiene se 
halla en estado de des¬ 
composición. Por eso, Ja¬ 
más debe ingerirse su 
contenido. B estricto con¬ 
tro! en mataderos y frigorí¬ 
ficos, evita la contamina¬ 
ción bacteriana (abajo). 




















Maie al 

pafé oe loó 

faraones 

Un viaje fascinante, no sólo a través de un territorio, 
sino también a través del tiempo, es un viaje a Egip¬ 
to, pues allí floreció, hace más de 5.000 años, una de 
las primeras y más admirables civilizaciones de la 
humanidad. Así lo prueban los monumentos, tem¬ 
plos, tumbas, esculturas, Inscripciones y otros testi¬ 
monios que nos permiten reconstruir la antigua cul- 
tura del país de los faraones. 


El territorio de Egipto es 
en su mayor parte un de- 
slerto, la vida sólo es po 
slble gracias al Nilo, por 
ello Herodoto dl|o cinco 
siglos antes de J.C. que 
“Egipto es el don del 
Nilo". 


S GIPTO está situado en el ángulo nordeste 
de África. Su suelo es un desierto, pero 
está cruzado por el rio Nilo que vierte sus 
aguas en el mar Mediterráneo, formando 
un amplio delta, El Nüo tiene una característica que 
lo distingue de los otros ríos: todos los años, a co¬ 
mienzos del verano, sus aguas desbordan e inundan 
el valle para volver al cabo de unos meses a su cau¬ 
ce. Pero sobre el suelo queda una capa de tierra fér¬ 
til que permite realizar vastos cultivos. Esto hizo 
posible la vida en estas regiones y el establecimiento 
de poblaciones fijas ya en tiempos prehistóricos. 
Por ello, el historiador griego Herodoto pudo decir 
que “Egipto es el don del Nilo“, Los primeros ha* 
hitantes formaron clanes o grupos de familias que 
más tarde se fueron uniendo para aprovechar mejor 
las aguas del Nilo, Al fijarse los clanes en un térrico* 
rio se formaron los nomos que se unieron forman¬ 
do dos reinos: el del Bajo Egipto, en el delta, y el 
del Alto Egipto, en el sur. Hacia el año 3000 antes 
de J.C. el faraón Menes unificó ambos reinos co¬ 
menzando la historia egipcia, que comprende varios 
periodos. El periodo independíente terminó en el 



año 525 antes de J.C. cuando ios persas invadieron 
Egipto. Los antiguos pobladores sólo conocían una 
parte del curso del Nilo y por esto no podían expli¬ 
carse sus crecidas, sino por medio de leyendas. Una 
de ellas decía que eran las lágrimas de la diosa Isis, 
que lloraba por la muerte de su esposo Osiris, las 
que provocaban la inundación bienhechora. 


En las orillas del Nilo crecen palmeras y otros 
vegetales. El Nilo ha creado un largo oasis al 
lado de su curso. 



PIRAMIDES DE G1ZEH 

En Glzeh, cerca de Menfís, la anti¬ 
gua capital, los faraones Keops, Ka¬ 
ftén y Micerino, de la IV dinastía, hi 
deron construir tumbas en forma de 
pirámide. La mayor es la de Keops, 
que media 146 metros de alto y 227 
metros de costado. En la actualidad, 
por efectos de la erosión que la ha 
desgastado, mide 138 metros de al¬ 
tura “Keops pertenece al horizon¬ 
te", “Grande es Kefrén" y “Divino es 
Micerino' 1 , eran los nombres gran¬ 
diosos de las pirámides que les ha¬ 
bían dado sus fundadores. Es asom¬ 
broso que lo® egipcios, que no cono¬ 
cían la rueda, pudieran elevar enor¬ 
mes bloques de piedra y unirlas per¬ 
fectamente sin cemento. Las piré- 
mides estaban revestidas con pie¬ 
dras planas y pulimentadas, hoy 
arrancadas, y que ocultaban la en¬ 
trada de las galerías que formaban 
un sistema muy complicado de o> 
iredores que subían y bajaban, que 
a veces eran anchos y altos y otras 
veces estrechos y bajos, y que con¬ 
ducían hasta la cámara funeraria 
donde estaba la momia 



La diosa Isis 

(la Luna), esposa de Osiris, 


22 
































Tutankamón entra 
Anubla e Isla. 

Tutankamón fue un faraón da 
la dinastía XVEII que 
políticamente no tuvo gran 
Importancia, Su fama proviene 
bel hecho de haberse 
encontrado su tumba con 
Inmensos tesoros en el ano 
1922, El faraón era considerado 
“hijo de Horus" y como 
descendiente de la divinidad, su 
poder era absoluto. 


Esfinge de Glzah. Cerca 
de las pirámides se le¬ 
vanta esta colosal esta* 
tua mandada construir 
por Kflfrén. Representa a 
Harmakhls o el dios Ha 
rus, sobre el horizonte el 
Sol naciente, La figura 
es la de un enorme león 
con cabeza humana y to¬ 
cado propio del faraón. 





La diosa Athor, Oslris, Anuble, Amón, Horus, 

divinidad de la alegría, dios de los muertos, divinidad de los muertos, divinidad suprema (el Sol), hijo de Gsins e ¡sis. 


23 

































































































r 



Esfinge y Pirámides de Gizeh 


Como 30 advierte rjfl 
este ¡napa, los egip¬ 
cios sólo conocían una 
parlo tlel Nilo (la mar- 
cada en aryl). Por oso 
explicaban las creci¬ 
das por medio de lfr 
yendas. 


Pirámide escalonada de Sákftarah 


Estatua de Ramsés 
en Menfis 


Máscara de Tutankamon 


Tempío de Kamak 


Columna de! Templo de Abidos 


Templo de Luxor 


ABIDOS 


Templo de Horus en Edfit 


Templo de Abú Si m bel 


mpto del cocodrilo en Kom-ombo 


- - - 

_ . Templo de Isis en Risa J2£- 

Epdfttí£jjTiap¿ sa han Indicado algunas dudadas Impórtan¬ 
os v capilares en distintas épocas (Tlnls, Menfis, lebas, Telt- 
iWñiarna v Sata} y algunas de tas obras monumentales del 
írrtlgüG Egipto. 


MAa MEDITERRÁNEO 


E 9 fe_ 


¡l t -'•*— I 

fe r, 


ü? . • 




























































Inscripción en una tumba egipcia U escritura de ios egipcios era jeroglifica, es 
decir, que los signos representaban sitabas o palabras, en lugar de sonidos como 
nuestra escritura alfabética Este tipo de escritura se empleaba preferentemente 
en los monumentos. En la vida diaria se usaron formas simplificadas y asi nació 
la escritura hierática y demótica. Hoy podemos leer los jeroglíficos gracias al sa¬ 
bio francés Juan Francisco Champolllon, que los descifró en 1822. 



La diosa Athor. Esta divinidad de la alegría y de la música tenia a la vaca como 
animat sagrado, y eila misma era representada con cabeza de vaca o con dos 
cuernos sobre la cabeza, Los egipcios eran politeístas y cada ciudad tenía sus 
propias divinidades, que se imponían sobre las otras al Imponerse políticamente 
a esa ciudad. Así, Ra, el Soí, en Menfis r decayó durante el imperio medio y nuevo 
para ser reemplazado por Amón, el Sol, en lebas. Sin embargo, se les adoró con 
el nombre de Amón ña. El faraón Amsnofis IV, de la dinastía XV 111, intentó im¬ 
plantar, en et siglo XiV antes de J.G., el monoteísmo con la adoración de Atón o 
disco solar, pero su reforma duró muy poco tiempo. 




Las pinturas egipcias nos permiten conocer usos y costumbres de 
ese pueblo,, por eso su valor documental es enorme. Amiba: Ameno¬ 
fis IV y la reina Mefertiti adorando a Atón; en e! centro: egipcios orde¬ 
ñando y, en la parte inferior, criadores de aves. 


26 






























































































































Orfebres. En esta pintura de una tumba pueden verse diversos aspectos del trabajo 
de los metales en el Que los egipcios eran muy hábiles. Asi lo revelan las Joyas [pee- 
tora! es, collares, pulsaras, máscaras funerarias, etc.) que prueban la avanzada técni¬ 
ca de este pueblo. 



Pectoral de oro, lapislázuli y vidrio 
coloreado* Esta hermosa joya se 
encontró en la tumba del faraón Tu¬ 
fan kamón, 



Sarcófago que contenia la momia 
de Tutankamón. 

Los egipcios trataban de 
conservar el cuerpo de los 
muertos, pues creían que el doble 
o alma seguía viviendo mientras el 
cuerpo no se descomponía. El 
alma comparecía ante un tribunal 
presidido por Qslrls, que la 
Juzgaba premiándola o 
castigándola. 

E3 buey Apis. El culto de los ani¬ 
males vivos, considerados como 
encamaciones de la divinidad y 
expuestos a la adoración de los 
fieles en los templos, era una de 
las características de la religión 
egipcia. Entre los más célebres fi¬ 
guraba el buey Apis, encarnación 
de Ptah, dios creador del mundo, 
en Menfís; ©I cordero, de Amón, 
en Tetas; la gata, de Bastís, en 
Bu bastís, etcétera. 




Las pinturas nos muestran un pueblo laborioso y vital. Én la es¬ 
cena superior se ve a varios carniceros faenando un animal y, en 
la Inferior, una excursión de pesca por el rio. El pueblo estaba 
sometido a la autoridad absoluta del faraón, considerado hijo 
del dios Horus, el Sol Naciente, 
































































"La Betlá Du-rmiiunEiH 

ctel Bosque”, 
"Blancanlevee y tos 

7 eíianl tos". 
"Capérucila y e\ 

lobo” fueron algunas 
de las rtarraeiCfiBS 
que los hsermanoe 
Griiffm IncluyerDn en 
su colección do 
" Guante® PDpulUfRS 
Alemanes", quo 
publicaron en if¡12. 

La obra abrió 
nuevos caminos a Ea 
literatura Infantil, 


Tenían temperamentos diferentes, 
pero en muy contadas ocas fon es estuvieron separados. 
Ambos eran filófagos, estudiosos de la lengua germana, 
escribieron fibras d© gramática y de historia alemanas y 
hasta un diccionario; Sin embargo, adquirieron tama 
universal como autoras de cuentos Infantiles. 


■‘ - ¿ m 1 —' L 4 de enero de 17f¡5, en la Localidad de 

Hanau, provincia de Hes?e, Alemania 
■'vEí^ del Sur, nació .lacobo Grimni, y un año 
después, d 24 de febrero de 1786, su her¬ 
mano Guillermo, Ambos- tuvieron una niñez feliz, 
pero cuando d mayor acababa de cumplir 11 años, 
murió el padre, dejando a la familia en la mayor 


REACCIÓN CONTRA NAPOLEÓN 

Pero la familia era numerosa (estaba formada por 
La madre y 9 hijos en rosal), y Jacobo aceptó d cargo 
de empleado del ministerio de Guerra. Hasta que un 
diíi del año 1806, las futrías napoleónicas invadieron 
el [errirorio de Hessc-Kasse!, en Alemania, 

Ambos hermanos, como reacción intelectual a la 


pobreza. La hermana de la madre, que era una da¬ 
ma de oompafiia de la corle de Hes.se, llevó a la fa¬ 
milia á La ciudad para que los niños pudieran estu¬ 
diar, líicobd, a los 17 años, ingresó en la Universi¬ 
dad de Marburgo y, poco después, lo hizo su her¬ 
mano Guillermo. Ambos se dedicaron de lleno al 
estudio de las leyes y también a la literatura. 



■riítm 

Wwk 

v i ¡i n 

II 

'j Ih 

s^Jm 

■ * , 1 i a TP ll' f ' 


20 


29 



















Antigua Ilustración de 
un libro de los 
hermanos Grimm, Los 
cuentos recogidos por 
ellos tenían fantasía, 
pero también terror. 


ocupación extranjera, se dedicaron al estudio del 
alemán antiguo. Sin embargo, Jacobo fue nombra¬ 
do interventor del Consejo de Estado y superinten¬ 
dente de la biblioteca de Jerónimo Bonaparte, nom¬ 
brado por Napoleón rey de Westfalia, a la que 
Hesse-Kassel había sido incorporado por orden ex¬ 
presa del emperador, 

Pero ya los hermanos Grimm estaban dedicados 
al estudio del lenguaje alemán, a las producciones 
de los antiguos maestros cantores y a la traducción 
de poemas germanos antiguos, convirtiéndose en 
los fundadores de la filología germanística y de la 
investigación científica sobre el idioma y la antigüe¬ 
dad alemanes. En ese sentido, tuvieron gran in¬ 
fluencia en la literatura de su patria. 


SUS CUENTOS SON PROHIBIDOS 

En 1812 apareció el primer volumen de “Cuentos 


—Abuelíta, ¿por qué tienes ios brazos tan grandes? 
—Es para abrazarte mejor. 

—Abuelíta, ¿por qué tienes las piernas tan largas? 
—Es para correr mejor. 

—Abuelíta, ¿por qué tienes las orejas tan grandes? 
—Es para escuchar mejor. 

—Abuelita, ¿por qué tienes los ojos tan grandes? 

—Es para ver mejor. 

—Abuelita, ¿por qué tienes la boca tan grande? 
—¡Para comerte mejor! 



Es este el pasaje quizá 
más conocido del 
cuento “Caperuclta y el 
Jobo 1 ', de Carlos 
Perrault (1628-1703), 
que junto con otros 
cuentos populares 
recogieron los 
hermanos Grimm y los 
divulgaron por todo el 
mundo. 


de niños y del hogar 11 (“Kinder und Hausm&r- 
chen“), que los hermanos Grimm habían ido reco¬ 
pilando a lo largo de cinco años, usando como 
fuentes las narraciones populares y los temas de las 
fábulas germanas y extranjeras. 

Estos cuentos fueron comentados desfavorable¬ 
mente por la critica, y en Viena se los prohibió bajo 
el pretexto de que eran relatos supersticiosos. Sin em¬ 
bargo* el publico opinó lo contrario, y en pocos años 
fueron traducidos a casi todos los idiomas. En 1815 
apareció el segundo volumen y en 1822, el tercero. 


CÓMO OBTENÍAN los temas 

La mayor parte de los 86 relatos que figuran en el 
primer tomo eran originarios de la provincia de 
Hesse, donde ellos vivían y conocidos por ellos des¬ 
de niños. Otra importante cantidad —incluyendo el 
popularísimo cuento de “Hansel y Grete! 11 — les 



Retrato de Dorotea Wlld, esposa de Guillermo, 
delicado poeta alemán. 



El antiguo grabado de la parte superior muestra a los 
hermanos Grimm escuchando a una antigua narradora. 
De esta manera recogieron viejos relatos, 
tradiciones, etc,, que salvaron del olvido. 

Abajo: Portada de “La Bella Durmiente 1 ' realizada en el 
siglo pasado por Walter Grane. 



30 











fue contada por la que fuera niñera de ia esposa de 
Guillermo (éste se había casado en 1825 con Doro¬ 
tea Wiki t pero la había conocido desde que eran ni¬ 
ños), La niñera se llamaba María Mueller, pero se 
la conocía como “la vieja María” (“die alte 
Marie”). 

Asimismo, los hermanos Gdmm entablaron rela¬ 
ción con un sargento retirado de dragones, el cual 
les narraba viejos cuentos a cambio de ropa. Tam¬ 
bién obtuvieron algunos antiguos relatos de labios 
de la familia de Ludwig Hassenpflug, quien, a raíz 
de esta vinculación, conoció a Carlota, la única her¬ 
mana de los Grimm, y se casó con ella, 

Además, existen constancias de que 15 cuentos 
tradicionales les fueron narrados por la esposa de 
un sastre, Kathenne Viehmann, mientras que los 
cuentos de Westfalia les fueron dictados por la fa¬ 
milia Haxthausen (compuesta de un matrimonio 
con 8 hijos y 6 hijas). 

CLASIFICACIÓN DE LOS CUENTOS 

Algunos eruditos afirman que estos cuentos, le¬ 
jos de ser auténticamente teutones, tienen un origen 
más remoto; la “Pandsch atañí ra”, antiquísima co¬ 
lección de fábulas, cuentos y sentencias de Ja litera¬ 
tura hindú. 

Lo cierto es que los “Cuentos de niños y el ho¬ 
gar” han sido clasificados en varias categorías: 
creencias primitivas, leyendas del tiempo de las mi¬ 
graciones de los pueblos, del arte del trovador del 
siglo X, historias caballerescas de la Edad Medía, 
las de reminiscencias orientales, de animales, etc. 

Los cuentos de los hermanos Grimm abrieron el 
camino para que se iniciara una nueva era en la lite¬ 
ratura infantil, en la que empezaron a transitar con 
éxito Hans Christian Andersen, Lewis Carrol y mu¬ 
chos otros dedicados a este género. 




CAJU 


"rltALrtf-J 


jiliAin ) prtfey'éf 

W ( 

Uit* H JiCAft 


i troplcMufÉ 

f-^ U \ Mi,*- 
(WltpnlA pcclj^f 
(«MfU. 

V* J ■ i. , h 



Apuntes filológicos de puño y letra de 
Guillermo Grimm, destacado escritor, 
quien, junto con su hermano, 
compuso una ' Historia de la lengua alemana' 1 , 
muy Importante en su país. 



De la colaboración de Jacobo y Guillermo Grimm nació un libro de cuentos que tuvo 
gran trascendencia en la evolución de la literatura Infantil, Hasta el siglo XVIII era 
meramente Instructiva y s salvo las fábulas, dejaba poco campo a la imaginación. 
Después de los Grimm se comprendió que ia fantasía debe tener un lugar primordial 
en los relatos para la niñez. 




SI ERES SANO Y FUERTE 
¡AYUDA A TU SUERTE! 



































— 



JttJ vi 


few yM 

1 

m Wm 

■ A Vsív-ü 


7 SÜtííí 

r f ^****0*1. • 


1 — 











|® 









DE LA VIDA MISMA 

&etonocimimto al palor 



L emperador Augusto envió pregoneros por la 
ciudad avisando que quien entregara al pirata 
español Cracotes recibiría 15.000 coronas. 
Cuando oyó esto, el pirata, se presentó él mis¬ 
mo y exigió la suma ofrecida. 

Augusto no sólo le hizo entregar el dinero, sino que, 
por su valor, le tomó a su servicio. 




32 


































































































































































































Los numerosos auíorre- 
tratos de Rembrandt son 
un fiel reflejo de su exis¬ 
tencia. Pero no es por va¬ 
nidad que se representa 
con frecuencia: sus re¬ 
tratos son la visión inte¬ 
rior de su alma, que ad¬ 
quiere en sus últimos 
artos (g rabado de la dere¬ 
cha) profunda resigna 
cíón y sabiduría. 



ai ? 







4 f 

r Mt 

V 


Rembrandt: 

€1 pintor óe la lu^ v las¡ ¿cimbras 


L contemplar un cuadro de Rembrandt, 3o 
primero que atrae poderosamente la aten¬ 
ción es la estupenda manera de utilizar la 
luz para exaltar las figuras de modo que 
cobren vida y expresen sus profundos sentimientos al 
emerger vigorosamente de las sombras. Es esta la con¬ 
tribución fundamental de Rembrandt, el genio más re¬ 
presentativo de la pintura holandesa del siglo XVII y 
uno de los más eminentes de todos los tiempos, Pero 


también se ha dicho con justicia que es el “eco del alma 
cristiana moderna'* y el pintor capaz de dar una visión 
real e idealizada de su país y su ¿poca. 

LA HOLANDA DE REMBRANDT 

Goethe ha dicho certeramente que el que desee cono¬ 
cer a un poeta debe trasladarse a la patria del poeta. 
Conviene, pues, conocer cómo era el país en que na¬ 
ció Rembrandt Harmenszoon van Ríjn el 15 de julio 




33 













Panto de la casa de Ffenv 
brándt, en AmsíeftJem 


de 1606. Eran años de lucha en que las provincias del 
Nono combatían ceñirá la dominación española y tlc-j- 
■puró de muchos esfuerzos,, organi/aroii una confedera- 
cían de ciudades cuya prosperidad se ba^bíi en el lo- 
mcrcio y la navegación. Este sistema económico puso el 
conlroi de ki riqueza en una burguesía me?canlif, que 
érala dase deuninante. De carácter práctico, muy acti¬ 
vos, poco sofiadores, los burgueses gustaban de las 
Obras de arte más cuino «na inversión y un adorno para 
'lis vasas, que ytor el puto placer esttTico. Peto como la 
situación general era buena, los artistas recibían mu- 
clios encargos, de modo que participaron activamente 
en el proceso cultural. 

En materia religiosa predominaba el movimiento re¬ 
formador calvinista, que sostenía que los pintores de- 
biitn represe ni ar b realidad visible y huir dy ¡AS C5CCI1&S 
bíblicas tan en li-ugn en aquella época. 

lisios lacio res condicionaron iic alguna manera la 



"La noria Judia*, cuadro 
pi ntado bada 16&5, ovo rfr 
fleja le delicadeza do 
tos ated os que unen a kjs 
espogoa 


Retrato de Saskia, primera 
rnupftr da FtomtsfBndr 



actividad del artista, quien, dn embargo, con su tormi- 
dable latento pudo "exponer con lucidez el problema 
de lies relaciones, entre el hombre y el mundo, cnlre el 
artista creador y su tiempo, enlrc el estilo y l-I tema' 1 . 

LUZ Y SOMBRAS EN SU VIDA 

KeniLuandl vivió hasLii 1669, es decir, sesenta y tres 
aflos. durante los cuales. conoció épocas de gloria y de 
felicidad y otras de profundo dolor, por la muerte de 
sos seres más, queridos, por et quebronto económico y 
el juicio de sus Hacedores y porque parecía que sus 
obras no satisfacían los cambiamos gustos de la época. 
Sin embargo, c&líi.s luces y sombras de su vida no per- 
turbaron su trabajo. Jamás los a-eímLccimienlos exte¬ 
riores afectaron la calidad ni la cantidad de su produc¬ 
ción Pcm bm ndl co n i limaba pi ni ando como si lo hide- 
rn para el mismo y para la pcistcridíid con una pasión 
digiiu de los que no quieren pasar en vano por este 
mundo. Cuando el favor lo abandonó, ¿1 respondió a 
las injusticias de la suerte con sus mejores obras. Asi, 
su famoso cuadro "Ron-da nocturna" fue piulado el 
mismo Hilo de lu muerte de Siskiu, su primera cipos a, a 
la que amata entrañablemente, y "Los sin-dkos de los 
parteros' r . vciulc años más tarde, cuando Fallece su se. 
cunda mujer: HaiJríeLje Sltíffeli. Sus úllirnos años 
fueron realmente tristes, pues ruuíió vu hijo Tisú, pero 
él hizo Frente a su soledad y siguió buscando en el tute 
su seguro refuto. 

CJuinLu hijo Je un molinero de Lcyden. ftcmbrflndl se 
inscribió a los 14 años en la facultad de Letras de la uni¬ 
versidad local, pero pronto abandonó esos estudios por 
su t ocación pictórica, Estudió en Leydcn con Jacobo 
S'yanciiburg.h y luego en Amsicídain ccm .km Pipnas y 
Pieter Laminan, Pero una vez con sus primetos conoci¬ 
mientos, él iba a crear su propio estilo y Je regreso a Ley- 
den abre un crujió un sociedad C*n Jan I .tevens, C'tsns- 
lartiijn Huygens, un contemporáneo que los visitó, seña¬ 
ló con asombro el empefi-o puesteen el trabajo por estos 
dos maestros "aún imberbes, según sus rostros, y su 
contestara más cercana ii La infancia que a La juventud". 

Fue precisamente íluygens —que era secretarlo Jet 
Esiatúder Federico Enrique— el que le encarga varios; 



Lhqdq los maya¬ 
res apwteg de 
Rsmbrandt fue 
■a adquisición de 
: d luz en fundón 
oonstiuctivg de 
la composición, 
como SS advierta 
ar osle cuadro 
te su miento. 










, i «rajH-s 


"La ronda nacuma" o 
“Salida da la compartía 
de scObuceroa del capi¬ 
tán Bamiing Cocos" te 
i/ia obra maestra pilma- 
te ert n* momento muy 
doloroso de su vida, 
púas habla muerto su 
esposa Saskia 


"Lm síndicos óe ios parteros'', 
óleo plmado en 166Í para : a 
corporación de labncardesdc 
loitioste Amsterdam. eauna 
de sus coras famosas. Es 
asomprpsa la natural-íctecl te 
las ligias. ®je parecen mirar 
al que contentpía ei cuadro co¬ 
mo si lucía ei que penetra t-n 
el Guarió 



trabajo^ que comienzan n cimentar su fama. En 1632, 
el doctor Nicolás Tulp dieta una lección de anal cumia en 
la carporación de cirujanos de Amsterdum. Este hecho 
es pintado por Recubran dt, dundo origen al rcnorrthríL- 
do cuadro. En 1-634 contrae enlace con Sasfciar es «1 
momento más Feliz en la vida del arlfclu, pues s-u activi¬ 
dad ch muy int. usa y sus cuadros muy cotizados. Nacen 
su hija Tilia y tu hijo Tito, el único que sobrevivirá. 
Además, ha adquirido una Fabulosa mansión, que no 
puede pagar por completo Fcm en ¡642 fallece Suskia, 
los'acreedores empic/on h reclamar el pago de sus den- 
dais, minLiras que sus cuadros ya no ton tan ¿oliciitado.s. 

Hacia 1650, cuando su ruina es completa, conoce a 
Hendrickfc Sloíl'els, que será su fiel cDiupaficra. Ella y 
su hijo Tito trataran de salvarle del desastre económi¬ 
co, pero el artista es declarado insol venic y sus bfcn.es, 
que había reunido con verdadero entusiasmo, son re¬ 
matados. Fn 16ÓE muere Hendrickje yen 1663, Tilo, 
quien no alcanza u. conocer a su híjiia. bautizado pocos 
meses antes de la muerte ífcl artista tn mámenlos en 
que todos parecían haberle ol si dado, Pero asi como l-u 
AIS ruad ros la figura surge de las. sombras, asi también 
la obra du Kcmbrand! resplandeció ir as el momentáneo 
ocaso su trido. 

LAS PINTURAS RELIGIOSAS 

Los más renombrados críticos han denominado a 
Rembrandt como "“el eco tfcl alma cristiana moderna 1 ', 
del alma liberada de las trabas de Jos dogmas medieva¬ 
les. La curiosidad experimental es el móvil de todas las 
obras que distinguen al hombre moderno, y esa misma 
curiosidad, esa necesidad de encontrar nuevos cami¬ 
nos, es la que guió a Rcnibramlt. Era miembro de Ih 
[ glcsiii reformada y iuvo relación con los mcnemilai. 


"Le negación de San Pe¬ 
dro" so denomina; osle 
cuadro, tasado en ei ct*v 
trosta lW mando claro ifcH 
apteiol oco fas. ligtías de 
¡os moldados en zonas te 
penvflb»*. 



Con 1 recu ene i a. Rem- 
tirandt tomó como moda- 
¡üs a miembros de su lami¬ 
lla- Este retrato es ai da su 
segunda esposa Hen- 
criciíie Stofíels. 


3 a 


35 


























En la Biblia, 
Rembrandt encontró una 
fuente de inspiración. 
Por eso te mayoría 
de sus cuadros son 
de temas religiosos. 
Éste se titula 
tl EI ángel 
y el profeta Balaam". 

Tan admirables 
como sus cuadros 
son sus 

aguafuertes y dibujos. 

El que 

publicamos se 
denomina 
"Abraham y 
los ángeles’ 1 . 



JL La Cena de 
Emaús”, 
cuadro pintado 
en 1648, 
muestra a Jesús 
después de 
te Resurrección 
cuando se presentó 
a dos de sus 
discípulos. 

Se conserva 
en el Museo 
del Louvre, 

París. 


secta holandesa fundada por Momio Simonis en el si¬ 
glo XVI. Si se examinan sus 600 cuadros, 300 aguafuer¬ 
tes y 200 dibujos, se advierte que la mayoría son temas 
bíblicos y, en segundo lugar, retralos. Sin embargo* 
la pintura religiosa no era popular en Holanda, ya que 
la doctrina reformada sostente que los pintores debían 
representar ía realidad visible y no locar lemas bíbli¬ 
cos. Pero Rembrandt es un pintor religioso que trabaja 
para sí mismo. Cuando lo hace por encargo parece ocu¬ 


“El descenso de la cruz ' se titula 
este óleo pintado en 1633, 
en el que te figura de Cristo aparece 
realzada por la claridad dei 
manto y te de su cuerpo. 



parse poco de las sugerencias de 1a diéntete. Esto es 
evidente a mediados de su carrera entre 1640 y 1660; 
después, más filósofo y resignado, supo adaptar las 
ideas artísticas al deseo de los clientes, pero siempre 
transigió muy poco con el gusto del público. En esto se 
manifiesta el hombre moderno, liberado de los lazos 
medievales que lo hadan dependiente de la sociedad, 
las corporaciones cívicas, la tradición y la fe. Esla acti¬ 
tud del artisla no es exceso de individualismo, sino con¬ 
vicción profunda del hombre que se sabe responsable 
ante sí y ante Dios. 



36 



























be palabras! comunes! 


BASÍLICA 


Entre los griegos y los romanos, la basílica 
una sala dividida en tres naves, con tribuna y he¬ 
miciclo, en la cual se administraba justicia y se 
negociaba, ya que allí se reunían comerciantes y 
financieros. Frecuentemente se suscitaban liti¬ 
gios entre las partes contratantes, en previsión 
de lo cual, un tribunal tenía su sede en el mismo 


En nuestro lenguaje cotidiano utilizamos numerosos tér¬ 
minos que tuvieron orígenes muy curiosos. Los ejem¬ 
plos abundan, como estos que damos a conocer hoy. 


ese nombre, la cual se halla situada en Inglate¬ 
rra central. Poco después, las universidades de 
Oxford y Cambridge lo adoptaron y posterior¬ 
mente se fue extendiendo por toda Inglaterra, 
ya con sus reglas precisas. Este juego se practi¬ 
ca con una pelota ovoide, y se enfrentan dos 
equipos de quince jugadores por bando. 


recinto, sobre un estrado, para resolver, con rᬠ
pidos trámites, los pleitos y desavenencias. El 
nombre de basílica deriva del griego 4 t basiliké , ’, 
regla; y en un principio significaba *'porte real’ *, 
aludiendo a su magnificencia, porque la arqui¬ 
tectura de la época adaptó admirablemente el ar¬ 
co helenístico y la sala sostenida con columnas 
similar a las egipcias, para crear la estructura de 
este edificio. A partir del siglo IV de J.C., se dio 
este nombre a las iglesias cristianas construidas, 
con algunas modificaciones, según el plano de 
las antiguas basílicas. Hoy se denomina así a to¬ 
da iglesia principal o magnífica, como lo son las 
de San Pedro o Santa María de Roma, y en gene¬ 
ral a todas las catedrales. 

RUGBY 

En 1823, W. Webbs Ellis, alumno de un cole¬ 
gio inglés, estaba jugando al fútbol con un 
grupo de condiscípulos. En un momento da¬ 
do, tomó el balón con las manos y lo llevó has¬ 
ta el arco contrarío. Esta jugada antirregla- 
mentaria dio origen a un nuevo deporte: el 
rugby, llamado asi porque precisamente este 
episodio tuvo lugar en la pequeña ciudad de 





GOBIERNO 

La palabra gobierno deriva del latín “guber- 
num”, que quiere decir ‘‘timón”, porque de la 
misma manera que el timón es el instrumento 
que regula la dirección de una nave, el gobier¬ 
no constituye el elemento que regula la activi¬ 
dad de un Estado. Es la forma institucional 
que adopta el poder político estructurado y es¬ 
table, mediante el cual es gobernado un país. 


(gobierno 













































cloro; 2, a los sulfates; I, al magnesio, al potasio 
y al calcio. Otras sustancias se encuentran en me- 
ñores cantidades. 

Todos los organismos marinos se ven enfrenta- 
dos al problema que presenta para ellos ci wrado 
de salinidad del mar. 

Unos, como la mayoría de ios invertebrados, 
adoptan la estrategia de mantener el liquido de su 
cuerpo en la misma concentración salina del me¬ 
dio que los rodea. 

Otros,-como los peces, viven permanentemente 
regulando su contenido interno de sales, que ck 
menor que la del agua circundante. 

I.as aves se alimentan tamo de peces como de 
invertebrados marinos; además, guando les apri- 
la la sed, beben agua del octano. 

¿POR QUÉ LLORAN? 

Las aves manflas poseen una estructura anató¬ 
mica particular llamada glándula de sal. Es par, y 
generalmente cada una de las. glándulas se ubica 
en la parte superior de cada ojo. Las marcas tic su 
presencia se ven fácilmente cu Eos cráneos de ga¬ 
viotas o pingüinos. 

Cuando la gaviota ha comido algún animal o 
bebido agua salina, las glándulas comienzan a 
funcionar activamente. 

La gaviota comienza a llorar; sus lágrimas le¬ 
chosas se escurren por el pico, y periódicamente 
se sacude para eliminarlas. 

Cuando el llanto continúa por un rato, podría¬ 
mos pensar que sufre de indigestión o siente re¬ 
mordimiento de haber comido un delicioso pez 
sin compartirlo. Lo que en realidad sucede es que 
sus glándulas comienzan a secretar un liquido le¬ 
choso que contiene gran cantidad de sal, el que al 
escurrirse sobre sus ojos da la impresión de tra¬ 
tarse de verdaderas lágrimas- 

Asi, llorando, la gaviota soluciona el problema 
del exceso de sal. La glándula resulta muv efec¬ 
tiva en su función, y se calcula que puede se¬ 
cretar una cantidad de sal diez veces mayor que La 
que puede eliminar por otro importante órgano, 
como es el riñón, 


•''ím**. : ESDE el espacio exterior, especia 1- 
•mente si se observa el hemisferio aus- 
tral, la Tierra es un planeta de color 
azulado. Ello se debe a que las vastas 
superficies marinas lo cubren en su mayor parte. 
Los océanos son de capital importancia para 
el mantenimiento de la vida en el planeta. Tienen 
la formidable capacidad de regular el clima, y en 
su interior albergan una multitud de variados y 
diferentes organismos. También existen otros se¬ 
res que viven en una estrecha relación con el 
mar, alimentándose de sus productos: las gavió¬ 
las, los cormoranes, los petreles, los albatros, 
que anidan en las costas de c 0 nline 1 n.es o islas, 
pero viven la mayor parte de su vida vagando so¬ 
bre el mar. Entonces, escudriñan la vasta superfi¬ 
cie azul o las arenosas playas en busca del tan ne¬ 
cesario alimento diario. 


alzadas sus redes para atrapar los peces conteni¬ 
dos en ellas. 

Algunas especies de gaviotínes pasan la mayor 
parte del año sobre el océano, pues emprenden 
largas migraciones del Artico al AnlárticO y 
viceversa. 

L-l grado más alto eri adaptación de un ave al 
hábitat marino lo alcanzaron los pingüinos. Ellos 
han perdido la facultad de volar que poseen oirás 
aves, l J cro no se han quedado atrás; sus alas se 
transformaron en perfeccionados miembros que 
tes permitieron seguir "volando"' dentro del 
agua. Claro que las aves marinas debieron supe¬ 
rar otros problemas. 

LA SAL, UN GRAN PROBLEMA 

El agua marina posee una considerable concen¬ 
tración de sales. En cada litro se encuentran disud.- 


Es común ver a numerosas gaviotas formando 
cerradas bandas revoloteando sobre cardúmenes 
de peces. También se las ve siguiendo a los barcos 
pesqueros largas distancias, esperando que sean 


tos irnos ,15 gramos, que corresponden principal¬ 
mente al cloruro de sodio, la conocida sal de mesa. 

Mediciones precisas nos dicen que de los 15 
gramos de sal, 10 corresponden al sodio; 39, al 


Esquema que muestra te situación «te te glándula me- 
cítente te cual la gaviota excrete la sel excesiva. 


38 











liv 


ICE don Marcelino Menéndcz y Pdayo 
que una "'antigua y piadosa tradición su¬ 
pone que el apóstol Santiago el Mayor 
tuno de tos dote discípulos. de Jesús) es¬ 
parció iu sarna palabra por los ójnbiiios hespéricos, 
edificó el primer templo a orillas dd rió Ebro, donde 
la Santísima Virgen apareció sobre el Pitaren Zara¬ 
goza, y extendió sus predicaciones a tierras de Cali¬ 
da y Lusltania. Vuelto a Jmkfl, padeció d martilló 
antes que ningún otro apóstol {fue marUri/ado por 
Heredes Agripa en d año 42), y sus discípulo-; trans- 
¡tóftajüi i el sanio cuerpo en una navecitíu desde Jop- 
pc a Jas cosías gallegas’ 1 . 

Un día se encontró el sepulcro del apóstol en urt 
campo indicado por una estrella (de donde deriva el 
nombre de Composiela), y la noticia se extendió en¬ 
tre los Cristian M m sólo (lela península ibérica sino 
de toda Europa, Y por esc motivo en aqud lugar se 
levantó un modesto santuario. 

NACE UNA CIUDAD 

En tiempos del übisjxv Tcodomiro, en el año 813, 
d tugar se convirtió en nieta de peregrinaciones y, 
al mismo tiempo. se Fue desarrollando una aldea 
entre las montañas y tas rías. La población fue 
creciendo, hermanados los habitantes y peregrinos 
por el vinculo fraterna! de la Fe. Así surgieron 
hospede rías. templos¡, conventos, escuelas, Santiago 
de Compórtela, por su importancia„ pasó a ser sede 
arzobispal en el siglo XII 

EL CAMINO A SANTIAGO 

En eí rigió X. la lama del santuario habin tras- 


Ha catebra l be 


puesto los limites de la península y llegaban a él per¬ 
sonajes de la nobleza, del clero y del pueblo eci gene¬ 
ral. Fue —junto con ítoma y Jerusalén— uno de los 
lugares que mayor atracción ejercían sobre la cris- 
i ¡andad En d siglo XII se confeccionó una güín en la 
que sé señalaban los numerosos caminos que condu¬ 
cían a San tiago de Compórtela, Y no sólo se indica¬ 
ban las rutas principales terrestres y maritimus, sino 
también los ramales secundarios que podían se r utili¬ 
zados por peregrinos de las diversas regiones de 
Europa y de Asia. Aludiendo a la época esplendora- 


Meta de 

peregrinaciones, 
la Catedral 
de Santiago 
de Com póstela 
es una de las 
más famosas 
del mundo. 


antiago be Compctétela 



sa que se prolongó hasta el siglo XVI,. un antiguo Có¬ 
dice dice: ”No hay lenguas ni dialectos cuyas voces 
no resuenen allt'h 

l_A CATEDRAL 

En et mismo lugar donde es istia d modesto san¬ 
tuario comenzó a construirse, en él año 1075. la 
catedral, que es uno de Los más bellos ejemplos dd 
estilo románico en España. El templo, que ocupa 
tina superficie de 8.000 m 1 , Fue consagrad o en 
d año 1211. 

En el interior de! templo hay (res naves que for¬ 
man cruz latina y preside la imagen de Santiago, pa¬ 
trono de España, Debajo del altar mayor se conser¬ 
van las cenizas ól- 1 apóstol 


EL Pórtico de la Gloria « un magnifico conjunto 
escultórico realizado entre los años 1168-1188 por el 
maestro Mateo, 

La fachada principal, d Obrado i re, data deí si¬ 
glo XVI11 y tiene dos torres de 70 metros de altura. 
En cE exterior también se destacan lu Puerta de lw 
Plalíflas* que es la má# nn ligua „ ya que es del si¬ 
glo XI, la Azabache ría y la Puerta Sania, que sólo se 
abren los artos .santos. 

En el museo se conservan tapices sobre cartones 
de Gaya» RLiben* y otros artistas. Entre los numeró- 
sos motivos de admiración se destacad monumental 
“boiafumeiro'h un incensario de 1,80 rndros de al¬ 
io, que, debida a su peso, se hace balancear de un la¬ 
do a OlrO pendiente de una Fuerte cadena. 


t 



























































































































































I 




A molécula de agua está for¬ 
mada por dos átomos del ele¬ 
mento hidrógeno y un átomo 
de oxigeno. Los átomos de hi 


drógeno se unen al del oxigeno, 1 orinan¬ 
do una especie de V corla, separados 
ambos por un ángulo de ¡05*. El agua se 
encuentra en la naturales cu tres esta¬ 


dos; liquido, sólido y gaseoso. 


EL AGUA EN ESTADO SÓLIDO 

En estado sólido el agua forma el hie¬ 
lo* y este fenómeno sucede cuando la 
temperatura ambiente es menor del cero 
grado centígrado, 

Una de las características -sorprenden¬ 
tes del agua congelada, o sea, en estado 
sólido, radica un su comportamiento pa¬ 
radójico respecto de todos los demás, ele¬ 
mentos conocidos, ya que el frió no la 
contrae, es decir, no hace disminuir su 
volumen, sino que, por el contra rio, la 


El agua es uno d& los elementos más importantes 

y maravillosos que se conocen. Cumple, en nuestro planeta, 

muchísimas funciones: es fundamental para la vida, pues muchos 

organismos pueden vivir sin luz, como las lombrices que 

cavan galerías en la tierra o tos peces de 

las profundidades abismales. Pueden vivir también sin 

aire muchas bacterias, pero ningún organismo 

puede prescindir del agua, ya que sin ella 

moriría desecado en poco tiempo. De allí la importancia 

de cuidar el agua de la Tierra. 



dita la, con Lo que su peso por unidad de 
volumen disminuye; tic allí que el hielo 
flota. El agua sólida se encuentra for 
mando parte del hielo y la nieve de los 
polos, tas altas cumbres o Los glaciares; 
como nieve y granizo durante los venda¬ 
vales, o como cristales de hielo forman¬ 
do las nubes alias. 

EL AGUA EN ESTADO LÍQUIDO 

En estado líquido, que es su forma 
mis común, d agua cubre las tres cuar¬ 
tas partes del globo terráqueo, forman¬ 
do Los mares, rios, arroyos, lagos, y co¬ 
mo la humedad del sudo. También en la 


En el esquema de aba|o puede observa?, 
se ei ciclo dos agua en la naluraiaza. La 
mayor parte ^ encuentre un estado li¬ 
quido formando mares, fias, etc. Por ac¬ 
ción asel color gi liquido so evapora irans- 
iwmántlow Qñ un gas (vapor de aguaf y 
Forma las nubes. Guando, por credos dei 
frió, el vapor de agua se condensa, el 
agua vuarve a! astado I ¡curda en forme 
dn lluvia o so tempe la fonmando nieve, 
tildo, etcétera 















Nube 

44 t 


, // >;; 

CopdflnaHG-iórt 

/(Mw / / 

* t 


Nube 


Nube 



a agua puedo consumir un magnifico demerlo de decoración As! te ctemyesiran fas. fuentes 
de los diversos patios de la Aihtambra. 


atmósfera hay agua liquida, en forma de 
nubes, etcétera. 

EL AGUA EN ESTADO GASEOSO 

El tercer estado dd agua es el gaseoso, 
producido poi Ea evaporación de los ma¬ 
res. ríos, lagunas, etc., y también de tas 
masas vegetales que forman los bosques, 
selvas y praderas, de la humedad del 
suelo, así como de tai sudcración y reupi- 
raclón del reino animal. 

El fenómeno de la evaporación se pro¬ 
duce cuando, al calentarse d agua, 
aumenta el movimiento Interno de las 
moléculas y se expanden, disminuyendo 
su cohesión, transformándose en un gas; 
asi, por causa del calor se produce el es¬ 
cape de moléculas sucesivas en ta super¬ 
ficie del liquido. Del estado gaseoso 
pasa a la atmósfera terrestre, forman¬ 
do io que se llama humedad ambiente, 
que es el vapor de agua disuelto en el 
aire que respiramos; además, cumple la 
Impórtame función de dar origen a las 
nubes que nos son tari necesarias, 

FORMACIÓN DE LAS NUBES 

El proceso por el cual se forma una 
nube es muy interesante. Existen en La 
atmósfera terrestre numerosas panícu¬ 
las en suspensión, tales como polvo, ar¬ 
cillas, sal marina, arrastrados por el 
agua oceánica al evaporarse. El agua ga¬ 
seosa del aire (vapor) se condensa, es de¬ 
cir, pasa del estado gaseoso nuevamente 
al Liquido, en las superficies frías de tas 
partículas, dando asi origen a unas góti¬ 
cas microscópica^., Estas gotitas poseen 
un diámetro muy pequeño, de algunos 
mtetones (micrón es la milésima parte de 


un mni), encont rá ndose en concern ra¬ 
ción es de 10 a LOGO garitas por cm 
cúbico en las nubes, pero cuando és¬ 
tas se elevan a gran altura, como las 
que se encuentran entre los 700 y los 
18,000 m, tales como Eos cirrus* están 
formadas no por góticas liquidas* sirio 
por crisi ales peque ¿tos de hielo. Este fe¬ 
nómeno se debe a que d agua, a grande?, 
alturas, debido a Sa baja temperatura, 
que sil i reina, SC congela. 



Gracias al agua proven ¡ente Ce !a Snrr« Nevada 
pudieron construirse loe hgrmosoe ja.Td:neü dél 
General lie, en Granada, que aún hoy consi ¡lu¬ 
yen un gran atractivo turístico. 


43 








































L tema de La Piedad, en el que la Virgen 
María sostiene et cuerpo yacente de su 
Divino Hijo, fue el motivo de inspiración 
permanente para Miguel Ángel BuonarrotL 
Desde el famoso grupo escultórico que se conserva en 
la Basílica de San Pedro, en Roma, y que realizó cuan¬ 
do tenia sólo 23 años, hasta sus últimas creaciones, el 
artista trató este tema aunque variando fundamental¬ 
mente su concepción y realización, 

Al contemplar esta asombrosa obra se percibe una 
milagrosa armonía y se piensa que la materia se eleva 
hasta hacerse espíritu, En ello reside la magnificencia y 
lo eterno de Miguel Ángel» 



CABEZA DÉ LA VIRGEN 

Ascanio Conviví, discípulo y biógrafo de Miguel 
Ángel, cuenta en su obra lo que el artista le dijo 
sobre la juventud de la Virgen, ''La Madre tenía que 
ser Joven, más joven que el Hijo, para demostrarse 
eternamente Virgen, mientras que el Hijo, 
Incorporado a nuestra naturaleza humana, debía 
aparecer como otro hombre cualquiera en sus 
despojos mortales”. 


V 

.y// 

r aj , 



El interés 
psicológico que 
animó a Miguel 
Ángel a esculpir 
La Piedad 
es evidente 
con sólo observar 
algunos detalles 
de la obra. 
El rostro 
de Cristo (arriba) 
conserva aun 
después de la 
muerte los 
rasgos de un 
profundo 
sufrimiento 
humano. Las manos 
de la Virgen 
y de Oíslo (abajo), 
la perfección de los 
detalles anatómicos 
y fa naturalidad 
y delicadeza 
de los drapeados 
(costado) 
confieren a la obra 
una levedad casi 
inmaterial. 

























GRUPO DE 
LA PIEDAD 

Miguel Ángel estaba 
satisfecho de! 
mismo, pues 
inscribió su nombre 
en la cinta que 
cruza el pecho de la 
Virgen. Todo el 
conjunto está 
admirablemente 
compuesto dentro 
de su silueta de 
mármol, pues su 
autor sostenía 
"que no hay 
ninguna idea o 
concepto que un 
buen artista no 
pueda circunscribir 
en un bloque de 
piedra 1 '. 




* ¿» 


I ' *■ —L. 


Miguel Angel esculpió cuatro veces el tema de La Pie¬ 
dad. El primero, que aparece en la parte superior, fue es¬ 
culpido. como dijimos, a los 23 años y el último, en el que 
trabajó hasta pocos días antes de morir, a los 90 años. 


\ 


45 
















{ Jg IN duda todos conocemos a la molesta urti- 
caria, esas manchas que provocan escozor o 
comezón, que aparecen esporádicamente 
acompañando f en algunos chicos y aun en 
adultos, a la indigestión de chocolate, cremas, tortas, 
helados u otras comidas. También hemos oído hablar, 
muchas veces, de alergias nasales, respiratorias, de la 
piel, etcétera. Pero, ¿qué son en realidad estas afeccio¬ 
nes? ¿Por qué se producen más durante la primavera y 
el verano? 


URTICARIA DE ORIGEN DIGESTIVO 

No es raro observar que a algunos pequeños, cuando 
entre ó y 8 meses de edad se les administra por primera 
vez huevo en la dieta, les aparecen manchas rojas so¬ 
breelevadas, que van y vienen por distintas partes del 
cuerpo y les ponen muy molestos por la picazón que les 
provocan. Pues bien, lo que ha ocurrido es que su 
inmaduro aparato digestivo no consiguió completar el 
desdoblamiento de la albúmina del huevo (ovoalbúmi- 
na) hasta aminoácido y la absorbió al estado de albu- 
mosas o peptonas, sustancias que producen reacción 
alérgica y desencadenan la aparición de la molesta 
irritación o urticaria. 

A lo largo de la vida esas mismas sustancias, u otras, 
producen efectos similares, sí son imperfectamente des¬ 
dobladas o sí son absorbidas como compuestos mole¬ 
culares con propiedades alérgicas. 


LA REACCIÓN ALÉRGICA 

El fenómeno íntimo que explica la alergia es concep¬ 
tualmente muy sencillo, pero fisiológicamente muy 
complejo y de difícil diagnóstico. 

Desde el punto de vista teórico, es el * ‘choque” que 
se produce, demro del organismo, entre una sustancia 
externa llamada “antigeno”, que es de composición 
química extraña al mismo, y su neutralizante corres¬ 
pondiente, fabricado por el sujeto y llamado “anti¬ 
cuerpo” o “reagina”. Es esencialmente idéntico a tos 
fenómenos de inmunidad provocados por las defensas 
del organismo y las vacunas. 

Pero los fenómenos ñsiopatológicos (concepto que 
significa; ios mecanismos que siguen los procesos fun¬ 
cionales desviados) son muy amplios. El choque de los 
“antígenos” externos con las “reaginas” internas pro¬ 
voca liberación de sustancias düatadoras del calibre de 
los vasos sanguíneos, sustancias que aumentan la per¬ 
meabilidad de la pared de los mismos, y desde los teji¬ 
dos se liberan otras que provocan picazón o dolor. Una 
de las principales es la hístamina. Del conjunto de estos 
fenómenos surgen la rubicundez, la hinchazón, el pru¬ 
rito y la fugacidad de las reacciones. 




46 





















OTROS FENÓMENOS ALÉRGICOS 

Si el antígeno ingresa por otras vías, como por ejem¬ 
plo la piel* y las reaginas se forman o completan en las 
membranas de las células locales, el fenómeno de cho¬ 
que se produce en el lugar de penetración y la clínica de 
la alergia será diferente. Esto ocurre con productos 
químicos, detergentes, cosméticos* etc,, que entran en 
contacto con nuestra piel. Allí el fenómeno dará origen 
a “eczemas”, que son lesiones rojizas* inflamadas, cu¬ 
biertas por vesiculitas perladas, que se rompen y son, 
además* sumamente pr anginosas. 

LA FIEBRE DEL HENO 

De la misma manera, cuando el “alérgeno” (sustan¬ 
cia causante de alergia) es una sustancia capaz de man¬ 
tenerse en el aire por su pequenez y ser transportada 
por el viento* como en el caso del polen de las plantas, 
puede producirse un fenómeno de desencadenamiento 
alérgico en la nariz, al ser inhalado* y el paciente pre¬ 
sentará inflamación de las mucosas nasales* con sensa¬ 
ción de obstrucción aJ paso del aire y exudación de un 
líquido mucoso* tendrá sensación de picazón en la na- 
ri ?. y garganta y padecerá crisis de estornudos; no es ra¬ 
ro que también se le afecten los ojos* con picazón, hin¬ 
chazón de párpados y lagrimeo abundante. Esta es la 
afección conocida como “fiebre del heno”. 

OBSERVACIÓN MUY ANTIGUA 

El gran maestro Hipócrates ya había observado que 
algunas personas reaccionan de manera anormal frente 
a sustancias totalmente inocuas para el resto de la ma¬ 
yoría de las gentes. 

Cuando Behring descubre en 1890 el suero antidífté- 
rico, al propio tiempo da origen a la aparición de una 
enfermedad nueva: la enfermedad del suero, que se 
puede considerar como una alergia experimental ante la 
inyección de suero de caballo con que está hecha la an¬ 
titoxina. Poco después* en 1901* Richet describe la le¬ 
sión mortal que sufre el perro ante la inyección de una 
mínima segunda dosis de toxinas de actinias, cuando lia 
sobrevivido a una primera y que es una reacción gene¬ 
ral de iguales características que la enfermedad del sue¬ 
ro y las alergias, llamando a este fenómeno anafilaxia 
(del griego: sin protección). 

Von Pirquet es quien da nombre definitivo a todos 
estos procesos llamándolos “alergia”, vocablo griego 
que significa “capacidad de reacción alterada”. 

Desde entonces y hasta hoy, la investigación experi¬ 
mental ha permitido conocer la naturaleza de ios pro¬ 
ductos antigénicos y de las reaginas que fabrica el orga¬ 
nismo, así como los fenómenos desencadenados pot su 
interacción. 

CONCEPTOS ACTUALES 

Se basan en el conocimiento del “fenómeno 
alérgico” que, como ya vimos, es en esencia una reac¬ 
ción de neutralización del “amigeno” o sustancia ex¬ 
traña, por la “reagina” o anticuerpo hípcractivo, y de 
esta combinación surgen procesos de excesiva intensi¬ 
dad, perjudiciales para el paciente. 

El otro polo del proceso es, precisamente* el “pa¬ 
ciente alérgico”; el ser humano se puede alergizar, ya 
sea por efectos de sustancias antigénicas muy potentes, 
en cuyo caso prácticamente todos los seres humanos 
desarrollan alergias, pero esta reacción anormal tiende 
a desaparecer si se evita el contacto con la sustancia 
causante (por ejemplo los sueros de otros animales, el 



Detergente 


i, í 




Hay algunos productos 
químicos, como 
detergentes o 
cosméticos, que al 
penetrar por la piel 
producen reacciones 
alérgicas en forma de 
eczemas. 





denitroclorobenceno, etc.) o cuando sólo un pequeño 
grupo de individuos (un 5 ^o) tienen una predisposi¬ 
ción especial a desarrollar alergia frente a antígenos dé¬ 
biles y de amplía distribución, que no molestan al resto 
de los humanos; por ejemplo: el polen de las flores* los 
detergentes, el polvo, la contaminación, etcétera, y 
tienden a conservar esta anormalidad. 


ENFERMEDADES ALÉRGICAS 

Son tas más importantes: la enfermedad del suero 
(por administración de sueros antitetánico o anlidiftéri- 
co), la polínosis o fiebre del heno* el asma, la urticaria, 
la eczema, la jaqueca* etcétera. 

Hoy se incorporan otros cuadros mucho más com- 
piejos que los nombrados y de sintomatologia más poli- i¡7 
forme* pero que igualmente su fundamento es un fenó¬ 
meno de choque antígeno anticuerpo; tal las reacciones 
de la piel de las enfermedades infecciosas (escarlatina, 
sarampión, etc.)* o las bronquitis microbianas que ater- 
gizan al paciente y provocan espasmos bronquiales co¬ 
mo los del asma, etcétera. 






IMPORTANCIA ESTACIONAL 



La fiebre del heno es 
una reacción alérgica 
provocada por eí polen 
de algunas plantas que 
se manifiesta por una 
crisis de estornudos, 
picazón de fa nariz y 
garganta. 

A veces, después de la 
Ingestión de huevo u 
otras sustancias 
aparecen manchitas 
rojas en la piel e 
intensa picazón. Ello se 
debe a que no se logró 
completar bien el 
desdoblamiento de ia 
albúmina y se absorbió 
en un estado que produce 
reacción alérgica 


Al comenzar, hablamos de alergias de primavera y 
verano porque es precisamente durante este período 
cuando polinizan muchas plantas comúnmente alergi- 
zantes y cuyo polen transporta el viento a distancia; 
también comienzan a ser comunes las enterocolitis bac¬ 
terianas, o afecciones digestivas con diarrea, que des¬ 
pulen la mucosa intestinal y favorecen la absorción de 
moléculas antigénicas que provocan alergia. 

A ll ^V 

































DE LA VIDA MISMA 

Ha conpetóidn De Clobopeo 



ASTA Unes del siglo VI los francos ha- 
P bían rechazado las tentativas realizadas 
\ por los obispos cristianos de Galia para 
hacerles renunciar al culto de los dioses 
germanos. El pagano rey ostrogodo Clcdoveo, jefe de 
la tribu de los sicambros, que fue el verdadero unifica¬ 
do! de los francos, se había casado con una princesa 
cristiana, Clotilde, la que se empeñó en lograr su con¬ 
versión. Durante un tiempo, C1 odo veo ignoró los rue¬ 
gos de su esposa. Pero la oportunidad deseada por Clo¬ 
tilde surgió, al fin, en la batalla de Tolbíac (496), libra¬ 
da por los francos contra la tribu germana de los ala- 
manes. Al notar Clodoveo que su ejército flaqueaba, 
exclamó conmovido: 


—Dios de Clotilde, si me otorgas la victoria frente a 
mis enemigos, seré cristiano. 

Terminada favorablemente la contienda, mantuvo 
su promesa y recibió el bautismo en la iglesia de Rcims, 
junto con 3.000 guerreros francos. Cuando el obispo 
vertió en su frente el agua bendita, pronunció estas 
palabras: 

—Inclina la cabeza, orgulloso sícambro, y desde 
ahora adora lo que has quemado y quema lo que has 
adorado. 

La conversión de los francos tuvo gran importancia, 
pues al ser ellos los primeros en aceptar el catolicismo, 
les aseguró una supremacía sobre los pueblos germáni¬ 
cos de religión herética y contribuyó a su civilización. 


48 






































Ha binámica v las lepes bel metimiento 



ESDE tiempos remotos, el hombre se 
preguntó al observar diversos fenóme¬ 
nos: ¿Por qué un cuerpo se mueve? 
¿Qué fuerzas impulsan ese movimiento? 
Jñ cuerpo que se mueve continuará siempre mo¬ 
viéndose? ¿Cómo era posible que una flecha arroja¬ 
da con un arco continuara moviéndose sin que na- 
dia la impulsara? Pero fue necesario que transcu¬ 
rrieran muchos siglos y que las observaciones y ex¬ 
periencias de investigadores y científicos se sumaran 
para que se formara toda una parte de la Física lla¬ 
mada Dinámica s que estudia el movimiento, sus le¬ 



yes y las fuerzas que la provocan. En estas páginas 
aparecen las principales* 

LA ENERGÍA 

Se dice que un cuerpo tiene energía cuando es ca¬ 
paz de realizar un trabajo. La energía mecánica 
puede ser cinética, que está relacionada con los 
cuerpos que se mueven, o potencial, es decir la ener¬ 
gía que tiene un cuerpo respecto a su posición y que 
puede ser utilizada. En otras palabras: la energía ci¬ 
nética es la que tiene un cuerpo debido a su movi¬ 
miento y la energía potencial es la que posee debido 
a su posición. En el gráfico se observa que las fle¬ 
chas que lanzan los atacantes del castillo pierden 
energía cinética a medida que la atracción de la gra¬ 
vedad, que tiende a llevarlas hada abajo, aminora 
su velocidad. Mientras suben van ganando energía 
potencial, la cual vuelve a convertirse en cinética 
cuando caen hada la tierra. Las piedras que arrojan 








Piedras almacenadas 






S 




4 


' 








! 


‘•■i 




n 






ENERGÍA POTENCIAL 


. L 1 

El] 








m 


Las flechas 
van perdiendo 
energía cinética 
v ganando energía 
potencial. 




n 


W 




■ \ 


,ít- 


I I 






i 




v 

►***■*»*. — —^ 

'i 






Piedra 


t 

! 


* 


T i * 

/ * / 

* t 


ENERI 

/ 


i I I 




/ é .. 

t t ▼ 

/ : 

/ ! 

1 Gran energía cinética 1 


Par r 


f\Xj hiiist 


f/li 






tí 


m 


¡; 


«ir» 


_ 00 . * ■ 
:>< i** 




5 Ik&Mt* 




n 






■ 




s 


.1 ? 




. ■ ^ 




* . . 4 m * ^ 


y SB«® 

fe m ¡ * 




r mA 


,.*-T' 


i ' *- 


f. t: 


V ■- 


AUTEJkA- 











































f) 



La fuerza resultante 
del choque altera la 
velocidad y dirección 

del movimiento de la patinadora. 

_... V. & 






los defensores tienen gran energía potencial mien¬ 
tras están almacenadas, la cual se convierte en ener¬ 
gía cinética ai ser lanzadas contra los atacantes, 

PRIMERA LEY DE LA DINÁMICA 

El movimiento se halla gobernado por diversas le¬ 
yes de la Dinámica. La primera de ellas se refiere al 
comportamiento de los objetos si no existen fuerzas 
que actúen sobre ellos. De acuerdo con esto, se ha 
comprobado que todo cuerpo en reposo tiende a se¬ 
guir en reposo y que todos los cuerpos en movimiento 
tienden a seguir en movimiento rectilíneo y uniforme. 

Esto se denomina también el principio de inercia, 
descubierto por Leonardo da Vinci en el siglo XVI, 
pero que no se difundió entonces. Más tarde, d sa¬ 



bio italiano Galííeo Galild Mego a las mismas con¬ 
clusiones, pero fue el astrónomo y matemático in¬ 
glés Isaac Newton quien le dio la forma definitiva 
que hoy conocernos y que dice asi: 57 sobré un cuer¬ 
po no actúa ninguna fuerza o actúan varías que se 
anulan entre sí } entonces el cuerpo está en reposo o 
bien en movimiento rectilíneo y uniforme. 

SEGUNDA LEY DE LA DINÁMICA 

Un cuerpo es acelerado cuando sobre él actúa 
una fuerza constante. Esta aceleración es directa¬ 
mente proporcional a la magnitud de la fuerza e in¬ 
versamente proporcional a la masa del cuerpo, La 
masa del cuerpo es la cantidad de materia que la 
forma, La aceleración que adquiere un cuerpo bajo 
la acción de una fuerza es directamente proporcio¬ 
nal a la fuerza e inversamente proporcional a su 
masa. La aceleración de un mismo cuerpo es doble 
al aplicarle una fuerza mayor* 

La aceleración es proporcional a la fuerza que la 
produce. Tomemos d caso de tres ciclistas: los mis¬ 
mos tienen, aproximadamente, la misma masa, Pe¬ 
ro uno de ellos consigue sobrepasar a los otros dos 
porque ha conseguido una mayor aceleración, im¬ 
primiendo una fuerza más grande en los pedales. 

Es un hecho a todas luces comprobado que resulta 
más fácil empujar una carretilla vacia que una llena. 
Pero ¿se han preguntado por qué? Pues porque en el 
primer caso la masa es más pequeña y la misma fuer¬ 
za produce una aceleración mayor en la carretilla va¬ 
cía. Sobre una masa doble se producirá la mitad de 
aceleración, De ello se deduce que la aceleración es 
inversamente proporcional a la masa del cuerpo. 



50 




















«¿S-“ 




El principio de acción y reacción se cumple siempre, 
aunque a veces no se advierta, como cuando con un 
remo de bote se quiere empujar un transatlántico, 

bre otro, éste reacciona con una fuerza igual y 
opuesta al primero. Este importante principio fue 
enunciado también por el físico, astrónomo y 
matemático Isaac Ncwton (1642-1727)- Lo curio- 
so es que este principio es válido para todos los 
cuerpos, sean sólidos, líquidos o gaseosos y se en¬ 
cuentren en movimiento o en reposo- El principio 
se cumple siempre, aunque, a veces, por las dife¬ 
rencias de masa, la acción puede pasar inadverti¬ 
da; por ejemplo* un remo y un transatlántico. 

LA GRAVEDAD O GRAVITACIÓN 

Todos los cuerpos materiales tienen una determi¬ 
nada masa o cantidad de materia que ejercen entre 
sí fuerzas de atracción. Estas fuerzas pueden ser de 
movimiento y de aceleración. Por ejemplo; dos par¬ 
tículas situadas en el espacio se atraen por sus pro¬ 
pias fuerzas de gravedad. La magnitud de estas 
fuerzas depende de las masas de ambos cuerpos y 
de su distancia. Diversos cálculos y experiencias han 
permitido comprobar que la fuerza de atracción es 
directamente proporcional a su masa (lo que signifi¬ 
ca que a mayores masas, mayores fuerzas) e inver¬ 
samente proporcional al cuadrado de sus distancias. 




En un globo cerrado, el 
aire ejerce una presión 
uniforme hacia afuera. 
Pero el aire, al salir 
velozmente por el 
cuello, destruye el 
equilibrio y determina 
una fuerza igual y de 
sentido contrario, 


TERCERA LEY DE LA DINÁMICA 

En la vida diaria observamos, por ejemplo, un 
montón de libros sobre una mesa. Ellos ejercen 
una fuerza hacía abajo, pero no caen al sudo 
atraídos por la gravedad porque la mesa ejerce 
sobre ellos una fuerza de la misma magnitud y de 
sentido contrario. 

Cuando un hombre en un bote quiere alejarse 
del muelle o de la orilla, apoya las manos en el re¬ 
mo y hace fuerza hacia adelante. Y lo curioso es 
que el bote retrocede como si se lo hubiera echa¬ 
do hacia atrás. Estos ejemplos son debidos al 
principio de acción y reacción que dice así; Siem¬ 
pre que un cuerpo ejerce una fuerza (acción) so- 








































Ha paloma 

mensajera 


Mucho más que su utilidad como medio de comunicación 
—empleado desde remotos tiempos—, la paloma mensajera, 
con su extraordinario sentido de la orientación, es un símbolo 
que otrece ia naturaleza de cómo sus criaturas están dotadas 

de maravillosas propiedades. 


STA agradable avecilla doméstica, re¬ 
presentación de la bondad, la humil¬ 
dad y la paz, es una variedad (Colum¬ 
ba Livia) dd género Cofumbae con 
550 especies divididas en cuatro familias. Su as¬ 
cendiente directo es la paloma zurita, habitante 
semisilvestre de la cuenca del Mediterráneo, el 
Asia Menor y Central y la China, donde vive en 
los acantilados marítimos, territorios montaño¬ 
sos y en viejas construcciones. 

Se supone que la domesticación de esta ave co¬ 
menzó en el Asia Central y la India, hace mu¬ 
chos miles de años. Como animal sagrado y de 
adorno, fue apreciada entre los pueblos se¬ 
mítico-fenicios dd Oriente Medio y el conoci¬ 
miento de que volvía a su nido, si era soltada 
lejos de él, ya lo tenían los antiguos chinos, 
indios y egipcios. La primera mención escrita so¬ 
bre ella consta en un jeroglífico egipcio del año 
2600 antes de J.C. 

El hombre fue cruzando distintas variedades 
para obtener aves de adorno, o de vuelo, o para 
¡a alimentación, y los primeros ejemplares de co¬ 
lor blanco aparecieron en Grecia hada el 478 an¬ 
tes de J.C. Ya en esos días era conocido y utiliza¬ 
do su instinto de volver al palomar, y con ese fin 
fue usada en Atenas. Los romanos la extendieron 
por todos sus dominios. Fueron empleadas por 
los árabes y ios cruzados. A los Países Bajos lle¬ 
garon con los navegantes holandeses hacia el si¬ 
glo XVI, y allí recibieron d nombre de mensaje¬ 
ras persas o turcas, 

Una variedad llamada carriel es la antecesora 


Las palomas mensajeras de la variedad zurita fueron traí¬ 
das a América por los marinos holandeses en el siglo XVI. 

CÓMO LLEGA A AMÉRICA 

En d continente americano existían varias es¬ 
pecies silvestres, como la difundida torcaz, pero 
no había la variedad zurita ni, por supuesto, las 
domésticas, Al llegar los holandeses y estable¬ 
cerse en las colonias de Norteamérica» traen 
sus bagajes de palomas. Nuevas corrientes de es¬ 
tos animales arriban en las bodegas de los bar¬ 


de la moderna mensajera y ya era común en In¬ 
glaterra, Holanda y Bélgica, donde surgieron mu¬ 
chos aficionados a su cría» hacía el año 1100 de 
nuestra era. 






Húngara 



Carrter 



























































































eos con los inmigrantes belgas, desde fines del 
siglo XVII. 

Como ocurrió con ios caballos y las vacas que 
trajeron los españoles al Rio de la Plata, algunas 
escaparon y poblaron las tierras de América; la 
forma semisilvestre es la paloma criolla, que se la 
encuentra en las ciudades anidando en edificios y 
monumentos. 

CARACTERES FÍSICOS 

Se traía de un ave de poco más de 30 cm de 
largo, con una figura esbelta de aproximadamen¬ 
te 20 cm de altura y una envergadura (distan¬ 
cia entre los extremos de las alas) de más de 
50 cm; tiene cabeza alargada, pico cónico ador¬ 
nado con dos excrecencias carnosas de color 
blanquecino sobre los orificios de la nariz (ca¬ 
rúnculas), que son más desarrolladas en la va¬ 
riedad mensajera* Sus ojos brillantes e inteli¬ 
gentes, ubicados a ambos lados de la cabeza, le 
permiten una visión casi circunferencial. El 
hermoso pecho es robusto y erguido, con plumas 
irisadas; alas prietas a los costados del cuer¬ 
po, cuyas remeras finales llegan a la punta de 
la cola; dos patas altas y nervudas sobre las que 
camina con andar gracioso; plumaje de colores 
variados en tonos gris plomo a negro azulado, o 
matices de gris rosado a rojo anaranjado, con o 
sin plumas blancas, [.as palomas mensajeras vue¬ 
lan con gran agilidad y en ocasiones alcanzan los 
1.ÜÜÜ metros de altura, generalmente reunidas en 
bandadas que forman círculos sobre su palomar* 
Y pueden recorrer por día hasta unos ochocientos 
kilómetros* 

Se alimenta de granos (trigo, maíz, arroz, len¬ 
tejas, cáñamo) y raramente de insectos. Emite un 
arrullo, en especial el macho, que le sirve para re¬ 
clamar y cortejar a la hembra. Ésta tiene posturas 
de 2 ó 3 huevecillos blancos, cuyo tamaño es la 
mitad del de la gallina, y dos nidadas por año 
(septiembre a octubre y marzo a abril). Los hue¬ 
vos son incubados indistintamente por el macho y 
la hembra, y ambos crían a sus polluelos regurgi¬ 
tando, dentro del pico de éstos, una papilla que se 
les forma en el buche con los alimentos degluti¬ 
dos* Las parejas suelen ser permanentes. 



EL SENTIDO MISTERIOSO 

Lo distintivo de este delicado y hermoso ani¬ 
mal es su instinto de orientación. Una vez adapta¬ 
do a un palomar, si es llevado lejos del mismo, a 
pocos o muchos centenares de kilómetros, es ca¬ 
paz de regresar al ser dejado en libertad. 

¿Cómo hace para encontrar su rumbo y reco¬ 
nocer su palomar? 

Muchas teorías se han tejido a este respecto, y 
aún hoy no está dicha la última palabra; sin em¬ 
bargo, podemos suponer con cierta precisión có¬ 


Las palomas mensaje¬ 
ras; símbolo de la paz, 
caminan en tierra con un 
andar gracioso! y pue¬ 
den volar hasla 1.000 
metros de altura. 


mo ocurren los casos. 


La paloma mensajera tiene muy desarrollado 
su reloj biológico acorde con la latitud en que se 
cria; generalizando un poco, podemos pensar que 
tiene todos sus ritmos vitales adaptados a la in¬ 
tensidad y duración de la luz, para cualquier épo¬ 
ca del año, en el lugar donde vive. 

Si es soltada más al norte de su palomar, en¬ 
contrará que por la hora en que es liberada hay 
allí mucha luz y el Sol está más alto en el cielo; 
entonces, luego de varias amplias vueltas, tiende 
a volar en la dirección que la aleja del Sol. Por 


Las palomas mensaje- 
ras, de Jas que se cono¬ 
cen varias razas, tienen 
gran resistencia. En un 
día pueden recorrer unos 
800 kilómetros. 



Romana 



Modenesa 



Bagadette 
de Nüremberg 





El sentido de 
orientación de las 
palomas es tan 
grande, que aun 
conelcielocubien 
to pueden retornar 
a su base si sólo 
alcanzan a distin¬ 
guir algunos rayos 
de Sok 



En un jeroglífico 
egipcio que data de 
unos 2,600 años an¬ 
tes de J.C. se en 
cuentra la primera 
mención escrita de 
la paloma mensaje¬ 
ra, utilizada ya des¬ 
de siglos anteriores. 


el contrario, si es soltada al sur de su palomar, en 
esa hora el Sol está más bajo en el horizonte y ella 
tiende a volar en dirección al Sol. 

Si se la suelta hacia el oeste, será muy tempra¬ 
no para su reconocimiento automático de la hora 
y tenderá a volar hacia el este, en dirección al 
nacimiento del Sol, para compensar este desfase; 
procede a la inversa si se la sudta al este de 
su palomar. 

Este instinto de orientación, basado en com¬ 
pensar el desplazamiento aparente del Sol, con 
respecto a la hora y al punto culminante en lati¬ 
tud, se llama menotaxia. 

Pero esta facultad sólo le sirve para aproxi¬ 
marla al punto de origen, pues es incomprensi¬ 
ble que sea capaz de corregir segundos de lon¬ 
gitud o latitud. Para llegar a su palomar en 
el tramo final, utiliza otro sentido de orien¬ 
tación: reconocimiento previo de puntos fijos 
en varias direcciones alrededor del mismo (por 
ejemplo: edificios, árboles, descampados, etcé¬ 
tera); en el centro de estas 41 balizas 1 ’ está su 
punto de aterrizaje. Esta capacidad de orienta¬ 
ción se llama faroíaxía {por su semejanza con 
los sistemas de faros que utiliza el hombre en la 
navegación). 

EL GRAN ENEMIGO 

Claro que al ser soltada y encontrarse con cielo 
cubierto, se le plantean grandes problemas. Se ha 
podido observar que la menotaxia funciona nor¬ 
malmente aunque la paloma no vea el Sol directa¬ 
mente, bastándole sólo con tener a ratos trozos 
de cielo despejado por donde pueda observar la 
intensidad de la luz y la dirección de los rayos so¬ 
lares, Además, si ya está orientada y se encuentra 
con cielo cubierto, puede aún por un rato seguir 
la dirección correcta continuando su línea de vue¬ 
lo y aproximándose así hasta lugares más conoci¬ 
dos, que le permítan usar la farotaxía. 

En el último de los casos, puede detenerse so¬ 
bre lugares suburbanos o construcciones si hay 
amplios frentes de tormenta, y reanuda el vuelo 
al mejorar el tiempo; en estas condiciones se sue¬ 
len perder numerosos ejemplares. 

EL HOMBRE APROVECHA 
LOS DONES DE LA NATURALEZA 

Ames de la invención del papel, las palomas no 
podían ser utilizadas para enviar mensajes, pero 
igual se las empleó como señal de peligro o paz, 
según códigos convenidos, en la India, China, 



En Grecia apare¬ 
cieron las prime¬ 
ras palomas 
blancas. Los 
atenienses las 
utilizaban para 
enviar mensa¬ 
jes. Con ellas 
anunciaban la 
realización de 
las Olimpíadas, 


Egipto y países del Oriente Medio. Los griegos las 
utilizaban para anunciar festividades, como las 
Olimpíadas, o en sus viajes por el mar Egeo y el 
Mediterráneo, y los romanos las usaban en mu¬ 
chas de sus legiones. Sirvieron de comunicación 
con el exterior en ciudades sitiadas (como en el si¬ 
tio de Módena, en el año 44 antes de J.C., en el 
sitio de París, etcétera). Desde el siglo XVI, los 
ejércitos las utilizaron regularmente como medios 
de comunicación casi invulnerables, prácticamen¬ 
te hasta la última gran guerra mundial. Han ser¬ 
vido en la paz para comunicar pueblos y villas, o 
entre parientes y amigos, 

LA COLOMBOFILIA 

En Bélgica, a comienzos del siglo pasado, sur¬ 
gió una nueva aplicación de esta simpática ave: 
las carreras de palomas. Sus criadores constituye¬ 
ron la primera sociedad llamada Colombófíla en 
1818. Estos criadores perfeccionaron las varieda¬ 
des antiguas por cruces y selección, obteniendo 
anímales con gran instinto de orientación y de 
vuelo cada vez más veloz. 

En cada palomar se las hace volar en banda¬ 
das, por tiempo creciente, a la mañana y a la tar¬ 
de, para aumentar su resistencia física. 



Los ho I andeses, q m í levaron I as palomas desde Así a h as¬ 
ta Europa, fueron quienes las Ñamaron "mensajeras' 1 . 


54 







































Desdé el siglo pasado, en que se crearon las primeras so- 
c¡edades colombófMas, la cria de palomas tiene mayores 
adeptos, ¿Y a quién no le gusta criar a esta hermosa e inte- 
I¡gente avecilla? 

Después, el sábado, son llevadas a la sede de la 
sociedad, donde se les coloca un anillo de goma a 
cada una, y se las deposita en grandes canastas de 
poca altura, que tienen la particularidad de poder 
abrirse totalmente por la parte superior. Luego, 
son transportadas a los lugares para ser soltadas y 
el domingo por la mañana se trata de soltar todas 
en el más corto tiempo posible. Cuando las palo- 
mas llegan a su palomar, el criador las toma, 
les quita el anillo de goma y lo deposita en 
un reloj especial, marcador de la hora, y son 
premiadas las aves que han llegado en primer 
término, es decir, con el menor tiempo. 

En todas partes del mundo existen estas socie¬ 
dades, que llevan un control de los aficionados, 
editan revistas de interés para el mejoramiento de 
la raza y proveen de los anillos que llevan un nú¬ 
mero, el año y una sigla para identificar a cada 
ejemplar y que se les colocan en las patitas (dere¬ 
cha) a los pichones entre la tercera y cuarta sema¬ 
na de vida. 

LOS PALOMARES 

Suden construirse de madera o ladrillos, deben 
mirar al Sol naciente, ser amplios, aireados, pero, 
a la vez, sin exceso de frío y abiertos en su frente 



y lados con rejas o alambres para que las palomas 
no puedan salir permanentemente, sino sólo 
cuando son sacadas para volar; tienen una entra¬ 
da tipo trampa para que, una vez adentro, se las 
pueda tomar con facilidad. En la pared cubierta 
posterior, se cuelgan los nidales o cajoneras para 
que se posen, pues por el tipo de pata, la paloma 
necesita apoyar en suelo plano. 

Se trata de una hermosa ave con un maravillo¬ 
so sentido, que hace el deleite del ser humano y 
que le ha prestado reiterados servicios desde la 
más remota antigüedad. 


Para que las palomas no 
puedan salir cuando se 
les ocurra, sino cuando 
sus criadores quieran, 
las puertas de los pa¬ 
lomares son de tipo 
trampa. 



Las carreras con palo¬ 
mas son seguidas con 
gran interés por los co¬ 
lombófilos del mundo 
entero. 






















































































































Las tres lotogreflag de 
Marte de la parte supe' 
liar muestran loa cam- 
buK que se operan en 
r! plgraía en 3 éA diver¬ 
sas estaciones. La de 
arriba corresponda al 
invierna, Pa cto centró a 
la pfírnwwía y lo inte 
rsor al verano En ollas 
se advierte cómo dis¬ 
minuya el casquete 

pP’ar 





Vfe ap piba, en (Harte? 


qui 1 dos años terrestres. También las estaciones duran 


r -- ' - L. 2D (te julio de 197b, tu uüironas'í norte- 

' J¡J;: americana VEklng, 1 efectué el primer d«- 
: censo en el sucio pedregoso de Marte, el 

planeta cuyo color rojo y sus. misteriosos 
canales intrigaron desde la antigüedad a los cíen tíficos 
y al público en general. Pero el mayor interrogante era 
saber si en Marte esiitc sida como en la Tierra, o al me¬ 
nos alguna forma de sida. El progreso dolos viajes es¬ 
paciales permitió realizar el primer descenso amorti¬ 
guado en este planeta para dürtacllzaí estudios ifUC pue¬ 
den revelar los misterios rfiUOLJIIIOS. 

Marte US d cuarto plaflria a pUilií del Sol, desputs de 
Mercurio, Venus y la Tierra, En su mo\ ¡miento alrede¬ 
dor del astro rey sigue unn órbita mucho más eliptica 
que la terrestre y por eso su distancia media del Sol es 
die unos 22# millones de kilómetros. Su tiiSmclro es de 
0,900 kilómetros y como para describir su órbita alre¬ 
dedor dd Sol tarda ÓS7 días, su ¿ño es un poco menor 


dos veces más que las nueslras- 

ROJO Y BLANCO 

Observado con poientes telescopios. Marte ofrece un 
aspecto muy singular. Parece una pelota de color ana¬ 
ranjado rojizo, con casquetes polares de color blanco 
brillante y numerosas rayas y manchan que ly cruzan en 
todas direcciones, 

EL ENIGMA DÉ LOS CANALES 

Ln el año 1877, el astrónomo italiano Juan Schiapá- 
rella real i ¡¿ó un ammdo sensacional: dijo haber obser¬ 


vado en Marte una red de delgadas lineas. a las que Jlo- 
mó canales (en iialiano, canattL), pero no especificó que 
hubieran sido realizadas por scfés ¡niel¡gentes En 
cambio, el astrónomo norteamericano PereLval Lowel 
sostuvo que los canales eran obra de seres muy cí- 
v ittm dns que con ellos traían agua desde los casquetes 
polares para su utilización. 

HACIA EL DESCUBRIMIENTO DE MARTE 

El verdadero aspecto de Marte, por cieno muy dife¬ 
rente del que se habla visto desde En Tierra, fue revela¬ 
do en el arto 3$fi5 por un satélite artificial, el Mariucr 
IV. disparado por Estados Unidos. El mismo, después 


Muestro siglo es el siglo de loe viajas éspaclalss 
Siete artos ¿esputó del orí mar descenso humano a 
la Luna, el 20 rió julio tío 1876 la asuene ve 
norteamericana VlWnH I efectuó di primer 
descenso en el pedregoso suelo de Marte. 


de haber recorrido 520 millones efe kilómetros, en un 
viaje que duró 7 meses, pasó a una distancia de 1(5.000 
kilómciros de Marte y sacó fotografías que envió luego 
a Ja Tierra. Las mismas dieron los primeros indicios so¬ 
bre ln constitución del planeta, que fueron ampliados 
en JM9 por los satélites Marine? V] v Míóner Vil, y en 
1^73 y i 972 por el Mariner IX, De acuerdo con el estu¬ 
dio de los tíaios oblen idos en estes misiones, Marte es 
un planeta frió, casi sin aire, sin asna y sin indicios de 
que haya existido vida. Además el suelo presenta zonas 
llenas de cráteres, planicies lisas y sin cráteras, y otra 
región con valles y mem totas. 

En loa cráteres, la temperatura es de 125* C bajo «■ 




Fotografía de Marte to¬ 
mada por Si Marinar Vil 
en 1969, El aspecto 
rea! da! planeta fu* w- 
vetado por primara vez 
en 1965 por al wtélUs 
eatudounidansa Mari¬ 
nar IV. 


Dibujo da Marte 
nga-lzado por el 
astrónomo italiano 
Juan Scbiaparelli.en 
t8?7. <sn (H qiM figuran 
lea famosos canales. 


Los flbros de ciencia 
(¡colón, como " La gua¬ 
rro de loa mundos", de 
Wells, soslanlan la 
sKiaieficia de s^ea ln- 
lebgenles en el ptane- 
la Marte 



56 




























■Fhla 


V arlí! presenta zonas 
desérticas barridas por 
tempa^íid^ de polvo. 
Kay muchos cráteres 
flroaior^ttofl- por aí 
Manto. B movlmlaolo 
da- TOtaelfri dura £4j8 
Horas, pero eí año (rene 
6&7 Olas. La gravedad 
es menor que la 
tan-eslía: una persona 
que pfcsaig en 1& Tierra 
70 Kilos pesaira sólo 25 
en Mane. 


La Vikinfl I llegó a Malte 
después de un via&e que 
dqró ontt? meses, en sos 
cuales recomió 340 millo- 
ma de küónatnos en el 
espacio. £1 objetivo princi¬ 
pal de la misma «u* anall- 
zar el suelo buscando « 
ligios de vida. 


nitrógeno, oxigena. hidrógeno y carbono. Hilos cuatro 
dímenlos ios encontramos lamo en un árbol como en 
un insecto o en el ser humano* Por ello el descubrí- 
miento del nitrógeno enlusiasmó a los subios* porgue 
es un indicio tle que podría haber vida. 


ro. A esta temperatura se congela et anhídrido carbónico; 
por eso los cúnuiftate consideran que el hielo de los cas¬ 
quete® es hielo seco, 


UNA CURIOSA PRIMAVERA 

Todos lo® astrónomos están de acuerdo que en Marte 
ve producen curiosos cambios estacionales. A medida que 
llega Su primavera, el congelado casquete polar re¬ 
trocede y una oscura franja se exilL-nde desde el polo 
hasta la región ecuatorial. Para algunos■ ello sigctLfka 
un rignn de que existen diminuios organismos que consu¬ 
men el vapor de- agua que se libera ai derretirse ia escar¬ 
cha. Sostienen que los pequeños organismos están debajo 
de la polvorienta superficie y que permanecen inactivos 
durante el invierno, pero que cu el deshielo primaveral 
pueden absorber el agua de la superficie o el vnjwr Je agua 
de la aunúsfera. 

Oíros científicos sósiLenen que los comrasics primnve- 
rales n<s son más que el resuliado de que los vientos arras- 
Lrun partículas de polvo-1 as- másgrandes, que quedan en 
Los Lili iplimos rcflej nn menos lu^ y por eso parecen más os ■ 
curas al observador Ser rcsl re. 


LITERATURA V CIENCIA 

Los antiguos interpretaban el fulgor rojizo de Marte 
como un símbolo do la sangre* y Martí fue para los ro¬ 
manos d dios de la guerra, Pero la existencia de seres 
imoligcnrcs cu Mane eobió gran popularidad a ras/ de 
una novela de dentia-ficclón del escritor inglés H £.1- 
Wells, quien en [8£8 publicó '"La guerra de Eos mun¬ 
dos". Los marcianas invadían La Tierra y destruían to¬ 
do con un rayo de calor, pero finalmente sucumbían a 
causa de bacterias comunes contra las cuales no tenían 
ningún tipo de defensa, El interés sobre el planeta tojo 
*c ha reavivado en nuestros días, esperándose aclarar 
muchos de sus misterio®. 


kilómetro® en cE espacio, se posó suavemente en Ja su¬ 
perficie de Mane con un retraso de apenas 17 segundos 
con tch pecio al plan trazado, Entonces se convirtió en 
un observatorio científico operado con energía nuclear. 
Una de las partes más importantes de! mismo es el laho¬ 
ras orio bioquímico, capaz de llenar aeabo diversas ex¬ 
periencias para hallar formas de vida. 

Entre los Impon antes hallazgos red i zado® por la Ví- 
kirtg E fue detectar nitrógeno' en Mane, demento cuya 
existencia se desconocía. F-s necesario recordar aquí 
que la® diferentes formas de vida i erres i re están consu¬ 
mida® par los mismoscualro elementos (undarnentales: 


Én esta fotografln se ob- 
5$rj$n práltoía en Marte 
cublerios de nievo. La 

temperatura us óe 126 -■ C 

balo caro, ata qt«ese con¬ 
gas «l-I anhídrido carbíoh 
co. Por esa el hielo de 
Marte es '‘hielo soco". 


VIKING L 

R| principal objetivo de ia nave cien tilica v iking 1 fue el 
de analizar el meto pura hallar residuos orgánicos dejados 
por ^líUi n .-jf. furmiiH de vida O si exist líin organ i mim vis us. 
El módulo mide una® 2 metros de sillum, y después de un 
viaje que duró 11 meses y tras recorrer Ü40 millones Je 


¡El OCIO Y LA PEREZA 
TAN SÓI.0 TRAEN TRlStEA! 


Por so aspecto rojizo, Mprte lúa lcJanl>fic0CSa desde ta 
aniicjIjedÉd con la sangre, y por eso. Mgrle era el dios Oo fa 
guaira ontre las qrl^os y romanos. En esta ilustración peí 
siglo XV se fo ya con una armadura presidiando o 1 sitio de 

una ciudad liviana. 


Percivai Leven 
'evolucionó al munctg 
*** 00*1 su teíHia efe que 
los canales de 
que él dibujó y tsauhió 
en usía mapa, eran obra óp 
rieres inieiígenios. Poro su 
hipótesis aún no se: ha probado. 



































€1 timbar: 

Refera preciosa be origen vegetal 


En ámbar, resina 
de pino 

solidificada hace 
30 millones de 
años, se 
encuentra el 
molde de una 
mosca. En este 
precioso material 
se han 
conservado 
restos de 
animales en 
perfecto estado, 
lo que hizo 
posible el 
estudio de 
especies hoy 
desaparecidas. 




y.*i‘ 

4 L ámbar es un produelo que nos ofrece el 
reino vegetal. En estado natural tiene as- 
m pecto de una piedra ligera, de magníficos 
colores que pueden ser blanco, acaramela¬ 
do o marfil, o tener más o menos intensa tonalidad 
amarillo rosada, pero pueden encontrarse trozos dora¬ 
do intenso, pardos y rojizos, o más excepcionalmente 
otros teñidos de azul, celeste o verde. Su magnifico y 
cálido color, su transparencia iridiscente y su facilidad 
para ser tallada, atrajo desde muy antiguo el interés de 
hábiles artesanos que confeccionaron, con este mate¬ 
rial, soberbias joyas y obras de arte como adornos y es¬ 
tatuillas de gran valor. 


ORIGEN DEL ÁMBAR 

Este material, que se encuentra en las costas del Mar 
Báltico y cuya estructura química es la de un polímero 
natural, con aspecto físico amorfo, cierta transparencia 
e intenso brillo al ser pulido, en realidad, constituye 
una sustancia fósil. 


Hace unos 15 millones de años, en los periodos ¡“ma¬ 
les del eoceno y comienzo del oligoceno en la Era Ter¬ 
ciaria, en las regiones actualmente frías del norte de 
Europa, existió una selva subtropical donde predomi¬ 
naron los + < Pinus Sucdnifera”, coniferas de gran tama¬ 
ño, que tienen la particularidad de exudar grandes can¬ 
tidades de savia resinosa por las grietas de los troncos y 
al desgajarse las ramas con las tormentas. Pues bien, 
estas resinas, acumuladas a través de miñones de años, 
al cambiar el clima de la Tierra y sobrevenir la glacia¬ 
ción, se hundieron; luego se volvieron a hundir por 
otros cataclismos y t en su etapa final, fueron sumergi¬ 
dos debajo del mar donde sufrieron un proceso de 
transformación y fosilización, 

A grandes presiones y condiciones apropiadas de 
temperatura, la resina perdió su estructura orgánica, se 
polimerizó, es decir, se establecieron cadenas Sargas de 
moléculas, formadas por unidades iguales más cortas 
y se transformó en el material que conocemos por 
ámbar tan apreciado. 


60 

























¿CÓMO LLEGA A PODER DEL HOMBRE? 

Al parecer, los primeros hombres que hace 20.000 ó 
25*000 años llegaron a las costas deí mar Báltico si¬ 
guiendo la retirada de los hielos del último glacial, des¬ 
cubrieron en las playas y costas, trozos de ámbar que 
les llamaron poderosamente La atención, excitando su 
imaginación y a los que atribuyeron, por su rara belle¬ 
za, poderes mágicos, Desde aquellos lejanos tiempos y 
hasta el siglo pasado, el hallazgo era siempre casual y 
fortuito. Ello ocurría porque en determinadas épocas 
en que soplaba el viento del sudeste y se producía una 
fuerte marejada que removía los fondos marinos, este 
material, por su poco peso, era arrastrado hacia las 
playas y en La marea baja se lo podía recoger entre 
la resaca. 

LA EXPLOTACIÓN INDUSTRIAL 

Hacía mediados del siglo pasado un ingeniero y mi- 
nerólogO alemán descubrió los depósitos mineros de 
ámbar en las arcillas azules, depositados durante el oli* 
goceno inferior, en las costas dinamarquesas, polacas y 
rusas del mar Báltico y propulsó su explotación indus- 
tríal, como un mineral común. La consecuencia de este 
importante descubrimiento, fue la acelerada populari¬ 
zación del material y su disminución de precio* Como 
contrapartida importante de la abundancia de material, 
se fueron coleccionando apreciables cantidades de tro¬ 
zos de ámbar que contenían insectos de aquellos leja¬ 
nos días, perfectamente conservados en esa tumba de 
resina preciosa* 

MUSEO ENTOMOLÓGICO 

Los entomólogos, hombres de ciencia que estudian 
los insectos, ya conocían esta particularidad dd ámbar 
y fueron formando grandes colecciones de trozos con 
insectos atrapados* Una de las más antiguas e impor¬ 
tantes es la colección de fósiles de ámbar del Gabinete 
de Historia Natural de Jacob Theodor Klein (1665- 
1759) de Danzig. Cucarachas, avispas, hormigas, mos¬ 
cas, jejenes, arañas, etc*, se han conservado tan mara¬ 
villosamente para la posteridad, algunos reunidos en 
grupos alrededor de alguna gota de alimento, otros 
en la eterna lucha por la vida, como una araña que 
persigue a una mosca. Reres, hojas, polen y otros res¬ 
tos vegetales contribuyen a proporcionarnos una am¬ 
plia información panorámica del mundo cotidiano de 
hace 15 millones de años. El ámbar pues se transformó 
en una pieza valiosa para los museos. 

CÓMO EXPLICAR ESTA MARAVILLA 

Muchos insectos, hojas y otros materiales, debieron 
quedar adheridos a la pegajosa resina de los árboles del 
bosque de ámbar y sin duda fueron cubiertos por capas 
sucesivas, hasta quedar totalmente incluidos. 

Para otros debió ser el “descomunal cataclismo' 5 de 
que algunas gotas o trozos les cayeran encima, mientras 
transitaban por el suelo, en su diario vivir y quedaron 
englobados para la eternidad en su cárcel vegetal 

PIEDRAS MÁGICAS 

Los griegos llamaron ai ámbar “Elektron” que signi¬ 
ficaba “sustancia del Sol” y descubrieron su capacidad 
de atraer hilos y cabellos, al frotarlo para sacarle brillo, 
sin saber que con ello hubieran descubierto el fenóme¬ 
no de la electricidad.. 

La denominación de ámbar, en cambio, proviene del 
antiguo árabe y significa “que flota en el mar* 5 , por ser 
muy ligero. 






USOS DEL ÁMBAR 

Aparte de un supuesto uso médico, ya que se creía 
que era capaz de prevenir casi todas las enfermedades, 
su principal empleo fue la orfebrería, confeccionándo¬ 
se magnificas joyas, estatuillas, cuadros, enchapados 
de paredes o cajas, collares, camafeos, pendientes y 
amuletos, etcétera. 

Los residuos de este precioso material se utilizaron, 
en forma de polvos, para enriquecer las tonalidades de 
barnices y pinturas y, al igual que e! “ámbar gris 5 * (de 
origen totalmente diferente, ya que es el esperma de ba¬ 
llena que ,se puede encontrar flotando en los mares 
donde abundan estos cetáceos), se lo utilizó como base 
fijadora para delicados perfumes* 


De arriba abajo, tres 
fósiles de ámbar de la 
importante colección 
del Gabinete de Historia 
Natural de Jacob Klein: 
sapo disecado, 
escarabajo negro y 
escolopendra. Los 
antiguos griegos habían 
descubierto en el 
ámbar propiedades 
eléctricas al frotarlo 
para sacarle brillo. 


61 



Ha litótoria be un 






'i mu.''' que nacen, en la médula de los 

'J?\ huesos, hasta que terminan su vida, en 
■ }' TV/ - el bozo, los glóbulos rojos cumplen la im- 
.?Í$IÍͧ' portante fundón de ¡ rarupertar oxígeno, 
tiste demento c-s imprescindible para la vida Je loda y 
cada uua de las células del urbanismo. Sin los glóbulos 
rojos, no existirían las células. 

LA CUNA DE LOS GLÓBULOS ROJOS 

En la intimidad de tos huesos, en Especial el ester¬ 
nón, la?, comí II as, los illaces, las vértebras y oíros, exis- 
le un tejido llamado medular, eh el que nacen los fló¬ 
bulos rojos. 

La médula óseo es un tejido heterogéneo, con células 
muy variadas y diferentes entre si Entre ellas se distin¬ 
guen algunos acumules de células grandes, de 5 a To 
microjies, que, ten idas con un colóranle habitual rara 
estos estudios,, adquieren un hermoso color azul rua¬ 
rme. con grande* núcleos claros que contienen 
uno o más nucléolos intensamente azules que van a 
terminar en el eritrocito o glóbulo rojo maduro que 
transportará la sangre 



O 

K 9 

Los glóbulos rajos se for¬ 
man en ol tcildo medular 
Situado en ol interior de 
ios huesos. En la médula 
ósea se ver- oiterenclan- 
do, y ya on ti sangre so 
condenen en entradlas- 



TARJETA DE PRESENTACIÓN 

Les eritrocitos son células que, dentro de la médula 
Ósea y durante su etapa, pierden eí núcleo y sólo con¬ 
servan el resto del cuerpo. Hite es de forma circular, 
como un disco aplanado, con le* caraí, bicóncavas, pa¬ 
ra aumentar su superficie de un diámetro d* S.5 micro- 
n« y un espesor máximo de 2.4 microncs, les que equi¬ 
vale a un volumen medio de SO a 90 microncs cúbicos 
i volumen corpuscular medio); con una superficie de 
I4¿J mi-cruUes cuadrados, la SüJWrriele ocupada por 10- 
dos los glóbulos rojos de la sangre l-s de 3.900 m J , es 
decir, 4 hectáreas. 

Es común que nos interesemos por la cantidad de 
glóbulos rojos que leñemos en Isi sangre, y esta rundida 
se expresa por d número de eritrocitos que se cuentan 
en I milímetro cúbico de tangís: para el homme es de 
5.fríK).(’)ÜO; paTU las mujeres, de 4.5M.00ÍJ, SÍ Ja canti¬ 
dad total de sangre de un adulto medio Ct de 5 lilíOs, 
existen en cha unos 25 mil millones de glóbulos rojos, 
suficientes para rodear cuatro veces y media la Tierra s¡ 
Eos ponemos uno junio a otro, en una tola fila, 

ESTRUCTURA V COMPOSICIÓN 

Envueltos pee una finísima membrana, que conserva 
la forma caraeicrísiiea en la circulación, pero que pue¬ 
de deformarse clásticamente cuan rio pasa por algún ca¬ 
pilar muy fino, el 95 ^a de su material sólido l-s hemo¬ 
globina, o sea el pigmento respiratorio circulante dei 
oxígeno. 

La éMfucmra química de la hemoglobina se compo¬ 
ne de una p roed na r la globina, y una por fl riña con hie¬ 
rra: rl hem. Cada molécula de hemoglobina contiene 4 
átomos de hierro (o sea el 0,335 3 ! de su peso); como 
en el organismo humano hay de 3 a 4 gr de hierro, casi 
3 gr están repartidos entre los enlrdciltis. 

FUNCIÓN DE U HEMOGLOBINA 

La cataúdad efe hemoglobina es de 14 a i7 gr por 
SDO mi de sangre en el hombre, y de 12 a 15 gr en la mu¬ 
jer. La hemoglobina se oxida con gran faeilidad al estar 
«puesta al aire, y cada gramo Tija 1.3-4 mi de oxigeno: 



glóbulo rojo 


adoptan una forma esférica y son de tamaño peque- 
ño, constituyendo mlcr-oesFeiocitos, con lo que pkrr- 
iiun la resistencia de sus membrana* y se destruyen 
fácilmente, característica de h anemia hcmoLltica 
■corisiituetonnl (de Minknwsk i-C:hauffardL En otros 
casos adoptan una forma de diana 4c n™ aí blanco 
(o de escarapelas!, es decir que en el centro de sus ca¬ 
ros bicóncavas se desarrolla una protuberancia. Asi 
ocurre en uno grave enfermedad de los niftos, la talase- 
mía mayor (de Coole;.'), y en su contrapanEda de los 
adultos, !¡I tai asimila menor, -ambas di origen cúngéttri 
to, enlre algunas personas oriundas de la cuenca del 
mar Mediterráneo. 

Otra malformación congénita de los glóbulos rojos 
es la drepa.nocfho.sis que algunos hombres de raza negra 
sufren, en quienes adoptan la forma muy semejante a 
una medÉnluna. 

H problema de la forma no siempre e congénlla, ya 
que atando fallan lo* componentes de la vitamina R, 
como la Bu (o daño-cobo toril i na) o el ácido rólLco, se 
producen grandes glóbulos rojo-í daros y pnhresen he¬ 
moglobina: los niegaloeitos, constituyendo la anemia 
perniciosa. 


¿i su vez, la oxihemoglobina es un componente de muy 
fácil disociación, loque le permite ceder rápidamente e! 
oxigeno a las células de los i ejidos. Al mismo tiempo, la 
porción proteica de la molécula de hemoglobina (es de¬ 
cir:; la utobino) se combina con el anhídrido carbónico, 
al que transpon a hasta el pulmón, donde lo libera a| 
aire atmosférico. 


¿CUÁNTO VIVE UN ERITROCITO? 

Los hem ai ics, ya adultos, son liberados a la circula¬ 
ción, donde cumplen su permanente función de trans¬ 
portar oxigeno a La-- células y liberarlas del anhídrido 
carbónico, circulando y recírculajido por iodo el orga¬ 
nismo. A lo largo de los días v^n sufriendo un proceso 
de desgaste c, inutilizado-., ton retirados cíe l;i circula¬ 
ción. Emc recambio diario corresponde a uní genera¬ 
ción de íJ.^3 de Ij masa globular total. 


EL CEMENTERIO DE LOS HEMATÍES 

Nueslro organismo, como ya lo hemos visto otras ve¬ 
ces, cuenta con tu» tejido que hace las veces de policía 
de Los intrusos (bacterias, hongos, cuerpos extraños) 
que puedan liahéisc colado; también tiene por función 
la 4 l- retirar toda, célula deficiente que se pone a SU al¬ 
cance: es el tejido retlculo-endotelial. 

Precisamente, el bazo es un órgano casi puramente 
constituido por ese tejido, al cual pertenecen también 
las células de Kupífer del hígado. Lo cien oes que estas 
células. de gran 1 amafio, atrapan a los eritrocitos viejos 
y los engloban c incorporan en su protoplasma, donde, 
con ayuda tic poderosas enzimas, los digieren, separan¬ 
do, por una parle, las proleinrn, que pasan a la . irada- 
esón, y par otra, las moléculas profirínicas, que se des¬ 
doblan en bilirrubina (que se libera en la sangre) y 
hierro, que es fijado pür las células tcl km lares en el 
bozo, el hígado y la medula ósea bajo la forma de ferri- 
ritiu, donde forma los depósitos necesario' para su 
reüLilización por los glóbulos rojos que continuamente 
se eslán formando. 


TODA LA MASA CIRCULANTE 
NO SON GLÓBULOS ROJOS 

Si tomamos 30 mi de snngrt', a Ie que hacemos incoa¬ 
gulable agregando ciímtei u maialo rtc sodio y 3a deja¬ 
mos reposar en un tubo de ensayo o probeta graduada, 


veremos que los glóbulos rojos te precipitan en ct fon¬ 
do; sobre ellos queda una fina capa blanquecina, que 
son Los glóbulos blancos, y sobrenada un líquido blan- 
eoamarillcmo: el suero sanguíneo.. 

Cernía este proetso de sedinterttación lleva mucho 
Ucmpo y puede ser incompleto, se ha ideado el méto¬ 
do de centrifugar la sangre, e-í decir, sumcitrla a 
una rotación que puede llegar a las 3,000 vueltas 
por minuto, durante media hora; de esa manera se 
obtiene d hemacocrilo, que es Sa medida utilizada pora 
saber la proporción en que se encuentran en la sangre 
los glóbulo* y el plasma- 

Para el hombre, la proporción de glóbu los ocupa en¬ 
tre 43 y 49 T 0 de la masa de sangre; en La mujer, cutre 
36 y 45 por ciento. 


Desde que nacen en 
la médula ósea de 
los huesos he$ie que 
terminan su vida en 
el hozo, les glóbulos, 
rojos cumplen (a vital 
lunclór, dé transpor¬ 
tar el oxigeno a lodo 
el organismo. $b oeti- 
eidena que en tiñe 
persona adulta hey 
25 mil maltones de 
glóbulos rojos, que si 
se colocaran uno al 
lado üel otro en el 
Ecuador darían A ve¬ 
ces y media la vuelta 
al mundo. 


LOS ERITROCITOS^ ¿SON SIEMPRE IGUALES? 

No. En ciertas enfermedades se los ve de formas di- 
ÍL'reritLTs. Ari, en algunos pacientes los glóbulos rajos 


62 





"Sfc 



DE LA VIDA MISMA 




RÍSTIDES Fue un hombre de Estado ate¬ 
niense que vivió entre los años 540 y 468 
antes de J.C. Famoso por su honradez y 
virtud, se le llamaba “el justo 1 '. Sin em¬ 
bargo , no le Faltaron enemigos, aunque durante las 
guerras contra los persas (guerras médicas) combatió 
heroicamente. Luchó en la batalla de Maratón y luego 
en Salainina y Platea. Más tarde organizó la Confede¬ 
ración de Délos, que fue la base del poderío naval y 
económico de Atenas. Terminada la primera guerra 
médica, Temístocles, su rival, le acusó en la Asamblea 


popular y los ciudadanos debían votar si se le condena¬ 
ba al ostracismo. (Esta ley se había creado para hacer 
salir de la ciudad a las personas que se consideraban pe¬ 
ligrosas para la democracia.) Los ciudadanos escribían 
el nombre del acusado en un trozo de cacharro, y así 
votaban. Cuando se trató de decidir el ostracismo de 
Arístides, él vio a un ciudadano escribir su nombre y 
entonces, intrigado, le preguntó si le conocía, a io que 
aquél repuso: “No le conozco, pero voto por su aleja¬ 
miento pues estoy cansado de oir que es el hombre más 
virtuoso del mundo’*. 



64 



















































































®n poeta original 
p un gran 
PramafargO: 

jfeberico 
(garcía lona 


ODOS están de acuerdo, quienes lo co- 
Epf nocieron y nos dejaron sus testimonios, y 
Q u ^ enes 1° leyeron y lo leen, que en Fede- 
rico García Lorca había un niño, algo in¬ 
fantil que transformaba su mundo y el de su oyente o 
lector. No s6lo fue un buen conversador, lleno de 
ocurrencia y grada, sino que elevaba a un piano de 
inteligencia a su interlocutor —a un mundo de luci¬ 
dez y alegría, habría que decir—, por aquel don del 
niño que llevaba dentro. Por eüo no es inexplicable 
que de la poesía hubiera pasado al teatro, forma de 
comunicación más afín con su inclinación de perso¬ 
nificarlo todo y encamarse en personajes, como sue¬ 
len hacerlo los niños. 

De su tierra natal —Fuente Vaqueros, Granada, 
en Andalucía—, el niño heredó la fantasía y la imagi¬ 
nación que caracterizarían la obra del poeta. El pri¬ 
mer poema de su primer libro, publicado en 1921, es¬ 
tá fechado en Fuente Vaqueros, precisamente, y allí 
García Lorca, conocido solamente por un grupo de 
amigos entusiastas, recuerda que su infancia trans¬ 
currió entre correrías “por las praderas de una vega, 
sobre un fondo de serranía 1 \ Tan grande fue su pa¬ 
sión por el lugar de su nacimiento, que además de 
signar toda su obra, poética y dramática, le llevó a 
declarar que era “andaluz** y no “gitano* 1 , cuando 
el exceso de sus admiradores vio en él al personaje 
que había utilizado en su famoso “Cancionero gita¬ 
no* 1 como una personificación del autor. 



MEDIA LUNA 
La luna va por al agua. 

¡Cómo está ai délo tranquilo! 
Va segando tantamente 
et temblor viejo del rio 
mientras una rama joven 
la toma por espejtto. 


Este breve pero bellísimo poema 
permite apreciar las comparacio¬ 
nes nuevas de este poeta lírico. 



UNA GENERACIÓN BRILLANTE 

Cuando Federico García Lorca llegó a Madrid pa¬ 
ra estudiar en la universidad se encontró con un 
grupo de estudiantes que, como él, escribían, o 
querían pintar, o componer música, o, en fin, ser ar¬ 
tistas. Los estudios de Filoso ña y Letras que la ma¬ 
yoría seguía resultaron un pretexto para reunirlos. 
AHÍ, en la Residencia de Estudiantes, algo asi como 
un intemado libre de universitarios, se les unieron 
bien pronto otros jóvenes, estudiantes o no, y todos 
juntos vivieron la vida del estudiante en la gran du¬ 
dad. Esos jóvenes se llamaron Luis Cernuda, Vicen¬ 
te Aleixandre, Pedro Salinas, Rafael Alberti, Miguel 
Hernández, Manuel Altolaguirre, Gerardo Diego, 
Jorge Guillen: una brillante generación de poetas 
y escritores famosos, 

En ellos, García 1 .orea tuvo su público de escritor 
inédito, y seguramente alentado por el circulo com¬ 
prensivo e inteligente persistió en la tarea, tan di¬ 
fícil en los primeros tiempos de un creador. Salvador 


Federico García 
Lorca fue un poeta 
y dramaturgo 
andaluz que dio una 
nueva vida al rico 
legado de la 
tradición española 
con el aporte de su 
inagotable 
imaginación y sus 
felices hallazgos 
expresivos. 


65 





























POETA DE ANDALUCÍA 


Pocos poetas como García 
Lorca cantaron a su tierra con 
amor entrañable. Hombres y 
mujeres, seres y cosas del 
paisaje y del alma deí pueblo 
se funden en expresivas me¬ 
táforas de versos plenos de 
sugestión, como éstos del 
Romance de la luna luna. 

La luna vino a la fragua 
con su polisón de nardo, 

□ niño la mira, mira. 

□ niño la está mirando. 


SI vinieran los gitanos, 
harían con tu corazón 
collares y anillos blancos, 

•■■i'flfl + fPi’l'i IRIttllllIlflAliilMil'lii 

Por el olivar venían 
bronce y sueño los gitanos. 
Las cabezas levantadas 
y los ojos entornados. 


Dalí, el gran pintor, en unas memorias reciente¬ 
mente publicadas, recuerda el hechizo que ejercía 
Federico, su compañero de habitación, en la hoy 
famosa Residencia de Estudiantes. 

En verdad, la generación entera de artistas de ese 
entonces —que según algunos críticos de literatura 
compusieron una Segunda Edad de Oro española— 
admiraba, quería o acompañaba a García Lorca en 
sus recitales, conferencias y representaciones. Por¬ 
que por esa época, más o menos, el joven autor 
dirigió el Teatro Universitario La Barraca, que 
recorrió ciudades españolas dando obras cortas 
adaptadas, dirigidas al pueblo en general, y ex¬ 
puso dibujos y pinturas en la ciudad de Barcelona, 
mostrando una faceta más de su siempre original y 
cultivada personalidad. 

UN JUGLAR, UN GANTOR 

Uno de sus compañeros de andanzas le preguntó 
una vez por qué quería decir sus versos, y lo hacía 
en toda ocasión que se le presentaba. Federico le 
contestó que dándoles su voz, interpretándolos él, 
los defendía. Y al hacerlo, cuenta el amigo —Jorge 
Guillen—, se llevó la mano al corazón. Es que Gar¬ 
cía Lorca tenía mucho de juglar y cantor popular. 
Su poesia, que provenía de modelos populares, re¬ 
mozados con su inventiva y retomados de sus fuen¬ 
tes primigenias o de autores clásicos españoles que a 
su vez las habían utilizado —Lope de Vega, 
Góngora—, poseía todos los ingredientes de la obra 
de rápida comunicación, llana y de profundo en¬ 
cantamiento. Leer un poema suyo reproduce hoy, 
seguramente, si nos atenemos a los recuerdos de sus 
amigos, mucho de su propia fuerza y perpetua be¬ 
lleza, pero también menos del atractivo que él le po¬ 
nía diciéndolos él mismo. 

Eran poemas en los que para comprender la ori¬ 
ginalidad hay que pensar en las comparaciones nue¬ 
vas, inéditas y sorprendentes con que los compuso, 
como para darles el sello que ahora nos parece su¬ 
yo, exclusivamente suyo. Pensar, por ejemplo, que 
para este poeta un lagarto, un vulgar lagarto, es una 
“gota de cocodrilo”, que una luna reflejada en el 
agua es el “espejito” de una rama, que el paisaje 
cordobés (el andaluz* que tanto amó) se convierte 
en el dibujo ingenuo de un niño: “B! barco sobre la 
mar / y el caballo en la montaña”, y que, en ñn* to¬ 
da la realidad se transforma no sólo por su magia de 
lírico sino por su sentido dramático, tan español, 

PLENITUD EN EL TEATRO 

Por lo dicho, la fama del joven autor fue primero 
oral, y no tuvo apuro por publicar. Ello explica que 
a la primera publicación de 1921, “ Libro de Poe¬ 
mas”, siguiera la de 1927, “Canciones”, compues¬ 
ta entre 1921 y 1924; que “Primeras canciones” se 
publicara después, en 1936, cuando habian sido es¬ 
critas en 1922, y que su famoso “Cancionero gita¬ 
no” viera la luz después de una larga elaboración, 
en 1928. También explica que su “Poema del cante 
jondo” (1931) y su “Llanto por Ignacio Sánchez 
Mejía” (1935) fueran publicados tiempo después de 
haber sido terminados, y muchas veces recitados 
por su autor. Y una cosa más: cuando murió, que¬ 
daron inéditos un libro de poemas, “Poeta en Nue¬ 
va York”, que recoge la experiencia de su viaje a los 
Estados Unidos, y una obra de teatro: “La casa de 
Bernarda Alba” . 


IMS « 


K’M, 


M 


t\ 


I 



¡ Oh, ciudad de los gitanos! 

En las esquinas, banderas. 

La luna y la calabaza 
con las guindas en conserva. 
¡Oh, dudad de los gitanos! 
¿Quien te vio y no te recuerda? 
Ciudad de dolor y almizcle, 
con les torres de canela. 



“La gitana^ cuadro de Rodríguez 
Acosta (arriba}. “Los charros 1 ’, 
óJeo de Soria Aedo (abajo). 

Prendimiento de Antoñlto el 
Cambarlo. 

Antonio Torres Heredla, 
hijo y nieto de Cambónos, 
con una vara de mimbre, 
va a Sevilla a ver Eos toros. 
Moreno de verde luna 
anda despacio y garboso. 

Sus empavonados bucles 
le brillan entre los ojos. 



66 






















Al poema llanto por Ignacio Sánchez Mejia, publicado 
en 1935, pertenece este trozo; 




No se cerraron sos ojos 
cuando vio los cuernos cerca, 
pero las madres terribles 
levantaron la cabeza, 

Y a través de las ganaderías, 
hubo un aire de voces secretas 
que gritaban a toras celesta, 
may orates de pálida niebla. 

No hubo príncipe en Sevilla 
que comparársele pueda, 
ni espada como su espada 
ni corazón tan de veras. 

Como un río de leones 
su maravillosa fuerza, 
y como un torso de mármol 
su dibujada prudencia. 

Aire de roma andaluza 
te doraba la cabeza 
donde su risa era un nardo 
de sal y de inteligencia, 

¡Qué gran torero en la plaza! 
¡Qué buen serrano en la siena! 
¡Qué blando con las espigas! 
¡Qué dura con las espuelas! 
¡Qué tierno con al rocío! 

¡Qué deslumbrante en Ea feria! 
¡Qué tremendo con las últimas 
banderillas de ttniebla! 


Dibujo origina! de García Lores. El poeta hacia indica¬ 
ciones precisas sobre la puesta en escena de sus obras 
dramáticas. 



García Lorca, paralelamente con su vida de poe¬ 
ta andariego, estudioso de los libros pero también 
de la vida que le rodeaba, fue componiendo sus pie¬ 
zas teatrales, que consolidarían su fama en su patria 
y en el mundo entero. Comenzó adaptando obras 
para La Barraca, escribiendo teatro para títeres y 
otras obras menores, y en 1927 compuso “Mariana 
Pineda"\ su primera composición dramática de 
aliento. De 1930 es su feliz comedía "‘La zapatera 
prodigiosa” y del año siguiente sus juguetes escéni¬ 
cos, “Títeres de cachiporra” y “Amor de don Pir- 
limplín por Belisa en su jardín”, 

“Bodas de sangre 11 (1933), “Yerma” (1935) y 
“Doña Rosita la soltera o el Lenguaje de las flores” 
(1936) le muestran en la plenitud de su maestría de 
autor para la escena, de fuerte originalidad poética 
y tenso sentido dramático, que culminaría con la 
tragedia que dejó inédita, 

LA MUERTE EN GRANADA 

Este hombre vital, exlravertido, representante de 
la mejor tradición literaria española, aplaudido por 
los públicos del mundo, entre ellos los de América, 
donde obtuvo gran éxito y dejó un recuerdo inolvi¬ 
dable, habría de morir en la plenitud de su carrera, 
víctima de la guerra civil española. Sus amigos que 
aún quedaban en España y los intelectuales del 
mundo entero no pudieron salvarle. Era en 1936 y 
había cumplido 38 años. En adelante, sus poemas y 
sus dramas continuarían hablando por él, recrean¬ 
do la magia que él había defendido y amado para 
embellecer la vida de los hombres. 



Los gitanos y sus danzas fufr 
ron motivos de permanente 
Inspiración para ef poeta Uno 
de sus poemas dice asi; 


La Carmen está bailando 
por las calles de Sevilla. 
Tiene blancos tes cabellos 
y brillantes las pupilas. 
¡Niñas, 

corred las cortinas! 

En su cabra se enrosca 
una serpiente amarilla, 
y va soñando en #1 baile 
con galanes de otras días. 
¡Niñas, 

corred las cortinas! 

Las calles están desiertas 
y en los fondos se adivinan 
corazones andaluces 
buscando viejas espinas. 


Portada del Romancera gíta^ 

no, una de las obras más di* 
vulgadas de García Lorca, pu- 
bllcadaen 1S28. 



tit* K«fl»LBdr 

tltf 


67 




























¿s>on inteligentes laá flnreá? 


I hemos de creer en las afirmaciones del 
gran escritor belga Mauricio Maeterlink 
(también agudo observador de la naturale¬ 
za), quien vivió y trabajó en Francia duran¬ 
te ia primera mitad de este siglo, las flores son real¬ 
mente inteligentes, corno lo demuestra en su maravillo¬ 
so libro “La inteligencia de las flores", producto de 
su extraordinaria capacidad de observación, Pero esa 
‘inteligencia’ 1 no es más que uno de los aspectos de 
la inteligencia universal de la naturaleza, a imagen 
de la cual actúa también la inteligencia humana en¬ 
sayando y experimentando, cometiendo algún error, 


pero avanzando siempre más pasos hada adelante 
que hacia atrás. En las plantas, esa inteligencia se 
manifiesta de múltiples formas, trabajando siempre pa¬ 
ra asegurar la perpetuación y el mejoramiento de ¡as 
especies (baste recordar solamente los incontables ti¬ 
pos de semillas, adaptados a la forma de difusión 
que les brinda su medio ambiente que les rodea: el vien¬ 
to, el agua, los pájaros). 

Pero seguramente es en las formas de fecundación de 
las flores donde la naturaleza aguzó su poder de crear 
poesía y belleza, pareciendo querer señalar a todas ho¬ 
ras a nuestros ojos que la vida es hermosa. 



68 










POLINIZACIÓN: MECANISMOS DE PRECISIÓN 
PARA ASEGURAR LA SUPERVIVENCIA 
DE LA ESPECIE 

Es sabido que ia fecundación se produce cuando el 
polen (que contiene la gameta masculina) de una flor 
cae sobre el estigma (órgano femenino) de ella misma o 
de otra de idéntica especie. Pero para asegurar que este 
proceso, tan simple en apariencia, sea llevado a cabo 
correctamente, han debido transcurrir siglos de evolu¬ 
ción desde la aparición de las primeras flores sobre la 
Tierra para producir los mecanismos adecuados, que 
son complejos y exquisitos. No en vano las plantas con 



Arriba, a la izquierda, se observan las flores tubulosas o 
centrales de la margarita, que son las que se reproducen. 
Arriba, a la derecha, vemos la flor con el estigma abierto 
para recibir el polen. Abajo, la margarita, que es, en reali¬ 
dad, una inflorescencia formada por dos tipos de flores: las 
centrales, completas, y las externas, incompletas. 


flores son consideradas las más evolucionadas y perfec¬ 
tas dentro del mundo vegetal. 

La polinización dentro de la misma flor sólo pue¬ 
de producirse en las hermafrodílas (que poseen los 
órganos de ambos sexos), mientras que las plantas 
que sólo tienen flores de un sexo, encontrándose las 
de! sexo opuesto en otra planta de la misma especie 
(dioicas), o las que tienen los dos sexos, pero en 
flores distintas de la misma planta (monoicas, que es¬ 
tán en un solo pie), sólo pueden ser fecundadas me¬ 
diante la polinización cruzada, con la intervención 
de algún agente polinizados como el viento, los insec¬ 
tos, ciertos pájaros y aun el hombre. Pero a pesar de 


POLEN 

esUGMA 



* 

. *. ... -ViSár 

■' *'*•’* **'. * *.**•''■ "fe 1 

*•* iíl 

UHL T w \ a p ■ AU | 


li 

l 1 

lll 1 

2 1 l 



que las ñores hermafroditas son las más numerosas, la 
autofecundación es la menos frecuente. Estas se valen 
de artificios ingeniosos para impedir ser fecundadas 
por su propio polen. Pero, ¿por qué tanto trabajo, si 
la autofecundación parece más sencilla y no nece¬ 
sita de la ayuda ajena? Nada sucede en la naturaleza sin 
un motivo importante: la polinización cruzada da co¬ 
mo resultado plantas más fuertes y resistentes, con¬ 
servando mejor las características de la especie. 
¿Y qué madre no desea para su futuro hijo la mejor 
de las suertes? No importa entonces cuánto trabajo y 
artimañas les cueste conseguirlo y cómo deben aguzar 
su inteligencia. 


La polinización directa 
so produce cuando el pio¬ 
len llega al estigma de la 
misma flor (1), En la poli¬ 
nización indirecta o cru¬ 
zada, la flor es fecunda¬ 
da por el polen de otra 
flor (2). Para que ello se 
produzca intervienen di¬ 
versos factores, como 
los insectos, el viento, el 
agua, los pájaros y otros 
animales y el hombre. 


ARTIMAÑAS PARA EVITAR 
LA AUTOFECUNDACIÓN 

Veamos cómo se las ingenian algunas flores para 
que, a pesar de poseer órganos femeninos y masculi¬ 
nos, éstos no puedan fecundar a los primeros. Una de 
las formas de evitar ia autopoünizadón consiste en la 
maduración a destiempo de los estambres y el pistilo; 
en algunas especies, este último madura primero, y 
cuando los estambres están en condiciones de liberar 



La orquídea es una flor que 
tiene una forma tal, que 
cualquier abeja que la visite no 
puede dejar de impregnarse de 
polen, El néctar se halla en la 
parte Inferior, y al llegar allí los 
insectos rompen los sacos 
polínicos, se impregnan de 
polen y lo llevan luego a otras 
flores. 



69 

















































Las plantas con flores 
son las más evoluciona* 
das del reino vegetal, y en 
ellas se han desarrollado 
exquisitos mecanismos 
para asegurar que el po¬ 
len llegue hasta ei estig¬ 
ma y se cumpla, asi, la fe¬ 
cundación que dará naci¬ 
miento a una nueva plan¬ 
ta, Como la polinización 
cruzada da como resulta¬ 
do especies más fuertes 
y resistentes, las flores se 
valen de muchos artifi¬ 
cios, como el color o el 
perfume, para atraer a los 
Insectos que luego se en¬ 
cargarán de repartir el 
polen. 


el polen, el órgano femenino ya ha sido fecundado por 
el polen de otra flor. 

En otros casos, las aberturas de las anteras (dehis¬ 
cencias), por donde sale el polen maduro, están orien¬ 
tadas hacia el lado opuesto del pistilo (que ocupa el 
centro de la flor), de modo que el polen no puede 
caer sobre éL Finalmente, algunas flores tienen 
íos estambres más cortos que el pistilo, de modo 
que las anteras (que contienen los sacos polínicos) 
no llegan al estigma (que se encuentra en la parte su¬ 
perior del pistilo), 

Pero, ¿qué pasará si llega al estigma un grano de po¬ 
len de una flor de otra especie? A pesar de que esto es 
infrecuente, porque las abejas —por ejemplo—, que 
son los principales agentes polinizadores entornó filos 
(polinización entomóñla: la que se lleva a cabo por me¬ 
dio de insectos), siempre visitan en forma consecutiva 
flores de |a misma especie. Sí ello llegara a suceder a 
causa del viento o porque algún intermediario “se equi¬ 
vocara* 1 , simplemente no sucedería nada porque el gra¬ 
no de polen así asentado sobre el estigma extraño no 
germinará (no desarrollará su tubo polínico). Parece 
ser, según lo prueban algunas investigaciones citadas 
por Maeterlink, que las ñores elaboran químicamente 
algunas sustancias tóxicas que destruyen o vuelven esté¬ 
riles a los pólenes ajenos que se ponen en contacto con 
su estigma y no es el deseado. 

Hasta aquí nos hemos ocupado de lo que la flor hace 
para no ser fecundada por un polen "indeseable’ 1 , Pe¬ 
ro, ¿qué hace cuando desea que un insecto haga de in¬ 
termediario para traerle el polen que ella espera o para 
llevar el suyo hasta el estigma de una flor lejana? ¿Qué 
argucias despliega para atraer a la inocente abeja o al 
huidizo picaflor, tan ajenos a su importante misión de 
“casamenteros**? 

LA COROLA, 

VERDADERA FÁBRICA 
DE TENTACIONES 

La corola, o conjunto de pétalos de la ñor, es la 
que encierra la mayoría de sus encantos y protege a 
los órganos sexuales de la misma. Sude ser, por lo ge¬ 
neral, de colores hermosos y brillantes, debidos a los 
pigmentos que produce un tejido de sus pétalos. Estos 
colores atraen a la distancia a los insectos, haciéndo¬ 
les saber que allí encontrarán el preciado néctar que les 
servirá de alimento o con el cual podrán elaborar la 
miel, tan apreciada por el hombre. 

Los exquisitos perfumes de las flores, que nos 
embriagan sobre todo en primavera y verano, se deben 
a algunos aceites esenciales que se encuentran en sus 
tejidos (generalmente en sus pétalos, pero algu¬ 
nas ñores tienen perfume en otros órganos y también 
en sus hojas), y que se evaporan con el calor, produ¬ 
ciendo el aroma peculiar de cada especie. No obstan¬ 
te los adelantos de la moderna industria de la perfu¬ 
mería, el hombre sólo ha podido imitar ese aroma, 
pero no igualarlo, debiendo extraer los aceites esen¬ 
ciales de las flores para preparar las esencias más finas 
y cotizadas que existen. 

Finalmente, los deliciosos jugos azucarados que tien¬ 
tan por igual a mariposas, colibríes y abejorros son 
producidos por los nectarios, pequeñas glándulas que 
pueden encontrarse en distintos órganos de la ñor, co¬ 
mo la base de los pétalos o los estambres, o en un espo¬ 
lón opuesto a la corola. Pero siempre está colocado de 
tal modo, que el insecto visitante no puede libar de él 
sino después de cumplir la tarea que la ñor le ha asigna- 



La polinización por medio de insectos se llama entomófila y 
corresponde a una notable adaptación de la planta. Este tipo 
efe polinización está tan perfeccionado, que 9a fecundación 
resulta con frecuencia Imposible sin la especie particular de 
Insectos que está encargada de ella. Asi, en México, la vaini¬ 
lla es polinizada por una abeja del género Melípona y en 
otros lugares, donde falta esta abeja, la vainilla debe ser poli¬ 
nizada a mano. 


En algunas 
flores, los 
estambres 
son mucho más 
cortos que el 
g Ineceo, 
De esta 
imanara la flor 
evita la 
autofecundación. 
Es lo que ocurre 
con la fucsia o 
aljaba. 



do, adhiriendo el polen a su cuerpo o dejando sobre el 
estigma el que traía. 

El hecho de que aparentemente la única función que 
cumple el néctar para que la ñor sea la atracción de los 
agentes polinizadores nos da una idea de lo cuidadosa¬ 
mente calculados que parecerían estar todos sus actos, 
así como el fenómeno mismo de que la flor no se preo¬ 
cupa en atraer a su visitante (es decir, en producir el 
néctar que a éste le interesa) hasta que se encuentra ma¬ 
dura y lista para la polinización. 


70 















Aquí tenemos dos Imágenes de una misma flor, la de la iz¬ 
quierda es de color rojo, tai como la ve el hombre. La de la 
derecha se fotografió con luz ultravioleta y muestra lo que 
las abejas pueden ver. El famoso zoólogo austríaco Kart 
von Frisch probó que las abejas no ven el color rojo, pero 
que, en cambio, las flores que nos parecen rojas o purpú¬ 
reas reflejan también una gran cantidad de luz azul, y ésta 
es la que ven ios insectos. 



La corola 
o conjunto 
de pétalos 
de una flor 
protege a 
los órganos 
sexuales, 

Pero s además, 
su brillante 
colorido 
atrae a los 
Insectos 
anunciándoles 
que allí 
encontrarán 
el preciado 
néctar para 
fabricar 
la miel, 


LA POLINIZACIÓN DE LAS ORQUÍDEAS: 
MECANISMO DE RELOJERÍA 


Las orquídeas son consideradas (as 
más evolucionadas dentro del reino vege¬ 
tal Sin duda, como veremos, merecen es¬ 
te alto honor, Algunas de las muy numero¬ 
sas variedades de orquídeas (que son de 
fecundación eniomófila) imitan a la per¬ 
fección ia forma y el color de los cuerpos 
de las abejas que deben polinizarlas, lle¬ 
gando en algunos casos hasta Imitar a la 
perfección el olor de la hembra del Insec¬ 
to, atrayéndolo de este modo para cumplir 
con su misión, Algunas orquídeas (como 
la vainilla) tienen tan diferenciado y espe¬ 
cializado su mecanismo de polinización, 
que es sólo una especie de insectos en 
particular la que puede ayudar a su íecun- 
dación; así, fuera de sus lugares de origen, 
donde esos insectos no se encuentran, la 
polinización debe ser efectuada artificial¬ 
mente por el hombre para que la especie 
no desaparezcan Ello ocurre con un deter¬ 
minado género de insectos en México. 

Las orquídeas, que son flores muy Irre¬ 
gulares, suelen tener un pétalo muy modi¬ 
ficado, en forma de labio, que en algunas 
variedades sirve de umbral donde se apo¬ 
ya el insecto encargado de la polinización. 
En el fondo de la flor, Interrumpiendo el 
paso del Insecto al nectario, se encuen¬ 


tran dos estigmas saldados, con un terce¬ 
ro (estéril y modificado) encima, el que 
cumple dos importantes funciones: se in¬ 
terpone entre los estigmas fértiles y las 
anteras (impidiendo la autopdlnizadón) y 
contiene una especie de tacita con un li¬ 
quido viscoso en el que se hallan dos boli¬ 
tas que sostienen las anteras con los dos 
sacos polinices. Cuando el insecto trata 
de libar el polen, su cabeza tropieza con fa 
tacita; ésta se rasga y permite que las dos 
bolitas impregnadas del líquido pegajoso 
se le adhieran a modo de cuemilos. Así, la 
ignorante abeja lieva consigo las anteras, 
que pondrá en contacto con los estigmas 
fértiles de la próxima orquídea que visíte. 
Pero esta flor maravillosa ha previsto has¬ 
ta la posibilidad de que, repitiendo el pro¬ 
ceso, el insecto vuelva a chocar con las 
anteras de otra flor (poniendo en contacto 
poten con polen). Para evitar que esto su¬ 
ceda, los pequeños cuemltos que sostie¬ 
nen el polen se contraen, sobre la cabeza 
del Insecto, cada 30 segundos, que es el 
tiempo promedio que éste demora en visi¬ 
tar otra flor, inclinando 90° los sacos polí¬ 
nicos, de modo que el precioso polvillo do¬ 
rado llegue precisamente a los estigmas 
efe la nueva flor. 




tSIEMPRE SERÁ RESPETADO 
UN HOMBRE BUENO Y HONRADO! 




































Las cataratas Victoria 
! lie ron descubiertas en 
165? por el -mialontro y 
UsíplGraíJcM David UMnjj- 
5t«m (arriba). Los catara- 
tas del iguwü (Y = agua; 
guazú - grande;, lúa ron 
naiiadea en 1541 por at 
Segundo Adelantado del 
Atóete la pista, don Alvar 
Miihez Cabera da Vaca. 
La gran roto dei centro de 
ta página muestra algu 
nos de sus 275 saltos 
que las componen 


Has» cataratas! más» 


^ ■' Acorriente de un río no siempre se desliza 
vj , placenteramente. A veces, un su curso 
4JÜL¡t■ aparecen abruptos despeñaderos o prcri ■ 
pierios queoriginan bruscas y espctiacula¬ 
res caldas de agua. Cuando ¿se as. son de gran ampli¬ 
tud y en forma de cortina, reciben el nombre de cata - 
rata; pero si su descenso es uiinlernimpido desde 
gran ¿tura y a modo de cdor.ro, forman un salto; en 
cambio, cuando su principal característica es el desli¬ 
zamiento en tina ser Sede declives escarpados, Jan lu¬ 
gar a cascadas. 


DISTINTAS FORMAS 

Las cataratas ¡señen distintas formas, según La ca¬ 


racterística de la región donde se producen, En algu¬ 
nas Oportunidades el río principal socava su propio 
valle más rápidamente que Sos afluentes los suyos; 
entóneos, estos últimos forman "valles suspendi¬ 
dos’ h , es decir, que los a ti u en Les descargan su agua 
por el brusco desnivel producido. 

En otras ocasiones, la corriente se desliza sobre le¬ 
chos de rocas, las cuales tienen griet as paraleles que 
lo cruzan, Al desgastarse la roca subyacente en blo¬ 
que, no gradualmente, presenta un desnivel por el 
que d agua se precipita. Puede ocurrir también que 
se combinen en el lecho del rio las grietas con planos 
de estratificación fácilmente desintegrares, lo que 
da origen a cataratas escalonadas o cascadas. 


72 



Las c&laratBs Vletúri a su 
encuentran en de rio Zam¬ 
bea. Afiica, y su pnecipi- 
lan desde una altura su- 
perksí a ‘ios ion mutra& 
en pertKíQs verticales 
qua patecun cortadas 
con un cuchillo. 






a socavar 


fattutóasí bel munbo 


Es frecuente lambí én que la corrí ente tenga, como 
lecho, capas blandas de considerable espesor, cu¬ 
biertas ]X3f otras más duras. Una vez iniciada la ca¬ 
rrera, la catarata tiende a ensancharse rápidamente y 
:1 luchó corriente arriba. De esta manera 
las capas blandas son pronto erosionadas por el im¬ 
pacto del agua: las capas mis duras subsisten en for¬ 
ma de comisa. Esta es desgastada con el tiempo, el 
que produce su final desprendimiento y Ja caída a la 
corriente inferior de grandes bloques de roca. Resul¬ 
tado de este fenómeno son las cataratas del Niágara. 
También estas cataratas presentan cavidades produ¬ 
cidas por la acción pulverizador;] de los guijarros 
movidos por Los remolinos. 


ENERGÍA ELÉCTRICA 

Las calarais* de cierto caudal y altura cons¬ 
tituyen valiosas fuentes de fuerza motriz, con gran 
ventaja respecto tfc las costosas obras de inge¬ 
niería real imdas por d hombre. 

Lús catitéalas dd Niágara, entre los lagos Erie y 
Ontario, formidable caída de agua que produce el 
rio San Lorenzo en un punto fronterizo entre Esta¬ 
dos Unidos y Canadá, son una de las más indusiriáli*- 
¿radas det mundo, al Igual que k denominada Victo 
ria^ en el sur de África, El NU o presenta en su curso 
varias cascadas: la primera está en las inmediaciones 
de k ciudad de Asíuán, la segunda se encuentra 
aguas arriba, en Uádí Natía: ln tercera, cuarta y 








Las cataratas del Niága¬ 
ra se encuentran en el fio 
de! mismo nombre, entre 
los lagos Erie y Ontario, 
en la f rontera entre Cana¬ 
dá y Estados Unidos, Tie¬ 
nen una altura de 57 me¬ 
tros, y el salto más ancho 
es de 918 metros. 



quinta atraviesan la región de Nubia; y más al sur * en 
pleno Sudán, se halla la sexta, o sea, la de Khartum 

En América del Sur hay varias cataratas y casca¬ 
das espectaculares, como las dd Ángel* en Vene- 
zuda, las dd Iguazú, en el limíte entre la Argenti¬ 
na y Brasil, y las de Guadalupe, en Colombia. 

El aprovechamiento de la fuerza hidráulica y su 
promesa de un mejor futuro han hecho surgir cen¬ 
tros urbanos en las inmediaciones de numerosas 
cascadas. Junto a las cataratas de Victoria, en la 
región africana de Zambezé, han aparecido impor¬ 
tantes ciudades, entre ellas la que lleva precisa¬ 
mente el nombre de Victoria, En Estados Unidos y 
Canadá, la explotación racional del caudal de 
energía proporcionada por el Niágara ha llevado a 
florecer, en las márgenes dd San Lorenzo y de 
otros ríos cercanos, poblaciones muy progresistas, 
tales como Niágara Faüs, en la que se han instala¬ 
do numerosas fábricas de productos químicos, 
electrometalúrgicos y de material eléctrico; Toron- 
tOj uno de los grandes centros industriales de Ca¬ 
nadá; Buffalo, capital del condado de Erie, ubica¬ 
da en la desembocadura del Buffalo Creek, consi¬ 
derado como uno de los centros mineros más ricos 
de Estados Unidos. Rochester, que se levanta en la 
desembocadura del río Genesse con el lago Onta¬ 
rio, posee una industria muy potente y variada. 


LAS PRINCIPALES 

Las más importantes cataratas que aparecen en 
el mapa mundial son: Sete Quedas, grandiosa cas¬ 
cada de agua que forma el rio Paraná, en el Brasil; 
Khon, en Laos, formada por un salto de agua que 
experimenta el Mekong; las del Niágara, produci¬ 
das por el río del mismo nombre, en el límite de 
Canadá con Estados Unidos; Paulo Alfonso, 
brusco desnivel de agua dd río San Francisco, en 
Brasil; en el mismo país, la de Urubu-Pungá, en el 


curso del Paraná; las famosas cataratas del ígua- 
zú, en el límite de la Argentina con Brasil; la de 
Victoria, provocada por el Zambezé en Rhodesia; 
la de Grand, despeñadero del río Hamilton en Ca¬ 
nadá, y finalmente la de Kaietcrn, producida por 
el Potaro en las Guayanas inglesas. 

LAS CATARATAS DEL IGUAZÚ 

El rio lguazu, palabra que en lengua guaraní 
significa "agua grande’’, luego de recorrer suelos 
brasileño y argentino, cerca de su desembocadura 
en el Paraná forma las famosas cataratas del mis¬ 
mo nombre. Con setenta y dos metros de altura, 
término medio, sus 275 saltos abarcan un semi¬ 
círculo de 2.700 metros. Entre los saltos principa¬ 
les figuran la Garganta del Diablo, San Martín, 
Dos Hermanas, Dos Mosqueteros, Tres Mosque¬ 
teros, Unión, Floriano, etcétera. 

DOS LAGOS Y UN RlO 

Los indios denominaban Niágara a la porción del 
río San Lorenzo comprendido entre los lagos Erie y 
Ontario, Éste sirve de límite a Estados Unidos y Ca¬ 
nadá y separa, asimismo, el estado de Nueva York 
de la provincia canadiense de Ontario. En la actua¬ 
lidad se designan con este nombre las célebres cata¬ 
ratas con las que el rio salva el desnivel entre los la¬ 
gos mencionados. El rio Niágara, cuyo curso se ini¬ 
cia en Buffalo, se divide en la isla de Goat en dos ra¬ 
mas: la más estrecha se encuentra del lado de Esta¬ 
dos Unidos; la más ancha, por el lado del Canadá. 
Comienza allí una serie de rápidos hasta llegar al 
borde de cincuenta metros de altura, desde donde 
caen las aguas formando dos enormes cataratas. 

Ei primer europeo que visitó estas cataratas fue 
el misionero L, Hennepin, miembro de la expedi¬ 
ción de La Salle, en 1678, pero su existencia se in¬ 
dicaba ya en los mapas del año 1657, 


74 

















CALDERA HUMEANTE 

La gran catarata Victoria, que constituye una de 
las maravillas del mundo, se puede comparar en 
sus formas con las del Niágara, a las cuales supera 
en altura* 

Se produce en el curso medio del río Zambezé, 
debido a un brusco descenso de su lecho rocoso. 
Las aguas de este río, de ! .600 metros de ancho en 
este punto y dividido en tres ramas por unas islas, 
se precipitan desde 104 metros de altitud. Desde el 
fondo del abismo se levantan altas nubes de vapor 
de agua pulverizada, que se mueven mecidas aun 
por la más leve brisa y se tornan iridiscentes al ser 
atravesadas por los rayos solares. Los indígenas, 
absortos ante esta belleza, la llamaban “Sengo”, o 
sea “Lugar del arco iris”, y también “Musioatu- 
nya’\ “Humo que truena o caldera humeante”. 
Las nubes de agua suelen elevarse hasta doscientos 
cincuenta metros sobre el cauce del rio y las pare¬ 
des de las cascadas son casi verticales. 

Esta catarata, denominada por los ingleses Vic¬ 
toria Falls* fue descubierta el 17 de noviembre de 
1857 por el misionero y explorador escocés David 
Livingstone, el cual la bautizó con el nombre que 
lleva en homenaje a la reina Victoria de Inglaterra. 
En las cataratas se producen curiosos fenómenos 
luminosos. Debido a la dispersión de la luz en las 
gotas de agua se forma, comúnmente, el arco iris. 



En las 
cataratas, 
debido a la 
dispersión de 
la luz en las 
gotas de 
agua, se 
forman con 
frecuencia 
aroo iris que 
contribuyen a 
aumentar la 
belleza del 
lugar. En la 
foto puede 
verse este 
fenómeno 
formado en 
las cataratas 
Victoria 



Vista de las cataratas Murchison, en el Parque Nacional del 
mismo nombre, en Uganda^ África. 


LAS 10 CATARATAS MÁS ALTAS DEL MUNDO 

NOMBRE 

SITUACIÓN 

ALTURA EN METROS 


Ángel 

Venezuela 

1.005 


Qjquenán 

Venezuela 

610 


Sutheriand 

Nueva Zelanda 

580 


Tugela 

Rep. de Sudáfrica 

549 


Rtbbon 

Estados Unidos 

492 


Rey Jorge VI 

Guyana 

488 


Upper Yosemite 

Estados Unidos 

435 


Gavamia 

Francia 

422 


Krimmler 

Austria 

381 


TakKakaw 

Canadá 

366 


LAS CATARATAS MAS CAUDALOSAS 

NOMBRE 

SITUACIÓN 

ALTURA EN METROS 

CAUDAL 

Sete Quedas 

Brasil-Paraguay 

40 

13.300 m’ 




por segundo 

Khon 

Indochina 

21 

11.600 

Niágara 

Ganadá-EEUU. 

51 

7.000 

Paulo Alfonso 

Brasil 

80 

2,600 

Urubú-Punga 

Brasil 

12 

2750 

fguazú 

Argentina-Brasil 

72 

1750 

Victoria 

Zambia-Rhodesia 

104 

1.100 

Grand 

Canadá 

75 

1.000 























































Máscara lie oto 
usada en las 
ceremonias ritusnes. 



Parts superior da un 
recipiente ccrnservado 
an el Museo bel Oro, 
de 60501 ñ 


Figura ajitropomórficB 
eaísclenslfcí» 
da los chlbcnas. 





PICTOGRAFÍAS Y CHOZAS 

L .os dilbchas vjv ian en cortijos o diosas redondas 
(bohíos), que construían con cartas y paja y que ro¬ 
deaban de doble o triple seto. [-1 interior de tas pare 
des se cubría con esterillas, y del dintel colgaban pla¬ 
cas de oro, a manera de campanillas. 

rkjftron escasos monumentos de piedra. En cam¬ 
bio. abundan las pictografías, piezas de cerámica, 
piedra y madera. 

LAS ARMAS PRIMITIVAS 

Se vestían con lelas de algodón estampadas, con 
las, que se envolvían caderas y hombros. Se cubrían 
la cabeza con tiaras y cofias, Llevaban larga cabelle¬ 
ra y se adornaban las orejas , nariz y labios con t ubi- 
ios de oro, 

I a investidura de principes y novicios era seña¬ 


Hoá cbibcbaá: 

Hegentrarioá 
pueblos be 


AS culturas prdiispánicas en Colombia 
no alcanzaron el desarrollo de las dd Pe¬ 
rú o la* de México. Sin embargo, hada 
esa zona convergieron los conquistadores 
espartóles atraídos por ía leyenda de 1 ' EI dorado ". Y 
fue asi como, en 1535. Gonzalo Jiménez, de Quesa- 
da, al mando de una expedición, desembarcó en ci 
estuario del rio Magdalena para encontrar el fabulo¬ 
so M EEdorado'\ al que nunca pudo hallar, a pesar de 
que lo busco a través de valles y mont artas, ya que 
no se trataba de inagotables minas de oro como él 
imaginara, sino de utensilios, joyas, ornamentos de 
uso común entre la población, los que abundaban, 
sobre todo, en los templos. 

Colombia ha representado La gran incógnita de la 
América precolombina, Poco se sabede tos distintos 
pueblos que la habitaron, a excepción de los muecas 
o chibehas. Sin embargo, en este territorio se desa¬ 
rrolló una interesante manifestación cultural llama¬ 
da mega!¡tica. Su centro se hallaba a poca distancia 
de la localidad de San Agustín, Le sucedió la de los 
tainos, que practicaban la agricultura, vivían en pe¬ 
queñas chozas, y dormían en hamaeas. 

ELZIFA Y EL ZAQUE 

Se cree que los indios colombianos son originarios 
de la América Central, por La analogía de sus idio¬ 
mas y de su arte cor! los primitivos habitantes de 
Costa Rica y el istmo de Panamá. Otros investiga¬ 
dores r por el contrarío, hacen emigrar a los primiti¬ 
vos chibchas a las regiones ¡símicas. l as figurillas de 
oro de Chtriquí y Costa Rica revelan un arte muy se¬ 
mejante a! de los artículos chibehas, Estos aboríge¬ 
nes se daban a vi mismos d nombre tic muiscas, que 
significaba hombre, El otro fue un mote inventado 
por sus vecinos a causa de la abundancia de che en 
su idioma. 

TUos caudillos, á ZEpa y d Zaque, se repartían el 
país. El primero reinaba en las regiones de la sabana 
de Bogotá; el segundo, en las sil nadas al Norte, que 
tenía ti por capital a H unza v Turtjñ, 

La autoridad del ZÉpa y del Zaque se extendía a 
gran número de localidades, cada una de las cuales 
contaba ton su jefe particular. Con frecuencia estos 
jefes locales protagonizaban conflictos que les lleva¬ 
ban a invadir territorios ajenos, pero jamás se discu¬ 
tía la sumisión que al Zipa o al Zaque se 6e tenía- 

El cacicazgo y los cargos sacerdotales los heredaba.! l 
.siempre los sobrinos, hijos de hermana, signo inequi¬ 
voco del. establecimiento del parentesco por línea ma¬ 
terna, como en tamos otros pueblos primitivos. 

LOS TUNJOS 

Eran pueblos dedicados al cultivo del maíz, pata¬ 
tas, quirmas. mandioca y algodón, l.4t$ industrias 


Un curioso pendíanle de oro en el que se 
mezclan Sipurae soomorfas 
con una iisura antn>poniOrlJca. 

esenciales fueron el tejido y la orfebrería. Pintaban 
sus tejidos de algodón y. a veces, los estampaban. 

Trabajaban, Según la técnica de M ltf ée!& 
perdida'*, las figurillas conocidas con el nombre de 
¡unjas. Empleaban el oro, el cobre y, muy a menu¬ 
do, una aleación de oro y cobre. 

Los mu ¡seas se dedicaban al comercio, como nin¬ 
gún otro pueblo precolombino. Cada cuatro dias 
realizaban ferias en las que intercambiaban sus pro¬ 
ductos con las naciones vecinas. Como no existía el 
dinero, ae procedía por trueque, Sin embargo, se 
cree que usaban una moneda en forma de tejuelas o 
discos de oro, con la que pagaban sus tributos a las 
autoridades. 


lada con la ceremonia de la perforación de la nariz, 
por donde pasarían las joyas. 

Las armas consistían en mazas* lanzas, hondas y 
azagayas. Usaban, además, cerbatanas para lanzar 
dardos. 

LAGUNAS SAGRADAS 

Más que los templos, las lagunas eran lugares sa¬ 
grados relacionados con la diosa madre. Uaehué, 
persona je 1 rri 1 ico que, segii n ¡a t rad ición, surgió de un 
estanque, cerca de Iguape, llevando un turto de tres 
años en los brazos. Con él creó a los hombres, para 
desaparecer después en el agua en fomia de serpiente. 

Todos los artos, como homenaje a Bachué. el caci¬ 
que Cuntasita se cubría el cuerpo con oroen polvo y 
se embarcaba en una balsa para bañarse finalmente 
en la laguna, de donde se originó la leyenda de "El* 
dorado’ 1 , la que dispertó la codicia incontrolada de 
conquistadores y aventureros hasta í7$ü, 

EL CREADOR 

En la mitología colombiana, Cli imin igagua era un 
dios Creador, padre de Lodo lo que existe. También 
reverenciaban al Sol y a la Luna. 

Las d i vinidades que poseían au i b liciones de 1 ermi - 
nadas eran Oiíbchacum, el dios protector de Los 
mercaderes y que pertenecía exclusivamente a Bogo¬ 
tá: Bochicha, héroe civilizador; Chucbavia, que le¬ 
ída la apariencia dd arco iris. Según la cosmogonía 
chibcha , los primeros hombres se hicieron con ardite 
y las mujeres Con hierbas; por ello eran más frágiles, 

CHI8CHACUM CONTRA BOCHICHA 

Entre t&schi bebas, como entre los a/iecasy los ma¬ 
yas , el d ualismo fue una de I as caract eriítivas de la reí i - 
gión. Enfrentaron aldios Tierra Chibchacum con Bo¬ 
chicha. El primero, ftiriosoeontraloshombres.inun- 
dó I a sa han a d e Bogotá. 1, 0 * i rtdios, desesperados, in - 
vocaron a Bochicha, que no desoyó el ruego y fue en 
auxilio de los humanos. Arrojó su bastón de oro con¬ 
tra las rocas, éstas se abrieron y fluyeron las aguas, 
originando la famosa cascada de fcquendama. 

EL ARTE DE HILAR Y LA CRUZ 

Bochicha era un dios benefactor qne amaba a tos 
hombres, por lo quc habí a enseñado a Eos artt iguüs el 
arte de hilar algodón y tejer vestidos, Asimismo, los 
había instruido para pintar crt Sus ropas motivos en 
forma de crua, Bochicha había anunciado, finalmen¬ 
te, la esperanza de la resurrección de los cuerpos. 

LAS CARRERAS RITUALES 

Cada quince años sacrificaban ai Sol un mozo, lla¬ 
mado moja, que desde antemano estaba con,sagrado 
al e u l [q y educado en sus miste t ios. Q llciaba de i ni cr- 
mediario entre los hombres y el Sol, 

El dios til ataquen era el que presidia las carreras 
rituales, que gozaban de gran aceptación. Extraordi¬ 
nario prestigio alcanzaban quienes s-álian victoriosos 
en ellas, pero a menudo muchos participantes, exce¬ 
didos por el esfuerzo, realmente extraordinario, que 
habian realizado, perdían la vida. 

En ocasión de las siembras y cosechas., se organi¬ 
zaban procesiones por rutas que habían sido prepa¬ 
radas para tal Fin. 

Este Tnana muestra el territorio ocupado po* loa oNbchaa 
a la llegada tía loa eanquistadorgs espartóles 



Especie dü iguana 
«¡alizada en oro por los 
antiguos cnibchas. 



76 





























ue eá 


el metabolismo? 



N Biología '.c llama metabolismo (del ane¬ 
go meta bote, que significa cambio) al con¬ 
junto de los initrcambios de sustancias y 
transformaciones de la energia que ocurren 
en uhIos los seres vivos, EL metabolismo es, pues, una 
serie de fenómenos muy complejos, pero «i él se consi¬ 
deran dos fases llamadas ciclos el de los intercambios 
materiales y el de los fenómenos energéticos. Ellos, a su 
vez, comprenden amplLas transformaciones de !elv pro¬ 
teínas, grasas, fúcares, vitaminas, cte, n que componen 
el cuerpo o La masa del ser vivo y La producción o con¬ 
sumo de encrgia (surgidas de las reacciones químicas de 
aquella* sustancias), Todo esto erigiría el cator necesa¬ 
rio piiru La vida y el trabajo mecánico o movimiento. 

METABOLISMO CASAL 

Se denomina asi a las transfoTmadones vitales que 
ocurren en estado de reposo, o «a la energía necesaria 
pora mantener las funciones vitales. Pura tener una in- 
formación aproximada deL mismo se estudia el consu¬ 
mo del oxigeno, ya que éste es indispensable para todas 
las lionsíormacioncs químicas, 

MODIFICADORES DEL METABOLISMO 

Todas las sustancias (proteínas, sales minerales, hi- 
dralos de carbono, etc.) dentro del organismo t ieml en a 


mantener const antes sus valores, y por cLLo debe estu¬ 
diarse el metabolismo ¿e las mismas en particular. Si 
esos valores aumentan o disminuyen, de inmediato se 
desencadenan en el organismo mecanismos de correc¬ 
ción- Entre ellos figuran las hormonas: o sustancias vol¬ 
cadas en la sangre por las gláduln* de secreción interna 
que modifican parcialmente el metabolismo de deter¬ 
minadas sustancias, 

CICLO DE LOS INTERCAMBIOS 

Las células de los seres vivos reciben los elementos 
nutriLivos, y en el protoplusma de cada una de ellas se 
producen transformaciones de esas sustancias, con Las 
que elaboran moléculas orgánicas complejas, propias y 
espccifiL-as de cada ser vivo. Éstas se utilizan pata cre¬ 
cer □ aumentar de tamaño y par a reemplazara las pro¬ 
pias moléculas. Durante estos proce-vos se necesita 
energía para construir moléculas grandes partiendo de 
las pequeñas. y también, se desprende energía y consu¬ 
me oxigena para romper Las grandes moléculas en sus 
eontponentes más simples. 

EL metabolismo consta, pues, de dos procesos casi si¬ 
multáneos: el primero es de integración o formación de 
la propia masa con consumo de energía y se llama ana¬ 
bolismo (del griego mtJiHitítt, que significa construir), > 
<1 segundo es de destrucción de sus componentes por 



78 


Les plantas vedes, osea íes que poseen qlorcjíiiia. san capa¬ 
es de «alizar un píoceso denominado fotosíntesis: conven 
i ir la energía del Sed en rama accesible- al iHjmbre. Elias 
const; uyan sus moiócuías orgánicas usando ia energía solar 
(CBhngbidratos) y despidan Daipa-nú í 1 y &■ él Agonismo ar ¬ 
ma!, ios carbohidratos, son descompuestos por las eximas 
ím simples anjeares { 2 ), que puedan asi SéT utilitarios duCC- 
lamento por las células individuales. Dentro de coda cétuío 
(3) Ib mrfécula de glucosa se parle en dos y Juego eg quema¬ 
da como combustible (4|. La energía que se libera se utiliza 
para mantener ^as diversas funCiCfles vitales. 



OXIGENO 

<k 


cúmbiiMiLÓn com oxigcito que libera energía. A esto se 


el tle los vegetales, pues la alimentación de los primeros 
se basa siempre en productos de otros seres vivos; por 
ello, los fenómenos nutritivo!* comieniarv ion ki diges- 
uño, o -sea la transí oiniaciúrt en rtiaietiaLe* orgánicos 
simples. Con ctkn y con el agua de las bebidas \ las ta¬ 
les minerajes en clin d ¡sueltas, el ser humano y los ani¬ 
males hacen su mdíiMismo, es decir, lahricun sus 
proteínas, grasas, glucógeno, con los que mantienen e 
inctementan su masa corporal. A partirdenlli tkbrka- 
rátt las hormonas y enzimas que ¡ncoesilan. l as vitami¬ 
nas, en cambio, deben Incorporarlas en estado natural, 
pues son me anaces de fabricarlas ellos mismos. 

EL CICLO DE LA ENERGÍA 

Para producir IJ mi molécula compuesta partiendo 
de un conjunto de molécula* simples, el organiímo 
debe disponer de energía que posibilite tal reacción* 
de la misma manera que para cocinar un alimento es 
necesario disponer de fuego, Las plantas verde* lle¬ 
nen la capacidad de captar La energía solar y por el 
proceso de fotosíntesis incorporan carbono, que es la 
base principal de todas Las moléculas orgánicas, y li¬ 
beran oxigeno, 

Pero en los animales, lá energía necesaria para rodas 
las transformaciones mciabólicas seria enorme y de di¬ 
fícil obtención: por ello, la sabia naturaleza ha desarro¬ 
llado las enzimas, que son moléculas caíaltzadoras, es 
dcrii que por su sola presencia inician, aceleran y con¬ 
ducen una reacción química con un consumo mínimo 
de ertergáa. En sus célula*, les. ie-res vivo* cUcrtLáft con 
jlUfflcrbsfc enzimas, cada una dq ids cuates e* especifi¬ 
ca para una transformación química, Otros enzimas 
apropiados rompen la-- moléculas complejas, liberando 
energía, que se utiliza para mantener la temperatura, 
pura la actividad muscular, etc. Como resultado final 
del catabolismo quedan agua y oíros producto* tóxicos 
residuales (como La urea), que deben ser eliminados ¡si 
cstrriüT a través de Jas excreciones, 



Eslo esquema muy sim¬ 
ple mueglra el milagro 
dei me-iabotisiTiQ, nota¬ 
ble prqcegq rPqdiaOte el 
cual las células eonvier 
ien los alimentos on 
c-nc-g-á o utilizan osla 
pgrn rapxrar íejldo?, pe/a 
crecer o como reserva. 




llama catabolismo (dql griego kuiphodu, que eignifien 
arrojar. drslruii). 

BALANCE MATERIAL EN LOS ANIMALES 

l-.l mciatwíiimo de tos animales es más complejo que 


B pr ¡mer p? opeso del nwlabolisipo as e- anabcrf Ismo y consiste en la Formación de Fa 
propia m&sa celular a pedir de los materiales más ampies. Además dei Agua y del 
origono. las malerlM químicas- piocedaotaa do los ali mentos son las proteínas (car- 
ne, leche, huevos* pescados, etc), los hidratos cíe carponoípan, azúcar, hjrine, h¿rta- 
tlaas, etc ), salee minerajes {calcio, logrero-, sodio, etc.), vitaminas (A, complejo B. C, 
D, EL etc.)y Rra&as Las viiamings y sales minerales pueden usarse de inmediato, pe¬ 
ro la* -prol-einas. hidratos de carbono y grasas Cebón sor previamente descompuos- 
las en sustandas simples, que son aiBcrbidas pór cediente sanguínea o linfádea 
y levadas hasta las células para mánlsosf la masa corporal o para crecer. 


LINFA 


OiQESTiON 


CÉDULAS 


ALIM-En'-aS SNQÉHOOS 


79 





























DE LA VIDA MISMA 


el origen be 


L Big Ben es un famoso reloj que se en¬ 
cuentra en la torre del Parlamento británi¬ 
co en ia ciudad de Londres. Está considera¬ 
do como uno de los más exactos del mun¬ 
do, y dos veces por día recibe información enviada por 
el observatorio de Greenwich, El reloj tiene cuatro es¬ 
feras, una hacia cada punto cardinal, y el diámetro de 
le 6,86 metros. Su juego de campanas o 
carillón emite una melodía que ha sido recogida por las 
estaciones de radiotelefonía. La tarea de montar y po¬ 
ner en funcionamiento el complejo mecanismo duró 
siete años. Una vez instalada la gran campana, en la cá- 


un nombre 

niara de los Comunes se celebró un intenso debate para 
decidir cuál serla su nombre. Algunos propusieron 
“Reina de las campanas”, otros preferían “Victoria” 
(en homenaje a la reina). El popular comisionado de 
Obras Públicas, sir Benjamín Hall, que había actuado 
como superintendente del comité de los trabajos, reco¬ 
mendó llamarlo San Esteban. Pero en esos momentos 
se escuchó una voz que propuso llamarlo “Big Ben” 
(El gordo Benjamín), y todos celebraron la ocurrencia 
quedando bautizado así el famoso reloj, (Las luces de 
sus esferas están encendidas cuando sesiona el Parla^ 
memo.) 


80 













y * 

























































La Arqueología 
nos ayuda a cono¬ 
cer cómo vivieron 
los hombres en la 
antigüedad a tra¬ 
vés de los objetos 
que dejaron. Los 
restos que apare¬ 
cen en esta página 
pertenecen a la 
época prehistóri¬ 
ca. 1} Hacha del 
paleolítico, 2) Res¬ 
tos humanos del 
paleolítico supe¬ 
rior, 3) Fetiche del 
paleolítico. 4) y 5) 
Cerámica neolíti¬ 
ca 6) Piedra para 
moler alimentos. 



Al arqueólogo Sol¬ 
tase debe el hallaz¬ 
go de valiosas pie¬ 
zas arqueológicas 
en Asirla, Este gra¬ 
bado del siglo pa¬ 
sado muestra los 
trabajos realizados 
en Korsabad, cerca 
de Nínive, la anti¬ 
gua capital dei im¬ 
perio asirio. 



La prehistoria 
americana encie¬ 
rra muchas obras 
de gran valor para 
conocer el arte y 
las costumbres de 
los pueblos primiti¬ 
vos. En la fotogra¬ 
fía aparece 0 Cas¬ 
tillo pirámide esca¬ 
lonada en Chichen 
Itea, ciudad de los 
mayas, en la penín¬ 
sula de Yucatán, 
México. 



Los ha! lazgos arqueol ógicos demostraron que las joyas son ca¬ 
si tan antiguas como el hombre. Éstas fueron encontradas en 
una tumba cerca de Roma y se les calcula una antigüedad de 
20.000 años a de J.C. 


B ADA vez que tenemos referencias de algún 
descubrimiento arqueológico surge en noso¬ 
tros la dorada imagen de un personaje casi 
legendarios el arqueólogo, aventurero con 
casco de corcho que, guiado por su infalible intuición y 
atravesando ardientes desiertos o pantanos, descubre 
los misterios de una ciudad perdida, colmada de tesoros, 
único testimonio de La existencia de alguna fabulosa civi¬ 
lización desaparecida. 

A menudo estos personajes tenían como única docu¬ 
mentación los relatos de los nativos de la zona, quienes 
conocían por tradición la existencia de vestigios dejados 
por sus antepasados, o de poetas como Homero, que tan 
bien describió a Troya. 

Pero los arqueólogos actuales son personajes muy di¬ 
ferentes de los Schliemann y tos Carnarvon de la Ar¬ 
queología Clásica, que son los que inflaman nuestra 
imaginación. 1 

Para tratar de comprenderlo, comencemos por escla¬ 
recer una pregunta. 

¿QUÉ ES LA ARQUEOLOGÍA? 

Es d estudio de las culturas desaparecidas a través de 
sus restos materiales. No olvidemos que cuando decimos 
culturas nos referimos a todo aquello que ha sido creado 
por el hombre, y que engloba tamo a los objetos mate¬ 
riales como a las costumbres, formas de vida, visión del 
mundo, arle, etc. 

Gran parte de los restos materiales resiste el paso del 
tiempo en forma de vestigios, que primero fueron reco¬ 
gidos por coleccionistas y, lentamente, comenzaron a 
servir como datos del pasado. 

Mucho cambió la Arqueología desde la época de Bou- 
clicr des Perthes, coleccionista de antigüedades prehis¬ 
tóricas en el siglo XVIII. Ahora se usan métodos exactos 
que permitieron componer cuadros mundiales correlati¬ 
vos de la prehistoria, y que participan de la Física, la 
Química, la Geología y otras ciencias. 


82 


















1 





La fotografía aérea, usada desde principios de este siglo, 
destaca con claridad el contorno de las estructuras sepulta 
das, ya que los antiguos muros de piedra producen una vege¬ 
tación rala, mientras que las tumbas, restos de cocinas, etc.. 
producen vegetación más oscura y frondosa, visible en la 
fotografía. 



Las ruinas sepultadas pueden detectarse mediante medicio¬ 
nes eléctricas, o sea midiendo la resistencia eléctrica del sue¬ 
lo, Si hay un muro de piedra, la resistencia será mayor; si hay 
restos orgánicos, cerámica, metales, etc,, será menor. Los da¬ 
tos se obtienen mediante electrodos hundidos a cierta pro¬ 
fundidad en el terreno. 


PRIMERA ETAPA; EL CAMPO 

Aunque a veces se descubren yacimientos arqueoló¬ 
gicos por azar* la búsqueda sistemática de los mismos 
recibe el nombre de prospección, y si bien existen varia¬ 
dos métodos para realizarla, actualmente los más usa¬ 
dos se relacionan con la tecnología de muy reciente de¬ 
sarrollo. En efecto» hay dos métodos que» como lentes 
mágicos» nos permiten “ver” lo que permanece oculto 
bajo la i ierra: la prospección eléctrica y la fotografía 
aérea. La primera trata de determinar los materiales 
que oculta el terreno de acuerdo con la resistencia que 
el mismo ofrezca al paso de !a corriente, y la segunda 
(interpretación de las fotos tomadas desde los aviones) 
se fundamenta en la distinta coloración que muestra la 
vegetación de acuerdo con el tipo de ruinas o materiales 
que permanezcan sepultados debajo, 

CON EL PICO Y LA PALA... 

Ha llegado el momento de excavar, y se hará con el 
mayor cuidado. No es para menos* ya que todo lo que 
sea movido de su lugar previamente a su registro por el 
fotógrafo o el dibujante puede ser irremediablemente 
arruinado para su correcta interpretación. Para ubicar 
tos vestigios que vayan apareciendo se realiza un plano 
cuadriculado» asi como se cuadricula la excavación 
misma. Estando cada cuadrícula numerada* la pieza re¬ 
cogida» después del registro fotográfico, es rotulada 
apropiadamente y luego es cuidadosamente embalada 
para su transporte al laboratorio. 

Una expedición arqueológica ideal debe incluir» ade¬ 
más del dibujante y el fotógrafo, un químico experto 
en ta conservación de tos vestigios y un geólogo diestro 
en ubicar las diversas capas sedimentarías. En la reali¬ 
dad, pocas veces se reúne este grupo especializado* y 
debe ser el arqueólogo mismo el que abarque todos los 
conocimientos mencionados; debe, por ejemplo* poder 



En un yacimiento grande 
la excavación se realiza 
medíante el método Grid, 
es decir, dividiendo el te¬ 
rreno en cuadrados, entre 
los que se dejan delgadas 
paredes-testigo sin exca¬ 
var para tener la sucesión 
de estratos siempre a la 
vista y poder ubicar y 
numerar los objetos ha¬ 
llados. 























bañar en cera los fragmentos deshechos para transpor¬ 
tarlos sin romper la disposición original, como hizo sir 
Leonard Woolley en Ur T Sumeria, rescatando así para 
la posteridad los restos de una ciudad de 3,000 años 
más antigua que Jesucristo. 

EN EL LABORATORIO, 

TRADUCTORES DEL PASADO 

La importancia de los restos arqueológicos está 
en relación directa con la interpretación correcta o 
incorrecta que se haga de dios. En el primer caso, los 
vestigios arqueológicos serán como emisarios del 
pasado que han transmitido su mensaje hasta nuestros 
días con claridad; para ello, no sólo se debe anali¬ 
zar el resto arqueológico propiamente dicho, sino la 
matriz de tierra que lo incluye. 

Aquí hacen su aparición ciencias como la sedímen- 



Hasta el siglo XVIII los hallazgos se hacían, por lo común, 
de forma casual. A partir de entonces la búsqueda fue sis¬ 
temática, 

tologia, que se ocupa de los exámenes analíticos de 
la tierra, y la palínología, disciplina que surgió 
a partir de los estudios de Lagerheim y Von Posi, sa¬ 
bios suecos que en 1910 descubrieron que el polen ve¬ 
getal conservaba su envoltura quitinosa durante mi¬ 
lenios, dándonos idea así de cuál era la Hora pre¬ 
dominante en aquellos tiempos tan remotos, y en con¬ 
secuencia las oscilaciones del clima a lo largo de dece¬ 
nas de milenios. 

UBICACIÓN EN EL TIEMPO: 

LO QUE VA DE AYER A HOY 

Sin duda alguna, la antigüedad del yacimiento es uno 
de los más apasionantes enigmas que debe resolver el 
laboratorio. Uno de los métodos más utilizados para 
ello es la estratigrafía, fundamentada en la sucesión- 
antigüedad de las capas sedimentarias. Su principio bᬠ
sico indica que, siempre que no ocurran accidentes pos¬ 
teriores que lo desvirtúen, en una sucesión de capas 
sedimentarias tai como aparecen en excavación, las 


En este siglo la investigación 
arqueológica se hizo más organizada. 

Se estudian tas capas del terreno 

y se aplican las técnicas más 

adecuadas para la excavación (fotos 1 y 2). 

Luego se clasifican los hallazgos 

[foto 3) y se rotulan las piezas en el mismo 

campo, lo que luego facilita la 

tarea en el laboratorio (foto 4). 


más antiguas serán las más profundas, y las más nue¬ 
vas, más superficiales, Por lo tanto, si un sitio ha sido 
ocupado por el hombre en diversas etapas del desarro¬ 
llo de ta humanidad, en la excavación aparecerán dis¬ 
limas capas que, al hacerse más y más profundas, in¬ 
cluirán vestigios de agrupaciones cada vez más remotas 
en el tiempo. 

Las técnicas para fijar las fechas de los objetos en¬ 
contrados son realmente asombrosas. Por ejemplo, 
puede conocerse la edad de un árbol por los anillos que 
aparecen en su sección transversal, y en base a su desi¬ 
gualdad, conocer el clima de la región, ya que el creci¬ 
miento es mayor en épocas calurosas. 

La física atómica presta a la Arqueología sus mé¬ 
todos referidos a La alteración de los cuerpos radiac¬ 
tivos. Los vegetales poseen una dase de carbono ra¬ 
diactivo, el carbono 14* que absorben en la atmósfera 
y que pasa ai cuerpo de los animales herbívoros y 
omnívoros con la alimentación. Cuando el animal 
muere, comienza a perder radiactividad con un ritmo 
constante hasta transformarse en carbono 12 o en 
carbón común. Cada 5,570 años, la mitad del car¬ 
bono 14 que había inirialmente se transforma en carbo¬ 
no 12; por lo tanto, podremos fechar con exactitud car¬ 
bones o huesos carbonizados de un yacimiento arqueo¬ 
lógico de acuerdo con la cantidad de carbono radiacti¬ 
vo que reste en el mismo. El carbono se desintegra dd 
todo a los 70,000 años. 

El método del potasio-argón nos permite lechar res¬ 
tos más antiguos, puesto que el potasio 40 se transfor¬ 
ma en argón en un período de 1.300,000 años. 

Los hallazgos deben situarse en su contexto general 
de la vida, y por eso la arqueología une las distintas 
ciencias y a los distintos investigadores para realizar 
una tarea en común, cuya misión fundamental y princi¬ 
pal es revivir el pasado. 

LA MÁQUINA DEL TIEMPO 

Es indudable que si comparamos a los primeros ar¬ 
queólogos con ios actuales, pensaremos que éstos 
han ganado en sabiduría y exactitud y perdido en 
magia. Pero no olvidemos que para transformar los 
fríos datos que emanan de los documentos en re¬ 
latos comprensivos de hechos de la vida humana hace 
falta una notable intuición, además de conocimien¬ 
tos, y buena dosis de imaginación, además de exacti¬ 
tud, En los presentes trabajos de arqueólogos y prehis¬ 
toriadores observamos todo esto y mucho más: ellos 
logran insuflar vida a los restos milenarios y or¬ 
ganizados en un nivel de explicación que nosotros 
recibimos como si una máquina del tiempo nos trans¬ 
portara a los albores de la humanidad, ¿Acaso el sen¬ 
timiento de maravilla que embarga at arqueólogo mo¬ 
derno en su descubrimiento no tendrá algo del asom¬ 
bro sagrado que alelaba a los primeros nativos que 
penetraron el misterio de las tumbas faraónicas? 
¿Su emoción aventurera no se asemejará a la de 
Schlíemann rastreando el épico camino literario de los 
poemas homéricos? 

Pensamos que sí; pero que, además, ahora está 
presente [a posibilidad de entender la realidad pa¬ 
sada con más certeza y autenticidad y Facilidad, lo que 
nos demuestra que una vez más la voluntad indomable 
del hombre nos permite el acceso a las regiones de lo 
desconocido. 
















Curictéoá ortgmeá 

be palabra# comunes 


#obelino 



¿Cómo se originaron algunas palabras que usamos 
cotidianamente? Muchas nacieron 
curiosamente; por eso te lo contamos en esta sección. 


ROBOT 

Este vocablo deriva del checoslovaco 
“robota* 1 , que quiere decir trabajo. Fue 
creado en 1920 por d escritor checo karel 
Capek, en una de sus obras de teatro, para 
denominar un androide construido por un 
sabio y capaz de llevar a cabo todos los tra¬ 
bajos normalmente ejecutados por un hom¬ 
bre, Las máquinas modernas están equipa¬ 
das de órganos sensoriales» con los cuales 
captan las informaciones útiles para desa¬ 
rrollar un trabajo, y es precisamente a estas 
máquinas completas a las que se da cí nom¬ 
bre de robots. 


GOBELjNO 

En el año 1447, un tintorero francés llama¬ 
do Jean Gobelin abrió una tintorería en las 
afueras de París. Este modesto artesano vivió 
humildemente sin destacarse mayormente en 
su actividad. Muchos años después de su 
muerte, en 1662, el rey de Francia, Luis XIV, 
fundó la *‘Manufactura Real de los Gobelb 
nos”, que recibió ese nombre porque, en un 
principio, se instaló en el antiguo taller de 
Gobelin, Sin pretenderlo y sin sospecharlo, el 
tintorero dio su nombre a los tapices más fa^ 
mosos de Francia; y aún más, porque en la 
actualidad, gobelino se ha convertido casi en 
sinónimo de tapiz en distintas partes del 
mundo. 


































































































































\M. 



Este meteorito, hallado 
en Siberia en 1749, es en 
realidad un siderolito, 
pues en su composición 
predomina el hierro. 



Los meteoritos son ana^ 
lízados con cuidado para 
desentrañar tos miste¬ 
rios que encierra la ma¬ 
teria cósmica. 



86 


ERDADEROS proyectiles cósmi¬ 
cos, los meteoritos penetran en la at¬ 
mósfera terrestre desde el espado 
exterior en cantidades que superan 
los 20 millones por día. Este dato parece una 
noticia de ciencia-ficción, pero es una realidad 
comprobada científicamente* Esta asombrosa 
cantidad de proyectiles cósmicos son los bóli¬ 
dos, meteoritos o aerolitos y también las estre¬ 
llas fugaces, como se las llama comúnmente. 
Viajeros de otros mundos, se internan en la at¬ 
mósfera terrestre produciendo una serie de fe¬ 
nómenos observados desde la antigüedad y 
que, aún hoy, son motivo de estudio para acla¬ 
rar los enigmas que todavía encierran. 

¿QUÉ SON LQS METEORITOS? 

Los meteoritos son partículas sólidas o frag¬ 
mentos de piedra y metal que se desplazan so¬ 
los o formando verdaderos enjambres por los 
espacios ínter planetarios, Pero como no pue¬ 
den resistir la atracción terrestre entran en la 
atmósfera, y lo hacen a tal velocidad que ei ca¬ 


lor provocado por el roce los pone incandes¬ 
centes y muchos de ellos estallan o se consu¬ 
men antes de llegar al suelo. En la actualidad el 
término de meteorito tiende a reemplazar al de 
bólido, dejándose éste para designar al de 
grandes dimensiones, de fuerte intensidad lu¬ 
minosa y que provoca un estallido en el aire. 

El Meteor Cráter, en Atizona, es una huella colosal que de¬ 
jó un meteorito que cayó hace unos 70,000 años. En la foto 
de la derecha se aprecia su diámetro, de casi 1250 m. 



























Esta masa cósmica de níquel y hierro es la más grande que 
se recogió en tos Estados Unidos de América, Pesa 14 to¬ 
neladas. 


Se llaman, en cambio, estrellas fugaces los 
puntos luminosos que aparecen de pronto en el 
cielo y que, después de recorrer una trayectoria 
más o menos amplia, desaparecen dejando un 
trazo luminoso en el firmamento* Sin embar¬ 
go, a pesar de su nombre, estas estrellas fuga¬ 
ces nada tienen que ver con las estrellas o astros 
que se encuentran a considerable distancia no 
sólo del planeta Tierra sino también de nuestro 
sistema solar. 

Uno de los misterios aún no totalmente acla¬ 
rados es el origen de los meteoritos* Para algu¬ 
nos investigadores, son fragmentos de un pla¬ 
neta que estalló hace ya mucho tiempo; para 
otros, serian restos de nubes de polvo cósmico 
de los que se formó el sistema solar. El enigma 
es muy difícil de resolver; sin embargo, los es¬ 
tudios realizados últimamente permitieron es¬ 
tablecer que la proporción de isótopos radiacti¬ 
vos de uranio, plomo, estroncio, etcétera es 
igual en la Tierra que en los meteoritos, lo que 
confirma su formación simultánea hace unos 
5.000 millones de años. 

¿CÓMO ESTÁN FORMADOS? 

Estos verdaderos proyectiles del cosmos no 
tienen todos la misma composición. La mayoría 
son piedras o lititos que, por lo general, se dis¬ 
gregan al atravesar la atmósfera. La mayor pane 
de los lititos pasaron inadvertidos durante mu¬ 
cho tiempo, pues su aspecto no difiere mucho de 
las rocas terrestres* Habitualmente, se los desig¬ 
na meteoritos o aerolitos; están formados por si¬ 



licatos y, en muy escasa proporción, hierro y ní¬ 
quel. Los que presentan igual cantidad de silica¬ 
tos, hierro y níquel se denominan sideroiitos o 
sideritas, y los que son de hierro puro, holoside- 
ritos. Mediante el espectro de su luz se han podi¬ 
do identificar otros elementos que los forman: 
calcio, manganeso, magnesio, cromo, aluminio 
y sodio. Ahora bien, como estos elementos son 
comunes en las rocas y minerales terrestres, pue¬ 
de afirmarse que los meteoritos eran cuerpos só¬ 
lidos antes de chocar en la atmósfera. 

El tamaño de los meteoritos es variable; fe¬ 
lizmente, son pocos ios grandes aerolitos que 
llegan a la superficie terrestre. Y decimos feliz¬ 
mente, porque causan graves daños y abren 
cráteres de diversa extensión. 

POR AQUÍ pasó un meteorito 

Antiguamente, sólo la casualidad permitía a 
los hombres de ciencia estudiar la trayectoria 
de los meteoritos, su frecuencia, luminosidad, 
etcétera. En un antiguo poema indio, el Mafia - 
bharata, compuesto siglos antes de J.C, hay 
una clara referencia a las lluvias de estrellas: 
“Se vieron caer del firmamento las antorchas 
celestes como llamas rodeadas de humo; las es¬ 
trellas caían a millares”. Los árabes conserva¬ 
ban en la Kaaba, santuario de la ciudad de la 
Meca, una piedra negra que, según la leyenda, 
habla sido entregada por el ángel Gabriel a Is¬ 
mael, hijo de Abraham, y a su madre Agar, 
para que reposara la cabeza mientras erraba 
por el desierto. Esta piedra era seguramente un 
aerolito. Pero hasta principios del siglo XIX no 
se comenzaron a estudiar las piedras caídas del 
rielo con criterio científico. 

En la actualidad se han montado estaciones 
con cámaras fotográficas para registrar la mor¬ 
día de los meteoritos y localizarlos inmediata¬ 
mente después de su caída; además, se los sigue 
por medio de satélites artificiales. 

La cantidad de proyectiles cósmicos que lle¬ 
gan a la Tierra es extraordinaria. Se ha calcula¬ 
do que en un día entran unos 20 millones; pero 
si se incluyen los meteoritos de poco brillo y 
pequeño tamaño que se observan sólo con po¬ 
tentes telescopios, la cifra asciende a la fabulo¬ 
sa cantidad de 8 mil millones. 

LAS HUELLAS DE LOS METEORITOS 

Las huellas que dejan los meteoritos son es- 
tremecedoras. Por lo general, consisten en crᬠ
teres de superficie variable. En la época prehis¬ 
tórica, según se cree, hace 70.000 años, cayó en 
el desierto de Arizona, Estados Unidos, un 
aerolito que dejó un cráter de L25Q metros de 
diámetro y 180 metros de profundidad. Es ei 
llamado Meteor Cráter, provocado por un si- 
derito que pesaba unas 15.000 toneladas. Afor¬ 
tunadamente, los desastres de origen cósmico 
son muy raros, pues la mayoría se desintegra en 
las capas atmosféricas antes de tocar el suelo. 



Los meteoritos del tipo 
condritas (foto de arriba) 
se estudian para beter* 
minar la existencia de vi' 
da en otros planetas. 
Fueron estos proyectiles 
cósmicos los que deja¬ 
ron tantos cráteres en la 
superficie de la Luna (fo¬ 
to de abajo). 
























Estos (res grabados muestren 
la fnetsrnorFfeií; fe 1<i aíjfija 
reina. En rj: central son bí&n 
^■sifoles i® lr-i i la papilla 
real sustancia llanca con (a 
quo se nutre. La larva es muy 
voraz, y finios primeros días 
come les prüvtelüfiss 
acumuladas en la celda ¡por ígs 
obretiK 


la pida de laá abejas» 




->:■'■ •■♦•;- AS abejas son insectos sociables que 
viven en una colmena, cuyo góbier- 
rio es una democracia perfecta, l n 
ella nadie manda, pues todos obede¬ 
cen a leyes inimitables. Jamás hay anarquía ni 
huelgas ni desocupados. Los millares de indi 
vid nos que viven en la colmena son guiados 
por una fuerza misteriosa que Mauricio Mae 
lertink llamó, precisamente, “el espíritu de la 
colmen a’ T y que los hace trabajar sin descanso 
en beneficio de la comunidad. 

LOS HABITANTES DE LA COLMENA 

Ln la colmena o ciudad de las abejas se en 
cueniran tres clases de individuos: la reina, las 
obreras y los zánganos, Cn ella habitan de 
JO.000 a 80,(XX) insectos y cada uno de ellos 
tiene una misión asignada. 

La reina es indispensable en el enjambre, ya 
que su fecundidad asegura la vida de la espe¬ 
cie; por eso recibe cuidados especiales de las 


Hsxá^íjntíg perteclos son las teldil lácete La col mena, dónele son tfeposLtados 50.000 ó 
60.000 nuevos que produce por afta la abeja reina. 


LV#c?N 


M*tk T. 

* * *** i 


viJ¡* * 




obreras. Su reinado es, sin embargo, un. cauti¬ 
verio, pues su única fundón es la de poner 
huevos. Su tamaño es mayor que d de los zán¬ 
ganos y obreras; se distingue, además, por te¬ 
ner el abdomen alargado y e| aguijón liso. 

Los zánganos son los individuos machos de 
la colonia; se reconocen por su aspecto re¬ 
choncho. por el zumbido especial que produ¬ 
cen ni volar y por carecer de aguijón. Tampo¬ 
co llenen trompa para recoger el néctar de las 
flores ni cestas en las patas para transportar el 


polen. Su misión es fecundar u La reina CTi el 
vuelo nupcial; una vez hecho esto, son inútiles 
y las obreras dejan de alimentarlos o ellas mis¬ 
mas tes dan muerte. 

La mayoría de la población está constituida 
por las obreras, a quienes lu naturaleza las ha 
dolado de instrumentos de trabajo. La man¬ 
díbula y la lengua sirven de sierra, de gancho, 
de tubo absorbente, de tenaza o de pinza, se¬ 
gún la tarea que deban realizar. Además, las 
ha provisto de cepillos en las patas y de una 


cesi illa en la tercera pala. El espíritu de la col¬ 
men a. que rige sabiamente Ea vida de tas abe¬ 
jas, distribuye el trabajo entre tas obreras: no¬ 
drizas, que cuidan y alimentan a las larvas y 
ninfas; damas de hurtar de Isi reina, que Ea nu¬ 
tren y limpian; vertíiitídonts, encargadas de re¬ 
novar el aire de la colmena y quitar la hume¬ 
dad de la miel; arquitectos* albañiles, cereras y 
escuíforas, que construyen las celdillas de los 
panales; recúíectoras, que salen en busca de] 
néctar y del polen de las flores, de sustancias 


Parg eJflbnrar un kiJl-c? de 
miel 135 Hfe|35 Ceben 
vi s 11 nf v libar entra 
lODjOQD y 2QQ.QOO Flores. 















Zángano 



Obrera 



Reina 


resinosas o propóleos, y de agua y sal; quími¬ 
cas, que aseguran la conservación de la miel 
instalando en ella, por medio de su dardo, 
una gota de ácido fórmico; las operculosas t 
que cierran las celdillas donde está ¡a miel y las 
celdillas en las que se encuentran las larvas 
cuando éstas se transforman en ninfas; las ba¬ 
rredoras, que limpian la colonia; las necrófo- 
ras f que sacan los cadáveres o los recubren 
con sustancias resinosas para evitar que su 
descomposición contamine el ambiente, y las 
guardianas, que velan día y noche por la segu¬ 
ridad general ahuyentando a los enemigos. 
Las obreras también guían a la reina a las dis¬ 
tintas celdillas para colocar los huevos, y de 
esta manera regulan los nacimientos según las 
necesidades de la comunidad. 

LA CIUDAD DE LAS ABEJAS 

La colmena es la ciudad de las abejas- Está 
constituida por una gran cantidad de *‘ca- 
sas”, que son las celdillas de cera de forma he¬ 
xagonal, abiertas en un costado y con una in¬ 
clinación de 4 ó 5 grados que evita que la miel 
depositada en ellas se caiga. Las celdillas están 
bordeadas por calles estrechas de 3 milímetros 
de ancho y dispuestas de tal manera que las 
obreras que deban pasar por ellas puedan tra¬ 
bajar sin molestarse entre sí. 

Para la construcción de la colmena las 
obreras usan cera r material que ellas mismas 
elaboran en glándulas especíales que poseen 
en el abdomen. 1 -as obreras se extraen unas a 
otras las laminillas de cera que salen de los 
segmentos abdominales y, medíante las patas, 
las llevan a la boca, empastándolas con la pro¬ 
pia saliva. Con ella van fabricando las celdi¬ 
llas tan regularmente que parecen hechas con 
un instrumento de precisión. Las celdillas mi¬ 
den unos 7 milímetros de largo por 5 milíme¬ 
tros de ancho, pero las destinadas a las prince¬ 
sas —de las que se elegirá luego la reina— y a 
los zánganos son un poco más grandes. 


En el interior de la colmena hay aire acon¬ 
dicionado que producen las abejas ventilado¬ 
ras agitando sus alas. Afuera puede hacer mu¬ 
cho frío o mucho calor, pero dentro de la ciu¬ 
dad la temperatura es constante y se mantiene 
alrededor de los 25 grados centígrados. La 
colmena es una ciudad muy limpia, jamás hay 
una basura. Los cepillos de las patitas de miles 
de obreras barren constantemente las calles y 
las casas, y si penetra algún insecto intruso, al 
que dan muerte, las necróforas se encargan de 
recubrirlo inmediatamente con sustancias re¬ 
sinosas para evitar que al pudrirse contamíne 
el ambiente. 




Las celdillas hexagonales, fabricadas con cera por las abe- 
jas, son una maravilla de Ja naturaleza. 

EL NACIMIENTO DE LAS ABEJAS 

En la primavera la reina realiza el vuelo 
nupcial . Rodeada de zánganos, se eleva muy 
alto y en el camino van quedando los zánga¬ 
nos agotados por la fatiga. Sólo uno llega con 
ella a considerable altura y se convierte en su 
esposo. Pero su dicha es muy breve, ya que 
muere poco después. 

Tras el vuelo nupcial, la abeja reina regresa 
fecundada para el resto de su vida y produce 
anualmente entre 50,000 y 60,000 huevos. La 
reina coloca un huevo en cada celdilla y las 
obreras llenan la misma con una sustancia 


Las obreras tienen árga¬ 
nos especializados para 
realizar los diversos tra¬ 
bajos. La mandíbula y la 
lengua les sirven de ste 
ira, de gancho, de tubo 
absorbente o de tenaza. 
Las patas traseras tie¬ 
nen un canasto o cesto, 
donde la abeja coloca el 
polen de las flores. 



Abdomen 
mostrando 

el 

aguijón ^ 


Cesta 
de polen 


Pata trasera 



Aguijón 


Lengua 


Cabeza 


jos simples 
compuesto 



Pata 
delantera 


Extremidad 
de la pata 


90 














blanca gelatinosa compuesta de miel, polen y 
agua. Después de tres días nace la larva, que 
es un gusanito muy voraz que come las provi¬ 
siones acumuladas en la celda, i os dos prime¬ 
ros días es alimentada con jalea reai, una se- 
creción producida por las glándulas superec- 
rebrales de las obreras. La abeja reina es la 
única que tiene ei privilegio de recibir toda su 


vida ese extraordinario alimento* La larva cre¬ 
ce y, luego de una semana, ocupa toda la cel¬ 
dilla; entonces, las obreras cierran el recinto 
con una capa de cera. Allí la larva se transfor¬ 
ma en ninfa* Al cabo de 16 días nace una abe¬ 
ja reina; a los 21, una abeja obrera, y a los 26 
un zángano. 

Al poco tiempo las obreras comienzan a 


La abeja reina nace des- 
pués de dieciséis dias 
de haber sido puesto el 
huevo en la celdilla. Para 
liberarse de la envoltura 
comienza a romper el 
opérculo que cierra su 
celdilla. Como la reina es 
indispensable en el en¬ 
jambre. ya que su fecun¬ 
didad asegura la vida de 
la especie, recibe cuida¬ 
dos especiales de parte 
de las obreras. 



91 


















Pata posterior 


Ojos simples Tórax 
Ojo 

compuesto 


Sistema 


Antena 


Aguijón 


Alas 


Sistema 

digestivo 

Abdomen 


Anatomía de fa abeja. 
Como en todos los in 
seo tos, el cuerpo se divi¬ 
de en tres partes: cabe- 
za 1 tórax y abdomen. 


ejecutar diversos trabajos, pero lo curioso es 
que esos trabajos están de acuerdo con su 
edad. Aquí se manifiesta otra vez el ^espíritu 
de la colmena”. En los primeros tiempos se 
ocupan de limpiar las celdas y de alimentar a 
las larvas, pero luego, pasados diez o doce 
dias, emprenden algunos vuelos de orienta¬ 
ción sin descuidar sus otras tareas de construir 
o reparar celdillas o de alimentar a la reina o a 
las larvas. A los veinte o veintidós di as salen 
en busca de néctar y polen o de sustancias re¬ 
sinosas. Su tarea es continua y tan intensa que 
las obreras viven sólo un mes y medio; en 
cambio, la reina vive 4 ó 5 anos. 


LA FABRICACIÓN DE LA MIEL 

La ciudad de las abejas se autoabastece a si 
misma y nunca carece de alimentos, pues las 
previsoras obreras guardan la miel en celdillas 
especiales para los días crudos del invierno. 
Para fabricar la miel las abejas lamen o absor¬ 
ben tos elementos azucarados o el néctar de 
las flores por medio de la lengua. El néctar ex¬ 
perimenta las primeras transformaciones en la 


boca y en el estómago de la abeja obrera, y 
agregando una secreción interna se transfor¬ 
ma en miel en el buche melífero del insecto. 
Las abejas regurgitan la miel en celdas espe¬ 
ciales de los panales, pero la llamada miel ver¬ 
de, contiene mucha humedad y fermenta fᬠ
cilmente. Pero las abejas, precavidas ante este 
peligro, reducen la humedad estableciendo 
una corriente de aire al agitar sus alas sobre 
los panales. Juan Enrique Fabre, admirable 
estudioso de la naturaleza, dijo que la miel es 
un milagro combinado producido por las abe¬ 
jas con las llores. En efecto: quizá las abejas 
podrían encontrar otro tipo de alimento y vi¬ 
vir sin las flores, pero en cambio más de diez 



Las abejas tienen un len¬ 
guaje muy original para 
comunicarse el lugar 
donde hay flores con 
néctar. Este lenguaje es 
una danza circular en 
torno del panal vertical, 
colocándose entre el Sol 
y la colmena. Mientras 
danzan ondulan la cola, 
trazando un ocho. En ¡a 
figura A, la flor está a 
120 grados a la izquierda 
del Sol, y la abeja pre¬ 
senta este ángulo en su 
ocho trazado frente a la 
colmena. En el esquema 
B, la flor está a unos 70 
grados a la derecha del 
Sol y para que todas las 
demás sepan que está 
lejos, oscila lentamente 
el abdomen al hacer el 
ocho. 


/ i 

F- 7 

% $ 






Durante su desarrollo o metamorfosis, la abeja pasa por di¬ 
versas etapas. En estas crisálidas ya se distinguen los ojos 
compuestos y fas antenas. 

mil especies de plantas desaparecerían, pues 
sus flores son fecundadas por el polen que es¬ 
tos insectos transportan en sus patas posterio¬ 
res. La abeja obrera recoge el polen por me¬ 
dio de las zonas vellosas de su cuerpo, y luego, 
con gran habilidad, lo coloca en el cestiilo de 
la tercera pata con la ayuda del primero y se¬ 
gundo par de patas. 

UN LENGUAJE ORIGINAL 

Las abejas tienen un lenguaje muy singular 
para comunicarse entre sí cuando han encon¬ 
trado un lugar con flores de abundante néc¬ 
tar, Este lenguaje consiste en una danza cir¬ 
cular en torno del panal vertical, colocándose 
entre el Sol y la colmena. El profesor austría¬ 
co Carlos von Frisch, que realizó pacientes 
estudios, afirma que la forma y la velocidad 
de los círculos indican la distancia a que se 



















encuentran las flores. El vuelo que muestra el 
esquema A señala que el néctar se halla en di¬ 
rección a 120 grados; el esquema 0, que se 
encuentra a 70 grados, Pero a un es más 
asombroso que la abeja pueda realizar estas 
danzas aunque el cielo esté completamente 
nublado y sin equivocarse jamás* 


LA FORMACIÓN DE UN NUEVO 
ENJAMBRE 

Durante el invierno» las abejas permanecen 
muy unidas y consumen los alimentos que 
han almacenado, pero al comenzar la prima¬ 
vera realizan una Simpleza general de la eoU 




Curiosa fotografía que muestra las larvas de las obreras 
cuando transcurre su sexto día de vida, 

mena y vuelven a salir para recolectar el 
polen y el néctar. También fabrican nue¬ 
vas celdillas» algunas de las cuales tienen 
mayores dimensiones. En cada una de ellas 
la reina coloca un huevo y la larva que allí 
nace es alimentada exclusivamente con jalea 
real, muy rica en vitaminas, enzimas y sales 
minerales. En estas celdillas nacen a los 16 
días las ‘‘princesas* \ que emiten un sonido 
característico que es respondido por la reina. 
Este es el **dúo de las reinas” y constituye 
una especie de desafío. La reina sabe que tie¬ 


ne rivales y se apresta a dejar la colmena, Por 
un lado, las obreras de más edad se agrupan 
en torno de su antigua soberana y, de pron¬ 
to, casi la mitad de la población emprende 
vuelo hacia otro lugar, donde funda una nue¬ 
va colmena* 

En !a antigua población, después que 
ha nacido la nueva reina, la antigua rei¬ 
na, antes de partir, da muerte a las prince¬ 
sas. A veces quedan varias reinas que lu¬ 
chan entre si: vence la más fuerte. Porque 
lt el espíritu de la colmena” impone también 
sacrificios por el futuro y el bienestar del res¬ 
to de la comunidad. 


La lucha de las reinas 
por el dominio de la col¬ 
mena es larga y despia¬ 
dada. Todo el enjambre 
sigue con atención el 
combate, que termina 
siempre con el triunfo de 
la más fuerte. 











































Los diversos análisis 
constituyen una 
valiosísima 
documentación en 
cifras que ayudan 
ai facultativo 
a diagnosticar 
una afección. 


Eri este esquema 
ventos ur-B retícula 
y urna parte aumentada 
de ella. dónete se 
enfoca ta sanQífl 
para ei recítenlo 
íle alaros ndjüS 
y ufanees. 



S común en la primera consulta médi- 
■ . cs¡, v después ül un exhaustivo ¡nterro 
_ " gal orio y de un concienzudo examen 

clin ico, que ei médico, para afirmar su 
diagnóstico, documentar lo hallado o buscar más 
elementos de juicio, solicite análisis, o sea lo que 
.se denomina investigaciones, de laboratorio. 


¿QUÉ PUEDE ESPERAR EL PACIENTE 
DEL RESULTADO DE UN ANÁLISIS? 

En realidad, los análisis &0n la documentación 
en cifras de distintas sustancias o elementos celu¬ 
lares de [¡i sangre, la orina, etc., y significan una 
valoración cuantitativa de funciones orgánicas, 
como la respiratoria, cardiaca, ele, líelos análisis 
no deben esperarse diagrtóslieos mágicos, pues 
las alte?aciones de los valores normales lian sido 
delectadas por el médico a ira ves de signos evi¬ 
dentes, que Los análisis confirman. 


¿$ara qué 

ANÁLISIS BÁSICOS 

Ln la actualidad existen varios íntica de análisis 
para estudiar las funciones del ser humano. A un 
grupo de ellos, de particular importancia por el 
valor de la información que brindan o su ampli¬ 
tud, que abarca tina amplia gama, de posibilida¬ 
des, sella dado en llamar básicos. Pasaremos re¬ 
vista rápida a Los más impórtenles, 

ES heniagrama consta, en realidad, de varias 
determinaciones, ya que incluye: 

I) Recuento de giótm/os rojo. t o hematíes, pur 
el que se cuenta, con En ayuda de! microscopio, la 
cantidad de los mismos en Un milímetro cúbico de 
sangre que, previamente diluido, se deposila en 
una cámara especial llamada cuentaglóbulos (cᬠ
mara de Ncubauer). El valor normal oscila entre 
4.500,000 y 5-000.000 de hematíes por ¡nm ! de 

sangre. 

21 El recuento de gíóbnt&s frítmeos o teucocttos 
por parecido procedírúicntO* y Cuya Cantidad os¬ 
cila entre 5.ÜLX) y 8.000 por mui 3 , Su aumento 
moderado es patrimonio de infecciones diversas: 



su incremento masivo a muchos miles se ve ert ln 
leucemia. Ln cambio, recuentos mus bajos se ven 
en las intoxicaciones de la médula ósea {matriz.de 
La sangre) llamadas aptas tas. 

3) Determinación llamada hemaioentn. E > or ella, 
una pequeña cantidad de sangre se coloca en un del¬ 
gado Itibo graduado, que re hace girar u 3,000 vuel¬ 
tas por minuto dentro de una centrifugadora, du¬ 
rante 30 minutos, con el objeto de que se separen 
los glóbulos del plasma, ya que por ul procedimien- 
(0 de la centrifugación los elementos más pesados 
migran rápidamente hacia el fondo del tubo: cu 
cambio, sobrenadan las elementa* más ligeros, co¬ 
mo el plasma. Normalmente, entre d 41 Va y el 
47 Vt de La sangre total es Ea, masa de glóbulos y el 
resto es et plasma liquido. Esta determinación es su 
niamente útil para el estudio de las anemias por su 
reneillc/ y exactitud, superior al recuento globular, 
de técnicas más complejas y falibles 


94 


sitrai losí análtóisí? 


4) Dosaje de hemogiobiha. La hemoglobina es 
la molécula transportadora de oxigeno que po¬ 
seen los glóbulos rojos;, For un complejo método 
de comparación del color de una muestra de gló¬ 
bulos rojos tisados (destruidos), con una escala 
decolores ftécnica foioeolíirimétrica), en un apa¬ 
ralo electrónico especial {el fotocolonmeirt», se 
determina la cantidad de gramos de hemoglobina 
que hay en 100 cm 1 de sangre. Los valores nor¬ 
males son de 14 a 15,5 gr, y sus alteraciones sir¬ 
ven pura catcgorizar algunos lipes de anemias. 
Orina. E! Srtili&is de la orina es de amplia utili¬ 
dad porque informa sobre padecí miemos retíales, 
infecciones, afecciones cardiacas, diabetes, etc. 
Tiene especial valor el estudio de la densidad de la 
orina (comparada con la densidad t del agua des¬ 
tilada); normalmente es de 1,020, con amplias va 
naciones, pero si es sostenidamente baja (hasta 
no más de 1,006), -vugicre insuficiencia del riñón. 
Se estudia también la concentración de sal. que es 
proporcional a la ingestión, la eliminación de 
urca, que llega a 25-30 gr diarios; La presencia de 


'Miniatura del siqIq XV. 
nuc muestra a un grupo 
de pacientes dOn un 
medico para realzar 
análisis de orina, 


ANÁLISIS MÁS ESPECÍFICOS 

También componen la balería de los estudios 
básicos algunas determinaciones especificas de un 
solo elemento, pero que, por su importancia, de 
beit ser investigadas en todos tos sujetos. Tal es la 
cantidad de azúcar de la sangre a ghuemio. con 
valor de aproximadamente NK5 mg |Krr 100 cm 3 ; 
Ti cantidad de urea, de más o menos 35 mg por 
EÍXl cm 3 , y el eotesleroí (grasa de molécula 
cíclica), con valor de 180 a 25(5 mg por JÓ0 cm 1 de 
sangre. Las alteraciones- superiores a estas cifras 
significan diabetes, uremia o arierioseierosis. 

Sin lugar a dudas, el complejo labórate rio mo¬ 
derno a disposición de investigaciones médicas 
presta una invalorable utilidad en la aclaración de 
los procesos nonnules del ser humano y en las al- 
terne i Lines que provocan las enfermedades. 




sangre, azúcar, acetona, pus o albúmina, siempre 
anormales, y también el contenido de cristales de 
sales s ácidos, que si es elevado puede indicar lu 
presencia de cálculos en las vías urinarias. 

VELOCIDAD DE SEDIMENTACIÓN GLOBULAR 

Esta difundida técnica, que no se debería ob¬ 
viar en ningún enfermo, consiste cu medir cu mi 
tubo graduado (tubo de Wcstcrgrcen) lleno con 
sangre, se hace incoagulable agregando oxalato 
de sodio, la cantidad de milímetros del descenso, 
o depósito de la masa globular, en el lapso de I 
hora y de 2 hora*, respectiva mente. Los valores 
normales para la primera hora son de 2 a 10 mm; 
para la segunda, de 4 a 20 mm. 

Cuando esltt velocidad está alimentada, puede 
llegar a muchos milímetros rápidamente; eslo sig 
niñea que existe una infección o se está produ 
ciertdo una destrucción de tejido en alguna parle. 



95 

















































































































































É ?± v 

-ir ' 










7 




































DE LA VIDA MISMA 


Bara reparar 


ARLOS II de AN.lOU, rey de Ñápeles en el 
XIV, instaló en su palacio un tribunal 
para dialogar con sus súbditos» y así infor¬ 
marse personalmente de las injusticias que 
el reino. Si por alguna circunstancia tos 
demandantes no podían llegar a su rey. hadan sonar 
una campana colocada ex profeso a ta entrada de la 
puerta. De esta manera tuvo conocimiento de que ha¬ 
bía un caballo abandonado y que tenía el cuerpo lleno 
de mataduras. El rey hizo averiguar quién era el due¬ 
ño, y éste, ante el requerimiento real, se presentó. Se 
trataba del noble napolitano Capece, un valiente que 


una injusticia 

se había distinguido en los campos de batalla. Dijo 
que ese caballo le pertenecía y que con él había 
desafiado a la muerte en den combates, mas ahora lo 
había abandonado por inservible. Entonces el monarca 
le preguntó: 

— Vos habéis sido recompensado por vuestro com¬ 
portamiento k ¿no es cierto, señor Capece? 

El interrogado respondió afirmativamente. Carlos II 
ie replicó: 

—También vuestro caballo merece ser recompensa¬ 
do. Tomadle de nuevo en vuestras cuadras y tratadle 
como el mejor de vuestros animales. 


96 











































Sumidos en la más profunda de las 
tinieblas, estos blancuzcos y peque¬ 
ños insectos, en cuyo nido jamás 
entra la luz del Sol, viven en una 
perfecta y apasionante organización. 

















Las zonas coloreadas en 
anaranjado indican ia 
distribución geográfica 
de los termes. 


NA vez más, esa fuente inagotable de 
| misterios que es la naturaleza nos 


L| asombra al explorar el fascinante 
¡IES mundo de los termes (también llama* 
dos termitas» térmites, comejenes o carcomas). 
Sus increíbles nidos, verdaderas ciudades donde 
distintas ciases sociales viven, trabajan y se repro- 
ducen en un perfecto equilibrio; el poder regula¬ 
dor de la especie; su ejército, sus obreros, su pa¬ 
reja real; las hormonas antirrey y antirreina y 
mucho más conforman esta maravillosa sociedad 



A pesar da trabajar en la 
más completa oscuri¬ 
dad, la precisión con que 
los termes construyen 
sus nidos es aún un ven 
dadero misterio. 


en miniatura, 

SUS NIDOS, FANTÁSTICAS 
OBRAS DE ARQUITECTURA 

Para tener una ¡dea de los colosales nidos que 
los termes construyen, y que llegan a veces a me¬ 
dir hasta 6 metros de altura, y teniendo en cuenta 
el pequeño tamaño de los termes, el ser humano 
debería construir, sin ninguna clase de herra¬ 
mientas, utilizando nada más que sus manos, un 
rascacielos de 500 metros de altura. 

Especies del género de los Bell ico siter mes son 
las que realizan este tipo de termitero. Los Lermes 
del género Apícotermes hacen un nido del tama¬ 
ño de un huevo de avestruz, a pocos centímetros 
de profundidad y prácticamente imposible de lo¬ 


calizar desde la superficie. Estos nidos tienen va¬ 
rios pisos» tabiques horizontales y pilares que los 
sostienen. Al igual que el gigantesco nido de los 
Bellicositermes» es toda una perfecta obra de in¬ 
geniería, Los pisos están comunicados entre sí 
por cómodas rampas que permiten el fácil acceso 
de uno a otro, 

JARDINES DE HONGOS 
Y AIRE ACONDICIONADO 

En el termitero existe un lugar especialmente 
destinado para lo que llamamos un verdadero 
jardín de hongos. Una vez que han masticado La 
madera —su principal alimento— la transforman 
en pequeñas esferas, que acumulan hasta que, to¬ 
das juntas, forman una gran bola o esfera, ex¬ 
celente medio de cultivo para los hongos, de 
los cuales se alimentan los individuos que ha¬ 
bitan ese nido. A su vez, la humedad que des¬ 
prende la enorme bola mantiene un clima cons¬ 
tante en todo el termitero (alrededor de 30° C). 
Cuando hace falta más humedad» ios termes des¬ 
cienden hasta la capa freática de agua, la que 
a veces se encuentra a muchos metros de pro¬ 
fundidad del termitero. 

Estos nidos, que emergen de la superficie como 
altivas montañas y que se originan en un pequeño 


El corte transversal de 
un termitero nos permite 
ver la cámara real y tos 
jardines de hongos. To¬ 
do ello construido a cie¬ 
gas, ya que en el termite¬ 
ro jamás entra la luz. Al 
lado vemos que, a dife¬ 
rencia de otras organiza' 
clones, en el termitero 
todos los trabajos los 
realizan tanto los ma¬ 
chos como las hembras. 
En el presente dibujo se 
encuentran reparando 
un orificio abierto en el 
nido. 



98 













En esta cabeza de ter* 
me soldado podemos 
apreciar la formidable 
mandíbula que poseen. 
En este caso es dentada, 
pero las hay filosas co¬ 
mo navajas y en forma 
de bastón. 



termitero construido primero debajo de ellas, son 
muy resistentes, y para poder romperlos se nece¬ 
sitan duras herramientas. En la región chaqueña 
de la República Argentina se los denomina “tu- 
curó pucú”, palabra indígena que significa mon¬ 
tículo largo. 

Australia es considerado d país de los termite¬ 
ros por la cantidad y dimensión que allí tienen, y 
existen regiones donde se encuentran unos tan 
cerca de otros que parecen rascacielos de una 
enigmática ciudad. 

En el termitero jamás entra la luz, y su increí¬ 
ble dureza es lograda por los termes pegando la 
tierra con una sustancia viscosa que segregan sus 
glándulas. 

Los termes, que en las Antillas son conoci¬ 


dos por comejenes y en Filipinas con el nom¬ 
bre de anay, muchas veces son llamados hor¬ 
migas blancas. Esto es un error, ya que los 
termes pertenecen a un orden distinto al de las 
hormigas. 

Habitan nuestro planeta desde hace 300 millo¬ 
nes de años, y se los encuentra en zonas tropicales 
de Australia, África, Asia o América, donde los 
termiteros, con sus curiosas formas, agregan una 
nota de misterioso encanto al paisaje. 

El cuerpo de los termes está recubierto por un 
caparazón muy débil de una sustancia orgánica 
llamada quitina, que les da ese color blanco. En 
el mundo se conocen unas 2,000 especies, que 
presentan entre ellas algunas diferencias. En cada 
especie se distinguen los que tienen alas, y que 


En la primera etapa del 
comienzo de una nueva 
sociedad de Bel líeos ¡ter 
mes natalensis, el nido 
es subterráneo y, a medi¬ 
da que la colonia aumen¬ 
ta y alcanza una cierta 
madurez, el termitero co¬ 
mienza a crecer por so¬ 
bre el suelo. 


99 


























Los termes soldados son 
implacables con sus 
enemigos y también con 
sus propios compañeros 
de lucha, ya que si éstos 
son heridos en un conv 
bate, los devoran Inme* 
dlatamente y continúan 
peleando. 


Las sociedades de ten 
mes están formadas por 
tres tipos de indivi¬ 
duos que dan origen a 
las clases sociales: los 
alados, de donde luego 
saldrán la reina {1} y el 
rey (2) que gobernarán el 
termitero; los soldados 
(3) y los obreros y obre¬ 
ras (4). 




son los sexuados o capaces de reproducirse, y los 
que no poseen alas o estériles. Tienen la propie¬ 
dad de perder las alas cuando ellos lo consideran 
oportuno P según las circunstancias* 

Son insectos mastieadores, y si bien constitu¬ 
yen un grave flagelo para el hombre (atacan árbo¬ 
les, construcciones de madera, casas, etcétera), su 
constante actividad favorece al suelo, enrique¬ 
ciéndolo al transformar e incorporar a él los res¬ 
tos de madera seca, 

UNA INCREÍBLE organización 

Tres son las casias que forman el mundo de 
los termes: los obreros, los soldados y los ala¬ 
dos, de donde se origina la pareja real que go¬ 
bierna. Cada uno de ellos está perfectamente 
adaptado a la tarea especifica que debe des¬ 
arrollar en el termitero, y todos trabajan armó¬ 
nicamente* 

LOS OBREROS 

Son los componentes más numerosos del termi¬ 
tero, y todos ios trabajos están a cargo de ellos* 
Son los que construyen los nidos, cavan galerías 
subterráneas, buscan alimentos, los que roen la 
madera, atienden a la reina y al rey, cuidan de las 
larvas y, además, son los encargados de reparar 
cualquier rotura del nido. 

Trabajan tanto los machos como las hembras, 
y los obreros son los únicos capaces de reali¬ 
zar la digestión de la madera con la que luego 
alimentarán al resto del termitero, juntamente 
con los hongos. 

Pero ellos tampoco podrían digerir por si solos 
la madera si no tuvieran la ayuda de microorga¬ 
nismos que viven en sus intestinos y que son los 
que descomponen la celulosa de la madera en sus 


componentes elementales, que hacen posible que 
sean asimilables para ios termes. 

LOS SOLDADOS 

Los termiteros cuentan con un disciplinado y 
agresivo ejército de soldados dispuestos en cual¬ 
quier momento a defender su territorio. Brt el 
ejército se distinguen claramente dos batallones: 
los que tienen como arma principal sus mandíbu¬ 
las, que pueden ser cortantes como navajas, den¬ 
tadas o en forma de bastón; y el batallón “quími¬ 
co’* o de los nasuti o narigudos. Éstos poseen una 
glándula alargada en forma cónica en lugar del 
aparato masticador. La secreción de dicha glán¬ 
dula es disparada por los nasuti en plena batalla 
hasta una distancia de dos a tres centímetros, con 
lo cual inmovilizan a su víctima sin entrar en un 
peligroso cuerpo a cuerpo, del que todo soldado 
termita debe cuidarse mucho, pues si es herido 
sus mismos compañeros lo matan y devoran in¬ 
mediatamente. 

LA PAREJA REAL: 

UN MILLÓN DE HIJOS POR AÑO 

La misión de esta pareja es la de perpetuar 
la especie. Dentro del termitero son los únicos 
que pueden reproducirse. Luego de Sa cópula, 
ambos pierden las alas y pasan a ocupar un lu¬ 
gar especialmente construido en el termitero. La 
hembra comienza a sufrir una extraordinaria di¬ 
latación de su abdomen, el cual llega a medir 
hasta tres centímetros de ancho por diez de lar¬ 
go* Su real esposo permanece junto a ella, que, 
ya inmovilizada hasta el resto de sus dias, co¬ 
mienza a poner huevos, mientras los obreros la 
asisten vertiendo en su boca gotas de saliva 
muy rica en proteínas, I a reina llega a poner 
un millón de huevos por afio y vive unos diez 
anos sin que decaiga en absoluto su extraordina¬ 
ria fertilidad en este espacio de tiempo. 

EL EXTRAÑO FENÓMENO 
DE LA NEOTENIA 

La neotenia es un raro poder de autorregula¬ 
ción que existe entre los termes. Al alimentarse 
todos mediante la trofalaxia, o sea de boca a bo¬ 
ca, se intercambian, junto con las sustancias ali¬ 
menticias, una hormona social que hace que exis¬ 
ta una sola pareja real* Los reyes fabrican esa 
hormona, y ai ser transmitida al resto de los habi¬ 
tantes del termitero, impide que ningún otro indi¬ 
viduo pueda reemplazarlos. Pero no bien la pare¬ 
ja real desaparece, al dejar de circular esa hormo¬ 
na, un irrefrenable instinto de supervivencia se 
apodera de algunas de las larvas, que aceleran su 
crecimiento hasta transformarse en alados, aban¬ 
donan el termitero y salen a la superficie a formar 
un nuevo nido. 

Lo mismo ocurre cuando desaparecen soldados 


100 









u obreros: automáticamente, otros sufren trans¬ 
formaciones y pasan a reemplazar a los que fal¬ 
tan. Así se mantiene el equilibrio social, 

LA VIDA DEBE CONTINUAR 

Un enjambre de termes alados abandonan el 
termitero para formar un nuevo nido, pero mu¬ 
chos peligros les aguardan; otros insectos se ali¬ 
mentan de ellos; las feroces hormigas cazadoras 


tratarán de eliminarlos; los indígenas africanos 
(que, fritos, los consideran un plato exquisito) 
caerán sobre ellos; pero, sin embargo, una pareja 
logrará vencer todos los obstáculos y luego de un 
largo vuelo formará un nuevo termitero, Y una 
vez más comenzará esta historia fascinante que se 
repite silenciosamente desde hace más de 300 mi¬ 
llones de años en nuestro planeta. Es que la vida 
debe continuar* 


La reina, imposibilitada 
de moverse por el enor- 
me desarrollo que alcan¬ 
za su abdomen, es aten¬ 
dida solícitamente por 
un verdadero ejército de 
obreros y obreras que la 
cuidan y alimentan. 



A diferencia del de los 
Bell i cosí termes, el termi¬ 
tero o nido de los Apico¬ 
te rmes as del tamaño de 
un huevo de avestruz y 
adopta, en cierto modo, 
su forma. Está dividido 
en pisos horizontales 
que se intercomunican 
por medio de túneles. 



ios elefantes, para ali¬ 
mentarse* producen ge¬ 
neralmente una desfch 
testación en la zona que 
habitan* El rinoceronte 
se vale de ello para ali¬ 
mentarse, comiendo las 
hojas que encuentra a su 
alcance de las ramas 
que quedan caídas en el 
suelo. Este proceso cul 
mina cuando los termes 
consumen la madera ya 
seca y la transforman en 
materia orgánica que es 
asimilada nuevamente 
por el suelo como fertili¬ 
zante. 




¡TODO ESFUERZO Y SACRIFICIO 
BRINDA AL FIN UN BENEFICIO! 







































Los grandes 
genios y sus obras 


A fines del sigio 
XVfft fas exhibi¬ 
ciones en gfobo 
eran cada vez 
más refinadas 
Pero aún ¡os gt& 
tos no pwfian 
ter dirigidos. 


Desde que en 1783 los hermanos franceses José y Esteban Montgolfier lograron elevar un globo 
y Cumplir así el antiguo an h el o de! hombre de volar, se p robaron d ¡versos sistem as para d I ri grr los 
aeróstatos, pero sin resultados positivos, Renard pensó entonces en darles forma alargada. 


EL INVENTOR DEL DIRIGIBLE 

Carlos Renard, oficial a Ingeniero o militar francés* 
nació m Dambialn en 1347 y falleció an Meuóon an 
1905, Siguió cursos en la Escuela Politécnica y como 
ingeniero militar participó en la guana franco 
prusiana an 1870.Su*obsarvadonos en el campo de 
batalla desarrollaron su genio inventivo, y para mejo¬ 
rar el transporte de le artlfteria en todos los terrenos 
propuso un nuevo sistema de locomoción. Más tarde 
se dedicó de lleno a Detonar tos problemas que 
presentaba la aeronavegación* y tos resultados nota¬ 
bles que logró se debieron g sus páctenles búsque¬ 
das y a su tenacidad pera conseguir loe matárteles 
más adecuados. Asi logró construir el primer gtobo 
dirigible con un motor eléctrico espacia!, que fue la 
primera aeronave guiada dirigida por el hombro. 


El conde alemán 
Femando de Zep- 
pelin (1838-1917} 
creó los dirigibles 
rígidos o zepeli- 
nes, La era de es¬ 
tas aeronaves ter¬ 
minó en 1937* 
Cuando se incen¬ 
dió el dirigible 
■Hindenburg'L 


tor eléctrico de 0 caballos de fuerza. Et 9 de agosto de 1084 
realizó un recorrido de 7 kilómetros- en circuito cerrado, Era Ja 
primera vez que el hombre, en un aparato aéreo, tras un pro¬ 
longado recorrido vólvia al punto del que había partido. 


"La France" (Francia} se Ñamabas! primer dirigible construi¬ 
do por Caños Renard con la colaboración de Arturo Krebs. Te¬ 
nia una longit ud de 55 metros. Nevaba un vagón colgante y os¬ 
laba provis tóete una gran hélice en su parle frontal y de un mo- 

















































Venecia. en Italia, es una 
de las ciudades más her¬ 
mosas y pintorescas del 
mundo. La atraviesan 
160 canales y los is¬ 
lotes están unidos por 
400 puentes. 



AS viviendas del hombre primitivo fueron 
tas grutas y las cavernas, antros oscuros y 
húmedos que te dieron abrigo, seguridad y 
protección contra tas inclemencias del tiem¬ 
po y el ataque de los anímales feroces, Pero en determi¬ 
nado momento de ia prehistoria, el hombre cambió su 
refugio por otros más sanos y cómodos* Ya sabía fabri¬ 
car diversos instrumentos de trabajo y labrar la made¬ 
ra* Aprendió entonces a construir viviendas con tron¬ 
cos, ramas, piedras, píeles, paja y barro. Las levantaba 
en proximidades de ríos o arroyos para saciar su sed o 
alimentarse con peces. A veces se veía atacado por 
otros hombres que te disputaban el lugar por él ocupa¬ 
do, y para librarse de las asechanzas de sus enemigos 
construyó ‘su casa'* directamente sobre el agua; esto 
dio origen a tos palafitos, 

LOS PALAFITOS 

La palabra palafito proviene del italiano í ‘pa!afitt& , \ 
que significa poste hincado en el sudo* Para construir 
una aldea lacustre se necesitaba tiempo y d trabajo de 
muchos hombres, El lugar elegido eran, por lo común, 
los lagos y los pantanos. Los hombres iniciaban la cons¬ 



trucción de las viviendas hundiendo troncos puntiagudos 
en el fondo fangoso, haciéndoles sobresalir unos dos me¬ 
tros de la superficie* Encima de ellos colocaban horizón- 
talmente oíros palos clavados con cuña de madera. Allí 
construían cabañas rectangulares* Las grietas que queda¬ 
ban entre tronco y tronco tos recubrían de barro que, al 
endurecerse, formaba una capa resistente. 

EN TIEMPOS HISTÓRICOS 

Las aldeas lacustres datan del Neolítico y de la Edad 
de Bronce (1500 a 700 años antes de J.C). Casi dos mi¬ 
lenios más tarde aparecieron nuevas ciudades construi¬ 
das sobre el agua. Disímiles causas provocaron estos 
asentamientos pobiacionalcs, En el caso de Venecia, 
por ejemplo, fue la necesidad de defenderse de las inva¬ 
siones bárbaras, la que, en el siglo V, impulsó a los ha¬ 
bitantes de la costa dd Véneto a instalarse definitiva¬ 
mente sobre los islotes de la laguna, fáciles de defender. 
En otros casos, la ciudad '‘anfibia 11 surgió en lugares 
importantes por su estrategia, o sobre ríos o canales 
que constituían una convergencia de las corrientes de 
tránsito terrestre, fluvial o marítimo. Así sucedió en 
Brujas, en Amsterdam y en ciudades orientales, 


























































VENECIA 

La faja costera y tas islas del estuario veneciano, 
en la ¿poca romana, ya estaban pobladas por pescado¬ 
res salineros marineros y mercaderes, Los vénetos 
del interior, después de ser expulsados por los bár¬ 
baros, se refugiaron en la zona en donde se formó 
la ciudad. En la actualidad. Veneda está sustentada 
sobre 118 islotes unidos por 400 puentes; se halla 
atravesada por 160 canales y protegida del mar abier¬ 
to por una barrera natural de arrecifes. E l Canal de 
Giudecca y el famosísimo Gran Canal son sus prin¬ 
cipales vías de tránsito. El problema más grave que 
afronta la ciudad es la inestabilidad del fondo sobre 
d que se apoyan los edificios, pues el conglomerado 
urbano se hunde a una velocidad aproximada de 9 cm 
cada 100 años. 

EN EL NORTE DE EUROPA 

Tres ciudades importantes de Europa septentrional 
se disputan el calificativo de “Veneda del Norte”; 
Amsterdam, Estocolmo y Brujas. Se asemejan a la ciu¬ 
dad italiana porque están construidas sobre islotes a lo 
largo de una red de canales. 

Amsterdatn, capital de Holanda, surge sobre noven¬ 
ta islotes y sus edificios se apoyan en palafitos 
de dieciocho metros de profundidad. Pero no se en¬ 
cuentra enteramente rodeada de agua, ya que la ciudad 
se alarga hacia el puerio, uno de ios más activos de 
Europa. En el siglo XII era un poblado construido so¬ 
bre un dique del rio Amstel; de ahi su nombre. Hoy es 
una de las urbes más hermosas de Europa, 

Estocolmo, capital de Suecia, se originó en las 
pequeñas islas de Riddarholmen, Helgeandsholmen y 
Stader, alrededor de las cuales las aguas del lago 
Málar se mezclan con el mar Báltico. Convertida en 
capital del reino, pronto se desbordó sobre el 
continente. 

Brujas, ciudad de Bélgica, se comunica con el 
mar del Norte por un canal marítimo de 13 kiló¬ 
metros de largo, Su situación geográfica privilegia¬ 
da, puesto que convergían allí las rutas de ífandes a 
Italia con la del Báltico y el mar del Norte, le permitió 
convertirse en un centro comercial de primer orden. 

EN EL EXTREMO ORIENTE 

Las más calificadas aspirantes a! titulo de “Veneda 
asiática” son Saigón, en Victnam; Bangkok, en Thai¬ 
landia, y Cantón, en China. 

Más de ¡a mitad de la población de Bangkok vive 
permanentemente a bordo de barcas que flotan en el 
río Mekong y en los canales que lo rodean. Uno de los 
motivos por los cuales se adoptó este habitat acuático 
fue la necesidad imperiosa de protección contra las 
inundaciones. 

Saigón se encuentra a 80 kilómetros del mar de 
China meridional. Según un plan geométrico, 3a ciu¬ 
dad se extendió por las tierras aluvionales, donde se 
inslaló el distrito administrativo, y por la orilla del 
rio, donde se agruparon jas actividades comerciales. 

Cantón, dudad de China meridional, está situada 
en el estuario del Sikiang, hacía el que convergen 
otros dos ríos: el Pei-kíang y el Tong-kiang, Es 
una población de encrucijada que a partir de) siglo 
pasado adquirió gran importancia en la política 
china. 



Con troncos do árboles, el hombre primitivo fa¬ 
bricó las primeras embarcaciones para trasla¬ 
darse entre las aldeas lacustres y la costa. 



La ciudad de Brujas, en Bélgica, se 
comunica con el mar del Norte por 
un canal de 13 km de largo. 


La palabra palafito viene de! italia¬ 
no “palafW que significa poste 
hincado en el suelo. Los palafitos 
constituían un lugar defensivo para 
los pueblos primitivos. 


1 ’SÉi 


107 




























%a taquigrafía: Una técnica qur pa ate touotia 

en la antigua moma 



—j A taquigrafía es un sistema de escritura 

. "’awL basado en abrcv Lauras y signo* conven* 
r ¿‘Üí dónales cor el euul se puede tomar nota 
textual de ta palabra oral. Esta técnica 
nació en Roma en el siglo 1 a ni es de Jesucristo > Se 
atribuye & nn esclavo romano llamado Marco Tullo 
Tirón el haber creado el primer autentico meludo 
taquigráfico. 


EN EL SENADO ROMANO 

Koma> 5 de diciembre, ciño 63 u. J C- Ll Senado 
en pleno se apresta hoy a oir el último discurso del 
gran filósofo y orador Marco T«lio Cicerón, denun* 
dando la conjura de Lucio Sergio Catilina. Es la 
cuarta arenga y será también la definí!iva. El estado 
de subversión de Catilina contra la República Ro¬ 
mana se conoció el A de noviembre, pero la cuestión 
viene de um Lejos, desde principios de arto, cuando 
Cicerón finalizó su Consulado, Entonces, Ludo 
Sergio Ca ti lina, un hombre desconocido hasta esa 
época, presentó su candidatura y realizó una política 
para captar a la masa pobre de la población, a la que 
enfrentó con los ricos, logró asi una popularidad 
casi inmediata que le hizo concebir serias ambicio¬ 
nes de poder. Nn obstante, el Iriunfo fue nuevamen¬ 
te de Cicerón, y Catilimi como respuesta planeó lo 
conjuración para derrocar al gobierno* Cicerón Ha 
denunciado los planes de Cal ¡lina ame el Senado 
pronunciando sus famosas Ca tihílarias, 


LOS VELOCÍSIMOS ESCRIBIENTES 

Como Cicerón quiere teiu-r no un simple resu¬ 
men de esta decisiva sesión , sino una documenta¬ 
ción precisa de ella, lia ordenado a sus más exper¬ 
tos escribientes que recopilen lo hablado por me¬ 
dio de ciertos signos pequeños y breves, los cuales 
tienen el valor de muchas palabras, Entre estos 
"velocísimos escribientes" es ti Marco Ttilia Ti¬ 
rón (esclavo, amigo y secretario de Cicerón), 
quien es el inventor de¡ sistema de signos llama¬ 
dos "ars notoria" o "notas (iranianas 11 , Gracias 
a este invento, la sesión será transcrita tal como 
se desarrollará en el dia de hoy. 

CON ELLA, LA LIBERTAD 

Tullo Marco Cicerón logró documentar paso a 
paso lo sucedido aquel día en el Senado de Roma, 
en el que Cat ilina fue abatido para siempre, y aún 
parece resonar la contundencia de aquella pre¬ 
gunta que Ha trascendido los siglos: "¿Hasta 
cuándo, Caí ¡lina?". 

Fue en esa fecha y en esa sesión, por primera 
vez, cuando se conoció oficialmente la taquigra¬ 
fía, voz que proviene de! griego + Tachys", veloz, 
y "grapho", escritura. 

Cicerón, que mostró siempre una estima frater¬ 
nal hada su esclavo, premió lá obra de éste con¬ 
cediéndole la libertad, el bien más preciado que 
tiene el hombre. 


DE LIBERTOS A EMPERADORES 

Las normas de escritura ideadas por Tirón eran 
enseñadas en tas escuelas de Roma, pues luego de el 
hubo otros hombres que continuaron su obra. 
Aquiila, liben o de Mecenas, se dedicó a coleccionar 
notas, formando con ellas mi pequeño diccionario. 
Lo& trabajos, de Tirón y A quila completados por 
Séneca, fueron reunido* con el nombre de "Co¬ 
mentarios 11 . 

Mucha gente culta y hombres de gobierno y los 
mismos emperadores aprendieron y practicaron la 
taquigrafía. Augusto, litó y Diocíociand fueron ex¬ 
pertas Liíqu igra los. Sobre todo Tilo, que escribía 
con la misma velocidad con que hablaba. 

EN LAS CATACUMBAS 

Durante las pcrsocucionjcs criMiariy.h r III Iglesia tu¬ 
vo en cuenta este nuevo arle y por xu intermedio re¬ 
cogió las declaraciones hedías por los mártires ante 
los tribunales. Sun palabras —movidas por la fe y 
encendidas por el intransferible apego a sus ideas 
que les hacia aceptar el sacrificio— eran luego leí¬ 
das con devoción en las catacumbas y servían para 
levantar d espíritu del pueblo cristiano. 

La Iglesia también lo utilizó durarte los concilios 
ecuménicos, desde d de Nicea liusía d de Carlago, 

tin la Edad Media el mélodo fue olvidado, para 
redescubrirse hacia d arto 1ÜOO, y asi fue como en 
las aulas délas primeras universidades, las lecciones 
más importantes eran taquigrafiadas, 

TIEMPOS MODERNOS 

En los siglos siguientes muchos estudiosos procu¬ 
raron haBár nuevos métodos, pero sai mayores re- 





$ul [artos, Monjes ingleses del vigió XII, encabeza¬ 
dos por rilburyp estudiaran y escribieron urt tratado 
sobre d particular. 

El verdadera desarrolla dd arte de escribir con 
signos se produjo en los siglas XV! II y XIX, a ! re¬ 
vés de [re* escuelas: inglesa, francesa y alemana. 

lin 1782 % d inglés Samuel l'aylor, propuso un 
moderno sistema taquigráfico al que llamó esteno- 
grulla (cu griego, "stenós", estrecho, y "graphos 1 ', 
escribir), es decir, un arle de escribir tan rápidamen¬ 
te como se habla, mediante abreviaturas y .signos 
convencionales, sencillos y prácticos. 

En España, 3a estenografía comenzó a difundirse 
a principios dd siglo XIX introducida por el escri¬ 
tor y grabador Francisco de Paula Marti U7Ó2- 
Ífi27), quien adaptó al castellano el si sienta de Tas' 
leu, y luego creó su propio método integrado por 
lo* "gramálogos", es decir, los signos convenciona¬ 
les para las terminaciones de las palabras. 

fue el inglés Isaac Filman quien inventó un siste¬ 
ma práctico y eficaz, al cual llamó " fonografía 1 ' 
^escritura por sonido), en el año Iíi46. el cual estaba, 
basado en el aprovechamiento de recursos eco me 
tríeos como curvos, rectas, circuios y elipses* Luego 
fue adaptado por diversos autores, y hoy tiene apli¬ 
cación muy generalizada por su utilidad en los paí¬ 
ses de habla castellana. 

Utilizando la taquigrafía pueden escribirse 
de doscientas palabras por minuto, y este sistema 
desempeña un impórtame papel en la administra- 
i presas, en asambleas, entrevistas jierio- 
conferenciys. I.a llamada taquigrafía uni- 
imemactotml puede ser usada indistinta¬ 
mente en cualquier idioma. 


Gracias a Ia taquigrafía, 
Cicerón logro registraran 
«I Senado romano sus 
acusadoras contra Cali ■ 
lina. 


106 


109 

















































































































































¿Ha anemia eó una enfermeiiab ? 


Los glóbulos rojos se fon 
man en la médula ósea 
de los huesos, y allí cum¬ 
plen su dolo vital que 
culmina en ía circula¬ 
ción sanguínea, En el 
gráfico se ha indicado 
en A la formación nor¬ 
mal de los glóbulos ro¬ 
jos, y en B la formación 
patológica o anemia per¬ 
niciosa. 


GMQ es sabido, la sangre está constituida 
por un medio líquido, llamado plasma, en 
el que se mantienen en suspensión los gló¬ 
bulos rojos (o eritrocitos), los glóbulos 
blancos (o leucocitos) y las plaquetas sanguíneas. Su 
composición se mantiene invariable, pero el equilibrio 
puede romperse cuando se alteran las funciones de los 
órganos donde se generan, se utilizan o se destruyen los 
elementos constitutivos de la sangre. Entre los procesos 
patológicos más comunes y difundidos de la especie hu¬ 
mana figura la anemia. 



QUÉ SE ENTIENDE 
POR ANEMIA 



La contestación parece fácil, pero no lo es tanto si 
nos atenemos a la diversidad de formas que puede 
adoptar. En general, hay anemia cuando disminuye el 
número de glóbulos rojos o la cantidad de hemoglobi¬ 
na de la sangre, teniendo cuidado de considerarlos en 
cifras absolutas, pues ambos pueden disminuir sólo re¬ 
lativamente si aumenta la cantidad de plasma y hay una 
dilución mayor de los glóbulos rojos; en este caso se 
produce la pseudoanemia, como ocurre en la casi tota¬ 
lidad de las mujeres embarazadas normales. 

ANEMIAS 

DE CAUSA SENCILLA 

No cabe duda de que una perdida importante de san¬ 
gre causará anemia, como consecuencia de hemorra¬ 
gias por heridas de vasos sanguíneos o por enfermedad 
de! estómago, generalmente úlcera, que provoca vómi¬ 
tos de sangre, y también por otro tipo de hemorragias, 
Pero las pérdidas pueden ser pequeñas y continuas (he¬ 
morragia crónica), como las causadas por tumores en el 
tubo digestivo, que llevan al empobrecimiento de los 
depósitos de hierro y dan anemia con poca hemoglobi¬ 
na, la cual se llama anemia hipocrónica, por el pálido 
color de los glóbulos rojos. 

Si la causa es detenida y controlada, la administra¬ 
ción de hierro corrige la anemia en cuatro semanas, que 
es el tiempo necesario para liberar en la sangre una nue¬ 
va generación de hemalies desde la médula ósea. 

LAS ICTERICIAS H ENCLÍTICAS 

Ictericia es el color amarillento que adquieren la piel, 


T- 



las mucosas y el plasma sanguíneo provocado por un 
exceso de bilirrubina en la sangre, ¿Qué tiene que ver 
con las anemias? Mucho, pues cuando los glóbulos 
rojos viven poco tiempo y se destruyen en gran canti¬ 
dad, y la hemoglobina que se transforma en bilí [rubi¬ 
na se libera en la sangre, en general son pacientes más 
pálidos que ictéricos, pues lo que prevalece en ellos es 
la anemia. 

¿Cuándo se producen estos fenómenos? Pues, cuan¬ 
do los glóbulos rojos tienen forma anormal (mícroesfe- 
rocitos, células en diana, drepanocilos y otras formas 
especiales), en cuya circunstancia la membrana del eri¬ 
trocito pierde resistencia y se va destruyendo con mu¬ 
cha facilidad. 

También a causa de intoxicación con algunas sustan¬ 
cias, como los nitritos, sullamidas, fósforo, vene¬ 
nos de serpientes, productos vegetales y aun, para al¬ 
gunas personas, alimentos inocuos como las habas (fa- 
vismos), que disuelven y destruyen gran cantidad de 
glóbulos rojos. 

En otras circunstancias, el propio organismo fabrica 
anticuerpos, es decir, globulinas que atacan a los gló¬ 
bulos rojos y los destruyen como si fueran células ex¬ 
trañas. Son las anemias hemoliticas adquiridas. En al¬ 
gunos raros casos, el bazo, aumentado de tamaño, se 
excede en sus funciones y destruye más glóbulos rojos 
que lo habitual: es el h i per espíenteme. 

El tratamiento común de todas estas anemias es 
la administración de productos derivados de las hor¬ 
monas corticoides suprarrenales o la extirpación del 
bazo y la prevención de las intoxicaciones de todo 
tipo. 

CUANDO LO QUE FALLA 
ES LA MÉDULA ÓSEA 

Sabemos que los hematíes se originan en las células 
eritroblásticas de la médula ósea. Pues bien s si la médu¬ 
la ha sido ahogada por un exceso de tejido fibroso o 
por células minórales (invasión maligna), o las células 
nobles han sido reemplazadas por células de una leuce¬ 
mia, no habrá producción de hematíes y también ten¬ 
dremos anemia con bajo número de glóbulos: son las 
anemias aplásticas, 

Otro interesante grupo de anemias aplásticas se debe 
a la destrucción de los eritroblastos por efectos tóxicos 
de alguna sustancia (como benceno) o medicamento, 
como el cloro fénico! o el piramidón. El único trata¬ 
miento sintomático de estas anemias es la administra¬ 
ción de transfusiones periódicas de sangre. 

ANEMIAS POR ESCASEZ 

S\ el paciente ingiere poco hierro o alguna causa di¬ 
gestiva impide su absorción (falta de acidez gástrica, 
diarreas), se producirá una anemia ferro pánica, como 
en las hemorragias crónicas. 

Si el déficit alimentario (en el curso de gastritis atro¬ 
fie a o diarreas con mala absorción) es de vitamina o 
de ácido fólico (dos componentes del complejo vitamí¬ 
nico R), se producirá una anemia caracterizada por 
grandes glóbulos rojos pálidos, pobres en hemoglobina 
(los mcgalocitos), y por el agrandamiento de las células 



























mal rices de la médula ósea, que se transforman en me- 
galoblastos. El número de mcgaloeUos puede Negar a 
ser muy bajo, como SOO.OOO por mrn 3 en la llamada 
anemia perniciosa. 

Por último, si la desmurición es muy grande y no hay 
apone de protemas, se puede producir anemia por falta 
de síntesis de la globina. 

El tratamiento de estos casos será la administración 
de hierro o vitaminas del complejo ti (Bi 2 -ácido fólico) 
por vía oral o inyectable, si el trastorno es mala absor* 
ción digestiva, respectivamente, y la prescripción de 
dietas equilibradas adecuadas a cada forma. 

IMPORTANCIA RELATIVA 

Como vemos, ía anemia puede ser toda la enferme* 
dad: hemorragia, hemolisis por anormalidad globular, 
aplasia. El tratamiento debe estar dirigido a corregir el 
origen de la misma o a aliviar la anemia, Pero también 
hemos visto que puede ser sólo un síntoma en el curso 
de otra enfermedad, generalmente grave o severa: he¬ 
morragias en el cáncer del tubo digeslivo, anemia be¬ 
mol íl tea por anticuerpos, anemia perniciosa por gran 


cirugía intestinal o por gastritis atrófica: aquí, el trata¬ 
miento debe estar dirigido a resolver, de ser posible, la 
enfermedad causal. 

POR QUÉ ES PELIGROSO 
TENER ANEMIA 

Sin duda, el denominador común en todas las ane¬ 
mias y su peligro reside en la disminución de aporte de 
oxigeno a los tejidos. La falta de oxígeno suficiente 
provoca síntomas clínicos, como la disnea o respiración 
jadeante, el cansancio al menor esfuerzo o astenia, las 
palpitaciones o el pulso acelerado y fuerte. 

De ser severa y persistente, llevará al sufrimiento de 
las células nobles del corazón, provocando insuficien¬ 
cia cardíaca; o del hígado, con su consiguiente mal fun¬ 
cionamiento y cansancio severo; o del riñón, con la dis¬ 
minución del filtrado de orina u olíguria. 

Sin embargo, las células que más sufren y cuya lesión 
configura el máximo peligro de las anemias son las ner¬ 
viosas, que, si se lesionan, provocan daños irreparables 
en la locomoción, en los sentidos, en la capacidad inte¬ 
lectual del sujeto y su misma muerLe. 


La sangre está constitui¬ 
da por un medio liquido 
llamado plasma en el 
que se mantienen, en 
suspensión, glóbulos ro¬ 
jos, blancos y plaquetas. 
En ciertos procesos, los 
glóbulos rojos disminu¬ 
yen y originan diversos 
tipos de anemias. 













DE LA VIDA MISMA 



Ha torontcion be un ty 


N la batalla de Pavía, librada en Italia en 1525 entre las Tuerzas del rey de 
Francia, Francisco I, y del rey de España y emperador de Alemania, Car¬ 
los V, el primero cayó de su caballo casi sofocado por la pesada armadura y 
el yelmo. Entonces debió rendirse, y el general de ios ejércitos imperiales se 
arrodilló para recibir et guandalete del soberano vencido, 

—Tomad mi guante —dijo Francisco 1—, pero sabed que no os doy mi fe. 
Queriendo significar con esto que era un prisionero por la fuerza, pero que su palabra 
real no estaba empeñada, (Y hay que considerar y tener presente, que entonces la palabra 
real era sagrada.) 

V a su madre, que durante su ausencia ejercía la regencia de Francia, escribió una car¬ 
ta en la que le decía; “Señora, lodo está perdido, menos el honor 1 



112 


























Iner 

íblaciófí. 

útíí 

Pr: 

smfjre. T 

'raí 

borrador ihor 

fíhl grafc 

>ad 



















F.V. Bellingshausen 



R.F. Scott 



N. Palmer 


HORA sabemos que la Antártida es un 
continente. Y sabemos que* como conti¬ 
nente, es ei más frió y distante de los cen¬ 
tros poblados. Pero, ¿desde cuándo lene¬ 
mente de estas cosas? Cuando, en 1520* 
Magallanes descubrió el estrecho que hoy lleva su nom¬ 
bre, vio fogatas que ardían en lo que supuso (siguiendo 
antiguas creencias, corroboradas por los viajes de en¬ 
tonces) era parte del continente austral. Llamó al lugar 
Tierra del Fuego. No se trataba del continente pensa¬ 
do, sin,embargo, y hubo que esperar al siglo XVIII pa¬ 
ra que un capitán, Jaime Cook, que cumplia órdenes 
del almirantazgo británico, se acercara a unos 240 km 
del litoral antártico. 

Mucho después, una tentativa por parte de marinos 
rusos resultó decepcionante para las autoridades que la 
mandaron, y la Antártida quedo algo olvidada. 

El mérito de haber avistado sus costas correspon¬ 
dió, asi, a cazadores de focas y ballenas que se aventu¬ 
raban siempre por la zona, como el capitán Natalio 
Palmer, quien las avistó al Sur del Cabo de Hornos 
en 1819, 

EL VERDADERO DESCUBRIDOR 

El interés por el continente desconocido volvió a cre¬ 
cer, y hacia 1830 varios países enviaron expediciones 
que sólo consiguieron aproximarse a éL En la década 
siguiente, un nuevo grupo, con más suerte, comandado 
por el capitán francés Dumont d’Urville, llegó a una 
playa a La que llamó, en honor a su esposa, Tierra de 
Adella, ubicada al Sur de Australia. 

A quien se considera, sin embargo, el primer ex¬ 
plorador y, por lo tanto, verdadero descubridor de 
la Antártida es a Carlos Wilkes, quien, comandando 
una expedición que zarpó de Virginia, Estados Unidos, 
en 1838, entró en la masa de hielo, cerca del Polo 
Magnético Boreal, y recorrió unos 2.400 kilómetros 
de costas heladas. 

El siguiente explorador, Jaime Clark Ross, llegó, sí, 
al polo nombrado pocos años después y descubrió e! 
mar que lleva su nombre (la costa más accesible al con¬ 
tinente). Ross hizo también otras comprobaciones inte¬ 
resantes: la existencia de un volcán en la Antártida y la 
de la plataforma de hielo, 

LOS PRIMEROS INVERNADORES 

Nadie, todavía, podía jactarse de haber desembarca¬ 
do en suelo antártico, Pero pronto habría uno, un ba¬ 
llenero noruego, Cartens Borchgrevink. El audaz expe¬ 
dicionario escaló el promontorio que domina el mar de 
Ross y desde allí miró el fantástico contorno, en direc¬ 
ción a los otros continentes. No contento con esto, vol¬ 
vió después con una comitiva de compañeros para pa¬ 
sar el primer invierno en la Antártida. 

Era el año 1897, y justamente frente a los temera¬ 
rios invernadores, sobre la plataforma de hielo, una 
expedición belga se arriesgaba a la misma empresa. 
Entre los expedicionarios se encontraba quien habría 
de descubrir, años más tarde, el polo Sur: Roald 
Amundsen. 

LAS GRANDES EXPEDICIONES 

El siglo XIX marcó el comienzo del arribo de las 

De arriba abajo aparecen cuatro exploradores de la Antárti¬ 
da cuyos nombres figuran hoy en diversos accidentes geo¬ 
gráficos de este continente. Muy penosa fue la suerte de 
Scott, quien llegó al polo Sur poco después que lo hiciera 
Amundsen y pereció en el viaje de regreso. 



grandes expediciones a la Antártida. Curiosamente, el 
interés no sólo fue de los gobiernos, sino también de los 
particulares, atraídos por las posibilidades que podía 
ofrecer el nuevo continente. 

Los ingleses estuvieron mandados por Roberto Fal- 
con Scott, cuyo nombre aparecerá siempre que se hable 
de la búsqueda del polo Suri los alemanes, por Erieh 
von Drygalski, notable geógrafo, y los suecos, por Otto 
Nordenskjoid. Todos viajaron hacia 1901, con pocas 
diferencias de salida. En los dos años siguientes realiza¬ 
ron importantes exploraciones e investigaciones cientí¬ 
ficas en territorio antártico. 

Precisamente, Scott, que descolló entonces como ex¬ 
plorador que adquiere su experiencia sobre el mismo 
escenario de los hechos, tuvo de ayudante a un joven ir¬ 
landés, Ernesto Enrique Shackleton, quien intentó lle¬ 
gar al polo. Esto ocurrió después que el propio Scott le 
declaró inepto para seguir con las exploraciones porque 
había enfermado de escorbuto. Shackleton volvió al 
frente de una nueva expedición, y aunque no consiguió 
su propósito, su increíble hazaña de 1909 —consi¬ 
guió acercarse con tres compañeros a sólo 160 kilóme¬ 
tros del objetivo—, después de una arriesgada marcha 
de 2.700 kilómetros, le valió el ser armado caballero, 
(Quien había viajado con él, el australiano Edgeworth 
David, que marchó en busca del Polo Magnético, tuvo 
más suerte: lo descubrió, colocando sobre él la bandera 
británica.) 

LA CARRERA HACIA EL POLO 

Amundsen, mientras tamo, había sufrido la decep¬ 
ción de comprobar que se le habían adelantado en el 
descubrimiento del polo Norte, hazaña que pensaba in¬ 
tentar después de sus exploraciones antárticas. Pero 
una decepción* para él, era un acicate que lo impulsaba 
a una nueva aventura. Su deseo, entonces, se fijó en el 
descubrimiento del polo Sur, y regresó al continen¬ 
te donde Ross se afanaba en lo mismo, Por eso, en 
adelante, la ansiada conquista se convertiría en una 
verdadera carrera. 

El 19 de octubre de 1911, Amundsen partió desde 
la base Framheim, en la Bahía de Ballenas, hada la 
meta. Llevaba cuatro trineos y trece fuertes perros 
groenlandeses. Con sus cuatro acompañantes recorrió 
160 kilómetros en los trineos y los esquís: la mitad 
del trayecto. La otra mitad del recorrido la hicieron es¬ 
calando la montaña- 

El 14 de diciembre de 1911, cuando desplegó en el 
polo Sur la bandera de Noruega y bautizó la meseta cir¬ 
cundante con el nombre del rey Haakon VII, pudo 
todavía pensar en una carta trónica dirigida a Scott, 
que le seguía los pasos: “Mándale una carta al rey 
Haakon../ 1 

Scott, en efecto, había tenido muchísima menos 
suerte que él. No confiando en los perros para tirar de 
los trineos, intentó llevar caballos siberianos, que pron¬ 
to enfermaron y fueron una carga. Además, los fortisi- 
mos vientos y ventiscas le jugaron feas pasadas en el 
trayecto de ida. 

EL FINAL DE UN HÉROE 

La desastrosa marcha de Scott está registrada en su 
diario, que ocho meses después de su muerte fue encon¬ 
trado (junto a su cadáver helado) por la patrulla de sal¬ 
vamento, que nada pudo hacer. 

El valiente explorador habia encontrado la nota de 
Amundsen, porque también él, el segundo, había con¬ 
quistado el polo, tal'como lo decían sus escritos y las 






























muchas pruebas que dejaron él y sus acompañantes del 
gran esfuerzo realizado. 

"Es una lástima —apuntó antes de morir—, pero no 
creo que pueda escribir más," Firmó esas palabras y 
pudo agregar todavía, aunque con letra mucho más 
vacilante y menos legible: "Por el amor de Dios, cuí¬ 
den de nuestras familias 1 '. 

Este diario es uno de los más conmovedores testimo¬ 
nios de la conquista del polo Sur y revela los padeci¬ 
mientos de los exploradores y viajeros polares, dispues¬ 
tos siempre al cumplimiento de sus misiones científicas 
o de esa sed de aventura que caracteriza al hombre. En 
otras palabras: dispuestos siempre a convertirse en hé¬ 
roes en favor de sus semejantes. 


El 14 de diciembre de 1911 
el explorador noruego 
Roald Amundsen en ardo]ó 
la bandera de su patria 
y con i a brújula certificó 
que habla llegado 
al polo Sur. 





































Descubrimiento sensacional: 
las Serpientes nen e! calor 



116 


UANDO se nombra a las serpientes, es 
común sentir una sensación de temor, 
o hasta cierto escalofrío puede estreme¬ 
cernos, Su forma alargada; su desplaza¬ 
miento sigiloso entre la floresta, al acecho de sus víc¬ 
timas; la efectividad de su veneno* que puede llegar a 
ser mortal, inoculado con gran destreza y precisión; 
los musculosos anillos de las gigantescas boas, son 
todas particularidades de las serpientes que hacen 
que tengamos hacia ellas cierta aprensión y sentí* 
mientos inconscientes de miedo* Pero estas sensacio¬ 
nes no sólo las tenemos los humanos, sino que tam¬ 
bién las compartimos con el resto de los primates. 
Es como si en la memoria innata del cerebro de 
hombres y monos quedara un resabio de la anti¬ 
gua lucha entre los gigantescos reptiles y los pe¬ 
queños mamíferos acaecida hace más de 100 mi¬ 
llones de años* 

LA SERPIENTE, DIOS Y DEMONIO 

A través del tiempo, distintos pueblos han teni¬ 



do representaciones diversas de las serpientes. Al¬ 
gunos hasta practicaron hacia ellas una respetuo¬ 
sa adoración* 

En la Biblia la vemos representada como la en¬ 
carnación de la tentación y el mal* Los griegos la 
vieron como la representación del dios de la Me¬ 
dicina llamado Asclepio. 

Aún hay pueblos aborígenes de la región del 
Amazonas, en Brasil, que adoran a la gigantesca 
anaconda y la representan en sus danzas rituales* 
Dejando a un lado creencias y supersticiones, o 
temores innatos, debemos reconocer que han ad¬ 
quirido, en el transcurso de la evolución, caracte¬ 
rísticas morfológicas y fisiológicas notables y des¬ 
pertaron la curiosidad científica, para ser objeto 
de profuntos estudios actuales. 

Entre las serpientes existe una subfamilia que se 
denomina "Crotalinae”, entre la que encontramos 
a la de cascabel, yarará y otras ponzoñosas especies* 
Dicho grupo tiene una característica fisiológica 
particular» y es la de poder detectar el calor. 








EL CALOR SE PUEDE HACER VISIBLE 

Los animales emiten hada el ambiente que 
los rodea un tipo de radiación, llamada in¬ 
frarroja, que no es visible a los ojos de ningún 
otro animal. 

La radiación infrarroja posee muy poca ener¬ 
gía, la cual no alcanza para estimular el pigmento 
fotosensible del ojo, como pueden hacerlo las ra¬ 
diaciones que están en el espectro de las longitu¬ 
des visibles. Es decir, la luz visible tiene suficiente 
energía para estimular los pigmentos fotosensi¬ 
bles y provocar la visión. La radiación infrarroja 
no tiene tal característica. 

Todos los organismos emiten radiación infra¬ 
rroja; y la tecnología del hombre ha permitido 
construir cámaras y aparatos que la detectan, Cᬠ
maras fotográficas con dicha capacidad monta¬ 
das en satélites exploran los bosques a gran altura 
y detectan focos de incendios forestales. También 
permiten evaluar recursos vivos aun en zonas os¬ 
curas vistas a gran altura. 

Pero volvamos a las serpientes, Hace muchos 
años, los zoólogos hablan descrito en las cabezas 
de los crotálidos dos pequeñas fosas. 

Se pueden observar cuatro fosas: dos corres¬ 
pondientes a las nasales y otras dos a las que se ha 
denominado hoyos faciales y órganos del hoyo. 
En principio no se supo qué función cumplían, 
aunque se pensó que podían tener relación con el 
sentido del tacto. 

Actualmente se sabe que no es así, sino que son 
termorreceptores, capaces de captar el calor. En 
el interior del órgano del hoyo hay una membra¬ 
na en la que termina infinidad de pequeñas fibras 
nerviosas que le confieren la capacidad de poder 
distinguir muy pequeñas variaciones en la tempe¬ 
ratura ambiente. 

Pero la ciencia es muy rigurosa, y debe expe¬ 
rimentar aún más para asegurar y confirmar es¬ 
tas suposiciones, razón por la cual se realiza¬ 
ron ingeniosas pruebas que demostraron que no 
era la visión la que guiaba el ataque de las ser¬ 
pientes, puesto que si se les cubrían los ojos, el 
ataque hacia la presa se realizaba con igual preci¬ 
sión y rapidez. 

También se debió descartar la posibilidad de 
que fuera el olfato el sentido que guía el ataque. 
A una serpiente con los ojos cubiertos se le colo¬ 
caba delante un globo con agua caliente o una 



Mediante interesantes experimen¬ 
tos, se ha comprobado que las 
serpientes tienen órganos espe¬ 
ciales que fes permiten "ver” (aun¬ 
que se íes cubra los ojos) el calor . 



bombilla eléctrica, los cuales eran rápidamente 
atacados por el animal, quien intentaba inocular¬ 
les su veneno con los peligrosos colmillos. De esta 
manera se pudo descartar que ni la vista ni el ol¬ 
fato guiaban el ataque, sino que era el calor que 
desprendía el objeto, el que localizado por el ór¬ 
gano del hoyo formaba en el cerebro de la ser¬ 
piente la imagen de la presa potencial. 




Estas dos figuras nos dan idea de cómo vemos nosotros y ia mayoría 
de los animales (izquierda) y cómo ven las serpientes (derecha). 











Los grandes 
genios y 
sus obras 



Corte de un faro 
mostrando sus 
partes, Los fa¬ 
ros se eonstru* 
yen por fo gene¬ 
ral en los pro¬ 
montorios cer¬ 
os nos al mar y 
en lugares roco¬ 
sos que podrían 
hacer zozobrar 
tas embarca» 
clones. Donde 
las olas gol» 
pean con mayor 
fuerza se levan¬ 
ta un muro de 
piedra. 


Los faros, especie de torres coronadas por un foco 
luminoso, fueron utilizados desde la antigüedad 
para indicar a los navegantes los lugares de peligro 
y guiarlos a puerto seguro. El faro más antiguo 
que se menciona es el de la entrada del Helesponto 
(nombre antiguo dado al estrecho de los Dardane- 


los), pero el más famoso y el que dio su nombre a 
este tipo de aparatos fue el de la isla de Faros, en 
e) puerto de Alejandría, que se construyó en el si¬ 
glo II antes de la Era Cristiana. El sistema fue per¬ 
feccionándose, y hoy, además de luces de señaliza¬ 
ción, los faros tienen señales acústicas. 



En algunas partes se utilizan buques faros. Estos se hallan anclados en 
lugares efe alta mar que ofrecen petlgro a los navegantes. 


118 



















































CREADOR 
DE LOS FAROS 
LENTICULARES 


Aparato con 
sistema 
da lentes 
giratorias. 


«r/ DAN Agustín Fresnal, destacado físi- 
í\ co francés a quien se deben nota* 
jl bles estudios sobre la luz, nació en 
Broglile en 1788 y falleció en la villa 
de Avray en 1827. De pequeño, su salud delica¬ 
da no hacía prever una cañera brillante, pero 
pronto se distinguió por su inteligencia y su 
dedicación a las matemáticas y la tísica. En 
París conoció ai célebre físico Arago, quien le 
Impulsó a que se dedicara a la óptica y los 
efectos luminosos. Al estudiar la naturaleza de 
la luz notó las dificultades que presentaba la 
teoría corpuscular, aceptada desde los tiem¬ 
pos de Isaac Ñewton con los nuevos descubri¬ 
mientos y fenómenos estudiados por otros sa¬ 
bios* En 1817 presentó en la Academia de 
Ciencias una memoria titulada “Natura simple 
et fecunda"' (La naturaleza es simple y fecun¬ 
da), que está considerada como uno de los do¬ 
cumentos más admirables en la historia de los 
ciencias. En ella explica la naturaleza ondula¬ 
toria de la luz, la refracción doble y lo que se 
conoce como espejos de FresneL Sus teorías, 
llevadas a la practica, dieron nacimiento a los 
faros modernos. 


A Fresno! se debe (1821) el 
uso de aparatos lenticulares 
de gran alcance luminoso, 
El sueco Gustavo Calén re¬ 
solvió el problema da encen¬ 
dido y apagado automático. 



■iL 

U&' * 





Wm ' 


f*»! .« OEsiifriü/ " 

Pv4L^ 

JP! ImS 

mí * /WV 

nj*** 1 


y ■mM* , ” 

mriM A 

■ áJ? 



























































Al flegar loa españole* al Perú se 
encontraron can un padtraao Imperio: 
el de loe incas, llamado por ellos Tahuantinsuyos, 
que significa; "la* cuatro reglones del mundo 11 . 

Basado en una organización rígida, tu fundamento económico 
fue le agricultura, que practicaban aun en 
tas laderas de las montañas 
construyendo andenes o bancales. 



. . 

■WÍ-Í.&SL. 
























En la costa Sur del Perú 
floreció la cultura 
nazca, que dejó valiosos 
testimonios de técnica 
de laboreo, de los 
metales y de alfarería, 
En ellos aparece el 
tema de las cabezas 
humanas. 


Monumental 
construcción de piedra 
de las Termas en Baño 
del Inca, en Cajamarca. 



A civilización incaica o quechua se desarro¬ 
lló sobre la base de la agricultura de riego 
como fuerza productiva fundamental. Lo¬ 
gró un nivel técnico estimable* no sólo en la 
realización de las obras hidráulicas fundamentales 
—tales como canales* diques, acueductos— , sino tam¬ 
bién en ías terrazas construidas en las pendientes mon¬ 
tañosas en íntima relación con aquellas obras. Cono¬ 
cían la renovación de la fertilidad de la tierra mediante 
el uso del abono. Cultivaba alrededor de cien especies 
vegetales y practicaba la ganadería. 

Su artesanía era también avanzada en metalurgia y 
cerámica y logró notable desarrollo en ingeniería de 
puentes y caminos. 

Tuvo una organización social original, en la que 
no existían la esclavitud ni la propiedad privada de 
la tierra* y para que el funcionamiento de los dis¬ 
tintos estamentos fuera perfecto contaba con cami¬ 
nos excelentes* lo que permitía una flexible unidad del 
imperio y una rápida comunicación entre las distintas 
regiones del mismo, 

Pero a pesar de todo, y con relación al desarrollo de 
las sociedades del Viejo Mundo, esta civilización era, 
en muchos aspectos, arcaica. 

MORADA IMPERIAL 

Razas prehistóricas habitaron el territorio del Perú* 
en una época en que la configuración de su suelo y su 
clima eran muy distintos de los actuales. Estos seres 
primitivos vivían en cavernas, y su civilización corres¬ 
pondía a ia Edad de la Piedra, Fueron reemplazados 
por otros, los de la piedra pulida, que* según las apa¬ 
riencias, procedían de Asia* Fundaron una sociedad 
cultivadora, que domesticó la vicuña y la llama, cons¬ 
truyó aldeas lacustres en el lago Titicaca y levantó colo¬ 
sales monumentos. 

Ciertos indicios hacen creer que el antiguo Perú sir¬ 
vió de morada a grandes imperios* anteriores a la di¬ 
nastía incaica. Posteriormente se establecieron en la re¬ 
gión dos importantes civilizaciones: la de los collas, en 
la cordillera y el Altiplano; y la de los chimúes, en la 
costa del Pacífico* de origen asiático. Centros de la pri¬ 
mera debieron ser el lago Titicaca y Tiahuanaco; y de la 
segunda, la gran ciudad de Chandan, en las inmedia¬ 
ciones del mar. 

Los chimúes introdujeron el empleo del oro* la plata 
y el cobre* con algunas combinaciones. Después de 
vencer a los collas, ocuparon el territorio* Luego de 
seculares guerras* sobre las ruinas del imperio co¬ 
lla se cimentó la dinastía incaica. El primer em¬ 
perador, que echó las bases de sólida organización 
social, fue Manco Cápac* secundado por su esposa Ma¬ 
ma Qcllo. Prosiguieron su obra doce emperadores, en¬ 
tre los que se destacaron Pachacuti, el reformador, y 
Huayna Cápac, que llevó al país a un extraordinario 
esplendor y riqueza. 

La grandeza del imperio se debió a un sistema políti¬ 
co uniforme y a la acción previsora del gobierno sobre 
sus súbditos. 

UNA BELLA Y GRANDE SIMPLICIDAD 

Esta organización social, inédita en los siglos en 
que floreció, llegó a encuadrar una gran población, 
cuyo mínimo es estimado en diez millones de habi¬ 
tantes. Su capital* Cuzco —ombligo en lengua indí¬ 
gena—, por su tamaño y su población era una de 
las ciudades más grandes del mundo a principios del 
siglo XVL 



El imperio incaico se extendía desde e! río Ancas- 
mayo* al Sur de Colombia, hasta el Maulé, en Chile, 
y Tucumán, en la Argentina, y abarcaba casi 4.000 ki¬ 
lómetros. 

El sistema económico y social de los incas era de una 
grande y bella simplicidad: los soberanos del antiguo 
Perú* deseosos de hacer reinar la justicia y la prospe¬ 
ridad de su reino, después de conquistar una región 
la dividían en tres partes iguales: la primera era para 
el Sol, la segunda para el rey y la tercera para los súb¬ 
ditos. Los campos del Sol eran cultivados para la ne¬ 
cesidad del culto. El dominio del inca era explotado pa¬ 
ra provecho del gobierno, pero también servía como 
caja de socorros cuando la cosecha había sido era esca¬ 
sa en alguna región. 

La propiedad privada estaba reducida a la posesión 
de una choza* un cercado, algunos animales domésti¬ 
cos, vestidos y herramientas. El trabajo estaba organi¬ 
zado como una fuente general de riqueza y también co¬ 
mo tributo que se pagaba al soberano, La comunidad 
debía trabajar en las posesiones deí monarca* en fabri¬ 
car vestuarios para el ejército, en la construcción de ca¬ 
minos y en el servicio al emperador, quien, en cambio, 
le dejaba la libre disposición de las tierras comunales y 
repartía equitativamente una parte de los frutos de su 
labor. Nadie, ni aun el niño y el anciano, estaba excu¬ 
sado de trabajar. 

DESTINO MARCADO 

Los aspectos más originales de la civilización incaica 
—la división tripartita de las tierras, los conventos de 
las Vírgenes del Sol* las tierras del Estado, la red de ru¬ 
tas y las comunicaciones— reflejan una utilización in¬ 
geniosa de los recursos en hombres y en productos, ase¬ 
gurada por una política centralizados. 

La sociedad incaica no practicó la esclavitud* y para 
el monarca la riqueza más estimable que poseía —por 
encima de la plata y el oro— era ¡a capacidad de traba¬ 
jo de su pueblo. Y así había establecido un tributo que 
se cobraba con el servicio personal. 

Los indios tributarios debían formar equipo no sólo 
para cultivar los campos de los pobres y de los inváli¬ 
dos, sino también de las familias cuyo jefe estaba 




Mapa del 
Tahuantlnsuyu, 
que significa las cuatro 
reglones del mundo. 

El rojo, el amad No y el 
belga, marcan las 
sucesivas etapas de 
expansión. 

Las provincias eran 
Chinehasuyu [1), 

Cuntí suyu (2). Antisuyu 
(3) y Collasuyu (4). 


122 













La fortaleza de Machu Plcchu es una de las más Importan' 
tes construcciones de los Incas. Fue descubierta en el año 
1911 por el arqueólogo Hiram A. Blngham. 


en el ejército o empleado en las obras del inca. Quienes 
cultivaban las tierras del soberano o del Sol, asi como 
los empleados en los trabajos públicos, recibían, mien¬ 
tras duraba el servido, sus alimentos de los graneros 
del Estado. También se sacaban de allí las provisiones 
que se distribuían a la población cuando una mala co¬ 
secha la amenazaba con el hambre. 

En general, el indio peruano gozaba de escasa li¬ 
bertad, ya que estaba sujeto a una burocracia minu¬ 
ciosa y graduada que intervenía constantemente en 
su vida, informándole el trabajo y marcándole eí 
destino que debía ser mayor, 

LAS CUATRO PARTES 
DEL MUNDO 

El imperio incaico se denominaba Tahuantinsuyu, 
que significaba las cuatro partes del mundo. Los alta¬ 
neros incas creían que su nación era la única civilizada 
del mundo. Para fines administrativos la habían dividi¬ 
do en cuatro provincias o suyu: Cuntisuyu* Chinchasu- 
yu, Collasuyu y Antisuyu. 

Cuatro rutas que partían de la capital central la 
unían con ios lugares claves de los suyus y con las más 
remotas regiones del imperio. Cada una de las provin¬ 
cias estaba gobernada por un cápac o apo elegido entre 
los parientes det inca. La población estaba dividida en 
cían o ayllu, que ocupaba una aldea, y sus miembros se 
denominaban yahuarmaci o “aliados por la sangre”. 
El ayllu constituía tanto una unidad económica como 
religiosa; lo regía un curaca* juez y jefe militar. La reu¬ 
nión de varias aldeas formaba la tribu (en quechua: 
runa-runa). 

La piedra angular del imperio era el Sapa Inca, es 
decir, el emperador, que se decía descendiente di¬ 


recto de Inti, el Sol. Era jefe civil* religioso y mili¬ 
tar del Estado, 

LOS CULTIVOS 
Y EL ABONO 

La agricultura fue el principal medio de subsisten¬ 
cia y la base de su organización social. En ningún 
país del mundo el hombre cultivó tantas especies 
vegetales como en el Perú, Se estima que alrededor 
de cien eran las especies que los indígenas hacían 
crecer en sus campos con fines alimenticios, medicina¬ 
les e industríales. Esto se había logrado con la aten¬ 
ción constante que se dio a la agricultura durante 
milenios* La contribución más notable dada por el 
Perú al Viejo Mundo fue la patata A fuerza de re¬ 
petidas experiencias, los indios transformaron los tu¬ 
bérculos, apenas del tamaño de una nuez* amargos y 
duros* en un alimento vital. Pero el maíz fue para 
ellos e! alimento único y noble. Cosecharon también 
la coca, el maguey, el plátano y las habichuelas. 

Con gran esfuerzo, los quechuas lograron aumentar 
las áreas fértiles. En las pendientes de las montañas 
construyeron terrazas de cultivo que, como monumen¬ 
tales escaleras, ascendían desde el fondo de los valles 
hasta la cumbre. 

Los habitantes del litoral abonaban la tierra con 
guano. Los pájaros marinos* cuyo excremento se trans¬ 
formaba en guano, eran protegidos por severas leyes, 

REGADÍO 

Los indios realizaron importantes obras hidráulicas, 
sin poseer herramientas de hierro o acero. Los canales 
de riego recorrían largas distancias y atravesaban las 
gargantas sobre acueductos o se deslizaban por túneles 
cavados en promontorios montañosos. No dudaban en 
encauzar los ños* de correr o torcer un curso* Los inge¬ 
nieros quechuas se basaban en sus experiencias* pero 
éstas Ies permitían sacar partido de los elementos que 
Ies brindaba la naturaleza, 

RUTAS Y CHASQUIS 

Entre los signos de una alta civilización se en¬ 
cuentran las rutas, que posibilitaron una real unidad 
del imperio, una excelente comunicación entre el cam¬ 
po y la ciudad. Estos caminos se deslizaban a través 
de las montañas, valles y mesetas. Había también 
rutas transversales que iban desde la tierra alta hasta 
la costa: el mar. 

Los quechuas, igual que los aztecas* no tuvieron ca¬ 
rros ni conocieron la rueda que les facilitara d servicio 
de carga. Un sistema de posta funcionaba con eficacia. 
Los chasquis o mensajeros se instalaban en cabañas 
ubicadas a corta distancia. Para que el corredor próxi¬ 
mo le relevara al instante* se anunciaba haciendo sonar 
un caracol. Los mensajes circulaban, asi, por todo el 
imperio con gran rapidez. 

RUCARAS E INTI 

Los quechuas sobresalieron sobre todos los demás 
pueblos americanos por diversos conceptos, pero en 
especial por su arquitectura. Los monumentos de Cuz¬ 
co están compuestos por bloques megalíticos de varias 
toneladas de peso. Este tipo de construcción se em¬ 
pleaba en tas fortalezas, llamadas pucarás, como la de 
Sacsahuamán. 

Los antiguos peruanos practicaron el totemismo, pe¬ 
ro la religión propiamente incaica era el culto al Sol* 
inti, al que habían consagrado numerosos templos. 



Máscara de oro de la cul¬ 
tura chlmú, anterior a la 
incaica (arriba). Piedra 
grabada de la cultura 
oh avío, también anterior 
a la Incaica (abajo). 



En el libro de Ay al a 
aparecen estos 
grabados que muestran 
diversos aspectos de la 
vida diaria entre los 
Incas. 





























; L ser humano se origina, como todos 
los seres vivos, a partir de una célula 
cuya mitad de componentes son pro- 
vistos por el padre y la otra mitad por 
la madre; debe crecer hasta llegar, al cabo de va¬ 
rios años, al estado adulto, habiendo multiplica¬ 
do su volumen inicial millones de veces; debe de¬ 
sarrollar una actividad física e intelectual acorde 
con su edad y ocupación; debe mantener su peso 
y tamaño, y reparar continuamente su organismo 
ante las múltiples agresiones externas que signifi¬ 
can las enfermedades, los accidentes, los esfuer¬ 
zos, el embarazo, la lactancia en la mujer, etcéte¬ 
ra. El crecimiento, el mantenimiento, la actividad 
y la reparación se logran con la incorporación de 
materiales externos que se llaman ALIMENTOS, 
a semejanza de una máquina, que requiere de me¬ 
tales para construida, de lubricantes para mante¬ 
nerla y de combustible para que funcione» 

Los alimentos humanos han variado en las dis¬ 
tintas etapas del desarrollo histórico (carnes cru¬ 


das de pequeños animales, o restos de herbívoros 
muertos por los grandes carniceros, frutos silves¬ 
tres, hojas y raíces en etapas prehistóricas, hasta 
los alimentos desecados y envasados de nuestros 
días); son asimismo diferentes en distintos climas 
y países, y en un mismo lugar también varían de 
acuerdo con las condiciones sociales, ambientales 
y económicas de ios individuos* 

EL ALIMENTO DE LAS PLANTAS, 

LOS ANIMALES Y EL HOMBRE 

Los alimentos son sustancias que, al ser incor¬ 
poradas por los seres vivos, les permiten a éstos 
realizar todos los procesos necesarios para su de¬ 
sarrollo y compensar las pérdidas de energía que 
ellos ocasionan. 

Las plantas verdes tienen la extraordinaria ca¬ 
pacidad de elaborar sus propios alimentos, par¬ 
tiendo de elementos minerales simples, disueltos 
en agua, que loman del suelo, y con la energía so¬ 
lar, en presencia de clorofila, fabrican sustancias 














orgánicas* asociando* por fotosíntesis, moléculas 
de agua con anhídrido carbónico y sales nitroge¬ 
nadas, para constituir hidratos de carbono* acei¬ 
tes y proteínas- Pero los animales y el hombre ca¬ 
recen de esta facultad, y entonces deben lomar de 
las plantas o de los animales estas moléculas com¬ 
plejas ya formadas. 

El hombre es un ser omnívoro, es decir, que 
puede comer alimentos de origen vegetal (verdu¬ 
ras y frutas), de origen animal (carnes* leche, 
huevos, etcétera) y de origen mineral (agua y sa¬ 
les); sin embargo, no puede asimilarlos tal como 
los ingiere. Necesita hacer análisis* es decir* divi¬ 
dir y separar las moléculas compuestas, convir- 
tiéndolas en otras más simples que puedan atra¬ 
vesar Jas membranas de las células y, al mismo 
tiempo, le sirvan de base para rehacer moléculas 
orgánicas más complejas, pero con estructura es¬ 
pecíficamente humana* que sólo así puede apro¬ 
vechar. 


AUMENTOS INDISPENSABLES 

Además de proteínas, grasas e hidratos de car¬ 
bono, hay otras sustancias que si bien no propor¬ 
cionan energía* son absolutamente indispensables 
para el mantenimiento de la salud* ya que regu¬ 
lan los procesos vitales. Son las vitaminas, asi 
denominadas por el doctor C. Funk en 1911. Se 
clasifican en vitaminas hidrosoiubíes, que se di¬ 
suelven en agua* como las vitaminas del complejo 
B (Bl, B2, B5* B6* B12) t C y P* y vitaminas üpo- 
solubles* que se disuelven en grasa, como las vita¬ 
minas A, D, E y K. Existe también una serie de 
sustancias minerales que, en grandes o aun en pe¬ 
queñísimas dosis, son necesarias para el organis¬ 
mo: calcio* sodio, potasio* fósforo, azufre, mag¬ 
nesio* hierro* yodo, cobre* cobalto, etcétera, El 
ser humano no puede fabricar estos alimentos ni 
tampoco almacenar muchos de ellos; por eso de¬ 
be incorporarlos diariamente ingiriendo nuevos 
alimentos. 



CLASES DE ALIMENTOS 

Según su naturaleza química, los alimentos se 
clasifican en: hidratos de carbono, grasas y pro¬ 
teínas. 

Los hidratas de carbono son sustancias elabo¬ 
radas por vegetales (almidón y sacarosa) o anima¬ 
les* como el glucógeno y la glucosa. Esta última 
es la forma más simple y soluble de los hidratos 
de carbono y* por lo tanto, transportable por la 
sangre. El glucógeno y la glucosa se encuentran 
en las frutas* hortalizas, azúcar* dulces* harina* 
fideos, pan* higado, leche* etcétera. Su función es 
esencialmente energética, como el combustible lo 
es para los motores. Se les denomina M el alimento 
de los músculos*\ ya que en ellos se queman y 
por eso deben entrar en mayor proporción en Ja 
dieta de los individuos que realizan exclusivamen¬ 
te trabajos físicos. 

Las grasas pueden ser de origen vegetal (acei¬ 
tes) o animal (mantequilla, tocino), Como entran 
en la formación de las membranas celulares* su 
presencia es indispensable; además de su función 
energética* constituyen la reserva por excelencia, 
pues se acumulan en el tejido llamado adiposo. 
Deben desdoblarse en ácidos grasos para ser ab¬ 
sorbidas por la mucosa intestinal. 

Las proteínas se distinguen de las anteriores 
por tener en su molécula nitrógeno* además de 
carbono, oxigeno e hidrógeno, que constituyen 
las moléculas de los hidratos de carbono y grasas; 
para ser asimiladas deben desdoblarse en amino¬ 
ácidos* que son sus componentes más simples. La 
función de las proteínas es energética, pero, fun¬ 
damentalmente, reparadora, generadora de masa 
corporal; es decir, contribuyen a la formación de 
las proteínas humanas, al nacimiento de nuevas 
células y formación de tejidos. Por ello son nece¬ 
sarias durante toda la vida, especialmente en los 
periodos de crecimiento y en situaciones especia¬ 
les* como el embarazo y la lactancia* y después de 
operaciones y enfermedades. 


¿QUÉ DEBEMOS COMER? 

La elección de la calidad y cantidad de alimen¬ 
tos es propia para cada persona y debe estar de 
acuerdo con su tipo físico, actividad* clima que 
habita* etc. La ración alimenticia es buena cuan¬ 
do asegura el mantenimiento de la salud* el nor¬ 
mal funcionamiento de los órganos y de la psL 
qiiis, el crecimiento* y* además* cuando cubre la 



La condición esencial 
para una alimentación 
normal y completa es la 
variedad, porque el orga 
nismo humano necesita 
una cantidad de sustan¬ 
cias que sólo distin¬ 
tos alimentos están en 
condiciones de propor¬ 
cionar. 









pérdida de energía ocasionada por tos procesos 
vitales de cada una de las células. 

El valor energético de cada alimento se calcula 
según el número de calorías que proporciona por 
gramo. Se entiende por caloría una medida de fí¬ 
sica biológica que equivale a la cantidad de calor 
que es necesario producir para elevar en un grado 
(de 14,5° a 15,5°) la temperatura de un gramo de 
agua. Así, la combustión de las proteínas sumi¬ 
nistra 4,1 calorías por gramo, igual que los hidra¬ 
tos de carbono; en cambio, las grasas producen 
9,3 calorías por gramo. Se ha calculado que, para 
mantener su peso, una persona adulta necesita 
como mínimo 1 g de proteina de buena calidad 
por kilogramo de peso; por ejemplo, un adulto 
que pesa 60 kilogramos, necesita 60 gramos de 
proteínas diarias* 

Como los alimentos deben proporcionar la 
energía suficiente para el desarrollo de las funcio¬ 
nes orgánicas, se considera que la ración mínima 
para un individuo adulto en reposo y en clima 
templado es de unas 2.400 calorías, debiéndose 




TIPO 

HIDRATOS 

CARBONO 

PROTEINAS 

CRASAS 

Pan 

53 

3 

2 

Fideos 

16 

3 


Mantequilla 



85 

Aceite 



85 a 100 

Grasa de cerdo 



85 a 100 

Leche 

5 

3 

4 

Nata 

4 1 

3 J 

30 

Queso 


29 

36 

Huevo (1) 


6 

6 

Carne 


25 

15 

Panceta 


25 

50 

Hígado 

2 

20 

4 

Pescado 


20 

5 a 13 

Castañas 

42 

6 

5 

Vegetales 

3 a 20 

1 a 7 


Soja 

12 

12 


Frutas 

5 a 20 

1 a 2 


Frutas secas 

5 a 11 

20 

40 a 60 



agregar 50 calorías por hora de trabajo ligero, 
hasta 100 para trabajos moderados y unas 200 
para trabajos intensos* Todo ello, por supuesto, 
en forma balanceada. 

Podemos citar como ejemplos generales del ti¬ 
po y cantidades de alimentos básicos diarios, co¬ 
munes en nuestra canasta familiar y útiles para 
mantener equilibradamente la salud, los siguien¬ 
tes: 


Pan: 90 g; o cereales: : A taza; o patatas: 1 me¬ 
diana. 

Leche: 1 litro para los niños, 400 g para los 
adultos. 

Carne: 100 g (pollo, pescado, ternera). 

Huevos: 1; o queso: 60 g; o mantequilla: 30 g; 
o flan: 1 unidad* 

OtfoTvÍgetlÍri 3 platos (I porción cruda) 

Frutas: 2 unidades, preferentemente crudas. 

Completar con alimentos que aumenten las ca¬ 
lorías (fideos, dulces, azúcar, etcétera), hasta cu¬ 
brir las necesidades energéticas según el trabajo. 


VARIEDAD: CONDICIÓN ESENCIAL 

El aparato digestivo humano es apto para dige¬ 
rir una gran variedad de alimentos. Cada alimen¬ 
to aporta sólo una parte de las sustancias necesa¬ 
rias para la vida. Por eso la condición esencial de 
una dieta normal es su variedad. Los alimentos 
pueden sustituirse, unos por otros, cuando con¬ 
tengan los mismos principios nutritivos, por 
ejemplo, la carne de vaca puede sustituirse por la 
de cordero, cerdo, hígado, pollo, pescado, cone¬ 
jo, queso, leche o huevos, pues todos ellos contie¬ 
nen proteínas. Las verduras frescas, así como las 
frutas, aportan vitaminas* hidratos de carbono y 
sales minerales; mientras que el aceite, la mante¬ 
quilla y los embutidos suministran grasas. Tam¬ 
bién las verduras y frutas deben ser variadas, 
pues no todas tienen las mismas vitaminas. Por 
ejemplo: el melocotón, la zanahoria y la calabaza 
son ricos en vitamina A; en cambio, en ios cítri¬ 
cos, lechuga y hortalizas de hojas verdes, predo¬ 
mina la vitamina C, El pan, fideos, arroz, azúcar, 
mermeladas, castañas, etcétera, son ricos en hi¬ 
dratos de carbono. 


CÓMO DEBEMOS COMER 

El ser humano podría semejarse a una máqui¬ 
na, pero no lo es; no basta suministrarle combus¬ 
tible como alimentos, sino que éstos deben estar 
convenientemente preparados para que le agra¬ 
den, distribuidos a lo largo del día para poder 
mantener su actividad, y además deben ingerirse 
en una atmósfera tranquila, cordial, para que el 
aparato digestivo segregue los jugos necesarios 
para la transformación y asimilación de los ali¬ 
mentos, Es grave error comer apresurado, intran¬ 
quilo y discutir en la mesa; lo conveniente es des¬ 
cansar antes y después de comer, ya que la fatiga 
dificulta el buen funcionamiento de los órganos 
de la digestión. 


126 








































Curioáctó orígenes 

be palabras comunes 




VALS 

El vocablo vals nació en el siglo XVIII, en Ale¬ 
mania, y deriva de “walsen”, que significa girar, 
dar vueltas bailando. En su forma antigua, este 
baile alemán, de compás 3/4, tenia un movimien* 
to lento, pero en la forma más moderna —el vals 
vienes— se convirtió en una danza de ritmo vivo 
y rápido, Antes de penetrar en los salones de la 
alta sociedad europea y de ocupar el lugar del mi¬ 
nué, se introdujo en la ópera y en el ballet. Mu¬ 
chos compositores lo cultivaron, y J. Lanner y los 
Strauss lo llevaron a su máximo apogeo. 


MARINERO 

V 02 que proviene del latín “mare’\ mar, y que 
designa al individuo que sirve en un buque con 
grado inferior. Desde la más remota antigüedad, 
el hombre navegó y no es posible concretar en 
qué momento pudieron convertirse en naves las 
balsas y las piraguas. Está admitido que los más 
antiguos navegantes fueron los fenicios, los egip¬ 
cios y los cretenses. La necesidad de comunica¬ 
ción entre hombres de distintas regiones, el co¬ 
mercio, el descubrimiento de nuevas tierras y los 
adelantos técnicos hicieron evolucionar los me- 


¿Harinero 


Nuestro Idioma es una verdadera caja de sorpresas, pues continuamente 
crea e Incorpora vocablos cuya procedencia es, a menudo, Insólita. A ve¬ 
ces se producen asociaciones entre objetos semejantes, conocidos des¬ 
de hace mucho tiempo, y al crearse palabras en una lengua se utilizan 
voces o rafees de Idiomas clásicos, como el griego o el latín. La verdad 
es que cada palabra tiene su historia y es muy Interesante conocerla. 




dios marítimos y crearon el oficio de marinero, el 
que, en el siglo XIX, se convirtió en una actividad 
rentable por el establecimiento de compafiias tra¬ 
satlánticas, En 1900, la flota mundial contaba 
con unos 20.OCX) navios, con personal adiestrado 
especialmente para la actividad que se debía reali¬ 
zar a bordo. 


-i. 


































DE LA VIDA MISMA 


€i amor paternal be £lgesilao 




LUTARCO, historiador griego del siglo I después 
de Jesucristo, cuenta en su libro "Vidas paralelas" 
que un día sorprendió a Agesilao, aguerrido rey de 
Esparta, famoso por su fortaleza y valor, jugando 
con sus hijos. La escena le pareció ridicula y no pudo contener 
un gesto de asombro y menosprecio. Pues vio al soberano mon¬ 
tado en una rústica escoba a modo de caballo, tal como suelen 
hacerlo los chicos. Agesílao, al ver el rostro de su amigo y com¬ 
prender su pensamiento, le dijo: 

—No me censures porque tú también, como yo, tienes hijos a 
los que amas y tratas de complacer. 


128 























































Sí la población aumenta a razón del 1 por ciento anual, dentro de un siglo 
vivirán en la Tierra unos 9,000.000.000 de habitantes (nueve mil millones). 

Pero si aumenta al ritmo actual, que es aproximadamente 
del 2 por ciento anual, el planeta estará poblado dentro de 100 años 
por unos 24 a 25 mil millones de seres humanos (actualmente se calcula 
que hay unos 3.500.000.000), Pare tanta población, ¿alcanzarán el agua y 

los alimentos?; las ciudades» ¿qué dimensiones tendrán?; 
los campos» ¿podrán ser cultivados o cederán espacio para que 
se construyan grandes recintos para las cuantiosas comunidades? 



EGÚN los cálculos más exactos que se han 
hecho, y de acuerdo con los censos realiza¬ 
dos hace algunos años (y no en todos los 
países, lamentablemente), solamente Asia y 
Oceanía albergan más de 2,100.000.000 de habitantes. 
En orden decreciente les siguen eí continente europeo 
con “en números redondos— unos 700.000.000, Amé¬ 
rica con 500.000.000 y África con unos 350.000.000 de 

■ 

habitantes. 











El problema de la 
superpoblación va 
acompañado con el de 
la necesidad de buscar 
nuevos alimentos, ya 
que los tradicionales no 
son suficientes para 
satisfacer los 
requerimientos de los 
habitantes de todo el 
mundo. 


Pero el crecimiento anual no es el mismo en todos 
los continentes, y aun varía según los países. Por 
ejemplo» en la india —cuyo último censo, de hace 
una década, arrojaba la cifra de 511.115.000 habi¬ 
tantes— el indice de crecimiento anual es del 2 T 4 
mientras que en Hispanoamérica —donde se calcula 
que hay entre 250 y 270 millones de habitantes— el 
Indice llega vírtualmcnte al 3 %, En consecuencia, 
se cree que la población de Hispanoamérica se du¬ 
plicará en menos de 25 años; en cambio, Estados 
Unidos de América duplicará su población en forma 
mucho más lenta, en el doble de ese tiempo (entre 45 
y 50 años)* 

LA TIERRA 
PARA UNOS POCOS 

Durante centenares de miles de años, en el planeta 
Tierra hubo muy pocos seres humanos, tal vez un cen¬ 
tenar de millones o dos, a lo sumo, que habían sentado 
sus reales a orillas de los ríos (se calcula que en la 
época en que Jesucristo predicaba por tierras de Judea, 
en nuestro planeta no había más de 250 millones de ha¬ 
bitantes del género humano). 

Esta cantidad se duplicó unos 3.5ÜÜ años después. 
¿Por qué fue tan lento el crecimiento de la colectividad 
humana? Por tres trágicas razones; el hambre, las pes* 
tes (ante las cuales estaban indefensos los hombres, 
pues los conocimientos médicos eran empíricos y harto 
insuficientes) y las guerras. 

Debido a estos factores negativos, el índice del creci¬ 
miento anual de la población llegó —en ese lapso— a 
ser inferior al 0,5 por ciento. Pero empezó a aumentar 
a fines del siglo XIX* 



Se cree que en la 
prehistoria, cuando el 
hombre habitaba en las 
cavernas, la población 
no pasaba de 100 
millones. Hoy se 
calcula que la 
población mundial es 
de 3.500.000,000 de 
almas. 


SOMOS MÁS Y VIVIREMOS MÁS 

Las sociedades humanas primitivas buscaban los cli¬ 
mas menos fríos. Unas pocas se aclimataron y otras pe¬ 
recieron* El hombre era, pues, victima dd clima, por lo 
menos en parte. 

Pero, además, se ha comprobado que el hombre del 
paleolítico medio, es decir, de hace unos 35 ó 40.000 
años, era fácil presa de las enfermedades; de allí que 
muriera muy joven. 

Para llegar a esta conclusión, los investigadores sólo 
han podido tener a mano los huesos, pero ninguna otra 
pieza anatómica (corazón, cerebro, pulmones, etc*); 



ellos han revelado que el reumatismo era un mal de esa 
lejanísima época, lo mismo que la luberculosís* 

Además, la alimentación del hombre primitivo debía 
provocarle —por irritación— piorrea alveolar* Asimis¬ 
mo, nuestro remoto antepasado no saciaba su hambre 
con regularidad, como nosotros, pues obtener alimento 
te significaba muchas veces días y días de paciente per¬ 
secución de su presa. 

Con el correr de los siglos, el avance de la ciencia, el 
descubrimiento de los antibióticos, las vacunas, etcéte¬ 
ra, y la planificación de programas de salubridad han 
permitido aumentar la duración media de la vida. Es 
decir, hoy hay muchísimos más longevos. 

Ahora bien; en la medida en que la ciencia del pre¬ 
sente y del mañana cercano logre alejar los peligros que 
significan ciertas enfermedades (cáncer, mal de Cha- 
gas, poliomielitis, etc*), la Tierra llegará al año 2000 
con más de 7.400.000.000 de habitantes (hace apenas 
200 años —en 1800— la población mundial no supera¬ 
ba los 1.000 millones de habitantes)* 

QUÉ NECESITAREMOS 

Esos 7.400.000.000 necesitarán alimentos, viviendas, 
educación, médicos, hospitales, trabajo... Y a esa em¬ 
presa —a la de solucionar esos problemas del mañana 
—no muy lejano— están dedicados los científicos y los 
técnicos de todo el mundo civilizado. 


Las guerras, tanto en el pasado como en el presente, 
provocaron desequilibrios demográficos. 

Ellas, sumadas a las pestes, epidemias y otras 
catástrofes, detuvieron el crecimiento de la población 
mundial. 



130 











En Hispanoamérica 
el índice actual 
de crecimiento 
es del 3 % 
aproxi mad ame nte, 
de manera que la 
población se 
duplicará 
en 25 años. 


Para que se tengan a mano las fabulosas cantidades 
de agua que precisarán las generaciones del futuro* ya 
hay en vigencia planes de desalineación de los mares* 
de manera que el agua de esos inmensos depósitos na¬ 
turales será potable. 

Los científicos están procurando mejorar la calidad 
de los alimentos ya existentes y* a la vez, crear otros 
nuevos, recurriendo a los océanos y a los vegetales. In¬ 
clusive, muchos de esos alimentos serán fabricados 
artificialmente por medio de la química. 

Los urbanistas de ideas revolucionarías están planifi¬ 
cando tas grandes urbes del futuro, como, por ejemplo, 
ciudades-torres de 1.600 metros de altura o subterrᬠ
neos y de diversas formas. 

También se piensa que entre esos 7.400,000,000 de 
habitantes habrá muchos millones de niños y otros tan¬ 
tos de jóvenes que necesitarán instrucción, es decir, que 
tendrá que haber muchos millones de maestros y de 
profesores. 

Por otra parte, sí actualmente las bibliotecas como, 
por ejemplo, la det Museo Británico, de Londres, o la 
Nacional, de París, tienen cada una de ellas unos 
6,000,000 de volúmenes, ¿cuántos centenares de millo¬ 
nes de libros serán menester en el año 2000, aunque se 
utilicen procedimientos fot omagnéticos, de mi ero fil¬ 
mes, ordenadores, etcétera? 

Lo cierto es que nada detendrá el proceso que co¬ 
menzó hace muchísimos siglos, cuando el hombre ini¬ 
ció la gran aventura de conquistar la Tierra, pues la his¬ 
toria no se detiene. 



Si el crecimiento de la población sigue al ritmo actual, en cíen años se 
llegará a los 26.000 millones de habitantes. Por ello es necesario tomar ya 
las medidas necesarias para que el mundo pueda albergarlos con dignidad. 











































¿Por que áe proimte la óinuáitis? 

¿Quién no ha oído hablar o no ha padecido alguna vez de 
sinusitis? Esta enfermedad consiste en un proceso inflamatorio de las vías 
aéreas superiores y los senos paranasales, con obstrucción 
de la nariz o sin ella, secreción de un catarro mucoso 
o mucopurulento. Puede venir acompañada de estornudos, pesadez, 
dolor de cabeza y estado febril, y puede ser provocada 
por varios tipos de microbios o de virus y aun causada por simple 
pero molesta alergia. Puede evolucionar en unos pocos días, lo cual 
constituye la sinusitis aguda, o por largo tiempo, 
transformándose en la desagradable sinusitis crónica. 



r. - - - N esa maravillosa estructura ósea que 
•3CTBH;- constituye el cráneo humano, caja dcs- 
tinada a alojar el cerebro y demás órga- 
nos del sistema nervioso central, los im¬ 
portantes órganos de los sentidos; vista, oido, olfa¬ 
to, gusto y equilibrio, están ubicados en los senos 
paranasales > 

Se llaman de esa manera las cavidades como cel¬ 
dillas comunicantes que se desarrollan dentro de los 
huesos maxilares (los pómulos de la cara), los fron¬ 
tales (por encima de los arcos superiores de las órbi¬ 
tas oculares), el etmoides y el esfenoides (que cons¬ 
tituyen el techo de La nariz). También tos huesos 
temporales, en las prominencias llamadas mastcri¬ 
des (situados deirás de ambas orejas), poseen las 
mismas celdillas, 

Estas cavidades, además de constituir un sistema 
intercomunicado entre ellas en cada hueso, están 
comunicadas con las vías aéreas de la nariz, en la 
que desembocan por pequeños orificios llamados 
ostium y los senos maxilares, frontales y etmoida- 
les, mientras que los mastoideos se relacionan con 
la cámara del oído medio a través de la trompa de 
Eustaquio, también con el fondo de la nariz. Todas 
están tapizadas por el mismo tipo de mucosa que la 
nasal, llamada pituitaria. Los fenómenos congesti¬ 
vos de la mucosa pituitaria, de origen alérgico- 
infeccioso, dan origen a las sinusitis. 


SINUSITIS AGUDA EN INVIERNO 

Si la mucosa pituitaria es invadida por los gérme¬ 
nes que causan resfriado y angina a una persona 


- 












durante la estación fría, ella se congestiona por 
dilatación vascular y exuda una sustancia cerosa; 
las glándulas segregan mayor cantidad de mucus y 
luego puede producirse lucha entre gérmenes y leu¬ 
cocitos, con su consecuencia habitual; la forma¬ 
ción de pus, que espesa las secreciones y las 
tiñe de amarillo. 

Todo este material fluye hacia la nariz por los os- 
dum y es expulsado con estornudos o al sonarse co- 
mo resultado del cuadro agudo, suele haber fiebre* 
y la congestión activa de senos y vías respiratorias 
trae dolor de cabeza o molesta sensación de peso en 
la frente y la cara al inclinarse hacia adelante. 

SINUSITIS CRÓNICA EN CUALQUIER ÉPOCA 

Determinado tipo de gérmenes tiende a co¬ 
lonizar de forma prolongada los senos óseos, so¬ 
bre todo si se ha producido una modificación de 
la mucosa pituitaria, la cual aumenta de espesor, 
se despule e infiltra de células inflamatorias. Es¬ 
te proceso* que ya casi no exuda sólo durante los 
periodos de reactivación, es una forma de sinusi¬ 
tis crónica. 

Otra sinusitis de origen distinto es la provo¬ 
cada por alergia persistente* que también tiende a 
engrosar la mucosa, es decir, la hipertrofia; se de¬ 
sarrollan crecimientos circunscriptos: los llama¬ 
dos pólipos* y* sin síntomas continuos, se mani¬ 
fiesta ocasionalmente con una secreción mucosa 
abundante y estornudos, al entrar en contacto 
con sustancias alérgicas como polen de plantas* 
pelos de animales* microbios u hongos de deter¬ 
minado ambiente. 

QUÉ HACER 

1) Lo más importante para evitar la sinusitis es 
su profilaxis, tratándose intensa y precozmente ios 
resfriados. 

2} Evitar, cuando se está acatarrado* el enfria¬ 
miento y la humedad del ambiente, y no ir a luga¬ 
res donde haya temperaturas bajas. 

3) Mantener temperatura y humedad medianas 
y constantes en la habitación en que se está. 

4) Mantener permanentemente permeable la na¬ 
riz por medio de gotas o descongestivos indicados 
por el facultativo. 

5) Tratarse las alergias y evitar entrar en contac¬ 
to con aquello que se conozca que las provoca. 

QUÉ NO HACER 

1) Descuidar resfriados y catarros, 

2) No hacerse tratar las infecciones de vías 
aéreas superiores. 

3) Cambiar de temperatura intempestivamente* 
ya sea saliendo de su domicilio o pasando de habita¬ 
ciones caldcadas a frías, dentro de la misma casa. 

4) Tomar antihistamínicos, ponerse gotas o ad¬ 
ministrarse antibióticos u otros medicamentos no 
indicados por un facultativo. 

5) Sabiéndose alérgico, no cuidarse de los 
contactos, por desconocimiento, descreimieñto 
o desaprensión. 



Las cavidades co- 
mo celdillas co¬ 
municantes que 
se desarrollan 
dentro de los hue- 
sgs maxilares 
(pómulos de la 
cara) f frontales 
(por encima de 
las órbitas de los 
ojos) y en otros 
huesos del crᬠ
neo están tapiza¬ 
das por el mismo 
tipo de mucosa 
nasal que, ai con¬ 
gestionarse* pro¬ 
duce sinusitis. 




Para evitar la si¬ 
nusitis, es nece¬ 
sario tratar de for¬ 
ma intensa los 
resfriados y evitar 
el enfriamiento 
cuando se está 
acatarrado. 



133 































Los 

grandes 
genios 
y sus 
obras 


Evangelista 
Torricelli 
probó que 
la presión 
atmosférica 
se ejerce 
en todas 
direcciones 
con igual 
intensidad. 





EL “HORROR AL VACÍO” 

El gran duque de Toscana había practicado grandes 
pozos en su palacio para ampliar el sistema de riego. 
Las bombas tenían que extraer agua desde una pro* 
fundidad de 15 metros, pero los ingenieros, con gran 
asombro, notaban que, por más que las máquinas 
trabajaran, no hacían subir el agua más que 8 me* 
tros. Los antiguos sabios griegos sostenían que el 
agua subía por “horror al vacío”, pues como la mate¬ 
ria no podia soportar que se hiciese et vacío, cuanto 
éste se producía aquélla trataba de llenarlo. Torricelli 
pensó que todo eso era falso, que el fenómeno era 
debido a la presión atmosférica, y así lo demostró a 
través de sus experimentos. 


El físico y pensador francés 
Blas Pascal (1623-1662) se 
interesó por las experien¬ 
cias de Evangelista Torricefii 
y comprobó que la presión 
atmosférica disminuye a 
medida que se asciende. 


134 

■ 


* 















EL INVENTOR DEL BARÓMETRO 






'¿rwr 


.■ 


y¡\ 


*■ 


!*■ 


4 ** 




-■ 


Para realizar su invento Torricelll llenó totalmente de 
mercurio un tubo de aproximadamente 1 metro de lar¬ 
go, lo tapó con un dedo, lo invirtió y colocó de punta en 
una cubeta llena de mercurio y retiró el dedo. Por el tu¬ 
bo salió parte del mercurio, que alcanzó unos setenta y 
seis centímetros, y quedó detenido. 


Otro tipo de barómetro es el aneroide. Las variaciones 
de la presión actúan sobre una caja en la que se ha he¬ 
cho el vacío <1) y mueven al muelle (2), palanca (3), cade¬ 
na (4) y finalmente a la aguja indicadora. 


VANG ELISTA TORRICELLI na- 
ilIRüSí ció en Faenza, Italia, en 1608 y 
falleció en Florencia en 1647. 
Desde joven sintió gran admira¬ 
ción por el sabio Galíleo Galilel, quien, en¬ 
tre otros trabajos, había escrito un tratado 
sobre el movimiento. Torricelli compuso 
otro sobre ei mismo asunto, pero con nue¬ 
vas Ideas que llamaron tanto la atención 
de Gallleo que le Invitó a trasladarse a Flo¬ 
rencia y a hospedarse en su propia casa. 
El gran duque de Toscana encargó a Gali- 
leo que estudiara ciertos problemas rela¬ 
cionados con el ascenso del agua, y Torri¬ 
celli pudo resolverlos. En 1643 inventó el 
barómetro y descubrió los efectos produci¬ 
dos por la presión atmosférica. Descubrió 
también la teoría sobre el movimiento de 
ios fluidos y perfeccionó las lunetas o te¬ 
lescopio de Galíleo Galilei. 


Cmnatltóta Corritelli 













































ornamenta, y ementa apenas Con un friso 

I que enumera tus caucione? del Via Cru- 
cis. I a catedral, cuya base es la corres 
pondk-n<é eruz launa, posee cuatro gi¬ 
gantescas naves y lienc capacidad pira 
veimiciato mil personas 
l-.l 7 de arostn de 1950, monseñor An- 
lonin S¡imoré, entonces Nuncio Aposto■ 
lito de Columbra,, hendí i o el recinto 
C uatro años más tarde* y en ocasión de 
celebrarse el Congreso Mariano de /ipa- 
quírá, Hiotuicñor Inlk> Bolaró Saladar* 
con la 3 $i$l«ncia de treinta mil personas,* 
inauguró solemncmcmc la Catedral 
Quienes concurren hoy a la iglesia de la 
sal. para asisLir a lu edcbradóit de la 
sania misa o a los conciertos tío música 
religiosa realizados por grande mSHtLs 
condes, quedan profundamente irrtpre- 
víowkIús por la grandiosidad del recinto 
y la imponente belleza dé su arqtlilectura 
c pe alíñente amor#! 


rff A pequeña ciudad eolnmbui- 
J I na de /jpaquirá posee una de 
y¿ las mata villas del mundo mo- 
dernít: la más grande catedral 
ealiada en sal viva, lin esta región se en- 
Cncnirü una increíble riqueza «iliiu La 
explotación fie sus yacimientos podría 
prptongñrsc por más de 1,300 siglos 


adekiniíido, y cae and Hados por la leyen¬ 
da abandonaron Eu vi a fluvial y re Ínter- 
uaion en berras de Oriente. All encon¬ 
traron mi gran señor: d /ipa. que go¬ 
bernaba sobre los bogantes, crt las lie- 
rías altas, en las que una corona de ce¬ 
rros rodea la planicie. Vivía en un in¬ 
menso bohío circular, rodeado de empa¬ 
lizada de madera de vivos colores, Las 
andas en lasque solía recorrer sus domi¬ 
nios oslaban enchapadas en oro, 

Los fracasos por hallar Ll Dorado los 
empujó a uno nueva búsqueda, y sin 
querer descubrieran las colosales ruinas 
te sil] de Zipaqubá. 

La carona española dispuso luego su 
explotación. \ medida que ést a av anza- 
ba se fueran formando enprichOsarúenle 
enormes bóvedas y pilares, que mus tar¬ 
de sirvieran de base para transformar 
esa gran estruciura en una iglesia sub¬ 
terránea. 


CÓMO ADMIRAR LAS NAVES 

I n la primera nave, la de La Virgen del 
Rosarla, sobre el fondo i aliad o cu sal, se 
observa la cstuiua realizada por Kodís- 


LA CATEDRAL, SU CONSTRUCCIÓN 

La idea de construir una Catedral 
aprovechando las tallas de sal nació del 
senil míen lo -de! pueblo colombiano, o 
mejor dicho de los obreros que lraba- 
jaban en las minas, quienes veneraban 
una estatua de la Virgen del Rosario de 
Guazú. 

lintre los trabajadores de las salinas se 
encontraba Daniel Rodríguez Moreno» 
aficionado ala pintura y a la escultura, a 

I uÉen sus compañeras le encomendaron 
na estatua de la Virgen, La modeló en 
terracota policromada, la que íue colo¬ 
cada. eti el nicho mayor de la entrada de 
las galerías para que Cuera admirada po: 
los mirlaos, listas solicitaron al párroca 
-de la ciudad que celebrara la misa ame la 

/ imagen ya bendita, y de ahí surgió la 
idea de convenir e! templo en un grao 
' recinto, Al trascender esto bailó eco pro 
pifio v-rt el Banco de la República, que 
i0md concesionario del Estada tiene j 
su caigo 1 a explotación dé las minas Át 
La porteflÍQsa obra se realizó -Jk 
arreglo a una arquitectura primaria» res¬ 
petando Ids desniveles que los taladro* 
dejaron en la sai, ecm el objeto de hacer 
resultar la aspereza úti recinto y la tuer¬ 
za original de 1.a naturaleza. 1 ambicn 
,para ello te prcscitidió^de^odo tipo de 


POR MÁS 0E 1.300 SIGLOS 

Colombia encierra una gran riqueza 
en ■-,! I gema o ¡tal roca. I .os geólogos des- 
tacan que la mole de Zipaquirá, Nemo- 
eón, Sesquilo, Medina y otros lugano 
tiene una longitud de 100 kilómetros, 
por 15 de ancho y .1 de profundidad.. El 
banco salino de Zípíiquirá está constitui¬ 
do por una masa de 1.000 millones de 
toneladas, y todo el conjunto llega, 
aproximadamente, a los 9.000 millones. 
Su explotación en la medida actual po¬ 
dría prolongarse por mas de 1.300 si- 
cías. Los indígenas colombianos explo¬ 
taban las mismas ames de la conquista. 

7.apaqHará nncleó a la nadón ebibeha, 
una de las mas a de(amadas dé America. 
Los primitivos usaban (a sal como me- 
ncdn corr¡eJue para adquírn oro, algo¬ 
dón o maíz. 


BUSCANDO ORO HALLARON SAL 

Don Alonso Jiménez de Qtie sada y fe? 
conquistadores hispanos se intcrm^A 
-en lu selva virgen colombiana en-pos de 
un mito: la región de El Dorado, UnoJ 
trazos de sal hallados en una choza en la 1 
desembocadura del rio Opon l« dieron 
el indicio de ]a existencia de un pucbld 


guez Morena. A la izquierda csii el coro 
de piedra. pero sin órgano, ya que La sal 
corroe los metales y. por lauto, deicrio- 
raba c-s L . instrumento La música re 
transmite u iravésdc un fonógrafo. y ca¬ 
da nave nene una serie de doce altavo¬ 
ces, En kt segunda nave, la de El Calva¬ 
rio. se encuentra un enorme aliar mayor 
rce)angular, totalmente etc sal, que tiene 
mi. peso aproxima dado de IS ion ciadas, 
l as peldaños —que signifiain el camino 
del Calvario de Jesucristo— conducen a 
una ifiiz gigunlesea. hecha de madera de 
eucalipto, 1 n la tercera nave, la del liar 
i istmo, kt fuente bimsiismal —también 
de sal— esta en el nací más bajo de la 
catedral. Hay tina csimua llamad ¡a “El 
Descenso *, tallada en piedra, que 
es obra realizada por et cáGidiot colom¬ 
biano Miguel Sopó. 

Resaltan en la cuarta nave —la de la 
Natividad— pequeñas ventanas realiza- 
da-, en sal 3 mego se ve la gruía de la Na¬ 
tividad* que es un réplica del establo de 
Halen, i]llc presenta seis estatuas dé pie¬ 
dra realizadas por el escultor ¡¡altano 
Ludo vico Consorii. 
















€\ aparato 
írtgtótipo en 
litó pertebratiosí 



Vi£‘¿¿¿ry ■- CIMENTARSE es una necesidad general 
; ■ de iodos Los seres- vivos, y cada variedad La 
&•'. cumple de la manera más apropiada. AL- 
v gunos, como las plantas, toman, del me¬ 
dio cKiernn, elementos simples tomo agua y ‘¡ale-; con 
ellos >■ La ayuda de la luz solar dataran tas sustancias 


El aparato digestivo 
en los '.‘eriotfflckft 
este organizado 
siguiendo un patrón 
similar, pefocon tes 
adaptaciones que 
cada caso requi ere 
sagún ol Upo de 
alimentación 
ihgrbÍYPfO, csrnlvqrp, 
insectívoro, ate.} 


<0rtip3¿jai u orgánicas de sus cuerpos-. Estos seres se Lla¬ 
man autótroíos (que se alimón tan por sL mismos). 
Oíros, como los animales, toman sustancias orgánicas 
ya formadas, devorando los cuerpos de otros seres vi¬ 
vos, y Las difieren, es decir Las modifican, para asimi¬ 
larlas, o sea incorporaría* a su propio organismo; son 
los helerotrafos fque se alimentan de oíros). A cuc tipo 
corresponden los anirna3e> superiores-. pertenecientes al 
orden de los vertebrados. 

A pesar de que tos hábitos aíimenlarios son muy dis¬ 
pares. ya que algunos comen vegetales i herbívoros), 
oíros comen carne (carnívoros), insectos (insectívoros), 
o frutas (frugívoros), en todos los omnívoros d apara¬ 
to digestivo está organizado siguiendo un patrón si- 



Lch caballos y oíros anímalas hafWvofos tienen 
al inloslrno delgado y el grueso más largos quo 
ios carnívoros. En silos, una abundanla Mora 
Intestinal desdobla la celulosa do las cubiertas 
vagalalas an azócame asimilarlas. 


Los üburgnes púaSért 
sn su- intestino una 
válvula que obliga al 
all memo a reconerlp 
más tantamente, 
mientras aumenta lá 
superiten de absorción. 


Bi tes cocodrilos 
Ib, lemgua chata llene 
un pliegue que se adepta a otro existente en el 
paladar y que, ai cerrarse, impide la entrada da agua 
en las, vías respiratorias aunque abran la boca. 

eslandt) sumergidos, pira tasar. 



Cjr5A«Tíí 


milar, con l as adaptaciones que-su pariiuijtar nutrición 
requiere. 

APARATO DIGESTIVO 

En todos, el funcionamiento digestivo se inicíu en Ea 
tuca, adaptada para masticar, deglutir cutero, medo- 


El aparato digestivo de 
las sves ?s muy 
especializado. La boca 
se proyecta Hada 
adelante con un pico 
córneo y carece de 
dientas Pee aso los 
aJimeotoü se apandan 
en el pucha. 



nnx, roer, etc-, el alimento. Para dio, algunos verte¬ 
brado-i tienen dientes cortantes, como Jos roedores, 
o grandes colmillos para desgarrar^ como Los carní¬ 
voros, o muelas anchas para moler, como los herbívo¬ 
ros. Hay bocas que tienen d aspecto de ventosas 
chupadoras, como ía de las lampreas, para prenderse 
al cuerpo de sus presas, o cStím armadas de píeos di¬ 
versos: largos para pescar insectos, o gortus y duros 
para desgarrar, como los de las aves insectívoras y las 
rapaces. 


Además de la dentadura o pico, la boca posea len¬ 
gua, y tsta tucnbién llene múltiples funciones. A unos 
les sirve para ¿il ¡rapar insectos, como la de Lo? buiraclos. 
que La teman hacia afuera; a otros les sirve para tapo¬ 
nar la entrada de las vías respiratorias cuando abren la 
boca bajo el agua, como les ocurre a los caimanes y 
ntrOS saurios. A todos, 3.1 lengua les ayuda a deglutir, es 
decir a enviar el alimento hacia atrás. 

Detrás de la boca vierte el esófago, pequeño ó lar¬ 
go tubo míiK.-uLo-nLcrnbrani>so que conduce eS alimento 
al estómago 0 al iilleMÍno. S¡ el animal carece de 
squél- 

EL ESTÓMAGO 

Es el órgano encargado de mezclar y reducir los ali¬ 
mentos, y en él se inicia la digestión por cFceio de Eos 
ju^os digestivos o fórmenlos que fabrica en lasglándu- 


|IVTESTW *0 ¡TfU&AJ» 

lFKtiUfl 



La laoflua temblón serete 
Brtaplarse al régimen all- 
rnooticio de tes distintas 
aspectos. Las ranas ¡Ura¬ 
no n los Insectos con te 
lengua. que CSlá h|a en 
te parta dfltantKfa da lá 
boca. 


138 


139 




















En el esófago, las aves 
tienen el buche donde 
los alimentos (por lo 
general, granos) se 
ablandan. El estómago 
está dividido en dos 
compartimientos: el 
estómago glandular, 
que produce enzimas, y 
el estómago muscular o 

molleja. 




Boca de la lamprea. 
Éste pez, con su boca 
succionante en la que 
se encuentran más de 
100 agudos dientes, se 
aferra a su presa y 
absorbe la sangre, los 
jugos y la carne. 


las de sus paredes. En general, los animales chupadores 
no poseen estómago. En cambio, ios herbívoros lo tie¬ 
nen dividido en varias cámaras sucesivas, para prolon¬ 
gar esta etapa digestiva. 

Las aves que tragan granos o insectos enteros tienen, 
a continuación del esófago, el buche, donde los alimen¬ 
tos son humedecidos; luego el estómago está dividido 
en estómago glandular (donde se fabrican las enzimas 
digestivas) y la molleja, órgano muscular (dentro del 
que suele haber piedredllas deglutidas con la comida), 
que permite la trituración y mezcla de todo lo ingerido. 


EL INTESTINO 

Esta parte del aparato digestivo está especialmen¬ 
te adaptada para completar la digestión por sus pro¬ 


pias enzimas y las de otras glándulas que allí de¬ 
sembocan (hígado* páncreas). A través del intestino 
se cumple la absorsión de los principios útiles de 
los alimentos. 

Algunos vertebrados tienen un intestino muy corto; 
es el caso de las ya mencionadas lampreas* que ingieren 
liquides que chupan de sus presas y no requieren mayor 
transformación. En otros animales, como los cetáceos* 
el intestino presenta estructuras valvulares en forma de 
espiral que aumentan considerablemente el tiempo de 
recorrido y la superficie de absorción* a pesar de ser 
aparentemente corto. 

En los mamíferos* el intestino tiene dos porciones 
bien definidas: la primera parte, con función digestiva 
y de absorción* se llama intestino delgado; la segunda 
pane* de mayor calibre y sembrada de abundan!e flora 
microbiana* con actividad sobre las sustancias vegeta¬ 
les difíciles de digerir* se llama intestino grueso y su 
función es absorber agua y formar las materias fecales. 

DIFERENCIAS ÉNTRE 
CARNÍVOROS Y HERBÍVOROS 

Es precisamente por la forma y longitud de sus intes¬ 
tinos como se los puede diferenciar. Los earni votos 
presentan un Largo intestino delgado y un corto intesti¬ 
no grueso, pues no necesitan mucha flora intestinal pa¬ 
ra completar su digestión. En cambio, los herbívoros* 
además del largo intestino delgado, requieren un muy 
largo intestino grueso* en el que los microbios de su 
abundante llora desdoblan la celulosa de las cubiertas 
vegetales en azúcares asimilables y completan la absor¬ 
ción de agua. 

LA EVACUACIÓN 

El aparato digestivo finaliza de dos maneras diferen¬ 
tes. En los vertebrados inferiores (peces* reptiles* aves) 
termina en una porción ensanchada llamada cloaca* en 
la que también desembocan las vías urinarias. Allí, los 
residuos alimenticios se mezclan con la orina y se cum¬ 
ple una última absorción de agua, permitiendo la ex¬ 
pulsión de un material semiseco y sólido. 

En cambio* los vertebrados superiores* como los ma¬ 
míferos* tienen, a continuación del intestino grueso* 



La cavidad bucal de los ofidios puede ampliarse 
gracias al hueso cuadrado que se baila interpuesto 
entre el cráneo y el maxilar inferior ya que los 
huesos de la cara no están soldados, sino ¿A 
unidos por ligamentos. Esto les permite 
tragar grandes presas, 


Cavidad bucal 


Estómago 


Intestino 


una región dilatable llamada recto, en donde se colec¬ 
cionan los residuos de la digestión solamente y se forma 
la materia fecal característica de la especie. 


Como los reptiles 
pueden tragar 
animales enteros, 
et proceso de la 
digestión es lento. 
Las glándulas de 
la boca están bien 
desarrolladas y 
algunas segregan 
potentes venenos. 


ACTIVIDAD ENZIMATICA 

En general* suele comenzar en la boca con la for¬ 
mación de la saliva, que contiene un fermento* la ptia- 
lina, que actúa sobre el almidón. Algunos animales ca¬ 
recen de esta secreción* como los peces* anfibios y 
algunas aves* mientras que otros la han diferenciado 
notablemente, como en el caso de las glándulas de la 
ponzoña de los reptiles y de algunos mamíferos (como 

















Los mamíferos 
rumiantes tienen el 
estómago dividido en 
cuatro compartimientos: 
panza, redecilla, libro y 
cuajar. El alimento 
vuelve periódicamente a 
la boca para ser 
rumiado. 


Compartimientos 
del estómago 






p. 



la musaraña)» que les sirve para inyectar e inmovilizar a 
sus presas. 

Es en el estómago donde todos poseen secrecio¬ 
nes enzimáticas que actúan, fundamentalmente, so¬ 
bre las proteínas animales o vegetales y sobre las fi¬ 
bras que mantienen unidos los tejidos, desmenuzándo¬ 
los en sus células componentes para facilitar el ataque 
posterior. Las principales secreciones son el ácido clor¬ 
hídrico y la pepsina. Las enzimas producidas en el in¬ 
testino son abundantes, sobre todo en sus primeros tra¬ 
mos, a las que se asocian las que provienen del páncreas 
e hígado. 

Sobre las proteínas actúan fermentos llamados 
proteoiíticos (tipsina, pancreatina, etc.); sobre los 
azúcares» las enzimas amilolíticas (amílasa para el al¬ 
midón» sacarasa para la sacarosa, maltasa para la 
maltosa); sobre las grasas, las lipasas y los ácidos 
biliares. 

Por las vellosidades y los repliegues en forma de espi¬ 
ral del intestino, que aumentan enormemente la super¬ 
ficie, se cumple la absorción de los principios activos 
provenientes de la digestión, que luego pasarán a la cir¬ 
culación venosa intestinal y, por el sistema de ta vena 
porta, irán a parar al hígado. 


EL JARDÍN DEL INTESTINO 

Los variados y abundantes microbios que viven en el 
intestino terminal o en el grueso (según los vertebrados) 
tienen la función fundamental, como los gérmenes de 
la tierra, de atacar los restos de materias orgánicas no 
digeridas, principalmente la celulosa vegetal, permi¬ 
tiendo su asimilación final. 


El intestino de ios 
mamíferos tiene dos 
porciones bien 
definidas: la primera se 
llama intestino delgado 
y la segunda, intestino 
grueso. En los reptiles, 
las vías digestiva y 
urinaria terminan juntas. 



Estas colonias de gérmenes, en activa y continua pro¬ 
liferación, constituyen el 75 % de la masa de materias 
fecales que se eliminan (1 mg de materias fecales contie¬ 
ne unos 150 millones de gérmenes); el otro 25 % está 
formado por restos de células intestinales descamadas, 
alimentos incompletamente digeridos y residuos. 


El Intestino de tos 
peces óseos es largo y 
enrollado para tener 
una mayor absorción. 




i 


¡ 





















€1 origen be las 
©limpiabas 


Las Olimpiadas han cumplido 2.759 años. 

Se iniciaron en Grecia, y sus hombres más eminentes 
{filósofos, poetas, médicos, políticos, 
escultores y guerreros) se asociaron de alguna manera 
a sus manifestaciones deportivas. 

Doce siglos después de su nacimiento fueron suprimidas, 
y resurgieron quince siglos más tarde. 


Vaso ateniense en el que está pintada una escena con atle¬ 
tas preparándose para una competición. 



Escultura del siglo IH an¬ 
tes de J.G. que represen¬ 
ta a dos luchadores en 
pleno esfuerzo, 


L pueblo griego antiguo tenia especial afi¬ 
ción por los ejercicios físicos; de allí que 
realizara con suma frecuencia juegos y 
competiciones deportivas en los que inter¬ 
venían atletas de las distintas ciudades, Generalmente, 
los vencedores eran representados en esculturas por los 
artistas más renombrados de su tiempo, lo cual ejerció 
una saludable influencia en todos los sentidos, ya que, 
como dice el arqueólogo e historiador francés Salomón 
Reinach, “era preciso que esas imágenes se distinguie¬ 
sen las unas de las otras y recordaran las diversas haza¬ 
ñas de fuerza o de destreza mediante las cuales los ven¬ 
cedores en los juegos llegaron a conseguir su triunfo'\ 

LOS PRINCIPALES JUEGOS 

Era tal la importancia que ios griegos daban a estas 
competiciones deportivas que, aparte de realizarlas en 
honor de alguno de sus dioses, se suspendían las accio¬ 
nes bélicas mediante treguas que eran fielmente respe¬ 
tadas por ambos bandos- 




Los principales juegos eran: los olímpicos, celebra¬ 
dos en Olimpia en honor de Zeus (dios supremo); los 
píticos i que se realizaban en Delfos en homenaje a 
Apolo (dios del Sol T la Música, ía Poesía, la Elocuen¬ 
cia, la Medicina y las Artes); los ístmicos, que se lleva¬ 
ban a cabo en Corimo en honor de Poseidón (dios del 
Mar), y los ñemeos , que se efectuaban en Nemea, cerca 
de Argos, en homenaje a Heracles (Hércules), héroe 
que simbolizaba la Fuerza y el Deber* 

LA PAZ SAGRADA 

En el año 776 antes de Jesucristo comenzaron a cele¬ 
brarse los llamados juegos olímpicos en el lugar que 
les dio el nombre: Olimpia, que estaba situada al Oeste 
del Peloponeso* 

Para que los participantes y los espectadores pudie¬ 
ran llegar a Olimpia y luego regresar a sus hogares sin 
ningún obstáculo y libres de todo temor, se proclamaba 
4 ‘la paz sagrada”, durame la cual se suspendían las 
guerras. Estas treguas o suspensión momentánea de 
hostilidades tenían una duración aproximada que no 
superaba los 90 dias* 

Estas fiestas religioso-deportivas tendían a mantener 
un armonioso equilibrio físico en unión con una per¬ 
fección del espíritu, y se celebraban cada cuatro años. 

HACIA OLIMPIA 

Al llegar la época en que los juegos deportivos de¬ 
bían comenzar a celebrarse en Olimpia, los heraldos re¬ 
corrían las ciudades anunciando "la paz sagrada". En¬ 
tonces se iniciaba el viaje de la gente hacia Olimpia, 
donde, en realidad, no existía ninguna ciudad —la más 
cercana era Elis—, sino dos templos consagrados a 
Zeus y a Hcra (Juno), un hipódromo y un enorme esta¬ 
dio con capacidad para 40.000 personas* 

! ,os interesados en presenciar el espectáculo partían 
desde los tugares más lejanos, inclusive desde tas colo¬ 
nias, y una vez llegados a las puertas de Olimpia levan¬ 
taban tiendas de campaña o improvisaban viviendas* 
Algunos preparaban sus propias comidas; otros, en 
cambio, recurrían a los puestos ambulantes que se ins¬ 
talaban en tales ocasiones. 

En esos días, fuera del estadio se realizaba una suerte 
de feria con vendedores, malabaristas, prestidigitado¬ 
res y saltimbanquis* 

























SE INICIAN LOS JUEGOS 

El primer día era dedicado a las ceremonias religiosas 
y se tomaba el juramento de práctica a los atletas y a los 
jueces ante el aliar de Zeus. Al dia siguiente comenza¬ 
ban los juegos. 

Las principales competiciones eran carreras pedes¬ 
tres, carreras de guerreros armados (hopUtodromia), 
lucha, pugilato, lucha libre (pancraüon) y el pmta- 
íhlon, que consistía en cinco pruebas: carrera, sallo, lu¬ 
cha, lanzamiento de disco y lanzamiento de jabalina. 

Estos tórneos deportivos se completaban con carre¬ 
ras de caballos y de carros. Al finalizar los juegos 
—que duraban una semana— se efectuaba la procla¬ 
mación de los vencedores, quienes recibían como pre¬ 
mio una palma o una corona de olivo o de laurel (a ve¬ 
ces, un trípode), 

EL PLACER DEL VENCEDOR 

El mayor placer lo experimentaba el vencedor cuan¬ 
do, al recibir d premio, uno de los heraldos pronuncia¬ 
ba en voz alta su nombre e inmediatamente agregaba el 
nombre del padre y el de su ciudad natal. El atleta 
















rT 


«A i 


•• 

ti. 


triunfador en los juegos olímpicos era cantado pOT los 
poetas populares, y su figura llevada al mármol por los 
más renombrados escultores. 

Digno es de destacar que Homero cantó las excelen- 
das de las contiendas deportivas en su “Iliada” y 
“Odisea”, que Hipócrates —el más famoso médico de 
la antigüedad— daba consejos a los atletas y que Plu¬ 
tarco —historiador moralista— dedicó entusiasmados 
elogios al depone como necesario para la formación de 
la niñez y la juventud. 

MUERTE Y RESURRECCIÓN 

Los juegos olímpicos duraron doce siglos, desde 
et año 776 antes de Jesucristo hasta el 383 de nuestra 
era, en que fueron suprimidos. Pero quince siglos des¬ 
pués, en el año 1894, merced a la sugestión y a los es¬ 
fuerzos del barón Pedro de Coubertin, un congreso in¬ 
ternacional reunido en París decidió instaurarlos nue¬ 
vamente. 

El citado congreso resolvió, además, que las prime¬ 
ras Olimpiadas se hicieran en Atenas, capital de Grecia, 
como un homenaje al país donde habían nacido. Asi¬ 
mismo, debe destacarse que fueron tan importantes las 
Olimpíadas en la antigüedad, que su nombre servía pa¬ 
ra la cronología griega: de allí que se dijera que tal o 
cual hecho se produjo en determinado año de una 
Olimpiada. 


El lanzamiento del disco 
era una do las pruebas 
de los Juegos olímpicos. 

Está representada 
en la escultura de Mirón 
titulada B Discóboio. 


Situación de Olimpia, 
donde se realizaban, los 
famosos juegos en 
honor de Zeus. 



Estatuilla de bronce que representa a un nadador 
preparado para lanzarse al agua. 


143 

















[%| mmmT 


P « m 



r jP 1 


h. 1 / 


DE LA VIDA MISMA 




URANTE la contienda que comenzó entre 
Eduardo III de Inglaterra y Felipe IV de 
Francia, y que por su gran duración se lla¬ 
mó “Guerra de los 100 años 11 , tuvo lugar 
la sangrienta batalla de Crecy en el aflo 1346. En este 
encuentro se utilizó por primera vez la artillería. Du¬ 
rante esta batalla, un soldado le llevó al rey Eduardo la 
noticia de que su hijo, conocido como el Príncipe Ne¬ 
gro, por el color de su armadura, estaba en serias difi¬ 


cultades rodeado por la caballería francesa. Todos de¬ 
cían que era necesario ir a socorrerle con rapidez, pero 
el monarca, imperturbable, dijo: “Dejad que se gane 
las espuelas' 1 (aludiendo a la circunstancia de que en el 
ceremonia] antiguo las espuelas eran una de las cinco 
piezas de honor que debía ganarse el caballero* V ga¬ 
narlas en combate correspondía a lo que es hoy la máxi¬ 
ma condecoración en una acción de guerra)* Y el Prin¬ 
cipe Negro las ganó con su valor. 



144 





















iK 






3-~í' V Ij’? 

^KjnSV'A • -_ J V 












KgjM^gjjS^ ,'. 
jR‘i rj^S^^^HKí 4 ''' 

üihH 

ufi** *».‘-5’'- -» - X 
>>1, ,; >-,•^ Vi* ~ E£ * 

. ^ 

r r. f - - .. '■“ 

x 






Cuando, después de mucho tiempo de vivirán [^Tierra, el hombre tuvo noticias de fa existencia del Artico, el 
primero d^jfl^polos que descubrió, se lo imaginó como una extensión amenazada por espantosos peligros. Pero 
después, andando el tiempo, ía ,necesidad de llegar a Oriente acortando camino hizo que vénciera sus miedos y se 
lanzara a la conquista dé las reglones ignoradas y de difícil acceso por su clímq fdhósplto,\ 

La primera referencia escrita de estas Hazañas parece ser la de un griego llamado Piteas, quien en el año 325 
a. J.C., de vuelta de un viaje jáor Inglaterra, Escocia y un lugar denominado Ultima THuléí la “tierra más remota”, tra¬ 
jo un diario de navegacl^nmel que, desgraciadamente, se perdieron casi todas sus páginas. Pero los pocos frag¬ 
mentos conservados atestiguan de la realización del viaje. Desde entonces Hasta el viaje de Roberto Peary (en el 
grabado), que culminó el 6 de abril de 1909, la conquista del polo Norte fue una larga sede de heroicas tentativas. 




1 



“Roosevelt” se llamaba 
e pequeño buque con ei 
que Reary partió de 
Nueva York y, tras 
vencer las masas 
flotantes de hielo, llegó 
hasta el cabo Sheridan, 
desde donde siguió 
viaje en trineo. 

Veinte años de 
esfuerzos le llevó a 
Peary ver realizado su 
propósito de llegar 
hasta el Polo Norte. En 
el rnapa se ha indicado 
la ruta seguida por el 
explorador en el último 

tramo, 


LGUIEN* que quizá no estuvo en eí Árti¬ 
co, fue considerado el primer explorador: 
se traía de San Brandano* monje que vivió 
en el siglo V de nuestra era. Lo que se re¬ 
cuerda con certeza, por la frase feliz con que lo dijo, es 
la presencia de un témpano en las aguas árticas, el que 
describió como un “castillo flotante de cristal”* Pero 
el primero que realmente viajó al polo fue Ohthere u 
Ottar, en d 870. 

LOS VIKINGOS: ERICO EL ROJO 

Otros escandinavos siguieron las huellas del osa¬ 
do navegante, descubrieron Islandia y avistaron 
una tierra * "hacia Occidente, a través del océano". 




Esta alusión tiene que ver principalmente con Eirik 
Raude (Erico el Rojo), quien siendo colono de Islán- 
dia debió abandonar su sudo y se acordó de ella. 

Se lanzó entonces en la búsqueda con parientes y 
amigos y descubrió la isla, que bautizó con el atra¬ 
yente nombre de Groenlandia, es decir "Tierra 
Verde'\ para que nuevos colonos se atreviesen a 
poblarla. Ese fue el origen de las prósperas colo¬ 
nias que después de cinco siglos de existencia desa¬ 
parecieron misteriosamente* sin que se supiera más 
de ellas. 

EL "PASO NORÜCCIDENTAL” 

La llegada de Colón a América en 1492 (cuando ya 
nada se sabia de las empresas anteriores) avivó el deseo 
de llegar cuanto ames a Oriente* hallando la ruta de las 
especias. Se pensó en la existencia de un “Paso Ñor- 
occidental”, y las exploraciones que se hicieron para 
encontrarlo trajeron como consecuencia descubrimien¬ 
tos absolutamente casuales, como las propias tierras de 
América. Asi* por ejemplo, el explorador inglés Enri¬ 
que Hudson, en 36)0* llegó al estrecho y a la bahía que 
hoy llevan su nombre. 

En el siglo XVIII* exploradores rusos cruzaron Sibe- 
ría y descubrieron la costa Norte de Asia, hallazgo que 
convertía en remotas las posibilidades de dar con el ] 
otro paso: el “Nordoriental 0 . Nada de esto hizo que 
las tentativas disminuyeran. 

EL PUNTO NIAS SEPTENTRIONAL 

A fines del siglo mencionado, el capitán Jaime 
Cook fracasó en su búsqueda del paso. Sólo ha¬ 
cia 1819* Eduardo Parry estuvo, al parecer* a pun¬ 
to de encontrarlo* pero una barrera de hielo le 
detuvo sin poder conseguirlo. 

Estaba visto que esos anos del nuevo siglo serían de 
fracasos* algunos lamentables* como el de Juan Frank- 
lin* que en 1844 comandó una expedición a bordo de 
vapores impulsados por hélices. Ninguno de sus 129 
oficíales volvió* quedaron atrapados por los terribles 
bloques de hielo, 




















'V 




Igualmente trágico fue el viaje del teniente Jorge 
Washington De 1 ,ong, en 1879, quien pensaba que de¬ 
jándose llevar hada el Norte por los témpanos llegaría 
al polo, y su barco, el “Jeannette”, fue destruido por 
la presión de los hielos. 

Y también tuvo resultados desastrosos el del mayor 
Adolfo W. Greely, que participaba en el primer Año 
Polar Internacional (1882-1883), recogiendo informa¬ 
ciones, y fue rescatado con vida milagrosamente 
en 1884. 

La expedición inmediata, la del noruego Nansen, de 
1893, sí fue todo un éxito. Logró que su buque, el 
“Fram” ("Avante**), encallado en los hielos, lo acer¬ 
cara a la meta y, una vez allí, con trineos arrastrados 
por perros, consiguió llegar a unos 415 kilómetros del 
polo, el pumo más septentrional alcanzado por cual¬ 
quier expedición hasta entonces. 

El HÉROE DEL POLO NORTE 

Quien descubriría el polo Norte, Roberto E> Peary, 
prefirió, a diferencia de sus predecesores, explorar las 

Peary hizo constantemente el elogio de los 
peños esquimales, y aquí lo vemos fotografiado 
con ellos. “Son los motores dei trineo 
—decía— y pueden llevar provisiones donde 
ninguna otra fuerza podría hacerlo”. 


Esta histórica foto fue 
tomada pocas horas 
después de que Roberto 
Peary llegara al polo 
Norte el 6 de abril de 
1909 a las 10 de la 
mañana. En la jornada 
final, Peary fue 
acompañado por cuatro 
esquimales, un 
compañero llamado 
Henson, y fuertes 
perros esquimales. 

Mateo Heneón era de 
raza negra y se Ee 
consideraba uno d© los 
más hábiles 
conductores de trineos. 





















SIR HUBERT WILKINS 
Australiano {1888-1950) 
El primero en votar 
sobre el Ártico 


La conquista de! polo 
Norte lograda a principios 
del siglo XX fue, en reali¬ 
dad, una larga, paciente y 
sacrificada empresa en la 
que participaron hombres 
de diversas nacionalida¬ 
des. Aqui aparecen algu¬ 
nos de los más destaca¬ 
dos exploradores polares. 
Hubo quienes, como Ba- 
rents, Behring, Frankiin y 
otros dejaron su vida en ia 
empresa, que logró reali¬ 
zar Peary tras 20 años de 
esfuerzos. 



regiones en pleno invierno. Decia que la capa de hielo 
se congela entonces lo suficiente como para que los tri¬ 
neos se deslicen bien por ella. Un largo aprendizaje de 
veinte años precedió a su hazaña. En 3 900 descubrió el 
extremo norte de Groenlandia {hoy Tierra de Peary); 
en 1906 acortó la distancia de proximidad al polo; llegó 
a 275 kilómetros. 

Cuando decidió dar el asalto final, en 1908, se embar- 
có en su buque *‘Roosevelt pf , Lo acompañaban seis 
hombres: Bartlett (capitán de la nave), Goodsell (médi¬ 
co), Marvín (su secretario), Borup y MacMillan (dos jó¬ 
venes exploradores) y Mateo Henson, un negro que le 
había acompañado en sus exploraciones en Groenlandia. 

Los seis hombres actuaban de acuerdo con el plan 
de ■ ‘grupos de apoyo*’ que asisten a un "grupo princi¬ 
par 1 , Peary se valió de la invalorable ayuda de los es¬ 
quimales, cuyas costumbres y vida conocía tan bien. 
Cuando iba a llegar a la meta, lo hizo con Henson y 
cuatro esquimales. 


148 


A razón de 40 kilómetros diarios de marcha duran¬ 
te los pocos días finales, con excelente tiempo, los 
exploradores llegaron al ansiado punto extremo de 
la Tierra. El propio explorador contó la hazaña con 
estas palabras, en su libro "El polo Norte": "La 
última marcha rumbo al Norte terminó a las 10 de 
la mañana del ó de abril Habíamos completado las 
cinco jornadas proyectadas, y conforme a los cálcu¬ 
los estábamos ya en las inmediaciones de nuestro 

objetivo ansiado,., Pero me sentía demasiado exhaus- 

■ 

to para dar los últimos pasos,,. Con un postrer es¬ 
fuerzo, sin embargo, el grupo avanzó y... ¡el po¬ 
lo al fin! ¡La meta codiciada durante los últimos 
tres siglos! ¡Mí sueño de veinte años! ¡Mío por 
fin!,*. ¡Mió por fin!”. 

A la heroica hazaña de Peary siguieron después el 
primer vuelo sobre el polo, realizado por el almirante 
Byrd, y d cruce en dirigible, en 1926* por Amundsen, el 
descubridor del polo Sur, 








































Ctmostosi ongtneá 

be palabras; comunes; 


Numerosas palabras que utiMzamos en nues¬ 
tros diálogos cotidianos tuvieron orígenes muy 
curiosos. He aquí algunas de ellas. 

Alabastro 


ALABASTRO 


Proviene del griego “alabastrom” y deri¬ 
va de Alabastro, nombre de una ciudad 
del antiguo Egipto en cuyas inmediaciones 
abundaba una piedra transparente y con la 
cual se fabricaban vasos sin asa, redomas 
y recipientes para perfumes. En la actuali¬ 
dad se denomina así el mármol traslúcido, 
generalmente con visos de colores. 




ALCORÁN o CORÁN 

El nombre deriva del árabe “al-qur’án”, 
que significa: la lectura por excelencia, la 
recitación. El Corán, dicen los mahometa¬ 
nos, resultó de la unión de las hojas o carti¬ 
llas que contenían ias revelaciones de Alá a 
Mahoma y que fueron entregadas directa¬ 
mente por el arcángel Gabriel al Profeta. 
No solamente es el libro fundamental de la 
religión musulmana, pues comprende los 
dogmas y preceptos de ella, sino que tam¬ 
bién sirve de base al Derecho y ha tenido 
considerable influencia en la literatura ára¬ 
be. Fue escrito en gran parte después de la 
muerte de Mahoma, y su redacción defini¬ 
tiva data de mediados del siglo VII d. J.C. 
El Corán está dividido en 36 secciones, las 
cuales comprenden 114 capítulos. 









































LOSGRANDES 
GENIOS Y 
SUS OBRAS 

En 1654, Otto 
de Guericke, al¬ 
calde de Magde- 
burgo, Alemania, 
inventor de la pri¬ 
mera máquina pa¬ 
ra hacer vacío, 
realizó, en presen¬ 
cia del emperador 
de Alemania, un 
experimento que 
causó enorme sen¬ 
sación en su épo¬ 
ca. Utilizó dos se- 
m¡esferas de metal 
huecas de 55 cm de 
diámetro, que po¬ 
dían unirse perfec¬ 
tamente. Estando 
Llenas de aire no 
había dificultad en 
separarlas, pero si 
se hacia el vacío se 
necesitaban 8 ca¬ 
ballos de cada la¬ 
do para ello. AJ 
mismo tiempo se 
producía una vio¬ 
lenta detonación. 
Más tarde, él repi¬ 
tió el experimento 
con hemisferios 
más grandes y de¬ 



bió utilizar 24 ca¬ 
ballos. 

BOMBA NEUMÁTICA 

La primera bomba de vacío 
creada por Otto de Guericke era 
muy sencilla y podríamos com¬ 
pararla con un inflador al revés. 
El primer experimento lo hizo 
con un tonel y una especie de 
manguera para incendio. Al co¬ 
locaría debajo del tonel, el peso 
del agua debía favorecer el des¬ 
censo de ésta, pero su mayor sor¬ 
presa fue la de comprobar la po¬ 
rosidad de la madera al aire, lo 
que hacia imposible realizar el 
vado. Entonces efectuó expe¬ 
riencias con pelotas de cuero lle¬ 
nas de ai re y luego sem iesferas de 
metal. 


Antiguo grabado que muestra e\ ex¬ 
perimento realizado por et físico Otto 
de Guericke para probar e! poder del 
vacío, 


150 



















EL PODER 
DEL VACÍO 


En 9a bomba mecánica, el cuerpo cilindrico gira movido por un 
motor. Las paletas, que siempre están bien apretadas contra las 
paredes como un resorte, arrastran el aire, tai comoto indican las 
flechas. 




Las bombas para hacer 
el vacio, llamadas difu- 
soras, usan mercurio o 
aceites especiales* El 
liquido se calienta has¬ 
ta que hierve y se obtie¬ 
ne una abundante eva¬ 
poración. El vapor sube 
por los tubos y es obli¬ 
gado a salir violenta¬ 
mente hacia abajo. En¬ 
tonces, las moléculas 
de aceite arrastran a 
las moléculas de aire; 
éstas pasan a una bom¬ 
ba mecánica, que, a su 
vez, las expele hacia la 
atmósfera. 


u -■ VACÍO 


m 


BOMBA QUE 
EXPELE EL AIRE 
A LA ATMÓSFERA 


K STE físico alemán, nacido en Magde- 
burgo en 1602 y fallecido en Hambur- 
go en 1686, fue una de las figuras 
más destacadas de su tiempo. Siguió 
estudios regulares en las universidades alema¬ 
nas de Leipzig, Helmstadt y Jena, y luego se per¬ 
feccionó en Matemáticas en Leyden. En 1646 
fue electo burgomaestre, es decir, primer ma¬ 
gistrado municipal de su ciudad natal. Su exis¬ 
tencia hubiera sido caima y dedicada a ia inves¬ 
tigación, sí la ciudad no hubiese sido saqueada 
en dos oportunidades a causa de la guerra. Ha¬ 
cia 1650 pudo consagrarse a la Investigación y 
estudió tos sistemas astronómicos propuestos 
por Ptolomeo, Copérnico y Tycho Brahé, y dedi¬ 
có especia! interés al vacio. Inventó una máqui¬ 
na neumática para hacer el vacío y comprobó 
que en el vacio no podía propagarse el sonido ni 
mantenerse encendido el fuego. Pero su expe¬ 
riencia fundamental fue la de probar, en 1654, la 
Importancia del vacio y la acción de la presión 
atmosférica. Además, Imaginó una máquina 
electrostática y sacó chispas de un globo de 
azufre, lo que le llevó a concebir la naturaleza 
eléctrica de los fenómenos tormentosos. Mu¬ 
chas de sus conclusiones figuran en su obra 
“Nuevos experimentos’’, publicada en 1672. 



















































CRECIMIENTO 


SEMILLAS 
DEPÓSITO ÜE^¿ 
AUMENTOS PARA 
NUEVAS PLANTAS 


UZ SOLAR 


ANHIDRIDO 

CARBÓNICO 


IENTO 


HOJA 


AQUI, EL ALMIDON 
ES CONVERTIDO EN AZÚCAR 


La vida de l@s píenlas depende de la elabora¬ 
ción de sustancias orgánicas que ellas mis¬ 
mas fabrican mediante un proceso llamado id 
tosint&sís. Durante el mismo, las hojas y ios ta¬ 
llos con clorofila captan la enei^ia solar y con 
el anhídrido carbónico del aire transforman la 
savia bruta —que es agua y sales minerales 
que tomen dei suelo— en savia elaborada. Elle 
contiene sustancies orgánicas, azúcar y almi¬ 
dón,. que constituyen su □ lime rilo. Pero es inte¬ 
resante conocer qué sucede con estos a límen¬ 
los en el organismo deí vegetal y cómo los utili¬ 
za durante su vida. 


En esle gráfico esián represermgdas la elaboración y ipt uti¬ 
lización do los aumentos por las plantas vurdes. La cloran- 
la — pigmento verde que se encuentra en los clarcpiastos 
de las rufas y tallos— capia la energía solar y eco ol anN- 
dricfc carbónico del aire y el agua y fes sales minerales que 
absorto la raí¿ elabora sustancias orgánicas: almidón y 
azúcar, fetos alimentos las uillize país ►.-recer. para lormar 
nuevas hojas, flores, ItuLoíí y seminas. En ia hoja ol almi¬ 
dón ge ocnvrerie en azúcar paia poder ser Irengporlwlo a 
olías parios de la planta, donde se almacena y constituye 
sustancia de resOfVa_ (PíM ejemplo, el tubérculo de la pala- 
fe. la raíz de la zanahoria, el bulbo de is cebolla, etc,) ta 
planta utiliza grandes cantidades dí¡ energía «o la lorma- 
ción efe horas, llores. butos y somirles. Para ello quema 
aüúcar ufúvíirwBnte do las hojas o de Jos órganos de alma- 
oenamienlo. En las semillas se Bcumurgn suetancias nulri- 
tlvas que servirán de anímenlo a ras nuevas plantas 


AQUÍ, PARTE DEL AZÚCAR 


£S|£ÓNVERTÍDA EN ALMIDON 
Y ALMACENADA V 


CRECIMIENTO 


CRECI 




3C 


M- ^ i \ 

WM i 

3C 


(9 

R 

n 

ni 

Sil 

* i| 

r* 

ra 



\ 

i 

i- - 1 

ú 

w 

[fe * 



m 

um 


7 


__tf a 

t v 

Jjepj 

m 

ghB 





. •^_ a 








































































Este experimento 
permite comprobar que 
las plantas fabrican 
almidón en presencia 
de la luz solar. Si se 
pone un cartón negro 
sobre una hoja de 
geranio, se comprueba 
que se formó almidón 
en todas partes menos 
en ía que se tapó. 



Otro experimento que 
demuestra que sin 
clorofila no hay 
almidón. 
Éste se formó sólo a lo 
largo de las franjas 
verdes de la hoja. 


L almidón, los azúcares y otras sustancias 
elaboradas por fotosíntesis permanecen en 
los cloroplastos (corpúsculos de las células 
Que contienen clorofila) durante corto 
tiempo. Sí se trata de almidón, por ejemplo, puede 
quedar depositado temporalmente en los cloroplastos 
porque no se disuelve en agua y no interfiere con los 
otros procesos químicos que se están llevando a cabo 
en ese momento. Pero luego es convertido en azúcar 
por las enzimas para ser transportado en solución a to¬ 
das las partes de la planta. 

Si alguna de ellas resulta ser un órgano acumulador, 
como un tubérculo de la patata, es posible que vuelva a 
convertirse en almidón y sea almacenado en esa forma 
insoluble. De ese modo, el almidón constituye, para la 
planta, una reserva de azúcar. También se forma almi¬ 
dón en muchas semillas, y allí queda disponible para la 
pequeña plantita después de haberse producido la ger¬ 
minación de la misma. 

El azúcar también se acumula en órganos de reserva 
carnosos, como los bulbos. Por ejemplo, la sucrosa o 
azúcar de caña se almacena en grandes cantidades en et 
bulbo de la cebolla. 

La celulosa, que es la envoltura típica de la célula ve¬ 
getal y constituye la mayor parte del tejido de las plan¬ 
tas, es una sustancia formada por glucosa, que es en 
realidad un azúcar. 


AZUCAR PARA FABRICAR 
GRASAS Y PROTEÍNAS 

El protoplasma de las células vegetales se compone, 
en gran parte, de proteínas y también contiene grasas. 
Las proteínas se obtienen a partir de sustancias llama¬ 
das aminoácidos, que básicamente se componen de glu- 



La hoja es un maravilloso laboratorio 
donde la planta realiza el proceso de 
la fotosíntesis. Con luz solar, la cloro¬ 
fila desdobla el agua en sus compo¬ 
nentes básicos: oxigeno e hidrógeno. 
Luego se combina éste con el dióxi¬ 
do de carbono y se forma azúcar. 


Clorofila j-p 
Agua ¡± 
Coenzimas 


■ Coenzimas ,'^lv 

Aceptor de CO^v Dióxido de carbono 


cosa y nitrógeno. La planta obtiene el nitrógeno nece^ 
sarío de las sales de amonio o nitratos disueltos en el 
suelo y que son absorbidos por las raíces. La fabrica¬ 
ción de aminoácidos con glucosa y nitrógeno y su utili¬ 
zación para la elaboración de proteínas están controla¬ 
das por enzimas, sustancias que provocan y activan las 
reacciones químicas del organismo sin alterar su propia 
estructura, 

COMBUSTIÓN DE ALIMENTO 
PARA OBTENER ENERGÍA 

Además de ser almacenados como sustancias de re¬ 
serva, utilizados para construir las paredes celulares 
o formar grasas y proteínas, los azucares son quema¬ 
dos en las células de la planta para proveer la energía 
indispensable para las funciones vitales. Las células 
en crecimiento requieren energía para fabricar celu¬ 
losa, proteínas y grasas. También se necesita energía 
para conducir las sustancias alimenticias de una parte 
a otra de la planta a través de tos vasos, y las raí¬ 
ces requieren energía para absorber los minerales del 
suelo. Toda la energía para estos y muchos otros pro¬ 
cesos que se llevan a cabo diariamente en las célu- 
las proviene de la combustión del azúcar. Este pro¬ 
ceso se llama respiración, aunque en realidad se tra¬ 
ta de una oxidación, o sea la combinación del oxi¬ 
gena con tas sustancias alimenticias elaboradas por fo¬ 
tosíntesis. 

En la oxidación de la glucosa se separan átomos de 
hidrógeno y de oxígeno, que forman moléculas de 
agua. Otros átomos de oxígeno se combinan con áto¬ 
mos de carbono y forman bióxido de carbono. En esta 
descomposición química intervienen fosfatos, que es¬ 
tán intimamente relacionados —con la transferencia de 
!a energía liberada por las descomposiciones quími¬ 
cas— con los procesos de crecimiento, 

CONSERVACIÓN DE 
MATERIA Y ENERGÍA 

En las células vegetales, como en las anímales, la res¬ 
piración se produce en forma continua. Constantemen¬ 
te se necesita energía, y se la provee sin interrupción pa¬ 
ra que las reacciones puedan seguir. Dentro de la célu¬ 
la, las sustancias químicas están siendo continuamente 
descompuestas o recompuestas en moléculas más com¬ 
plejas, Los productos de ía fotosíntesis pueden combi¬ 
narse con los minerales, absorbidos desde el suelo por 
las raíces, para formar clorofila y más moléculas de en¬ 
zimas, También se forman pectato de calcio —sustan¬ 
cia que une entre sí las paredes de celulosa de las 
células— y productos que se almacenan en las semillas 
para dar lugar a nuevas plantas, 

LA RESPIRACIÓN 
DE LAS PLANTAS 

Una de las características que distinguen a las plan¬ 
tas de los animales es la de poder respirar durante 
un tiempo, aun en ausencia total de oxigeno libre. 
Los vegetales siguen utilizando azúcar como alimento, 
pero además de bióxido de carbono, de su descom¬ 
posición se obtiene alcohol en lugar de agua. Des¬ 
pués de un tiempo> la cantidad de alcohol produci¬ 
da envenena la célula, y la respiración, que es una 
combustión lenta, cesa totalmente, En ausencia de oxí¬ 
geno, la respiración se llama anaerobia; en presencia 
de éste, aerobia. Existe una gran semejanza entre la 
respiración anaerobia y la fermentación. En los dos 
casos se descomponen azúcares en ausencia de oxi- 






























geno y se obtiene bióxido de carbono y alcohol. Las 
mismas enzimas que permiten a la levadura fermen¬ 
tar azucares se han hallado en las células vegetales. 
En la respiración anaerobia, los procesos químicos 
para liberar energía no llevan consigo el consumo de 
oxigeno. 

Aunque generalmente respiran (o queman) hidratos 
de carbono —que, como los azúcares, contienen carbo¬ 
no, hidrógeno y oxigeno—, las plantas pueden res¬ 
pirar también grasas y proteínas, Asi ocurre en 
las semillas en germinación. Las grasas son un material 
de almacenamiento muy económico porque, en pro- 
porción, contienen más carbono e hidrógeno que los 


Vista microscópica de una hoja, donde se ven los 
corpúsculos de clorofila concentrados en los ángu¬ 
los de las células. 




hidratos de carbono y las proteínas, A igualdad 
de peso, se obtiene más energía al quemar grasas que 
cualquiera de las otras dos sustancias. Naturalmente, 
se necesita más oxígeno para quemarlas y —lo que 
es fundamental para la semilla, que necesita toda el 
agua que pueda obtener— de su descomposición se 
produce más agua que en eí caso de los azúcares o 
proteínas. 

Es posible que las células vegetales quemen continua¬ 
mente pequeñas cantidades de proteínas, pero sólo las 


respiran en cantidad cuando escasean las otras sustan¬ 
cias alimenticias. Por ejemplo, pueden ser respiradas 
en hojas que por algún motivo han sido incapaces de 
realizar la fotosíntesis durante algún tiempo, Los hi¬ 
dratos de carbono se agotan y no puede haber grasas, 
pues éstas se forman a partir de los hidratos de carbo¬ 
no. Con las sustancias absorbidas por las raíces y las 
que fabrica durante la fotosíntesis, la planta puede 
construir todas las moléculas que necesita para su fe¬ 
cunda existencia. 


Corte de una célula 
vegetal, minúscula 
fábrica de alimentos. 
1) Núcleo, 2) Mito- 
condrtas u órganos 
energéticos de la cé¬ 
lula. 3) Gloroplastos, 
que contienen la clo¬ 
rofila, 4) Cromoplas- 
tos de caroteno. 5) 
Granos de almidón, 
reserva de alimentos. 































































































Reclinados en cómodos lechos, los romanos se vallan de sus propias manos para 
comer. Los cubiertos, entre ellos el indispensable tenedor, no habían sido inventados. 
Por otra parte, las viandas eran fáciles de masticar, pues se presentaban troceadas. 


Ha pajilla. 

A vajilla y los cubiertos no tuvieron en la 
antigüedad clásica el uso que se les da en 
nuestra sociedad. A nadie se le ocurriría 
hoy comer con las manos porque resultaría 
ni ¡higiénico, y menos reclinarse sobre coji¬ 
nes para beber. Sin embargo, éste era un espectáculo 
común en la Roma imperial, y ni en las mesas más sun¬ 
tuosas se guardaban las mínimas reglas de urbanidad 
que en la actualidad distinguen a un caballero. 

Es que las costumbres eran distintas, y tomar con te¬ 
nedor los alimentos, en la baja Edad Media, se inter¬ 
pretaba como acto ofensivo a Dios. 

V SIN EMBARGO 
LOS CONOCÍAN 

No obstante, las más antiguas civilizaciones cono¬ 
cían los utensilios de mesa. En España han quedado, de 
ia época prehistórica, testimonios de cuchillos perfec¬ 
tos, de forma recta, facetados. También en los bajorre¬ 
lieves asi nos aparecen reproducciones con mangos muy 
adornados y rematados con cabezas de anímales. Los 
pueblos antiguos los usaban con un solo filo en la hoja 
encorvada y con empuñaduras muy trabajadas que so¬ 
lían ser de bronce, hueso o marfil. 

Ni Sos griegos ni los romanos empleaban et cuchillo 
como arma ofensiva, pero tuvo importancia en los sa¬ 
crificios y en ios usos domésticos. Pero en la mesti no 
era usado porque la carne era cortada por el propio co¬ 
cinero en presencia de los comensales, y éstos, para to¬ 
mar y desmenuzar tas tajadas de Sos manjares, sólo em¬ 
pleaban los dedos y los dientes. 

La cuchara se conoció en los primeros periodos de la 
civilización, y puede decirse que desde entonces ha va¬ 
riado muy poco. En los palafitos suizos, en los tiempos 
prehistóricos, fueron halladas algunas escudillas de 
madera. Del período neolítico proceden varias piezas 
de barro, redondas u ovaladas, con mango corto en 
forma de lengüeta, Semejantes a éstas se descubrieron 




** tíTm$fQ ererv labXt* 
hSgttí m v. sfléík r> 


En los castillos 
medievales, los señores 
agasajaban a vecinos 
de la nobleza con 
banquetes que 
constituían todo un rito 
y solían terminar 
ruidosamente por el 
abuso de bebidas. Se 
utilizaba el cuchillo, 
principalmente. Los 
restos se daban a 
animales y pordioseros. 




























otros utensilios en la segunda ciudad de Troya y en 
Chipre que procedían de la Edad del Bronce. 

En la antigüedad clásica se realizaron cucharas de 
piedra, de madera, de marfil y de todas ciases de meta¬ 
les, y hasta de cristal * Sus dimensiones variaban según 
los usos, En Egipto el mango tenía formas diversas; al¬ 
gunos esculpidos, con la imagen de un pez, un animal 
acostado, una divinidad o la cabeza de la diosa Isis. De 
Tebas quedan testimonios en madera que, por su orna¬ 
mentación, recuerdan a lotos. Los romanos variaban 
sus formas; y parece ser que los griegos las fabricaban 
en serie, ya que todas eran muy similares y poco artísti¬ 
cas, al reves de los otros pueblos. 

UN CUENCO 0 UN DISCO 

Nada se sabe del origen del plato, cuya forma varío 
en los distintos pueblos, según el uso al que se destina¬ 
ba. En las primitivas civilizaciones y en los pueblos sal¬ 
vajes, la forma es Ja de un cuenco o recipiente hemisfé¬ 
rico; en cambio, los egipcios los confeccionaban ligera- 
mente cónicos, con asas o sin ellas o figurando un pato 
en posición de sentado. 

En Grecia y en Roma se utilizaban uno hondo para 
ios manjares líquidos y otro plano —especie de disco- 
para alimentos secos. 

LAS TRES COPAS DE LOS SABIOS 

Influencia oriental ofrecían las copas usadas en Gre¬ 
da y en Roma en la antigüedad clásica. Algunas de 
ellas eran verdaderos vasos de lujo, realizados en meta¬ 
les preciosos artísticamente trabajados. Algunas cróni¬ 
cas refieren que se tenía en alto honor ei beber en copa 
de esta clase. Su uso se extendió en Grecia desde el pe¬ 
ríodo macedónico, y en Italia desde que los romanos 
conquistaron Oriente y Grecia. 

Existía también el cántaro, vaso común en el que, co¬ 
mo ocurría en algunos lugares de Grecia, bebían en 
ronda, pasando el recipiente de derecha a izquierda. 


Las damas partici¬ 
paban de las comi¬ 
das durante la 
Edad Media. Se 
afirma que fue una 
princesa bizantina 
quien utilizó el te¬ 
nedor por primera 
vez en público. 

Cuerno de plata 
labrada y 
preciosamente 
adornado con 
diminutas 
esculturas que se 
usaba para beber 
en el Medievo. 


Ei uso de los cubiertos convirtió en 
un placer la comida en público, 
permitiendo hacerlo cómodamente 
y con buenas maneras. 


íHtensíUiosí bel hombre cimli^abo 


Forma de un primitivo 
tenedor, de dos 
dientes, con mango y 
anilla. 






































Tres modelos de copas 
labradas Inglesas de 
los siglos XVI y XVII. 


Este cuadro de Frans Haís, artista 
flamenco, documenta cómo se co- 
mía con los dedos. Son oficiales de 
una compañía de cofrades, en el 
año 1616. 


Otros pueblos, como ios lacedemonios y los áticos, 
bebían en copas pequeñas. Los primeros tenían una pa¬ 
ra cada persona y la hacían servir por esclavos; en cam¬ 
bio, ios segundos la usaban indistintamente. 

Los sabios prescribían solamente tres copas durante 
las comidas: una para la salud* otra para ponerse de 
buen humor y la tercera para prepararse para el sueño. 
En este numero no se incluía la que, al comenzar a co¬ 
mer, se escanciaba en honor de Baco, el dios helénico 
del vino* 

CUANDO SE COMÍA SIN PLATO 

En un principio, la comida se servía sin recipiente; 
e! comensal ponía su manjar en una rebanada de pan, 
la cual se comía con las viandas. Parece que la 
costumbre de poner platos, uno por cada persona, da¬ 
ta del siglo XVL Las clases pudientes los usaban de 


En un comienzo, el uso del tenedor 
fue condenado por pecaminoso. 
Prevalecía la idea de que los alimentos 
eran sagrados 

y no debían entrar en contacto 
con otra cosa que no fueran las manos. 
Pero un rey, Eduardo \ de Inglaterra, 
en 1297, acabó por imponerlo, usándolo 
sin embargo sólo para comer fresas. 


estaño, loza y aun de plata, de forma análoga a la 
actual. El empleo de la porcelana comenzó en el si¬ 
glo XVIII, 

Et utensilio principal en esa época era el cuchi¬ 
llo. Normalmente, !o traían los propios invitados. 
Era* además, el objeto de mayor lujo en la mesa, qui¬ 
zá debido a que toda persona de esmerada educación 
tenia que saber trinchar la carne que servía a los 
invitados. 

En el servicio de un rey o de un personaje de alta je¬ 
rarquía figuraban cinco clases de cuchillos: el de trin¬ 
char* el de mesa, el de preparar e! pan, e! de partir el 
pan y el de rallar. Todos ellos solían estar adornados en 
el mango con el escudo de armas de su dueño. El em- 






















Fina copa labrada, de 
origen inglés, que dala 
de 1619, La copa co 
menzó a usarse profu¬ 
samente en la Edad 
Media, destinada ex¬ 
clusivamente para las 
bebidas espirituosas 
que debían tomarse. 


pleo de! cuchillo se propagó en [a Edad Media y siguió 
en aumento en la Edad Moderna. 

UN ACTO PECAMINOSO 

Los tenedores de tres púas destinados al uso culina¬ 
rio, como los que posdan ya los griegos y romanos, son 
mencionados en algunos poemas y novelas medievales, 

Según se cuenta, una princesa bizantina fue la prime¬ 
ra que utilizó un tenedor para comer. Su acción mere¬ 
ció general repulsa, porque se consideraba pecaminoso 
no tocar con las manos los dones que Dios habla puesto 
al alcance de los hombres. Después dd año 1000, el 


Dos modelos de jarros de plata usa¬ 
dos para beber. Pertenecen a una 
colección privada y son del siglo 
XVIII, pero de Inspiración anterior. 



tenedor empezó a adquirir poco a poco preeminencia. 
El rey Eduardo i de Inglaterra recurrió a é! en 1297, co¬ 
mo cubierto de lujo, para comer fresas, En Francia fue 
mencionado por primera vez en un inventario de Car¬ 
los V, el Prudente, mas parece que no se generalizó su 
uso hasta 1650. Introducido desde mucho antes en las 
cortes de los príncipes italianos, el tenedor de dos, tres 
y cuatro púas se enumera entre las “rarezas italianas” 
descritas por el escritor satírico alemán Michael Mos- 
cherosch. 

CON PIEDRAS PRECIOSAS 

La copa como utensilio individual y lógico para los 
licores que se sirven en las mesas comenzó a uti¬ 
lizarse profusamente en la Edad Media. Por lo ge¬ 
neral se sostenía con una base redonda y cubierta 
con una tapadera terminada en un botón con ador¬ 
nos. Las había también sin pie, pero éstas no 
eran usadas por los personajes de importancia, pues 
ellos solamente bebían en copas cubiertas, como signo 
de distinción. 

La orfebrería constituía el adorno más preciado de !a 
vajilla, y en los inventarios del rey de Francia, de los 
duques de Anjou y de Berry y de todos los príncipes del 
siglo XIV se mencionan numerosas copas, La mayoría 
cubiertas de piedras preciosas. Su forma se simplificó 
en el Renacimiento, haciéndose más ligera y manejable. 
Los adelantos en k fabricación del vidrio y el cristal hi¬ 
cieron decaer el uso de la copa antigua, ya que fue 
reemplazada por la de cristalería, menos costosa y más 
fácil de manejar. 

En La Edad Media también se acentuó el uso de la cu¬ 
chara, cuya forma no difería de la usada en la antigüe¬ 
dad. Podía ser de plata, oro, bronce, madera y aun de 
cristal o coral, 

Y COLORÍN, COLORADO... 

Y así, lentamente, utilizados en algunos periodos 
y desechados en otros, los utensilios de mesa se fueron 
imponiendo. Y ocurrió como en los cuentos infanti¬ 
les: princesas o príncipes medievales —realmente ex¬ 
céntricos— utilizaron tenedor y cuchillo para comer, 
algo desusado y que iba en contra de las normas es¬ 
tablecidas. Esto, que parecía una rareza, dejó de 
serlo, y en la Edad Moderna ya fue de uso común 
en todas las sociedades, Nuestro tiempo no concibe que 
nos sentemos a la mesa y no sepamos manejar correcta¬ 
mente los cubiertos. Comer en público, uno de los pla¬ 
ceres de nuestros tiempos, exigen eso, buenas maneras 
y educación. 



La forma de la tapa 
distingue a una 
tetera de una 
chocolatera (arriba). 
En esta última, 
como puede verse 
en el grabado, 
ajusta de modo 
perfecto, aunque 
pueda levantarse. 
Abajo: pieza de 
plata, para el té. 





i UN LIBRO ES UN GRAN AMIGO! 
¡CUÍDALO SIEMPRE, TE DIGO! 


zumm. 

























































^¡«jé jL, | T 

L i L ■ t I 


rmm 


ífc i 







'v X ■ ¡tj. J 


— M a JBIL 



- £ir jm 





















k _J 

M 




■ J_ 7 1 







T iL 



r ' JP* i *. 

* i 



i - - J. a J" 

. jf JgJÜ 







Li m 





* 


DE LA 

VIDA 

MISMA... 




RQUÍMEDES de Siracusa, ilustre 
matemático de la antigüedad, fue el 
primero en combinar» con genial ha* 
bilidad, la Física y las Matemáticas. 
Sus frases ”Eureka, Eureka” (¡Lo encontré!), re¬ 
firiéndose al descubrimiento de cómo determinar 
el peso específico de los cuerpos, o M Dadme un 
punto de apoyo y moveré el mundo”, destacando 
así la importancia vital de la teoría de la palanca, 
inmortalizaron su nombre. 

Tal como nos lo muestra un mosaico encontra¬ 
do en Herculano, a Arquímedes se fe representó 
siempre absorto en sus pensamientos, ya que 
cuando se entregaba a sus profundas cavilaciones 
matemáticas, se olvidaba de todo cuanto le ro¬ 
deaba. 

Por ese entonces (año 212 a. de J.C.), Siracusa, 
su ciudad natal, fue invadida por los romanos. El 
general romano Marcelo, que valoraba el talento 
dd sabio Arquímedes, dio órdenes de respetarle 




la vida. Los soldados romanos, festejando el 
triunfo, se lanzaron por las calles de Siracusa exi¬ 
giéndoles a todos los habitantes su rendición in¬ 
condicional. 

Arquímedes se encontraba ajeno a todo, su¬ 
mergido en la solución de nuevos problemas ma¬ 
temáticos frente a su abaco (una caja rectangular 
con el fondo recubierto de una fina capa de are¬ 
na), cuando un soldado romano, que no le cono¬ 
cía, le ordenó rendirse. Arquímedes, totalmente 
absorto en sus meditaciones y alejado de la reali¬ 
dad, tal como era su costumbre, sin mirar siquie¬ 
ra al soldado, respondió: ”Mo me estropees mis 
círculos”. El soldado, al ver que continuaba pen¬ 
sando, sin expresar su rendición a Roma, lleno de 
ira dio muerte al genial sabio. El amor a la ciencia 
y la pasión con que Arquímedes se entregaba a 
sus meditaciones en bien de sus semejantes le ha¬ 
bían costado la vida..., aunque ya para ese enton¬ 
ces era inmortal. 


160 
























iper icleá ? 

€i Ijombre 
que bio 
óu nombre 


a un átalo 


Sí se expresaba Ferieles* el orador más fa¬ 
moso de Alenas en el siglo V antes de Je¬ 
sucristo: 4 *La constitución que nos rige lia 
recibido el nombre de democracia porque 
su fin es la utilidad del mayor número y no la de una 
mmoria’V. En ese siglo vivieron muchas personalidades 
destacadas, como Milciades, el vencedor de los persas 
en la batalla de Maratón, o Temistocles, el vencedor de 



Salamina, o políticos como Enaltes, o filósofos como 
Sócrates; sin embargo, el siglo V ames de Jesucristo Fue 
Llamado *‘Siglo de Feríeles* \ por ta extraordinaria in¬ 
fluencia que tuvo este ateniense en la vida no sólo de 
Atenas, sino también de Grecia y de la cultura de toda 
la humanidad. 


LA PREDICCIÓN DE UN SUEÑO 

Pendes pertenecía a una familia aristocrática, Nadó 
en el año 495 antes de Jesucristo, cuando los persas se 
preparaban para atacar a Grecia. Su padre, Xamipo, 
venció a los persas cu la batalla naval de Micala, duran¬ 
te la tercera guerra médica* Su madre pertenecía a la fa¬ 
milia de los Alcmeónidas y era sobrina de Clístenes, 




Tribuna de las cariátides 
en el Erectión, uno dé los 
templos construidos en 
¡a Acrópolis de Atenas 
en época de Feríeles, En 
breve tiempo se hicieron 
allí obras admirables 
destinadas a perdurar 
durante siglos. 


Busto de Feríeles que 
se conserva en el Mu 
seo Británico de Lon¬ 
dres. Muchos de sus 
contemporáneos lo ad¬ 
miraron por sus obras, 
pero para él lo más ex¬ 
celente era que por su 
causa ningún atenien¬ 
se había debido vestir 
de luto* 


161 






































Cabeza del dios Apolo, 
en el templo de Zeus, 
en Olimpia, El rostro 
revela calma y voluntad 
y es un magnífico 
ejemplo del arte griego 
que alcanzó su plenitud 
en eí siglo V a. de J.G., 
llamado justamente f 'EI 
siglo de Péneles”. 


A la Izquierda: 
Trompetero, detalle de 
un vaso griego de! 
siglo V a. de J.C. A la 
derecha: Plato pintado. 

Pericles fomentó las 
artes y utilizó para ello 
los caudales públicos. 
Arquitectos, vaciadores, 
canteros, orfebres, 
pulidores de marfil, 
pintores, encontraban 
trabajo y todos podían 
vivir en bienestar y 
abundancia. 



uno de los grandes políticos que lucharon por ta demo¬ 
cracia en Atenas. Se cuenta que al aproximarse la fecha 
deJ nacimiento de su hijo* la madre, Agaríste, soñó que 
la visitaba un león; ese sueño se interpretó como una 
predicción de las futuras cualidades del niño: valor» ho¬ 
nestidad y nobleza. 

El joven recibió una educación esmerada: aprendió 
música» y filosofía con el célebre sofista Zenón de Elea, 
pero su formación intelectual la realizó con otro gran 
filósofo llamado Anaxágoras. Bajo la influencia de sus 
amigos cultos y de su hogar esclarecido» Pericles se in¬ 
clinó hacia las artes y la filosofía. 

Su rostro era bello y equilibrado» pero llevaba siem¬ 
pre un casco puesto porque su cráneo era muy alarga¬ 
do. Su figura y actuación hacían recordar a los ancia¬ 
nos al tirano Pisistrato; por ello y para evitar el destie¬ 
rro, Pericles ingresó primeramente en el ejército antes 
que en la política» y allí se destacó por su valor, 

LA DEMOCRACIA ATENIENSE 

Atenas era una polis o ciudad-estado de gran impor¬ 
tancia en Grecia, A ella y a Esparta se debió, principal¬ 
mente» la victoria sobre el poderoso imperio persa du¬ 
rante las llamadas Guerras Médicas que, con largos pe¬ 
ríodos de tregua» duraron casi 50 años. En Atenas» en 
los siglos Vi y V» se había llevado a cabo una serie de 
reformas que permitieron implantar la democracia P Pe¬ 
ro los aristócratas tenían aun gran influencia, pues con¬ 
taban con jefes muy destacados. 

Había unos 500.000 habitantes en la época de Pen¬ 
des, pero sólo 40.000 eran ciudadanos» es decir, tenían 
derecho a reunirse en la Asamblea del Pueblo y volar 
sus leyes. En esa polis, todo dependía del pueblo y e! 
pueblo dependía de la palabra. Por eso tenía tanta im¬ 
portancia ser un buen orador y convencer con sólidos 
argumentos al pueblo que debía votar. El historiador 
griego Tucidides señala que Feríeles tenía gran destreza 
oratoria y “aun cuando alguien le hubiese vencido y 
derribado, él» insistiendo en no haber caído, convencía 
a los circunstantes de no creer en lo que veían con sus 
propios ojos para creer, en cambio, en su palabra*\ Es¬ 
ta habilidad, más su honestidad, valor y virtud„ le faci¬ 
litaron el acceso al poder. 

Asombraban sobremanera su caima e imperturbabi- 



Visla de la Acrópolis de Atenas 
reconstruida en tiempos de Pericles. 
Bajo la dirección del escultor 
Fidias y con grandes arquitectos 
y artistas, se Nevó a cabo en pocos 
años una obra cuyas ruinas aún 
nos llenan de admiración. 



lidad aun ame los más tremendos ataques. El historia¬ 
dor Plutarco cuenta que, cierto día, Pericles fue insul¬ 
tado en el ágora (donde se reunía la Asamblea) por un 
individuo muy grosero. Él permaneció indiferente, ce¬ 
rrando los oídos a los insultos. A la tarde, ai regresar a 
su casa, el hombre seguía insultándole. Cuando Ferí¬ 
eles llegó a su hogar; ya había anochecido; entonces lla¬ 
mó a uno de sus esclavos y le ordenó encender una an¬ 
torcha para que acompañara a su adversario hasta su 
casa, iluminándole cí camino, 

PRIMEROS ÉXITOS DE PERICLES 

En el año 46i antes de Jesucristo, Enaltes, jefe del 
partido democrático, fue asesinado y Pericles le suce¬ 
dió en la jefatura de la conducción popular. Lo prime¬ 
ro que hizo fue imponer el prestigio de Atenas en Gre¬ 
cia, separándose de Esparta, la otra polis importante 
del país» y continuar hasta el fin ta lucha contra los per¬ 
sas. Tras algunas acciones navales desfavorables para 
éstos» Pericles le propuso a un riquísimo ciudadano 
ateniense llamado Calías tratar la paz con Artajerjes I. 
En el año 449, después de casi medio siglo de lucha» se 
firmó la paz entre griegos y persas. Éstos se comprome¬ 
tieron a no entrar en el mar Egeo con naves de guerra y 
a no atacar a ciudades aliadas de Atenas en las islas 
Egeas y en las costas del Asia Menor; renunciaron, ade¬ 
más, al pago de tributos de los griegos de Asía. Por su 
parte» Atenas se comprometió a no intervenir en los 
asuntos de Egipto y de Chipre, dominados por los per¬ 
sas. Pericles contribuyó más que ninguno a construir la 
democracia ateniense. De su estilo oratorio y político, 
dice el historiador Plutarco: “Pericles tenía no sólo un 
pensamiento sublime y un lenguaje elevado» desprovis¬ 
to de toda chocarrería vulgar y entremetida, sino ade¬ 
más una gravedad en el rostro nunca jamás alterado 
por la risa, un andar sereno, una compostura del vesti¬ 
do que nunca turbaba ningún gesto oratorio, un tono 
de voz sin estridencias y muchos otros rasgos de esa ín¬ 
dole que a todos impresionaban y maravillaban”. El 
pueblo lo seguía casi siempre convencido plenamente, y 
él lo conducía con persuasión y consejos. “El gobierno 
que resultaba de ello —dice fucidides— era totalmente 
una democracia» pero, en realidad, era el gobierno del 
primer ciudadano”. 

LA OBRA PERDURABLE DE PERICLES 

Durante la segunda guerra médica, los persas habían 
entrado en Atenas y destruido gran parle de ella, Peri- 

















cíes se propuso restaurar los edificios y reconstruir Ja 
Acrópolis o parte elevada de 3a ciudad, donde se halla¬ 
ban los templos de los dioses. La dirección de los traba¬ 
jos fue confiada a su amigo eí escultor Fidias, y bajo 
sus órdenes trabajaron arquitectos y escultores que le¬ 
garon obras de grandiosidad y belleza insuperables. En 
esa época, el arte griego alcanzó su máxima expresión. 
El Paríenón, dedicado a Palas Atenea, la diosa protec¬ 
tora de Atenas, era el santuario mayor y en su interior 
habia una gigantesca estatua de la diosa de 26 metros 
de altura, realizada por Fidias con oro y marfil. Se ha¬ 
llaba colocada de tal manera, que los rayos del Sol, in¬ 
cidiendo sobre ella, realzaban el brillo de la túnica y la 
blancura del cuerpo. Otros templos importantes eran: 
el Erectión, con una famosa tribuna en la que los cuer¬ 
pos de mujeres o cariátides reemplazaban a! fuste de las 
columnas; el templo de la Victoria y ¡a entrada o propi¬ 
leos. La construcción de estas obras públicas creaba, 
también, un gran número de empleos y daba trabajo a 
talladores de piedras, fundidores, marineros que trans¬ 
portaban por mar los materiales necesarios para las 
obras, etcétera* 

EL IMPERIO ATENIENSE 

La importancia decisiva que Atenas había tenido en 
el triunfo contra los persas aumentó su prestigio. Para 
contribuir a la defensa dd territorio, todas las polis se 
habían unido y entregaban barcos, hombres o dinero 
para equipar la flota y el ejército. Se había organizado 
entonces la Liga de Délos y en la isla de Délos se guar¬ 
daban los lesoros de la Liga. Feríeles usó esos recursos, 
una vez firmada la paz con los persas, para unir a las 
polis y crear un estado panheléníco; también, para en¬ 
grandecer a Atenas. Nunca como entonces la ciudad 
fue tan poderosa y, dueña del mar t se convirtió en el 
centro comercial y político más rico. El engrandeci¬ 
miento de Atenas provocó gran temor en otras polis, 
deseosas de mantener su independencia; esto fue la 
causa principal de la Guerra del Peíoponeso, o guerra 
de los 30 años, entre la Liga de Délos, encabezada por 
Atenas, y la Liga del Peloponeso, encabezada por Es¬ 
parta* Esta larga lucha civil, que envolvió a lodos los 
estados griegos, se extendió desde el año 431 a. de J.C, 
hasta el año 404 a. de J.C. Pero Feríeles sólo pudo ver 
sus desastrosos comienzos* En el año 429, los esparta¬ 
nos invadieron la península del Atica y sus habitantes 
se refugiaron en los largos muros que unían a Atenas 
con el puerto de El Pirco. El hacinamiento facilitó ta 


propagación de una terrible peste, entre cuyas víctimas 
se contó precisamente Pericles, el hombre de mayor in¬ 
fluencia en el siglo. Por esta razón, los historiadores 
dan al siglo V a. de J.C. el nombre del gran estadista y 
amante de las artes. 


El diadumeno 
(a la izquierda) 
y ' Atenea 
pensativa", 
bajorrelieve de 
mármol realizado 
hacia el año 
460 a. de J.C.. 
que se conserva 
en el Museo de 
la Acrópolis de 
Atenas. 


Esculturas del 
templo de Zeus, 
en Olimpia. Por 
su dignidad y pru¬ 
dencia, Pericles 
fue comparado 
con los dioses y 
llamado “el Olím¬ 
pico 11 . 




frontón Este del Partenón. 





163 




























¿€xisten comunicaciones entre 

las plantas v los animales? 



Las plantas carnívoras 
están dotadas de 
movimiento, y sus hojas 
se pliegan para atrapar 
a los insectos que se 
posan sobre ellas. 


B estudio profundo de 
las plantas y de los 
animales permite 
establecer algunas 
semejanzas entre ellos. 
Los corales, por 
ejemplo, son colonias 
de animales que no se 
mueven, como la 
mayoría de las plantas. 




: ^ ^ ST AMOS acostumbrados a observar una ta- 

■? 'l ,f[J jante barrera entre las plantas adheridas a la 

; tierra, inmóviles, silenciosas, y los animales, 
0 , . que deambulan, se relacionan en colonias o 

en parejas, emiten sonidos y tienen, sin duda, medios de 
comunicación entre sí, Pero a medida que profundiza¬ 
mos en el estudio de diversos representantes de ambos 
reinos, nos damos cuenta de que esta división se desdi¬ 
buja cada vez más, pues hay animales que se asemejan a 
las plantas y carecen de Lodo movimiento, como las es¬ 
ponjas y los corales; a su vez, hay plantas dotadas de mo¬ 
vimiento, desde los girasoles hasta las plantas carnívo¬ 
ras. Y si penetramos en el mundo de los muy pequeños, 
ya casi no es posible decir a qué reino pertenecen los seres 
unicelulares, bacterias, amebas, radiolarios, etc., y sola¬ 
mente su clasificación depende del criterio de los estu¬ 
diosos biólogos. 

Pero si aún miramos más detenidamente, ¿no nos lla¬ 
ma poderosamente ía atención la tan común relación, 
que ocurre todos los veranos, entre las plantas que flore¬ 
cen y los insectos que las polinizan? 

EL FENÓMENO DE LA POLINIZACIÓN 

Muchas flores poseen en su estructura tos órganos 
productores del polen, ese polvillo casi impalpable y fre¬ 
cuentemente coloreado que, en el momento de máximo 



Las plantas 
carnívoras se valen 
de los jugos 
azucarados que 
segregan para 
atraer y 
atrapar a los 
insectos. 


esplendor de la ñor* es liberado por los estambres (órga¬ 
nos considerados masculinos) para ser depositados so¬ 
bre el pistilo (órgano considerado femenino), en cuyo in¬ 
terior existen los óvulos. Éstos, al unirse con el polen, 
darán lugar a las semillas, alrededor de las cuales se desa¬ 
rrollará el fruto (carnoso unas veces, como el de la man¬ 
zana; duro otras, como él de la nuez), Depositado el fru¬ 
to con las semillas en la tierra (cerca o a distancia de la 
planta), producirá una nueva planta. 

Es un hecho conocido que las abejas principalmente, 
pero también ias moscas, las avispas, los abejorros y 
otros insectos, buscando el líquido azucarado o néctar 
de las flores, se introducen en ellas y, con sus movimien¬ 
tos, facilitan la polinización. 

Mucho más complejo es el problema cuando la planta 
cuenta con flores especializadas sexual mente, es decir 
que unos ejemplares tienen solamente pistilos y otros es¬ 
tambres (como el maíz, la calabaza, etc.). Aquí, la cola¬ 
boración de los insectos es indispensable para transpor¬ 
tar el polen de unas a otras, 

COMUNICACIÓN 
DE FLORES A INSECTOS 

¿Cómo se las arregla la flor para atraer al insecto? 
Desde los estudios del entomólogo francés Juan Enrique 
l abre se sabe que el comportamiento de los insectos es 
inducido, en muchos momentos de su existencia, por los 
olores; fundamentalmente suelen ser mecanismos de 
acercamiento de los machos hacia el olor desprendido 
por la hembra. Pues bien, las flores suelen utilizar el mis¬ 
mo tipo de señales químicas tan especificas, que atraen a 
los ejemplares machos de una o muy pocas variedades de 
una sola especie de insectos, los cuales, buscando a la 
hembra, se Introducen en la flor y de esta manera se em¬ 
papan con su polen. 

LAS SEÑALES QUÍMICAS 

El descubrimiento hecho por Adolfo Butenant, en 

















COMPUESTOS VOLÁTILES 

La química biológica moderna ha ayudado a los bió¬ 
logos aclarándola estructura química de estos compues¬ 
tos olorosos volátiles y ha permitido localizar los órga¬ 
nos especiales que los emiten en muchos insectos. 

Asi se ha demostrado, como ejemplo, que las abejas 
los producen en sus glándulas mandibulares, y para cada 
especie hay una mezcla particular de proporciones bien 
definidas y diferentes de los compuestos alifátícos e iso- 
prenoides (sustancias olorosas) que las forman. Estos 
mismos compuestos también se pueden comprobar en 
los pétalos de las flores que ¡os atraen. 


LA TEORÍA DE LOS ECOSISTEMAS 

Los conocimientos sobre las fcromonas han permiti¬ 
do una comprensión más acabada, amplia y actual de las 
ínter relación es entre los seres vivos y sus comportamien¬ 
tos recíprocos, lo que ha dado lugar a la concepción de la 
llamada teoría de los ecosistemas. 

El conjunto de los seres vivos que habitan en un lugar 
determinado y relativamente circunscrito (sistema eco¬ 
lógico de una región geográfica) puede interpretarse co¬ 
mo una verdadera organización. En ella, cada uno es de¬ 
pendiente de los demás e intercambia información con 
rodos mediante sistemas de señales de gran complejidad, 
que le permiten satisfacer sus necesidades vitales de ali¬ 
mentación, reproducción, conservación de su especie, 
protección contra daños a su integridad física y sus de¬ 
seos de reposo. 


Algunas a vas, como 
el picaflor, 
intervienen en la 
polinización de 
tas plantas, 
lo que facilita 
la reproducción 
de éstas. 


1959. de la estructura química de las sustancias olorosas 
estimulantes del sexo, producidas por la hembra de la 
mariposa de la seda, constituye el punto de partida para 
la comprensión de la importancia de los est imulos gl fati- 
vos en el comportamiento de los animales. 

También en 1959, Karíson y Lüscher llamaron a estas 
sustancias feromonas, entendiendo por tales a aquellos 
estímulos o señales sensoriales químicas emitidos por un 
individuo, los que provocan acciones o comportamien¬ 
tos fisiológicos especializados en otro ser vivo. 

Kullember y Bergstrom, en completos estudios actua¬ 
les, han puesto de manifiesto los sistemas de comunica¬ 
ción del t ípo feromonas entre insectos y flores y en insec¬ 
tos entre sí (himenópteros, mariposas, orquídeas, abe¬ 
jas, etc.). 


El conjunto de 
loe seres vivos 
que habita un 
lugar determinado 
constituye un 
ecosistema, 
compuesto por 
Individuos que 
dependen entre si 
y que se comunican 
medíante sistemas 
de gran 
complejidad para 
satisfacer sus 
necesidades 
vítales. 


165 






























MODELO DEL 
ÁTOMO Y 
COMPOSICIÓN 
DEL NÚCLEO 


Además de sus 
descubrimientos 
concretos 
sobre el 
átomo, se debe 
a Bohr la 
reunión 
periódica 
de sabios en 
congresos 
para hacer 
progresar la 
noción de la 
unidad de 
la ciencia. 


A principios de siglo, ios sabios admitían que 
ios átomos estaban compuestos por cargas 
eléctricas positivas y negativas en cantidades 
iguales para que sean exteriormente neutros. Pe¬ 
ro no sabían cómo se hallaban dispuestas las 
partículas. Bohr propuso el siguiente modelo: un 


átomo está constituido por una carga eléctrica 
positiva (o núcleo), alrededor de la cual giran 
electrones en número igual para compensar 
aquélla, describiendo circunferencias. Además, 
cada electrón se mueve sobre una órbita deter¬ 
minada y no irradia energía. 


HIDRÓGENO 



Cuatro modelos de átomos. En el centro hay un denso 
núcleo de protones y neutrones, y los electrones o pun* 
tos negros giran a su alrededor. 










Esquema del átomo y 
de las partículas que lo 
forman. El átomo más 
simple es el del hidró¬ 
geno, que tiene un pro¬ 
tón y un solo electrón. 



PROTÓN 



NEUTRÓN 


ELECTRÓN 



CORPÚSCULO 

ALFA 




ÁTOMO DE URANIO 
NÚCLEO DEL ÁTOMO DE URANIO 






IELS ENRIQUE 80HR nació en 
Copenhague, Dinamarca, el 7 de 
octubre de 1885 y falleció en la 
misma ciudad en 1962, Estudió 
en la universidad de su ciudad natal y se 
doctoró en 1911 con una tesis en la que 
trataba de la nueva teoría electrónica de la 
materia. Para profundizar este tema estu- 
dio en (as universidades de Cambridge y 
Manchester. En esta última tuvo como pro¬ 
fesor a sir Ernesto Ruiherford, quien, en 
1897, había descubierto el electrón o partí¬ 
cula de electricidad negativa del átomo. 
Bohr completó los trabajos de su maestro 
y formuló su teoría sobre la constitución 
del átomo, en 3a que los electrones giran 
en tomo del núcleo como los planetas alre¬ 
dedor del Sol Luego propuso la teoría de 
fas transmutaciones nucleares y det nú¬ 
cleo compuesto. En el año 1922 le fue otor¬ 
gado eí Premio Nobel de Física. 


r* 















Muchas vacas, al ver un atavio cubiorio dv nieve o una palmara rae plsnd acia nido anta 

al Sol tropical noa preguntamos por qué las 

planta» erícen en determinado» lugar#» y no en otr*» k y lambían por qué abundan hipopótamo* 

rinoceronte* y otro* anímale* an troné* calidas, 
mientra* que en le* fríe* a* encuentran oso* pelare» y reno». 

Le ecología, que «aludía la» relaciona* entra lo* aere* vivo* f el medio que lo» rodea, 
no* revela este antiguo enigma medíanle le leerle de loa ec osla le mas. 



- ■ Jfj.’V. 

■ydpv t ! / j 

u - Wr ‘ kV, 

i H .^i x-MMMMbL ií,xg ■ 




iSÉÉk ™ 

mSSmL ^ 

* < ^ . * ¿N *»T"*V * 

t ' ¿srEftt) 


gjSRv»' I 

1 i . '• i, A* J "J \ 




■ ,> Ij. 



■ ,J 9 

, ¿ft’ 



Fí*$ 

' *tT 

f . P'iWflB 






























El bosque no es sólo un oonlunlc cómprelo dé grarvde-s álteles; es un eccsístoíria. 

es decir, una comunidad dtmde beter-mi nadas 
especies dé pianlas y animaos vtvííi en -completa Interdependencia 

El bosque de árboles. de hojas, 
caducas ofrece numerosas espacies vegetales y animad 
En el esquema explicativo de le lámina dé la página artteriof, Fe Mora y la 
Tamna r» son propias d& un bosque en particular, sino del bosque én gtmflf.pt- 
1) Zorro, 2) Opoaum. 3) Fajare carpintero. *) Lechuza. 5) Comadreja &l Ardilla. 
7) ÉscoFopeodra, &) Gorgojo. 9} Hormiga. iQ} Gavilán 11} Mido t2> Cardanat. 
13} Parvo. 14} É¡iunfc rayado, ifi) tona. 16] Liebre, 17} ¡Mariposa, i SI Con^o. 


Puede dad isa que la vida vegetal de-J bosque es vida estratificada oao diversos 
niveles. En el cuadro 1 aparece el piso herbáceo; en et 2 . el piso de matorral, en el 3, 

et piso arbustivo y en el 4, el piso árbQflfl&cenle. 



170 



& bosque caducilollo 
ofrece une encanl adera 
vacación, La 
primavera se 
identUtca con el 
naclmianto de 
hojas nuevHs; 
&n el verano 
da sombra 
acmjBclora, 
y én OtühO 
se vueíve 
una na' eta 
policroma 
donde 
predomina 
■si ocre. 


ARA el hombre tic uncuro siglo, que vive, 
por lo yx nei a], cu ciudades con apretado* 
edificios, i eticado dccemcmo, hierro, cris- 
m! y asfalto y donde dUflcílmcnre se ve el 
apenas, el cielo , el bosque es algo asi como 
la imagen de la naturaleza que 3e brinda verdor en vera¬ 
no y suaves tonos ocres y pardos cii otofto. Peto, ¿qué 
imaginamos cuando leemos la palabra bosque 1 ? Imagi¬ 
namos un conjunto compacto de enormes árboles. Pe¬ 
ro los arboles pur ?.i solas no oansiiLuyen un bosque. En 
realidad, i todo aquello que tos rodea no existiera, Los 
árboles no podrían .subsisto. El bosque es una comuni¬ 
dad donde muchos seres viven juntos, guardando una 
relación de interdependencia. La vmuúénía Je un büs 
que mué-Ira una superficie más o merlos ondulada, 
continua, donde la eOpá de eádit árbol Oeupu un lugar 
al SoL Visto destie abajo. el techo es elevado* sobre to¬ 
do si se irn(a de árboles altos. En él hay infinidad 
de cosas para ver. 

U VEGETACION 

En primer lugar, los ojos deben neo sembrarse a la 
luz, 3 ,os enormes árboles dan mucha sombra y no per¬ 
miten que el Sol llegue al suelo del bosque. Tan sólo 
unos pocos rayos tocan la tierra, 

Al principio, en la semipenumbra no resultará tan Fᬠ
cil distlnguii loque nos rodea Luego, poco a poco co- 
menzarcmas a ver muchas cosas. Los árboles tienen el 
tronco recio, elevado, con el follaje alto y un ramaje 
poco desarrollado lateralmente, Eslo sucede porque 
una limpieza natural se produce por la decrepitud y la 
muerte de las ramas laterales, que no tienen ha sufi¬ 
ciente, Apretados unos sobre otros, los árboles se ha¬ 
cen sombra mutuamente en los costados; >ólo su copa, 
bien iluminada, crece con todo vigor, 

En cualquier sitio se puede observar un dosel arbó¬ 
reo . de varios estratos, fot unido por árboles de dislin- 
itó alturas. Estos estratos no presentan limites pre¬ 
cisos, pero podemos considerar tres horizontes ecoló¬ 
gicos: el estrato superior o bóveda, el medio y el 
inferior. Lo* árboles de ios tres zonas proporcionan 
sostén a diferentes clases de lianas, Plvü el bosque no 
está sólo organizado en altura; su ¡superficie ofrece 
también Lugares variados y típicos, COfflO el solo y los 
claros, Esios lugares no tienen La misma llora, ya que tu 
vida de tas plumas del bosque eslá condicionada por ta 


sombra más o menos espesa que proyectan Sos arbolec¬ 
en d sudo. 

l>cbi!jft de las ramas inferiores de los grandes árboles 
veremos una capa intermedia de plantas, y es posible 
que encontremos enredaderas trepando alrededor de 
|o$ troncos- Crecen ta hiedra, el laurel de los basques y 
el acebo, vi el clima es muy húmedo. 

E a mayoría de las zanas y los arbustos del bosque; 
nogales, alcornoques, ciruelos, espinos, eteílcra, se ha¬ 
llan -Obre todo en los linderos, en los danos i en los so¬ 
los. porque sólo crecen íi hay buena luz. l os grandes 
bosques lienen una vegetación baja muy sombra: nin¬ 
gún. arbusto vive en ella por la falta de luz solar, 

Las plantas del estrato medio despliegan sus hojas y 
Florecen mucho antes de que k>* árbolc- tengan sus lió¬ 
las Asi aprovechan el Sol primaveral paralas necesida¬ 
des de su nutrición. 

Si observamos detenidamente el suelo pata vei la ca¬ 
pa inferior, podremos hallar brotes, pequeñas raíces, 
plantas en flor, heléchos, musgos, hongos y liqúenes. 

LOS ANIMALES 

Además ds Los planta*, olios Mires vivos habitan en el 
bosque. En todos tos «tratos abundan los insectos, 
deede el dosel arbóreo hasta el sudo. Numerosas espe¬ 
cies viven a expensas de los árboles Pot ejemplo; los 
abejorro* son comedores de hojas; lis urugm enrollan 
las hoja* l-n cucuruthos para hacerse con ellas un abri¬ 
go y les sirven de alimento la* romas jóvenes de tos ár¬ 
boles ai comienzo de la primavera, 

Oirás orugas, que son medidoras, atacan a los pinos, 
sauces, abedules y hayas despojándolos de las hojas 
3.os árboles quedan sumamente debib-adús pío esia* 
plagas vulnerables; a lo* ataques ,k otro* pBrásilOS, Co¬ 
mo los hongos. 

Existen También ardillas, ciervos, lagartos, ranu* r le 
chuzas, palomas, cuervos, zorros y pamas;, según la zü- 
im geográfica donde c3 bosque se encuentre 

CÓMO CONTINÚA VIVIENDO EL BOSQUE 

SE miramos con deteniriliento el suelo del bosque, po 
dremo; observar qne está cubierto pur itn.i capa de lt(J 
j;ts seca-. En etc medio constantemente húmedo Viven 
innumerabies jmmaln, que sólo pueden ser vistos utili¬ 
zando tina lupa: gusano-, arabas, lílscclo* pijmilK'Os, 
Ctíélcra í.ltros más grandes (cuCáradias, litinnigas, 



horizonte y 



babosas} se alimentan d 1 - desechos vegetales o de oíros- 
insectos. Los musgo* y Jo* hongos, viven de restos vege¬ 
tales y cadáveres de animales. 

Finalmente, todo esie con junio es vuelto al sudo por 
innumerables microbio 1 - que vjvL-n en la tierra. Este 
proceso es completado por h aL-ción de las lombrices 
de i ierra, que cavan sus galerías a. corla distanda 
Je la superficie, fací litando la mezcla y lá aireación 
del -suelo: El bosque continúa viviendo gracias a e*te 
eterno cielo. 


Gracias di proceso de 
la lotajíntefiis, la 
aoergia sotar se 
transfoíma tn enorgb 
aaimilable pesr otrog 
sereg mvos. V aiii vlvso 
los animales fitófagos 
como qi ciofvo. tos 
depmvátlorfrs como el 
ilfico, ele. Los 

descompufiBUkyDB 
ilbofan compuestos 
inorgánicos pota que el 
ciclo -eoíilinúe 










































út nuestro mejor amigo 


¡N duda, uno de los primeros animales 
Que el hombre domesticó Fue el perro, 
fiel compañero que no le ha abando- 
nado jamás en ningún instante, desde 
los albores de la civilización, y que, además de 
acompañarle, tiró de alguno de sus transportes, le 
secundó en las luchas, le cuidó su casa, le brin¬ 
dó calor en la nieve y el invierno y aún es el 
único capa/ de reemplazar la visión perdida de 
los ciegos sirviéndoles de guía. 

Lamentablemente, esta cercanía y estrecha 
convivencia le transforman en un enorme peligro 
cuando el animal contrae el terrible flagelo de la 
rabia. 


¿QUÉ ES LA RABIA? 

Es una enfermedad producida por una Familia 
de virus llamados rabdovirus que penetran en el 
ser humano, a través de la mordedura o de la con¬ 
taminación de una herida, con la saliva del ani¬ 
mal rabioso* Luego de 3 a 8 semanas de incuba¬ 
ción, tiempo transcurrido desde la contami¬ 
nación, aparece un conjunto de síntomas en el 
sistema nervioso: diversas parálisis, contracturas 
musculares, paro respiratono y cardíaco, convul¬ 
siones, estado de excitación máxima y, luego, in¬ 
consciencia y coma, concluyendo irremisiblemen¬ 
te con la muerte. 

Toda esta sinlomatologia denota la localiza - 


172 


















El perro rabioso presenta un aspecto terrible por su babeo 
continuo, su Inquietud y su tendencia a morder. 


ción del virus en el cerebro» en el cerebelo y 
en otros centros nerviosos superiores» hasta los 
cuales llega emigrando por los nervios peri¬ 
féricos o superficiales, 

RESERVAS NATURALES 

En cada área geográfica existen algunas espe- 
cíes animales de la fauna silvestre entre las cuales 
la rabia es endémica» es decir» existe permanente¬ 
mente en alguno de sus componentes, con escasas 
manifestaciones y hasta con recuperación de cier¬ 
tos ejemplares» pero con el constante peligro de 
contagio. 

Se ha comprobado que las especies más suscep¬ 
tibles pueden ser: zorros, coyotes, chacales, lo¬ 
bos, ratas del algodón, ratón campestre común, 
hámster, mapache, gatos domésticos, murciéla¬ 
gos, linces y, por supuesto, nuestro más fiel y 
apreciado amigo, el perro. 

Precisamente, gatos y perros son los más pro¬ 
pensos al contagio en las zonas urbanas. No esca¬ 
pan de la posibilidad de infección el ganado bovi¬ 
no, el caballar y el ovino» asi como todos los pri¬ 
mates, es decir, ios monos y el hombre. 

CÓMO PELIGRA EL PERRO 

El perro» grande o pequeño, falderillo o guar¬ 


dián, de caza o de policía» puro de raza o 
de aspecto vulgar, casi siempre cuidado con ca¬ 
riño, mimado y juguetón, es, por naturale¬ 
za, curioso y andariego; por eso, en cuanto 
nos descuidamos escapa a alguna correría por 
las calles de los alrededores de la casa de sus 
dueños. Precisamente en estas correrlas es cuan¬ 
do puede ponerse a merced de algún perro o gato 
que ya haya contraído la rabia por similar meca¬ 
nismo. 

Transcurrido un tiempo no menor de 10 dias, 
el animalito entristece y se advierte la apari¬ 
ción de parálisis de los músculos masticato¬ 
rios de ía boca, con dificultad y dolor para tra¬ 
gar; de allí proviene su huida del agua para 
beber, lo que ha determinado que esta enferme¬ 
dad sea llamada hidrofobia. También aparece un 
cuadro de excitación, que hace que el animal 
abandone su casa y eche a correr sin rumbo; la 
misma excitación le lleva a morder a quien en¬ 
cuentre a su paso, propagando a otros su enfer¬ 
medad de la que es portador. 

Esta inquietud, la tendencia a morder y el ba- 





uno de los 
límales do¬ 
mesticados por el 
hombre. Desde los 
tiempos prehistóricos 
está en estrecha con¬ 
vivencia, y su cercanía 
puede ser gravísima en 
caso de contraer ía 
rabia* 




«■ 




i animales más susceptibles de contraer Ja 
son. además del perro, los que aquí figu¬ 
ran de izquierda a derecha: rata, murciélago, 
gato y coyote. 



173 










El perro San Bernardo ha 
salvado muchas vidas 
rescatando a personas 
que hablan sido bloquea- 
das en la nieve. 


beo continuo que su dificultad deglutoria le pro¬ 
voca, le dan el impresionante aspecto que ha ser¬ 
vido para reconocer la enfermedad, a través de 
los siglos, como rabia. 


ES TAN SENCILLO PREVENIRLA 


TRATAMIENTO DE LAS MORDEDURAS 
Y CONTACTOS 

El Comité de Expertos de la G.M.S. en ra- 
bia> en su sexto informe de Ginebra de 1973, re¬ 
comienda efectuar, como primeros auxilios, la 
eliminación local del virus, en el sitio de en¬ 
trada, por medio del lavado inmediato con ja¬ 
bón o detergente, abundante agua y buen cepi¬ 
llado. Luego, pasar un antiséptico (alcohol o tin¬ 
tura de yodo) e ir de inmediato a algún dispen¬ 
sario antirrábico para la aplicación de suero 
específico en la herida y sus alrededores, la cual 
no será suturada —en lo posible— para su mejor 
drenaje y desinfección. 

Es muy necesario capturar al animal agresor, 
tío matarle y llevarle al dispensario para su con¬ 
trol y observación. La decisión de iniciar trata¬ 
miento queda en manos del médico y dependerá 
de la posibilidad de control de! animal y del índi¬ 
ce de sospecha o certeza que se tenga de que es 
portador de dicha enfermedad. 

Asi como el hombre quiere a su perro o a su 
gato, debe protegerle y protegerse impidiendo 
que ellos enfermen, para lo cual tiene que va¬ 
cunarles y evitar que vaguen sueltos por las 
calles o por el campo. 

ENFERMEDAD MORTAL 
A PUNTO DE SER DOMINADA 



El perro es un elemento 
irreemplazable para tirar 
de los trineos en las zo¬ 
nas nórdicas (izquierda). 
En las ciudades, es un 
eficaz lazarillo de ciegos 
(derecha). 


Desde que Luis Pastenr, en julio de 1885, apli¬ 
có al niño José Meister, por primera vez, una va¬ 
cuna antirrábica de su invención con total éxito, 
mucho se ha progresado en este camino, y hoy se 
producen excelentes vacunas para los animales 
domésticos, que les deben ser administradas 
anualmente desde los ó meses de vida, y que son 
inofensivas y de total seguridad. 

De todas maneras, si nuestro perrito ha si¬ 
do mordido por un animal rabioso, debemos 
someterlo a tratamiento con suero antirrábico 
y varias dosis de vacuna con el objeto de au¬ 
mentar sus defensas contra el virus infeccioso. 
Al mismo tiempo, debe ser mantenido estricta¬ 
mente aislado del contacto con otros animales o 
seres humanos para poder detener la cadena de 
contagios. 


Hasta hace unos años, la rabia era una enfer¬ 
medad absolutamente mortal; es decir, que se po¬ 
día prevenir mediante la vacunación, pero una 
vez contraída producía indefectiblemente la 
muerte del paciente. Gracias a tos adelantos de 


174 












Luis Pasteur, el ilustre biólogo francés que r por su vacuna 
antirrábica, es considerado como uno de los benefactores 
de la humanidad. 


la Medicina, en su rama de Terapia Intensi¬ 
va, hoy ya es posible mantener con vida a algu¬ 
nos pacientes, hasta que el sistema nervioso eli¬ 
mina al virus y lentamente permite su total nor¬ 
malización y recuperación. 

Internación en medio apropiado, gran tranqui¬ 
lidad, traqueotomía con respiración artificial en 
pulmotor, potentes medicamentos, cuidados mé¬ 
dicos continuos, altísima dosis de suero antirrábi¬ 
co, son las principales medidas que han consegui¬ 
do el milagro de salvarles la vida. 


LLEGARÁ EL PÍA... 

Con la vacunación masiva de los anímales do¬ 
mésticos y las medidas de control sobre las reser¬ 
vas silvestres, principales fuentes del virus, no es¬ 
tá lejano el dia en que se habrá erradicado la ra¬ 
bia, como se ha hecho con tantas otras graves 
plagas* 

CUIDEMOS MUCHO 
A NUESTRO MEJOR AMIGO 

La rabia* antiquísimo flagelo de ia humani¬ 
dad, nos obliga a prestar atención y cuidado a 
nuestro mejor amigo, el perro, a veces propaga¬ 
dor involuntario de aquélla, aun teniendo en 
cuenta que la constante evolución de la ciencia ha 
permitido que esa terrible enfermedad vaya sien¬ 
do dominada. 




Para evitar la rabia, nada mejor que vacunar a! perro todos 
los años y desde los seis meses. La vacunación masiva de 
los anímales domésticos es el medio eficaz para terminar 
con el terrible flagelo de la rabia. 







































0 m v 


- 1 

Wk Vt«i ■ iflwi aK£ 

r* ** 1 - 

m 




i] • 


í‘ 

1 1 


□E LA VIDA MISMA 

p genios 




QUELLA tarde, un pálido joven, pobre¬ 
mente vestido, pidió hablar con el ducho 
del más importante salón musical y princi¬ 
pal editor de ese entonces: el señor PleyeL 
Era Chopin, que había abandonado su tierra natal, Po¬ 
lonia* para ir en busca de su glorioso destino. Luego de 
esperar largo rato* pasó por fin al despacho del impor¬ 
tante caballero, En la precipitación por entrar, Federi¬ 
co Chopin olvidó sobre uno de los pianos que adorna¬ 
ban la antesala una carpeta con sus obras inéditas. 

El señor Pleyel escuchó al desconocido joven con 
cierta reserva, y luego de una charla relativamente bre¬ 
ve le dio a entender que en su salón solamente tocaban 
los artistas renombrados. Chopin, visiblemente amar¬ 
gado* se disponía a retirarse cuando de pronto oyó que 
alguien tocaba una de sus partituras. 



— ¡Es mi música! —exclamó. 

Él y Pleyel salieron del despacho y fue grande la sor¬ 
presa de ambos al ver al mismísimo Lranz Liszt, en ese 
entonces el más famoso y genial de los pianistas* ejecu¬ 
tando una de las polonesas de Chopin. 

—¿De quién es esta música maravillosa? —dijo 
Liszt, mientras seguía tocando. 

—IMía* señor! —respondió, emocionado, Chopin. 

Y sentándose a otro piano» continuó locando junto 
con Liszt. Asi nació la amistad de ambos. 1 a puerta de 
la fama se había abierto para Federico Chopin. Poco 
después, sus obras fueron editadas y comenzó a dar 
conciertos en el importante salón, 

"Los grandes hombres no saben de mezquindades' 1 , 
dijo alguien al ver cómo Liszt ayudó a su desconocido 
pero talentoso amigo. 


176 












































Cada descubrimiento, cada invento del hombre primitivo, tuvo gran 

importancia en sí mismo por su utilización 
inmediata, pero también fue un medio para alcanzar una nueva etapa 

en el camino ascendente hacia la civilización. 

La alfarería y la cerámica provocaron transformaciones fundamentales 
en la vida de los pueblos prehistóricos y al revelar 
innumerables detalles de la existencia cotidiana, permiten conocer 
las condiciones sociales, económicas y artísticas de 
los mismos. Así la cerámica es un verdadero fósil-guía, una i 
indicadora del grado de civilización de una comunidad. 1 

Aunque ta cerámica nació a comienzos de la Edad de Piedra, 'Si 

alcanzó mayor desarrollo en los tiempos neolíticos cuando 
el hombre se hace sedentario estableciéndose en un lugar. 

En este mapa se han marcado los pueblos que tuvieron cerᬠ
mica desde tiempos primitivos. 


Dinamarquesa 


Guaraní 


Azteca 


Hispánica 


Diaguíia 


Tehu-elche 


Cretense 





















Los chinos conocían la 
cerámica desde 3.000 
artos antes de J.C. 



Jarra ceremonia] con fi¬ 
guras mitológicas del 
Perú (arriba), Escultura 
de cerámica olmeca 1 Mé¬ 
xico antiguo (abajo). 



^ descubrimiento de la alfarería —-arte de 
f á ljj^ fabricar objetos de barro— y de la cerámi- 
ca —en la que se utiliza arcilla u otros ma- 
teriales— es muy antiguo y data de comien¬ 
zos de la prehistoria. Lo más probable es que el hallaz¬ 
go hay sido casual: quizá ocurrió cuando el hombre 
primitivo vio que la huella de su pie o la de un animal 
dejada en el suelo húmedo permanecía cuando la seca¬ 
ba el sol, o también cuando un trozo de barro o de arci¬ 
lla se endurecía al estar cerca dd fuego. A partir de ese 
momento, la facilidad con que podía manipular el ba¬ 
rro o la arcilla le permitió fabricar diversos utensilios y 
objetos que significaron un gran adelanto. En primer 
lugar pudo cocinar los alimentos, variar su prepara¬ 
ción, mejorar su sabor (educando así el sentido del gus¬ 
to), hacerlos más blandos y adecuados a niños y ancia¬ 
nos, evitar que se descompongan fácilmente, etc. Ade¬ 
más la materia dúctil le permitía dar vuelo a su imagi¬ 
nación, a su espíritu artístico. Lo cierto es que la hisío^ 
ria de la cerámica “misterioso proceso en que ciertas 
partículas de arcilla se funden y actúan como agluti¬ 
nante para unir a los demás— y el estudio comparativo 
de la alfarería y la cerámica de distintos pueblos, es 
también la historia misma del hombre. 

Las más antiguas piezas que se conocen datan de más 
de 5.000 años antes de Jesucristo, y provienen del valle 
del Nilo y dd Cercano Oriente. En los comienzos era 
un arte muy rudimentario, hasta que el hombre apren¬ 
dió a barnizar los vasos y a decorarlos, uniendo lo bello 
a lo útil. Los súmenos produjeron vasijas esmaltadas, y 
en tumbas egipcias se han encontrado delicadas ánforas 
decoradas. En la Mcsopotamia era común decorar el 
frente de los palacios con ladrillos polícromos, 

LA CERÁMICA A TRAVÉS DEL TIEMPO 

La cerámica constituye una valiosa fuente de in¬ 
formación para el arqueólogo y permite fechar cul¬ 


turas prehistóricas estudiadas según los diferentes 
estilos* 

Los primitivos métodos de manufactura solían com¬ 
binarse entre sí. Uno consistía en ahuecar una esfera de 
barro húmedo y darle forma con la mano, y otro en va¬ 
lerse de rollos que se iban agregando desde la base ha¬ 
cía arriba, en forma de espiral (método llamado tam¬ 
bién “por hiladas**); también se utilizaban moldes he¬ 
chos previamente. 

El torno de alfarero, que no se conoció en la Améri¬ 
ca precolombina, significó un gran progreso* Consistía 
en una rueda de madera accionada por un pedal, lo 
cual permite obtener rápidamente vasos de superficie li¬ 
sa y espesor uniforme. 

Además de los egipcios y asirios, los cretenses deja¬ 
ron vasijas hermosamente decoradas. Pero fueron los 
griegos quienes alcanzaron una gran perfección, y las 
escenas que decoran las piezas permiten conocer mu¬ 
chos aspectos de su civilización. El estilo más antiguo 
consistía en figuras negras sobre el fondo rojizo de la 
arcilla, mientras el más moderno cubre el objeto de 
pintura negra, dejando en las figuras el color natural de 
la arcilla. 

En Italia, los etruseos estaban muy adelantados en 
el arte de la cerámica, que fue muy apreciado por 
los romanos. Siglos más tarde los árabes establecidos 
en España realizaron bellísimos trabajos de alfarería, 
con una técnica especial que daba reflejos metálicos a 
sus obras. Los italianos desarrollaron posteriormente 
una forma de cerámica conocida como mayólica M cu¬ 
bierta por una gruesa capa de esmalte. En el Renaci¬ 
miento, el taller de la familia Della Robbía, en Floren¬ 
cia, produjo placas en relieve destinadas a la decora¬ 
ción de edificios. El hallazgo de nuevos materiales y 
técnicas permitió que la cerámica siguiera evolucionan¬ 
do con el correr de los siglos, a través de distintos esti¬ 
los artísticos. 





















Respecto al Nuevo Mundo, aztecas y (olletas produ¬ 
jeron en México notables piezas. Párrafo aparte mere¬ 
ce la cerámica de los incas, que por el realismo de las 
formas ha aportado datos valiosos sobre las costum¬ 
bres de esta civilización. 

LA FRÁGIL PORCELANA 

Aunque hay mucha diferencia entre una tosca vasi¬ 
ja de barro cocido y una delicada tetera de porcela¬ 
na china, ambas son formas de un mismo arte. Los 
chinos lo cultivaban desde tres milenios antes de Je¬ 
sucristo, pero la frágil porcelana nació en el siglo 11 
de nuestra era, cuando los chinos tuvieron la idea 
de emplear una fina arcilla blanca, el caolín. La por¬ 
celana china ha alcanzado justa fama por la delicade¬ 
za de sus diseños y la belleza de su decoración, En va¬ 
no trató de imitarse en Europa, cuando marinos por¬ 
tugueses llevaron varias muestras en el siglo XVI. Só¬ 
lo a fines dd siglo XVII comenzó a producirse, pri¬ 
mero en Francia y después en Alemania, una magní¬ 
fica porcelana, y el secreto se difundió en todo el 
continente, 

LA CERÁMICA DE HOY 

Los métodos modernos difieren de los de antaño só¬ 
lo en la rapidez que imprimen las máquinas. Además se 
emplean hoy diversos tipos de arcillas, y se dispone de 
una gran variedad de materiales que eran desconocidos 
anteriormente. 

Las investigaciones químicas y d desarrollo técni¬ 
co han revolucionado la industria de la cerámica. 
Es sorprendente comprobar cuántos objetos de cerᬠ
mica nos rodean, además de las piezas artísticas, co¬ 
mo objetos de decoración y joyas: ladrillos, tejas, azu¬ 
lejos, sanitarios, dientes postizos, aislantes de instala¬ 
ciones eléctricas, vajillas, etc. Quizás su más moderno 
empleo es recubrir ciertas piezas de los motores de re¬ 


íros vasos griegos con pinturas. 

De izquierda a derecha: Gran 
vasija de Dipylón, aribalo corintio 
del siglo XVI antes de J.C, 
y vaso hallado en Gorinto. 



tro propulsión, que pueden así resistir altísimas tempe¬ 
raturas. 

No hay dudas de que desde la vasija prehistórica has¬ 
ta los modernos cohetes espaciales la cerámica ha sido 
un valioso auxiliar dd hombre en la historia de la civili¬ 
zación de todos los tiempos. 


Jarra con gran asa. Las 
figuras representan una 
batalla. Pertenece a la 
cultura mochica, Perú, 




* 1 

* 

■ 

i w 


\ m 

iM 


179 



















A reproducción es una característica inhe¬ 
rente a la vida, Una de las funciones funda¬ 
mentales de todos los seres vivos es perpe¬ 
tuar la propia especie a través de la descen¬ 
dencia. 

La puesta de los huevos y el cuidado de las crías 
son también primordiales porque de ellos dependen el 
desarrollo y el bienestar de los hijos. Para algunos 
animales, el cuidado de sus hijos no presenta mayor 
problema; es más, se comportan como padíes desa¬ 
prensivos. Ponen miles de huevos en nidos apropiados 
o en ninguna construcción especial para contenerlos, 
pero si en lugares adecuados, y luego se olvidan de 
ellos dejando que la prole se las arregle como pueda* 
Muchísimos de estos inermes hueveeitos serán devora¬ 
dos por distintos organismos; de miles de ellos, tal 
vez nazcan algunas decenas. La naturaleza ha determi¬ 
nado que las especies con este sistema de reproduc¬ 
ción pueden procrear una numerosa descendencia, y 
de ella algunos pocos llegarán a sobrevivir por obra 
muchas veces del azar. 

Otros animales son padres más atentos y cuidadosos, 
construyen nidos que, en algunos casos» son verdaderas 


obras de arquitectura natural y allí depositan unos po¬ 
cos huevedllos, pero los cuidan bien* 

Hay también padres de hábitos extraños para con sus 
hijos, tanto que hasta parece que tomasen niñeras a su 
cuidado* 

EN UN HORMIGUERO 
HAY LUGAR PARA MUCHOS 

En Sudámerica viven varias especies de hormigas 
podaderas que cortau las hojas de los vegetales en pe¬ 
queños trozos. Son tan ingeniosas constructoras, que 
excavan profundas e intrincadas galenas. Todo el hor¬ 
miguero resulta ser un complejo formado por túneles* 
laberintos y cámaras con un microeltma particular, dis¬ 
tinto dd medio ambiente externo* 

En las cámaras se encuentran los huevos y las lar¬ 
vas. Las hormigas son unas expertas agricultoras, pues 
sobre los trozos de hojas cultivan una especie de 
hongos que les sirven como alimento. Asi, el hormi¬ 
guero se constituye también en un invernáculo, cuyas 
características de humedad y temperatura lo convier¬ 
ten en el único sitio donde puede crecer esa especie 
de hongo. 










Ciertas especies de 
lagartos y serpientes 
ponen sus huevos en 
los hormigueros y los 
dejan ai cuidado de las 
propias hormigas, 



Además de ser cuidadosas madres y eximias agricuL 
toras, estas hormigas son eficientes desm alezad oras: 
cualquier hongo extraño que, por casualidad, comience 
a crecer en los invernáculos* es rápidamente cortado y 
destruido. Si nos internamos por uno de los pequeños y 
oscuros túneles del hormiguero, quizá nos llevemos 
una sorpresa. En las cámaras encontraremos unos hue¬ 
vos blancos* de cáscara dura* junto a los pequeños hue¬ 
vos de las hormigas. Ambos son cuidados por ellas con 
esmero. Pero con el tiempo, de los grandes emergerán 
pequeños lagartos o serpientes que, deslizándose por 
los túneles* escaparán del hormiguero. Pero,,, ¿qué ha¬ 
dan allí? 

MEJOR CUIDADOS QUE POR SUS PADRES 

Ciertas especies de lagartos y serpientes ponen sus 
huevos en los hormigueros y los dejan al cuidado de las 
diminutas niñeras, ya que allí, en el tibiomkroclima, se 
encuentran protegidos del hostil medio ambiente exte¬ 
rior. La humedad permanece constante; además* la 
temperatura es agradable y las niñeras son cuidadosas. 
Las hormigas evitan que crezca cualquier especie de 
hongo sobre las delicadas cáscaras que puedan conta¬ 
minar sus propios cultivos. 

La relación de los huevos de los lagartos y serpientes 
con los de las hormigas llega a tal punto* que aquéllos 


no pueden criarse en ningún otro sitio. Experimental- 
mentc se sometió a los huevos de esos reptiles a las mis¬ 
mas condiciones ambientales del hormiguero en cuanto 
a humedad y temperatura, pero los huevos eran ataca¬ 
dos rápidamente por algunos hongos y pronto morían. 
Sólo las hormigas pueden preservarlos de este serio 
problema, 

LOS DESPERDICIOS SON TAMBIÉN ÚTILES 

La basura y la materia en putrefacción pueden ser* 
vír también como “agradables nidos”; así las uti¬ 
lizan algunas aves que viven en Australia. Ponen sus 
huevos en montículos constituidos por materias en pu¬ 
trefacción en donde, debido a la fermentación que pro¬ 
ducen los microorganismos descomponedores* se gene¬ 
ra el calor necesario. 

El huevo permanece en esta singular incubadora. El 
padre* de forma periódica* es quien se encarga del cui¬ 
dado. Para ello introduce su pico en el montón de des¬ 
perdicios y con él puede controlar la temperatura rei¬ 
nante. Sí ésta baja de 33° C acumula más materia pu¬ 
trefacta sobre el huevo. Fot el contrario, si la tempera¬ 
tura aumenta a más de 33° C empieza a esparcir la ma¬ 
teria para evitar que el huevo se queme. Continúa así 
hasta la eclosión de los polluelos, los que* a su vez* en¬ 
cuentran en estos desperdicios sus primeros alimentos. 




Algunas aves de 
Australia ponen sus 
huevos sobre 
montículos de materia 
en estado de 
putrefacción, lo cual 
genera calor 











Los 

grandes 

genios 
y sus obras 

Desde la invención 
de la máquina de va¬ 
por, por Jaime Watt, 
en el siglo XVIII, se 
trataba de buscar un 
motor más ligero 
que pudiera aplicar¬ 
se a los automóviles 
y a las aeronaves. 
En 1880 f Diesel estu¬ 
dió las causas de la 
pérdida de calor y t 
por lo tanto f de ener¬ 
gía. A los 25 años 
era ingeniero en re¬ 
frigeración y reali¬ 
zó experiencias con 
otros gases, como ef 
amoniaco. Estos ex¬ 
perimentos le fueron 
muy útiles con pos¬ 
terioridad . Sin em¬ 
bargo, ios primeros 
intentos fracasaron 
porque las paredes 
del motor no eran 
suficientemente 
fuertes como para 
soportar tan gran¬ 
des presiones .. 



Modelo de motor construido por Diesel en 1897. Este motor es tam¬ 
bién de combustión interna; los de vapor, en cambio, son de com¬ 
bustión externa porque transforman el combustible en energía caló¬ 
rica, lo que se produce fuera de la máquina propiamente dicha. En 
lugar de emplear una chispa eléctrica para iniciar la combustión de 
la mezcla de gasolina y aire dentro del cilindro, trató de que la com¬ 
bustión se hiciera mediante una gran compresión. Ello le obligó a fa¬ 
bricar elementos mecánicos muy pesados para resistir la enorme 
presión del aire comprimido en los cilindros. Por eso, al principio 
los motores diesel pudieron ser usados solamente en fábricas, 
transatlánticos, locomotoras, camiones, tractores, etcétera. 


182 




















/ *v 


EL INVENTOR BEL MOTOR DIESEL 


ÜRoboIfo 


Entrada de aire 


Bomba de 
inyección 


Refrigerante 


Escape 


Cámara 

esférica 


Biela 


Corte del motor diesel mostrando sus partes. Su ciclo púa- 
de ser de dos o de cuatro tiempos, y su inventor introdujo 
numerosas reformas para hacerlo más ligero. Su gran verv 
taja es que ahorra combustible y permite utilizar los más 
económicos, como el gasoil y otros derivados del petróleo. 
Be puede afirmar que los motores diesel pueden llegar a 
conseguir potencias superiores al arrastre que producirían 

20.000 caballos. 


r 


nzi 


Inyector 


ODOLFO DIESEL, ©I inventor de 


H uno de los motores más famosos 
utilizados en nuestros dias, nadó 
Wyswamr. en París el 18 de marzo de 1B58 y 
tallecí ó ei 29 de septiembre de 1913 mientras 
se dirigía a Inglaterra en el buque “Dresden”, 
al caer accidentalmente al mar. Pertenecía a 
una familia modesta y sus padres no podían 
costearle estudios superiores, pero por su ca¬ 
pacidad y dedicación al estudio ganó varias 
becas y logró ingresar en la Universidad Técni¬ 
ca de Munich, En 1878, cuando contaba 20 
años, anotó en uno de sus cuadernos uno de 
los principios fundamentales de su motor. Por 
entonces, la gran novedad la constituía el mo¬ 
tor creado por Otto (motor de combustión in¬ 
terna o de explosión), al que Diesel propuso 
importantes reformas. Sin embargo, sólo pudo 
imponer sus ideas con mucho tesón. En 1893 
presentó una memoria titulada “Teoría y cons¬ 
trucción de un motor térmico racional destina¬ 
do a sustituir la máquina de vapor y los demás 
motores conocidos actualmente"’. Tras mu¬ 
chos esfuerzos logró que Importantes firmas 
se interesaran por sus trabajos, como la env 
presa Kiupp, que adquirió sus patentes. 













































colocados ífetrái de los ojos que les sirven para aspirar 
agua y, por lo Lanío, respirar cuando están scmienlerra¬ 
dos- en el fondo arenoso o fangoso. 

Adcrritm, por lü general, poseen do-s maxilares pro¬ 
vistos de abundantes dientes, dispuestos en varias fitas 
sucesivas, de modo que cuando se gastan los de adelan¬ 
te son sustituidos por los de atrás. Finalmente, Eos pe 
des canilHginosos carecen de vejiga natatoria, Un diga- 
do desmesuradamente desarrollado, rico en aceite, la 
reemplaza, asegurando la notabilidad, Se acoplan du¬ 
rante el periodo de celo y Ea Fecundación es interna, y 
pueden ser vivíparos i nacen ya completamente desarro- 
Liados) u Ovüvmpatt» (nacen de huevos), 


camas, sino dentículos cutáneos recabiertos por una 
capa de esmalte. Esas formaciones aparecen muy lun- 
tas unas a otras y sus puntas se orientan siempre hacia 
otrSa, lo que hace que la piel produzca ai lacto lo ¡m 
presión riel papel de lija. Si no se disponen de esa nutrie¬ 
ra, como en el caso de l¡Ls ray:Ls, están sustituidos por 
grandes aguijones,, dispersos o enfilados irregulamtenic 
en el cuerpo del animal. 

Son peces cartilaginosos los lihurones, los ya citadas 
nayas y las quimera*, Se calcula que chisten aprosima- 
damcnlr quinientas especies v¡Vü. cuyút rasgo i domi¬ 
nantes son los siguientes: hocico alargado, hora abierta 
tiuiuversalmente en la cara ventral del cuerpo (acierta 
distancia del extremo anterior del rostro), orificios 
branquiales con m sin üpércutosy cspiráculrts 11 orificios 


' \ r .--: DAPTADOS para vivir en el mar, los pe- 

j%¿j tea cartilaginosos so desarrollaron en un 
camioizo en aguas dulces o salobres. Asi 
lo prueban los restos fósiles de especies 
extinguidas hace m uchísimos millones de años. Se dife¬ 
rencian del Otro gran grupo de peces, los óseas', precisa¬ 
mente por tener el esqueleto consl ¡ruido exclusivamen¬ 
te por cartílagos. Sólo en ciertas ocasiones Ea caja cra¬ 
neana y la columna vertebral aparecen reforzadas por 
depósitos de sales calcáreas, Pero no se trata de tejidos 
óseos propiamente dichos. fi] no poseer huesos hace 
que .sus aletas sean carnosas, lü suficientemente rígidas, 
sin embargo,, como para no plegarse, y esto constituye 
una característica que los diferencia de los peces óseos. 
Otro de los caracteres distintivos es que no poseen cs- 


Los tiburones, las rayas 
y las quimperas son peces con 
eü-quü'oiQ cartilaginoso y no 
6$ó6, como la mpy&r¡d de 
estos vertebrados. Se conocen 
nnea 500 especies y habitan 
nuestro pianola cosco maco 
350 millonea de &Ao&. Se cree 
que en épocas remotas su 
tarnajfto era mucho mayor que 
en la actualidad 


LOS “DEVORADORES DE HOMBRES' 1 

La fama de "decoradores de hombres" que tienen 
los tiburones es bastante exagerada. Si bien es cierto 
que existen especies como la de los rió tirones tigres o 
det género Carchanífitm, temibles por su ferocidad, el 
peligro que representan es mucho menor del que se 


Manta 


Pintarroja 


Tiburón boreal 


Peí marilllp 


Peí sierra 


Tiniorar* 


Raya rayada 


Tembladera 


Raya picuda 








I'VTI 

*<Wr* 


















Los caflgr&joa, 

peesowra, 
pequeños 
crusl Acera, 
eicóiera, 
constituyan a* 
principaí 
alimento de las 
tayas 


La raya común 
tiene el hocico 
con lórTrte de 
ángulo obl uso 
y el dorso es! a 
erizado de 
fueres 
agui|QBBa 


Huewo de raye (e la 
Izquierda). Huevo 
tte pintarroja entra 
algas (a la dese¬ 
che) Én te primave¬ 
ra, íes de 

pintarraja ponen de 
13 a 20 huevo# en¬ 
cerrados en cápsu¬ 
las córneas que se 
lijen a Le vegeta¬ 
ción por loa fila¬ 
mentos de eus tx- 
iramoa 


A lo izquierda Arco branquial dél llpurón ¡Femado peregrtro A ¡a cía ro¬ 
che: Parta do la cabeza don ¡Jo se veo las bf anquí ns Esta tiburón midn 
unos lñ rr-atrcs do larg* y ptíáa unos 4.000 Kilos, pwo no m poiigícso 
pues se alimenta de plancton, 



La mand.'Pule del 
tiburón está rodeada 
pOr dientas, y 
cuando caen los 
delanteros, lea da la 
s«GunííB fNa ocupan 
su lugar. 


piensa, Aun la limorera, especie que vive en alia mar, 
no es tan voraz como se dice. 

Lo que ocurre es que su tamaño, forma y rapidez de 
desplazamiento (como en el caso del peregrino, por 
ejemplo, que llega a medir hasta doce metros de largo y 
nadíi velozmente) asuman y obligan a tomar precaucio¬ 
nes. I.a prevención dcsapareccria si £C supiera qtlc íl 
pe? se :ilímenla de plancton, como algunos cetáceos. 

Otros tiburones son el marrajo de Comunilcs, de res¬ 
petables proporciones y peso, que caza arenques y ca¬ 
ballas cerca de le superficie de las aguas, la que prefiere 
[a diferencia de otros congéneres) para vivir. 

Un cutí oso ejemplar es el pez zorro, cuya aleta cau¬ 
dal posee el lóbulo superior estraordinariártiL-mc de- 


186 



B g-Jimídesun litseón líe pequeño tamaño, pues mine unmebó de icogilud yp¡s 
la especie más dirundtoa so el Aü&ntlM Mofle. Cada una de ¡as dos atalas 
doreate* va procedida por una glándula venenosa que usa contra ira enemigos. 


sarrollado. Puede medir hasta seis maros j- pesar me¬ 
dia tonelada, tirando ha descubierto a sus presas, ini¬ 
cia el ataque describiendo círculos alrededor de ella- 1 ', 
cada vez mis cerrados, batiendo la larga cola. Las asus¬ 
tadas victimas estrechan filas, en el colmo del miedo, y 
el per zorro, entonces, puede devorarlas rodas juntos. 

tíl pez. galludo es uno de los que viven pegados al 
tondo, a poca o mucha profundidad, lis relativamente 
pequeño, Constituye I» especie de tiburón más difundi¬ 
do en el Atlántico Norte. El negrito rqac en el vientre 
tiene órganoi fosforescentes), la pintarroja, el formida¬ 
ble tiburón, boreal y el pez ángel (rayifarme, con gran¬ 
des alelas pccl orales) son otros buenos ejemplos de la 
especie, variada iwr naturaLeza. 

HABITANTES DE LAS PROFUNDIDADES 

Las rayas se reconocen por el cuerpo aplastado, de 
forma romboidal en .su mayor parte, su armadura de 
aguijone* y cola larga y delgada, Viven en el fondo del 
agua ;■ sólo se acercan a las coitas en la época del celo. 

La forma de disco et el resultado de En unión por dc- 
Iarrie y por detrás de Las nietas pectorales, que son muy 
grandes. La cola posee también yus alelas, por lo co¬ 
mún dos. La boca y las aberturas branquiales están si¬ 
madas en la caía ventral, mientras que los ojos ¡rloscs- 
piráeulós lo hacen en la dorsal- be alimentan de peces* 
cnjíUAL-oüs y moluscos, que trituran can sus hileras de 
dientes. 

Las más noiablís son la tembladera, que debe su 
nombre 0 las órganos electrógenos que posee e los la- 


l_a tremi&lga es una tayá do la lamHta de l^s torpedos. Se 
carácter,¡da por lonor dos órganos eléctricos colocados 
iat&raEmenie en la reglón ajilerto cM disco que el anlmat 
emplea como arma defensiva. 



dos de la cabeza, algo asi como pitas eléctricas que la 
hacen temblar ál sct Locada y descargar, para su defen¬ 
sa, hasta 220 voltios; la radiada, con hocico formando 
ángulo obtuso y fuertes aguijones en el dorso; la filias, 
reconocida por las aletas pectorales redondeadas; La 
no riega, taya particularmente carnívora; la cardadora, 
la blanca, la picuda y la chucho; esta última con una 
fuerte espina de bordes Aserrados, muy venenóse, im- 
pl ant Lid:i más o menos en la mil ad de la cala (tarar [cris- 
tica de la defensa de muchos de estos animales, lo que 
Les hace peligrosos). 

UN GRUPO APARTE 

Si bien pertenecen a la división de los cartilaginosos, 
las quimeras forman un grupo aparte dentro de ellos. 
Son las únicas que poseen las cuatro aberturas Ibian- 
unióles recubiertas tror un opérculo. 

La palabra quiere decir, en griego., animal fabulo¬ 
so, y real mente presentan un aspecto contrahecho 
que llumu la atención por su composición (un apén¬ 
dice móvil sobre la l rente, aletas cíe apariencia mem¬ 
branosa, cabeza deforme, cola prolongada en un lar¬ 
go Filamento), 

De Jos peces cari Hj&gmosas son los únicos que presen¬ 
tan la piel desnuda, comes la quimera llamada borrico. 
También en este rcprcvenLinte del grupo se nota la prc- 
senda de una fuerte espina venenosa, de bordes denta¬ 
dos, que sobresale del borde anterior de la primera ale¬ 
ta dorsal. 

Fl mro anunal mide haitfl 1,20 m y tos ejemplares 
mejor desarrollados pesan un cuarto de kilogramo- 
Su hilado, i a n crecido que representa un tercio del 
rota'l del bicho, proporciona un acciu- Jl- eficiente 
validad. 





Et tizón e$ 
un pez 
dar; lag ncao 
que mtae 

ADrO^IfTlLldájTl&ntÉ} 

2 metros Cta largó 
pero no c*s 
poligrpsó- 
pues so alimenta 
de plancton. 


A fa izquierdo: 
Dtaritft de cazón. 
A ta derecha: 
Dientes de 
tintorera 

cOb una 
sola punta 
y el borde 
abarrado 








167 































» 




i 






La estatua del Cristo 
Redentor que se levanta 
en la cima del cerro 
Corcovado, en Río de 
Janeiro, Brasil, extiende 
sus brazos protectores 
sobre esta ciudad 
donde todo (el mar, los 
cerros, la vegetación, 
los edificios) se une 
para hacer de ella uno 
de los lugares más 
hermosos de la Tierra, 


L Corcovado es un cerro de 704 metros que 
se yergue muy cerca de Rio de Janeiro, Bra¬ 
sil, y desde cuya cima se puede apreciar uno 
de los más atractivos espectáculos del mun¬ 
do: la ciudad, el cerro Pan de Azúcar, la península y 
la bahía de Guanabara. Este panorama adquiere pro¬ 
porciones fantásticas en horas de la noche, cuando se 
ven las luces de Río de Janeiro, la ciudad que se ex¬ 
tiende a lo largo de ISO kilómetros de suaves playas de 
tibias arenas. 


€1 Crtéto &ebentor bel Corcopa tío 
















































Allí, en la cúspide del cerro Corcovado, se levanta 
una monumental estatua de Jesucristo, que representa 
at Redentor con los brazos abiertos, en cruz, como que¬ 
riendo amparar en un abrazo el mar, la montaña y la 
dudad. 

¿POR QUÉ RÍO DE JANEIRO? 

□ícese que el explorador portugués Gonzalo Coelto 
(o Coelho), contemporáneo de Colón, Llegó en un 
mes de enero del siglo XVI a una bahía cuyas aguas 
creyó que eran la desembocadura de un río- Y díce- 
sc también que a ese supuesto río le puso el nombre 
del mes en que lo había visto, y que por eso el lugar 
se denominó Río de Enero (es decir, Río de Janeiro 
en portugués). 

Lo cierto es que —ya no es leyenda, sino historia— 
el L° de marzo de 1565, Estacio de Sa fundó al pie 
del Pan de Azúcar la villa de San Sebastián de Río 
de Janeiro (Sebastián era el nombre del entonces jo¬ 
ven rey de Portugal —nieto de Carlos V—, quien, fer¬ 
viente católico, moriría en 1578 peleando contra 
los moros). 

Esa dudad —que más tarde se trasladaría a la colí¬ 
na llamada Morro de Gástelo—, entre cuyos cerros 
se encuentra el Corcovado, llegaría a ser la capital 
del Brasil, en sustitución de Bahía, desde 1762 has¬ 
ta 1960, cuado fue reemplazada por La moderna dudad 
de Brasilia. 

LA IDEA DE LA ESTATUA 

Isabel, la hija del emperador Pedro lí, quedó como 
regente del entonces imperio dei Brasil, mientras su pa¬ 
dre se encontraba en Europa, allá por el año 1888. Esta 
circunstancia fue aprovechada por Isabel para promul¬ 
gar la ley de abolición de la esclavitud (al año siguiente 
el emperador, su padre, fue obligado a renunciar al tro¬ 
no, proclamándose la república). 

Parece ser que durante la regencia de Isabel surgió 
la idea de erigir una monumental estatua de Cristo en 
lo alto del cerro Corcovado, pero no prosperó debi¬ 
do a los momentos difíciles por que atravesaba el país 
en lo que a la política se refiere, pues las ideas de¬ 
mocráticas y republicanas habían comenzado a circular 
profusamente por el país. 

Sin embargo, la iniciativa volvió a actualizarse cuan- 
do se aproximaba la fecha del centenario del Grito de 
Ypiranga, es decir, del día 7 de septiembre de 1822, en 
que Pedro, el primogénito de Juan VI de Portugal, 
proclamó la independencia dd Brasil y declaró su com¬ 
pleta separación de Portugal, 

SE LLAMA A CONCURSO 

El acontecimiento debía ser celebrado con actos con¬ 
memorativos que fuesen inolvidables, y, lógicamente, 
una estatua del Redentor seria perdurable. Se llamó, 
pues, a concurso de ideas y proyectos, correspondíén- 
dolé la adjudicación al ingeniero y arquitecto Héctor 
da Silva Costa (a éste se le recuerda también por ser el 
autor de los monumentos a don Pedro II y a Pastcur, y 
del mausoleo del barón de Río Graneo). La parte artís¬ 
tica —la estatua propiamente dicha— estuvo a cargo 
del escultor francés Paulo Landowski. 

Si bien inmediatamente se comenzó la obra —que se¬ 
ria totalmente de cemento armado— t ella pudo ser 
inaugurada sólo el día 32 de octubre de 193 L El costo 
total fue de 2.500.000 crucetros, suma que fue financia¬ 
da medíame el espontáneo aporte popular y con ayuda 
del gobierno. 



MEDIDAS FUERA DE LO COMÚN 

La estarna del Cristo Redentor que se alza en la cima 
del Corcovado mide 30 metros de altura y pesa 700 to¬ 
neladas. Descansa sobre un pedestal de 8 metros de al¬ 
tura, que pesa 500 toneladas. 

La cabeza del Salvador (cuyo rostro barbado y beatí¬ 
fico conmueve) tiene una altura de 8 metros y pesa 30 
toneladas. Cada brazo pesa 80 toneladas, y cada mano, 
8 toneladas. Se trata de una obra monumental y piado¬ 
sa, que ha sido colocada en un lugar estratégico como 
corona de una maravillosa dudad. 


En el círculo en 
blanco se ve la 
estatua del 
Cristo Redentor 
en la cima del 
Corcovado, que 
domina Río de 
Janeiro y la 
bahía de 
Guanabara. 



En 1931 se 
inauguró esta 
gigantesca 
estatua, que 
mide 38 metros 
de altura. El 
rostro sereno 
de Grísto y sus 
brazos abiertos 
son todo un 
símbolo, tal 
como lo quiso 
su autor, el 
escultor 
francés 
Landowski. 


189 






















Ssbbb»Í RECUENTEMENTE, un considerable nú* 
mero de consultas que recibe el medico ex- 
tjll presan la preocupación de los padres por el 
|||^1|§§ P 0c0 apetito de sus hijos, en especial de los 
pequeños y menos a menudo de los adolescentes. 
“ i Doctor, recete unas vitaminas al niño para que co¬ 
ma!” “¿No estará débil mi hijo? ¡No come nada! 1 ' 
“¿Qué puedo hacer para que coma mí pequeña?". 

Estas ingenuas expresiones y otras más lamentables 
{“¿Por qué, a pesar de que lo entretenemos y le ofrece¬ 
mos golosinas, Mario no toma la sopa?" "¡Por más 
que le peguemos, se niega a comer,*., cierra la boca..., 
escupe los alimentos!") son el exponente de dificulta¬ 
des en las relaciones familiares que hacen crisis o se ex¬ 
teriorizan de esta manera. 


ANALICEMOS POR PARTES 

La falta de apetito (anorexia, para los médicos) es un 
síntoma presente en múltiples enfermedades, no sólo 
del aparato digestivo sino de otros órganos, enfermeda¬ 
des generales y aun de causa psíquica, y su duración 
—corta o larga— coincide con el tiempo que dura el 
proceso; sin contar con que, no pocas veces, la supues¬ 
ta anorexia es sólo la ansiedad de los padres por ver 
gordito al niño, quien no come la cantidad que sus 
padres pretenden. De esta manera, ante un pequeño 
inapetente debe establecerse, en primer tugar, si pade¬ 
ce alguna enfermedad que explique el síntoma de la 
an orexia* 

Es de rigor entonces pesar al pequeño y medir su 
talla para comparar con los promedios habituales de 
edad, sexo, grupo étnico y lugar en que vive. Un va¬ 
lor normal de estas cifras no dirigirá la investiga¬ 
ción posterior hacía el niño, sino hacia la ansiedad que 
viven sus padres o al medio familiar que les rodea; tíos, 
abuelos y otros. 


CAUSAS ORGÁNICAS DE INAPETENCIA 

Cuando en el niño ocurra realmente una disminución 
de peso, de la talla y aun del estado general, así como 
también cuando el niño, que era sano y normal, ha de- 




V 










Br 





* 


























jado de comer recientemente, hay que buscar la posible 
enfermedad que le provoca la inapetencia* 

En niños muy pequeños. Son inapetentes los prema¬ 
turos, los que tienen alteraciones del sistema nervioso 
por dificultades en el parto, los que padecen infeccio¬ 
nes contagiadas en el seno materno, los que presentan 
anomalías congénitas. También, los que padecen de al¬ 
guna infección aparente o apenas manifiesta, como an¬ 
ginas, resfriados, otitis, adenolditis, infección urinaria, 
bronquitis, diarreas, supuraciones de la piel, inflama¬ 
ciones de la boca, etcétera. 

En los niños más grandecitos. Las enfermedades 
infecciosas habituales: sarampión, parotiditis, escar¬ 
latina, etc.; las infecciones de las vías respira!orias al¬ 
tas (sinusitis, anginas, etc.), o bajas (bronquitis, as¬ 
ma, neumopatías); la primoinfección tuberculosa 
frecuente en las ciudades; las leucemias, anemias 
y otras graves enfermedades, así como pequeñas ca¬ 
rencias vitamínicas provocadas por una incorrecta 
dieta familiar, 

Un buen examen médico diagnosticará la causa. 
Su tratamiento, curando la enfermedad, mejorará 
el apetito. 

CAUSAS FUNCIONALES 

Cuando después de un concienzudo examen físi¬ 
co, corroborado por el pertinente estudio de labora¬ 
torio y radiológico, el médico se convence de que el 
pequeño no presenta enfermedad orgánica en acti¬ 
vidad, debe dirigir su atención hada las relaciones 
del niño con sus padres y su medio familiar y a veces 
su comportamiento escolar. 

Así es factible comprobar que suele tratarse de niños 
nerviosos, malhumorados, generalmente hiperactivos, 
que se mueven constantemente, tocan lodo y hacen 
oídos sordos a las recriminaciones constantes, pero sin 
convencimiento ni aplomo de sus padres. 


LOS PADRES EXIGENTES 

La libertad, por supuesto bien entendida, es una ne¬ 
cesidad aun para los niños, y cuando sus padres les im¬ 
ponen un ritmo preciso, invariable, severo, de hora¬ 
rios, clases, salidas, comidas, etc., y los reprimen cons¬ 
tantemente con el “no hagas esto”, “no toques aque¬ 
llo”, “no salgas ahora”, la respuesta habitual suele ser 
el rechazo a lo que pueden: a comer, a controlar sus es¬ 
fínteres, a evacuar el intestino. Son niños que vomitan. 




La Inapetencia infantil 
puede obedecer a 
múltiples causas, 
muchas de ellas de 
índole psicológica. 
Entre ellas, la ansiedad 
y aun la angustia que 
provoca la llegada del 
nuevo he riman! to. 



orinan en la cama, no comen, o cometen otras irregula¬ 
ridades “aunque se les corríja severamente”. Bien vale 
que los padres aprendan esta lección. 

OTRAS CAUSAS PSICOLÓGICAS DE ANOREXIA 

El nacimiento de los hermanhos, sí es mal encarado 
con inútiles y largas explicaciones de los padres, o 
con mentido cariño súbito por él, o con sentimientos 
de culpa, desemboca en los celos y provoca rebeldía y 
anorexia. 

En el mismo sentido actúan las exigencias escola¬ 
res desmedidas, los excesos de deberes y tareas, la 
alteración de los horarios de juegos y desórdenes 
en la alimentación. 

Otros graves conflictos para el pequeño son la sepa¬ 
ración de sus padres, la crianza por extraños, la interfe¬ 
rencia de sus abuelos, educados con cánones de gene¬ 
raciones anteriores alejadas. Casi lodos estos pe¬ 
queños suelen desembocar en la inapetencia más o me¬ 
nos marcada. 

¡QUÉ HACER! 

Sí el examen del caso arroja el diagnóstico de una en¬ 
fermedad orgánica infecciosa, neurológica, etc., el tra¬ 
tamiento de la inapetencia es el de aquélla, Pero s¡ se 
trata de una anorexia con origen psíquico, el enfoque 
debe estar dirigido a corregir las alteraciones de las re¬ 
laciones familiares, a tranquilizar la ansiedad del gru¬ 
po, a reeducar al niño y a los padres. 

Para los casos más severos estará indicada la in¬ 
tervención de un neuropsíquiatra con experiencia 
pediátrica. Para los menos graves o incipientes, 
lo adecuado será la consulta con un psieopedagogo 
competente. 

Las modificaciones de la conducta familiar se dirigi¬ 
rán a permitir libertad al niño, pero encuadrado dentro 
de horarios claros de comidas, estudio y juegos. Dejar 
a su libre criterio La cantidad de alimentos que quiera 
ingerir, pero con sólo cuatro comidas de horarios regu¬ 
lares y entre comidas solamente agua. 

Otra cosa muy importante es tener presente que la 
hora de la comida es un momento de amena reunión fa¬ 
miliar, sin problemas ni ansiedad y dejando para más 
tarde los dramas y las recriminaciones, que sólo agudi¬ 
zan el mal. 


También pertenecen a la 
categoría de niños 
inapetentes los 
sometidos a excesos de 
enseñanzas, es decir que 
además de ir a la 
escuela se les envía a 
aprender danzas, música, 
idiomas, deportes, etc. 


^ i? 



Otra conducta 
neurótica familiar 
suele ser la sobre¬ 
protección, Los 
padres desean 
mantenerle inmóvil y 
el niño reacciona 
tratando de defender 
su yo, negándose a 
todos los requerí 
míenlos, aun a comer. 





































1ÓGENES, el famoso filósofo griego que 
enseñaba el renunciamiento de iodo lo su¬ 
perfino y andaba descalzo t cubierto sola¬ 
mente con una túnica, se dirigió un día a 
una fuente a beber agua, llevando su escudilla, Al incli¬ 
narse, vio que un niño, que se le había adelantado, be¬ 
bía con las manos, juntando las palmas. Entonces rom¬ 
pió el recipiente, diciendo que no lo necesitaba más, y 
en adelante imitó al niño. El sabio vivió entre los años 



i 


413 y 323 a, de J.C 


192 




























Sobre tas montañas elevadas del planeta existen 
mantos de nieve que permanecen allí, durante todo 
e! año, tanto en verano como en invierno. Son ias 
denominadas nieves persistentes o perennes. La 
5 superposición de estas capas nivosas a través del 
tiempo sepultarían tas montañas bajo un espeso 
manto blanco; ello no ocurre porque ta naturaleza 
reguta estas acumulaciones y posee sistemas de 
descargas eficacísimos, ios aludes y los glaciares. 



















El glaciar es una masa de hielo 
acumulada en las regiones 90 
lares y en las altas montañas 
que se desplaza lentamente ha¬ 
da las zonas Inferiores como 
formando ríos de hielo. A su pa¬ 
so arrastra rocas y arena que 
forma lo que se llama morena. 
En las pendientes el hielo cava 
la roca y forma circos glaciares. 


Existen diferentes tipos 
de glaciares según sea 
la superficie y forma: 
1) los glaciares de mon¬ 
taña, que comprenden a 
su vez: a) los glaciares 
de valle, con el aspecto 
de un río inmóvil; b) los 
glaciares de circo, carac¬ 
terizados por carecer de 
lengua glaciar; c) los gla¬ 
ciares de casquete, que 
cubren las cimas redom 
desdas; d) los glaciares 
suspendidos, colgados 
en la saliente de una alta 
montaña, y 2) los glacia¬ 
res polares o continenta¬ 
les, que cubren la Antár¬ 
tida, Groenlandia, etcé¬ 
tera. 




A nieve es una precipitación de hie¬ 
lo cristalizado que proviene de la 
congelación del vapor de agua at¬ 
mosférico. Cae con mucha más fre¬ 
cuencia en las altas latitudes y en las monta¬ 
ñas que en las llanuras de las regiones tem¬ 
pladas. Cuando llega el verano, por efectos 
de los rayos solares, de la lluvia o de los vien¬ 
tos, la capa nivosa de la superficie se funde. 
Pero no se funde completamente, de manera 
que, a la llegada de los fríos invernales, otra 
nieve se sobrepone a aquella que no ha teni¬ 
do tiempo de derretirse durante la estación 
estival anterior, y el terreno permanece siem¬ 
pre cubierto. 


EL LÍMITE Y SU VARIACIÓN 

El límite de las nieves persistentes va¬ 
ría muchísimo y está supeditado a la latitud 
y a la altura. Así, desciende hasta el nivel 
del mar en las regiones polares y se halla 
situada a tanto mayor altura cuanto más 
cercana al Ecuador está la montaña, esto 
es, se eleva en las regiones más cálidas de 
la Tierra. 

En la Antártida, la zona más fría del pla¬ 
neta, tiene, naturalmente, el límite más bajo 
de las nieves perennes: el nivel del mar. 

En el Ártico, menos frío que la Antár¬ 
tida, varía de 50 a 500 metros, según las 
regiones. 

En Groenlandia el límite oscila entre los 
1.000 y los 1.100 metros. 

En Europa las alturas difieren según las 
zonas donde se hallan situadas las elevacio¬ 
nes montañosas. En la cadena Alpina se re¬ 
gistran límites diversos, desde 3.200 metros a 


3.000 en los Alpes Centrales y hasta 2.500 en 
los Alpes Orientales. En Escandinava se 
mantiene dentro de los 1.000 metros. 

En Asia, en la cadena del Himalaya, la lí¬ 
nea de las nieves llega a los 6.000 metros de 
altura, ¡Todo un record! Pero no es unifor¬ 
me, y hacia la vertiente indostánica desciende 
a casi 4.000 metros. 

En la cadena del Cáucaso la altura es por 
¡o general de 3.500 metros. En América se re¬ 
gistran también profundos desniveles por la 
variación de climas. En Alaska, región extre¬ 
madamente fria, la altitud es de 1.100 me¬ 
tros. En la cadena Andina se dan marcas 
opuestas: en los Andes patagónicos baja has¬ 
ta 600 metros; y en los Andes peruanos as¬ 
ciende bruscamente a 5.500 metros, por su 
proximidad con los trópicos. 

En África, a pesar de su clima tórrido, 
existen montanas con nieves residuales. En 
los grandes macizos de ia zona ecuatorial, 
donde se encuentra el Kilimanjaro, la línea 
oscila entre los 4.5QO y los 5,500 metros. 

LOS ALUDES Y GLACIARES 

Es así como, año tras año, las montañas de 
la Tierra van acumulando nieves en su cima y 
en las altas laderas. Por lógica, estas capas 
tendrían que tender a espesarse con el paso 
del tiempo, hasta formar monumentales mo¬ 
les blancas capaces de sepultar a las forma¬ 
ciones montañosas más formidables. No obs¬ 
tante, para evitar este peligroso desequili¬ 
brio, la naturaleza tiene en sí una respues¬ 
ta eficacísima con la que periódicamente 
pone las cosas en su lugar: los aludes y los 
glaciares. 


194 










El alud es una masa de nieve que se de¬ 
rrumba de las alturas con violencia. Su ac¬ 
ción morfológica se realiza frecuentemente 
en barrancos por los que, en verano, bajan 
aguas torrenciales. Como misión de descar¬ 
ga, evacúa millares y millares de toneladas de 
nieve en pocos minutos. 

El glaciar, llamado también helero, neve¬ 
ro o ventisquero, está constituido por 
una corriente de agua helada formada por 
l la acumulación de hielo en las montañas. 

Tiene su cuenca de alimentación en la par- 
I te más alta de su curso; su parte media se 

[ denomina valle o lengua, y el frente es don- 

de termina el glaciar. A semejanza de los 
ríos, cuenta con varios afluentes o len¬ 
guas, Su movimiento es distinto según sus 
diversas partes, siendo su velocidad máxima 
la de su centro, razón por ia cual se forman 
grietas en su superficie. Esto ocurre general¬ 
mente en los ventisqueros alpinos; el escandi¬ 
navo ofrece grandes extensiones cubiertas 
por nieve y neviza que se desparraman en to¬ 
do sentido formando lenguas en profundos 
valles. 



Los glaciares descienden hasta muy por de¬ 
bajo de las nieves eternas y transportan, valle 
abajo, enormes cantidades de nieve converti¬ 
da en hielo, que luego se derrite y alimenta a 
los ríos y sus afluentes. 

Sin estas descargas inmensas que realizan 
los glaciares y los aludes, las capas de nieves 
ya habrían casi sepultado a las montañas más 
altas de la Tierra. 


Los glaciares a! despla¬ 
zarse en el transcurso de 
los siglos fueron desgas- 
tardo los terrenos y for¬ 
mando valles caracterís¬ 
ticos de fondo plano y la¬ 
deras muy pronuncia¬ 
das, Por ello los glacia¬ 
res, como el agua, el 
viento, etc., son agentes 
de erosión. 






Circos glaciares 


Lenguas glaciares 








% 


Grietas y serac 


• -i 


Nevero 





















Ha toxoplaámositó: 

¿Una cnftrmeimti 
be moba ? 

r _ ■ ' A presencia dt ganglios- agrandados en el 
/|T :í{\ cuello» que se pueden ver y tocar, es un íe- 
'■ nómino común en casi todas las edades, 

-'■• ^y e 7 r - pero permanentemente está rodeado de un 
gran temor por el significado peligroso, grave o, cuan¬ 
do menos, misterioso que tiene. Sin embargo,, aunque 
aún recta mucho por conocer de las afecciones que en¬ 
globan n los ganglios (miélicos, La mayor parte de las 
veces no suelen tener otro sentido que la gran actividad 
defesiv» que, denuo de ellos, se produce frente a infec¬ 
ciones de la garganta, nariv. senos de la cara, piel de la 
cabera, dentadura,, etcétera. 

En los últimos ¡ifios entró lambién eri consideradón 
del médico, para el diagnóstico diferencial de estos 
agrand amientas gangltenores, una enfermedad. sino 
nueva, por lo menos muy poco conocida por el públi¬ 
co: la tosoplasmosis- 

EL TOXOPLASMA E5 UlSl PARÁSITO 

Hace muchos años, en la década del 40, el doctor 
Wolr descubrió Id presencia de un parásito semilunar, u 
ovalado, en las células de los ganglios linfáticos agran¬ 
dados de jóvenes y adultos y en su expectoración, que 
resultó ser ci mismo descubierto poco antes, e« IMS. 
por los investigadores Cowen y Píúge en las células de 





un niño con encefaíomtelilis muy grave i el Toxopiosim 
gondit 

Se trata de un organismo microscópico unicelular, 
semilunar, uval a con furnia de pera, de 4 a 7 microncs 
de largo por 2 a? micrónes de ancho, que sólo puede 
vivir y reproducirse dentro de las células vivas de ani¬ 
males superiores, como cerdos, vacas, perros, gatos, 
ratas, ratones, pollus y también el hombre, 

Se desarrolla predominantemente en los ¡ejidos ner¬ 
vioso. linfático,, pulmonar y platentarlo, en cuyas célu¬ 
las se reproduce formando acúnrutos llamados pseudo- 
quisies, de has La 150 micrónes de diámetro, que suelen 
contener varios miles de cuxuplasmas que. al romperse 
el quiste, pasan a la sangre y atacan a nuevas células. 

¿CÓMO LLEGA HASTA LAS CÉLULAS HUMANAS*? 

La enfermedad puede sercorgénita o adquirida. Es 
ctmgértila cuando el tosoptasma pasa al embrión a tra¬ 
vés de la plateota¡, un cmí.- caso provoca hidrocefalia 
(excesiva presión del Liquido cefalorraquídeo cu el crᬠ
neo), ceguera, muerte Fetal, o puede revelarse tardía¬ 
mente bajo la forma de encefalitis, o menlngoencefalitis 
grave, mortal, del lactante. 

En otros casos, h infección del embrión es muy tar¬ 
día, casi prenatal y leve, con lo cual la enfermedad sólo 
se revela en edad más avanzada, como en los formas 
adquirí das. 

1,9 forma adquirida, que es la más común, es desen¬ 
cadenada por la ingestión de carnes crudas, poco coci¬ 
das. o fiambres mal salados, de los animales infecta¬ 
dos. No se descarta l a posibilidad de que rain bien exista 
algún insecto vector. 

CUÁNDO SOSPECHAR DE LA ENFERMEDAD 

El niño o joven infectados suelen presentar un cua¬ 
dro febril de corta duración, aveces acompañado o se¬ 
guido dr reacción urticariana de la piel, o alguna trata¬ 
ción fugaz de pequeños punios toJos. Es común cierto 
estado du quebrantamiento general e inapetencia; poco 
después aparecen pequeños ganglios, a veces doloro¬ 
sos. cu el cuello, tatuó bajo la mandíbula como en los 

El To-JTOp/asma gondif es un quiste cerebral. Este 
microorganismo se de&aríoiFa iirodomin&jUomeriio an 
le|¡dos nerviosos, imfállcos, pulmonares, y se reproduco 
(armando actimulus llamados pseudoqulates. que suelen 
contener varios miles de tojfoplesmas que, el rómpante 
el quiste, pasan a la sangre y atacan a nuevas células. 


lados a iodo lo largo y aun en la región de ía nuca. £ín 
angina que tos explique. No es raro, también que se in¬ 
flamen crt las axilas O ingles, 

Algunas veces suelen presentarse cuadros neumóni¬ 
cos o bronquiales con fiebre, tos y expectoración, en 
cuyo material puede aislarse el loxoplasma, Más rara¬ 
mente se presentan dolor de catata y alteración leve o 
grave de las meninges, 

EVOLUCIÓN 

Luego de varias semanas en que persisten el agranda- 
micnto ganglsonar, la inapetencia y ia desgana, todo 
vuelve a la normalidad, pero la enfermedad continúa 
latente. Ante cualquier disminución de las defensas dd 
individuo por enfriamiento, resfriado, anginas, dia¬ 
rreas, u oír# enfermedad, vuelve a presentarse el cuadro 
frebríl-ganglionar, es decir que tiene una evolución cró¬ 
nica y persistente. 

Esta afección, que puede exacerbarse también en Eos 
primeros tiempos dd embarazo en una joven mujer, es 
un n de las causas de i aborlci rspont an cu: cuando sé 
presenta dentro de tos 4 primeros meses, se le atribuye 
11 nu parle de lóS nacimientos de niFLcjy muertos, 

PODEMOS ASEGURAR EL DIAGNÓSTICO 

Asi tomada In enfermedad, es sólo un cuadro clin ico 
de cuyo diagnóstico n<3 e$tamo$ seguros, a menos que 
pudiéramos aislar el loxoplasma, cosa que se logra 
biopsiandu algún ganglio inflamado o estudiando la ex¬ 
pectoración de los padcnles con problemas respira! o 
rios lo rúa antes. 

fsin embargo, en los últimos años, Sabin y Fridman, 
que lian contribuido mucho al conocimiento de la biú 
logia de la enfermedad, idearon una reacción que lleva 
su nombre y que consiste en un tof .serológLco, muy po¬ 
sitivo, que permite descubrirla infección V, pürsLi efec¬ 
tividad, sospecharlas formas latentes. 

CÓMO PREVENIR LA INFECCIÓN 
Y CÓMO TRATARLA 

L¡ls medidas preventivas posibles sur» aún muy l¡mi- 
i actas, acordes con nuestro Incompleto conocimiento 
del ciclo hiológieü dd parásito, ¡ ál vU la más impor¬ 
tante sen sospechar ante todo cuadro gtmglionar febril 
persistetitL’ que- carezca de angina clara y no repercuta 
en la sangre, como las leucemias. 

S¿ sabe que In ittféCClórt puede ser causada pür la in¬ 


gestión de carnet crudas o mal saladas: entonces deben 
consumirte carnes bien cocidas y Hambres 4c marcas 
reconocidas, por su escrupulosa preparación. 

Serla Útil Ja persecución de ratas y ratone*, que tuc- 
lett estar afectados: con los perros y, especialmente, ga¬ 
tos domésticos se deben tener estrictos cuidados: perió¬ 
dico coiilrol veterinario, alejarlos de los alimentos bu- 
manos, neutralización de sus deyecciones y evitar su In¬ 
ri nto y frecuente contado con los niños. 


El foxeptes/na gondt¡ 
sólo puedo vivir y 
reproducirse dentro 
do iss oétutes mas 
de animales 
superiores, como 
cerdea vacas, perros. 
gatos, ratones. pollos 
y Míes humanos, 



En los últimos ,,rios 
en lió en coitsltleracíón 
del médico para a¡ 
oluíínóslloo dlferencfgl 
de Fe tcatoplasmosls et 
agrandamlonto de los 
ganglios. 
































La idea de inven¬ 
tar un automóvil 
(o sea, un vehícu¬ 
lo que funciona¬ 
ra con un motor) 
había sido inten¬ 
tada por varios 
técnicos, entre 
ellos José Cug- 
not, que constru¬ 
yó en 1770 el pri¬ 
mer vehículo con 
motor de vapor. 
Pero éste era 
muy pesado y de 
escaso rendi¬ 
miento. 


Lenoir 
consiguió 
un motor 
de gas de 
gran 

rendimiento 
que causó 
sensación. 



t 

Esquema del vehículo de Lenoir con motor de explosión de gas. 





































Otra de tas creaciones de este técnico 
fue ta invención de un sistema de seña¬ 
lización para vias férreas. 


jíctéé Henoir 


LOS 


GRANDES GENIOS Y SUS OBRAS 

(EL INVENTOR DEL MOTOR 
DE EXPLOSIÓN DE GAS) 


mnBL 




En 1855. Lenoir inventó los frenos eléc¬ 
tricos de los ferrocarriles. 


xemburgo el 12 de enero de 
1822, pero obtuvo la nacionali¬ 
dad francesa por los importan¬ 
tes servicios prestados a Francia durante 
la guerra de 1870. De origen humilde, llegó 
a París en 1838 y desempeñó modestos 
oficios para ganarse la vida. Mientras tan¬ 
to, realizaba estudios y experimentos que 
le permitieron lograr importantes hallaz¬ 
gos, En 1847 obtuvo eJ esmalte blanco; 
más tarde, los frenos eléctricos para ferro¬ 
carriles y el sistema de señalización, y en 
1860, la “máquina Lenoir”, el primer motor 
de gas industrial, su obra más importante. 
Se trataba de un motor que dilataba el aire 
mediante la combustión de gases inflama¬ 
dos por la electricidad. El mismo fue la ba¬ 
se de los motores de combustión interna 
fabricados a fines de siglo pasado, Lenoir 
falleció en La Varenne» Francia, el 4 de 
agosto de 1900. 





































Llamado en íorma Irónica "perico ligero”, of perezoso constituye 
una curiosidad del mundo animal, ya que ía mayor 
parte de su vida 3a pasa en posición invertida pendiendo tío las 
ramas de les plantas por medio de sus garras- 
Sq mueve con. gran lenütud —larda medio mínalo para deslizar una 
pata sólo algunos cent!metros—, lo que constituye 
une adaptación a la vida ardo ri col o. Por ello es muy difícil 
do ver entra la espesa vegetación de la selva, y 
por su coloración verdosa, tensada por una alga verde 
microscópica que se desarrolle en su pelo, 
escapa do la visión de las águilas como de la de las liaras. 

Por elfo he logrado sobrevivir desde épocas muy remotas. 






**■ 


L perezoso es un entraño mamífero 
adaptado- a la vida arborieolsi, que se ali¬ 
menta exclusivamente de hojas. Vive 
suspendido de los árboles, o acurrucado 
en ellos, desplazándose con suma lentitud, en con¬ 
cordancia con un pausado metabolismo fisiológico;. 

Tan parco como es en movimiento, actúa de la 
mTma manera cuando tiene que tomar una deci¬ 
sión y duda y vacila ante cualquier circunstancia. 
Aniquilada su voluntad por um pereza extre¬ 
ma, es muy difícil encontrar en la fauna otro 
ejemplar semejante: sin embargo, esta caracterís¬ 
tica significa para Él la sobrevivencia. Precisa¬ 
mente, son su torpeza y su inmovilidad las que lo 
han preservado. 


SU FISONOMIA 

Este animal tiene la cabeza redondeada, ojos cer¬ 


canos entre sí y cuerpo cubierto de un espeso pelaje, 
que le lapa casi totalmente las pc-quei’ia.s orejas. Su 
coLti es corta, largos ios miembros —más los ante¬ 
riores— y posee mamas pectorales. 


DE LA FAMILIA DEL MEGATERIO 

El perezoso tiene un origen milenario, ya que 
apareció sobre la Tierra en el período pre- 
Pleistoeeno (comienzo de la Era Cuaternaria) su- 
d americano. Por Eo ja uto, es un antiguo morador 
y es también heredero del megaterio, gliptodonte 
que en la Era Cuaternaria se alimentaba solamen¬ 
te de vegetales. 


PARA CONSERVARSE MEJOR 

Este mamífero edenlfido se pasa Eü vida colgado 
de la rama de un árbol, aparentemente sin moverse. 
En verdad se mueve, pero lentamente, y tarda 30 se- 


Cl pere^osto: 

Cuanto la lentitub 
apuba a áobrePtPir 










£j perezoso 
dé dod 
dedos o Unen 
sé distingue dé 
Los OlíDS 
miembros 
de I? 
familia pc< 
lenér sólo dos 
dedos an 
fc**a ftm ift, 
las que 
están 
¡pro vistas 
de futirle* 
garras 
qué te 
sirven parra 
colgarse do 
las plantas. 





iLP 


y 


□ perezoso- de tres 
dedos (Bradypus) y su 
primo de dos (Chotoepus) 
son mamíferos 
edenládoé, EJ pelo tiene 
una odoración verdosa 
defcdo a una alga que le 
ayuda a pasar 
inadvertido. Es un 
maíH^il'o&o isjempío pe 
simbiosis. 



fundos en deslizar una pata unos ccrnímciros. y su 
máxima velocidad es de4,20metros por minuto. Mo 
obstante, sus movimientos son seguros, 

En el si lelo es tan torpe,, que se encuentra casi des¬ 
valido, Trepa con dificultad a ÍOs árboles y para ba¬ 
jar se deja caer hecho una bota, 

Su lentitud es una adaptación a la vida arboricola. 
Es muy duro y capa?, de sobrevivir a mutilaciones 
que matarían a cualquier otro vertebrado. Asimis¬ 
mo, su posición invertida no es caprichosa, sino que 
es una eficaz. manera de preservarse de los ataques de 
Jos grandes felinos, 

LAS GARRAS 

Los perezosos son llamados también, y en forma 
irónica, pericos ligeros, Se conocen dos variedades 
de estos mamíferos: los Choloepus, que poseen dos 
garras en las palies delanteras, y ios Rradypus, que 
tienen tres. En ambos los miembros posteriores están 
armados de tres uñas, Dichas garas son notables; 
largas, afiladas y encorvadas en forma de gancho. 
Asi como la mayoría de los animales pueden caminar 
sobre sus patas, los perezosos penden de ellas y utili¬ 
zan sus garras corno garfios pma asirse tan lucnc- 
mente a las ramas de los árboles, que resulta imposi¬ 
ble desprenderlos aun despucs de muertos. 

De esta manera pasan la mayor parle de su vida en 
posición invertida. 

HASTA 40 MINUTOS 

Tienen estos anímales una enorme resistencia a la 
asfixia y aguaman de JO a 40 minutos sin morir cuan¬ 
do eslán sumergidos en el agua, Esto se debe a que la 




Durante la estación de lluvias, d hirsuto recubri¬ 
miento alberga, -en sus estrías, un a microscópica alga 
verde, la que comunica un lintc verdoso al animal, 
que le sirve de camuflaje y lo con funde con la vegeta¬ 
ción que lo rodea. De esta manera evita el ataque de 
Las águilas merodeadoras. Esta extraña símbcwis, se 
complementa con la presencia de pequeñas polillas, 
las cuajes pasan su tiempo penetrando y saliendo de 
la cipes* pelambre de este curioso mamífero. 


SUS PARIENTES CERCANOS 

Los osos hormigueros o tamandúea sudamerica¬ 
nos. que tienen una apariencia muy distinta, son 
parientes del perezoso. Se conocen de ellos tres gé¬ 
neros, que tienen cu común prolongados hocicos 
tubulares, excelentes para hurgar en montículos de 
hormigas. 

Los miembros det i creer grupo de desdentados se 
adaptaron a un método de vida completamente dis¬ 
tinto, puesto que son terrícola y nunca trepan, pe¬ 
ra construyen su madriguera eOrt facilidad; son los 
armadillos. 


Los 

fléfÜZOSOS 
lanzar! 
sonidos 
pe nútranlas 
(que 
suenan 
"Binan 
i se 
cree 
que 
despiden 
sonidos 
ultrasónicos, 


longitud y amplitud délas viíls respiratoriassuperiores 
almacenan aíre cuando la inhalación se sus pende. 

Son buenos nadadores, y si por accidente caen al 
agua, se las arreglan bien para llegar a lo.orilla despla¬ 
zándose Sen ¡ámenle.. 


LAS HOJAS; SU AUMENTO 

Como son herbívoros, los perezosos no se fati¬ 
gan para lograr su alimento: lo tienen a su alcance, 
So estómago es grande y complicado, dividido cu 
varias cámaras siempre repletas de lia jas, las que re¬ 
presentan del 20 al JO por cíenlo del peso dél ani¬ 
mal. El equipo gustativo de estos mamíferos es ru¬ 
dimentario y está compuesto por la lengua, con po¬ 
cas papilas, las glándulas salivales y mucosas esca¬ 
samente desarrolladas. 


CÓMO HACERSE INVISIBLE 

Los perezosos son difíciles de ver en la selva, no 
sólo debido a sus lentos mov ¡míenlos, sino a que su 
espeso y lanudo pelo tiene una tonalidad verdosa. 


Si se rompe una rama do ¡a que cuelgo y cae af agua. 

g! pereze&O empica a npdar con 

lenlilud, pono gana la onlPa para quedar a saivo, 


DESPUÉS DE MILES DE AÑOS 

Veteranos por los años que han perdurado. Los 
perezosos son seres singularmente llamativos, pero 
no menos duros y persistentes. Su pereza es consi¬ 
derada como una de las maravillas de la naiu raleza, 
y ha sido la cansa por la que se ha salvado ] í» especie 
y po; la que ha obtenido notable éxito en el mundo 
moderno, puesto que existen en casi todas las selvas 
sudamericanas. 


Para í3aja r 
Ce Fos árboíaa. 
el perezoso 
se fleja 
caer hecho 
una bota. 

































timbales 


TUSAS 


CLARINETES 


ÉAJO T 

CLARINETE 


TROMPETA 

BAJA 


FLAUTIN 


FLAUTAS 


contrafagot 


ÓRCANO 


PIANO 


VIOLAS 


VIOLONCHELOS 




njlQLlNE^ 


La orquesta permite interpretar 
una composición musical 
amalgamando armónicamente los 
diversos Instrumentos musicales. 
Para su obra "La consagración de 
la primavera^ estrenada en 1913, 
el músico Igor Stravinsky utilizó 
una de las más grandes y 
complicadas orquestaciones 
empleando más de 125 
instrumentos. 


Ha orquesta 

Hláxima expresión {Sonora be la mttéica 


Uno de los más grandes 
directores de orquesta 
de todos tos tiempos 
fue eF italiano Arturo 
Toscanini (1867-1957). 



204 


L aire se puebla como nunca de sonidos, y 
las música alcanza su más alto nivel artísti¬ 
co y sonoro. La sensibilidad del oyente se 
conmueve ante la imponente masa orques¬ 
tal. Sabiamente reunidos, suenan todos los instrumen¬ 
tos en un delicado y perfecto equilibrio donde todo se 
amalgama de una manera plástica, armoniosa, forman¬ 
do así, en esa maravillosa conjunción estética y so¬ 
nora, ia orquesta... 1 ‘dueña y señora de la música", tal 
como la definió hace muchos años el critico musical 
Floibert. 

EL ORIGEN DE SU NOMBRE 

Los griegos designaban con la palabra "orkcstike” el 
espacio situado entre el escenario y el lugar destinado a 
los espectadores donde el coro ejecutaba sus evolucio¬ 
nes, mientras se tañían instrumentos. Cuando en el si¬ 
glo XVII los instrumentos fueron situados delante del 
escenario, se utilizó la misma palabra (adaptada) para 

En el siglo XVH la orquesta se definió, y en las 
partituras se fijó de manera concreta la cantidad 
de instrumentos que se requerían para ejecutarla. 

















denominar al conjunto de instrumentistas allí situado. 

Documentos auténticos, encontrados no hace mucho 
tiempo, dan fe de La existencia de pequeños grupos mu¬ 
sicales que acompañaban a las voces o corales, ya en la 
época helénica. 

A lo largo de todo el período anterior al siglo XVIt 
fue cuando se produjeron las manifestaciones rudimen¬ 
tarias, los primeros intentos de formar un grupo homo¬ 
géneo y organizado de instrumentistas, hecho éste que 
sólo comenzaría a tomar formas definitivas con la apa¬ 
rición de la Ópera, que, al exigir cada vez un acompa¬ 
ñamiento más adecuado y preciso, favoreció notable¬ 
mente la evolución del concepto orquesta. 

EL PRIMER PASO 

Desde la más remota antigüedad, los instrumentos 
musicales, ya sean solos o agrupados, se tocaron sin un 
sentido selectivo real y basándose fundamentalmente 
en una necesidad natural que se canalizaba a través de 
la improvisación. 

Sólo en el año 1600, en Venecia, Giovanni Grabrieli 
presentó sus Sacrae Symphoniae , que bien pueden con¬ 
siderarse i a primera partitura donde se fijó de una ma¬ 
nera concreta la cantidad de instrumentos que se reque- 
rian para ejecutarla. 

Por ese entonces, el acompañamiento de los cantan¬ 
tes se escribía de una manera superficial y poco precisa: 
un bajo continuo o cifrado (una especie de guia armó¬ 
nica de acordes sobre La cual ios músicos improvisaban 
a voluntad). Estos instrumentos (según el más antiguo 
Tratado de Armonía, de F. Agazzari) se dividían en 
dos categorías: fas instrumentos de base , que daban la 
estructura armónica de La obra (una especie de mano iz¬ 
quierda en las composiciones para piano), y fas instru¬ 
mentos de adorno t que realizaban variaciones y contra¬ 
puntos con las voces. 

LA ORQUESTA SE DEFINE 

Claudio Monteverdi (1567-1643), considerado el pri¬ 
mer gran compositor de óperas, fue quien comenzó a 
escribir de forma perfectamente definida el acompaña¬ 
miento musical que la orquesta debía ejecutar durante 
sus óperas. Además, fue quien extrajo de la orquesta 



S arpa es uno de los más antiguos instrumentos de 
cuerda, pero su Introducción en la orquesta es reciente. 


combinaciones y sonoridades, efectos hasta ese mo¬ 
mento no Logrados. Sus partituras se asemejaron mu¬ 
chísimo a las actuales. 

Durante el primer cuarto del siglo XVIII aparecieron 
las trompas t incorporadas a la orquesta en forma defini¬ 
tiva gradas a las obras de Akssandro Scarlatti (1715: 
“Tigrane”) y Hiende! (1720: l£ Rada^listo ,, ). Para ese 
entonces ya habí a sido desterrado el clave de la orquesta. 

Al ir perfeccionándose la técnica de la escritura musi¬ 
cal y comenzar a explotarse los infinitos recursos sono¬ 
ros que la orquesta ofrecía, ésta dejó su papel de simple 
acompañante de los cantantes para tr desarrollando su 
propia personalidad hasta que, por fin, se separó de las 
voces, transformando cada uno de sus instrumentos en 
verdaderos cantantes, que solos o en conjuntos comen¬ 
zaron a expresar las melodías. 

LOS PADRES DE LA ORQUESTA 

Luego de haber atravesado por el largo y necesario 




Orquesta sinfónica 
creada por el 
compositor alemán 
Ricardo Wagner 
(1813-1803), 
en 1882, 
para su ópera 
"Parslfar. 


















U, CON TRABAJOS 


I-LAUTA 


VIOLONCHELOS 


VIOLAS 


^Sh'NtiS 


,üM D °l 






— «’ ■ ‘fr 

r-«i», w * 


Escritorio dé Beethoven. 

uno de los padres 
de ia orquesta moderna, 
en su casa 
de Bonn, Alemania, 




En 1750, el famoso 
músico José Haydn 
dio mayor 
complejidad a la 
orquesta sinfónica. 
En ella se 
basaron las 
modernas 
orquestas. 


Igor Stravinsky, 
compositor ruso 
naturalizado francés, 
fue uno de los grandes 
directores y 
renovadores de ia 
orquesta moderna. 



período de las búsquedas y experiencias, la orquesta 
se abrió como una veta infinitamente rica en posibi¬ 
lidades. Y fue entonces cuando aparecieron los gran¬ 
des compositores que modelaron en sus manos este pre¬ 
cioso material sonoro hasta darle sus formas defi¬ 
nitivas; Gluck, Haydn y Mozan son los que estable¬ 
cieron el clásico cuarteto de cuerdas (violines pri¬ 
meros y segundos, violas, violonchelos y contrabajos) 
como base de la orquesta sinfónica, que en manos del 
genial Beethoven alcanzó su pumo culminante con las 
magníficas nueve Sinfonías del inmortal músico de 
Bonn, nueve Sinfonías que habrían de ser los pilares 
eternos en los cuales la orquesta apoyó para siempre su 
gloria y su resplandor. 

Luego de Beethoven apareció el movimiento román¬ 
tico del siglo XIX con Berlioz, Llszt y Wagner como 
principales protagonistas. El perfeccionamiento técni¬ 
co de muchos instrumentos los dotó de otras posibili¬ 
dades sonoras, de nuevos timbres, que permitieron a 
los compositores ampliar sus concepciones, logrando 
nuevos efectos, al mismo tiempo que un mayor colori¬ 
do orquestal. 

Berlioz revolucionó el arte de escribir al formar or¬ 
questas realmente gigantescas para varias de sus obras. 
Liszt, con sus Poemas Sinfónicos, hizo a la orquesta 
descriptiva y pintoresca. Ricardo Wagner aumentó a 
tres ei numero de cada una de las maderas (flautas* 
oboes* clarinetes* fagot), para lograr una armonización 
más completa de cada uno de esos grupos de instru¬ 
mentos. Además* introdujo la tuba* y, sin duda algu¬ 
na, su técnica revolucionaría de escritura, exigiendo a 
los instrumentos e instrumentistas dificultades y límites 
hasta ese momento no escritos* abrió el camino a los 
compositores que le continuaron. Dehussy le dio a la 
orquesta una etérea fineza, una rara penumbra musi¬ 
cal; Tchaicovsky, una intensa belleza dramática; Stra- 
vínsky* toda la potencia sonora en sus rítmicas concep¬ 
ciones. 

LOS GRANDES DIRECTORES 

Aun en el siglo XVIII no existía el director tal como lo 
conocemos hoy, o sea batuta en mano y frente a la or¬ 


206 


questa. Generalmente, el músico que desempeñaba tal 
fundón ejecutaba el arpa en la misma orquesta, y en los 
momentos en que su instrumento no debía tocar aprove¬ 
chaba para dirigir de una forma muy elemental a sus 
compañeros. 

Otras veces era c! primer violinista de cada orques¬ 
ta el encargado de llevar el ritmo y marcar los matices 
más imprescindibles de cada obra. Al aumentar el nú¬ 
mero de ejecutantes y cuando los compositores escri¬ 
bieron de forma cada vez más compleja, el papel de 
director cobró real importancia y se hizo imprescin¬ 
dible, Y fue con la llegada de Beethoven cuando la di¬ 
rección orquestal alcanzó la categoría de verdadero 
arte, tal vez la más compleja de todas las facetas 
de la música. 

Hubo muchos directores famosos; cié esa larga lista, 
he aquí los nombres más representativos de las distintas 
épocas: Hans Von Bülow* Edouard Colonne, Eduard 
Nápravníl, Charles Lamourex* Serge Koussevistzky* 
Hans Rtteher* Félix Wdngarmer. 

A partir del año 1950: Sir Thomas Beecham* Wil- 


En la antigüedad, los Instrumentos musicales se 
tocaban sin un sentido selectivo real 
y se basaban en una necesidad natural e improvisada. 


r 




















Slgfned Landau conduciendo la 
Orquesta F \\armónica de Nueva York, 
en un programa 
dedicado a Beethoven, 



Clarinetes 


trombones. 


TROMPETAS 


FLAUTÍN 


CONTRAFAGOT 


fLAUtAS 


VI DlONC HELOS 




Asé dispuso Beethoven 
la orquesta para 
la Primera Sinfonía, 
escrita en 
1807: 

aumentando ia 
creada por Haydn 


helm Furlvángler, Bruno Walter, Ataúlfo Argenta* Pe- 
dro Calderón* Eugene Qrmandy, Von Karayan, Leo- 
nard Rernstein* y quien resumió en su inolvidable figu¬ 
ra* en su fogoso pero al mismo tiempo equilibrado ta¬ 
lento, el difícil arte de la conducción orquestal: Arturo 
Toscanini. 

QUÉ ES UNA ORQUESTACIÓN 

Cuando se ejecuta una obra musical (por ejemplo* 
una Sinfonía de Beethoven), cada músico tiene en su 
atril una partitura, La suma de todas las partituras de 
cada uno de los músicos conforma una orquestación. 
Ahora bien, todos los músicos no tocan las mismas no¬ 
tas, pero esas distintas notas se complementan perfec¬ 
tamente, o sea que armonizan entre si, dando origen a 
melodías, ritmos, contrapuntos, variaciones, caden¬ 
cias, modulaciones que forman, en definitiva, la obra 
que escuchamos. El director de orquesta tiene en su 
atril una guía musical de dicha orquestación o bien la 
orquestación completa, aunque la mayoria prefiere di¬ 
rigir de memoria para que el contacto con la orquesta 
sea total y permanente. 

Y ya que hablamos de orquestación, no podemos de¬ 
jar de mencionar el nombre de Mauríce Ravel {1875- 
1937), quien no sólo fue un excelente compositor sino 


que llevó el arte de la orquestación a su más alto grado 
de perfección al escribir la orquestación de “Cuadros 
de una Exposición 1 *, la obra que el genial compositor 
ruso Mussorgsky (1839-1881) concibió para piano solo. 
Otro claro ejemplo del arte de la orquestación es su cé¬ 
lebre “Bolero* 7 , donde un solo instrumento expone la 
melodía central, la cual se va enriqueciendo paulatina¬ 
mente mientras todos los instrumentos se van uniendo 
a ella, dando origen asi a una obra plena de matices so¬ 
noros, donde una vez más la orquesta es, como en to¬ 
dos los tiempos... la máxima expresión sonora de ía 
música, el arte que trasciende Jas palabras. 



Sír Malcolm Sargent 
es uno de 
los grandes 
directores de 
nuestra época. 

Cada director 
sabe arrancar, 
de la orquesta 
que dirige, 
matices 
especiales 
e impone 
su personalidad* 
aunque respete al 
autor de 
!a partitura. 





























Pr Vi 

L 


I 


I 



BK.lt J 

#i523 

1 T 1 



m 

i < 

■ r \v 


aj 


1 1 
J! 

* i, 1 

n 

fll 


DE LA VIDA MISMA 



208 



L obispo Canossa, que vivió en Italia 
en el siglo XVIII, tenia una magnífica 
colección de piezas de plata finamente 
cinceladas, que constituía su orgullo. 
Las había hecho hacer especialmente por los 
más afamados orfebres y también las había 
reunido buscándolas en tiendas de antigüeda¬ 
des, Canossa apreciaba lo bello y también la 
paciencia y laboriosidad de los artesanos. Entre 
las piezas más valiosas figuraba una jarra, cuya 
asa era un tigre. Un amigo suyo se La pidió 
prestada argumentando que quería que le hicie¬ 


sen otra igual, y aseguró que la devolvería pronto. 

Como pasaron tres meses antes de que la jarra 
le fuera devuelta, Canossa mandó a buscaría, y el 
caballero la entregó, Transcurrió un tiempo, y el 
mismo amigo volvió a pedirle al obispo un salero, 
pieza única de la colección que tenía la curiosa 
forma de un cangrejo, Pero Canossa, sonriendo, 
le dijo al emisario: 

—Dile a tu amo que lamento no poder prestar¬ 
le eí salero, pues si el tigre, siendo tan ágil, tar¬ 
dó tres meses en regresar, el cangrejo, ¿cuándo 
volverá? 






































kíjliemann: €1 arqueólogo que 

¿encubrid una ciudad guiándose 

por un poema 


La ciudad de Troya o 
llión estaba situada en 
el Asia Menor, cerca de 
la costa del Heiesponto. 
AIH se libró una famosa 
guerra que duró 
10 años y algunos de 
cuyos episodios 
conocemos en su forma 
legendaria por los 
poemas “La Miada" y 
“La Odisea 1 ’ 
compuestos por 



8|| URANTE largo tiempo, muchos se hi- 
¡g cieron una pregunta acuciante; ¿dón¬ 
de estaba situada Troya, la ciudad in¬ 
mortalizada en los poemas +, La 
Ilíada” y i( La Odisea 1 ", de Homero? Frente a sus 
muros se libró una larga guerra con héroes legen¬ 



darios como el valeroso Aquiles y el astuto U!i- 
ses, pero nadie ia había hallado. Su descubridor 
fue el arqueólogo Enrique Schliemann, quien se 
dejó guiar por las indicaciones del antiguo poeta, 
que narra la lucha que se supone ocurrió en el si¬ 
glo Xlí antes de Jesucristo* 


Homero. 

El descubrimiento de 
las ruinas de esta 
ciudad, realizado por el 
arqueólogo Sehlíemann 
en 1871, dio 
fundamento histórico a 
una larga lucha. 


209 


















Enrique Schliemann 
(1822-1890), Este 
arqueólogo alemán 
conocía de memoria 
los poemas históricos, 
y guiándose por la 
referencia de los 
mismos encontró la 
milenaria ciudad de 
Troya, 


Homero, según un 
busto que se conserva 
en el Museo Nacional 
de Roma. Este poeta 
recogió los relatos de 
los tiempos heroicos y 
compuso dos largos 
poemas "La lliada" y 
Jl La Odisea 1 ' donde se 
relatan episodios de la 
guerra de Troya. 



La esposa de 
Schliemann con joyas 
encontradas por el 
arqueólogo en Troya y 
que, según se cree, 
pertenecieron a 
Helena, 


EL POETA QUE INSPIRÓ EL SUEÑO 

Homero, de cuya existencia muchos han duda¬ 
do, vivió en Jonía, sóbrela costa occidental de Asia 
Menor, en el siglo VIII antes de nuestra era. Tenia o 
cultivaba un arte, el de la poesía, y al parecer era 
ciego. 

Poseedor de una notable memoria, Homero re* 
copiló relatos de Los tiempos heroicos (siglo XIV 
aproximadamente), transmitidos oralmente, y 
compuso primero ”La lliada 1 ', y tai vez cincuenta 
años después, “La Odisea”. 

Según la tradición, recorría a pie las ciudades 
griegas más importantes cantando himnos a las di¬ 
vinidades helénicas —creadas por él— y haciendo 
conocer los versos de sus dos obras maestras, poe¬ 
mas en los que la crítica moderna ha encontrado se¬ 
rias contradicciones y no menos importames desni¬ 
veles de estilo* 

LOS POEMAS HOMÉRICOS 

Cada una de las epopeyas comprende veinticua¬ 
tro cantos, y su argumento gira en torno de la gue¬ 
rra de Troya t cuando París —hijo del rey Priamo 
de Troya— roba a Helena, esposa de Menelao, rey 
de Esparta. Menelao y su hermano Agamenón reú¬ 
nen poderosas fuerzas griegas y sitian la ciudad de 
Troya, a la que finalmente toman merced a un ar¬ 
did: logran introducir un enorme caballo de made¬ 
ra en el que están ocultos algunos soldados griegos, 
quienes, de noche, abren las puertas de la ciudad a 
sus compañeros* Los grandes héroes son el griego 
Aquiles y el troyano Héctor, y el tema central de 
“La lliada” es la cólera de Aquiles y la muerte de 
Agamenón y la de Héctor. 

“La Odisea’* trata del retorno de Odiseo (Ulises) 
después de la destrucción de Troya. El viaje dura diez 
años y está lleno deaventuras, pero finalmente llega a 
Itaca y allí encuentra a su fiel esposa Penélope. 

EL SOÑADOR MUCHACHO ALEMÁN 

Unos 2.500 años después de haberse escrito estos 
poemas homéricos y a más de 3.300 de los episodios 
narrados en ellos, un muchacho alemán, Enrique 
Schliemann, hijo de un pastor protestante, lee con 
delectación esas obras cuando apenas tiene 7 años 
de edad y se entusiasma tanto con el tema y las des¬ 
cripciones de Homero que comienza a albergar la 
idea de localizar algún día el lugar donde estaba la 
ciudad de Troya y encontrar los tesoros de su últi¬ 
mo rey, Priamo* 

Como es un niño, nadie se atreve a decirle que no 
todos creen en la real existencia de Homero, y que 
debe de haber mucho de fantasía en “La lliada 1 y 
“La Odisea”, pues los hechos referidos se fueron 
transmitiendo oralmente de siglo en siglo, con los 
consiguientes agregados y no pocas inexactitudes. 
Pero el joven sigue leyendo a Homero y sigue so¬ 
ñando. Tai vez en algún lugar del mar Jónico o del 
Asia Menor le espera una gran sorpresa. 

LA DURA JUVENTUD DE SCHLIEMANN 

En 1836 tenía 14 años (había nacido en 1822) y 
fue menester que dejara sus juegos y sus sueños y 
comenzara a trabajar. Fue así como entró de de¬ 
pendiente en una tienda, empleo que le imponía la 
obligación no sólo de acarrear las mercancías 
sino también de fregar diariamente el suelo del 
negocio y mantenerlo en orden. 


Pero un día (aún no había cumplido los 20 años) 
se embarcó como grumete en un barco que ponía 
rumbo a Venezuela. El barco naufragó, Schlie¬ 
mann se salvó, pero abandonó la recién iniciada vi¬ 
da marinera entrando como escribiente en una em¬ 
presa comercial de Amsterdam (Holanda). 

Como gustaba de la lectura (y su sueño de mu¬ 
chacho le perseguía), se sometió a la dura disciplina 
de aprender el inglés, el francés, el italiano, el espa¬ 
ñol, el portugués y el ruso.** y cuatro años después 
hablaba con bastante fluidez lodos esos idiomas, 
aparte del alemán, su lengua materna* 

DECIDE HACER FORTUNA 

La idea de descubrir la dudad de Troya le se¬ 
guía obsesionando, pero.*, ¿cómo emprender esa 
tarea que habría de demandarle muchos años y 
sacrificios sin tener el dinero necesario para fi¬ 
nanciar la empresa? Había, pues, que reunir un 
buen capital. 

Se instaló en San Petersburgo como agente de su 
empresa; luego instaló una casa comercial; más tar¬ 
de fue a los Estados Unidos de América, fundó un 



Muralla de una de tas ciudades de Troya. El descubrí miento 
de Schliemann permitió comprobar que en el mismo lugar 
fueron edificadas ciudades que fueron destruidas en diferen- 
tes guerras 

banco, volvió a San Petersburgo***, pero como, 
junto con la obsesión de los relatos homéricos, te¬ 
nía la de los idiomas, Schliemann aprendió el sueco, 
el polaco, el griego moderno, el árabe y el latín. 

Cuando cumplió 46 años de edad (1868) hizo un 
balance y comprendió que ya tenía el dinero que ne¬ 
cesitaba para concretar su sueño* Se retiró, pues, 
del comercio y se trasladó a Grecia. 

HOMERO ES SU GUÍA 

Schliemann, siguiendo al pie de la letra las indi¬ 
caciones que hacía Homero en sus obras, se dirigió 
a Itaca (una de las islas del mar Jónico, donde, se- 






gun “La Odisea’ 1 , reinaba Ulises cuando partió pa¬ 
ra Troya), pero en abril de 1870 ya estaba en Asia 
Menor y comenzó a excavar cerca de la colina de 
Hissarlik (en la costa del Hdesponto y del Egeo). 

Un centenar de obreros obedecían las instruccio¬ 
nes de este arqueólogo improvisado de 48 años que 
pisaba aquellas lejanas tierras para tratar de hacer 
realidad un sueño gestado en su niñez, Y debió so¬ 
portar muchas miradas burlonas o de compasión. 

Pero una mañana se descubrieron armas antiquí¬ 
simas entre la tierra, la arena y la piedra. Se conti¬ 
nuó cavando y salieron a la luz, después de haber 
estado sepultados por siglos, muchos objetos, joyas 
y vasos. ¡Si, allí estaba Troya! Homero no había 
mentido en sus relatos. 



ÍBÍ8 


Vaso de los guerreros. 
Este vaso fue 
encontrado en la 
ciudad de Mi cenas y 
data de unos 1,200 
años de antes de J.C. 

A través de sus 
pinturas pueden 
conocerse la 
vestimenta y las armas 
utilizadas por los 
griegos en la guerra de 
Troya. 


PERO... ¿CUÁNTAS TROYAS HUBO? 

Había aparecido la casi fabulosa Troya; pero só¬ 
lo veía nuevamente la luz la última Troya, ya que al 
seguir excavándose apareció otra, y más tarde otra, 
y poco después una cuarta ciudad* Desde 1870 has¬ 
ta 1882 aparecieron.*, jnueve ciudades de Troya su¬ 
perpuestas! 

La primera debió iniciar su vida en el cuarto mile¬ 
nio y terminarla a mediados del tercero; la segunda 
Troya era ya una fortaleza (Schliemann creyó que 
ésa era la homérica); las otras, tanto la tercera como 
la cuarta y la quinta, fueron, sucesivamente, ciuda¬ 
des de cierta importancia. La sexta fue amurallada 
(se cree que ésta sí fue la descrita por Homero); la 
séptima —llamada VII a— fue destruida por inva¬ 
siones bárbaras hacia el año ! 100 antes de nuestra 
era, y la llamada VII b, fue sólo una aldea. Sobre 
ésta se levantaron la Troya octava, griega, y la no¬ 
vena, romana. 



Entrada a la Tumba de Agamenón, también llamada Tesoro 
del Atreo. Está situada en la ciudad de Mlcenas, y se cree que 
data del siglo XII a de Jesucristo, 


MÁS DESCUBRIMIENTOS 

Schliemann, ya reconocido mundialmente como 
arqueólogo y genial descubridor, exhumó las tum¬ 
bas de Micenas entre ios años 1874 y 1876, cuya an¬ 
tigüedad es anterior a Homero* Y también descu¬ 
brió el Palacio de Tirinto* 

Los tesoros encontrados por Schliemann son tan 
numerosos como valiosos, y parte de ellos ac¬ 
tualmente se encuentran en Alemania y parte en la 
misma Atenas, 

Schliemann, que en su madurez pudo ver concre¬ 
tado el sueño de sus años niños, escribió varias 
obras sobre sus hallazgos arqueológicos y falleció 
en Ñapóles en 1890, a los 68 años de edad. 


Aspecto de las 
murallas de la ciudad 
de Micenas, Esta 
ciudad se encontraba 
en el sur de Greda y 
recibió la influencia 
civilizadora de los 
cretenses, irradiando 
luego la cultura a! resto 
del territorio heleno. 




Máscara de 
Agamenón. Así 
denominó Schliemann 
a esta máscara 
funeraria de oro, 
Homero llamó a 
Micenas "la rica en 
oro" y Schliemann 
probó que era verdad. 


Entrada de la fortaleza 
de Tilinto, ciudad del 
sur de Grecia y 
contemporánea de 
Micenas. A través de 
los poemas homéricos 
podemos conocer 
cómo se vivía en estas 
ciudades 






! . - 




















€1 ¿entibo 
bel equilibrio 



. __ !. mamenimienlo dci equilibrio del cuer- 

po humano es, en realidad, un magnífico 
¿El) e ^ lc ^ nte sistema de acciones, sensacio- 
nes y reacciones que constan de varios 
mecanismos de equilibrios parciales, pero íntima¬ 
mente coordinados. Así, adoptamos una posición 
relativa de los distintos segmentos de! cuerpo en 
equilibrio, ya sea al estar de píe, o acostados, o en si¬ 
tuación de ingravidez, como en el agua o en el espa¬ 
cio exterior; por este equilibrio, la cabeza, el cuerpo 
y los miembros inferiores se encuentran en una lí¬ 
nea y los miembros superiores, paralelos al cuerpo. 


Cada conducto semicircu¬ 
lar comienza con una dila¬ 
tación, dentro de la cual se 
encuentra una cresta. 
Cuando vamos en automó¬ 
vil, el liquido del canal hori¬ 
zontal presiona a ta cresta, 
la que se dirige hacia atrás 
y estimula las células, que 
nos informan que vamos 
hacia adelante. Algo simi¬ 
lar ocurre en el canal verti¬ 
cal cuando subimos o ba¬ 
jamos en ascensor. 


Además, mantenemos un equilibrio perfecto al es¬ 
tar parados sobre nuestras dos piernas en la superfi¬ 
cie del planeta; esta posición se conserva gracias al 
coordinado tono (estado de semicontracdón) de los 
músculos de las piernas y el tronco. 

Por ultimo, existe un equilibrio dinámico, cam¬ 
biante durante el movimiento, que nos informa déla 
dirección de la marcha; la propia sobre nuestros pies 
o la del vehículo que nos transporta, de la posición 
relativa de cada parte de nuestro cuerpo, de la orien¬ 
tación general en el espacio tridimensional y de las 
sucesivas actitudes que vamos adoptando, las cuales 
el propio sentido dd equilibrio dirige, modera y 
orienta y así mantenemos el equilibrio. 

ÓRGANOS QUE INTERVIENEN 
EN EL EQUILIBRIO 

Para que todo el conjunto fundone adecuada¬ 
mente contamos con varios órganos de sentidos que 



Los diversos movimientos de rotación son registrados por 
los cilios sensitivos de los canales semicirculares vertica¬ 
les, Los impulsos de los cí I ios sensitivos actúan ! ambién so¬ 
bre los músculos del ojo, de manera que éste efectúa tam¬ 
bién pequeños movimientos. 

recogen informaciones valiosas, i ales los corpúscu¬ 
los de Pacini, los receptores tendinosos de Golgi y los 
husos musculares, localizados en las terminaciones 
tendinosas de los músculos, en las aponeurosis y al¬ 
rededor de las articulaciones* que informan sobre los 
cambios de posición y tono muscular. Ellos son los 
receptores propiocepfivos, especialmente los ubica¬ 
dos en el cuello, a lo largo de la columna vertebral y 
sus músculos y en los miembros. 

El órgano del equilibrio por excelencia es ei 
laberinto, pequeña formación membranoso-sensi¬ 
tiva dependiente de una rama del nervio auditivo 
u octavo paracranea!: la llamada rama coclear. 
Este delicado órgano se encuentra en un receptácu¬ 
lo óseo especialmente diseñado para contenerlo; el 
llamado laberinto óseo, en la profundidad del 
peñasco dd hueso temporal y en relación con el 
oído interno. 

Todas las informaciones parciales de estos órga¬ 
nos, a través de fascículos nerviosos especiales (haces 
espinocerebelosos) que discurren por la médula espi¬ 
nal, llegan a un órgano del sistema nervioso central 
que las elabora: el cerebelo, antes de enviarlas a la 
corteza cerebral, donde se hacen conscientes. 

Además, en ei ser humano interviene fundamen¬ 
talmente en la conservación dd equilibrio el más de¬ 
sarrollado de todos los sentidos: la vista; de manera 
tal que, aun destruidos todos los demás mecanismos, 
somos capaces de conservar el equilibrio teniendo los 
ojos abiertos. Por último, nuestro aparato músculo- 


212 


































esquelético participa como ejecutor de las accio¬ 
nes que la conservación del equilibrio requiere. 

POR QUÉ ESTAMOS DE PIE 

Merced a la presencia de los tipos especiales de 
receptores nerviosos periféricos ya vistos, que se 
localizan en las terminaciones tendinosas de los 
músculos, alrededor de las articulaciones, así co¬ 
mo a los receptores de la sesibilidad cutánea que 
informan sobre las presiones, tensiones y torsio¬ 
nes ejercidas sobre la piel, es posible tener rápida 
noción de la posición relativa de los distintos seg¬ 
mentos dei cuerpo. Un mecanismo reflejo auto¬ 
mático, con asiento en el cerebelo, corrige perma¬ 
nentemente estas actitudes, como io demuestran 
las experiencias con animales a los que se les ha 
bloqueado el nivel cerebral. En ellos al enderezar 
bruscamente la cabeza (por excitación de los órga¬ 
nos de sensibilidad propioceptivos del cuello) se 



lelos a la dirección del movimiento, y si ascende¬ 
mos o descendemos, también es a través de estos 
canales verticales como compredemos el movi^ 
miento. 

EL DESAGRADABLE MAREO 

Cuando viajamos en un mar agitado, o en un 
avión en medio de la tormenta, o por un camino de 
cuestas sinuosas, la excitación de los distintos 
componentes de este delicado aparato puede llegar 
a ser tan intensa y variable que provoque una desa¬ 
gradable sensación: el mareo, con dolor de cabe^ 
za, zumbido en los oídos, estado nauseoso y varia¬ 
ción en la regulación de los vasos sanguíneos, con 
caída de la presión arterial. También se despierta 
la sensación de vértigo o mareo al girar sobre sí 
mismo, en movimiento de trompo, de los bailari¬ 
nes, o al subir a un tiovivo. 

En estos casos, cuando se inicia el movimiento 
se alertan los canales semicirculares; luego de un 
rato, la linfa gira a la misma velocidad que el cuer¬ 
po, las crestas vuelven a su posición vertical y ya 
no hay sensación; al detener bruscamente el giro, 
la endolinfa sigue, por inercia, el movimiento ini¬ 
ciado y presiona, deformando las crestas en senti¬ 
do contrario. Como, a su vez, nuestras piernas y 
receptores propioceptivos indican que estamos en 
reposo, tenemos la falsa sensación de que es el 
mundo externo el que gira a nuestro alrededor, su¬ 
friendo la sensación de vértigo. 


1 





En los sacos membrano¬ 
sos existen células sen¬ 
soriales o cilios bañados 
por una sustancia gelati¬ 
nosa, en la que hay pe¬ 
queños cristales calcᬠ
reos llamados otolitos. Al 
inclinar la cabeza, los oto 
litos se desplazan y pre¬ 
sionan a las cilíaSf que se 
inclinan: asi nos damos 
cuenta de la posición. 


produce el enderezamiento del tórax, de la región 
lumbar y de la pelvis. 

EL OJO HUMANO: 

EXCELENTE COMPENSADOR 

Pero también el hombre tiene otro órgano muy 
desarrollado: el ojo. Aun destruido el laberinto y 
alterado el órgano central de recepción (cerebelo), 
el ojo permite corregir tas actitudes segmentarias y 
conservar el equilibrio estático (de la posición de 
pie) eficazmente, supliendo al conjunto de las 
otras informaciones. 

EL LABERINTO 

El conjunto de estructuras membranososensiti- 
vas que se encuentra en la profundidad del hueso 
temporal, junto al órgano de la audición (oído in¬ 
terno) y a ambos lados de la cabeza, lleva el nom¬ 
bre de laberinto, cuya descripción aparece en re¬ 
cuadro aparte. 

CÓMO FUNCIONAN 

LOS CONDUCTOS SEMICIRCULARES 

Al iniciar un movimiento hacia adelante, la en- 
dolinfa del canal horizontal, por la ley de la inercia 
(conservación de la posición o del movimiento), 
presiona hacia atrás, arrastrando en esa dirección 
la cresta sensitiva, que equivale a informar que se 
marcha hacia adelante; sí nos detenemos, por la 
misma inercia la linfa sigue en la dirección de la 
marcha y presiona hacia adelante, deformando en 
ese sentido la cresta del mismo canal, lo que se tra¬ 
duce en la sensación de detención del movimiento. 

Si giramos, la excitación dei mismo tipo se pro¬ 
duce en los canales semicirculares verticales para- 



Laberintoóseo 


Laberinto 
membranoso 
con endolinfa 


Canales 

semicirculares 


Saco 

membranoso 

(sáculo) 


Cresta 

sensitiva 


Nervio 


Saco membranoso (utrículo) 


Et órgano dei equilibrio en los seres humanos se denomina laberinto y está 
constituido por dos cavidades o dilataciones membranosas (I Iamadas sácu¬ 
lo y utrículo) y tres can al es semicirculares que nacen y terminan en aquéllas. 
En las cavidades se encuentran dos pequeñas zonas (las manchas sensoria¬ 
les o máculas) que tienen células sensoriales o cilios bañados en una sus¬ 
tancia gelatinosa con pequeños cristales (los otolitos). Los canales semicir¬ 
culares son tres de cada lado, orientados en distintos planos y cortados en 
ángulo recto entre si: uno casi horizontal y los otros dos verticales, pero 
orientados de tal manera que el vértice del ángulo recto que forman mira ha¬ 
cía el centro del cráneo y divergen hacia afuera. Cada conducto presenta en 
uno de sus extremos una ampolla o dilatación, en la que se observa una cres¬ 
ta o veleta sensitiva, que es el órgano receptor. El conjunto nada en una sus¬ 
tancia gelatinosa y el resto de los conductos está lleno de un líquido llamado 
endolinfa. 






























DESCUBRIDORES DE LAS LEYES DEL 
MOVIMIENTO DE LOS PLANETAS 


Corte del palacio de Ticho 
ñrahé en la isla de Hveen, 
Sus cúpulas cónicas en¬ 
cerraban la mayor parle 
de los grandes Instrumen¬ 
tos astronómicos construi¬ 
dos por este p ac¡en le ob- 
servador. 


El observatorio que Ticho 
Bramé hizo construir en la 
isla de Hveen lúe el pri¬ 
mero en tener en cuenta 
la refracción de la luz, 
Construyó instrumentos 
de gran dimensión desti¬ 
nados a hacer observa' 
ciones precisas y siste¬ 
máticas, Sus trabajos 
signilicaron una concep¬ 
ción nueva sobre el méto¬ 
do científico y fueron 
la basa de las leyes de 
Kepier 


Esquema da la Ley de Keptgr 


ICHO BflAHÉ y JUAN KEPLEfl 
I constituyen, Junto con Nicolás 
Copernico y Galilea Galilel. las 
principales figuras que revolu¬ 
cionaron los conocimientos de la astrono¬ 
mía moderna, Ticho Brahe (1546-1 601) na¬ 
ció en Knudslrup, Dinamarca. La admira¬ 
ción que le produjo un eclipse de Sol, pre¬ 
visto con anterioridad, decidió su carrera. 
Protegido por ai rey Federico II que la do¬ 
nó la isla de Hveen y una cantidad de dine¬ 
ro para edificar sil i un observa lorio astro¬ 
nómico, pudo realizar ¡mportanlisimos 
descubrimientos. Ellos fueron aprovecha¬ 
dos, más tarde, por su discípulo. Juan Ke- 
pler fi571-1630), Éste le sucedió como as¬ 
trónomo def emperador Rodolfo ü de Ale¬ 
mania. A Keoler se le deben las layas que 
rigen el movimiento da loa planetas. 


LEVES DE KEPLEH 

Cada planeta describe en sentido directo 
una órbita elíptica, uno de cuyos focos está 
ocupado por el Sol. La velocidad de los pla¬ 
netas varia de acuerdo con la linca que une el 
pía ocia con el Sol. Así, el tiempo empicado 
en recorrer A-B es Igual ai de C-D- Ames de 
las leyes de Keplcr. se creta que las órbitas 
eran circulares. 


VJsla del oDsoJvarono 
subterránea de Ticho 
Brefob. A él s* deben, 
entre otros trabajos, 
el hflt». hacho ol ca¬ 
tálogo de 777 estre¬ 
llas. 


LOS 

GRANDES 
GENIOS 
Y SUS 
OBRAS 


MI!!! 
















































Hoá belloá p majmuoáoá tiáncá 


|_cs cisnes a>r» Cái los ubi¬ 
cas aves salvéis que pueden 
llegar a tener un plumale te> 
raímente planea □ ídLalrrtefiLu 
neyio. Ér’i America del Sur h,;-ty 
Cisnes blancos ton cuenco 
negios 

S'.jLi; ONVERTIDOS en símbolos de la pw* 
JjfJ zu por su plumaje blanco, \ tic ta bdlc- 
•ClÍI ■' * a p° r %u elegancia► Jos Cisnes lian sido 
admirados en tqdos- los tiempos, Son aves 
4c un gran prestigio en la mitología y en la litera¬ 
tura, Sus pantos —bastante cstritLcnícs, por cier¬ 
to— pasaran a representar !a voz de los poelas. Por 
su parte, éstos, impresionados par la presencia ma¬ 
jestuosa y mis tenas» del ave, vieron en. su largo 


y flexible cuello nada menos que d signo de Lntcrro- 
gACión. 

EL MODELO DÉ TODOS 

El mis conocido de Los cisnes, al que se parecen tu¬ 
das. cu d lubeieuliido o mudo {Cygrms olvrj, que ape- 
nas cmiic sonidos y que vive «t los estanques, tíos y la¬ 
gos de Europa cení ral. 

Siguiendo una característica que le es común, anda 


torpemente en tierra, pern ¡i»da y vuela can gracia y 
rapidez. El aguí* es su elemento nuLurai, y d aire le 
pee [Hice demostrar la fuerza ds sus alas. 

Si se Ee observa en tos estanques, se vcr¿ que fre¬ 
cuentemente hunde et cuello, y aun I» parte anterior 
dd cuerpo, tn el agua, buscando vegeta les o animali¬ 
tos acuáticos que constituyen su alimento. 

También se veri que algunos de ellos St abalanzan 
sobre ios otros, provocando revuelos, peleas a picota-- 


Las cisnea pertenecen al or¬ 
den do Jos aogerilcrmos, to 
mismo que los patos- A po¬ 
co do romper et cascarón 
aprenden a nadar guiados 
par sus padres. 



















Cabeza y pico de 
distintas especies 
de cisnes, 1) Cisne 
mudo común, 2 } 
Cisne trompetero. 
3) Cisne cantor 
europeo. 4) Cisne 
negro australiano. 
5) Cisne de cuello 
negro sudamerica¬ 
no. 6) Cisne silba¬ 
dor. 7) Cisne de Be* 
wíck o chico. 


zos, encuentros y huidas. Son los cisnes machos, pe¬ 
leadores por naturaleza, especialmente en ía época 
en que defienden su derecho a permanecer en ciertas 
áreas de las aguas, necesarias para el desarrollo de 
sus crias. 


UN CISNE CON MUCHO ENOJO 

Si un cisne se siente molesto por la presencia de otro 



Para alimentarse, los 
cisnes se valen de su 
pico, que actúa como 
un filtro. Con él buscan 
entre los vegetales que 
flotan en e! agua o en 
el fondo de ios 
estanques, y ai 
sumergirse levantan ia 
cola en la forma curiosa 
que muestra la foto. 




y quiere demostrárselo, lo primero que hace es ame¬ 
nazarle desplazándose a gran velocidad sobre el agua, 
con el cuello replegado y las plumas erizadas, agitando 
las alas violentamente, para mayor demostración de en¬ 
fado o enojo. 

El otro, generalmente, no rehuye lo que interpreta 
como un desafío, porque en seguida responde a la ca¬ 
rrera marchando a su encuentro. Entonces comienzan 
los picotazos en las plumas del pecho» del cuello y de la 
nuca, Mientras lo hacen, cada uno está pendiente del 
momento en que podrá mantener, mediante un movi¬ 
miento dado por sorpresa, el cuello del otro debajo del 
agua. Se trata, pues, de ahogar aJ contrincante. Pero 
digamos que esto ocurre pocas veces, porque uno de los 
dos peleadores acaba por abandonar el campo al otro. 
Y la paz vuelve al lago, como si nada hubiera pasado. 

DEL COLOR GRIS AL BLANCO 

Estas aves, que, como dijimos» son símbolos de la 
pureza por su color blanco, no nacen con ese color, si¬ 
no que son grises en un comienzo. Sólo al afro de vida 
adquieren la blancura que les ha dado renombre. 

El nido donde vivirán los pollitos en los primeros 
tiempos es construido por la pareja de cisnes. Mejor di¬ 
cho, los dos, macho y hembra, juntan los materiales, 
pero es ella la encargada de disponerlos en el borde del 
agua que han elegido. Allí levanta la especie de cono 
truncado que es el nido de un cisne, con una depresión 
en la parte superior, tapizada con elementos muy deli¬ 
cados, a diferencia de las ramas» pajas, juncos y algas 
que forman el cono propiamente dicho. 

Durante cinco semanas consecutivas la madre incu¬ 
bará la nidada, que es de cinco a siete huevos. Et padre, 
mientras tanto, montará guardia de vigilancia. 

A poco de romper el cascarón, los cisnea tos corren 
al agua guiados por su mamá y con el papá a ía reta¬ 
guardia, siempre vigilante. No pueden alimentarse so¬ 
los por su pequeñez e inexperiencia, y entonces son los 
padres los que sacan del fondo de las aguas las hierbas 
tiernas con que ios sustentan, hundiendo los cuellos en 
una búsqueda infatigable. A los cuatro meses y medio, 
las crías pueden volar. 

UN CISNE CON VOZ POTENTE 

Existe un cisne que es pariente cercano del cisne can¬ 
tor descrito. Es el trompetero americano, así llamado 
por su potente voz. Se trata de la más grande y pode- 




















I 



rosa de todas estas aves. Juntamente con el cisne mu¬ 
do, tiene costumbres bastante sedentarias, emigrando 
menos que los otros cisnes. En un momento, por la per¬ 
secución de que era objeto, estuvo a punto de desapa¬ 
recer de América del Norte, donde vivía en innumera¬ 
bles bandadas. Por suerte, naturalistas y amantes de los 
animales les salvaron con sus oportunas llamadas de 
atención para que se les dejase vivir en sus ámbitos sin 
perseguirles salvajemente. 

Sin embargo, ¡os cisnes están en peligro de desapari¬ 


ción por obra de la mano del hombre. La civilización 
moderna ha impedido que se desarrollen como antes al 
desecar los lagos, lagunas y pantanos donde vivían. 
Además, ha privado a sus proles de alimentos al dragar 
los ríos y producir !a merma de los vegetales que co¬ 
men, Finalmente, los barcos inundan de aceite y de pe¬ 
tróleo las aguas, contaminándolas. Sólo en pocos luga¬ 
res los bellos y majestuosos cisnes siguen siendo los 
blancos habitantes que atrajeron a ios poetas y artistas, 
provocando admiración. 


El cisne negro es muy 
belicoso, especialmente 
en la época del celo. 
Tiene el cuerpo 
alargado, la cabeza 
armoniosa y pequeña y 
el pico libre de 
protuberancias. Fue 
descubierto en Australia 
en 1648, 



Los cisnes se ven obligados a 
tomar impulso recorriendo un 
trecho considerable antes de al¬ 
zar vuelo (1). Alargan el cuello 
hasta colocarlo en forma hori¬ 
zontal {2) y vuelan largo trecho 
(3). Para posarse en el agua los 
cisnes mantienen las patas ade¬ 
lantadas, ei cuello vertical y las 
alas abiertas (4). 


3 




























llíJP.I 






¿<©ué en literatura 
el modernismo? 


' . STAMOS a fines del siglo XIX > un cambio 

_Láy J sustancial se anuncia en la poesía, fin el dc- 
jXji : ■ ljctiío qutcotrfi cus re ] 830 y ] 690 comienza a 
-., l. ri manifestarse un movimicnuo renovador en 
España c Hispanoamérica. Este movimiento se concreta¬ 
rá en el modernismo, que inicia la búsqueda de umi ex¬ 
presión más itaiural. introduciendo nuevos horizontes 
expresivos e ideológico!; que tu vieron $u modelo mayor 
en el pensamiento y la literatura de Francia y, a través de 
la influencia francesa, en lo más nuevo de Europa. Fue 
cri última inManria, expresión, forma y bustnreda de la 
palabra. Por 10 tanto. renovó el lenguaje e innovó la mte 
trica, 

LOS DERROCADOS 

H1 modernismo fue una reaodón contra el romanticis¬ 
mo y d posromantkismo, que en Amtrica tuvo más Lar¬ 
ga vida que en Europa. La exaltación del yo, de los senti¬ 
mientos y las ansiedades del poeta es sustituida por el 
culto retinado de las formas,. 

Ert Europa hablan sido derrocados el positivismo filo¬ 
sófico y, en literatura,. d naturalismo derimurLónicos. Y 
como consecuencia de este hecho se produjo un ambiim- 
Le de eontLLsitsn y pesimismo. yu que uño >' OllD íjercit- 
ron gnm influencia en la culture de la época. El natura- 
lLsrno —qm convirtió los resultados de ¡as ciencias, en 


Leopoldo Luqones. 
poírtd argentina 
(1674-193&*. gran 
renovador do lü 
poesia. “Odas 
aechares", “Las 
monistas de «ó' r , 
"Él libro de los 
paisajes''. "Poemas 
solariegos", son 
algunos de sus libros 
más Importantes. 


El verdadero nombre dn 
¡Rubén Darío era Félix 
Rubén García SánMfiiilQ 
(1667-1916) Este poete 
nicaragüensa luGOl 
creador del rnodemismo. 
"Azul". "Rfosas 
profanas" "Cantos de 
Vlde y Esperanza" son 
spnilicaLlycs del 
modernismo tomo 
búsqueda de la 
exprwtón, "Corro, cada 
palabra tiene un sima, 
bey en -cada verso, 
además do la simóme 
verbal, una melodía 
Idt-ji' decía en poeta. 


Juan Ramón 
Jiménez poeta 
espato! {18B1-1BS% 
cuya obra "ñaiero y 
yo" os uno de tos 
más bellos y lientos 
poemas del h&Ws 
española. 


especial de ¡a psicología, en la base misma del arte dv 
escribir—, habla creado una imagm del hombre deter¬ 
minada por la herencia y el medio ambiente. Pronto se 
proyectan en Francia ditos movimientos, destinados a 
ocupar el lugar acéfalo dd naturalismo y como reacción 
d ¡ame[raímente opuesta a tete, Primero d parm^innis- 
mo„ que buscó una perfección formal e» detrimento ele 
lo sustancial; más lirdc d simbolismo, que se levantó en 
contra dd perfeccionismo frió e impersonal dd parnaso 
y dd ilttlauiicismo tieniilidsia del naturalismo. Su ele¬ 
mento capital es el símbolo como superación de la metᬠ
fora y transposición de un mundo de belleza pura en el 
que lo importante no es la períceciÚR objetiva, sino la 
sensación y la ingerencia. 

Loí modernistas recibirían la influencia del simbolis¬ 
mo y Su trasvasarían a una nueva estética. 

El artista postulaba una actitud independiente frente a 
la retórica burguesa, y mBicriabzú distintas vías persona¬ 
les Je expresión. 


LOS PRECURSORES 

Se señala cfs la actualidad corno precursores del mo- 



dcrníbiñu ¿i cuatro pocm americanos: el mexicana Ma¬ 
nuel Gutiérrez Nijcra, los cubanos José Marti y Julián 
del (..'Eudl y e! colombiano José Asunción Silva. 

José Marti í'uc una de las personalidades más v¡goru¬ 
sas de ¡a América hispana. Foeia de transición enire el 
romanticismo y el modernismo, lucí amblen un rcvolu- 
donurto y un patriota. Como poeta le preocupó dema¬ 
siado el hombre, y su obra está impregnada de un hu¬ 
manismo que no es propio de los modernistas, 

Gutiérrez Mi jera Cita considerado como precursor 
de Rubén Darío en el tiempo y por las características de 
su abra. Muy persona] como poeta, se sintió ai raido 
por la poesía francesa. 

José Asunción Silva fue el más significativo orienta¬ 
dor del modernismo. Es célebre uno de su.^ ‘'Noctur¬ 
nos". En esta elegía, modelo en su género, utilizad til* 
mo libre, 

EL CREADOR 
DEL MODERNISMO 

Es Indudable que el creador del modernismo fue Ru¬ 
bén Darío, e! principe de Los poetas americanos. ‘Tro¬ 


sas profanas 1 libro revolucionario, marcó una fecha 
capital en i.i historia de la poesía modernista. 

En "Prosas profanas’ 1 evoca la antigua galantería, 
pero también exalta las exquisiteces de la vida moder¬ 
na, los mitos lírícfio? y una Edad Media que sólo existe 
tu su imaginación. Esta obra determinó innovaciones 
en [asformas poéticas, yaque restauró cu ella antiguos 
metros, Jio flexibilidad a Los existentes e introdujo 
otros nuevos. En realidad, el gran poeta nicaragüense 
no hizo oirá cosa que con;«mar la trayectoria culta de 
la poesia española. 

En “Catiros de sida y esperanza", aparecido cu Ma¬ 
drid en I9fl5, el poeta no canta al jiijoí galante y frivo¬ 
lo. sino que su* versos expresan el dolor y la «pcnmza 
del hombre y su le en los destinos de la humanidad y de 
América. Con. él. Darlo íitcanró la plenitud de su arte. 

Giros nombres de importancia se enrolan en el movi¬ 
miento modernista. Entre ellos el peruano Jóse Sanios 
Chocarlo; el boliviano Ricardo Jaimes Frcyrc, el mexi¬ 
cano Amado Ñervo, el sr^eniino Leopoldo Lugones. 
los prosistas José Enrique Rodó, critico sagaz, que usó 


Mlg-uél d? Urtafimno 
(106-1-1936) os una de 
los i egidas más 
vigorosos ríe la litpralura 
&sp atoll Publicó un 
libro tliylario "Poemas", 
en 1907. y un largo 
poema "El Cristo d g 
V olázqq&z", m 1*30. 



l-L idioma preciso y expresivo; Horacio Quiroga, uno de 
los mayores cucnlistas Americanos, y el argentino Ri¬ 
cardo Güiraldcs. cuya novela “ Don Segundo Sombra" 
le dio la fama continental. 

EL MODERNISMO EN ESPAÑA 

En España, esta revolución poética determinó una 


221 



















Antonio Machado 
<1075-1939). En tos 
primeros libros de este 
destacado poeta 
español son notables la 
influencia de Darío y el 
modernismo. 



nueva orientación y ejerció una transformación vital. 
Derivan de este movimiento, entre otros, Salvador 
Rueda, Miguel de Unamuno, Francisco de Villaespesa, 
Ramón del Valle Inclán, Manuel Machado, Juan Ra¬ 
món Jiménez y Antonio Machado, 

Antonio Machado (1875-1936), con elementos sim¬ 
ples y con palabras que parecen broiar de la misma tie¬ 
rra, describe la austera belleza y la soledad de la llanura 
castellana, su paisaje y su alma. Es, también, profun¬ 
damente humano y sus versos están impregnados de 
una cautivante emoción, Su poesía es sobria y pura, y 
parece desdeñar los principios de la forma; por eso, si 
bien en un comienzo cultivó el modernismo, luego se 
independizó para crear una obra personal y magnifica. 
En su libro “Soledades* p (1903) confesaba a propósito 
det origen y carácter de su lirismo: “Admiraba a Ru¬ 
bén, pero no quise seguirle”. Luego publicaría otras 
obras, inscritas en una estética diferente. 

Los primeros libros de Juan Ramón Jiménez (1881- 
1958) revelan la influencia del modernismo y de Darío, 
aunque su poesía simple y de una finura y delicadeza 
pocas veces vistas en la poesía española se distingue del 
lujo formal que caracteriza este movimiento. Luego 
fue evolucionando, años tras años, hada una poesía in- 
timista y profunda. Pasado el auge del modernismo, él 
atrae, a su vez, sin proponérselo, a los nuevos poetas, 
convirtiéndose en el maestro de una vanguardia estéti¬ 
ca. Su poesía, “libre de elementos no poéticos —como 



Ramón del Valle Inclán 
era el seudónimo del 
escritor gallego Ramón 
Valle y Peña (1BS6-1936). 
En sus poesías y relatos 
buscó, como Darío, un 
lenguaje personalIstmo y 
sorprendente. 


Ricardo Güira Jetes, poeta 
y novelista argentino 
(1806-1927), autor de 
' Don Segundo Sombra”. 




José Enrique Rodó, prestigioso critico uruguayo 
(1872-1917),"Ariel" fue su libro más significativo. 


su riqueza cromática. Sus versos sobre motivos andalu¬ 
ces interpretan los temas populares con una aristocráti¬ 
ca elegancia que no excluye la fuerza dramática dd 
“cante jondo”. Su obra poética se halla recogida en 
varios libros, 

Francisco de Villaespesa (1877-1936), amigo de Ru¬ 
bén Darío, fue, juntamente con Salvador Rueda, uno 
de los primeros divulgadores del modernismo en Espa¬ 
ña. En sus numerosos libros abundan las páginas de 
gran belleza y colorido. Su poesía es de transición entre 
el modernismo rubendariano y la poesía española enca¬ 
bezada por Juan Ramón Jiménez. 

Miguel de Unamuno (1864-1937), ensayista, erudito, 
crítico, novelista, dramaturgo, poeta, periodista, edu¬ 
cador; todo lo fue y en todas estas disciplinas dejó su 
huella imperecedera. Pensador y filósofo, fue, por so¬ 
bre todas las cosas, un escritor de gran fuerza expresi¬ 
va, original y contradictorio* 

Si bien su poesía tiene todas las inquietudes moder¬ 
nas, desechó el lujo y el refinamiento rubendarianos, 
y al lado de la del poeta nicaragüense parece tosca y 
ruda. 

Sus libros de poesía son: "Poesías” (1907); "Rosario 
de sonetos líricos” (1911); “El Cristo de Velázquez” 
(1920), lo mejor de su labor poética; "Teresa” (1923); 
“Rimas de adentro” (1923); “De Fuerteventura a Pa¬ 
rís” (1925) y "Romancero del destierro” (1927), 

El género preferido de Unamuno fue el ensayo en el 
que llegó a su mayor altura. 

Ramón del Valle inclán (1870-1936) fue novelista, 
cuentista, poeta y dramaturgo, y en todos estos géneros 
sobresalió por su ingenio y su talento, Poeta modernis¬ 
ta, de fina y rica sensibilidad, escribió “Aromas de le¬ 
yenda* 5 (1907), "La pipa de Kif” (1919) y “El pasaje¬ 
ro* 1 (1920), 

Autor de numerosas obras de teatro, creó el origina- 
lísímo y desconcertante género de los esperpentos; 
obras raras, en prosa y verso, donde se amalgaman lo 
grotesco con lo trágico y lo espeluznante. 



José Santos 

Chocano, 

( 1674 - 1934 ), 

representante 

del 

modernismo 
en Perú. 


222 


dice Federico de Onís— es una lección permanente de 
belleza y gracia* 1 . 

Salvador Rueda (1857-1933) fue un poeta enamora¬ 
do del ritmo y del color* Ejerció, ai principio, gran in¬ 
fluencia en los primeros poetas modernistas, movi¬ 
miento dei cual fue uno de los iniciadores en España, 
Su pasión era la naturaleza y se dedicó a cantarle en to¬ 
dos sus aspectos* Publicó numerosos libros de versos, 
entre ellos "Noventa estrofas’* (1883), “Cuadros de 
Andalucía” (1883) y “Sinfonía del año” (1888). 

Manuel Machado (1874-1947) tomó del modernismo 


□ 

f 

j 

r 








Rufino Blanco 

Fombona, 

poeta 

modernista 

venezolano 

(1874 1944). 















MANZANA 

Fruto del manzano, de forma globosa, algo 
hundida en los extremos del eje; de corteza 
delgada, lisa y de color verde claro, amarillo 
pálido o encarnado. Su pulpa es carnosa, con 
sabor ligeramente ácido o azucarado, y semi¬ 
llas pequeñas de color caoba. Su nombre deri¬ 
va del bajo latín “mattiana" y le fue puesto 
en memoria de Caius Matius, tratadista de 
agricultura que vivió en el siglo I antes de 
Jesucristo. 


MELINDRE 

El nombre propio en latín de la isla de Malta 
es “Melita", y su aparente similitud con el vo¬ 
cablo <4 mel”, que significa se prestó a 

que ese lugar fuera considerado como “tierra 
de Jauja", es decir, delicioso, paradisíaco. El 
término fue recogido luego por el francés, 






be palabras» comunes» 


Cotidianamente usamos palabras de las cuales co¬ 
nocemos su significado, pero cuyos orígenes ignora¬ 
mos. Nacidas de circunstancias diversas, se incorpo¬ 
raron definitivamente a nuestro idioma, el que se vio 
enriquecido así con el aporte de nuevas voces. 


“melide”, y probablemente de ahí pasó a 
nuestro idioma como “melindre”. Sirve para 
designar varios dulces, bizcocho y frutas de 
sartén muy delicadas. Asimismo, se da el nom¬ 
bre de melindre a toda delicadeza exagerada o 
afectada en el lenguaje o en los modales. 



































DE LA VIDA MISMA 


Faunas 





L violoncelista Pablo Casals, de legendaria fama 
(1876-1973), era sumamente bondadoso con sus ami- 


gos y con ios músicos que se acercaban a él, aunque 
éstos no tuvieran el más mínimo talento. Cierta vez, 
en París, mientras daba una ciase, un alumno suyo eligió como 
ejercicio una sonata de Beethoven y la interpretó muy maL Los 
demás, que siguieron penosamente la ejecución, esperaban el 
estallido deí maestro, pero no fue así, Al finalizar, en un tono 
sumamente cordial, le dijo al joven: 

—Es una pieza espléndida la escogida por usted, y le felicito 
por su innegable buen gusto. Ahora, repitamos junios la parti¬ 
tura desde el principio. 


224 






























Naturaleza muerta con vaso, 
taza y manzanas. 

En este detalle de un 
lamoso cuadro se destacan 
algunas características 
de la pintura de Cézanne, 
quien dijo: *'Nuestro arte 
debe dar ei estremecimiento 
de su permanencia. 

Debe hacemos gustar 

eternamente de la naturaleza. 

Yo tomo sus tonos, 

sus coi o res, 

sus matices, 

tos fijo, los aproximo,.. 

forman lineas, se 

convierten en objetos,,." 




€1 pabre be la pintura moberna 



UO de un rico banquero, Paul Cézanne 
nació en Aix, importante dudad del sur 
de Francia, el 19 de enero de 1839, Mien¬ 
tras su padre vivió, le pasó una pensión al 
pintor, cuyos cuadros no se vendían y era rechaza¬ 
do casi constantemente por 3a critica» y al morir le legó 
ima importante fortuna. Sin esta ayuda, es difícil que el 
genio de Cézanne hubiera podido desarrollarse. 

El artista tuvo una infancia y una adolescencia feli¬ 
ces, al lado de una madre y una hermana cariñosas. Es¬ 
tudió en una escuda católica, y de esta época data la 
afirmación de su fe, que no le abandonó nunca. En esa 
escuela recibió también, de un monje español, sus pri¬ 
meras lecciones de dibujo. 



Autorretrato. 

Esta obra se diferencia 
del gusto impresionista 
por el rigor geométrico 
de su estructura. 


En este cuadro, titulado 
Anciana con rosado, 
el volumen está modelado 
por gradación de los 
tonos frios y cálidos. 



225 




































Les jugadores. de caries. F.s u« de loe cu -.dros más 
famosos dé Cézanno, rraesuo nq sólo por es carácter 
Original del dibujo o de su pir.lu'a y por él modo dé 
establecer sus volúmenes por pianos, coloreados 
sino por au arle de CíHTipafM?r. 

Bosque éir Províioze so tlluia este cuadro p<nindo 
en >900 En las Obras del artista un ootóf O uña 
iorrna r>o oxlsten sino como eiamenLos laiearaíJae 
en yn conjunto úrgaíiizado de coloras y cíe lineas. 


Cuando í amplió diez artos de edad le regatiiron «na 
caja de acuarela, con laque pintó cuanta ilustración en 
blanco y negro enoanlró en lila revistas, dando pruebas 
de mi sentido del color. 

Estudiante aplicado, terminé el bachiller en 
Aprendió con igual aprovechamiento griego y latín, 
dominó los principios > Fórmulas de la química y i y6 
con pasión poesías, obres teatrales y nnvelas (Jadeas y 
moderna. 1 ;, 

La vocación de pintor, .sin embirrio, acechaba, y ha¬ 
biendo estudiado por su cuenta Los cuadros del museo y 
lias ijtlcua.s de Aix, CTtyó que cidria viajar i i'ftrfe ti pro¬ 
seguir sus estudios, El padre se OptiSO; quena que su hi¬ 
jo íLlera abogado. Intervino la madre, que con un «rgu- 
mcnlo que i e velaba su cultura (y SU eran afl-CtO por d 
lujo) Terminó la discusión diciendo: 

—¿No ves. que el poqucíio tiene que ser pintor por¬ 
que se llama Pablo, como Rúbeos y como el cerones? 

EL NOVELISTA ¥ EL PINTO Ft 

En el colegio vccundarip Cfeannc tuvo dos compañe¬ 
ros a tos que habría de unirle unj largi 4rtsi;s!ad V que 
serian hombres de importancia en la sida francesa;; 
Baptlsíc fiadle, que llegó a ser profesor de lu L-scucla 
Politcenka de Rari*. y Emilio Zeda. el gran novelista. 
Los tro estudiantes fueron inseparables,; compartían 
no sólo su* lecciones y entusiasmo por los arles sino sus 
correrías de muchachos sanos y alegres, Recorrian ¡os 
eainiuis de lu Provenía, se hartaban en sus arroyos y ca- 
¿aban en los bosques de los alrededores. 

Zolu, el más intelcctua! de todos, influyo en csie sen¬ 
tido sobre su amigo tizannc; ésic, a su ve/, le transmi¬ 
tió su amor por la naturaleza, Los dos estaban fuerte- 
mente unidos por su afición a la literatura y las artes en 
llenera! (el pintor llegó a escribir buenos versosL Uni¬ 
dos por tan magnifica amistad, los tres soñaban con la 
gloria y con el triunfo. 

En sida, sin embargo, sólo habría ele triunfar el no* 
vdista. AI pintor Je estaba reservada una larga carrera 
de incomprensión. Por oirá parle, sus destinos fueron 
separándolos poco ii poco. Primero fue d vi aje de Zeda 
a París. Aunque este viaje empujó a Cc/anne, mareó el 
prime: alejamiento. El encuentro ya no Fue el mismo, 
Finalmente, años después, d ¿sito cid novdistii y una 
Obra que publicó, en la que había de un pintor Fracasa* 
do, hicieron el rcMO. 

EL LARGO APRENDIZAJE 

ParLs fue una desilusión para d aprendí/ de artista. 
Dio mal su examen de ingreso a la bseticla de Bellas Ar¬ 
ies. ITecidiÓ, entonces, volver al lado de su padre, darle 
la razón y convertirse en banquero (en lo dfi abogado 
tto LransigiriaK Claro que cuando se es ¡pinior por naUi- 
ralcfüt no hay decisión cine valen, y al poco tiempo t c- 
íanne estaba de nuevo en París. 

Era el arto 1962. La capital 1c ofrecía todo lo que un 
principiante nccesila. Museos, talleres, sida de artJíta. 
Hlinea más abandonó los pinceles. Durante ru uiínic- 
rrumpida carrera de paisajista, retratista, figurinista y 
pintor de nut «raleza* muertas, trabajó alrededor de 
cuarenta \ cuatro años, en su taller O al aire libre, en 
Parí-, o sus alrededores, yen la bella Provenía, a laque 
volvió una y otra vez. Todo, sin embargo, Fik un largo 
aprendizaje para el periodo final de su vida, en d que d 
artista dio lo mejor de su gcrnu. 


Autorretrato pintado en nt 


Lu casa del ahorcado dé 
Anvera, cuadro Pasado CP 
uoa perspectiva múltipíq. 


B dolor, ófea pintado en él 
aro 1S66. 


S puente de Melncy, admi- 
rabte ejemplo de la-onentor 
cióaoOnsVuct ¡vista. 


22 & 



E rruc lincho riel 
chaleco rejo «poyado 
en un codo. 

En este quemo te 
arquhoclura tot al da ¡;¡ 
obra indina el estado 
de ánimo del |own El 
brazo excesivamente 
alargado ocenlúa 10 
símsadórv de 
desaliento. 



Salvo un viaje a Suiza, cu 1891, nunca salió de frun¬ 
cid. Y a punir del perfodú SKS2-]8 l h>, sus visitas □ París 
fueron menos frecuentes permaneciendo cu Aix. 

■LA DEHESA DE LOS VIENTOS" 

En lits inmediaciones de Aix. precisamente, en una 
propiedad de la época de í uis XIV que su padre había 
adquirido, iiljLató su Lallcr. donde trabajó hasta 1S97. 
Lu hcrjitosa casa de entupo at llamaba cu idiom a proven- 
/al "Jas de Bou fían". que quiere decir "La Dehesa de 
los VjeiMos". Los cuadros dei pinKir reproducen aspec¬ 
tos dd lug.ur. donde firmó iilguíiüi de- aus obras más be¬ 
llas, como "Las grandes bañistas 0 . 

Cé/anise era un hombre scníimcnlal. bueno ¡un nnlu- 
nde/i, aunque hosqu por scM.sibitulad. Süs reclusiones 
en pro viada obedecían a su mmu |>nr el paisaje, neto 
También al convencí míenlo Je que debía aislarse ante El 
inqomprtusLótt, tJejó “Jus de BotilTari" cuando murió 
ml ruad re, -e Lri si alo de flutrvO etl Ai \ y, frita 1 1 n cine J O fñ - 
jto en íliemin de I. imvev. donde, trabajando sin desean* 
so, murió d 22 dv (jclnbrc Je FXló. 

Un día de otoño, absorto en la ejecución de un paisa¬ 
je. k sorprendió «na tormenta en pkno campo, Estaba 
• oin. porque no admitía que le vieran piular. Se arras- 
lió como pudo, tirando del caballete y con la lela prote 
y. i da deba j^ de su gab/ n, hasta el ea mino, Asi le v jo el ea- 
rretero que k recogió y eüntó Eu historia 1.1 "maestrít 
Cé/iinne" moría una semana después, no sin ames ha* 
Ivtr pedido que le aproximaran a la cama el reirato in- 
conclusa de su jardinero, en d que dio unes pinceladas, 


UN GENIO POSTUMO 

AUTIque Cé/anne espuíD por pr¡iner;i vez con el 
grupo de pintores Impresionistas, ¡pe entonces enm- 
móvtn n la capital francesa con su revotuciomiría rnu- 
ncm de pintar, no Ful- un artista de tóQ escuela, 
C’úurbci y Daumief, el pintor y el grabador qtte copió y 
admiró en el Museodd l.ouvrc. fueron, puede decirse, 
SUi primeros deshimbruiiuculi'is. Pissorro, el maefiiro 
del impresionismo, guió Limbiétt sih pavos. Perail k L - 
oía «na personalidad muy propia, cuya expresión en¬ 
contró al fin vq camino, 

EEubriLin de descubrir su única, profunda y serla ma¬ 
nera de concebí! la pintara, exaltando su obra, las pitr¬ 
iare* q«C le siguieron; culre días. FicassO. Aquella at¬ 
irió si era tic rec-hn zo que te rodeó comenzó a disiparse 
poco aiires de que muriera, ihvo sólo la exposición iWts- 
luma, a un año de SU desaparición, lo consagró ileRfli- 

tivamentc- 

"Nuesiio arte -dijo una vez— debe dar el estre- 
iiiccimienio de mi permanencia... Debe hacernos yus- 
tar cicrnñmenic de En naturalc/a. ¿Qué su- esconde de' 
bajo de ella? Quizá codo, quizá nada, ¿Comprende 
Usted? Yo torno S|is ranos, sus colares, sus matices; los 
fijo, los aproximo... Forman linea*, ve convierten en 
objeios, rocas, árboles. Cobran un volumen- Tienen un 
valar/' 

A ese '. alar pictórico apuntó siempre la creación Je 
t c/amiL-, pintor de admirables retratos y de naturalezas 
muertas, en cuyas tetas se han inmortal izado quitos 
paisajes franceses. 



Pfeli'alú dé Cc/Hrirtó hétbo 
en taso por olro qron pin¬ 
tor; Auguato Rortoir. 


Naltuáles mueíia.ci^io 

én tí que se doslaca €H vth 
lumen de kas Obfelon. 



B epon pino. En cslucua- 
drn se siente d árbol coma 
un personaje vivo. 



Casas y áitrfes ¿nte k 
manlaña de Sainle- 

Vkldre, piniarío en sus úl¬ 
timos años. 



227 



















también turban por la piba 


U distribución varía según los 
distintos climas, destacándose, 
sobre todo por la diversidad de 
las especies que los componen y 
su gran extensión, los bosques que se ex¬ 
tienden por las áreas ecuatoriales de 
América, África y Asia. 

También los hay muy extensos en si¬ 
tios no tan calurosos, como son las zonas 
templadas o las frías de Europa, América 
del Norte, del Sur y el resto de Asia. Allí 
las especies de árboles más típicos corres¬ 
ponden a las coniferas, tales como pinos, 
abetos, cedros, etc., que se caracterizan 
sus hojas son alargadas y delga¬ 
das con aspecto de agujas. Además, po¬ 


seen flores muy distintas de las que nos 
son familiares. 

En la actualidad hay muchos bosques 
de coniferas que han sido plantados por 
el hombre. Dichas plantaciones son de 
capital importancia, pues la madera que 
se extrae de ellas se utiliza en industrias 
tales como la del papel, los laminados y 
chapas terciadas, etcétera. 

NADA CRECE ALREDEDOR 
DE LOS ÁRBOLES 

Un hecho llamativo para el hombre 
amante de la naturaleza, y estudiado por 
los biólogos, es la ausencia de todo tipo 
de vegetación herbácea alrededor de los 


228 















Los bosques, con sus diversos matices de verde, constituyen 
uno de los más placenteros paisajes de la Tierra. 

Se calcula que ocupan unos 40.000.000 de km 2 , lo que representa 

el 27 % de la superficie de la tierra firme. 


Semilla 



pinos. Sólo se ve una alfombra espesa y 
blanca formada por las hojas caídas que 
se han secado. 

En realidad, las hojas secas son las res¬ 
ponsables de la esterilidad del suelo y de 
que nada crezca alrededor de los troncos. 

Ellas, al igual que las cortezas, contie¬ 
nen una sustancia quimica denominada 
picnogenol. Cuando las hojas, por la ac¬ 
ción de las lluvias, de los hongos, de las 
bacterias o de otro tipo de agente, se des¬ 
componen, el picnogenol que contienen 
se disuelve en la tierra. 

Esta sustancia, al entrar en contacto 
con otros vegetales, inhibe su crecimien¬ 
to y desarrollo. Así, el pino evita, en cier¬ 
ta manera, la competencia que le podrían 
hacer otras plantas por el espacio, la luz 
o los nutrientes del suelo. No sólo en el 
reino animal hay una puja por sobrevivir 
sino también en el reino vegetal, y el 
pino es un buen ejemplo de la lucha por 
la vida. 

ACELERAR EL CRECIMIENTO 
PUEDE SER FATAL 

El picnogenol actúa sobre una proteí¬ 
na que interviene en el metabolismo de 


En una misma planta de pino hay flores 
femeninas y flores masculinas. Los conos 
femeninos nacen en la extremidad de las 
ramas jóvenes y están formados por flores 
femeninas que se implantan en un eje central. 


Cono femenino 



un compuesto llamado Áddo-3-indo! 
acético, el cual es conocido como la hor¬ 
mona del crecimiento o auxina. 

Cuando cualquier planta está en pro¬ 
ceso de crecimiento, sus tejidos mantie¬ 
nen un justo nivel de auxina, lo que per¬ 
mite su normal desarrollo. 

Por el contrario, un aumento en la 
concentración de auxina provoca efectos 
mortales en ¡a planta, debido a alteracio¬ 
nes que se producen en su desarrollo y su 
metabolismo. 

El picnogenol presente en el suelo ac¬ 
túa de tal manera, que produce un 
aumento en la concentración y acumula¬ 
ción de auxina en los tejidos de las plan¬ 
tas que intentan crecer junto al pino, 
provocando una perturbación en su desa¬ 
rrollo y, como consecuencia, la muerte. 

Es como si el pino, a través de una sutil 
guerra química, acabara con sus poten¬ 
ciales competidores. 

LO PERJUDICIAL 
EN LOS VEGETALES 
SUELE BENEFICIAR 
A LOS ANIMALES 

El picnogenol en los animales actúa 
como una vitamina, sustancia funda¬ 
mental para el normal desarrollo de los 
organismos. Suele actuar juntamente con 
la vitamina C (ácido ascórbico), que sirve 
para prevenir enfermedades graves, co¬ 
mo el escorbuto, tan común entre los ma¬ 
rineros de la antigüedad, que no ingerían 
alimentos frescos ni frutas durante sus 
largos viajes. 

Los indios de América del Norte pre¬ 
paraban infusiones con hojas de abeto, 
que es una conifera común de sus territo¬ 
rios, con las cuales agregaban a su dieta 
la preciada vitamina. 

Más de una vez los indígenas salvaron 
a tripulaciones de los barcos europeos 
que exploraban aquellas zonas y que, 
luego de largas travesías oceánicas, ad¬ 
quirían la tan terrible enfermedad del es¬ 
corbuto. 

Como vemos, una misma sustancia 
puede ser nociva o útil, según la aplica¬ 
ción que se le dé. 





B 

Hojas de 
pino 


Q Semilla 




Semilla muere 
apenas germina 
o no germina 

Si en un vaso se 
coloca un papel 
secante, se prepara 
un germínador y se 
pone a la luz del Sol, 
la semilla germinará 
(Flgs. A y B), Sí, por el 
contrario, en el 
germinador se 
introducen algunas 
hojas de pino, la 
semilla no llega a 
germinar; si lo hace, 
muere al poco tiempo 
(Figs. C y D), 

229 







LOS 

GRANDES 
GENIOS 
Y SUS 
OBRAS 


Faraday 
permaneció 
toda su vida en 
ef laboratorio 
haciendo 
continuas 
investigaciones. 
Sus primeras 
dieron por 
resultado eí 
descubrimiento 
defbenceno 
en el alquitrán 
de hulla . 

Por compresión 
y enfriamiento T 
en un sencillo 
pero ingenioso 
aparato obtuvo 
la licuefacción 
de casi todos 
los gases 
conocidos en 
su época . 



En 1821 emprendió 
el estudio del 
electromagnetismo 
y comprobó la 
acción ejercida por 
un imán sobre la 
corriente eléctrica. 
En 1831 descubrió 
la inducción 
electromagnética 
(que se aplicó en 
la industria 
mediante la 
dínamo). Luego se 
consagró a la 
electrostática, 
y en 1843, gracias 
a un cilindro 
pegado a un 
electroscopio, 
verificó 

el principio de la 
conservación de la 
electricidad. 


Faraday descubrió la electróli¬ 
sis, que consiste en un proceso 
electroquímico de gran utili¬ 
dad. Se da el nombre de elec¬ 
trólisis a cualquier descompo¬ 
sición química producida por el 
paso de una corriente eléctrica 
a través de una solución. 















* 


APLICACIÓN DE 
LA ELECTRICIDAD 
EN LA INDUSTRIA 


jWtgucl 


ya raba 


Faraday construyó una máquina para producir electri¬ 
cidad por magnetismo. Consistía en un disco de co¬ 
bre de 30 cm montado sobre un eje, entre los polos de 
un imán, Al girar el disco a través del campo magnéti¬ 
co generaba una comente eléctrica, que salía por los 
hilos conectados. Así nació la primera dínamo. 


La corriente se transmite por dos electro¬ 
dos conductores, de metal o de grafito: el 
ánodo está unido á! poto positivo del! genera¬ 
dor, mientras que et cátodo mantiene, a su 
vez, contacto con el negativo. Eí agua se des¬ 
compone en dos partes de hidrógeno y una 

de oxigeno. 


■ A vida del tísico y químico inglés Mi¬ 
guel Faraday (1791-1867) es un típico 
ejemplo del valor de un autodidacta. 
Nació en el seno de una familia hu 
milite, ya que su padre era obrero forjador. Reci¬ 
bió una educación elemental, y pronto tuvo que 
trabajar para ganarse el sustento. Se empleó en 
una librería y luego en un taller de encuaderna¬ 
ción, lo que le permitió leer muchos libros de 
ciencia, especialmente sobre química y electrici¬ 
dad. Asistió a las conferencias que en la Real 
Academia daba sir Humphrey Davy. quien admi¬ 
rado por el interés de su discípulo le hizo nom¬ 
brar su ayudante. Entre sus numerosos logros se 
destacan el invento del principio del motor eléc¬ 
trico, el enunciado de las leyes de la electrólisis y 
el descubrimiento del benceno y de la inducción 
electromagnética; esto último produjo la trans¬ 
formación del trabajo mecánico en energía eléc¬ 
trica y permitió la construcción de fas primeras 
dínamos. 

















































































- r . üESTRO siglo es, sin duda, d siglo 
‘ de la aviación, pues durante su trans¬ 
curso pudo resolvere el vuelo con un 
vehículo más pecado que el aire. Des¬ 
de 'aquel ! 7 de diciembre de 1903 en que los her 
manos Wilbur yOrville Wright pudieron “volar" 
cfectivarncnie en un aparalo biplano ¡más jugado 
que el aire, los progresos, fueron constan res. Hoy. 
enormes aeronaves con capacidad para conducir 


(£1 beliro’ptero: 

Aparato para polar 
s¡in alaá 


El hfihciptero presta 
vaSiqgoS servicios en 
las Inundaciones. La 
fotografía lo muestra 
salvando & una do 
las victimas 

232 


Este di bufo de Leo¬ 
nardo da Vind repte' 
santa et ‘■tomilto 
aéreo", maquina vO- 

lanía precurscía del 
íTeiiQópterú. 


a denlos de pasajeros surcan los ciclos* acortan¬ 
do las tima netas. 

Pero como estos gigantes requieren aeródro¬ 
mos. extensas pistas especiales y oíros requ[silos 
para Opei'ui segura y eficientemente, ítubo necesi¬ 
dad de contar con otros tipo* tic vehículos aéreos, 
más versátiles, que pudieran despegar y atendíar 
en lugares reducidos, es decir, cu forma vertical y 
no horizontal como los aviones. 

Entonces nació el helicóptero, llamado a de¬ 
sempeñar múltiples misiones. 

EL PROYECTO DE LEONARDO 

ES helicóptero, palabra formada por dos voces 


Durante una rápida crecida, en Flonúa, Esletos unidos do 
América, se rescatan animares salvándolos por media de 
un neltoépiero. 


griegas que significan espiral y ala, es un apa¬ 
rato aéreo que no tiene alas extendidas como los 
aviones. En ei siglo XV, el genial Leonardo da 
Vinel —quien no sólo se dedicó a la pin tura, de¬ 
jándonos obras inigualables como ' H La (iracon¬ 
da” O la “Virgen de las Rocas"— irivértigo la 
posibilidad del vuelo y diseñó un lomillo aüreo 
que debe ser considerado el precursor del heli¬ 
cóptero. 

El aparato no llegó a construirse, pero sus prin¬ 
cipios fueron estudiados por hombres de ciencia y 
por técnicos, quienes enconLiaron finalmente la 
manera de que pudiera despegar y aterrizar vcrli- 
cálmente. 


jWt 













































p 


La figura 1 señala la posición de las pal alas en el 
desplazamiento hacia adelante que se produce por 
el desplazamiento horizontal, empuje del rotor e in¬ 
clinación, fuerza F. La figura 2 muestra que la sus¬ 
tentación o vuelo estacionario se produce cuando 
Ea fuerza F es igual al peso P. La figura 3 indica que 
para que se produzca la ascensión vertical, la fuer' 
za F es mayor que el peso P. En la figura 4 se ven 
las fuerzas para el desplazamiento horizontal. 


¿POR QUÉ PUEDE VOLAR 
UN HELICÓPTERO? 

En un avión actúan cuatro Fuerzas: la sustenta¬ 
dora, el peso de! avión, la resistencia al avance y la 
fuerza impulsora. 

La fuerza sustentadora se produce al fluir el aire 
alrededor del perfil, lo que origina un vactp en la 
parte superior y una presión en la inferior, de lo 
cual nace una fuerza ascendente que sustenta a la 
aeronave. De allí su nombre. 

Ahora bien: el helicóptero no tiene alas, pero en 
cambio posee un rotor constituido por varias pale¬ 
tas y accionado por un motor o dispositivo instala¬ 
do en la extremidad de las paletas. Éstas, al girar, 



* 



El helicóptero se utiliza eficazmente para combatir Incen¬ 
dios de bosques en áreas extensas. 


producen una corriente de aire que forma como 
una capa en la parle inferior del aparato y que le 
sirve de apoyo. Las paletas del rotor son como pe¬ 
queñas alas de sustentación alargadas y con un 
perfil especial. Una paleta del rotor girando en un 
ángulo de ataque determinado produce una fuerza 
aseensional semejante a la que proporciona el ala 
de sustentación de los aeroplanos: la pateta aspira 
el aire de arriba y lo impulsa, acelerándolo, hacía 
abajo y hacia atrás. Entonces, como consecuencia 
de la diferencia de presión así creada, la paleta y, 


234 







































Parles de un heííc6pteft>: 1} Motor, 2) Ca¬ 
ja de engranajes. 3) Palas del rotor 4) 
Mecanismo de regulación de las paletas 
del rotor. 5) Mecanismo de regulación 
de las paletas del motor con respecto al 
fuselaje. 6) Árbol de transmisión del ro¬ 
tor antípar. 7} Hélice del rotor antipar. 


por lo tanto, el helicóptero, son aspirados e impul¬ 
sados hacia arriba. Esta fuerza aseens ion al depen¬ 
de del grado de inclinación de las paletas, lo que se 
llama paso de hélice. El piloto, sentado en la cabi¬ 
na y mediante la palanca de mando, puede regular 
el ángulo de ataque o paso de las paletas del rotor. 
Si empuja la palanca hacia adelante, el rotor se in¬ 
clina hacia el mismo sentido y el helicóptero se 
desplaza avanzando; si la empuja hacia atrás, re¬ 
duce la velocidad y puede detenerse en el aire y aun 
volar hacia atrás, y si la inclina hacia la derecha o 
la izquierda, el aparalo se desplaza hada ese lado. 

Por efectos de la reacción, el fuselaje tiende a gi¬ 
rar en sentido contrario al del rotor, lo cual signifi¬ 
có al principio un serio problema. Pero éste se co¬ 
rrigió instalando en la cola del fuselaje otro rotor 
de menor tamaño y colocado en posición vertical, 
a semejanza de una hélice de avión. El paso de esta 
hélice es variable y reversible, lo cual permite al pi¬ 
loto utilizar su fuerza según convenga para lograr 
que el aparato gire en circulo de 360 grados, 

LA IMPORTANCIA DEL HELICÓPTERO 

El helicóptero llena una necesidad que no puede 


Tres modelos de helicóptero. 
De izquierda a derecha: el 
Wessex, usado para el trans- 
porte de tropas; el Skycrane, 
o grúa voladora para levantar 
cargas pesadas, y el Ml-6 r 
uno de los más grandes, do¬ 
tado de dos turbinas. 


¿Qué son 
estos seres? 
¿Hombres de Marte? 
No. 

Sencillamente, 
son bomberos 
modernos que 
utilizan 
helicópteros 
para combatir 
los incendios. 








235 





























































Helicóptero llevando ali¬ 
mentos y medicamentos 
a pastores encerrados 
por la nieve en ios Alpes, 

Los modernos agriculto¬ 
res emplean helicópteros 
para luchar contra las 
plagas (izquierda). Tam- 


Vísta superior y Lateral de un helicóptero que, además del ro¬ 
tor, tiene una turbina para propulsión. 

cumplir el avión de alas fijas, que tiene reconoci¬ 
das limitaciones; entre ellas, la de moverse a una 
velocidad relativamente grande para poder mante¬ 
nerse en vuelo. Si la reduce a una mínima de sus¬ 
tentación, el aire que pasa por debajo de sus alas 
no proporciona la fuerza ascensional necesaria* 
Por eso, c! avión no puede aterrizar o despegar en 
forma vertical, sino moviéndose hacia adelante a 
una velocidad considerable, lo que requiere am¬ 
plios campos de maniobra y largas pistas. El heli¬ 
cóptero, en cambio, apenas necesila impulso hada 
adelante para despegar y, una vez en el aire, puede 
permanecer inmóvil. 

Los trabajos de Leonardo da Vinel permanecie¬ 
ron casi olvidados hasta fines del siglo pasado y 
principios de éste, pero el éxito de los aparatos con 
alas postergó la creación dd helicóptero. Entre los 
pioneros de éste merecen citarse al francés Luis 
Bregue!, al alemán Enrique Fockc y, especialmen¬ 
te, a Igor Síkorsky, ingeniero ruso nacionalizado 


norteamericano, constructor de los afamados apa¬ 
ratos que llevan su nombre* 

Por su facilidad para realizar toda dase de ma¬ 
niobras, el helicóptero puede desempeñar tareas 
muy difíciles: rescatar a un alpinista o a un náufra¬ 
go, llevar alimentos a lugares inaccesibles por 
otros medios, socorrer a personas en inundaciones 
e incendios, recuperar una cápsula espacial con as¬ 
tronautas en pleno océano, etcétera. 

HELICÓPTERO Y AUTOGIRO 

Muchas veces se confunde helicóptero con auto¬ 
giro, inventado por el ingeniero español Juan de la 
Cierva, en 1924, pero si bien estos aparatos son se¬ 
mejantes, ya que ambos funcionan con rotores ho¬ 
rizontales, tienen, en realidad, diferencias funda¬ 
mentales. EJ autogiro lleva adelante una hélice ver¬ 
tical movida por el motor; en cambio, las paletas 
del rotor giran libremente impulsadas por las co¬ 
rrientes de aire que se producen al avanzar el apa¬ 
rato. Por esta razón, el autogiro no es capaz de 
despegar verticalmente como el helicóptero, que 
terminó por imponerse definitivamente* 


bien se utilizan estos apa- 



r 


4 

























































Curioóoá ortgentó 

be palabras comunes 



El vocablo proviene del latín "cum clavis M , que quiere decir 
“bajo llave”* Se refiere a todo lugar, aposento o recinto que se 
cierra con llave* Y es el sitio donde se reúnen y se encierran los 
cardenales para elegir al Sumo Pontífice* 

La elección en recinto cerrado, o cónclave, fue establecida en 
1274, aunque antes de esa fecha hubo dos elecciones papales 
que se efectuaron con igual procedimiento; la de Gregorio lV t 
en 827, y la de Inocencio III, elegido en Perusa, el 18 de julio 
de 1216. 

Fue el decimocuarto concilio general, celebrado en Lyon, en 
1274, el que dictó las leyes relativas a la elección del Papa, de 
las cuales las más esenciales son: L°) Muerto el Pontífice, los 
cardenales esperarán por diez dias a los ausentes, Transcurrida 
la decena, se encerrarán todos en el palacio que habitaba el Pa¬ 
pa fallecido, sin más que un criado cada uno* 2.°) En d Palacio 
que habitaba el Pontífice se instalará un cónclave, de modo 
que se cierre por dentro y por fuera para que nadie pueda salir 
ni entrar. Los cardenales no podrán recibir a persona alguna, 
ni hablar con nadie, ni tratarán en el cónclave otro asunto que 
no sea la elección. 


A diario usamos palabras de las cuales conocemos 
su significado, pero cuyos orígenes ignoramos. 

Por distintas circunstancias fueron elaboradas 
tanto en cenáculo como por el pueblo y luego incorporadas 
definitivamente a nuestro idioma, que de esta 
manera se va enriqueciendo con el aporte de nuevas voces. 


CÓNCLAVE 


putañeros! 



Cónclave 


BUCANEROS 

Hacia el siglo XVII, en la isla de Haití, 
en las Antillas, se establecieron colonos 
blancos que procedían de diversos paí¬ 
ses* Comían carne que ahumaban sobre 
el “boucan 11 , artefacto formado por pa¬ 
los usados precisamente para ese fin* 
Del nombre “boiican” derivó el de bu¬ 
canero, que con el correr dd tiempo se 
convirtió en sinónimo de piratas* 
Primero, los bucaneros fueron simples 
cazadores y pastores. Cuando la isla se 
empobreció en ganado y no encontraron 
con qué vivir en los bosques, lo busca¬ 
ron en el mar, Y en lugar de seguir las 
pistas de los bueyes, como lo hadan en 
II tierra, se dedicaron a “cazar” galeones. 

Fue así como el nombre de bucaneros 
i sirvió para designar primero a los pira- 
I tas de las Antillas y luego genéricamente 
a los piratas en general* 














































1 Lirio. y aun el estado melJlbnLko desciende 1.0 % 
a 3(1 %. En este estatto caotw» luego tk mu vigilia 
prolongada. Esto se alterna con d segundo lipo 
o sueño paradójico, pttts durante ¿I, en ríiiidai!, 
hay señales de fletriidad cerebral persistente. pero 
no encitujfaiJii par las vías normales; de allí que el 
sajelo presente ensoñación» y pítaiitllllaF., irregula¬ 
ridad tic 1»ritmos eitrtff meo y respiratorio, ..lítivídaJ 
muscuJHr, riendo e-amcicrislicos d movitriienlí} rᬠ
pido de lo» ¿jobos oculares, que le dan el nombre de 
$ úc ni) R EM. t Lv rsv a Jo de ¡á y i tlieialc S de las p a I abras 
inglesas "Rupid Eye Aíove me n es" , 

EiMc tipo de sueño. Jd cual fiííiulM mán difícil 
despertar que dd -interior, aparece automática* 
meníc cada 90 minutos por períodos de í a 30 mi¬ 
nutos. ocupando scilo- el 21' de la noche. y puede 
presentarse si \u persona está muy cansada 

Para explicar todusestas características, algunos 
científicos opinan que- d iutíño es un procedí que 
:.übreviene cuando el funciona mkn 10 ncuionul fcStü 
fungado, mi nivel de actividad decae y se vsm jpu* 
guildo circuitos pora lelos, haüu cortar loria la djfltlvj- 
■Jn.il que Ikgu ¡d SAR. Otros investigadores opioan. 
en camino, que el sueño o un procer activo, por el 
■juu! loticen iras (3c tu condía cerebral envían señales 
inhibidoras dd SAR y lo detienen 

paña que sirve el sueno 

l.os efectos EisLológkos dd sueno se pueden de¬ 
tectar a tiívd del sistema nervioso y «ubre las fundo¬ 
nes corporales dd imlividuo. 

La vigilia prolongtkdít provoca un prügíe-sívo mal 
[uqdonamknto de la* nciiviriades me males y dc 
nütuludii. con apa licita de pereza, imiabilidailf íal- 
u de atención y tic comprensión, embotamiento del 
raciocinio y aun lemienda pskóricj si se impide el 
sueño por ¡¡sirgo tiempo. El sueño es un ritmo Molo- 
giírú fúndame nial que tiene por función primordial 
h¡ müiaurnciñii de las funciones nerviosas, la memo* 
rizjicirm u I.irgcv platfti y Su recomposición ammk.i 
después de Los tendones diarias 

Sobre la* funcioné corporales, Su vigilia activael 
sistema himpático o adrerailinicu predisponiendo 
¡¡ la aceita, eleva la presión arterial y aumenta el 
ritmo del pulso \ d-c la respiración. Duróme ol sueño 
se activa el sistema purasimptalco, disminuyen algo 
l.i pr-L-iión, ¡.i rrccucneia del cordón y del pulmón 
y aumenta l¡r activiclnd Jd rabo digestivo parí me¬ 
jorar lus procesos mtiririvm celular». 


Ese estado fisiológico por el cual necesariamente lodos 
atravesamos con regular periodicidad, llamado sueño, 
a pesar de los enormes avances logrados por los especialistas 
en el funcionamiento del sistema nervioso, 
aún se resiste a reveíamos sus Íntimos secretos. 


íEi| cofnó ocurre en el «¡(MJJünbulljiniü o en las Criri- de 
cpilcfuifl, enire oíros estados. Sueño es el estado de 
pérdida dd cotroamicnfu dvl cu»! se l-s capa/. de iks- 
¡H'rtar pin e&tfiimÍM wnvorialei exiemm o mifürmiii- 
nttí. pura poder diferenciar este estad. H rio lógico del 
desmuyíí, estupor o eon>a de cualquier origen en que el 
Individuo un se recobra con normalidad. 

i as estructuras anatómico:. relarionádaí, con el Midió 
Kan sidtJ bastaure bien defimísudú por lus expenentiLiy 
Je Icvlflnev o de «siimuladta. Eslin Lnvoiuunvdft^ la 
etmciíL cerebrtil (nob-re Oxlo el ñred bsvaí mi proorhít li¬ 
na. de tos lóbulos frontnksj, los núcleos difusos dd (A* 
tumo, ;iu:as de la prolubcturica y, sobre todo, el SKU» 
ma Aaivadoi Kecitului (SAR), í|lil’ fictuaríu ueuno el 
inlúrniplor*a<ijradór, igual que trnu lia ve de «icendHio 
de 9a lu,'. 


S un conocimiento propio de La esperrcncia 
~ dknn que lueso de uri.r 14 6 ib bomstle 
nelivirlnd, aparece un catisancto ptogrest- 
...: ví>, una somnolencia, que (ermína - umién- 
donos en el stiefto noel unto 4e unas íl hora- d»; dura- 
cióiii deS cual nos despertamos lo Mímenle reparados 
para iniciar una nueva jornada de íiivyv"., esiudin o iru* 
tu ¡o- ceyún nuestra edutl. 

t-n eterins edades —y sobre iodo cuando se vive en cis¬ 
mas lórridos— es habitud tener la necesidad lumhién líc 
dormir de I -j 2 horas hocin 1n iniiad de La jornada. 

Sin embargo, el porqué de estos ritmos v kts peca- 
nlsmps de su producción ■- regiiDiitlnd. sólo ¡&mlcTi;¡in 
n ser esiplorudos p-csr lo que si? ftLimu el Laboratorio del 
Sueño. 


Él sufiílo es 
el estado 
periódico 
cíe reposa 
en o! nual 
sá inlarrampe 
eJ cpnifliq.lí) 
ímtne la 
oonc ¡encía 
y ei mundo 
axiarior. 

Pera el Sueño 
no siempre 
ea igual. 
el primero 
es mOs 
profundo. 

A veces, y por 
diversas 
raaones, ea 
InlerrumpIdO 
por pesadillas. 


CONCEPTOS DE SUEÑO Y VIGILIA 

.Aísles de proseguir, es necesario aclarar bien d signi- 
íieado y aleimce de estos lérinmos. 

Emendemos por vigilia e\ csíar despierta y consi'itn- 
tc de Íüí gcLo.s, Lsto implica do;- propostóon es que de¬ 
ben L-Límplirse; primero, la activación del sistema ner- 
vio so; sígumfo, que la actividad ncrviosoi w Cnfralicc 
por las lias iidtviiatlu-. Üe no eumplir-Se alguna de 
elliK. no ícd:i la vtgilür e pesar de l.i derividad aparente, 


LA TEORÍA DEL SUEÑO 

Los estudio- del Laboratorio del Sueño h,m permiti¬ 
do comprobar que m> sí dncruie de igual manera iwln 
la noche, -inri que iíxímcn J>'s npos principalt- desvia- 
do: el primero es el sueño prorundo, .¡ue dura unos W 
minutos, que desean vi, c- repanidíif, sin cruajíiacione» 
ni pcviidilU'.; duranlc oj dcHarióllo disminuyen el tono 
vascular periférico, l¡i presión arterial, el ritmo respira- 


























DE LA VIDA MISMA 



©eúutcto'n lógica 



RTURO Conan Doy le , el fecundo es¬ 
critor inglés, creador dei detective 
Sherlock Holmes, llegó cierta vez a Pa¬ 
rís y tomó un taxi para dirigirse al 
hotel. En el momento en que iba a pagar el impor¬ 
te, el chófer le dijo tendiéndole las maletas: 

—Espero que se divierta en París, monsíeur 
Doyle* 

—¡Vaya! ¿Cómo sabe mi nombre? —preguntó 
intrigado el escritor. 

—Muy sencillo, monsieur. He leído en los pe¬ 
riódicos que usted llegaba hoy del sur de Francia* 


Además, su aspecto demuestra que es inglés. Por 
otra parte, observo que se ha hecho cortar d ca¬ 
bello hace pocos días, y el corte que le han hecho 
es, sin ninguna duda, obra de un peluquero del 
sur..* 

A esta altura de la charla, Conan Doyle, creyen¬ 
do vérselas con un émulo de su propio personaje 
Sherlock Holmes, no pudo menos que exclamar: 

¡Asombroso! Pero... ¿no tenia usted ninguna 
otra referencia sobre mí? 

— Bueno —aclaró el chófer—..., hay una, sí: su 
nombre, que está escrito en el equipaje. 


240 




























Carlos V a 
caballo, 

cuadro de Tlztanó 
Vecellíü, 
er> el que el 
pintor italiano 
reflejó la 
majestuosidad del 
monarca 
“en cuyos 
dominios no se 
ponía el Sol” 




emperador 


Carlos V-. 

en tupos dominios no se ponía el ü>ol 


L destino determinó su inmenso poderlo. 
—ISB^ ^ na ser ' e rnalrimonios, sucesiones y cir- 
'HSOJII cunsiancias, le hicieron heredero de nutne- 
@IÍPÍlí§ rosos reinos* principados y colonias en 
Europa y en América; por eso, sus orgullosos subditos 
podían decir qjie en “los dominios de Carlos V nunca 
se ponía el Sol*\ 

NACEN UN REY Y UN SIGLO 

Carlos V nació en Gante, Bélgica, en el año 1500, y 
en el 1500 nacía también el siglo XVL el de las grandes 
transformaciones, con un movimiento renovador en la 
cultura f las artes, las letras, la economía y hasta la reli¬ 
gión. El mundo conocido se ampliaba después del des¬ 
cubrimiento de América realizado por Cristóbal Colón 


en 1492, y el afán de desentrañar los secretos de la cien¬ 
cia y de la naturaleza, de ampliar horizontes, animaba 
a todos los espíritus. La época requería monarcas am¬ 
biciosos, activos* audaces y a la vez reflexivos, condi¬ 
ciones que tuvo Carlos V, 

ALIANZAS POLÍTICAS 

La meta de Maximiliano I de Habsburgo era que la 
casa de Austria debia reinar sobre el mundo entero, y 
para lograrla puso en juego la llamada “diplomacia 
matrimonial"\ concertando una serie de alianzas con 
los príncipes de las casas reinantes de mayor importan¬ 
cia. En el siglo XV t España había expulsado a los mo¬ 
ros, terminando la larga guerra de la reconquista; los 
reinos formados durante la misma se habían unido. 















v V? ; 


* r_ 


l 


tV 


Carlos, en su 
juventud. A ios 16 años 
fue reconocido 
rey de España 
con e! nombre 
de Carlos l> 



Isabel de Portugal, 

esposa de Carlos V, 
cuadro de Tiziano 
(arriba). Los banqueros 
alemanes ayudaron 
financieramente a 
Carlos a conseguir la 
corona del Sacro 
imperio, B cuadro de 
abajo se titula El 
cambista y su mujer. 




Los dominios de 
Carlos V han sido 
marcados en color 
rosado. En el mapa 
de la izquierda apa¬ 
recen los territorios 
europeos; en el de 
la derecha, los de 
América. 


culminando el proceso con el matrimonio de Isabel de 
Castilla y Fernando de Aragón, conocidos como los 
Reyes Católicos. El prestigio de estos soberanos habla 
aumentado con el descubrimiento de América, io que 
añadía a sus dominios territorios de riqueza incalcula¬ 
ble. Las maniobras diplomáticas de Maximiliano tuvie¬ 
ron buen resultado, pues casó a su hijo Felipe el Her¬ 
nioso con Juana de Castilla, y a su hija Margarita con 
Juan de Aragón, Pero no siempre se cumplen los pro¬ 
pósitos humanos, ya que el destino cambia el curso de 
los acontecimientos. Algunos meses después, Juan de 
Aragón muere y la princesa Margadla queda viuda y 
sin hijos. Felipe y Juana tuvieron seis hijos, de los cua¬ 
les el primogénito es Carlos, pero Felipe fallece en 1506 
sin conocer a su última criatura y Juana enloquece, de¬ 
biendo ser recluida. 

Femando el Católico se encarga del gobierno, pero 
ya está envejecido y cansado y el joven Carlos es decla¬ 
rado mayor de edad para que la sucesión al trono espa¬ 
ñol se haga sin problemas. Educado por su tía Margari¬ 
ta y por Adriano de Utrecht (sacerdote de gran presti¬ 
gio, elegido luego pontífice), Carlos recibió una rígida 
instrucción religiosa y política, pues su destino era go¬ 
bernar pueblos de razas y costumbres muy distintas. De 
sus abuelos paternos había heredado ios Países Bajos, 
Artois, Flandes y el Franco Condado; y el archiducado 
de Austria y las posesiones de la casa de Habsburgo. 
Sus abuelos maternos le habían legado e! reino de Ara¬ 
gón, la isla de Cerdeña, ios reinos de Sicilia, de Ñapóles 
y de Castilla y los inmensos territorios de América que 
habrían de ser conquistados definitivamente bajo su 
reinado. El mismo era una coalición que ponía en peli¬ 
gro la paz europea. 

LA CORONA IMPERIAL 

En 1516, Carlos, que había pasado su infancia en 
Flandes, fue elegido rey de España con el nombre de 
Carlos I. Al llegar con su séquito a la península debió 
adaptarse a la idiosincrasia del pueblo, que le descono¬ 
cía y a quien le molestaban los cortesanos extranjeros. 






\ 



Sus consejeros le señalan que debe aspirar a la corona 
imperial y suceder a su abuelo, el emperador Maximi¬ 
liano, en la corona del Sacro Imperio Romano Germᬠ
nico. Aunque la preponderancia de los Habsburgo era 
muy grande, la corona no era hereditaria, sino electiva, 
de modo que Carlos debió ganarse ¡a voluntad de los 
siete electores que decidían sobre la corona imperial; 
los arzobispos de Tréveris, Maguncia y Colonia, el rey 
de Bohemia, el duque de Sajorna, el conde del Palati- 
nado y el marqués de Brandenhurgo. 

Francisco 1, rey de Francia, y Enrique VIII, de Ingla¬ 
terra, ambicionaban también la corona imperial, y por 
ello Carlos debió comprar la voluntad de los electo¬ 
res. E! entonces rey de España no contaba con recur¬ 
sos disponibles suficientes y por eüo acudió a los Fug- 
ger, poderosos banqueros, que le facilitaron dos ter¬ 
cios de la cantidad necesaria que debió entregar a los 
electores. 


Francisco I. rey de Francia, típico principe del Renacimien¬ 
to. Ambicioso y dichoso de vivir, fue el permanente rival de 
Carlos V. Las entrevistas entre ambos monarcas para lo¬ 
grar un acuerdo fueron infructuosas. 



242 









Éstos, reunidos en Francfort el 28 de junio de 1519, Eras 
e! solemne juramento: “Juro por Dios y por mi honra 
que mis manos están limpias y que mi voto es indepen¬ 
diente y puro", eligieron emperador a Carlos, denomi¬ 
nado V, con el que será más conocido. El joven tiene só¬ 
lo 19 años y es el monarca más poderoso de lodos los 
tiempos. Pero su poderlo será la causa principal de una 
larga serie de guerras que durarán hasta después de su 
muerte. La actividad de Carlos fue prodigiosa: en cua¬ 
renta años de reinado viajó nueve veces a Alemania* seis 
a España, siete a Italia, diez a Flan des, cuatro a Francia, 
dos a Inglaterra y dos a África. Su vida lúe un perpetuo 
viaje entre los campos de combate. 


SU GRAN RIVAL 

El gran rival de Carlos V era el rey de Francia, Francis¬ 
co I, cuyos dominios habían quedado encerrados por los 
del emperador, l.a lucha comenzada en 152(1 tuvo seis 
episodios principales y sus protagonistas no le dieron 
fin, ya que el tratado de paz fue firmado por los lujos de 
ambos. Estas guerras, a diferencia de las antiguas, que se 
libraban entre dos países, fueron europeas, pues tanto 



Carlos como Francisco buscaron aliados, de modo que 
la conflagración abarcó gran parte del continente. 

Durante la primera guerra, Francisco 3, que avanzó 
imprudentemente liada Italia, fue vencido en la batalla 
de Pavía y tomado prisionero en 1525. Cuando Carlos lo 
supo contuvo su emoción y dijo: "Los cristianos no de¬ 
ben vanagloriarse sino de las ventajas obtenidas sobre 
los infieles". Sin embargo, fue duro con el vencido: le 
hizo conducir a Madrid, donde le mantuvo prisionero 
durante seis meses y sólo le dejó en libertad después de 
haber firmado el Tratado de Madrid, por el cual Francis¬ 
co renunciaba a sus pretensiones sobre Ñapóles, Milán y 
otras regiones. Va en libertad, el rey de Francia buscó 
altados y no vaciló en unirse con el sultán Solimán el 
Magnifico, d rey Enrique VIII, de Inglaterra, el Papa y 
los príncipes protestantes de Alemania. Ello provocó la 
reanudación de las hostilidades, que finalizaron con la 
paz de Cateau-Cambresis en 1559 fi miada por Felipe II, 
hijo de Carlos V. y Enrique II, hijo de Francisco I. 

LA ÉPOCA DE CARLOS V 

La época histórica que comprende la vida de Carlos V 
fue pródiga en acontecimientos políticos, religiosos, ar¬ 
tísticos y científicos. Muchos de el los estuvieron reiacio- 



En la batalla de Pavía, 
Francisco i no sólo 
fue derrotado sino 
también tomado 
prisionero. Carlos le 
dejó en libertad tras 
imponerle duras 
condiciones, 


nados con el emperador, quien tuvo una influencia deci¬ 
siva en los mismos* Así, la conquista de México y de la 
poderosa Confederación Azteca, la conquista del Perú y 
el Imperio de los Incas y la conquista del Rio de la Plata 
se realizaron durante su reinado. Tras largos años de in¬ 
tensa actividad se retiró al monasterio de Vusté, donde 
falleció en 1558. Su memoria ha perdurado a través de 
las generaciones en sus vastos dominios, donde “no se 
ponía el Sol". 


Soda de 
campesinos. 

Así se titula 
este cuadro de 
Pedro Brueghel, 
que refleja las 
costumbres de 
Flan des, 
región donde 
pasó su 
infancia. 


Retrato de Carlos V, 

por Jlziano, 
artista predilecto del 
monarca. Fatigado 
tras largos años de 
lucha, ei soberano 
dejó a su hijo Felipe el 
reino de España, sus 
posesiones en Italia. 
Francia, los Paisas 
Bajos y América. A su 
hermano Fernando le 
cedió la corona 
imperial, Luego se 
retiró al monasterio de 
Vusté, donde murió 
en 1558. 




































A rubéola, enfermedad corriente de los ni¬ 
ños de corla edad y que no raramente afee- 
la a adultos, es otra de las infecciones habi¬ 
lítales del ser humano, llamada antigua- 
menie tercera enfermedad. Reconocida por Sehónlein, 
Henoch y Kaposi como entidad separada de! saram¬ 
pión y la escarlatina, fue descrita tal como actualmente 
se conoce por Thomas en 1874. 

¿QUIÉNES PUEDEN CONTRAERLA? 

Son especialmente receptivos los niños de 3 a 10 
años, grupo de población que presenta brotes epidémi¬ 
cos de cierta magnitud cada 6 a 12 años, y como en es¬ 
tos prolongados intervalos es mucho más esporádica, 
algunos niños pueden llegar a adultos jóvenes sin pade¬ 
cerla y enferman en el curso de esas epidemias, 

¿CÓMO PODEMOS RECONOCERLA? 

Suele presentarse casi sin anuncio o después de unos 
pocos días de catarro nasal y también a veces conjunti¬ 
va! leve de los ojos. 

Se manifiesta por la aparición en la piel, comenzan- 
do en el cuello y detrás de las orejas, de pequeñas man¬ 
chas rosadas del tamaño de una cabeza de alfiler, re¬ 



dondas u ovaladas, y que crecen hasta el de una lenteja, 
dejando entre ellas espacios claros de piel normal, ge¬ 
neralizándose por iodo el cuerpo en ID o 20 horas. Du¬ 
ra sólo 2 ó 3 dias y se borra totalmente. 

Si nos fijamos en la boca es común encontrar un 
punteado congestivo ampliamente extendido. Tal vez 
lo más característico es el ag¡ andamiento de los gan¬ 
glios linfáticos del cuello, en especial de la región poste¬ 
rior, en su unión con la cabeza (occipital), y también en 
axilas e ingles, adquiriendo tamaños entre un guisante y 
una nuez. Son dolorosos, se pueden encontrar aun an¬ 
tes de las típicas manchas de la piel y duran hasta varios 
días después que éstas han desaparecido. 

¿CÓMO SE PRODUCE EL CONTAGIO? 

Como la enfermedad es producida por un virus fil¬ 
tradle que se desarrolla dentro de las células de la farin¬ 
ge, mucosa bucal y ganglios, los pacientes son ya conta¬ 
giosos desde el comienzo del catarro y hasta la desapa¬ 
rición del mismo. 

Al hablar o toser se eliminan en el aire pequeñas go- 
titas de saliva y exudados buco faríngeos llamados 
gotitas de Flügge, y que son el vehículo transportador 
del virus. 


244 



















También pueden ser transmisoras algunas per¬ 
sonas sanas que han padecido la enfermedad y 
adquirieron una firme inmunidad, pero que pue¬ 
den albergar a! virus sí han estado en contacto ín¬ 
timo y frecuente con algún enfermo (hijo, hermano o 
pariente). 

Se han descrito, desde Greegg, en 1941, infecciones 
congénitas en e) embrión humano, pues el virus de la 
rubéola pasa a través de La placenta, 

¿ES REALMENTE 

UNA ENFERMEDAD BENIGNA? 

Los niños y jóvenes que la padecen no tienen casi 
nunca complicaciones y curan completamente, quedán¬ 
doles una inmunidad que dura toda 9a vida. 

Sin embargo, se ha comprobado fehacientemente 
que la infección de una mujer embarazada, dentro de 
los 3 primeros meses de !a gestación, produce una ele¬ 



vada posibilidad de infección en su embrión y puede 
ocasionar a éste severas alteraciones del desarrollo, ta¬ 
les como cataratas, sordera, microencefalia, lesiones 
cardiacas y otros procesos no menos graves y de conse¬ 
cuencias irreparables. 


La rubéola se manifies¬ 
ta por la aparición en 
Ea piel de pequeñas 
manchas rosadas del 
tamaño de una cabeza 
de alfiler, que duran só¬ 
lo 2 ó 3 días. 


La rubéola es 
muy grave para 
la futura mamá, 
pues provoca se¬ 
rias e irrepara¬ 
bles alteraciones 
en ei desarrollo 
del embrión du¬ 
rante los tres pri¬ 
meros meses. 




MÉTODOS DE PROTECCIÓN 

El ais!amiento de todo niño enfermo 
de rubéola evita la propagación a partir 
de ese momento, pero lamentablemen¬ 
te se sabe que ya es capaz de conta¬ 
giar desde algún tiempo antes, es decir 
desde que le apareció catarro de las 
vías respiratorias. 

Las mujeres embarazadas, en espe¬ 
cial las primerizas, o las que tienen 
hijos pequeños que no hayan padeci¬ 
do rubéola, deben cuidar escrupulo¬ 
samente sus contactos con chicos, 
sobre todo en las épocas del año, 
como la primavera y el comienzo del 
invierno, en que aparecen las peque¬ 


ñas o mayores epidemias. Es indispon^ 
sable la consulta con un médico 
si se ha producido e! contagio de 
rubéola. 

Por suerte, desde hace algunos años 
existe una excelente vacuna del tipo de 
virus vivos atenuados y hay que vacu¬ 
nar con ella a todos los niños, reco¬ 
mendándose muy especialmente su 
administración a las niñas, y también 
vacunar a las adolescentes en edad es¬ 
colar y a las mujeres próximas a su ea 
semiento para evitar futuros peligros, 
¡Pero está contraindicada en toda jo¬ 
ven embarazada! 


r 


: v vr- 




¡SER BUENO... QUE GRAN FORTUNA! 
¡Y COMO ELLA,,. NINGUNA! 






















































4J 






-J' i 


LOS GRANDES GENIOS Y SUS OBRAS 


Desde la 
antigüedad el 
hombre había 
utilizado el 
agua como 
fuente de 
energ/a, pero 
fue gracias a 
la turbina 
fiidráu/ica de 
Fourneyron 
que el empleo 
del agua de 
los ríos, 
saltos, 
cataratas, 
etc., proveyó 
de una fuente 
inagotable de 
energía, 
indispensable 
en el mundo 
moderno. 


Arrastre 



La turbina de Fourneyron abrió nuevas posibi¬ 
lidades a la industria. Para demostrar la utilidad de 
Las ruedas hidráulicas fueron usadas des- su creación, el inventor la probó en una caída de 

de tiempos primitivos y actualmente se utilizan agua de 108 metros de alto y con ella obtuvo una 

en algunas regiones del mundo. 
























































EL CREADOR 
DE LA TURBINA 
HIDRÁULICA 


Penito Jfotinepron 


PESO 


Fuerza 

hidráulica 


energía superior en 5 ó 6 veces a la que se lograba 
con otras máquinas de la época, A partir de entonces 
construyó ciemos de turbinas para su patria y países 
extranjeros. 


DE FOURNEYRON 


STE ingeniero francés nació en 
* San Esteban de 1802 y falleció en 
París en 1867. A los quince años 
entró en la Escuela de Mineros de 
su ciudad natal y allí pudo estudiar el funcio¬ 
namiento de diversos aparatos movidos por 
agua. En 1819 P es decir, cuando tenia solo 17 
años, se le encargó la explotación de tas mi¬ 
nas de Creusot y en 1821 estudió la instala¬ 
ción del primer ferrocarril trances. Más tarde 
trabajó en fa forja de metales e Instaló un la¬ 
minador movido por la fuerza hidráulica, con 
el que obtuvo gran éxito. Junto con su maes- 
tro Burdln (quien creó la palabra turbina, de 
turbo-movimiento) se propuso crear una turbi¬ 
na centrifuga. En 1834, tras diez años de con¬ 
tinuos estudios y ensayos, Foumeyron obtuvo 
de la Sociedad de Fomento de la Industria Na- 
cíonal Francesa un premio por la turbina por 
él creada, A partir de entonces se pudo utilizar 
el agua, la Mamada “hulla blanca", para obte¬ 
ner energía. 








M 

















































































Ugart(La„ en AícLua. jahrtsforit, es decir* caballo de 
Joh ftsion. 

¿Pera qué cfa ti ntisleriOttO animal? ¿OófflQ liabln 
pasado li;L L ,ru cmoíiíís —rtiédiiidoi del año 1900- 
inadvertida para vi hombre? 

Se pidieron mis Informéis y el propio Johnson 
(quien babia recibido los primeros pedazos de piel de] 
teniente l rilcssün, l|lil’ recoma zOJlUS del África ten 


-:í íwJ.' ¡$ NTE el trozo de piel del animal descanoví- 
Jt ^ : do. uno de los miembros de la Zoológica! 

JT j, ESocieiy de Londres exclamé: 
y?*-- '*■■ •_- —¡Debe *rr mp grande como im cahü 
lio! ¿Y que significan estas rayas? 

Por lo de caballo se lo llalli & t^uus, nombre lati¬ 
no del animal, y en recuerdo de c|uLcii Labia man¬ 
dado lits pieles, sir Hany Johnston, gobernador de 


Mapa de Álrica que muestra el lr?rr> Loria {en tüfro) dónete 
habitan los oKapls, los últimos animales descubiertos 
por los nombres de arénela. 


\ r 

L 


.k 1 nj[n| y _ 1 1 

Br ; » 

. JP> * k 

V 

V| Lfl j 


























El okapi macho tiene 
dos pequeños cuernos 
en la cabeza, pera la 
hembra carece de ellos. 
Las orejas son más gran¬ 
des que tas de la jirafa. 


Como la jirafa, el okapi 
utiliza su lengua extensi- 
ble y prensil para tomar 
las hojas de las que se 
alimenta y hasta para 
limpiarse la cara y ore- 
jas. 



Iral) fue el encargado de reunirlos. Supo, por cazado¬ 
res de una tribu de pigmeos, los Semliki, que era 
muy esquivo y que nadie, o casi nadie, podía verle por* 
que prefería la noche para andar y alimentarse, y de 
día se ocultaba. También recibió un piel más, esta 
vez completa, de un solo animal que fue encontrado 
muerto. 

Con los nuevos datos, los científicos, que ya habían 
exhibido en público los trozos recibidos anteriormente, 
causando no poca admiración, comprendieron que las 
extrañas rayas no emparentaban al equus johnstoni 
con ías cebras, sino que se trataba de un animal con 
características propias. Por eso le cambiaron el nom¬ 
bre y le dieron el que hoy tiene, tomándolo del que le 
asignaban los nativos, okapia, agregándole siempre 
el de Johnstoni para conservar c! homenaje al des¬ 
cubridor. 

PARIENTE DE LA JIRAFA 

Y en verdad, valía la pena recordar al gobernador de 
Uganda, que con su curiosidad y perspicacia había lo¬ 
grado establecer la existencia de uno de los últimos —sí 
no el último— animales desconocidos para el hombre. 

Por la estructura de sus dientes se supo después que 
se trataba de un pariente cercano de la jirafa. Esta fa¬ 
milia de mamíferos se caracteriza porque los machos 
poseen un par de cuernos no ramificados, cubiertos por 
la piel, menos en la punta. La condición se cumplía 
también en el okapi (que es la denominación común del 
okapia johnstoni). 

Si se te mira con atención, aparte de la impresión de 
estar ante un caballo por la talla semejante, se cree es¬ 
tar contemplando un raro ejemplar de jirafa enana, 
con el cuerpo bastante parecido pero con las patas de¬ 
masiado corlas. 

Las orejas son mucho más grandes en el okapi que 
en las jirafas. Aquél se distingue de éstas, fundamen¬ 
talmente, por la coloración de la piel* Tiene los cos¬ 
tados de la cara blanco amarillentos. El cuello y casi 
todo el cuerpo presentan, por el contrario, un tono 
castaño rojizo, o castaño oscuro, incluso; en este 
último caso, con reflejos azulados. Las ancas y la 
pane superior de las patas muestran un rayado ho¬ 
rizontal con zonas blancas y negras. En los segmentos 
inferiores predomina el color blanco, con la caracterís¬ 
tica de un anillo negro poco más arriba del nacimiento 
del casco. 

Hablando de las patas, tan caprichosamente colorea¬ 
das, debe destacarse que las delanteras presentan una 
banda negra vertical al frente, como una rareza más* 
Esa banda une el anillo nombrado con la primera zona 
negra existente en la otra parte de la pata. 

! a cola del okapi es más corta que la de su pariente, 
con un penacho terminal pequeño. En lo que sigue pa¬ 
reciéndose a una jirafa es en el hábito de caminar con el 
cuello estirado hacia adelante, 

EN EL CENTRO DE ÁFRICA 

Las zonas más densas del Africa central le sirven de 
hábitat. En ellas fue descubierto al comenzar e! siglo, y 
cazado después, para su exhibición en zoológicos. S¡ se 
quiere delimitar el territorio en que vive, puede recu¬ 
rrí rse a este esquema: el río Ubangi, al Este; al Norte, 
el mismo río y el Welle; al Oeste, la línea imaginaria 
que une la ciudad de Amandi con la de Karimi y, final¬ 
mente, otra línea que yendo hacia el Oeste cruza el 
Congo a la altura de Pointierville, sigue el curso del río 
Tshuapa y termina en Coquílhatville. 



El hecho de vivir en sitios de tan densa vegetación, en 
impenetrables selvas vírgenes, ha determinado —según 
la opinión de los científicos— la extraña coloración de 
la piel. Debe orientarse en la penumbra del bosque para 
comer. Sus hábitos solitarios y su extremada timidez le 
obligan a salir de noche. Parece ser que las hojas de la 
región brillan por los reflejos del rocio y por las bandas 
blancas que presentan a lo largo de sus nervaduras, bri¬ 
llos y colores que contrastan con las densas sombras 
que proyectan. Para pasar disimulado, el okapi fue 
adaptándose al contomo fantasmal y movedizo. 

Para mayor “adaptación”, las muchas hojas caídas 
y las raíces que asoman del suelo toman un fuerte color 
castaño azulado... 

VIDA EN CAUTIVIDAD 

Mucho se sabia del curioso animal, y ]as pieles envia¬ 
das a Europa, y aun esqueletos completos, admiraban 
a los visitantes de museos, pero nadie, absolutamente 
nadie, habla visto un animal vivo. Ni aun en la propia 
África, donde las noticias llegaban por boca de los 
mencionados pigmeos. Quien facilitó los ya entonces 
famosos primeros pedazos de piel tampoco le había vis¬ 
to nunca* Contó que sólo le oyó huir en la noche. 

Después de pasada la primera guerra, en 1919, pudo 
satisfacerse esa curiosidad, al menos para el mundo 
europeo, porque ya los africanos lo habían hecho, aun¬ 
que sin dejar noticias. Una joven hembra, capturada 
por indígenas de Bleta, aldea de orillas del rio Welle, 
llegó a Amberes a bordo de un transatlántico. La ha¬ 
bían alimentado siendo pequeña con biberones de leche 
condensada y hojas frescas, pero no resistió la vida en 
cautividad en su nuevo destino y murió al poco tiempo. 

Fue un sacerdote católico, Joseph Hutsebaut, quien 
alimentó convenientemente a una nueva okapi captura¬ 
da, pensando en los alimentos que comería después, al 
ser trasladada de África a Europa. Le dio biberones 


250 















Las patas del okapi 
están caprichosamente 
coloreadas. Las ancas y 
la parte superior 
muestran un rayado 
horizontal con zonas 
blancas y negras. 



El okapi es un animal so¬ 
litario y ni aun la pareja 
pasta junta. Mientras co- 
me se muestra inquieto 
y evita las zonas panta¬ 
nosas. 



El okapi se ha adaptado a vivir en cautiverio y hoy muchos 
zoológicos del mundo cuentan con esos animales. 


durante un año, pero durante ios dos años siguientes 
que la tuvo consigo la obligó a seguir una dieta de ba¬ 
nanas y legumbres europeas cultivadas en el Congo. Y 
esto fue lo que permitió al animalito subsistir en Arribe- 
res, cuando fue regalado a la soberana belga que viajó 
al África en 1929. 

Pero la aclimatada hembra no quedó sola mucho 
tiempo. La misma experiencia se hizo luego con un 
macho que, Elevado junto a ella, sobrevivió al cam¬ 
bio y permitió que una familia de okapis viviera en 
cautiverio, ante el asombro y ta alegría de los 
criadores. 

Claro que este ultimo fenómeno, el nacimiento de 
un okapi en un zoológico, no ocurrió en seguida, 
ni entre los tan dificultosamente adaptados ejemplares 
de Amberes. Sucedió en la República Federal Alema¬ 
na, en c! zoo de Francfort para ser más precisos, 
y en 1960. 

Desde entonces, se calcula que el número de okapis 
que los visitantes de ese lugar y de muchos otros pue¬ 
den ver, porque ya se hallan distribuidos en otras ciu¬ 
dades del mundo, oscila entre 50 y 100. 




4 






























Arriba, un conjunto de 
plantas industriales de 
gran valor económico; 
Olivo (1); cacahuete (2); 
yerba mate (3); 
cafeto (4); cacao (5); 
cáñamo (6); girasol (7) y 
lino (8}, Las plantas 
constituyeron, desde la 
antigüedad, la fuente de 
recursos más accesible 
que brindó la 
naturaleza. 



e la tierra a la# fábrica#: 



Ll MENTO, vestido, útiles y enseres do¬ 
mésticos t adornos y medicinas, ¿qué nos 
proporciona el reino vegetal? Las plantas 
han constituido desde siempre la fuente de 
recursos más accesible para el hombre, antes aun de 
que este aprendiera a trabajar la piedra para construir 
sus armas y a dominar el fuego para cocer los animales 
que con ellas cazaba. 

Pero con el transcurso de! tiempo el hombre, movido 
por la necesidad y por su ingenio creador, fue apren¬ 
diendo a cultivar algunas plantas, multiplicando enor¬ 
memente las posibilidades que le brindaba la naturale¬ 
za, Asimismo, fue descubriendo posibilidades distintas 
de la utilización inmediata de los vegetales. 

Es asi como hoy en día podemos distinguir —dentro 


de la amplísima variedad de plantas útiles— aquellas 
que requieren algún proceso previo a su utilización. 
Las plantas industriales son las que constituyen la ma¬ 
teria prima de diversas industrias, si bien hay muchas 
que —como el maíz, por ejemplo— sirven al mismo 
tiempo como alimento en su fo/ma natural y son tam¬ 
bién origen de alguna industria. De la misma forma, 
existen plantas cuyas diversas partes son aprovechadas 
por industrias diferentes. 

LAS PLANTAS QUE 

NOS PROPORCIONAN SUS FIBRAS 

Desde las delicadas telas de lino o algodón con que se 
confeccionan los vestidos de verano hasta los rústicos 
felpudos para los pisos, pasando por las bolsas de arpi- 


"Las 
hilanderas", 
se titula este 
famoso 
cuadro de 
Velázquez 
que muestra 
=un taller del 
siglo XVII en 
el que se 
utilizaba una 
devanadora 
para hilar. 




Moderna hiladora de acción continua 
En ella se realiza al mismo tiempo el 
estirado, Ea torsión y el devanado 
sobre carretes. 






























llera y las cuerdas y cordeles, todo es extraído de lus ta¬ 
llos, semillas u hojas de plantas industriales. 

El lino. Una de las plantas más antiguamente conoci¬ 
das por el hombre, ya que hace ocho mil años se encon¬ 
traron telas tejidas con sus fibras. Éstas, que se extraen 
de los tallos de la planta, proporcionan tejidos muy 
apreciados por su delicadeza y su rendimiento, median¬ 
te un proceso llamado enriado. El lino ha dado su nom¬ 
bre a la lencería (confección de prendas finas de vestir y 
ropa interior)* Las semillas de esta planta herbácea 
anual también son aprovechadas, pues de ellas se extrae 
el aceite de linaza, muy utilizado por los pintores. Los 
principales países productores de lino para fibra son 
Rusia, Bélgica, Irlanda, Francia y Holanda, mientras 
que el lino de linaza se cultiva principalmente en Es- 



Telar primitivo. 
Los helos de la 
urdimbre se 
tendían en forma 
vertical con 
algunas pesas, y 
la t rama se 
pasaba 
levantándolos 
con la mano 
izquierda. 


tados Unidos de América, la República Argentina y 


la India, 

El algodón . Una de las fibras textiles más difundi¬ 
das, el algodón, era utilizada én la India 3.000años an¬ 
tes de Jesucristo y conocida también por los indígenas 

á 1 

americanos, que la empleaban en la confección de sus 
vest ¡memas . 

El fruto de esta planta fibrosa, de la familia de las 
malváceas, es el que contiene la mayor riqueza, ya que 




Él buso y la 
rueca fueron 
los aparatos 
más antiguos 
utilizados 
para hilar. Al 
girar, el buso 
lira, retuerce 
y envuelve el 
hilo, 

formando un 
cilindro 
homogéneo y 
resistente. 









































































La Caña Cíe azúcar es 
una ’gíjjmíriea cuyos 
tallos contiürwn una 
pulpa azucarada y 
jugosa de la que se 
extrae él azúcar. 


Vista Peí p^HOdle un 
ingenio azucarero. 
En el Irapiche, las 
cañas son trituradas 
para quitarles al jugo 
gon las que se elabora 
el azúcar. 



proporciona las libras —que SC entumirán envolvien¬ 
do lm semillas- y d aceite que,, previo pro.:* mí, se cx- 
imc de estas últimas 

luis fibras Jet algculón poseen una torsión natural, 
que simplifica su hilado, y están compuestas por celulo¬ 
sa lusí en Mt totalidad. La fibra de este vegcíal encuen¬ 
tra hoy en di ¡a múltiples aplicaciones: desde tos géneros 
para wrstir, hasta la fabricación de explosivos, pasando 
por el algodón hidrofito. 

Ei yute. Ls una planta fibrosa. de 1 1 familia de 
las mülvóccas, que alcanza más de tres tneiro.s di- al¬ 
iara. con hojas en feirnut de flecha, proveniente de 
Malaya y Cedán. Sus fibras rijiidas, brillantes y tle con¬ 
siderable longitud Sé empican Cii la cOnftíLCLÓn de bol¬ 
sas de arpillera, cordeles, redes y alfombras. Es muy 
utilizado para envolver el algodón en balas y es una de 
las fibras más económica», y más utilizadas,, después del 
algodón. 

£7 céñame. Planta anual originaria del Asia, es una 
de las más aprovechadas. Sus libras, que se obtienen 
del tallo, son muy resistentes y duraderas, utilizándose 
en lm confección de lonas. alpargatas, cnerdas y alfom¬ 
bras. I.os i al los se empican también en ln fabricación 
de papel; desús hojas y flotes se obtienen distintas dro¬ 
gan narcóticas, y de sus semillas un aceite m ilizado en la 
fabricación de jabones y pinturas. 

Oirás plantas fibrosas son el ramio. cultivada des¬ 
de antiguo en Japón, India, Quisa y Foimusa, cuyas he¬ 
bras largas y finas se emplean en la confección de tejidos 
y encajes y en la fabricación de papel: djormii), plañí-i 
de climas templados, y húmedos, cuya fibra es muy utili¬ 
zada en ccsicriít y cordelería, y el égove & ptra, que predi- 
lera en c) Sudoeste de lisiados tinados.. México y Améri¬ 
ca Central, de cuyas hojas se extrae la gi uesa libra coi in¬ 
cida como sisal. De su savia, muy azucarada, los mexica¬ 
nos preparan una bebida alcohólica ILtmnda pulque, 

LAS PLANTAS OUE NOS ENDULZAN LA VIDA 

Hay distintos vegetales sacaríferos, de kt.s cuales, sc- 
Et’m diverso* procedimientos industriales, pueden tit- 
i raerse azúcares, Pero '-¡n duda las plantas mis utiliza¬ 
das pura este fin fiím la calta de azúcar y la remolacha 
azucarera, que contienen sacarosa, el azúcar más im¬ 
pórtame por mu alio valor alimenticio, 

La caña (te azúcar es una gramínea de tallos lisos y 
articulados, con gran cantidad de nudos, que puede al¬ 
canzar ¡mili de J,5 meltos de altura. La médula de sus 
tallos l-s una pulpa azucarada y ¡u&osn. de la que se ev. 
trae el azúcar, con un rendí micnio aproximado de un 
L? n -* de ¡sacarosa: el resto de la caña esiíi constituido 
por fibras y agua, Fsta planta, oriunda de tn India, se 
cultiva en climax tropicales y subtropicales, riendo 
t uba el principa] productor. Otros pioduccotes impor- 
iantes son la Argentina, la India, Brasil. Unión Suda¬ 
fricana, China y Pucríu Rico. 

Ut remolacha azucarera, lista pinina. que es una de 
la-, variedades dé la remolacha o Beta vttlgariv, coiiiicnc 
cu su miz una proporción de sacarosa semejante a til 
que se obtiene de la caña de azúcar. Este vegetad requie¬ 
re. para su desarrollo, tierras fértiles y climas templa¬ 
dos y húmedas. Los principales países productores son 
listados Unidos, Rusia, Alemania Occidental > Fran¬ 
cia, La sacarosa de la remolacha se obtiene por m pro¬ 
ceso industrial semejante a! del azúcar de caña: por ca¬ 
lentamiento y -sucesivas etapas de refinación, filtrado y 



tlunde se Mi consume ai forma de infusión en Para¬ 
guay. Argentina, Uruguay y Brasil. prmcipálmenle. Es¬ 
ta bebida se prepara a parLn de Lis hojas de la ploma, 
.secadas y desmenuzados. U planta, que en catado ■sil¬ 
vestre puede llcpar [1 más de I? metros de allura, es 


mantenida entre los 3 y ó metros cuando se la enllóa. 
pura láciliiar la recolección de lo hoja. 

£7 (abaco. De esta planta —que los jesuítas introdu¬ 
jeron desde Esparta para cultivarla en los misiones ame¬ 
ricanas— ^ uiiiízu la hoja, sometida a procesos de cu¬ 
tido, fermentación y secado, en la fabricación de ciga¬ 
rros de hoja y cigarrillos, así corno picadura pala pipas. 

De hi Interminable lista de plumas útiles que el hom¬ 
bre Industrializa debemos recordar, además, las tintó¬ 
reas. corno el añil; tas medicinales, como d fteína; las 
que dan origen a bebidas y golosina*, tomo ta vid y el 
cacao' y una de las plantas industriales por excelencia, 
tomo la Hevea O “árbol de la goma", de cuya savia se 
extraía Lodo el látex utilizado cu Iti irulnMrill del caucho 
ames de la obtención del caucho sintético. 





Cosecha de la caña ato azúcar Esta latea 
ac realiza a mana, c-rm máchales 
y tamben con modernas maquinarias, 


evaporación del Ligua, previo el lavado y el enriL- en ro¬ 
dajas del tubérculo. 


LAS PLANTAS OLEAGINOSAS 

Desde Lis ensaladas y las frituras con qué mis delcita- 
mo.s en nuestras comidas he sea las pinturas y los barni* 
cev con que prntegemov y embellecemos nuestros mue¬ 
bles y nuestras Laicas. en iodos estos usos están preseni¬ 
les los aceites y las. grasas vegetales. Según sus, aplica¬ 
ciones, se distinguen enlrc aecitev comestibles y accuíes 
industriales. Una propiedad impórtame pura esto* últi- 
inos os que sean secantes, es decir que al tomar contac¬ 
to con el aíre formen en poco tiempo una película de 
gran elasticidad. Esta cUulidad los Imcc lililes en la 
composición de pitiiLirLn y barnices. Enirc estos uccitc.s 
se deslavan d de linaza, proveniente de las semillas de 
lino, el dv lung, lIc gmit poder secante, que se encuen¬ 
tra en gun proporción en las fx-picas de los frutos de 
este árbol originario de .'Vsiti. y el de soja, planta de 
iniiltiples aplicaciones alimenticias c industriales, 

Entre los aceita comestible*,, til de oliva, que se ex¬ 
trae de l¡i semilla del árbol del olivo, que puede alean- 
zar K> metrot de altura y es lipico lM* Iris zonas rnediLc- 


En ta íclualtísp 59 utilizan 0st3mhrO5as 
máquinas, para hMai v p?ra le|er. 
dando por ^.-s-u lado telas de gran calidad. 




rrúneav. es ti Je siLbor más apreciado. l.OS frutos del 
olivo ---las ikílv aceitunas— se induMniih/un tamhién 
en forma de conserva, ya scti ett aceite o salmuera. 
Otrós auci tes cOmesriblts de gran calidad y amplia dito* 
slón hdh el de .[tirasol, que se extrae de las. semillas de la 
liüTinosa flor que lleva csle nombre, \ d de cacahuete, 
E a planta —cuyo fruto proporciona este aceite en jirun 
proporción— es una herbácea anual de climas cal idos. 

LAS PUNTAS AROMATICAS V ESTIMULANTES 

Las plantas Je este grupo son consumidas luego de 
alguna elaboración, como el secado, tostado y molido 
de su:- hojas o frutos, que exaltan mi*, propiedades, por 
lo general tq i muíanles del sistema nervioso y pobres en 
valoi állmccticío, 

1:1 atf&. Fruto carnoso o drupa del cafeto, arbusto o 
pequeño árbol de regiones tropicales, se toma en foima 
de infusión una vez que sus semillas, separadas de la pul¬ 
pa, son sometidas al proceso de tostado y luego molidas. 

£i té , Ls un arbusto orijiiriario del Asia íiuc se haili- 
¡lmilLíJo en América, Jtfudc se lo cultiva en d Noreste 
argentino y en Brasil, pero los princípolex pioduetorcs 
muadiales siguen siendo países astil hpos como ta India, 
China, Faxistán. l.as h Lijas Jcl té. snmctitlas :a scc^dn y 
a diversos grados de fermentación (según los cuales se 
diMinguen el t¿ negro y el té verde), se utilizan para pre¬ 
parar una dL’lk’sjtiá y aromática infusión muy apreciada 
y para teñir hilados. 

La yerba mate. Tlartta cuyo nombre científico es Itex 
/taraguarieiísiy y que es oriiiinaria Je América Jet Sur, 


Él Lá es un arbusto 
iHigloarió de Asia 
En la industria so utiliza 
el tb como bebida y 
lamtHén para íefar de 
color pardo. 


Él Cgnq ga cultiva 
eí¡pec!almenr& por el 
aceite qgé gs ohbene 
do los semillas, &i cual 
romuL una película dirá 
e irnpermegble. 


254 




































































/ 

r 



. - JF 

r 

rjml 



1 1 1 . 1 vi 



bhm h <nI 

4 


» ■T T1 


r 


* 


DE LA VIDA MISMA 




ESTIR con buen gusto, sin complicaciones 
inútiles ni adornos superfinos, y al mismo 
tiempo tener distinción en el porte y los 
modales, es el anhelo de toda persona ele¬ 
gante. Pero aunque aparentemente esto parece muy 
sencillo, sin embargo no es fácil de lograr y menos aún 
lo era a fines del siglo XVÜI y comienzos del siglo XIX, 
cuando todavía persistía el estilo barroco muy recarga- 
do. En Inglaterra se imitaban las exageraciones de la 
moda francesa, y la vestimenta terminó por ser franca¬ 


mente ridicula. En esa época vivió Jorge Brummel 
(1778 1840), quien contó con ia amistad del príncipe de 
Gales, el futuro Jorge IV. Brummel revolucionó la mo¬ 
da inglesa, condenando los colorinches, los lazos exa¬ 
gerados, to aparatoso. Impuso la sobriedad en el vestir, 
que fue luego característica del caballero británico. 
Cierta vez se le preguntó que entendía él por un hombre 
elegante, a lo que repuso: 4 'El hombre elegante es aquel 
que cruza una plaza sin que su atuendo hiera, y por ello 
sin que nadie lo note”. 



























€1 lenguaje 

be las huellas 


Los hombres de ciencia 
se valen de múltiples métodos 
para ampliar sus conocimientos 
y aclarar, aunque sea en parte, cómo 
se desarrolló la vida de animales 
y plantas desde la más remota 
antigüedad. Por ejemplo, los biólogos 
se sirven muchas veces de las 
huellas dejadas por los animales 
para conocer sus actividades, 
el horario o tiempo 
en que las realizaron y aun 
sus costumbres. 



AS huellas son numerosas y de distin¬ 
tos tipos. Algunos animales han deja¬ 
do impresos sus esqueletos en materia¬ 
les blandos que, al endurecerse, man¬ 
tuvieron sus primitivas formas. De esta manera 
ha llegado hasta nosotros la imagen del tril¡> 
bítes, artrópodo de la época paleozoica, que ha¬ 
bitó los mares hace mil millones de años, o ia 
primera ave, el Archaeopteryx, cuyo esqueleto 
quedó impreso para siempre en un trozo de barro 
petrificado. 

También los vegetales han dejado la impresión 
de sus formas en las rocas carboníferas t como los 
Fósiles del helécho polipodio. 

En cuanto a las huellas de pisadas, algunas de 

257 














Las huellas de ios 
animales y los restos 
fósiles permiten a los 
investigadores 
conocer a los 
animales y las 
plantas hoy 
extinguidas. 1) Fósil 
de un helécho de la 
Era Primaria. 
2) Triloijites, 
artrópüdo de la 
época paleozoica. 
3) Insecto en un trozo 
de ámbar. 4) Huella 
de un ave, S) Antigua 
huella de un pie 
humano. 


ellas se conservan desde épocas prehistóricas; 
otras son recientes. 


LAS IMPORTANTES HUELLAS EFÍMERAS 

En zonas arenosas desérticas! tanto como en 
terrenos blandos y húmedos, insectos, aves, rep¬ 
tiles y mamíferos —de cuya existencia y andan¬ 
zas es difícil tener conocimiento— pueden dejar 
huellas y senderos que atestiguan su presencia y 
movimiento. El naturalista que las estudia debe 
concurrir a distintas horas a inspeccionar con su¬ 
mo cuidado el terreno para percibir las delicadas 
huellas, fotografiarlas, medirlas y dibujarlas, 
pues al poco tiempo desaparecen borradas por el 
viento o el agua. Es posible saber de este modo 
también las costumbres y los horarios de activi¬ 
dad de las distintas especies. 


LAS HUELLAS DE LOS CAMINOS 

De la misma forma que vemos la tierra desbro¬ 
zada de pasto, por donde transitan las hormigas 
en prietas columnas, se pueden descubrir los ca¬ 
minos que siguen los animales migratorios de ca¬ 
da región, aun en lugares poco poblados del mun¬ 
do. En las llanuras de Serengueti, en África ecua¬ 
torial, se distinguen las antiguas sendas de los ñus 
y las cebras; las de los alces en las montañas Ro¬ 
callosas, y el camino de los guanacos en la Pata- 
goma argentina. 

Algunas de estas rutas han persistido en el 
tiempo, aun cuando los seres que las transitaron 
hayan desaparecido hace millones de años, como 
algunas sendas de dinosaurios en Utah, Estados 
Unidos, o de mamutes en las estepas rusas. 


LAS PISADAS ETERNAS 

Más notable es el hecho de que, en muchas par¬ 
tes, se han conservado, por razones varias, la im¬ 
pronta de las patas de animales, preservadas para 
la eternidad por extrañas circunstancias. 

Así sabemos de las variadas y gigantescas hue¬ 
llas de dinosaurios en Wyoming y en Texas, Esta¬ 
dos Unidos; también en Mongolia, o en el Valle 


de Isehigualasto, en San Juan, República Argen¬ 
tina, entre otras. 

Más antiguas y humildes aún son las huellas de 
los gusanos que agujerearon la tierra, en su tiem¬ 
po blanda y que, al endurecerse, ha conservado el 
molde del recorrido del efímero animal. 

En una privilegiada región de África Nordo¬ 
riental: el Olduvai, que atraviesa 1 anzania, Ken- 
ya y Etiopía, se han encontrado vastas zonas don¬ 
de se conservaron las pisadas de mamíferos, co¬ 
mo elefantes, jirafas, cerdos, algunos felinos de¬ 
predadores, insectos e infinidad de otras especies 
que parecen haber utilizado esa región para des¬ 
plazarse durante largo tiempo. 


LAS PRIMERAS PISADAS HUMANAS 

La huella que deja el hombre, único animal 
erecto, es muy característica y se la reconoce por 
presentar una marca profunda del talón, redon- 


258 












v V 



da, un arco alzado interno, y rastros de los dedos 
rectos, cortos y juntos, que permiten distinguirla 
de la de todo otro ser bípedo circunstancial y de 
los grandes monos. 

Pues bien, se conservan y han sido recientemen¬ 
te descubiertas huellas de tres hormnidios, antepa¬ 
sados del hombre actual, que caminaron sobre ce¬ 
nizas volcánicas hace más de 3,5 millones de años 
en las cercanías del lago de Eyasi, en Tanzania* 

Estos primitivos seres dejaron sus píes impresos 
en ese material en una extensión reconocible de 24 
metros. El grupo estaba constituido por un ser de 
pies pequeños que, si guarda la proporción actual 
en que el largo del pie es el 15 de la estatura, de¬ 
bió de medir, aproximadamente* K20 m de altura. 

Los otros dos individuos eran, aparentemente, 
más altos, ya que una de las pisadas es grande y la 
otra un poco menor y se halla superpuesta sobre 
la primera* La estatura de éste debía de ser de 


Él Archaeopteryx 
fue la primera ave. 
La conocemos 
porque su 
esqueleto 
quedó impreso 
en un trozo 
de barro 
petrificado. 


1,40 m, mientras que el mayor lo aventajarla en 
varios centímetros, 

CÓMO SE CONSERVARON 
ALGUNAS DE ESTAS MARAVILLAS 

Es por un verdadero azar, en el que han tenido 
que darse situaciones muy particulares, como el 
recubrimiento de los yacimientos por aguas calcᬠ
reas que endurecieron las tierras blandas que pi¬ 
saron dinosaurios, o insectos, o que excavaron 
las lombrices. También por la carbonización in¬ 
completa de los restos vegetales, que permitieron 
llegar a nuestros días moldes de ramas y hojas; o 
la presencia de cenizas volcánicas con carbonates 
de calcio y de sodio que, expuestas a una provi¬ 
dencial lluvia luego que pasaron los tres célebres 
hominidios, se endurecieron como cemento, con¬ 
servando las huellas humanas más antiguas que 
conocemos. 



259 













A partir de !a creación de An¬ 
tonio Leeuwenhoek, el micros¬ 
copio se fue perfeccionando. 
El microscopio creado por el 
astrónomo y matemático in¬ 
glés Robert Hooke (1635-1703) 
le permitió observar una lámi¬ 
na de corcho. Entonces des¬ 
cubrió que estaba formada 
por una serie de celdillas a las 
que denominó “células" 


El grabado nos muestra un mi¬ 
croscopio óptico. Pero éste ya 
ha sido superado por el mi¬ 
croscopio electrónico, que lo¬ 
gra aumentos de hasta unas 
200.000 veces. 



260 





























LOS GRANDES GENIOS Y SUS OBRAS 


La invención del microscopio 
como el de muchos otros 
hallazgos científicos, fue 
producto de la suma de 
observaciones y realizaciones de 
varios investigadores. 

En el caso del microscopio, si 
bien el óptico Zacarías Janeen {a 
fines del siglo XVI), Galilea Galtlei 
(en e! siglo XVII) y otros, crearon 
aparatos rudimentarios, fue 
Antonio van Leeuwenhoek el que 
pulió con gran habilidad lentes de 
aumento que le permitieron ver 
por primera vez seres 
microscópicos. 




Vista 
lateral del 
microscopio 
de Leeuwenhoek. 


El microscopio de 
Leeuwenhoek se 
parecía a una lupa. 

Constaba de una 
pequeña lente casi 
esférica, sujeta por dos 
láminas de cobre. Frente 
a la lente, una punta 
móvil con una lámina de 
mica hacía las veces de 
portaobjetos. Sus partes principales eran A) Tornillo 
principal B} Cuerpo del microscopio, C) Lugar donde 
se coloca el objeto a observar. D) Lente simple sujeta 
al cuerpo del microscopio. Este descubrimiento tuvo 
una importancia fundamental. Abrió las puertas de 
un mundo hasta entonces desconocido y dejó a un 
lado antiguas supersticiones. Los científicos tuvieron 
un instrumento eficacísimo para realizar sus 

investigaciones. 




NTONIO VAN LEEUWENHOEK 
nadó en Deltt, Holanda, en 1632 
y talleció en la misma ciudad en 
1723. Pertenecía a una familia de 
origen humilde y en su juventud se dedicó 
al comercio. Al mismo tiempo leía memorias 
y libros sobre las lentes, que en su época 
tenían gran interés. Entonces comenzó a 
fabricarlas y descubrió que con ellas po¬ 
día observar objetos muy pequeños. Así In¬ 
ventó un curioso microscopio con el que pu¬ 
do observar por primera vez bacterias y 
otros protozoarios, ios vasos capilares (que 
permitió comprender ia circulación sanguí¬ 
nea), la estructura de la piel y de los cabe¬ 
llos, etc. Durante más de 40 años hizo perió¬ 
dicas comunicaciones a la Sociedad Real 
de Londres, las cuales despertaron gran In¬ 
terés y contribuyeron al desarrollo de la mi¬ 
crobiología. 


























be palabras! tomunes 



al ser humano. Actualmente, en sentido jurí¬ 
dico se refiere a todo ser capaz de derechos y 
obligaciones, dentro del contexto de la ley, 
en un determinado país. El nombre proviene 
del griego “prosópon”, que significa sem¬ 
blante, rostro. 


ACRÓBATA 

El arte de la acrobacia es muy antiguo y 
existía ya en la China bajo la dinastía de los 
Han, 200 a. de J.C. De Asia pasó a Oriente 
Medio, y los romanos la llevaron a Italia y 
Francia. Pero fueron los griegos quienes le 
dieron su nombre, pues “akrobaten” signifi¬ 
ca literalmente “andar de puntillas” o “so¬ 
bre la punta” y deriva de “akros”, que es ci¬ 
ma, porque los acróbatas eran una especie de 
bailarines de cuerda. Actualmente se llama 
así a la persona que da saltos o hace habilida¬ 
des sobre la cuerda floja, el alambre y el tra¬ 
pecio o ejecuta otros ejercidos gimnásticos. 


A diario empleamos numerosas palabras cuyos 
orígenes desconocemos. Sin embargo, la historia 
nos cuenta cuándo y por qué aparecieron en 
nuestro idioma. 


PERSONA 


Urrobata 


ta Q u Cj 




ikü» 


En su origen significó la máscara con que 
en el antiguo teatro griego se representaba a 
un determinado personaje. Más tarde pasó a 
indicar el personaje mismo y luego se designó 













































































































Juan Hamon Mmtm}: 

€1 autor be "platero p po" 


STE poeta, uno de los líricos más notables del 
habla castellana, nació en Mogner, Huelva, 
i | í en 1881- Estudió en el colegio de Puerto de 

• ■ s Santa María, en Cádiz, y luego Derecho en la 

Universidad de Sevilla. En 1905 comenzó a frecuentar la 
Institución Libre de Enseñanza, donde aprendió inglés y 
alemán y conoció a destacados filósofos. Pronto se aficio¬ 
nó a la pintura y a la poesía, que no abandonó por et resto 
de sus días. Junto con su esposa, Zenobia Camprubí, tra¬ 
dujo poemas del célebre indio Rabindranath ragoré. 


Muchos críticos le consideran como un peregrino de 
la poesía por la evolución que se advierte en su 
obra. Ya cuando escribió su libro "Diario de un poeta 
recién casado" (1916) se le consideró el lírico más expre¬ 
sivo de! posihodernismo. El poeta Amonio Machado le 
dirigió una carta en la que decía: "Una tan fina sensibili¬ 
dad como la de usted no existe, creo yo, entre los poetas 
castellanos”. La poesía de Juan Ramón evolucionó del 
romanticismo y modernismo hacia la más pura esencia 
poética. 


En e! prólogo de 
su libro “Platero y 
yo”, Juan Ramón 
Jiménez escribe: 
“Dondequiera que 
haya niños —dice 
Novalis— existe 
una edad de oro”. 
Pues por esa edad 
de oro, que es 
como una isla 
espiritual caída del 
cielo, anda el 
corazón del poeta, 
y se encuentra allí 
tan a su gusto, que 
su mayor deseo 
sería no tener que 
abandonarlo nunca. 
[Isla de gracia, 
de frescura y de 
dicha, edad de oro 
de los niños: 
siempre te halle yo 
en mi vida, mar de 
duelo; y que tu 
brisa me dé su lira, 
alta y, a veces, sin 
sentido, igual que 
el trino de la 
alondra en el sol 
blanco del 
amanecer. Juan 
Ramón Jiménez fue 
un poeta de 
profundo lirismo 
que plasmó, en 
páginas inmortales, 
su finísima 
sensibilidad y su 
gran ternura. 



263 







“PLATERO Y YO” 
apareció en 1914 y pronto ganó 
a todos los públicos 

por su ternura, la belleza de las imágenes 
y su prosa poética. 

De este libro publicamos 
algunos capítulos. 

XLIV - LA NIÑA CHICA 

La niña chica era la gloria de Platero. En cuanto la 
veía venir hacia él, entre las lilas, con su vestí- 
dillo blanco y su sombrero de arroz, llamándolo mimo¬ 
sa; “¡Platero, Platerillo!—, el asnucho quería partir 
la cuerda, y saltaba igual que un niño y rebuznaba 
loco. 

Ella, en una confianza ciega, pasaba una vez y otra 
bajo él T y le pegaba pataditas, y le dejaba la mano, nar¬ 
do cándido, en aquella bocaza rosa, almendrada de 
grandes dientes amarillos; o, cogiéndole las orejas, que 
él ponía a su alcance, lo llamaba con todas las variacio¬ 
nes mimosas de su nombre: ¡Platero! ¡Platerón! ¡Pta- 
teriílol ¡Platerete! 

En los largos dias en que ia niña navegó en su cuna 
alba, río abajo, hacia la muerte, nadie se acordaba de 
Platero. Ella, en su delirio, lo llamaba triste: ¡Plateri- 
11o!.,. Desde la casa oscura y llena de suspiros se oía, a 
veces, la lejana llamada lastimera del amigo, ¡Oh, estío 
melancólico! 

¡Qué lujo puso Dios en ti, tarde del entierro! Setiem¬ 
bre, rosa y oro, declinaba. Desde el cementerio, ¡cómo 
resonaba la campana de vuelta en el ocaso abierto, ca¬ 
mino de la gloria!... Volví por las tapias, solo y mustio, 
entré en la casa por la puerta del corral, y, huyendo de 
los hombres, me fui a la cuadra y me senté a llorar con 
Platero. 







LX - EL INVIERNO 

Dios está en su palacio de cristal. Quiero decir que 
Hueve, Platero. Llueve. Y las últimas flores que el oto¬ 
ño dejó obstinadamente prendidas a las ramas exan¬ 
gües se cargan de diamantes. En cada instante, un cie¬ 
lo, un palacio de cristal, un Dios. Mira esta rosa: tiene 
dentro otra rosa de agua; y al sacudirla, ¿ves?, se le cae 
la nueva flor brillante, como su alma, y se queda mus¬ 
tia y triste, igual que la mia. 

El agua debe ser tan alegre como el sol. Mira, si no, 
cuál corren, felices, los niños, bajo ella, recios y co¬ 
lorados con las piernas al aire. Ve cómo los gorrio¬ 
nes se entran todos, en bullanguero bando súbito, en la 
hiedra, en la escuela, Platero, como dice Darbón, tu 
médico. 

Llueve. Hoy no vamos al campo. Es dia de contem¬ 
placiones, Mira cómo corren ios canales del tejado. Mi¬ 
ra cómo se limpian las hojas verdes, cómo toma a na¬ 
vegar por La cuneta el barquillo de los niños, parado 
ayer entre la hierba. Mira ahora, en este sol instantáneo 
y débil, cuán bello el arco iris que sale de la iglesia y 
muere, en una vaga irisación, a nuestro Jado. 


264 


















¡Qué pura, Platero, y qué bella es esta flor del cami¬ 
no! Pasan a su lado todos los tropeles —los toras, las 
cabras, los potros, los hombres— y día, tan tierna y 
tan débil, sigue enhiesta, malva y fina, en su vallado 
triste, sin contaminarse de impureza alguna. 

Todos los días, cuando al empezar la cuesta, to¬ 
mamos el atajo, tú la has visto en su puesto verde. Ya 
tiene a su lado un pajarillo, que se levanta —¿y por 
qué?— a! acercarnos; o está llena, cual una breve 
copa, del agua clara de una nube de verano; ya consien¬ 
te el rabo de una abeja o el voluble adorno de una ma¬ 
riposa. 

Esta flor vivirá pocos días, Platero, pero su recuerdo 
ha de ser eterno. Será su vivir como un día de tu prima¬ 
vera, como una primavera de mi vida. ¡Ay! ¿Qué le 
diera yo al otoño, Platero, a cambio de esta flor divina, 
para que ella fuese diariamente, el ejemplo sencillo de 
la nuestra? 


XXXI — PASAN LOS PATOS 

He ido a darle agua a Platero. En la noche serena, 
toda de nubes blancas y de estrellas, se oye, allá arriba, 
desde el silencio del corral, un incesante pasar de claros 
silbidos. 

Son los patos. Van tierra adentro, huyendo de la 
tempestad marina. De vez en cuando, como si nosotras 
hubiéramos ascendido o como si ellos hubiesen bajado, 
se escuchan los ruidos más leves de sus atas, de sus 
picos... 

Horas y horas los silbidos seguirán pasando en un 

huir interminable. Platero, de vez en cuando, deja de 

beber y levanta, como yo, la cabeza a las estrellas, con 

■ 

una blanda nostalgia infinita... 


VIII - LA FLOR DEL CAMINO 


265 











La producción de Juan Ramón Jiménez es realmente 
asombrosa. Entre sus obras destacan: “Arias tristes'' 
(1903); “Elegías puras 7 " (1908); “Elegías intermedias” 
(1909); “Baladas de primavera” (1910); “La soledad 
sonora” (1911); “Melancolía” (1911); ' Platero y yo” 
(1914); “Eternidades” (1917); "Piedra y cielo” (1918); 
“Belleza” (1923); “Españoles de tres mundos” (1942); 
“Estío”; “Estación tota! con las canciones de ia nueva 
luz” (1946), etcétera. Viajó por diversos países de 
América, en los que fue recibido con gran admiración y 
considerado como uno de los maestros más notables de 
su tiempo. La consagración mundial le llegó en 1956, 
cuando recibió el Premio Nobel de Literatura, 

El poeta falleció en San Juan, capital de la isla de 
Puerto Ríco P el 22 de mayo de 1958. 

DOS ETAPAS 

En las primeras obras de Juan Ramón Jiménez se no¬ 
ta una influencia modernista, de la que se alejó en la 
plenitud de su producción. Se le considera el creador de 
una nueva sensibilidad poética, que tendría gran in¬ 
fluencia en autores posteriores. 

Es posible considerar dos momentos fundamentales 
en su obra: el primero comprende los libros que apare¬ 
cen basta 1914, según algunos críticos, y otros hasta 
1917, En él predomina lo musical unido al sentimiento 
melancólico. La poesía de la segunda etapa, en cambio, 
aparece desnuda de forma, sin contenidos anecdóticos 
y muy depurada en busca de la belleza y de la esencia 
poética pura. 

UNA PASIÓN 

Juan Ramón Jiménez vivió con una pasión: la poesía 
y el oficio de poeta le absorbieron totalmente. En me¬ 
dio siglo escribió más de cuarenta volúmenes de poesía 
y de prosa. Entre los escritores de su generación se des¬ 
tacaron José Ortega y Gasset, Gabriel Miró, Ramón 
Pérez de Ay ala y Eugenio d'Ors. Así explicaba Juan 
Ramón su unidad con la poesía: “Yo tengo escondida 
en mi casa, por su gusto y el mío, a la poesía. Y nuestra 
relación es la de los apasionados.” 


CANCIÓN 

ESPIRITUAL 

¡Ésta es mi vida: la de arriba, 

!a de la pura brisa, 

la del pájaro último, 

la de las cimas de oro de lo oscuro! 

¡Ésta es mi libertad: oler la rosa, 
cortar el agua fría con mi mano loca, 
desnudar la arboleda, 
cojerle a! sol su luz eterna! 



266 























La médula ocupa 
la parte central 
del tallo. 
Alrededor de ella 
se van formando 
los tejidos que 
dan origen a los 
anillos. 


¿Cuáles Son los árboles 

más longebos ? 


Sí se corta un tallo en forma transver¬ 
sal se ven los anillos. Éstos se origi¬ 
nan anualmente en forma efe círculos 
concéntricos. Al cortar los círcu¬ 
los puede saberse la edad del árbol 
por la cantidad de anillos. 


En el mundo vegetal hay numerosas especies que alcanzan 
airosamente una existencia milenaria. 

Nacieron, crecieron y se fortificaron antes de la era cristiana 
y continúan en el mismo lugar, desafiando 
el paso del tiempo. Algunos árboles famosos por su longevidad son fa 
secoya gigante, el ciprés siempreverde, el castaño, 
el cedro del Líbano y el alerce. 


ÓMO se puede reconocer la edad de las 
plantas? Simplemente observando el 
interior de un tronco, corlado en for¬ 
ma transversal, Para establecerla con 
exactitud, antes hay que precisar en qué forma 
crece c! tronco* En el primer año de vida, el lron¬ 
co esui formado por una faja leñosa que envuelve 
la médula en torno de la del año anterior. Por 
tanto, cortando los anillos leñosos es posible sa¬ 
ber con certeza la edad de los árboles, así como 
también las condiciones climáticas en las que 


267 





























La secoya (a la izquierda) 
es un árbol gigantesco de 
la familia de las coniferas. 
En ¡a época terciaria for- 
mó extensos bosques, pe¬ 
ro hoy sólo existen dos es¬ 
pecies, ambas nativas de 
California, en los Estados 
Unidos de América, El ci¬ 
prés (a la derecha) es una 
planta que puede llegar a 
los 3,000 años. 



WKV s* 

* 

* m 

. -1 

r $ 

jí3¡g¡ 

3*44 

ai 




Ti 



El drago es un árbol origi¬ 
nario de las islas Canarias, 
Tiene un tronco grueso, y 
una copa recogida siem¬ 
pre verde. Un ejemplar de 
drago que existía en la isla 
de Tenerife fue abatido en 
1860 y se le atribuían alre¬ 
dedor de 5.000 años de 'an¬ 
tigüedad. 



desenvolvieron su existencia en determinados 
periodos. 

EL CLIMA Y LOS ÁRBOLES 

El método que se utiliza para esclarecer los cli¬ 
mas prehistóricos se basa en el estudio de los ani¬ 
llos de crecimiento anual de los árboles. Por 
ejemplo, se ha demostrado que los bosques de 
materias duras de las regiones boreales, del IV 
al II milenio a. de J.C., correspondieron aun pe¬ 
ríodo de clima cálido y seco* 

Los primitivos habitantes de la isla de Tenerife, 
del archipiélago de las Canarias, adoraban a un 
drago, árbol gigantesco que fue abatido por un 
huracán en el año 1860, Considerado en su época 
como el árbol más viejo del mundo, ya que se le 
atribuía una existencia de 5.000 años, fue visitado 
en 1799 por el sabio inglés Alejandro Humboldt, 
a quien le llamó la atención una supervivencia tan 
notable, 

DE LA ÉPOCA DE JESUCRISTO 

La longevidad del olivo es considerable y puede 
llegar a los quinientos y hasta los mil años. Algu¬ 
nos de ellos son un raro ejemplo de superviven¬ 
cia, pues aún hoy en Palestina, no lejos de Jeru- 
salen, se conservan olivos que ya existían en los 
tiempos de Jesucristo, Conmueve pensar que esas 
especies vegetales han estado allí como silencio¬ 
sos testigos de la humanidad y han asistido a los 
comienzos del cristianismo. 

LOS MÁS LONGEVOS 

El que se lleva las palmas de la longevidad es la 
secoya gigante, el mayor de los árboles existentes, 
que puede alcanzar más de cien metros de altura. 


268 
















un diámetro superior a los 13 m y una edad apro¬ 
ximada a los 4.000 años. El género, aunque am¬ 
pliamente di fundido en la época boreal durante la 
era terciaria, se encuentra en la actualidad res¬ 
tringido a California, Estados Unidos. 

El ciprés sicmpreverde tiene de 15 a 20 metros 
de altura, tronco recto, ramas erguidas y cortas, 
copa fusiforme y alargada, de color verde oscuro; 
es una planta de gran longevidad, que en algunos 
casos puede llegar a tos 3.000 años. En 1944, en 
Italia, un furioso vendaval derribó un ciprés que 
había cumplido 1.209 años. 

En Europa existe un árbol célebre por su longe¬ 
vidad: el castaño que crece al pie del volcán Etna, 


en Italia, al cual se le atribuyen mil años de vida. 
Esta especie vegetal alcanza los 30 metros de altu¬ 



ra y es originaria del sur de Europa y del Asía Me¬ 
nor y no pocos ejemplares llegan a los dos mil 
años de existencia. Otro raro ejemplo de pervi- 
vencia milenaria lo constituye el cedro del Líba¬ 
no, que supera a veces los mil doscientos años. 
Muy apreciado por su madera desde ios tiempos 
bíblicos, se arraiga principalmente en ías monta¬ 
ñas de Siria y el Taurus. 

El pino ccmbro llega a los mil años. Por su par¬ 
te, el alerce también ha visto evolucionar el mun¬ 
do sin inmutarse. Esta conifera se halla por Sibe- 
ria, Canadá, Japón, en las montañas de centro y 
sur de Europa y en América del Sur, En la Argen¬ 
tina, algunos ejemplares de dos y tres mil años 
atestiguan su origen prehistórico. 

El tilo, planta muy común en España, tiene 
una larga existencia: de ochocientos a mil años. 

La historia de la encina es también muy anti¬ 
gua. Se mantiene airosa, sin perder su prestancia 
en un dilatado lapso: de 500 a L0Ü0 años. Fue el 
árbol sagrado de Zeus, el dios griego, y según la 
mitología éste premiaba a los vencedores de los 
juegos ñemeos con una corona de hojas de enci¬ 
na. También en la antigua Roma estaba consa¬ 
grado a Júpiter y con él confeccionaban hermo¬ 
sas coronas cívicas. 

El enebro es un arbusto y vive por lo general 
quinientos años. 

Otro árbol centenario es el haya, que en algu¬ 
nos casos suele sobrepasar los 300 años y que, 
junto con las encinas y coniferas, forma grandes 
bosques en la península ibérica. 




El castaño crece en tos 
valles fértiles y a orillas 
de los ríos. Se desarrolla 
muy bien en Ea cuenca 
de! mar Mediterráneo, y 
muchos ejemplares al¬ 
canzan los mtl años. 


Hay ejemplares de cedro 
del Líbano que superan 
los 1.2D0 años de exis¬ 
tencia. Es una de las es* 
pesies arbóreas más pre* 
ciadas por su madera. 


El cembro es una especie de pino que crece en los 
Alpes y también en los montes Cárpatos y en los 
montes Urales. Algunos ejemplares pueden sobre¬ 
pasar los mil años de existencia. 




La encina es un árbol de 10 a 12 
metros de altura. Tiene tronco 
grueso y copa grande y redonda. 

Algunos ejemplares alcanzan a vi¬ 
vir mil años. « 


Pese a ser un arbusto, el enebro afcanza 
también larga vida. Muchos de ellos llegan a 
cumplir 500 años. 


269 














ON los dias fríos, ventosos, o cuando hay 
cambios bruscos de temperatura, no es de ex¬ 
trañar que nos duela la garganta. En el comien¬ 
zo suele provocar una molesta sensación al 
tragar luego e! dolor se hace continuo y generalmen¬ 
te aparecen fiebre, escalofríos, dolor de cabeza y tam¬ 
bién quebrantamiento del organismo que se manifies* 



ta por un malestar general. Es entonces cuando hay que 
Ir al médico y si el doctor comprueba que las amígda 
las, esas dos carnosidades simétricas situadas a los la¬ 
dos de la garganta, en el fondo de la boca, están rojas, tu¬ 
mefactas y con manchas blancas, o con una pátina 
blanco-amarillenta, inmediatamente el diagnóstico será, 
faringitis. 


270 









































NO POR SER COMÚN 
ES MENOS PELIGROSA 

Esta enfermedad es causada habitualmente por 
un reducido número de microbios, i a mayor parte 
de ios cuales son habitantes normales de la boca, 
nariz y faringe: estafilococos, estreptococos, neu¬ 
mococos, "Corinebaeterium difteriae”, “He- 
mophilus influenzas" v algunos otros. 

Sin embargo, las infecciones más comunes de 
la faringe son provocadas por un tipo especial de 
estreptococo, el llamado beta hemoJítieo A, cuyo 
nombre deriva de la capacidad de bemol i zar (des¬ 
truir) ta sangre en los cultivos. 

Resulta ser un germen muy sensible a los trata¬ 
mientos, pero encierra dos elementos de peligro¬ 
sidad: 1) si las defensas orgánicas están disminui¬ 
das tiende a difundirse, y 2) en algunas personas 
provoca la formación de anticuerpos defensivos, 
pero que luego pueden volverse nocivos contra 
los tejidos sanos del propio paciente. 

De la faringitis diftérica casi no se debería ha¬ 
blar, pues existe desde hace muchísimos anos una 
vacuna eficaz, y si se producen de tanto en tamo 
algunos casos es por descuido familiar. Esta en¬ 
fermedad es grave por la formación de membra¬ 
nas en la faringe, que descienden invadiendo el 
árbol respiratorio y obstruyendo la libre entrada 
del aire: además, su toxina se vierte en la sangre y 
provoca miocarditis y lesiones del sistema nervio¬ 
so, todas graves y permanentes. 

Por último, en otras ocasiones, la infección de 
la faringe es la puerta de entrada de un germen 
capaz de provocar afecciones graves como la me¬ 
ningitis, la otitis o la neumonía bacteriana. 

CUANDO LA DEFENSA ES PELIGROSA 

Cuando el estreptococo invade la amígdala, el 
organismo pone en juego una serie de mecanis¬ 
mos defensivos, como la movilización de glóbu¬ 
los blancos hacía el foco atacado y la formación 
de anticuerpos, que son globulinas de alto peso 
molecular llamadas gamma globulinas, En los ex¬ 
tremos de éstas existe una combinación particular 
de átomos capaz de unirse con algunas estructu¬ 
ras químicas de ios microbios invasores o sus pro¬ 
teínas, como la llave se une a la cerradura, y de 
ese modo neutraliza al invasor. 

A veces sucede que estas gamma globulinas se 
unen a ciertas partes del tejido de las articulacio¬ 
nes y las inflama; también hace lo propio con el 
sistema de válvulas del corazón y las estropea, 
provocando el reumatismo cardioarticular agudo 
infeccioso, 

En otras oportunidades se forma un exceso de 
complejos de amígenos microbianos unidos a los 
anticuerpos del paciente, que se precipitan en el 
riñón y provocan una gomerulo nefritis aguda. 


Los estreptococos esparci¬ 
dos por el aíre penetran por 
ta nariz y se depositan en la 
garganta. Afíí se multiplican, 
producen sus toxinas e inva¬ 
den el tejido. Éste, a su vez, 
responde a una reacción irv 
flamatoria intensa. Si no es 
tratada adecuadamente, la 
faringitis puede traer graves 
complicaciones. 




Aspecto de la faringe ataca¬ 
da por los gérmenes infec¬ 
ciosos. La, faringe se vuelve 
de un color rojo intenso y se 
Inflama. Las amígdalas apa¬ 
recen cubiertas con un exu 
dado blanco o blanquecino 
y los ganglios del cuello se 
muestran bastante engrosa¬ 
dos y muy tensos. 



QUÉ HAY QUE HACER 

1) Evitar los enfriamientos 
bruscos, 

2) Evitar el contacto con enfer¬ 
mos de faringitis, 

3) Quedarse en cama si apare* 
ce dolor de garganta y consultar 
al médico. 

4) Hacer gargarismos con 
agua bicarbonatada, 

5) Si el médico indicó penicili¬ 
na u otro antibiótico, tomarlo es¬ 
crupulosamente y por el tiempo 
indicado, 

6) Si el causante es un estrepto¬ 
coco A, tomar penicilina profilácti¬ 
camente por un largo tiempo, para 
evitar la recidiva de la enfermedad. 

7) Vacunarse contra !a difteria. 

QUÉ NO HAY QUE HACER 

1) Desabrigarse por el solo he¬ 


cho de que haga calor, sin tener en 
cuenta los cambios de temperatu* 
ra que pueden producirse, 

2 ) Visitar a parientes y amigos 
con enfermedad, o ir a reuniones 
en ambientes cerrados si hay epi¬ 
demia de faringitis. 

3) Seguir levantado y trabajan¬ 
do con dolor de garganta, tanto 
por el propio empeoramiento co¬ 
mo por el contagio a los demás, 

4) No tomar correctamente la 
medicación indicada por el faculta* 
tivo, 

5) Tratar la temperatura con 
analgésicos y creer que asi pasará 
el cuadro. 

6) Abandonar el tratamiento 
medicinal una vez calmado eí 
dolor. 

7) Dejar de vacunarse contra la 
difteria. 


271 





















DE LA VIDA MISMA 



N el siglo III antes de Jesucristo, Chou 
Siang, rey de Tsin, China, luchaba contra 
los soberanos de los pueblos vecinos para 
ampliar su territorio e imponer su man¬ 
do, Durante una campaña, ios nobles y jefes milita¬ 
res le reprocharon su inmovilidad, pues el sitio al pa¬ 


lacio de la dinastía Chou duraba ya varios meses. Po¬ 
co tiempo después, los sitiados se rindieron y Chou 
Siang pudo entrar en el palacio sin derramar sangre. 
Entonces, dirigiéndose a sus generales, les dijo: 

—Al que sabe esperar, el tiempo le abre las 
puertas. 



272 







































LOS PERSONAJES INMORTALES 

(jos me aquel eres creadas pcy s'> la 
rnoso aulor lusfüfi CuOlro, no irps go¬ 
mo dice el l Iluto, Se (filmaron D'Ar. 
(agrian, Albos, Pediros y Aran-ña 

Do ios cuaira, D’MJflfifin lua.af üm- 
co que existió en ra vida real Uos otros 
ira;; son inventado* Parece ser qug e¡ 
■oven gascón. er O’Artaíínan ton qud? 
«un tensa "Los tres nrtDaquelercí", loe 
•un cao¡r¿n se llampos rli?Lul$XlV Do- 
Jó asentas unas memorias, que ha¬ 
brían, inspirado ta novele, Pumas aóta 

pulso ubicarlo como mtroduccifir a 
su historia, peno la simpatía, el valen y 
la ncdtri ambición del más ¡aven de loa 
™&quütEiro 5 Satoaron por ganarle a 
él también. y ya no pudo at^ndcnejle- 

Ajramis représenla la astuci a. con 


alpo do hipocresía, pe^- as iiombro 
rjeneroso y de buana !e Tatrnldarfi 
s;endo obispo y pratagonieia da le 
descabellada sveniura oo ‘El hombre- 
de la macara de hierro" 

Albos, por «I corrí rario represiva 
al leven romántico, Es do lamilla no 
iré Su hi¡a, et vizconde ds Bragaicn- 
ne sera el proíagon-lsla de fa historia 
lírual- Y ñj'-thos. ya sabemos, era el 
gigante bueno, ncéte, Ingfmio, ridicu¬ 
la es cómico (nvodunlariemerita de! 
que 09 difícil despedirse. como le 
ocurrid a :>u autor. 

jun?g a lantos oíros, Ice- guaira vi 
veo en Id imaginaciCc dt todos por 
los titeos fin que se cuentan SuS 
aventajas 















Retrato de Luis XIV. el 
Rey Sol. Este personaje 
histórico aparece en la 
novela M EI vizconde de 
Bfagelonne”, junto a 
otras figuras de ficción, 
recurso que permitía a 
□urnas reconstruir el pa¬ 
sado en forma noveles¬ 
ca, pero dando sensa¬ 
ción de verosimilitud 



Alejandro Dumas, pa¬ 
dre, arriba. Abajo: 
Alejandro Dumas„ hi¬ 
jo, el autor de ‘La da 
ma de las camelias 1 '. 



ma por las armas y a marchar en la campaña ini¬ 
ciada por La Fayeííe. De vuelta de esa incursión en 
provincias* informó-al mismísimo Luis Felipe so¬ 
bre sus trabajos en favor de la causa de Orieans y 
fue nombrado capitán de artillería* recibiendo, 
asimismo, una condecoración, 

DE NUEVO LAS LETRAS 

Quizás esperara otro tipo de recompensa por su 
intervención revolucionaria, pero lo cierto fue que 
aquel nombramiento y la distinción que lo siguió 
no conformaron a Dumas, quien volvió al campo 
de batalla que le pertenecía de veras y al que no 
abandonaría nunca- Pero como a veces escribía en 
colaboración con otros autores* en una oportuni¬ 
dad parece que olvidó mencionar al compañero de 
trabajo, y debió batirse a duelo,,. 

En 1832 enfermó de cólera, y la enfermedad trajo 
consecuencias inesperadas para su vocación. Los 
médicos le recomendaron que hiciera viajes de des¬ 
canso y él los aprovechó para escribir sobre los luga¬ 
res y gentes que veía* iniciando una serie ininterrum¬ 
pida de “Impresiones de viajes” por países europeos 
y asiáticos* continuada a través de los años, 

LA HISTORIA COMO ESCENA DE AVENTURAS 

Así nadó uno de los más impresionantes con¬ 
juntos de obras de intriga y acción que tuvieron 
por escenarios la historia* y que haya concebido 
novelista alguno. Para ello, claro, Dumas debió 
continuar con su sistema de trabajo, de gran es¬ 
fuerzo personal pero a la vez de gran ayuda por 
parte de colaboradores. Se comentaba que el nove¬ 
lista decía* al respecto* que él tenía “tantos cola¬ 
boradores como generales Napoleón”, 

A partir de 1838 publicó, entre otras, “El capitán 
Pan!”* en ese año, “El caballero de Harmental” 
(1843), “Los hermanos corsos” (1845), “El conde de 
Montéeoste” (1844-45), “El caballero de Casa 
Roja” (1846) y “Memoriasde un médico” (1846-48). 

De este período, la más célebre de sus novelas es 
“Los tres mosqueteros" (1844)* cuya acción se 
continúa en otras dos* “Veinte años después” 
(1845) y “Diez años más tarde o el vizconde de 
Bragelonne” (1848-50), 

A esas producciones siguieron “El collar de la 


reina” (1856), en su versión teatral; “Las lobas de 
Machecoui” (1859)* “Los garibaldinos” (1861)* 
crónica de la campaña de Garibaldí en ia que el 
propio Dumas participó, y muchísimas otras. 

La fatiga comenzó a notarse al final de su vida, 
Pero puede decirse que escribió hasta el momento 
de morir en Puys* cerca de Dieppe, el 5 de diciem¬ 
bre de 1870, Entre los papeles de su escritorio se 
encontró todavía una obra inédita* su “Gran dic¬ 
cionario de cocina"* que apareció al año siguiente* 
La fecundidad de Dumas novelista puede me¬ 
dirse por este balance que él mismo hizo en 1848: 
“Durante veinte años he trabajado diez horas dia¬ 
rias* lo que representa un total de setenta y tres mil 
horas. En esos años he escrito cuarenta tomos de 
novelas y treinta y cinco dramas,” 

¡Y le faltaban vivir todavía veintidós años! 


Xilografía de Maurice Letoir para la novela “Los tres mos- 
queteros 11 , que se hizo muy popular en todo el mundo. 



276 


















Curioáoá orígeiteá 

tie palabras comunes; 


Son numerosas las palabras que usamos comúnmente, pero 
en la mayoría de los casos ignoramos cómo se originaron. 
Muchas de ellas tienen historias sumamente curiosas. 

IBatljiUtr 


Santabárbara 


BACHILLER 

En el origen de la caballería se 
conocían en Francia dos clases de 
caballeros: los “bannerets* 1 o jefes 
de banderas, y los “bachiliers” o 
“bas-chevaliers í? . Estos últimos se 
calificaban así porque, no 
teniendo suficiente número de 
vasallos ni siendo bastante ricos 
para tomar a sus órdenes y 
mantener a sus expensas 50 lanzas 
o mesnaderos, servían bajo la 
dependencia de un “banneret”. 
Por lo común, los bachilleres eran 
muy jóvenes y el nombre, por 


extensión, significó mozo o 
mancebo* Posteriormente, en la 
universidad parisiense y, luego, en 
las demás de Europa admitieron 
en el lenguaje académico la 
denominación del titulo militar 
para designar a los estudiantes que 
habían aprobado dos o tres 
exámenes sin doctorarse y que, por 
lo tanto, ocupaban una categoría 
intermedia entre los doctores y los 
principiantes, asi como los 4i bas- 
ehevalie^$ ,, eran inferiores a los 
“bannerets”, pero superiores a los 
escuderos* 


SANTABÁRBARA 

Los historiadores no se han puesto de acuerdo con 
respecto al lugar y la fecha en que nació Santa Bárbara* 
Algunos señalan que su advenimiento se produjo en 
Nicomedia en el año 235; otros, en Heliopólis en 395 
después de J.C* Sü fiesta se celebra el 4 de diciembre y 
se le invoca contra la muerte repentina y contra el rayo. 


A bordo de los buques los antiguos marinos tenían gran 
devoción por esta Santa y se !a veneraba como patrona 
de los artilleros. Ésa es la razón por la cual el pañol o 
paraje destinado en las embarcaciones para custodiar la 
pólvora lleva el nombre de ‘‘santabárbara n , así como 
también la cámara por donde se baja al pañol. 















alimentos para laá 


nurbaá nrctóiíiabeá 


munbialtó 




Ei aumento de la población 
mundial demandará, en un corto 
lapso, mayores recursos naturales 
para satisfacer las necesidades de 
alimentación, que en algunas 
regiones de la Tierra se tomarán 
acuciantes. Por esa razón, en este 
momento y en diversos centros 
tecnológicos se están efectuando 
investigaciones y se experimenta 
con otro tipo de alimentos no 
convencionales en base a 
proteínas vegetales. Con el fin de 
respetar los hábitos arraigados de 
la población se trata de mantener 
en estos “productos proteicos 
texturizados” los sabores, los 
olores y las apariencias de los 
alimentos tradicionales. 
A la cabeza de todos los 
países se encuentra Estados 
Unidos de América, que 
desde la década de los 60 ha 
desarrollado un alto grado de 
especiaiización en esta 
materia en centros ubicados 
en las Universidades de 
Texas, Colorado e Illinois. 


AS proteínas son compuestos orgánicos 
en base a carbono, hidrógeno, oxígeno y 
nitrógeno como elementos fundamenta¬ 
les s sí bien pueden estar integradas, ade¬ 
más, por azufre, fósforo y algunos átomos metáli¬ 
cos. Son sustancias complejas que se hallan forman¬ 
do parte de todos los seres vivos s y su presencia es in¬ 
dispensable para el desarrollo de los procesos vitales. 
La texturizaeión tiene como finalidad modifi¬ 
car las propiedades físicas de un producto para 
que adquiera una nueva estructura, es decir, se le 
dan una apariencia y una consistencia distintas de 
las naturales. 


278 





















I 

! 



LAS FUENTES TRADICIONALES 

l radicionalmenle, las fuentes de proteínas han 
sido los animales: vaca, cerdo, cordero, aves, 
pescados, y sus productos: huevos, leche, etc. 
También algunos vegetales contienen proteínas, 
pero se necesita mayor cantidad de proteínas ve¬ 
getales para obtener el valor de las de los aníma¬ 
les, Por ejemplo: una hectárea de tierra produce 
sustancialmente más proteínas como trigo que 
como carne, con la ventaja adicional de las calo¬ 
rías aportadas. Si esa misma hectárea se dedicara 
al cultivo de oleaginosas o leguminosas, produci¬ 
rá más proteínas que con el trigo. Los expertos 
calculan que un animal debe de comer diez kilo¬ 
gramos de proteínas vegetales para producir un 
kilo de protema animal. Además, hay que tener 
en cuenta el tiempo que tarda un animal en con¬ 
vertir las proteínas vegetales en alimentos aptos 
para el consumo humano, 

LOS NUEVOS PRODUCTOS 

Los nuevos productos contienen, en su compo¬ 
sición, proteínas, vitaminas y sales minerales. 
Comprenden una serie de alimentos bastante di* 
ferentes entre sí, como harina o concentrado de 
soja, girasol, cacahuetes, algodón, lupino, gluten 
de trigo, aceites vegetales y albúmina de huevo, 
entre otros elementos, que han sido procesados 
utilizando diversos métodos. 

Por lo general, la materia prima es sometida a 
procedimientos que la convierten en pequeñas fi¬ 
bras o hilos, los cuales son colocados en estan¬ 
ques, en los que se les incorporan grasas y mate¬ 
rias que les dan color y sabor para que se aseme¬ 
jen a alimentos tradicionales. Luego se cortan en 
el tamaño deseado y se secan. 

Se logran así alimentos nutritivos y sanos con 
gusto y consistencia similares al jamón animal, al 
tocino o a carnes blancas* como la del pollo o la 
del pavo. En Estados Unidos de América es muy 
amplio su consumo, ya sean enlatados o en forma 
directa como los alimentos comunes, V se obtie¬ 
nen, además, sopa concentrada de pollo, ravioles 


Los nuevos alimentos 
texturízados tienen el 
aspecto y e! sabor de 
los alimentos naturales. 

Asi se convierten en 
verdaderamente 
apetecibles como 
ravioles con salsa, 
albóndigas, atún, pollo, 
salchichas, rellenos de 
empanadas, 
hamburguesas, 
etcétera. 


con salsa, albóndigas, salchichas, carnes en gene¬ 
ral, roast-beef, atún, embutidos de todo Lipo, Pa¬ 
ra el uso directo se emplean en la preparación de 
hamburguesas, albóndigas, relleno de empanadas 
y ravioles, pizza, pastel de carne, salsa de tomate 
con carne, etcétera. 

Para evitar problemas de deterioro durante 
el almacenamiento, el producto se seca de un 
8 a 10 Por otra parte, la cantidad de agua 
debe de ser en proporción de dos litros por ki¬ 
lo de proteína texturizada seca; en estas condi¬ 
ciones se obtiene un producto con un tenor 
proteico del orden del 17 al 19 üí o y una hume¬ 
dad de 70 valores similares a los de la car¬ 
ne fresca* 

Los alimentos texturizados que están destina¬ 
dos a paliar en parte el déficit de alimentos de la 
población mundial en los próximos decenios tie¬ 
nen sus ventajas, incluso en resguardo de la salud 
pública, ya que la escasa cantidad de grasa que 
contienen los hacen beneficiosos para el consu¬ 
mo, proponiendo la erradicación de algunas en¬ 
fermedades provocadas por el defectuoso hábito 
alimentario; en cuanto a su calidad nutritiva, es 
altamente satisfactoria. 


Los expertos calculan 
que un animal debe 
comer diez Kilos de 
proteínas vegetales 
para producir un kilo de 
proteína animal. Para 
evitar problemas de 
deterioro durante el 
almacenamiento, el 
producto se seca de un 
8 a 10 por ciento. 
Curiosamente, los 
valores de humedad 
son similares a los de 
los productos frescos, 



279 




























PÉRDIDA DE LA INDIVIDUALIDAD 

Cada uno de «tos tres mcuM-tre fundamentales dír k* 
pongianos puede complicarse por el hedió de que lu nS- 
quier individuo, por gemación, origina colonias en ¡¡o. 
que las pared» u- sueldan, los canales se entrccruían 
en rodos lo-v sanidad y, por lo tanto, cada demento 
pierde su individualismo. Su ideniificadón ve hice d¡- 
llcit, y sólo se logra por d numero de ósculos Que ¡ira 

lienta. 


base a uri suporte Su mercado, con un orificia en el e*- 
tníflu opuesto al üe lijáción Mam,ido ósculo, que -¡rvc 
de boca. 

La-- pared» están perforada*, por mimeroseis y tlinii- 
untos orificios. los poros inháiani« — de donde se der ¡ 
v.i el nombre dL- punteros que -c les da—, por lo-, que 
penetra el agua, a] interior ira ve? de un sistema de cu 
nales» «veces muy complicados, En la cavidad del cuer¬ 
po. llamado atrio, se cumplen las funciones de nutri¬ 
ción y circulación, como comSPpondc « todo ser viva. 
Ll liquido sok- luego muy fácilmente por medio del un 
dio ósculo que enmunten directamente con el exlerior, 
Por ente acción de expeler el agita sc le denomina, tam- 
bteit, poro exhalante. 

i ,i pared del saquíto está formado por unsi capa ctrlo- 
lur ruerna o dérmica (estrato (termal}, una ¡«lerna o 
yústrtea íes!rain parlraD y una masa amorfa, inierputs- 
Nl tniesonkMj. 


dím, y su forma de desarrollare lüs asemeja ti Jos plan 
tas jtUirillus, con Las cuales suelen set confundidos a pri- 
mera vista. 


■ OS iti límalo plumurUilarea más primitivos 

' ¡Jjlltff sotl ' ü!s áeiuoiiiLoados también 

" oJlU'í í M>rif ' ¡:f0S ‘ Viv,?n: sumergidos en las aguas.. 

- . casi siempre- marinas, adheridos a la super¬ 
ficie de las rocas, a poca profundidad. Abundan cu las 
regiones cálidas, auuqüc se encuentran tUseininndos en 
toda bis J.lLÍLudc- Nu tienen uiOwrtuciLto de IolUíro- 


SIN NERVIOS 

Las esponjas no tienen órganos de ninguna paiuraje- 
m ni Bisiema nervioso, como oíros seres viviera», aun¬ 
que en la mgso£teo existan. ¡il parecer» ciertas células 
nerviosas 

L as paredes del cuerpo contienen eJetutnios csqueié- 
lit&s que se presentan tomo espíenlas cu forma de agu¬ 
ja, cotí uno, dos, tres, cu jiro o muchos ej«. Son tic 
dov Clases - salieeie-O qilciireah; I;ls primeras constituyen 

rt rsQBclrttJ de las «pon jai usuales, tin denos tipos de 
esponjas, el esqueleto L-siti formado por fibra de «pon- 
groa, que es tum xusf'ancíB orgánica córnea parecida # la 
qucrtttuia. 

LAS PARTÍCULAS ALIMENTICIAS 

l íl friolojtlii de eelOs Uíganismor. es inuy simple. Se lia 
L'OEiiptobtulú que Lu eorrieníe Ul- agua UcrLe i minada por 
los Hispios de lüh coartadlos arrastra a la cavidad íji- 
i ltcíg püriicult» de alimentos, ecutw huevos, larvas u 
ornani-rvh--. peqncllos, y .il mismo líempci le prnpordo- 


LAS MAS SENCILLAS. 

L a foruLii cilfo simple de etpotijíi es apenas un cuer¬ 
po Ovoideo —semejan le a uri saquín*—. Lj¿u peí la ba- 


ESPECIES MAS COMPLICADAS 

furas, formas, Mamadas vjiíKirn, presentan ma¬ 
yor en ni píicación (’-vlruesuruI, ya que las «lu¬ 
la o ..ounoriltos tu* rumien luda La cavidad gástrica, 
«no que n¡ enouenr ran locftlrwidfht detrlro de los-dívct-- 
illlíUp'i dií Impropia cavidad. En las ímmuH dcnamiiui- 
das Icuvún. iiu i.-i.’hilu.'» tsián diuadus ctb las cóniara^ lia 
gclada tompíendidaj. cu la pared dd cuerpo y ; ¡ i: l- l-o- 
municiLEt, por medio de leus muta! tilos, por un itutet, cü« 
ais poros iidstthuirei V» por el Otro, coct la cavidad l-:l- 
Irica o Intestinal. 


En et lando íkH mar vIvijU i a-5 
esponjas;, quo son los arritnnlni 
plurltelulnres más primitivos 
En roalktad, carüesn de wstd«3enjs 
tnjldoí- y per ello alqurtos tas 
Oonsuleran Coloni as do cétulas.. 
PrersonlHn lormus. muy varíodas y so 
dasiFlcán en demoospcinjas, 
hiatoeapanjas y e«lclespon|rtlL, 











na el oxígeno necesario para la respiración- Se calcula 
que en una esponja de tipo medio penetran cerca de 
dos litros por minuto. 

CÓMO SE REPRODUCEN 

La reproducción de los espongiarios se realiza por 
yemas externas o internas, y también por via sexual, 
mediante óvulos y espermatozoides o hermafroditas; 
en este último caso, en un mismo individuo conviven 
los dos sexos. 

LAS SUBDIVISIONES 

Los poríferos se subdi vid en en tres clases: dem oes- 
pon jas, hialoesponjas y caleiesponjas. 

A los mesozüos, diminutos animalillos cuyo cuer¬ 
po consta de una capa de células externas y de una 
o más células germinales internas, se les considera 
como formas derivadas de los platelmintos, los que se 
han simplificado por regresión a causa de su vida para¬ 
sitaria. 

EL TIPO LEUCÓN 

La clase de las demoesponjas comprende los porífe- 
ros de organización más compleja de tipo leucón, Su 
epidermis contiene células Fibrosas, dispuestas en una o 
más capas. El esqueleto puede estar formado por espi¬ 
adas siliccas con uno o cuatro ejes, o bien únicamente 
por fibras de espongina. Según otra composición, se 
distinguen los tetraxónidos, los nionaxónidos y las ce- 
ratoesponjas o esponjas córneas. 

i a más conocida de las demoesponjas es la llamada 
esponja de baño (Euspongiu offtdnalis), que tiene el 
esqueleto de espongina, blando y elástico, sin espíen¬ 
las. Lo que se utiliza de ellas es el esqueleto, después 
de la eliminación de las partes celulares y de la sus¬ 
tancia gelatinosa que llenan las mallas y revisten los 
conductos. 

Cada fibra está formada por una médula tierna, re- 
cubierta'por capas concéntricas de espongina muy 
compacta. Se alimenta de microorganismos y partícu¬ 
las orgánicas que penetran con el agua a través de los 
poros inhalantes. Vive en profundidades de hasta cua¬ 
renta metros en el mar Mediterráneo y presenta formas 
y colores variados, 

PESCA V LIMPIEZA 

Antiguamente, las esponjas eran pescadas por bu- 
ceadores que las recogían a mano, con la ayuda de un 
tridente manejado desde una barca. Hoy predomina un 
sistema de pesca más organizado, con buzos provistos 
de escafandras, o bien se utilizan embarcaciones espe¬ 
cializadas, equipadas con dragas. 

Una vez recogidas, las esponjas son llevadas a tierra, 
donde se pisan, se prensan y se lavan hasta que desapa¬ 
recen las partes negras y todas las sustancias que contie¬ 
nen los filamentos. Después se dejan secar al Sol, Para 
poder ser utilizadas necesitan una segunda limpieza, 
que se hace con agua dulce, y luego son blanqueadas en 
un baño de agua clorada. 

Actualmente, las esponjas que se usan para el aseo 
están hechas de materiales sintéticos, y el empleo de 
esponjas naturales ha quedado limitado a usos pro¬ 
fesionales. 

No menos conocida que la esponja de baño común 
es la esponja de caballo (Hippospongia equina), de teji¬ 
do más basto, cuyas fibras contienen cantidad de cor¬ 
púsculos extraños que deben ser eliminados antes de su 
utilización. 



Existe también una especie llamada esponja perfo¬ 
rante, que tiene la particularidad de agujerear las rocas 
a las cuales se adhiere y facilitar su disgregación. 

Entre las pocas esponjas que viven en lis aguas dul¬ 
ces, la más común es la Spongiíla iacystrís, que suele 
hallarse también en los estanques de los jardines e, in¬ 
clusive, en las tuberías de las conducciones de agua. 
Forma sobre los cuerpos sumergidos masas verrugosas 
de color amarillento o gris verdoso. 



UN HILADO FRÁGIL 

El esqueleto silíceo de las hialoesponjas, que perma¬ 
nece al descubierto tras la eliminación de las partes 
blandas del cuerpo —que son escasas—, tiene el aspec¬ 
to de un frágil hilado de vidrio. Está formado por espí- 
culas de tres ejes o de seis radios. Por esa razón se las 
conpee con el nombre de esponjas vitreas y también 
triáxonas o hexaclínélidos. 

Son muy variables las formas que tienen estas espon¬ 
jas. Algunas especies blandas son cilindricas, otras pe- 
dunculadas o claviformes. Las especies duras están, 
por lo general, reunidas en colonias arborescentes. Sus 
dimensiones pueden ir desde pocos centímetros de altu¬ 
ra hasta más de un metro. 

Todas las especies son marinas y habitan en las 
profundidades. Se hallan diseminadas en todos los 
mares, pero abundan principalmente en los mares de 
las zonas tropicales. 

AGUJAS O BASTONCILLOS 

El esqueleto de las calciesponjas —como no podía 
ser de otra manera— está constituido por formaciones 
calcáreas que se asemejan a agujas o bastoncillos {espí¬ 
enlas monacíinelidas), o bien a estrellas con tres o cua- 


282 































Las esponjas presentan 
la superficie suave o 
áspera y de diversos 
colores. Los poros o 
diminutos orificios 
señalan a un individuo 
de ia colonia, y es lo 
único que permite 
reconocerlo. 



4 



Las esponjas no tienen 
ningún tipo de órganos 
ni de aparatos y 
carecen de sistema 
nervioso. Antiguamente, 
las esponjas eran 
pescadas :-i mano por 
buceadores; hoy se 
recogen empleando 
embarcaciones 
provistas de dragas o 
por medio de buzos. 


tro radios, que reciben los nombres de tnactinélidos o 
tetraetmélidos, respectivamente* 

Las partes blandas son muy escasas y los individuos 
parecen hechos de un material calcáreo. Amantes de la 
oscuridad, evitan la luz. Se las encuentra en grutas y 
anfractuosidades, fijadas a las rocas entre las algas más 
espesas. 

POR EL MUNDO 

Los principales centros pesqueros de esponjas se ha¬ 
llan en el archipiélago griego, en las aguas de Túnez y 
Tripolitania, en Florida y en las Bahamas. Vene cía, 
Sfax y Marsella se han hecho Famosos como centros de 
venta, de los cuales dimanan a todos los lugares del 
mundo las especies más variadas. Sin embargo, en este 
momento se procura proteger a estos animalillos pluri¬ 
celulares, pues la pesca excesiva casi ha producido su 
total extinción. 




Coano a tos 


Conducto 

inhalante 


Coanocíto 


Corte de una esponja 
mostrando sus partes. 
En el Interior hay 
células, llamadas 
coanocitos, provistas de 
flagelos que hacen 
circular el agua en el 
interior de la cavidad 
gastrovascular, 






























































NDES 


El batiscafo 
inventado por 
Piccard le 
permitió 
explorar 
libremente y 
con seguridad 
el fondo de 
ios mares. 
Construyó 
varios. 
El más 
importante 
fue el 
“Trieste 11 , 


i 






El “Trieste’ 1 consta de un compartimiento esférico d 
de diámetro en el que pueden alojarse dos tripulantes, 
ventana les permite observar durante su experiencia ' 
dtejones del océano que ios rodea. 




284 















GENIOS Y SUS OBRAS 

augusto ÍPiccaríJ 

EL INVENTOR 
DEL BATÍSCAFO 


Augusto Piccard fue el primer 
hombre que subió a [a 
estratosfera, capa de la 
atmósfera donde 
no se producen 
los fenómenos comunes 
de vientos y lluvias. 
Realizó la hazaña 
e3 27 de mayo de 1931 
en un globo 
con barquilla 
hermética inventada 
por é! y alcanzó 
los 15781 metros 
de altura. 




iiwí fisico e ín 9 en * ero suízo * naci ' 

do en Bate, en 1884, y muerto en 

Lausana, en 1962, efectuó impor¬ 
tantes exploraciones que permi» 
tieron un mejor conocimiento de la Tierra, 
Para estudiar los rayos cósmicos proceden* 
tes de los espacios siderales realizó, en 
1931, la primera ascensión a la estratosfera 
(o segunda capa de ta atmósfera que sigue 
a la troposfera, capa cercana a la Tierra) y al¬ 
canzó los 15781 metros de altura, Al año si¬ 
guiente consiguió elevarse a 18,200 metros. 
En 1948 ensayó por primera vez el batisca- 
fo, con el que pudo alcanzar grandes profun¬ 
didades, En 1960, su hijo Jacques Piccard y 
el capitán de ia marina norteamericana Don 
Walsh descendieron en la fosa de las Islas 
Marianas a la asombrosa cifra de 11,520 
metros de profundidad. 















No os raro que después de algún trabajo 
desacostumbrado en que debamos 
agacharnos repetidamente, levantar pesos 
del suelo, transportar paquetes u objetos 
pesados, excavar al sucio con la pala, o aun 
practicar algún deporta durante el fin de 
semana cuando hace mucho que no 
desarrollamos actividad física, esa misma 
noche o al dla siguiente nos aqueje un dolor 
en la región lumbar el conocido "dolor de 
cintura 11 , o mal llamado "dolor de riñones". 


.• S común oírla excl am ad ón: ' H Me duc- 
jjjH len los riñones* 1 , pues la zona de locali- 
zuctón del dolor es Sadorsolumbar. Sin 
v : embargo. Los ríñones duelen única¬ 

mente durante el cólico lena], cuando un cálculo 
se desliza por tos uréteres; entonces el dolor es 
ftiuldo. Intensísimo, y aparece aunque el afectado 
goce de plena salud, Otra causa de dotor por 
afectación de los riñones, cí la nefritis; un proceso 
inflamatorio o infeccioso renal. Pero si no son las 
estrueitiras renales las que duelen, ¿qué esí 

AFECCIÓN □£ LA COLUMNA 
¥ SUS MÚSCULOS 

íSi observamos andadosnmente al paciente de 
pie, veremos que no está perfectamente erguido, 
sino que ha perdido h ensilladura lumbar, mos- 
i raudo rectificada la columna, y que además está 
inclinado hacia la zona dolorida, ya sea a la dere- 
cha o a la izquierda, 

AHI, la masa muscular que corre a lo lat eo de 


Forma Incorrecta 
de levantar 
un peso. 


buele la tintura? 


la columna lumbar hace prominencia, está con- 
fracturada y si se la presiona duele. 

también duele al intentarse levantar ias vérte¬ 
bras del plano de la cama con la punta de los de¬ 
dos, si eL paciente está acostado sobre su espalda, 
o si intentase apretarlas perpendícularmente 
cuando está acostado boca abajo. 

Otras maniobras de estiramiento en flexión 
ventral de la columna también son dolorpsas, y 
por ello el paciente no puede volverse en la cama 
ni agacharse o Incorporarse. 

Algunas veces el dolor se propaga a lo largo de 
la pierna del mismo lado, señal inequívoca de la 
ciática. 

EL ORIGEN DE LA LUM0OCIÁTICA 

Lo que provoca el dolor, la coutractuta muscu¬ 
lar, la fijación anormal de la posición de la co¬ 
lumna y el envaramiento consecuente es el pinza- 
miento de alguna raíz nerviosa en su salida de la 
cavidad vertebral. Las vértebras son huesos con 
un cuerpo macizo anterior >■ unas láminas óseas 
que circunscriben una cavidad posterior. La su¬ 
perposición de las 24 vértebras móviles O cervica¬ 
les. 12 dorsales y 5 lumbares) con interposición, 
entre sus cuerpos, de una masa de cartílagos y ias 
articulaciones entre las carillas posteriores for¬ 
man una estructura firme, móvil, elástica y adap¬ 
table a los movimientos por (leíame, y una cavi¬ 
dad larga y más o menos cilindrica por detrás, 
dentro de la que se aloja la médula espinal, 

De b médula nacen las raíces nerviosas, que sa¬ 
len de la columna por Sos agujeros de conjunción. 



Las vértebras estén 
separadas por un 
disco cartilaginoso 
y soportadas por 
ligamentos 
Longitudinales, 



UCUUdEíJrQS ¡jOKSlTUCHrvrt.LÉS 


VEflTEBÍU 



entre las carillas laterales, y forman luego los ner¬ 
vios, que llegan a todo el cuerpo, 

Cuando aparecen procesos inflamatorios, o pe¬ 
quemos crecimientos óseos provocados por la ar- 
írosis, o más comúnmente por bernias de los dis¬ 
cos ínter vertebrales, aquellas raíces se comprimen 
y entonces se produce el dolor. 


LA EXTRAÑA HERNIA DISCAL 

Como hemos dicho, los cuerpos vertebrales es¬ 
tán separados entre si por un aparato cartilagino¬ 
so con el objeto de permitir una cierta movilidad 
entre ellos. 

Este aparato está constituido por una Capa ex¬ 
terna de cartílago fibroso y una interna de cartíla¬ 
go clástico y bastante amorfo: el llamado núcleo 
pulposo. Esta soberbia estructura hace las veces 
de una separación hidiáulica entre los cuerpos de 
las vértebras y permite su balanceo. 

Cuando la columna se inclina hacia adelante, 
como en la posición de levantar un objeto del sue¬ 
lo, la compresión en la posición anterior de estos 
cartílagos es enorme: de ÍO a 120 Jsg por cm en la 
zona de la cuarta y quinta vértebras lumbares. De 
tal manera, si existe cualquier debilitamiento de 
la capa fibrosa de la parte posterior del disco iil- 
tcrvüTlebral, el núcleo pulposo es expulsado por 
allí y penetra en la cavidad, comprimiendo algu¬ 
na raíz nerviosa. Éste es el mecanismo más co¬ 
mún de las lumbalgias y ciáticas. 

¿QUÉ HAY QUE HACER? 

1) Reposo absoluto y total en cama dura, 

2) La posición puede ser cualquiera y en espe¬ 
cial la que se note que calma el dolor, s¡ es necesa¬ 
rio con una pequeña almohada. 

3) Mantener abrigada la zona lumbar. Todas 
estas medidas relajarán la musculatura, aliviarán 
el dolor y permitirán la recuperación dé la. zona. 

4) Mientras se consulta con un facultativo, 
puede ser útil tomar aspirina, si no existe con¬ 
traindicación personal para cito. 

5) También puede pasarse por la zona pomada 
analgésica, pero sin masajes ni fricciones. 
























DE LA VIDA MISMA 


vil exilio antes que el beslionor 




ESPUÉS de la caída de Napoleón l, el gran 
conquistador que había divulgado en 
Europa las ideas de libertad, se reimplantó 
el absolutismo. Pero los pueblos pedían 
monarquías constitucionales- Carlos Alberto, rey de 
Cerdeña y Píamente* cediendo a la opinión pública, 
promulgó un Estatuto, Muchos italianos vieron en él la 
esperanza de independizarse del dominio austríaco, y al 
poco tiempo estalló la guerra con Austria. AI principio 
el ejército piamontés ganó varios combates, pero luego 


sufrió una derrota decisiva en Novara. Entonces, Car¬ 
los Alberto renunció y se exilió en Portugal. Le sucedió 
en el trono Víctor Manuel 11* quien se había distingui¬ 
do en las batallas por su valor, mereciendo medallas de 
oro y de plata. Fue él quien debió tratar el armisticio 
con el jefe vencedor, el mariscal Radetzky. Una de las 
condiciones que el mariscal puso fue ¡a anulación del 
Estatuto, a lo que el nuevo rey se negó contestando: 
“La casa de Saboya conoce el camino del exilio, pero 
no el del deshonor**. 


288 



























:í* ULENESgustan cid mar y sólo lo ven en 
el verano desde una colorida, asoleada 
y cómoda playa de una confortable cin- 
dad veraniega, además de agradable, 
verde, a/ul o plateado, según la hora y el día, les 
parecerá grandioso y apacible cuando está en cai¬ 
ma y aun interesante cuando se encrespa por efec¬ 
to dd viento, Pero fundamentalmente lo creen 
igual en toda su extensión y con sólo movimientos 
de vaivén, como el de las olas que rompen sobre las 
playas o acantilados* Si se es un poco más observa* 
dor se notará su elevación y su retirada periódica, 
que constituyen lo que se llaman mareas. 


Para los que viven dd mar (pescadores y ma¬ 
rinos) es, sin du3á, un sobrecoged ó r y respe¬ 
tado compañero. Ellos saben de sus grandes olas, ^ 
de sus fuertes corrientes —a veces en las super- 
íicies y otras en las profundidades—, que provo¬ 
can las canaletas paralelas a la costa, que re- í¡ 
vuelven los fondos, que arrastran los objetos fio- i 
tardes hacia alta mar o los depositan en las eos- ^ 
tas* Y también saben de los movimientos de los «= 
bancos de peces según la temperatura dd agua, «= 
que, paradójicamente, no es igual en todas par- 
les, ni siquiera en la misma latitud respecto dd ^ 
ecuador, 


l mu aifii 

• a ñ fT~i r*m 

flflVSlM 

i TiiTH 


| i 1 Ül1 

J i f!a y Bj w 

í mu 





















































i 

[I 


■r 


P 




■ 







PLATAFORMA CONTINENTAL 

D£L T *LUo 


co 


HR1EHT £ 


0EL 


OOLf° 



AG04 

* ANILLO 
DE NÚCLEO 
CÁLIDO 



AMELLO DE ^ 
NÚCLEO FRÍO 
OUE ENVEJECE 

\ 


\ 


\ 





ANILLO DE + 
NÚCLEO FRÍO 
RECIÉN 
FORMADO 


6 


NUCLEO FRIO 
VIEJO 


MAR DE LOS SARGAZOS 


y 








LAS SORPRENDENTES 
CORRIENTES MARINAS 

Es un hecho conocido ya desde el siglo XVIII 
por los navegantes europeos, quienes al cruzar los 
grandes océanos Atlántico y Pacífico se encontra¬ 
ban con corrientes de agua de velocidad y direc¬ 
ción constantes y de temperatura notablemente 
más fría o más caliente que el resto de la masa de 
agua que las circundaba y no concordante con la 
que, teóricamente, le correspondía por su situa¬ 
ción geográfica. 


Las corrientes marinas Ilu¬ 
yen como ríos en los océa¬ 
nos y a veces forman como 
anillos de agua que se des¬ 
prenden de la propia corrien¬ 
te y se mueven paralelos a 
ella, como puede verse en el 

gráfico. 

La comente del Golfo (cáli¬ 
da) hace más templado el 
clima de las reglones nórdi¬ 
cas cte Europa. La foto nos 
muestra el puerto de Bergen, 
Noruega, muy activo, pues 
gracias a la corriente sus 
aguas no se hielan. 



Estos verdaderos ríos de agua, de caracterís¬ 
ticas diferentes del conjunto que les rodea, fue¬ 
ron bautizados con nombres geográficos o de 
grandes exploradores. 

Así, se conoce como corriente del Golfo la que 
nace en el Golfo de México y sigue la costa de la 
península de la Florida, primero, para cruzar des¬ 
pués el Atlántico Norte hacia la costa de Inglate¬ 
rra hasta perderse en el Mar del Norte» y que 
transporta aguas calientes o templadas hada los 
mares fríos del Norte. 

Otra es la corriente de Humboldt, en el Pacífi¬ 
co, que lleva agua fría desde el Polo Sur hacia el 
ecuador, cerca de la costa de Chile. 

IMPORTANCIA CLIMATOLÓGICA 
Y ECOLÓGICA 

Como las aguas de las corrientes marinas son 
más templadas o más frías que las circundan¬ 
tes, al pasar cerca de islas y costas continenta¬ 
les influyen sobre el clima de éstas, haciéndo¬ 
lo más benigno o más frío y rígido que el res¬ 
to. Así, Inglaterra, en toda la costa Sudoeste, y 
la propia Noruega tienen un clima más agrada¬ 
ble que el continental de la misma latitud. De 
manera semejante, las hermosas costas chilenas 
son más frías que las argentinas» uruguayas 
o brasileñas situadas en el mismo paralelo. Si el 
clima es diferente, también la Hora y la fauna de 
esta zona son diferentes. 

Más interesantes, y sólo recientemente estudia- 


290 


















































dos, resultan los cambios operados en el planc¬ 
ton y en los habitantes marinos, hasta tal punto 
que es posible ver algas y peces tropicales dentro 
del margen de la corriente del Golfo, aun en las 
proximidades de Gales (Gran Bretaña). Su con¬ 
trapartida es la presencia de témpanos de hielo y 
representantes de la fauna antártica en las inme¬ 
diaciones de Sudáfnca, arrastrados todos ellos 
desde los mares polares del Sur por la corriente 
fría de Hudson. 


• 

GRÁFICO DE LAS 
PRINCIPALES 
CORRIENTES MARINAS 
1) Zona de corrientes de 
marea. 2) Corrientes 
cálidas. 3) Corrientes 
frías. 


LOS FASCINANTES REMOLINOS 

Las corrientes marinas fluyen como ríos dentro 
de las masas líquidas oceánicas y, como los ríos 
de llanura, discurren en forma de meandros. Al 
parecer, estas sinuosidades pueden ser tan cerra¬ 
das que, a veces, forman verdaderos anillos circu¬ 
lares de agua que se desprenden de la propia co¬ 
rriente y se mueven paralelos a ella, en su lado 
Norte o Sur. 

Lo realmente asombroso de estos remolinos gi¬ 
gantescos es que encierran dentro de su perímetro 
circular, una masa impresionante de líquido, cu¬ 
ya temperatura es la del mar del lado opuesto a la 
corriente y diferente de la propia del mar circun¬ 
dante, es decir, del mar que les rodea. 

El científico oceanógrafo norteamericano 
Woods Hole, que en 1950 observó la formación 
de estos gigantescos anillos en la corriente 
del Golfo, en el Atlántico Norte, comprobó que 
los que se formaban en la zona Norte de la co¬ 



rriente cálida, en el frío mar sobre el continente 
de América del Norte, contenían aguas cálidas, 
mientras que los que se formaban en el tibio mar 
de los Sargazos, al sur de la corriente, encerraban 
aguas frías. 

EXTRAÑAS 

METAMORFOSIS 

Estos anillos, de 100 a 300 km de diámetro 
y con una profundidad de 1.500 a 5.000 metros, 
están rodeados, en todo su contorno, por una 
franja de agua de la corriente que las origina 
de unos 100 km de ancho, que gira a una ve¬ 
locidad de hasta i ,5 m por segundo, Y lo no¬ 
table es que ei centro del remolino está de¬ 
primido medio metro respecto del agua del mar 
circundante. En sus aguas contienen flora pro¬ 
pia del mar donde se originan; así, los anillos 
fríos en las aguas templadas tienen poca variedad 
de flora y fauna, pero sí un gran número de ejem¬ 
plares en cada una. En cambio, los anillos de 
aguas cálidas dentro de los mares fríos tienen po¬ 
cos ejemplares, pero de una rica variedad de fau¬ 
na y flora. 

Ei destino de los mismos es, a veces, reinte¬ 
grarse a la corriente marina que les dio origen; 
otras, ir lentamente perdíeñdo velocidad y equi¬ 
librándose con el mar circundante, hasta des¬ 
aparecer en 2 ó 3 años. Así se extingue tam¬ 
bién, con ellos, el tipo de vida que transpor¬ 
taban, su fauna y su flora. 


291 
































Hoá beneficio# bel #ol 

¡Coma el #ol con meáura 
p epitarásí quemaúurasí! 


. • C)\1 \R sol v-n ¡ ;y-, pki vas. sierras. r,i!ii- 

* JVJ'J P° o en I o-s espacios Eibiertos de las eiu- 


' v dad es es uno de los mayores placeres 
del verano, y no sóEd pura adquirir esc 
saludable tono bronceado, sino porque el organis¬ 
mo —como luda la naturaleza— experimenta los 
beneficios del Sol, fuente de calor y de vida, Pero 
es necesario estar Eilcrta r pues este amigo puede 


convertirse en un terrible enemigo si no sabemos 
cuidarnos de él, 

BENEFICIOS DEL SOL 

Es un hedió de observación habitual que el ra¬ 
quitismo, enfermedad carencial por falla de vita¬ 
mina D, cu que se ablandan y deforman Sos hue¬ 
sos, se hinchar tas articulaciones, se curva anor¬ 


malmente la columna vertebral y hay grandes alte¬ 
ra cienes dd metabolismo y crecimiento no es natía 
frecuente entre los niños que pasa» al aire libre y a! 
Sol la mayor pane del día. No ocurre lo mismo cofi 
los niños que permanecen mucho tiempo dentro 
de las casas, alejados del Sol- e» este caso son habi¬ 
tuales formas leves y medianas de raquitismo. 

;,Qué ocurre7 Las células que forman Ea piel es¬ 
tán cargadas de moléculas precursoras de la vlla¬ 
ntina D (ergosterol o provi lamina Dj„ y los rayos 
uli ravioletas del Sol son capaces de activarlas has¬ 
ta iransformurías en vil amina P irradiada, qtu^ es 
la necesaria para el metabolismo óseo normal y el 
crecimiento. 

LA PIEL HUMANA 

Mucslrn cubierta exterior es un Órgano imigíti- 



■ H i* 


Radiación 
hBltdBHB 

Radiación 
InrfrfliTDjfli 

LlK vi-si hle 

RídbBdón 
ultravio’ela 

ftaynsX 




Las radiaciones solaros comprenden urra gama de ondas de longitud diferente 
que ahincan eH espectro de los colotes visibles y llandas invisibles: los rayos im- 
iraiíojos -Kíe ioriflltud de onda más Farga que la luz íOja—, y Otras de menor tan- 
qihid: los rayos ultravioletas 


292 


293 




























La quemadura de 1. er 
grado (izquierda), produ- 
ce hinchazón y enrojecí* 
miento; la de 2. 5 (centro), 
ampollas, y la de 3, ü (de¬ 
recha), destrucción de la 
epidermis. 



La piel tiene tres capas. 
En la superficial o epi¬ 
dermis se distinguen, de 
abajo hacia arriba, las si¬ 
guientes capas: 1. a , ba¬ 
sa! o germinativa; 2. a . de 
células cuboides; 3,\ 
granulosa; 4. a , de quera- 
tina, y 5. B . córnea. 



Ticamente adaptado a la protección de nuestro 
cuerpo. La superficie es untuosa, flexible, con 
cierta resistencia, impermeable al agua y de reac¬ 
ción acida; consta de dos capas: la epidermis y la 
dermis* 

La epidermis se compone de S capas: 1. a , capa 
basal o germinativa, constituida por células ci¬ 
lindricas, productoras de melanina, y cuya divi¬ 
sión permanente da origen a las capas más altas. 
2A cuerpo mucoso de Malpighi, con varias ca¬ 
pas de células cuboides, que se aplanan a medida 
que se acercan a la superficie* 3. a , capa granulo¬ 
sa, constituida por las dos o tres hileras más su¬ 
perficiales y aplanadas del cuerpo mucoso, carga¬ 
das de gruesos granulos de queratohialina, que 
las hace traslúcidas, unas hileras celulares más 
arriba* 4. a capa, por desaparición de los núcleos 
y casi todo el escaso protopJasma, que se trans¬ 
forma en queratina (sustancia que le da dureza a 
la piel). Por fin, la 5. a capa o córnea, la más su¬ 


perficial, con células totalmente atróficas y trans¬ 
formadas en una delgada película, queratina, que 
se descama permanentemente. 

Por debajo está la dermis, integrada por vasos 
sanguíneos, linfáticos y terminaciones nerviosas, 
formando un armazón de tejido conjuntivo, que 
sostiene a la epidermis. 

EFECTOS DEL SOL 

Los rayos infrarrojos, no visibles a simple vis¬ 
ta, son los que provocan el calor que sentimos al 
exponernos ai Sol, y su intensidad puede ser tan 
grande como para provocar quemaduras. Ésias 
se clasifican en: quemaduras de primer grado, 
cuando sólo lesionan las capas más superficiales y 
provocan congestión y molesta sensación de ti¬ 
rantez; de segundo grado, cuando la lesión está 
en la capa del cuerpo mucoso de Malpighi, y se 
forman ampollas. Su curación no deja cicatriz 
por estar conservada la capa basal proliferativa, 
pero cuando ésta es lesionada, por un calor más 
intenso, se producen las llamadas quemaduras de 
tercer grado, con amplias ulceras y posteriores ci¬ 
catrices retráctiles. Las quemaduras de cuarto 
grado indican que la lesión provocada por el fue¬ 
go ha perforado toda la piel, lesionando estructu¬ 
ras más profundas. El Sol en nuestras latitudes 
puede provocar quemaduras de primero y segun¬ 
do grado. 

EL ENVIDIABLE COLOR BRONCEADO 

Los rayos ultravioletas penetran profundamen¬ 
te en la piel y excitan las células productoras de 
metaruna> pigmento pardo-negruzco, propio de 
la piel, que comienza a hacerse abundante y se ex¬ 
tiende por toda la capa basal e intermedia, dando 
ei color tostado tan veraniego y más o menos in- 


B calor del Sol es el gran 
activador de la naturale¬ 
za. Basta para Incubar 
los huevos de tortugas y 
reptiles, para avivar el 
metabolismo de anima¬ 
les de sangre fría, para 
despertar a los Insectos 
que reanudan su ciclo vi¬ 
tal. Ei aumento de la In¬ 
tensidad de la luz desen¬ 
cadena las migraciones, 
el despertar de los ani¬ 
males que hibernan, ma¬ 
yor fotosíntesis en las 
plantas, que se llenan de 
flores y frutos, etcétera. 
En los seres humanos 
provoca una sensación 
general de optimismo, 
reacciones alegres y 
buena disposición para 
el trabajo y el deporte. 

294 































Corte de la 
piel antes de 
tomar Sol. 



4 




A l 



Después de 
tomar Sol 
aumentó la 
producción 
de metan Ina, 


tenso, según la capacidad propia de producción 
de melanina de las razas humanas: muy abundan¬ 
te en los negros, algo menor en los americanos y 
mogoles, pobre en los de raza amarilla y blanca 
{de cabello oscuro), escasísima en los blancos ru¬ 
bios, no existe en los albinos. 

PELIGROS 

La imprudente exposición prolongada al Sol 
provoca molestias que pueden adquirir suma gra¬ 
vedad, Las más comunes son las quemaduras de 
primero y segundo grado, con dolorosas ampo¬ 
llas, o una deshidratación por la profusa pérdida 
de líquido a causa del sudor excesivo o exudación 
de las quemaduras cuando extensas zonas de la 
piel están ampolladas. Estos cuadros son extre¬ 
madamente peligrosos en los niños pequeños, por 


su incapacidad para regular bien los líquidos cor¬ 
porales, y en los ancianos debilitados. Otro peli¬ 
gro es la pérdida de sodio, acompañada de una 
sudoración profusa que elimina agua y sales, re¬ 
cuperándose solamente al beber agua para apla¬ 
car la sed, lo que provoca calambres» delirio, con¬ 
vulsiones, etcétera. Muy grave es la insolación o 
Agolpe de calor”, ya que a lo expuesto se suma 
una congestión encefalomeníngea, con dolor de 
cabeza, confusión mental y coma. A veces puede 
producirse una ceguera momentánea y pasajera 
—ya sea por gran deslumbramiento, por la luz 
solar intensa o por consumo intensivo de vitami¬ 
na A— de la retina, lo que puede lesionar su deli¬ 
cada estructura. Y, finalmente, la formación de 
cánceres de la piel. 

CÓMO TOMAR SOL 

Las ciencias médicas nos enseñan cómo apro¬ 
vechar el Sol sin padecer las molestias de su exce¬ 
so. Para ello debe comenzarse con cortas exposi¬ 
ciones de algunos minutos los primeros días y 
aumentar progresivamente de 2 a 5 minutos por 
dia hasta notar oscurecimiento progresivo y pare¬ 
jo de la piel sin experimentar molestias. 

Hay que proteger la piel con productos llama¬ 
dos “bronceadores” o “protectores solares” de 
buena calidad o cremas grasas vitaminadas. To¬ 
dos estos productos tienen por objeto aumentar 
el contenido graso de la piel y, con ello, hacerla 
mala conductora del calor y detener el paso de los 
rayos infrarrojos para que no la dañen y permitir 
el paso de los ultravioletas, más benéficos. Es 
conveniente tomar abundantes bebidas, especial¬ 
mente jugos de frutas, ricos en vitaminas y sales 
minerales, y caldo, que por su aporte de agua y 
sales» evitará los calambres propios de la pérdida 
de sales por sudoración. En los días levemente 
nublados, hay que evitar exponerse, pues los ra¬ 
yos infrarrojos atraviesan las capas finas de nu¬ 
bes y provocan severas quemaduras. 

Es aconsejable tomar Sol con la cabeza siempre 
cubierta con un sombrero ligero y aireado y gafas 
de so). Naturalmente, ante cualquier molestia hay 
que ir a un médico para que de inmediato tome 
las medidas apropiadas. Así d Sol será un verda¬ 
dero amigo en la estación veraniega. 



Siguiendo los prudentes 
consejos que se indican 
en el tex^ el baño de 
Sol es una verdadera 
fuente de salud para el 
organismo. 





















































Hité pájaros bobos: 

Cxtraftaá a vzü 
úe laá regiones» attétraleá 



Pájara bata emperador, al 
Irganla tía la iaróllia, pues 
muja más de ui melró, 


Ave-i üCciabfcts. los páj3r 
rns tunóos nkfibcaji ert cO 
Ionios y prefieren Pos luga' 
nes- cercanos a La oosCh. 



UANDO los tripulantes de hi expedí- 
\- j eión de Fernando de Magallanes llega ■ 
ron en I52ü por primera ve?: a las frías 
SA‘- regiones patagónicas, observaron a 
unos extraños animales que se movían pon cierra 
torpeza, Por eso tos llamaron pájaros bobos y 
también pájaros nidos. Vulgarmente se los deno¬ 
mina pingüinos* Aunque este nombre no corres¬ 
ponde a estas aves del hemisferio sur, sino a Otras 
sane james que viven en el hemisferio norte. Su 
aspecto externo es muy diferente tld resto de las 
aves, ya que carecen de alas y tienen posición 
erecta; por eso pareced más bien pequeños perso¬ 
najes vesL idos de frau. 


UN AVE MUY CURIOSA 

Los pájaros bobos son incapaces de volar, tie¬ 
nen posición erguida üíifáo los seres humanos, 
patas cortísimas, pies con cuatro dedos y nicm- 
branas imerdigitales y alai transformadas en ale¬ 
tas para nadar. 

Los huesos sem duros y macizos, conl ra ríame m 
te a los de la mayoría de las aves, que son ligeros 
para facilitar el vuelo. K¡ cuerpo está recubierto 
pOr una gruesa capa adiposa y un plumaje com¬ 
pacto formado por plumas corlas y pequeñas, se¬ 
mejantes a escamas y dispuestas de manera uni¬ 



fórme en iodo d cuerpo, negras en el dorso y 
blancas en el vientre. 

UN ORGANISMO ADAPTADO 
A LA VIDA ACUÁTICA 

La estructura corporal de estas aves está per¬ 
fectamente adaptada a la vida acuática. En este 
medio se muestran muy ágiles, nadan soportando 
los embates de la\ fuertes olas y bucean a cierta 
profundidad, Al nadar colocan la* pala* hacia 
atrás usándolas como timón, y alcanzan vcloeida- 
deí, de 30 a 40 kilómetros p or hora. Están tan 
acostumbradas a vivir en el agua..., ;quc hasta 
duermen en ella mecidas por las olasl 

LOS COMPONENTES DE LA FAMILIA 

los pájaro* bobos pertenecen al orden de los 
esfenkifotmes íson los "primo*" de Pelele], Pn- 
i re las especies más conocidas y destacadas por su 
i a maño figuran el pájaro bobo emperador y el 
pájaro bobo real. 

El primero es el mayor de lodos, pues mide de 
1,10 a 1,15 metros de altura y se distingue del res- 
lo porque el ciclo reproductor lo realiza en otoño, 
en vez de hacerlo en primavera, como sus otros 
"parientes 11 . 

R pájaro bobo real mide unos t¡K> cenlimetros 
de altura y pesa unos 20 kilogramos. Alrededor 
del cuello, estas especies: presentan un collar de 
plumas amarillas. F1 plumaje déla cabeza, el dor¬ 
so y las atetas es negro y el del vientre, blanquecí- 
no. Como se ve, la naturaleza les regaló un lindo 
frac. A ambos se los encuentra en la Antártida y 
reglones cercanas a ella. 

Otro ejemplar ex e! pájaro bobo común, cuyo 
i amaño es mucho más pequeño, pues alcanza 
unos 70 centímetros de altura y pesa unos 5 kilos. 
Vive c.n La región del estrecho de Magallanes, ca- 



Ráj arc bobo &¡ bartulo jen 
et centro) y detalle de la ca¬ 
beza (ebajo}, En la totooen- 
’rof se y® al macho Incu¬ 
bando el huevo-de su cris 
¡unto COh JYide sitúa, sw 
c|ue 5® aprovecha de osa 
costumbre y pone rü hu& 
vO enl¡re les patos Ch>! pin- 
quino 


























r >** J 

1 M 

iká 

r 

rfíi 

1, 

WJ 

b , i 


Los polluelos é£ rtesanaUan con rgpitte y son mury voraces. A 
los 45 dios. Jes pójanos bobos ampof adores abendowi el abri¬ 
go que encuentran en la reglón uenM de- sus padres y forman 
bandadas. 



Algunas sgped&de eaiascunosas sves eiectúan la putAiaon 
pequeflae depresiones del teneno; otras, en hoyos Que excavan 
por sos propios medios 


Et huevo e$td siempr e protegido, puesol intonso f rto polar 
mala al embrión. Aveoes.el pájaro bobo Incuba el hueio 
de otra ave. 


Af nacer, las crias del pájaro tobo real esLán cubiertas per un 
espeso plumón de cok* castaño que conservan hasta el afio 
sigu tente. 



B pájaro Poto real e$ 
esenciñlrwnk- acuático, 
So alimenta, juega y hasta 
duerriiii en el agua. 


patero bobo de las lilas 
fAútvrnas {Izquierda]. En 
tierra, estas aves S& mué 
ven con torpeza, pero en 
cambia nadan con gran 
habilidad La mete de los 
paríaos befaos su desaíro 
llaeneimar Sótoresi'espn 
a tierra para reproducirse 
ttterecha!. 

298 


nales fueguinos. Islas Malvinas y otros archipié¬ 
lagos cercanos, 

E! pájaro bobo de moflo dorado debe su nom¬ 
bre a dos largos penachos amarillos que poseo so¬ 
bre la cabeza encima de los ©jo¿- Durante eJ in¬ 
fierno vive cu el mar, pero hace su nido en las Is¬ 
las Malvinas. 'Macquarc y Oirás vecinas en la zona 
de La Antártida. 

PADRES CARIÑOSOS 

Los pájaros bobos son aves muy sociables, 
pues forman colonias integradas, por miles de 
Individuos. No .son muy prolifictos, ya que la 
¡mosca se compone de nn solo huevo. Las costum¬ 
bres de estas aves son semejantes; sin embargo, 
haf algunas variantes en los hábitos de reproduc- 
c¡6n y por eso tomaremos como ejemplo el caso 
del pájaro bobo emperador. Al llegar el mes de 
marzo,, es decir f a comienzos de otoño, el pájaro 
bobo emperador abandona d mar, donde en¬ 
cuentra su alimento cotidiano.. La pareja se dirige 
hacia d mismo sitio cu d cual hizo su nido en los 
años precedentes. Al llegar, la hembra m> ingiere 
ningún alimento y vive a expensas de las sustan¬ 



S pájaro bobo de Arielia es muy travieso Püf ello, vulg^mientB 
s» lo liona “juiiNo". 


das de reserva que posee su organismo. En el mes 
de mayo pone un huevo, el cusí! se encarga de in¬ 
cubarlo el macho durante dos meses, mientras su 
compañera —exhausta, por el largo ayuno— vuel¬ 
ve al mar para alimentarse. Con gran solicitud, el 
macho incuba el huevo y no lo abandona un ins¬ 
tante, ya que en d frío antartico ello significaría 
la muerte de la cria. El pájaro bobo emperador y 
el real incuban el huevo en posición vertical, sos¬ 
teniéndolo entre sus dos patas y protegiéndolo 
cotí un repliegue de la piel. Pero la tarea no es fᬠ
cil, pues la región es azotada por Fuertes vientos y 
temporales de nieve. Entonces, los machos de 
una colonia se agrupan y estrechan unos contra 
oíros. Pero con espíritu solidario van rotando, de 
modo que puedan estar alternadamente en d cen¬ 
tro, donde la protección es mayor. 

A tos dos meses nace un poliuria, recubíerto 
por un espeso plumón de color castaño. Entonces 
regresa In hembra, que se enearjui del pequeño, 
mientras d macho .se dirige al mar para recuperar 
las. fuerzas iras su largo ayuno, En pocas especies 
se advierte lan grande cooperación para perpe¬ 
tuar la especie . 



El pájaro bobo de B Cabo sb encu&nEraen las islas de 
Africa dtri Sur. Es la especie más üomúriíte loa Jardi¬ 
nes zoológicos. 



Pájaro bobo de mofio dorado ton su 
penacho óaraotefistkn. 



Cf 




































LOS GRANDES 


Si bien las 
oscilaciones 
del péndulo 
fueron 

descubiertas 
por Galifeo 
Gflülel, 
Huygens fue 
el primero 
en utilizar 
el movimiento 
del péndulo 
para la 
medición 
del tiempo. 
Más farde 
propuso 
la utilización 
de un resorte 
en espiral 
Con sus 
trabajos 
nacieron 
los relojes 
capaces 
de contar 
los segundos. 



Pesa 


Cristian 2biu>getté 

£1 inventor bel reloj be pénbulo 


El reloj 
diseñado 
por Huygens 
(en rojo) 
era movido 
por pesas 
mediante 
una rueda 
corona 
regulada 
por un eje 
(en azul). 
Éste era 
movido por 
su conexión 
con la 
péndola. 



El escape de áncora 
(en azul) está 
regulado por la 
péndola. 

Alternativamente, el 
diente- del lado 
izquierdo detiene la 
corona. Luego la 
péndola deja libre 
este dlenie y la 
corona cortlinúa 
avanzando. 




300 


GENIOS Y SUS OBRAS 



Este reloj fue diseñado por Huygens y fabricado por Juan 
van Ceulen, En él pueden vgr$e la péndola y el disco que 
controla las campanadas. 


N 


Huygens 
perfeccionó 
su reloj 
inventando 
un regulador 
casi perfecto 
o resorte 
en espiral. 
Con la 
péndola y 
este resorte 
los relojes 
se hicieron 
más 

regulares. 



Volante 




HRI5TIAN HUYGENS nadó en Ho- 
I i lando sn 1629 y falleció w> al mismo 
. ' , país an 16 #$, Su pudre — poeta V 
m«iafnltlí»“ ora secretarlo y con* 
sajare do los principes da Orangé. Creció en 
uno almos lere científico y curso «iloa estudios 
sn les universidades de Layden y de Breda, Nl&s 
tardé marchó a Prendé y fina distinguido por al 
rey Lula XIV, quien, por sus méritos, l« nombré 
miembro de la Academia da Cla-rtdñB. Una da 
aus obres mía Importantes: “El reloj de péndv 
10 ". publicada en 16?5. loé dedicada «este me 
nsfca Se destacó lamban como fiaico y asiré- 
nomo. En 1655 descubrió al primer satélite be 
Saturno (#1 que Mam* Tllén) y, un »*o después, 
loa anillos de este planeta. Estudió le luz y dio 
una amputación a loa curiosos leñóme nos de 
reflexión y de refracción. 

























Xa obra maeátra para abmirar 

"Haá mcninaá , be ^elájquej 



"Las meninas' os mxi de 
\ü$ ,"L¡,5dron más famosa* 
de todas los épocas Fu? 
pintado por 'v'ríüiguei en 
el arto í656 M'de 3.18 
pót 2.7 b nié'nüí- 



EN [NA quiere decir señora de corta 
edad que entrabó a servir a [a reina o 
a las infantas niñas. Las que piuló 
Vclázquez, que han dado nombre a 
su cuadro famoso, son, como se ve, de aquellas 
que sirven a una infanta niña. La princesa Margari¬ 
ta, hija de Felipe IV, La escena que componen, 
m agí st taimen le captada por el pintor, están curio¬ 
sa, revela tantos cuidados por parle del artista, 
que excede la condición de simple retrato y se con¬ 
vierte en una muestra de arte único, ejemplo fre¬ 
cuentemente citado en la historia de la pintura de 
todos Eos tiempos, 

DOÑA MARÍA AGUSTINA Y DOÑA ISABEL 

La de la izquierda, la que se agacha para ofrecer 
un plato a la princesita, se llamaba María Aeusti¬ 
ón Sarmiento, >■ la de la derecha, la que hace et ges¬ 
to de reverencia o saludo, Isabel de Vd bizco. Aun 


siendo tan jóvenes, recibían ct tratamiento de do¬ 
ña. Sabemos que En primera era hija de un perso¬ 
naje de la época, don Diego Sarmiento de Sotoma- 
yor, y que se casó dos veces. Era dama de honor de 
Margarita. Isabel descendía de nobles. Su padre 
ostentaba el litulo de séptimo conde de Fuensalí- 
da, Estaba predestinad a a morir premio: tres años 
después de haber posado como menina, 

MARIBARBOU Y NICOLASITO 

Inmediatamente después de las ires bellas Jámi¬ 
las, primorosamente pintadas y vestidas como 
muñecas, en primer plano aparecen la enana de¬ 
forme MarUBárbola y el enano niño Nicolasito 
Fertusalo. Rara explicar l¡ri presencia de esto* per¬ 
sonajes, debemos decir que Sos enanos y los bufo¬ 
nes gozaban de gran prestigio junto a ios reyes, y 
que la corle española tenia predilección por el los, 
L a ser i edad de la p rimera contrast a con el gesto ju - 


♦ ♦ 



La pñntíi$p Margajita,, hija de Felipe IV de España, está ro¬ 
deada por las "meninas", señoras de cortó edad que entra' 
ban a servir a ia reinan a ras Infamas niñas. 


guitón dd segundo, que pone el pie izquierdo sobre 
el cuerpo del alano enfurruñado tendido en el piso. 
Mari-Barbóla había pertenecido a la servidumbre 
de la condesa Vjtlcrbal y Walter (era de origen tu¬ 
desco), y hacia 1651 figuraba en palacio recibiendo 
una ración o pensión. Nicolasito provenía de una 
gran familia lombarda. Habla nacido en Alejan¬ 
dría, entonces provincia española, comoel resto del 
Mitancsado. Entró a palacio en 1650 (en la época 
del cuadro tenia diez años), y en I664 era ayuda de 
cámara y se hacia llamar don Nicolás. De él sabe¬ 
mos más cosas: murió ó los sesenta y cinco años en 
1710. Tuvo dos hermanos: Cristóbal, con el que ga¬ 
nó el afecto del rey Carlos 11, y Lucas, qut fue nom¬ 
brado conde de Casteiferro y embajador de España 
por sus buenos oficios en favor de la corona. 



Lo nuevo es la técnica empleada por Vclázquez. 


LOS REYES EN UN ESPEJO 

¿Y cuál es esta técnica? Muy simple:: se trata dd em¬ 
pleo del espejo.. Toda la escena dd fumosísimo lienzo 
está reflejada en un espejo y desde allí vista por el pin¬ 
tor, que también sc contempla en imagen. Por eso pa¬ 
rece que los personajes (la infanta, doña Isabel y 
Maii-Bárbola, principalmente), están mirándonos a 
los ojos, cuando en realidad están siguiendo las indi¬ 
caciones del pinior, posando para el cuadro. 

Pero hay un espejó más todavía: es el del fondo, 
a ¡a izquierda de la puerta. Semeja un cuadro con 
las dos cabezas que se ven en él, que no son otras 
que las de Felipe IV y la reina Mariana. Vclázquez 
no- halló otro modo de hacer entrar a 1 Oí soberanos 
que colocando curo espejo dentro dd espejo, til 
efecto refuerza la concepción general tic la obra. 

A propósito del rey* que de esta manera "espia¬ 
ba 1 " la con ficción de la obra, se cuerna que cuando 
la vio terminada, admirado por el resultado, encon¬ 
tró, sin embargo, que faltaba algo en ella. ¿Qué po¬ 
día ser? Todos se miraban consternados. Entonces 
él. tomando un pincel y empapándolo en rojo, pin¬ 
tó sobre d pecho del personaje que representaba a 
Yelázquez la Cruz de la Orden de Santiago,.., con 
lo que daba por sentado que el pin tor la rcc Lbiria co¬ 
mo premio. Pero se iratüdeuna anécdota bella co¬ 
mo casi todas las apócrifas, porque la cruz le fue 
agregada posteriormente, hacia 1659, cuando el 
pínlor recibió el título de noble. 


EL PINTOR DENTRO DEL CUADRO 

El caballero que tiene el pincel en una mano y la 
paleta en la otra es el prop io a utor del c uadro, qu ico 
por su truco de taller del pintor aparece formando 
parte de la escena. La famosa tela, que ha sido vista 
modernamente con radiografías, revela que esa no 
era la primera pose del pintor, En un comienzo. Ve- 
tázquez aparecía con el pincel extendido hacia ade¬ 
lánte, dando un toque en ta tela (cuyo bastidor ve¬ 
mos de frente). 

Prefirió representarse meditativamente, como 
para decir que el cuadro que esmba pin tanda apare- 
cía primero en su mcñle y después en la lela. Algo 
asi como que la pintura era para el una cosa mental 
ante sodo. Una corrección genial, si se piensa que 
11 Las meninas" es una abstracción, el ^pensamien¬ 
to" de un cuadro visto en toda su hondura- 

No es nuevo que el aulor del cuadro apareciera 
pjrilado en su propia tula. Los pintores del Renaci¬ 
miento usaron y abusaron de este procedimiento o 
artificio, cuya sugerencia excede la vanidad que 
puede verse en él. 


EL NOMBRE DE "LAS MENINAS"' 

El cuadro mide 3,18 por 2,76 metros. Fue pinta¬ 
do en 3a Galería det Principe, al Norte del palacio 
real, convertida en estudio del artista. Corría el año 
1656, Había allí coplas de lelas de Rúbeas y de sus 
discípulos, como puede verse en las paredes del 
aposento reproducido, 

Vclázquezconocía bien los principios déla pers¬ 
pectiva y era un apasionado de la arquitectura. To¬ 
do oslo se revela en el trazado de diagonales y hori¬ 
zontales que pueden seguirse en su obra. Se ignora 
qué nombre tenia ésta en su comienzo. Diez años 
después de su realización se ta conocía como "l a 
señora emperatriz (Margarita se había convertido 
en emperatriz de Austria) ton sus damas y una ena¬ 
na”, Cuando la tela se salvó det incendio dd palu¬ 
do,, en 1734, se la registró como "La familia de Fe¬ 
lipe [V". En uninveniariodc 1777 fue llamada, pin 
error, "Retrato de la infanta María Teresa” (her¬ 
manastra de Margarita). Sólo hada 3 800 se la de¬ 
signó "Las meninas", orgullo del Museo del Pra¬ 
do. en Madrid. 


Retrasa dé 
^Marcela do LUloa 
viuda efe rtofi DiéQO 
de Peralta (U 
■el enana ilétiaflO 
Nkietasito P?mu53tíi.{2). 

la dama efe honor Mari a 
Agustina Sarmiento (3) y 
la Ultima menina. ssacel 
de VbIíbco ( 4 'k 

















DE LA VIDA MISMA 


íWáá coitocibo, imposible 


ENITO PÉREZ CALDOS (1843-1920), Tue un notable novelista 
dramático español, autor de "Doña Perfecta”, "Marianela” y 
muchísimas obras más, conocidas mundial mente. 

Cuando era joven y desconocido, llevó su primer libro a un edi¬ 
tor, pero éste, devolviéndole el libro, le dijo: 

—Créame que lo siento mucho, joven, pero en nuestra empresa no edita¬ 
mos más que nombres conocidos. 

Sin inmutarse. Caldos respondió: 

—Entonces no hay problema, pues me llamo,,. Pérez. 






























De los astros que 
podemos observar en el 
firmamento, Venus es el más 
brillante después del Sol y de la tuna. 
Los antiguos lo admiraban, pero todo en él 


resultaba enigmático. Sólo los modernos 
instrumentos, como el radar, detectores 
infrarrojos y vehículos espaciales, 
van revelando algo del misterioso 
planeta que es el más 
cercano a la Tierra. 

















La nave espacial no tri¬ 
pulada Marinar 31 lanza¬ 
da por Estados Unidos 
en 1962, llevó a cabo 
una de las misiones más 
importantes de los vue¬ 
los espaciales' Sus de¬ 
tectores midieron la ra¬ 
diación y confirmaron lia 
temperatura de la super¬ 
ficie y capa de nubes del 
misterioso planeta. 


Radiación infrarroja 


Superficie de Venus 


Microondas 


Capa de nubes 


Antena de mando 


Antena direccional 


■ L planeta Venus es casi gemelo del nues¬ 
tro por su masa rocoso-metálica equiva¬ 
lente a más del 85 de la terrestre; por 
su igual tamaño, que medido a nivel dei 
diámetro ecuatorial es de 12.300 kilómetros contra 
los 12.750 kilómetros de la Tierra, y semejante den¬ 
sidad. Gira alrededor del Sol a 108 millones de km 
en una órbita casi circular y está separado por sólo 
60 millones de km de nuestro planeta, distancia 
muy pequeña para las magnitudes cósmicas y la ca¬ 
pacidad técnica espacial dd hombre actual. 

¿Tendrá entonces Venus un clima semejante o 
más benigno que el de la Tierra por su mayor cer¬ 
canía al Sol? ¿Su geografía recordará a nuestros 
paisajes? ¿Habrá vida en Venus? ¿Cómo podrá 
ser ésta? 

Éstas y múltiples otras preguntas preocuparon, 
desde muy antiguo, al hombre, quien se ocupó 
del planeta ya en los albores de la civilización y lo 
dejó consignado en escritura cuneiforme en ta¬ 
blas de arcilla de casi 5.000 años de antigüedad, 
encontradas en Babilonia. 

Venus, la diosa del amor de los griegos, el luce¬ 
ro que precede al alba de los antiguos navegantes, 
fue contemplado por el primer telescopio de Gali- 
leo Galilei en 1609, quien lo describió como un 
disco uniforme con fases como las de la Luna, 3o 
cual permitió reforzar la teoría de que los plane¬ 
tas giraban alrededor dd Sol, como lo describiera 
en esos días Nicolás Copérnico, y no al revés, co¬ 
mo lo establecía el dogma de Pt olomeo. 

Sin embargo, con el mejoramiento de los teles¬ 
copios no se consiguió mejorar la visión de la su¬ 
perficie del planeta, que siempre era lisa, invaria¬ 
ble y levemente amarillenta, con lo cual la conclu¬ 
sión obvia fue que se trataba de un cuerpo celeste 
cubierto por densas nubes y sin ningún satélite a 
su alrededor. 

EL JUEGO DE LA IMAGINACIÓN 

Mientras no fue posible explorar la superficie 
de Venus, se tejieron varias hipótesis sobre cómo 
debía ser, siguiendo él juego de las deducciones a 
que estamos acostumbrados en la Tierra. 

Si había una capa tan compleja de nubes, sin du¬ 
da el agua debía ser sumamente abundante y la su¬ 
perficie era probablemente un inmenso pantano. 

En los pantanos iluminados, pero protegidos 
del Sol, abundan las plantas del tipo de los helé¬ 
chos, que allí serian gigantescos. ¿Y por qué no 
habrían de existir gigantescos saurios como los 
hubo en la Tierra? 

Hacia principios del siglo XX comenzó a utili¬ 
zarse la espectrometría óptica en la investigación 
de la composición de los cuerpos celestes. Esta 
técnica simple consiste en el reconocimiento de 
las bandas oscuras que fraccionan la luz prove¬ 
niente de un planeta o estrella, descompuesta en 
un arco iris por un prisma. 

Las bandas de absorción son propias para cada 
sustancia química. Al estudiar con este medio a Ve¬ 
nus se comprobó que su atmósfera no contenía va¬ 
por de agua y que las nubes, en cambio, contenían 
casi exclusivamente dióxido de carbono. ¿Qué cosa 
en su superficie hubiera combinado todo el oxígeno 
con carbono? Pues, sencillamente, un inmenso mar 
de petróleo, testigo mudo de cataclismos que termi¬ 
naron con la vida, abundante en otros tiempos. 







Pero la espectrometría no negaba la existencia 
de agua en forma de gotitas, y por lo tanto el pla¬ 
neta podría estar cubierto de agua biearbonata- 
da. Como vemos, nada se sabía. 

SECRETOS REVELADOS A TRAVÉS DE LAS 
NUBES 

Cuando a mediados de nuestro siglo, precisa¬ 
mente en 1956, se enfocó uno de los primitivos 
radiotelescopios —gigantescas antenas capaces 
de captar las ondas radiales emitidas por los cuer¬ 
pos celestes— hacia Venus, se comprobó con sor¬ 
presa que era una importante fuente de emisiones 
en esa longitud de onda, como los objetos calien¬ 
tes, lo que sugería que realmente la temperatura 
de Venus debía ser elevada. Además, las ondas 
radiales que desde la Tierra pueden emitirse a Ve¬ 
nus y captar su retorno permitieron, ya que las 
nubes son totalmente transparentes a las mismas, 
determinar las irregularidades, la falta de superfi¬ 
cies liquidas y la duración del dia venusiano, es 
decir, la velocidad con que gira sobre sí mismo, 
calculada en 249 días terrestres, Pero lo sorpren¬ 
dente es que gira al revés que todos los demás pla¬ 
netas, o sea que allí el Sol saldría por el Oeste y se 
pondría por el Este, 

Los estudios posteriores con ondas de radar 
desde la Tierra y desde una nave espacial (en órbi¬ 
ta alrededor de ese planeta} confirmaron que la 
superficie está plagada de cráteres, pero con bor¬ 
des de relieves muy erosionados, 

UNA ZAMBULLIDA EN ÁCIDO 

Varios vehículos espacíales de los Estados Uni¬ 
dos de América y de la Unión Soviética penetra¬ 
ron la densa atmósfera venusiana y unos pocos 
sobrevivieron cierto tiempo para enviar datos: 
entre ellos, dos naves soviéticas —los 
VENERA— que se posaron nuevamente y logra¬ 
ron enviar fotografías de la infernal superficie del 
planeta, donde las rocas parecen estar en un esta¬ 
do plástico, como la plasíiiina o el caramelo ca¬ 
liente, que lentamente se aplanan y atenúan los 
relieves. Sin embargo, hay amplias altiplanicies y 
volcanes gigantescos, uno más alto que el monte 
Everest, 

A 70 kilómetros de la superficie hay una capa 
neblinosa de finas partículas, que a los 60 km se 
ha transformado en densas nubes de ácido sulfú¬ 
rico concentrado, agitadas por huracanados vien¬ 
tos de más de 300 km por hora, A medida que se 
desciende las gotas se hacen más grandes y luego 
caen en forma de lluvia permanente, entre impre¬ 
sionantes relámpagos; antes de los 45 km de la su¬ 
perficie, el calor descompone el ácido sulfúrico 
en agua y dióxido sulfúrico, los cuales se elevan a 
las capas altas donde los rayos ultravioletas lo 
combinan nuevamente con ácido; así siempre 
llueve ácido en Venus, pero jamás cae una gota 
de agua sobre la superficie. 

Por debajo de las nubes la atmósfera es densa y 
transparente, con una presión equivalente a 90 at¬ 
mósferas, como si estuviera zambullido en el mar 
a 1000 metros de profundidad. 

No se ve jamás el Sol, pero todo está invadido 
por una claridad como la de un día nublado en la 
Tierra, con un tono levemente amarillo por las 
trazas de azufre de la atmósfera; no se proyectan 



AGUA 


DIOXIDO SULFURICO 


ATMOSFERA TRANSPARENTE 


480° C 





Venus es un desierto inhóspito, pues a los 70 kilómetros hay una capa 
neblinosa de finas partículas que a los 60 kilómetros se ha transforma¬ 
do en densas nubes de ácido sulfúrico, que cae en forma de lluvia. El ca¬ 
lor de Venus descompone el ácido sulfúrico en agua y dióxido sulfúrico. 
Éstos se elevan a las capas altas, donde los rayos ultravioletas los re¬ 
componen en ácido nuevamente, Por ello, en Venus siempre llueve áci¬ 
do; jamás cae una gota de agua en la superficie, 


sombras, y el cercano horizonte ondula, como 
el camino delante del automóvil los días muy 
calurosos. 

UN LUGAR EN EL INFIERNO 

La luz solar que logra penetrar hasta la superfi¬ 
cie de Venus calienta las rocas y se irradía como 
rayos infrarrojos, los que rebotan contra la cara 
interna de las nubes y vuelven a la superficie. Só¬ 
lo una milésima parte de esta energía es capaz de 
ser eliminada al espacio; de allí que todo el plane¬ 
ta sea un inmenso invernadero, donde dia y no¬ 
che la temperatura supera los 4S0° C. 

Precisamente estas altísimas temperaturas son 
las que mantienen las rocas en estado plástico y 
erosionan lentamente los cráteres y accidentes de 
la superficie, han calcinado las naves espaciales 
que lograron aterrizar y hacen imposible cual¬ 
quier tipo de vida, al menos como la conocemos 
en la Tierra, Venus es pues, sin duda, un verdade¬ 
ro infierno, aplastante, estéril y mortal. 














OS virus constituyen los organismos vi* 
vos de menor tamaño conocido y sólo 
adquieren verdadera actividad cuando 
penetran en una célula animal, vegetal o 
lun microbiana, dentro de la cual se comportan 
orno parásitos obligados. 

Están constituidos por una o varias cadenas de 



ADN (Ácido desoxirribonucleico), que es la mo- 
lécula portadora de la información genética 
que necesita para reproducirse encerrada por una 
cápsula o cubierta de proteínas. En muchas es¬ 
pecies, una membrana —también proteica— re¬ 
cubre el todo. Algunos virus son más simples 
aún, ya que no poseen ADN, sino moléculas 
de ARN (Ácido Ribonucleico), que es sólo el 
transportador de la información genética y a 
través del cual se transcribirán todas las es¬ 


tructuras genéticas. 

Los virus, al penetrar en una célula, en términos 
generales, se adueñan de los complejos pasos bio¬ 
químicos de aquélla y los ponen a trabajar en la 
formación de sus componentes: ADN o ARN, 
proteínas de la cápsula y membrana vírica; algo asi 


como si se adueñaran de una panadería y ia pusie¬ 
ran a fabricar fideos. 

NECESITAN POCO PARA VIVIR 

Este extraordinario fenómeno de apropiación 
de la maquinaria biológica de una célula en bene¬ 
ficio de la multiplicación del virus es la enferme¬ 
dad, por la que muchas células de uno o más ór¬ 
ganos sufren y el organismo, en su conjunto, pa¬ 
dece sus síntomas característicos, ya se trate de 
sarampión, fiebre amarilla, encefalitis, gripe, ra¬ 
bia, etcétera. 

Sin embargo, para producir estas graves enfer¬ 
medades, hasta ahora muy poco susceptibles al 
tratamiento, los virus requieren sólo un muy pe¬ 
queño número de informaciones; aprovechan, en 
cambio, los mecanismos normales de la actividad 
celular para invadirla, por lo que resultan invul¬ 
nerables a los medicamentos y pueden abando¬ 
narla sin tropiezos, volviendo a permanecer into¬ 
cables, pues fuera de ellas no tienen actividad 
biológica. 

En términos generales, los virus sólo necesitan 


308 










la información para reproducir su material nuclei¬ 
co y 3 ó 4 proteínas que componen su envoltura, 
tbdo lo cual está escrito en la sucesión de genes de 
su ADN. 

EL ENEMIGO ENTRA POR LA PUERTA 

Los virus suelen penetrar dentro de las células 
por el mismo camino que siguen las partículas que 
ellas necesitan para su mantenimiento* 

Ciertas proteínas de la membrana de los virus, 
que forman como espinas en su superficie, se 
unen a pequeños pelos o mi ero vellosidades que 
sobresalen en la membrana de las células y se des¬ 
plazan a 3o largo de ellas hacia su base, la cual 
sude presentar un hueco recubícrto, donde se in¬ 
troduce el virus, como si fuera por una boca para 
entrar a la célula. 

Estos huecos recubiertos se están formando 
continuamente sobre la superficie celular y se des¬ 
pliegan hada el interior, desprendiéndose de la 
cara Interna de la membrana y formando una 
burbuja llamada vacuola, que se desliza más y 
más adentro del cuerpo celular. Estas vesículas se 
van fusionando con gotas de enzimas, que for¬ 
man parte de los órganos de la célula llamados li- 
sosomas y cuya misión es digerir o degradar las 
sustancias englobadas, que serán utilizadas con¬ 
venientemente. Esta tarea se realiza eficazmente 
porque el contenido de la vesícula es más ácido 
que el resto de la célula. 

Hasta aquí, la actividad normal de la célula, 
que es capaz de englobar varios miles de partícu¬ 
las por minuto, es la que lleva a su interior al ene¬ 
migo, sin que éste a su vez haya realizado activi¬ 
dad alguna. 

UN HUESO QUE NO SE PUEDE ROER 

La acidez deí contenido de la vesícula de que 
hemos hablado es útil para digerir las partículas 
proteicas dentro de la vacuola celular. Sin embar¬ 
go, es peligrosa en este caso, pues actúa de mane¬ 
ra tal que la membrana del virus se fusiona con la 
pared de la vesícula y a partir de este momento va 
penetrando libremente en la célula, sin que se al¬ 
tere la estructura de la membrana vacuolar y sin 
haber sufrido la actividad digestiva. 

El ácido nucleico viral liberado en el interior 
de la célula dirige o codifica la producción de 
una enzima, la ARN polimerasa, que pone en 
marcha todos los procesos que llevan a que la cé¬ 
lula se transforme en esclava al servicio de la fa¬ 
bricación de los componentes del virus* Así van 
apareciendo muchas cadenas de ARN o ADN ví¬ 
rico y las diversas proteínas que componen la 
cápsula viral. 

ES FACIL SALIR POR LA VENTANA 

En cierta estructura celular, conocida como re¬ 
tículo endoplásmico, que viene a ser la línea de 
montaje de las proteínas, se van sintetizando las 
que necesita la membrana externa viral y trans¬ 
portando, por esta misma estructura, hacia la 
propia membrana celular, que es muy parecida en 
sus componentes líquidos, pero se diferencian 
por poseer las espículas que ya vimos como pro¬ 
pias de la superficie del virus. Estas lipoproteínas 
espiculares tienen un pie que asoma por la cara 
interna de la membrana. Al tiempo de juntarse 



Los virus están 
recubiertos por 
una membrana 
Ñamada víriea. 
Cada tanto 
se inserta 
una formación 
en forma de clavo 
o espina que le sirve 
para adherirse 
a la célula. 


En la parte superior • 
se ve un virus 
con ¡as espinas 
y la membrana vírica. 
En La parte inferior, 
un corte de la 
membrana mostrando 
los clavos de 
espina. 



309 

























La figura muestra cómo el virus se 
acerca a la membrana de la célula y 
logra salir de ella. Los virus no tienen 
ninguna actividad propia fuera de sus 
huéspedes; por eso han resultado 
invulnerables hasta ahora, 



las moléculas de ARN con las proteínas de la cáp¬ 
sula, ya queda montada la estructura esencial del 
virus y emigra a la cara interna de la membrana 
plasmática celular; allí se va ensamblando con los 
pies de la proteína espicular ya formada y va bro¬ 
tando de la propia membrana celular, paulatina¬ 
mente recubierta por su propia membrana, hasta 
Liberarse totalmente para ir a infectar a otra célu¬ 
la y repetir el ciclo* 

AHORA SABEMOS 
CÓMO DERROTARLOS 

Como la entrada y la salida de ios virus son 
simples mecanismos de la propia célula, y como 
la actividad reproductiva solamente es regida por 
aquéllos, aunque sus mecanismos no les perte¬ 
necen, cualquier intento de atacarlos con medi¬ 
camentos sólo conseguiría lesionar a ía célula 
portadora* 

Por otra parte, los mecanismos de acción de los 
antibióticos y quimioterápicos requieren ana acti¬ 
vidad metabólica a la cual lesionar, y ya hemos 
visto que los virus no tienen ninguna actividad 
propia fuera de sus huéspedes, Por ello han resul¬ 
tado invulnerables hasta ahora. 



Sin embargo, una sustancia que altere la acidez 
dentro de la vacuola en que se introduce al pe¬ 
netrar en una célula víctima puede interferir la fu¬ 
sión de la membrana viral con la propia de la va¬ 
cuola lisosómica y hacerla vulnerable a la diges¬ 
tión, al impedir su deslizamiento hacia el proto- 
plasma celular. 

Por supuesto, la manera eficaz ya conocida 
de evitar muchas enfermedades virósicas es 
haciéndolo a través de las vacunas apropiadas, 
pero cuando el paciente no se ha vacunado, o 
en aquellas enfermedades en que todavía no 
se han podido desarrollar vacunas útiles, pue¬ 
de enfermar, y es el momento en que debe uti¬ 
lizarse algún tratamiento que ataque al virus sin 
lesionar a las células enfermas. Pues bien, aquí 
es donde han fallado las investigaciones para de¬ 
sarrollar antibióticos, que han tenido resultados 
sorprendentemente útiles contra los microbios, 
pero que por las razones que vimos no son efica¬ 
ces contra los virus. 

Precisamente ahora se abre un nuevo y pronie- 
tedor campo de acción contra ellos, a través de 
compuestos que puedan modificar la acidez de las 
vacuolas celulares. 



• El esquema ¡ nuestra 
la entrada de un virus 
en una célula. 

El procedimiento 
es semejante al 
de tas partículas 
alimenticias. Péro ei virus 
Sé adueña de tos 
complejos pasos 
bioquímicos de la célula 
y los pone a trabajar 
en su servicio. Es como si 
se adueñaran de una 
panadería, pero fabricaran 
fideos en vez de pan. 


310 





















































Ctuioáoá orígenes! 

be palabras: comunes: 



Numerosas voces que nos sirven diariamente 
para expresar nuestras ideas o sentimientos, o para 
establecer un tluldo diálogo, tuvieron orígenes 
muy curiosos. He aquí algunos ejemplos. 


En ¡a Argentina y el Uruguay (América del 
Sur) se da el nombre de “changador” al 
mozo de cordel, persona que se dedica a 
transportar bultos de un sitio a otro. An¬ 
tiguamente significó: “el que se dedica 
a matar animales para sacar provecho de 
¡os cueros”, y la voz fue extraída de 
“changada”, que así se denominaba a la 
cuadrilla de changadores dedicados al 
transporte de cueros vacunos. Este voca¬ 
blo fue tomado del portugués “jangada”, 
igual a “almadía” —del mismo origen—, 
balsa que se utiliza como transporte por 
los ríos Paraná y Uruguay. La voz portu¬ 
guesa proviene del malayalam, lengua dia- 
vídica, que en distintas formas se habla 
en el sur de la India y en el norte de 
Ceilán. 


CHANGADOR 


<@arita 


GARITA 

Proviene del francés “garite” y significa 
refugio. Es la casilla pequeña y de madera 
u otros materiales que se destina al abrigo, 
comodidad y defensa de centinelas, poli¬ 
cías, guardabarreras, etc. Es también el 
cuarto que los porteros suelen tener en los 
portales de algunas casas a fin de poder 
ver quiénes son las personas que entran en 
el edificio o salen de él. 



Cljangabor 











































€1 auesítru) p el naiIÍJÚ: 3Laá más granbtó 

a pe& rorreboraaí 


Ei swsímz es el a™ fe mayof 
lítmafo y la más velce de las 
«yrúüoias. Mido 2 metros de 
loñgiiud íatai y 2.7$ de alio. 
Es propio do las llanuras y sa¬ 
banas da Alriea, y desde tiem¬ 
pos muy rarfljguOS llamó la 
atención de los. primitivos, ya 
□rúa en cuevas prehistóricas 
de Bongo se fian enocrhadQ 
dibujos do íMStrucesqu^ lle¬ 
nen mas de sjooo artos. Sus 
pesas son ¡arcia--:, robustas >■ 
Laminan on dos dedos, ha¬ 
llándose’- adaptadas para '8 
carrera; en cambio, las alas 
están atiTjl’-ailíG y son inútiles 
ppiS vOJar Le aireen, en cam¬ 
bio. nsrg mantener el OQUíll- 
brío ¿luíante la carrera, en la 
que alcanza 7§ IdtOTOtrge ppr 
Hoto los ojee son ay Ttoj an¬ 
tes a pelotas de ping-pong y 
los huevos, oe enorme tama¬ 
ño, pesan alrededor de un kilo 
y -medio. Pertenece sf orden 
de las SiniíhtottlfQrmvs, 




extendido. oteando el horizonte, el cuerpo macizo y tos 
poderosos miembros posteriores —un estupenda prodi¬ 
gio locomotor — t se parece ¡J una torro viviente y andante, 

Se lo cnoucmni eti te actualidad en cass rodos tos 
parque* de Africa Oriental, después de haber sobrevi¬ 
vido j 3a persecución del hombre más que a la de 
los animales depredadores (contra la* cuales está 
muy fiicn preparado]. y cü el Huésped natural de esas 
dilatadas llanuras, 

Hay que eonskiera.r que vive y se reproduce adaptán¬ 
dose perfectamente alas posibilidades de las grandes ex¬ 
tensiones casi desértica*. No impon an lias duras plantas 
o las pocas hierbas que «itiucnt re. Como puede devorar¬ 
lo todo sin temor, tiraeias ül formidable &párato digesti¬ 
vo de que está do'ado. no sólo arbustos secüi sino insec- 
ioh, reptiles o roedores van a parar a su buche. Un aves¬ 
truz tu ve tudü tlcsdí; ¡o alto de su cabeza chata: el penoso 
alimento o el enemigo imprevisto en la distancia. Sus 
ojos negros y profundos, rodeados de pesiadas, espe¬ 
cialmente el párpado superior , avizoran el menor inov¡. 
miento a lo tejos o al alcance del pico, 

CORREDOR DE FONDO 

la carrera veloz es su turna para sobrevivir en la llanu¬ 
ra „ Ai presentir aj enemigo, huye. Corre —rcálmenle hg- 


brist que decir ’N-ucte'' —, y llega a alcanzar Hasta 75 |¿in 
pin huru. a lo largo de var ¡os kilómetros, llura el lo .se va¬ 
le de sus poderosas y i uertes patas, que tenniiiati en dos 
dedos, de los cuales el In terno, provisto de una una pla¬ 
na, es el único funcional durante la carrera. 

Verlo disparar, a veces eort un leve balanceó de las 
atas, es ver a u ncorTcdor de fondo cumpliendo con ¿sito 
una di Fies] maratón, 

LA PARADA NUPCIAL 

Avl como suele presenciarse la «capada de- vario;, 
avestruces, suele verse también, en te época del «¡lo, 
cuando con gritos que- emite, seraéjíntes a bramidos 
profundos, llanta a la Hembra. un espcciwuto suma¬ 
mente curioso: la parada nupcial. 

El animal sesillo frénica liidcgidü y. flexinnando de 
premio las cKtrtrnM&dcs h ve mantiene sobre los largos tor¬ 
cos. Enireibre entonces las ala.>. desplegando las plumas 


Pata d<¡ avestruz y de 
figndó. feíás aves IWi 
adaptado sus 
exiremWsdes interiores a 
la cañera. d'snnini.ryennla 
su supqrficai de contacto 
oan e¡ suelo. La pata del 
avestruz sóto llano £ 
electos, y et dedo ¡nterror 
posee una uña luefie y 
plana Las partas det 
ñandú terminan an 3 


LAMAMOS aves a lo* animales vertebra¬ 
dos. ovíparos, de respiración pulmonar y 
sangre de temperatura constante, que po- 
seen pico córneo y cuerpo cufiierto de plu¬ 
mas, con dos palas y dos alas aptas puja el vuelo, Pero 
ocurre que existen algunas que han ptifdido la habilidad 
de volar y han desarrollado 3a de correr, como el aves¬ 
truz y el nandú, conocidas por dio como fivfj cor reda¬ 


ras. Estos animales, de gran tamaño, los ntús grandes 
dentro deducíase zoológica, se desplazan, pues, corrien¬ 
do y no volando, pero sólo hasta aquí las acompañan las 
coincidencias, porque |o demás ve diferencian neta¬ 
mente, constituyendo das órdenes distintos. 

Sólo por la semejanza exterior se Las ha confundido n 
voces, pero un avestruz no<s un ñandú, aunque el aspec¬ 
to externo Haya tícs’ado .i la* confusión es y hasta a la ad¬ 
misión del nombre, permitiéndose decir avestruz al ñan¬ 
dú. descontada la certeza de que tino no os olroy deque 
ve lo nombra de eva manera sólo por simplificación. 

VERDADERAS '“TORRES VIVIENTES" 

ES avestruz alvatizLi la* mayores proporciones. I lega 
a medir hasta 2,75 m de altura y a tener una Hjnsiilud de 
hasta 2 m. El peso, por tara parte, está de acuerdo con 
el i amafio. Va de los 75 a los i 50 kg. Con el largo cuello 


□ nandú es el ave más grande 
de América, aunque noltogaa 
alcanzar ei Jama.fto del 
tnií, ya nue rmdo l]50 m de 
lid ttfaJ y 2 iridios de al¬ 
taré. Es onginario de Arenca 
det Sur, y su ioa de di5í^e{sió^ 
cutrip*¿ode el sur de Brasil. 
lhuí?uay, 'Píuaquey y gran ¡jar¬ 
le de te Ffipúbl'Cí! AÍgenlins 
Eg, awg de llfthyfa y anda en 
bandadas o Ifopülas de mu- 
cJios. Se alinneota de filertes.. 
semillas, insecios, ate., pero 
un cautividad puede emjqii.r 
cualquier tosa. DOTO muíales, 
camg. pedrés, huesos, mone¬ 
das. etc. Supera en Rondad n 
coaíquier otro hahilanta de las 
pampas, y es temb*&n buen 
nadador los indios pampas to 
llgmahafl cfwiq'jíJ a chúequé-- 
en oí noroeste, suri,, y tamblán 
cfiUen^o. Otra especie semer 
¡arrie, pero de mwnüf iamano. 
as tí ñandú petisa Amoas per- 
tgnegai al orden pe las ftñe¿ 
fomes, 


312 


dedos 


J - 



























El plumaje del avestruz macho es negro brillan' 
te en el cuerpo, mientras que las plumas de las 
alas y la cola son blancas. En las hembras, en 
cambio, el colorido es pardusco, Al nacer, las 
crías tienen en el dorso plumas duras como 
púas y sólo adquieren su plumaje característico 
después de los dos años. 


El avestruz se caracteriza por poseer un 
cuello muy largo, que sostiene la cabeza 
pequeña y aplanada. Este largo cuello le 
es muy útil, pues le permite descubrir a 
sus enemigos desde lejos y emprender 
veloz carrera para salvarse. Es una ver¬ 
dadera torre viviente. 



rcmiges, y ai mismo tiempo distiende la cola. En seguida 
apoya la cabeza en el dorso y describe con ella rápidos 
movimientos de arco de un ala a otra, a la vez que impri¬ 
me a éstas un movimiento rítmico, Después de diez mi¬ 
nutos se acerca aún más a su compañera y, ante la apa¬ 
rente mirada de aburrimiento de ella, repite la vistosa lla¬ 
mada, 

UN MISTERIO NO DESCUBIERTO 

Un avestruz se aparta con tres o más hembras para pre¬ 
parar la nidada donde ellas depositarán los huevos* y él, al¬ 
ternándose en la larca, colaborará en la incubación. Lo 
que no ha podido saberse es cómo unos y otros reconocen 
lo s h uevos p uesto s al comíen zo * que nece s ariam ente liev an 
más tiempo de calor, y se abrirían antes, dejando salir al 
polluelo. Para que ello no ocurra y nazcan todos a la vez, 
para facilitar la crianza, con e! pico los sacan del nido, de- 






Mapa de América del Sur en 
el que se ha indicado, oon 
color rojo, el área de disper¬ 
sión del ñandú. 


El ñandú macho no sólo incuba los huevos sino que 
acompaña a los pichones, Éstos tienen plumas algo 
rígidas de color blanco sucio. Hasta los 10 ó 12 días no 
ingieren ningún alimento, pues durante ese tiempo se 
nutren de la yema que se conservó en su estómago. 


jándolos expuestos al Sol, a fin de que este calor los empo¬ 
lle más lentamente, completando la tarea ya comenzada, 

/ 


El ñandú macho es el encargado de hacer el 
nido y elige un sitio llano y desprovisto de ve¬ 
getación alta. El nido es, simplemente, una 
depresión de más de medio metro de diáme¬ 
tro recubíerla con hojas, palas y plumas. Las 
hembras ponen todas en el mismo nido con 
i ntervalo de t a 6 d Ias, pero e I macho es el q u e 
se encarga exclusivamente de la Incubación, 
y pasa los 42 días que ésta dura sin levantar¬ 
se un solo momento. 


' 























El macho empolla de noche porque el plumaje de su 
cuerpo es negro, y las hembras de dia porque ellas tie¬ 
nen un colorido pardusco, más acorde con la luz para 
disimularse entre los pastizales, 

CHARAS, CHARITOS Y CHARABONES 

Los polluelos del ñandú reciben estos nombres y, 
en parte, se parecen a los de ios avestruces. Poseen, 
por ejemplo, plumajes que los ayudarán a disimular¬ 
se en el medio en que se criarán. Pero una chara, 
un chanto o un charabón dará un ejemplar de no 
más de 1,50 m de longitud y, sobre todo, dará un ani¬ 
mal de tres dedos en las patas, y no de dos, como el co¬ 
nocido avestruz. 

Por otra parte, esta ave del Nuevo Mundo, habitante 
de las llanuras y pampas argentinas, la más grande de 
todas, presenta, respecto de la africana, profundas di¬ 
ferencias internas. 

Los avestruces recién nacidos tienen un aspecto curioso y 
se parecen a pequeños erizos, pues las plumas de la parte 
superior del cuerpo son muy duras. En todo el primer día 
los pichones no comen y se limitan a tomar sol al borde del 
nido, Pero pronto empiezan a andar, 




Al anochecer, el macho dispuesto a 9a parada nupcial emi¬ 
te una especie de bramido profundo. Luego, frente a la 
hembra, flexíona las extremidades y se mantiene sobre los 
largos tarsos, abre las alas y distiende la cola. En seguida 
describe con la cabeza rapidísimos movimientos de arco 
hada las alas, que mueve en forma rítmica, atrayendo de 
esta manera la atención sobre él, 


NO HACE LO QUE EL AVESTRUZ 

Ñandú significa, en guaraní, araña, por la semejanza 
que tiene el ave, al correr, con la araña. Impresionado 
por su silueta y porte, Linneo, el sabio naturalista, la 
bautizó como Rhea americana; es decir, le dio el nom¬ 
bre de una importante diosa de la mitología que repre¬ 
senta a la Tierra. El macho tiene la cabeza, el pescuezo 
y el pecho cubiertos de plumas negras; el resto del cuer¬ 
po es gris. La hembra se diferencia porque carece de 
aquellas plumas y es toda gris. 

El ñandú es muy valiente, contrariamente a lo que se 
dice que esconde la cabeza entre el pasto o la tierra al 
advertir un peligro. No hace lo que el avestruz, tal co¬ 
mo afirma el dicho; si ve venir a un animal o a una per¬ 
sona en dirección a su cría, los enfrenta sin titubear. 

En cuanto a velocidad en la carrera, no le va en zaga 
a su congénere africano. Es el más veloz de los habitan¬ 
tes de la pampa. 



Mapa de África en el que 
aparece la zona en que 
se encuentran avestru¬ 
ces pintada de color ana¬ 
ranjado. 




315 
























LOS GRANDES GENIOS Y SUS OBRAS 


La velocidad de 
la luz era muy 
dilicil de probar 
en la Tierra. ya 
que ella se 
desplaza a 
grandes 

veleidades y en 
línea recia. 

En 1670, el 
astrónomo 
danés Qlat 
Roemer pudo 
calcular la 
velocidad de la 
luz mientras 
estudiaba los 
eclipses de uno 
de los satélites 
de Júpiter Asi 
determinó que 
la velocidad era 
de 3ÜD.ÜD0 
kilómetros por 
segundo. 
Foueeult y 
Ftzeau lograron 
resultados 
semejantes en 
espacios más 
reducidos. 


LOS QUE MIDIERON LA 
VELOCIDAD DE LA LUZ 


En ia loto número 1 vemos el aparato construido por FoucauLt 
en iasi para demostrar la rotación de i a Hería, 
el que le dio gran popularidad. 


En IS49, Pizcan. con un método 
ingenioso, logró medir la veloci¬ 
dad de la luz. Envió un rayo Lu¬ 
minoso por en [re los dientes tic¬ 
una rueda dentada que giraba a 
Km ti velocidad, de modo que 
aquél se reflejaba en un espeju y 
volvía hacia la rueda, Fizeau ins¬ 
taló la lente de observación, la 
fuente luminosa, la lámina semi- 


En 1850, Foucault ideó un método que permi¬ 
te medir la velocidad de la luz en el reducido 
espacio de uny habitación. La idea se basé en 
enviar un rayo de luz liada un espejo giratorio 
haciéndolo atravesar una lámina de vidrio se¬ 
mitransparente. Conociendo el número de 
vueltas por segundo del espejo, podría deter¬ 
minarse d tiempo que emplea en reemplazar 
una cara con otra y, en consecuencia, e! que 
ha necesitado la luz para efectuar su viaje. 

Los trubajos 
de Koenier, Pi¬ 
zcan y Fou¬ 
cault fueron 
perfecciona¬ 
dos por Alber¬ 
to Michelson 
(1878-1913). 

dedicó 


EXPERIENCIA 
DE FfZEAU 


EXPERIENCIA DE FOUCAULT 


Foco luminoso 


" tÍ i m =-*■ 05 nombres de León Fcucauft |1fll 9 
MSI^ 18Sa * 9 m P ám ° RlS9U H 819-1696), 
'¡^T?juj ambos lisíeos franceses, están unidos 
: por sus trabajos para lograr establecer 
la velocidad de la luz. Fízaau pertenecía a una 
familia de holgada posición y desde joven se 
dedicó a \a fotografía. FoucauH también se in¬ 
teresaba en ella y esto determinó la amistad 
óe ambos. En 1845obtuviéronla primera Imagen 
del Sol, que lúe el origen de la fotografía as¬ 
tronómica y que debía tomar re pide mente un de¬ 
senvolvimiento considerable- Junios trabajaron 
en oíros fenómenos de la íuz (como la polariza¬ 
ción), pero lo más importante es que con méto¬ 
dos diferentes probaron en la Tierna la velocidad 
de la luz. 


Rueda dentada 


Espejo cóneavp 


Foco luminoso 


transparente y la rueda denta¬ 
da en la azotea de su casa, en Pa¬ 
rís, y el espejo en el barrio de 
M o ritman re, a una distancia de 
8 ,b 33 m. Las distintas observa¬ 
ciones le permitieron obtener ci¬ 
fras. cercanas a los 300.000 kiló¬ 
metros por segundo. 


quien 
su vida a medir 
con mayor pre¬ 
cisión ta veloci¬ 
dad de la luz. 


Observador 


Espejo 

semitransparente 





OH 

Wm^^! 

\ 

■J fc f a i L kj - Í7T * 

r.: i@Li 

rr 

— ii 









- 1 * ! ¡» J§f\ m - 

- tí 

T"|pM • A * 





































La historia nos enseñe 
que los juegos y deportes que 
conocemos provienen 
del desarrollo de actividades 
que el hombre realizó 
sin pensar que se convertirían 
en sus pasatiempos 
y atracciones favoritos. 
Algunos de esos juegos 
han caído en desuso, es decir, 
ya no se practican, 
pero otros sL O, mejor, tienen 
todavía relación directa 
con tos actuales, 
en especial por los elementos 
usados. 


Cl origen Íjp los fuegos V beportetf 

Hoá juegos be pelota 


QR ahora hablaremos de "juegos" 
respigando un poco el origen lúdico 
("perteneciente o relativo a los juegos, 
o de su naturaleza") de lo que hoy co¬ 
nocemos como "deportes". Heñios visto que los 
juegos de pelota tuvieron un origen religio- 
50 , También recordamos que erar los más di' 
fundidos en todo el mundo* muy especialmente, 
y coto o es bien subido, el fútbol, que en la gran 
mayoría de los países es el deporte más popu¬ 
lar* inclusive bastante arraigado en las naciones 
más jóvenes. 

LOS JUEGOS t>E PELOTA 

En la mayoría de los países* cl basquetbol y el 
rugby siguen en importancia ai fútbol entre los 
deportes cuyo único demento es cl balón, aunque 
no debemos olvidar d vólcibo! como actividad 
competitiva en sí y muy especialmente como re¬ 
creación e, inclusive, como actividad complemen¬ 
taria y de entrenamiento para Los otros tres jue¬ 
gos citados anteriormente. 

La pelota al cesto, de práctica bastante difun¬ 
dida entre el alumnado de escuelas y en clubs, y cl 
handbol también debe incluirse en este grupo de 
juegos de pelota, asi corno Jas bochas, muy popu¬ 
lar en la Argentina, y el muy británico juego de 
bolos practicado en todas las edades. 

El lanía miento de la bala, una de las tradicio¬ 
nales especialidades del atletismo* es* sin duda, 
una de las variantes competitivas que deben in- 

316 



corporarst: á esta clasificación, aunque no haya 
adversarios directos y se convierta así en una con¬ 
frontación de las llamadas mensurables y que 
también ocuparán nuestra atención cuando llegue 
el momento de hacer referencia a las diferentes 
maneras de definir con exactitud los resultados de 
las justas deportivas. 

Dos actividades esencialmente autóctonas en 
sus respectivos paises también caben en este capi¬ 
tulo: el fútbol norteamericano, más parecido al 
rugby que ai fútbol, pero muy diferente de am¬ 
bos, de enorme difusión en Estados Unidos, j el 
pato* quizá no un juego de peLota en sentido es¬ 
tricto, ya que el elemento que se emplea tiene asas 
y es un deporte argentino por excelencia. 

Y si tratamos de resumir y enumerar los jue¬ 
gos más difundidos de pelota, no podemos de¬ 
jar de citar uno de los entretenimientos más que^ 
ridos por los niño?: lo que comúnmente llama¬ 
mos "jugar a las canicas" y con el que todos al¬ 
guna vez pasamos ralos imborrables. Asimismo, 
la pelota es una compañera inseparable de las ni¬ 
ñas desde edad temprana. Con ella realizan pro¬ 
digiosas pruebas. Las alternativas son muchas y 
variadas, perú recordamos principalmente los 
juegos competitivos en los que se uta liza una pa¬ 
red para arrojarla con energía, Por lo general, 
con la acción de hacer saltar la pelota se entonan 
cantos, rítmicos, y el equilibrio, La precisión y la 
destreza que se ponen de manifiesto son realmen¬ 
te notables. 



O 



Hay variantes en esta clasificación, inclusiveac- 
ti* idades menores y difundidas sólo en algunas na¬ 
ciones y más aún en regiones de ciertos países que 
harían demasiado extensa la enumeración. De allí 
que pasemos inmediatamente a la más importante 
actividad deportiva que se juega con pelota, pero 
en el aguate! watcrpolo* curiosísima combinación 
en sus aspectos técnicos, tácheos > reglamentarios 
de muy diversos juegos que se practican fuera del 
agua, aunque Su pariente más cercano es* sin lugar 
a dudas, d handbol de salón. 

LOS JUEGOS DE PALO Y PELOTA 

Aquí nos encomiamos con una es tensa gama de 
especia] ida des, que tienen todas como común de¬ 
nominador un palo con diferentes mudifieacio- 



Los deportes nacidos a 
Cdcíiiénzos úé la 
civilización seguirán 
practicándose y 
perleGcionándc-se en al 
futuro. 



nes, matices y formas, y una pelota también en 
múltiples formas y tamaños. Tampoco en este ca¬ 
so, codas se desarrollan depilándose en tierra. 

Quizás el más primitivo, por su origen y no por 
su actual grado de desenvolvimiento, sea el hóckey 
sobre césped, tácticamente muy parecido al fútbol 
—y aquí encontramos una de las más interesantes 
coincidencias de que hablábamos antes— v con 
do* modalidades bastante menos cercanas de lo 
que supone d hecho de que también te las denomi¬ 
ne h óckéy L .obr e pal t oes y so bre hielo. est os dos, si * 
bastante similares entre ellos. 

El tenis —con su derivado— es, junto con el goll, 
el más difundido de los juegos de palo y pelota en 
todo cl mundo, y quizá* cl factor más importante 
común a ambos sea La precisión —consecuencia di¬ 
recta del imprescindible nivel de concentración— 
que se necesita para esto* dos deportes. 

Otro de los juegos de este tipo bien conocidos es 
la pelota a paleta, que, a su vez, desde cl punto de 
vista institucional, presenta varias modalidades, 
algunas de ellas con sustanciales diferencias en los 
elementos de juego* como la cesta-punta, cl sarc, 
cl squash, la pelóla vasca, la pelota a mano —que 
casi podría incluirse en la clasificación anterior de 
los juegos de pelota — y algunos más* 

\1\ criquet, tradicional istmo depone de verano 
para los británicos, es t sin lugar a dudas, un lejano 
precursor dd béisbol* lan popular en los Estados 
Unidos de Norteamérica i en varios países centro 
y sudamericanos. El bowting, por su parte, se con¬ 
vierte en nuestra clasificación en un término me¬ 
dio en t re los juegos de pelot a y los de pa lo y pelota. 

Y así* enumerando, consultando y recordando* 
nos encontramos con otro de tos entretenimientos 
escolares que los mayores evocamos con cariño: el 
boliche, ahora muy poco difundido entre los niños. 

Ti] polo es, probablemente, una variante ecues¬ 
tre del hockey sobre césped si nos atenemos a sus 
probables, orígenes: India, Pakistán o China. Sin 
mucho éxito como depone organizado* pero si vᬠ
lido como práctica o entreten i miento, especial- 
mente cuando no hay caballos ni grandes espacios 
disponibles, el polo se puede jugar a pie* en bicicle¬ 
ta y hasta sobre patines. 

Y tal como sucedía con los juegos de pelota, en 
la medida i n que dej amos al i a* 1 a en urn crac i ón d e 
las especi ali dades m ás conoc í das nos e i icont ram os 
con otras de menor difusión o que aparecen sim¬ 
plemente como variantes de las principales. Sin 
embargo, cICróCQúei. por ejemplo, típico luego de 
jardín y de Origen británico, tiene fisonomía pro¬ 
pia, igual que el badmmgton, aunque éste reco¬ 
nozca al tenis como su antecesor. Algo similar su¬ 
cede con el tenis de mesa, practicado en todo el 
mundo por entusiastas de todas las edades y de 
ambos sexos y que* pese a *u nombre, tiene sólo al¬ 
gunos, aspectos regí a mema ríos en común con d Le- 
niv. siendo su técnica muy distinta. 

Pero esta clasificación ajuega un elentemo más 
a quienes se i nt e resa n en 1 a s acii v i dades de por! i v as 
en general. Se han dado muchos casos de personas 
especia Intente dotadas para más de una especiali¬ 
dad, pero es bastante común que quien muestra 
destreza y capacidad para alguno de los juegos de 
pato y pelota, generalmente resulta un precoz 
aprendiz de cualesquiera de los otros juegos que 
corresponden a esa clasificación. 



319 















STO sucedió a fines del siglo pasado. Un mi¬ 
llonario norteamericano tenia la costumbre 
de utilizar siempre el mismo carruaje al diri¬ 
girse a sus actividades diarias, AI pagarle al 
cochero el importe del viaje le daba apenas unos cénti¬ 
mos de propina. En cambio, el hijo era sumamente dadi¬ 
voso cuando recurría a sus servicios. Estas actitudes tan 
disímiles llamaron la atención del cochero, Quien consi¬ 



deraba al padre de una tacañería extrema, Y un día, sin 
poder contenerse, le dijo al millonario: 

— ¿Cómo puede ser? Usted deja en mis manos unas 
pocas monedas, mientras que su hijo me recompensa 
con holgura. 

El otro le replicó sin inmutarse: 

— ¡Qué hazaña! Él tiene un padre millonario y yo 

no. 


320 






























íftctor Hugo: 

Wn coloco 
be laá letras 

L nombre de Víctor Hugo ocupa, en la lite¬ 
ratura, tocio el siglo XIX. Poesía y prosa, 
teatro y novela, historia y filosofía, polémi¬ 
ca literaria y política, no hubo género que 
no engrandeciera con su talento. Con razón es conside¬ 
rado un verdadero coloso de las letras. Nació el 26 de 
febrero de 1802 en Besanzón, Francia. Por los viajes 
del padre, militar de carrera, ¡a madre y sus hijos (Hu¬ 
go era el tercero) debieron instalarse en París. Pero ha¬ 
cia 1807 la familia se reunió en Italia, y el futuro escri¬ 
tor conoció Parma, Roma y Ñapóles. Las *'vacacio¬ 
nes’% sin embargo, duraron poco, y la madre y ellos 
volvieron a la ciudad de París. 

Su padrino, el general Lahorie, le inició en el estudio 
del latín. La casualidad quiso que por ese tiempo cono¬ 
ciera a la niña Adela Foucher, de quien se enamoró 
precozmente. Ni el latín ni los sentimientos amorosos 
estaban destinados a perdurar, porque otra vez el padre 
les llamó a su lado y la familia obedeció. 

LA EXPERIENCIA ESPAÑOLA 

Convertido en mariscal de campo y en un personaje 
de la corte de José Bonaparte, en Madrid, el militar les 
convocó en la capital española* Allá fueron madre e hi¬ 
jos, y Hugo conoció entonces Burgos, Valladolid y Se- 
govia. Le causó tanta impresión el nombre sonoro del 
pueblo de Ernán i, que lo recordó mucho después para 
título de una de sus obras. 

La estancia en España duró poco porque los aconte¬ 
cimientos políticos se precipitaron. Corría el año 1812 y 
tos españoles reaccionaban ante la invasión napoleóni¬ 
ca. Convenía retornar a París, 

La señora Hugo creía que los niños podían leer lodos 
los libros, y en su casa daba a leer a los suyos, en primer 

El nombre de Víctor Hugo está indisolublemente unido 
a la literatura del siglo XIX, de la que fue 
una de las principales figuras. La caricatura de 
abajo lo representa cabalgando un pegaso romántico 
y llevando tras de sí a otros escritores. 










Monumento a 
Víctor Hugo, 
obra de 
Augusto Ftodln. 
EJ escultor 
representó al 
poeta gomo una 
antigüe deidad 
sacudiendo veces 
que le revean 
secretos de 
a naiurilez'i 



término, los libros que ella leería después, según d con¬ 
sejo de los pequeños. Fue por esta razón que Víctor co- 
noció en plena infancia a autores, tomo Rousseau, l>i- 
derot y Voitairc. 

EL “NIÑO SUBLIME" 

El padre encontró poco .seria la educación que se da¬ 
ba a sus hijos y los confió al pensionado Cordier. don¬ 
de a Víctor se te despertó el desea de versificar. Lo Híl¬ 
ela tan bien, que la propia Academia de París le otorgó 
una mención en un concurso, no pudiéndole dar ct pre¬ 
mio porque tenia quince afios. 

De esa época datan trabajos como “Inés de Castrn", 
melodrama en tres actos, y el titula de “Njóo sublime 1 ’ 
con que el público empegó a conocerle a poco de que ít 
difundieran sus poemas entre el gran público, 

En 1BJ9, su hermano Abel fundó el periódico - J El 
Conservador Literario", En él, Hugo dio n conocer 



"Nuesira Señora do 
Paria" {más eoftacÉda 
como "B jorobado de 
Nuestra Señora da 
Parla"! es una novela 

íJüfKte fflVlVB 
admirad ementa la 
época medieval, con 
sus costumbres y 
supersticiones La obra 
apareció en 18&?, v 
entra sus personajes 
destacan el d&Fonma 
Quasimodo y ía Joven 
Esmeralda, 


aquellos trabajos juveniles y se inició en el periodismo. 
Tuvo oportunidad de conocer entonces a escritores ma¬ 
yores, como Lamartine, Vigny y Lomenrais. Feró lo 
más importante de esa época fue, tal vez, que su amor 
peí! Adela Foucher (a la que seguía viendo] se convirtió 
en pasión >■ la pidió a sus padres como esposa. Listos tío 
accedieron porque Víctor Huga era pübrt. 

LA LUCHA DEL POETA 

Comenzó, con esa negativa, una ludia muy dura pa- 
ru el poeta, quien, sin embargo, al poco tiempo, consi¬ 
guió afirmar su personalidad >■ conquistar fortuna. An- 


i, 


tc£¡ pasó hambre y padeció el dolor de perder a su ma¬ 
dre. Pero la publicación de sus “Odas y poesías diver- 
sos", en IÍ122, le valió una pensión de Luis XV] it, de 
mil francos, elevada luego a dos mil. Entonces, pudo 
casarse con Adda y proseguir mi carrera literaria sin ¡n- 
ten u pelones. 

En LE23 publicó la novela “Han de blandía" y fun¬ 
dó el diario "Musa Francesa”, donde publicaron los 
escritores del primer grupo romántico reunidos en el 
Cenénih- Ln Ilí2ft Ulna conocer "Bug-Jargal' 1 ', episu- 
dio de la revolución de Santo Domingo en E79J, e in¬ 
mediatamente publicó las “Baladas” tque aparecieron 
CQ11 una reedición de las "Odas"), 

ABANDERADO DEL ROMANTICISMO 

Fue Sil nffligo el critico Sainte-Bt-uve quien le acercó 
a escritures franceses del pasado que ie convirtieron en 
el abanderado del Romanticismo. Este movimiento li¬ 
terario. vasta y profundo en sus alcances, no habla en¬ 
contrado todavía su raHcstro. O mejor, ni, !lj> había qn- 
ccmirado: era Víctor Hugo. 




"Cromwjd!:', oOro dramática flo la que so rotería ai dictador inglés, 
lúe eserila en 1S2T y contenia .in. pretaclo donde só exponían 
bríllqr-temente tos Ideales de la literatura romAnlIce. 






















Escena de la nóvete “El último dia de un condenado 1 ’ 

(arriba) y, en el centro* 

escena de “La corte de los milagros”* 

dos de sus obra famosas. 

Abajo: Un antiguo grabado que muestra las exequias de su 
hijo Carlos* muerto en 1871. 

Víctor Hugo falleció en 1882* 
y sus funerales 

constituyeron una verdadera apoteosis. 

En 1827, el poeta publicó el famoso “Prefacio a 
Cromwell”, defensa del nuevo modo de concebir el ar¬ 
le, liberado de las normas clásicas, y el drama del mis¬ 
mo nombre, a manera de ejemplo de ¡a teoría. La re¬ 
presentación de “CromweH” fue un estruendoso fraca¬ 
so, pero el brillante “Prefacio'’ constituyó d manifies¬ 
to de los románticos. 

Tratándose de Hugo no había que esperar que los 
fracasos le amilanaran. Se desquitó con el éxito de un 
nuevo libro de poemas, “Las Orientales'’, y otra obra 
de teatro, “Marión Delorme”, que no pudo estrenarse 
porque la censura la juzgó imprudente para la figura 
del rey de la restauración borbónica. 

El poeta escribió, en setiembre de 1829, el nuevo dra¬ 
ma “Hernam”, que, estrenado meses después* desenca¬ 
denó una batalla entre clásicos y románticos y dio d 
triunfo definitivo a estos últimos. Prosiguiendo con sus 
publicaciones, en 1831 editó la novela histórica “Nuestra 
Señora de París”, hoy inseparable de su nombre. Por 
esos años, también, reunió en tomo suyo a un nuevo Ce¬ 
náculo * En cuanto a la escena, estrenó su obra prohibida 
y “Lucrecia Borgía”, “María Tudor”, “Angelo’% 
“Ruy Blas” y “Los Burgraves”. En poesía dio a cono¬ 
cer “Hojas de otoño”, “Los cantos dd crepúsculo”, 
“Las voces interiores” y “Las luces y las sombras”. 

Era padre de cuatro hijos: Leopoldina (que murió 
trágicamente), Carlos Víctor, Francisco Víctor y 
Adela. La Academia Francesa le habia elegido miem¬ 
bro en 184L 

EL EXILIO Y LA GLORIA 

Hugo no era solamente hombre de pensamiento sino 
también de acción* Electo diputado, sus ataques a Na¬ 
poleón Eli (a quien apodaba “el Pequeño”) le valieron 
el exilio en 1851, en Bruselas, Bélgica, primero, y luego 
en la isla de Jersey y en Guernesey. Allí escribió sus 
grandes libros de poemas, “Los castigos”, “Las con¬ 
templaciones” y “La leyenda de los siglos”, y asimis¬ 
mo dio a conocer la más ambiciosa de sus novelas, 
“Los miserables”, vasto cuadro en el que pretendió re¬ 
tratar a todos los que sufren toda clase de injusticias. 

Volvió a París después de diecisiete años y, electo di¬ 
putado otra vez, publicó, entre otros trabajos, la se¬ 
gunda parte de “La leyenda de los siglos” y su deliciosa 
obra, en la que volcó su experiencia: “El arte de ser 
abuelo”* 

Después que su leatro fuera revalorado con estrenos 
unánimemente bien recibidos por la crítica y el público, 
y de que la gran actriz Sarah Bernhardt le ofreciera una 
palma de oro en la Comedía Francesa, en una noche 
memorable, habiendo sido elegido también delegado 
senatorial por el Sena, falleció el 8 de enero de 1882. 
Sus funerales constituyeron en París una verdadera 
apoteosis, Los restos fueron expuestos en un catafalco 
debajo del Arco del Triunfo, y el féretro fue llevado al 
otro día —tal como lo pidió en su testamenta— en el 
coche fúnebre de ios pobres al Panteón* 


324 












































Hay numerosas palabras incorporadas al lenguaje 
cotidiano que tuvieron raros orígenes o que provienen 
de distintos hechos y circunstancias muchas veces 


curiosas. He aquí algunas de ellas 


PALADÍN 

El nombre proviene del latín “palati- 
ñus”, que significa palacio. La historia 
narra que así fueron llamados los caba¬ 
lleros del séquito de Carlomagno, empe¬ 
rador de los francos (742-814), que vi¬ 
vían en palacio. Estos caballeros se dis¬ 
tinguieron por sus hazañas y se les consi¬ 
deraba como modelo de cortesía y valor. 
Según los cantares de gesta —poesía po¬ 
pular que refería hechos de personajes 
históricos o tradicionales—, el empera¬ 
dor tuvo doce paladines, en los cuales 
confiaba ciegamente. Con el andar del 
tiempo y por extensión de su significado, 
se dio este nombre a todo aquel que era 
considerado héroe caballeresco. 


JIRAFA 

En el Corán, libro sagrado de los mu¬ 
sulmanes, se la llamaba “zerafe”, que 
quería decir la amable. El término cam¬ 
bió luego en “zarafa”, la mansa, y de allí 
derivó al castellano jirafa. Este mamífe¬ 
ro rumiante vive en algunas zonas de 
África, preferentemente en los lugares 
cubiertos por hierbas y donde hay árbo¬ 
les de cierta altura, para poder alimentar¬ 
se cómodamente con sus hojas. Es el ani¬ 
mal más alto que existe; algunos ejem¬ 
plares pueden llegar a medir hasta seis 
metros de altura. 







































Haá quemaburaá áoiareó 




N los días cálidos del verano es muy 
agradable tomar Sol, pero esto debe 
hacerse con precaución para evitar las 
M quemaduras solares. La necesidad de 
tomar un descanso en el trabajo lleva a mucha 
gente hacia las playas * donde se puede respirar el 
puro y vivifícame aire marino, descansar los ner¬ 
vios pescando, tonificar el cuerpo nadando y ju¬ 
gando en la arena y también adquirir un saluda¬ 
ble color bronceado que ha significado mía buena 
dosis de vitamina D, fabricada en la piel a través 
de una paciente exposición a los rayos solares. 

Pero he aquí el peligro, pues la excesiva e in¬ 
tempestiva exposición al Sol es causa común de 
molestas quemaduras solares. 


LA QUEMADURA SOLAR 

En general el excesivo tiempo de permanencia 
al Sol, para una persona no habituada» con el 
agravante de exponer amplías superficies corpo¬ 
rales dejadas al descubierto por los bañadores 
modernos, puede provocar extensas quemaduras» 
Si bien éstas son sólo de primer grado, con enro¬ 
jecimiento y ardor, o de segundo grado, con apa¬ 
rición de ampollas, lo importante es la gran su¬ 


perficie que abarcan; por ello se acompañan de 
síntomas generales, como fiebre» insomnio, ardor 
en la piel, a veces dolor de cabeza, náuseas y vó¬ 
mitos, pérdida de apetito y sed intensa. 

En los casos graves, con pérdida abundante de 
líquidos por la sudoración, el accidentado puede 
sentirse muy desganado y presentarse pálido, su¬ 
doroso, con pulso arterial muy rápido, apenas 
perceptible, y descenso de la tensión arterial. 

NO SIEMPRE ES ÚTIL TOMAR SOL 

A veces es verdaderamente contraproducente 
tomar SoL Por ejemplo, la piel de los bebés 
menores de tres años, que es muy delicada, no 
se broncea sino con lentitud y su superficie es 
proporcionalmente mayor que la del adulto, con 
lo que aumenta la gravedad de la posible que¬ 
madura. 

Tampoco es conveniente exponerse al Sol sí se 
está bajo tratamiento médico y tomando me¬ 
dicinas» como las tetracielinas, sulfamidas, et¬ 
cétera, pues sensibilizan la piel de manera tal 
que la quemadura es más profunda y sigue un 
curso más prolongado con menor tiempo de ex¬ 
posición solar. 


326 





















LO QUE NO SE DEBE HACER 




1) Ponerse a dormir en la playa\ 

2) Exponerse muchas horas al Sol el primer día. 

3) Beber bebidas alcohólicas, ya que por la vaso- 
dilatación que provocan aumenta la sudoración y 
la deshidratación. 

4) Exponer la cabeza y los ojos ai Sol t pues pue¬ 
de provocar cuadro meníngeo, conjuntivitis mo¬ 
lesta y ceguera transitoria. 

5) Secarse al Sol el agua de baño. 

6) No usar cremas protectoras. 

7) Untarse con productos desconocidos la piel 
ya irritada. 

8) Exponerse al Sol mientras se toman medica¬ 
mentos. 

9) Recortar completamente la piel de las ampo¬ 
llas, pues pueden dejar cicatrices feas. 






LO QUE SE DEBE HACER 

1) No acostarse a dormir o a charlar balo los 
rayos solares. 

2) Usar sombrero fresco, con visera o de alas 
anchas, para proteger la vista y la cabeza. 

3) Beber suficiente cantidad de agua; en es¬ 
pecial caldos, por su contenido en sal que fija 
mejor el agua en los tejidos. 

4) Cubrir la piel con alguna crema protectora 
antes de exponerse al Sol. 

5} Después del baño secarse bien con toalla 
y no al Sol. Ésta es una situación en extremo 
peligrosa, pues la sal depositada sobre la piel 
la sensibiliza. 

6) SI hay enrojecimiento notable, untar el 
cuerpo con linimento óleo calcáreo o algún 
gel anestésico. 

7) Si hay ampollas se deben punzar con agu¬ 
ja esterilizada, para drenar el líquido y dejarla 
cubierta protectora de la piel, que se renovará 
en la base. 

8} Tomar Sol metódicamente y en tiempos 
crecientes, desde cinco minutos el primer día 
y aumentar un minuto diario. 

9) Evitar el Sol del mediodía. 





























la tena? lurlja entre 
las estrellas be mar p las ostras 


Todos los animales se enfrentan, diariamente, con 
el problema de asegurarse el sustento* Para algunos 
no resulta muy complicado, pues alimentarse de 
hierbas no requiere gran esfuerzo de búsqueda, 
ya que los vegetales crecen en casi todas partes. 



ÍJJr presas, 
B c*ryat:if 


ERO a los animales carnívoros no 
siempre les. es dado conseguí; sus 
Éstas, pür instinto de con¬ 
servación, despliegan todas las ha 


hilidadcs estratégicas con que las dotó la na- 
turaleyui para defenderse. He aquí cómo se 



establecen muy curiosas relaciones entre los 
predadores {cazadores) y las presas. Esta lu- 
cha es continua y tena/.,, pues la naturaleza 
preve que ante cada nueva adaptación de un 
predador corresponda otra por pane de su 
victima, y viceversa. 

Los océanos son escenario de un curioso 
combate, en el que triunfa el más fuerte y 
persistente. El predador es 3a estrella marina; 
su presa, la ostra. Como ambas protagonis¬ 
tas del duelo se El alian excelente memo equi¬ 
padas para e! enfrentamiento, el 
Fesuhado de éste se hace impre¬ 
decible. 


MUCHOS PEES HIDRÁULICOS 

Las estrellas marinas pertene¬ 
cen a los equinodermos, cuyos 
miembros son de hábitat exclu¬ 
sivamente marino. Por su es¬ 
tructura morfológica han sido 


objeto de interesantes estudios, Deben su 
nombre a La singular forma que poseen, Ca¬ 
da uno de sus cinco brazos contiene, en su 
parte ventral» una larga hendidura de la que 
emergen, formando hileras, un gran número 
de pieeceiios transparentes. En su cara ven¬ 
tral se halla la boca. 

Todo d cuerpo de la estrella de mar está 
cubierto por una serie de placas calcáreas de- 
nominadas osículo, que se encuentra por de- 
bajo de la piel. 

Dicha estructura, como si fuera un esque¬ 
leto. es 3a que mantiene la lan característica 
forma de las estrellas marinas* 

Pero, sin dudas, lo más curioso de su ana¬ 
tomía lo constituye el sistema muscular acui- 
fero T estructura dé locomoción que se halla 
en d interior del animal. Está compuesto por 
un artillo central o canal anular que rodea el 
tubo digestivo cerca de la boca, Dd anillo 
parte —hacia La hendidura de cada brazo— 
una prolongación que se denomina canal ra¬ 
dial. Cada uno de estos canales es base para 
la inserción de pequeñas vesi culi ras transpa¬ 
rentes, los ya mencionados piecedtos. Los 
mismos se ponen turgentes a voluntad debi¬ 
do a 3a presión hidráulica. Todo d sistema 
vascular acu i tero es cerrado y, por diferencia 
de presiones hidráulicas» se produce el movi¬ 
miento de 3os piececiios que facilita el despla¬ 
zamiento del animal. 

LA GRAN FUERZA DE LA OSTRA 

Las ostras,, almejas y mejillones pertenecen 


a la clase de los bivalvos. La característica 
anatómica común a todos dios es la de tener 
el cuerpo encerrado entre dos valvas. Ambas 
se pueden abrir o cerrar gracias a la ayuda de 
poderosos y eficientes músculos que las unen 
entre si- 

Algunas especies de ostras producen, en e! 
interior de su cuerpo, formaciones nacaradas 
que constituyen las tan preciadas perlas, For 
lo general viven sobre los fondos de las plata¬ 
formas marinas, donde suelen ser presas de 
las voraces estrellas marinas. 

FUERZA CONTRA FUERZA 

La estrella de mar se acerca sigilosamente a 
una ostra que se halla sobre el fondo marino, 
filtrando el plancton que le sirve de alimento. 
Antes de la mínima reacción dei bivalvo, la 
estrella lo envuelve con sus brazos. Uno iras 
otro, los pequeños pies se van adosando a los 
bordes de tas valvas y las presionan para 
abrirlas. Aun logrando una pequeña hendi¬ 
dura, la estrella introducirá en ella su estó¬ 
mago,. que tiene la particularidad de poder 
proyectarse hacia afuera. Las enzimas que 
segrega comenzarán a atacar y digerir el inte¬ 
rior carnoso de la ostra. Fot eso, el bivalvo 
debe resistir y mantener fuertemente apren¬ 
das las valvas gracias a sus poderosos múscu¬ 
los. Como vemos, la ostra está preparada, 
pues gracias a sus músculos opondrá re si üt en- 
da a la fuerza hidráulica de la eslrelia, 
¿Quién ganará la contienda? La que logre re¬ 
sistir más tiempo. 



Lrd'j ostras son ol piato 
preterida ue \a estrella 
Ja mar. Para comerlos, 

esLa poní! ttó iiijriiTLú'ilíJ 

loba su astucia y su 
lu&raa. Con sus 
potentes trazos 
empieza a tirar an las 
valvas hasta que logia 
abrirías, saca necia ei 
exterior su estomago y 
ló IntfotJuee entre las 
valvas, en i ante que icjs 
jugos díytisttvOS 
reamen su tarea ha3i9 
qufl naya concluido U 
comida 



% 


■nfl! 

Ltl 

Ht&Lf* 

’vs j 















* 




. 


En el jardín 
del 

monasterio 
de Brünn, 
Mendel 
realizó 
pacientes 
experimentos 
con plantas 
de guisantes. 
El naturalista 
austríaco 
suponía que 
en ios 
organismos 
vivos había 
algo que 
pasaba de 
padres a 
hijos. 

Más tarde, 
que ese 
algo estaba 
en los 

cromosomas 
del núcleo 
de las 
células. 







FLOR 

ROJA 


ROSADA 


FLOR 

BLANCA 


En algunos vegetales, como el dondiego de noche, 
zar plantas de flores rojas con otras blancas obtuve , 
tas de flores rosadas. Sucesivas experiencias le permitió- 
ron formular ieyes relativas a 3a herencia. 


FLOR 


330 


























LOS GRANDES GENIOS Y SUS OBRAS 


Suavi Gregorio JHeniiel 


EL DESCUBRIDOR DE LA GENÉTICA 


Para realizar sus experiencias, Mendet cruzó una variedad 
de plantas de guisantes altas con otras bajas. Según pue¬ 
de observarse en el dibujo, todos los tallos de la primera 
generación eran altos. Esto es así porque, aunque cada 
planta hereda los genes característicos de la variedad alta 
y de la baja, los que predominan son los de la alta. Sin em¬ 
bargo, en la segunda generación casi una cuarta parte de 
los tallos heredan exclusivamente el gen característico de 
la variedad baja, o sea que ésta reaparece en uno de cada 
cuatro casos. 


Los científicos realizaron experiencias también con conejos. En 
los de raza himalaya observaron que el gen determinante del color 
oscuro en el pelaje sólo se activa a baja temperatura. Es por eso 
que el pelaje se oscurece en ios lugares del cuerpo que soportan 
más el frío. 


UAN GREGORIO M EN DEL, religioso 
y botánico austríaco (1822-1084), in¬ 
gresó muy joven en la Orden de los 
Agustinos y llegó a ser prior del mo¬ 
nasterio de Brünn, en cuyo jardín desarrolló ex¬ 
perimentos sobre la herencia de las plantas, 
utilizando principalmente guisantes. Con las 
conclusiones que obtuvo elaboró las leyes ge¬ 
néticas que llevan su nombre. En 1866 publicó 
un articulo titulado "Experimentos con plantas 
híbridas”, que puso las bases de la genética 
como ciencia. Sin embargo, su importante tra¬ 
bajo no llamó la atención en ese momento. Mu¬ 
chos años después de su muerte, en 1900, 
otros botánicos que realizaban estudios seme¬ 
jantes encontraron los escritos de Mendel y 
dieron a los experimentos del destacado natu¬ 
ralista la trascendencia que merecían. 














































i V 


/ 


.\W 


4 *r 


y ♦ 


tas píartlaS cumplen 
5.000 millones íte artos 
Los pfirrwm 
ejemplares no se- 
parces a lo quí- 
ocf'riíH¥iwij& llamamos 
planas y eren 
microscópicos, Eneo 
los más antiguos 
vegetales ügumn lo--, 
hetocrios limo suputo), 
plantas cOn vasos O 
tuberías miomas por 
donde circula la savia 
En aqyellíss temólas 
épocas ef mundo era 
rnúrtMonarneniÉ verde, 
pues aún no inatáan 
ipajteitXj las Mures 
que nacieron hace s£k? 
ISO midooos da artos 
(derecha* 






Las plañías con 
flores se 
roproducen por 
semillas, 
erícerfedes en 
los Irnos. 


€n 


el 


perde 


mundo de laá plantas 


MONÓTONAMENTE VERDE 

Pero, ¿cuándo comentaran a desarrollarse los pkh- 
¡as. terrestres? Aparecieron, según Jos resios de fósiles, 
más aniipúas, hace unos 420 millones de aAos. A lo lar¬ 
go de fes costas y en regiones húmedas de un mapa de 
la Tierra que no podemos precisar, existia una vegeta- 
cüán bien desarrollada hace JWJ millones de anos. Esta¬ 
ba constituida por las llamadas plantas vasculares icón 
'¡ístemas de tuberías internas), que se reproducían por 
esporas microscópicas a falta de flores. Fueron los tic- 
lechas coma árboles y los gigantescas licopodiftceas. 

F.l mundo era monótonamente verde porque tai 
plantas no hablan- "inventado r " ios colore* de los pé¬ 
salas de las nares 


El primos 
vegetal 
con tallo 
verdadero y 
diferenciado 
fue al 

psMqphltpn. 


AS plantas terrestres es ¡sien desde hace mi¬ 
llones de afios, Pero sólo cuando el JtOíiibrc 
del periodo neo-lilico, en el Oriente Medio, 
descubrió hace tirios 10.000 aftos ciertos 
hierbas que podía cosechar. y plantó su 1 - semillas, sólo 
entonces se dio el primer paso para su conocimiento. A 
esc saber utilitario siguió uno mfo desinteresado, naL-l- 
da de la curiosidad, y uno y oíro dieron por resultado 
la aparición de la líotónica, ciencia que muchos, mu¬ 
chísimos siglos después ™en d, siglo XVIII, para, ser 
más precisos— comenzaría a ocuparse principalmente 
de caí alagar y nombrar las plantas. 


En los irópicos, la vegetación es muy 
abundante y variada. Por ei número 
de sus individuos, los vogelaies son 
más numerosos que ios anímalas. 


EXPLORADORES BOTANICOS 

Para asomarnos al mundo verde y colorido que nos 
rodea y convertirnos en exploradores botánicos nos 
tosían nuestros sentidos. Todos nuestros sencidos. 
Cuando pasamos junio a una planta, la miramos; pero 
lambién podemos olería (y asi lo hacemos a vc^cv), y 
aun desmenuzarla, sinticniinla al tacto, jy hasta la dic- 
gustamos! 

Carura Ig creencia del peligro de las plantas veneno¬ 
sas hay que decir que muy pocas lo son, y esto en el 
caso de que h- mastiquen y traguen (las vi:! ay, por 
ejemplo), Son. si. amargas, pero esto se coman res- 
la pasando la lengua por el borde de la hoja o tollo cor¬ 
lados para nverigunrla, 

I a menta se reconoce por el olor. Fl anís, por el olor 
y el gusto, lo mismo que el apio, Si se desmenuzan ho¬ 
jas ck cerezo silvestre se compi otará que, transcurrido 
un momento, se huele el tipleo olor de las almendras 
amarga*. olor liheratlo par un proceso químico en la 
hoja. Pero es el sentido de la vista, seguramente, el me¬ 
jor auxiliar. 

LA CLASIFICACIÓN DE LINNEO 

E>e su inteligencia y sus ajos se valió L En neo, d gran 
botánico sueco del siglo XVEll, para legarnos una dasí- 
lícación de los vegetales que todavía utilizamos. Com¬ 
probó que el numero de estambres de una flor es igual 
par.i el mismo tipo de plañía-;. Par ejemplo: loda lien 
de En familia de los narcisos y toda flor de las de la 
Par de 1¡s (amarilidáceas) posee» seis estambres, y to¬ 
da flor de las tic In ramilla de la verbena (verbenáceas), 
cuatro, y toda flor de las de la familia di los lirios (iri- 
dáccas), fres. V siempre así. Pero el perspicaz, natural¡s- 


Amba: 

pLil L-.LijU ideal 

de la Tierra 
nace unos 
400 millcn&s 
de artos. 
- cuando los 

vegetales 
iniciaron Ja 
conquista (Sol 
suafo el 
abandonar el 
mpr . A !.h 
(Sorocha: El 
bol anteo 
sueco Garios 
Llnneo, que 
efectuó la 
clasificación 
que aún so 
mantiene, 


ia se dio enema en scgmdá que su método de identifica¬ 
ción no era "natural '. Las plantos can el mismo núme¬ 
ro de estambres resuít itban las menos intimamente rela¬ 
cionadas entre si, o al revés. 

Un nuevo ejemplo aclarará lu anterior. La mema, ya 
ciLíL-da, con su fuerte olor, sus hojas opuestas, su ta¬ 
llo cuadrado, su Flor bifehiada y sus cuatro estambres, 
está muy emparentada con k salvia, que compar¬ 
te todas esas características,., ¡y tiene dos es¬ 
tambres 3 

Un modo más natural tri¡ l -1 de clasificar las plantas 
por su ascendencia y desarrollo evolutivo. V éste es el 
sistema generalmente aceptado hoy día, uu fique para la 
descripción cxlcrna y oíros caja curres sigá usándose el 
de Linneo, 















CLASIFICACIÓN DEL 
REINO VEGETAL 

Clasificar las 375.000 especies 
de plantas vivientes es una 
tarea muy compleja y se han 
propuesto diversas 
clasificaciones. La que 
aparece aqui deriva de ia 
creada por Unneo. Las 
criptógamas son plantas sin 
flores y con reproducción 
oculta. A ellas pertenecen las 
taíofítas (bacterias, algas, 
hongos y liqúenes), briofitas 
(musgos) y pteridofitas 
(heléchos). Las fanerógamas o 
plantas con flores comprenden 
250.450 especies. 




[ 


p 

k * 

* i 

y 

i 

fe 

4 



Fanerógamas 


GIMNOSPERMAS Coniferas 


C r í pt ógama s pteripof itas 



BHlOFkTAS 



Hepática 

córnea 


Poiitrichkum 


TALOFITAS 



El cultivo de plantas 
en invernaderos 
permite disponer de 
especies en lugares 
donde no aparecen 
espontán sámente. 


plantas distintas: un alga y un hongo. Constituyan una 
asociación en la cual el alga facilita energía procedente 
de la luz solar para el ‘‘socio 11 que provee alimento mi- 
ñera!. 

PLANTAS CON SEMILLAS 


Los hongos son 
tai ofitas, pues su 
cuerpo o tallo es 
rudimentario y no se lo 
puede dividir en raíz, 
tallo y hojas. Como no 
poseen clorofila, no 
pueden elaborar sus 
propios alimentos. 



A PARTIR DE LAS ALGAS». 

Se da por sentado que las plantas más sencillas pro¬ 
ductoras de oxigeno son las algas. Las hay verde- 
azuladas, organismos diminutos que se desarrollan en 
agua dulce y forman esa espuma verde oscura en los es¬ 
tanques; las hay verdes* de agua dulce y salada, que 
aparecen flotando o adheridas a cualquier materia; las 
hay de color pardo, a las que pertenece el gigante Ma- 
crocystis pynfera, la mayor alga marina que se co¬ 
noce, y las hay, finalmente, rojas, que habitan también 
en el mar. 

Y aquí aparecen seres, como el Volvox\ colonia 
de células verdes flageladas, que son algas pluricelu¬ 
lares, a diferencia de las anteriormente citadas, que 
los zoólogos consideran verdaderos animales y los bo¬ 
tánicos vegetales* 

Los liqúenes constituyen también, como las algas, un 
notable grupo de plantas primitivas. Forman costras de 
color sobre la superficie de las rocas o aparecen recu¬ 
briendo la corteza de los árboles. Son, en verdad, dos 


Al hablar de algas, liqúenes y hongos parece que 
no estuviéramos hablando de plantas o, al menos, de 
lo que emendemos por ellas: árboles, arbustos y 
hierbas. 

Cuando surgieron los heléchos gigantescos a que he¬ 
mos hecho alusión, dijimos que las flores no habían 
aparecido sobre la superficie terrestre. Fue necesario 
que las plantas “comprendieran" que las esporas de 
que se valían para reproducirse eran ineficaces para que 
comenzaran a elaborar ia semilla o recipiente con bue¬ 
na provisión de alimento para la planta joven. Cuándo 
ocurrió esto, no lo sabemos. Pero las primeras plantas 
con semillas que han sobrevivido son las coniferas, que 
estaban tan bien adaptadas a las condiciones de la Tie 
rra con esa “invención", que en sus 300 millones de 
años de existencia apenas si han experimentado cam¬ 
bios en su evolución* 

Tuvieron que transcurrir unos 150 millones de años 
más desde este hecho para que aparecieran las primeras 
fanerógamas o plantas con llores. 


334 



























Fanerógamas 



DJCOT HE DÓNELAS 



dicotiledóneas 



ANGlOSPEñMAS 





Las plantas verdes 
[o sea las que tienen 
clorofila) proveen 
de energía a todos 
los seres vivos 
del planeta. 
No sólo fabrican 
su propio sustento 
sino que alimentan 
a los animales. 


Las coniferas 
fueron las primeras 
plantas que se 
reprodujeron por 
medio de semillas. 
Fueron un triunfo 
de la evolución, 
pues se encuentran 
en gran número 
en diversas 
regiones 
de! planeta. 

Abajo: 

Pifia de abeto. 


LA APARICIÓN OE LA FLOR 

El pino, que es una conifera y nos servirá de ejem¬ 
plo para la transición a la flor, ha elaborado una 
pifia para hacer posible la semilla. La tal pifia no es 
otra cosa que una serie de hojas o brácteas espe¬ 
cializadas» que permiten la fecundación de la ma- 
crospora, que será la futura semilla origen de una 
nueva planta. 

El cambio fundamental se produjo cuando aparecie¬ 
ron en escena los insectos, y las plantas comenzaron a 
desarrollar gran cantidad de flores para atraerlos, ya 


que ellos resultaron decisivos para el acarreo del polen 
y, por tanto» para la fecundación* 

Ya ante las Fanerógamas (insistamos: las que tienen 
flor)» la clasificación atiende al modo en que están co¬ 
locadas las semillas. Si están ocultas, reciben el nombre 
de ginmospermas; si el proceso de reproducción se hace 
visible (flores, polinización» fruto), el de angiospermas. 
Éstas se dividen en dicotiledóneas y monocotiledóneas, 
según la semilla se componga de dos mitades, como en 
la alubia o judía, o se forme una sola masa que almace¬ 
na el alimento, como el arroz. 





¡UNA UNDA MELODÍA 
HACE MÁS ALEGRE EL DÍA! 
































DE LA VIDA MISMA... 


primera actra 




• UBO un tiempo en que a las mujeres 

no les estaba permitido actuar en el 
teatro. Por lo tanto, los personajes 
femeninos eran interpretados por 
hombres más o menos bien disfrazados de 
mujeres. 

Sucedió entonces que en una función de teatro 
muy importante realizada en Inglaterra, a la que 
asistia el propio rey —que en aquella época era 
Carlos II —, la espera del público empezó a alar¬ 
garse tanto y tanto, que e! monarca perdió la pa¬ 


ciencia, juzgándolo como una falta de respeto ha¬ 
cia su augusta persona. Envió, pues, a uno de sus 
acompañantes a averiguar ante el director de la 
compañía qué ocurría y éste, temblando, se apre¬ 
suró a explicar: “Dígale a Su Majestad que la pri¬ 
mera actriz todavía se está afeitando 11 . 

Ei encargado de darle al rey tan insólita res¬ 
puesta, temeroso de la reacción del monarca, res¬ 
piró tranquilo cuando Carlos 11 comenzó a reír de 
buena gana, demostrando que lo ocurrido había 
atemperado su cólera. 


336 







€1 pudo a rutó M apio'n 



El deseo de volar como los 
pájaros nació junio con el hombre, 
pero las dificultades que tuvo que 
vencer antes de que ese deseo 
pudiera hacerse realidad fueron 
enormes. Prueba de esto se tiene con 
sólo comparar el lapso de tiempo 
que hay entre la prehistoria 
y la historia: alcanza unos 
500.000 años, y la aviación 
no ha cumplido aún 100 años. 
En cambio, los progresos 
de la aeronáutica en esta 
centuria son realmente 
fantásticos. En este año 
se cumple el bieentenario 
de la primera 
ascensión en globo. 


L primer problema que fue necesario 
vencer fue el del peso, o sea el de la fuerza 
de gravedad que ejerce la Tierra sobre lo* 
dos los cuerpos y que los impulsa hacia 
día. Por eso, si bien Leonardo de Vinci en el si¬ 
glo XVI habia estudiado el vuelo de las aves y diseña* 
do modelos de máquinas voladoras que él mísrqo uti* 
lizó. las primeras ascensiones se hicieron con cuerpos 
más ligeros que el aire. Nacieron, asi, los globos libres 
o aeróstatos. 


EL PRINCIPIO DE ARQUÍMEDES 

En la ciudad de Siracusa, isla de Sicilia, vivió entre 


los años 287 y 212 antes de Jesucristo el matemático 
y físico Arquímedés, una de las inteligencias más pri¬ 
vilegiadas de todos los tiempos. Se cuenta que Hie- 
rón, tirano de la ciudad, desconfió del joyero a quien 
había entregado una cantidad de oro y plata para que 
le hiciese la corona. Entonces* le pidió a Arquimedes 
que, sin destruir la corona, averiguase si tenía o no la 
Cantidad de Oro debida. 

Mucho le preocupó al sabio el problema propues¬ 
to, cuando, bañándose en una tina, observó que al su¬ 
mergirse en el agua, ésta lo empujaba hacia arriba. 
Entonces, en un chizpazo genial comprendió que po¬ 
día resolver el problema de la corona sumergiéndola 










en el agua. Y loco de alegría salió corriendo por las 
calles de la ciudad gritando: “iEureka! 11 , que significa 
"¡Lo encontré!’ 1 . ¿Qué había descubierto Arquíme- 
des? Nada menos que un principio fundamental que 
se enuncia de la siguiente manera: todo cuerpo su¬ 
mergido en un liquido recibe un empuje de abajo ha¬ 
cia arriba igual al peso del líquido desalojado. Pero 
este principio no se aplica sólo a los líquidos, sino 
también a los gases. Por esta razón se generaliza di¬ 
ciendo que todo cuerpo sumergido en un fluido en 
equilibrio -sea liquido o gas- experimenta, por parte 
de este líquido» un empuje vertical dirigido hacia arri¬ 
ba e igual en medida al peso del fluido cuyo lugar 
ocupa o desaloja. 

¿POR QUÉ ASCIENDE UN GLOBO? 

Teniendo en cuenta el principio de Arquímedes, 
un globo posee una fuerza ascensional que es igual a 
la diferencia entre el peso del aire que desaloja y su 
propio peso. Consta de una envoltura impermeable, 
que se infla con un gas más ligero que el aire -por lo 
general» hidrógeno o helio-, una barquilla para la tri¬ 
pulación y una red que une ambas partes por medio 
de cables. 



Antiguo grabado que 
muestra el globo que el £1 
de noviembre de 1783 llevó 
a los primeros hombres: 

P ti áíre de Roziery el 
marqués d'Arlandes sobre 
Parts, Francia, Desde los 
primeros vuelos, las 
ascensiones en globo 
fueron la sensación de 
Europa y se convirtieron en 
un verdadero espectáculo 
al aire libre. 


Una vez que se sueltan las amarras, el globo se ele¬ 
va hasta una altura de equilibrio cuando d peso det 
aire desplazado es igual a su propio peso: esto resulta 
a causa de que la densidad del aire disminuye a medi¬ 
da que se asciende. 

LA INVENCIÓN DEL GLOBO 
AEROSTÁTICO 

En el siglo XVIII se produjo una gran transforma¬ 
ción política» social y económica en Europa Occiden¬ 
tal» y las condiciones de vida del hombre experimen¬ 
taron un cambio notable. En el campo de las ideas y 
de la investigación se hicieron tales progresos que los 
pensadores afirmaban con optimismo que se encon¬ 
traban en el “siglo de las luces’ 1 . Precisamente a fmes 
del mismo el hombre se elevó en el aire y pudo tener 
una visión absolutamente nueva del planeta. El filó¬ 
sofo de ese siglo Juan Jacobo Rousseau había predi¬ 
cho: k *Nos elevaremos por los aires con la impetuosi¬ 
dad de las águilas 11 . Y fueron los hermanos Montgol- 



fíer los que pudieron realizar lo que hasta entonces 
sólo era fruto de Ea imaginación. 

José Miguel (1740-1810) y Jacobo Esteban (1745- 
1799) Montgolfíer nacieron en Vida Ion lez» Annonay» 
Francia, y desde jóvenes se dedicaron a la fabricación 
de papel. Se dice que una noche de noviembre de 
1782» José Miguel observaba el fuego y cómo de él se 
elevaba una columna de humo. Esto pareció darle la 
solución a un problema que lo acuciaba desde tiempo 
atrás y, sin perder tiempo» construyó un globo de 
seda, lo infló con aire caliente y con enorme satisfac¬ 
ción vio que el mismo se elevaba hasta chocar con el 


globos se hicieron de 
formas muy curiosas, 
como el de Vicente 
Lunardi, quien introdujo 
este tipo de viajes aéreos 
en Inglaterra. 


techo del cuarto. El aeróstato había nacido. 


A partir de ese momento los dos hermanos trabaja¬ 
ron con verdadero ahínco, y en la primavera de 1783 
habían construido un globo nunca visto. El 4 de junio 
de 1783, el globo» inflado con aire caliente provenien¬ 
te de un fuego alimentado con paja y lana, se elevó 
2.000 metros ame la atónita mirada de los pobladores 
de Annonay, 


Curiosa aeronave 
construida en 1783, que 
sin embargo no fue 
utilizada (izquierda}, 
Montgolfiera utilizada por 
Pilátre de Rozier en 1785 
(derecha). 


338 



















EL PRIMER VUELO HUMANO 

La experiencia realizada en Annonay llegó a oídos 
de la Academia de Ciencias de París, la que prestó 
apoyo a los inventores. Éstos construyeron un nuevo 
aeróstato, que en setiembre de 1783 fue lanzado en 
los jardines del palacio de Versailles ame la presencia 
del rey Luis XVI y su esposa María Antonieta. 
globo llevaba como tripulantes un eorderito, un 
y un gallo, que volaron casi 3 kilómetros y fueron re¬ 
cogidos sanos y salvos. 

Mientras tanto, el físico Jacobo Charles y los her¬ 
manos Robert hicieron globos con hidrógeno, El pri¬ 
mero fue lanzado el 27 de agosto de 1783 y recorrió 
con éxito 25 kilómetros, aunque desdichadamente 
fue destruido, al aterrizar, por campesinos aterroriza¬ 
dos por este aparato. 

Pero era necesario que un hombre se arriesgara a 
viajar en tan curioso artefacto, y fue Piláire de Ro- 
zier* un joven y entusiasta físico, quien se presentó 
voluntariamente para hacer el ensayo. Lo acompañó 
el marqués d’Arlandes y ambos se elevaron en un glo¬ 
bo ornamentado el 21 de noviembre de 1783, par¬ 
tiendo desde los jardines de La Muette, en los alrede¬ 
dores de París, 

Se cuenta que mientras se elevaban, el marqués 
d'Arlandes agitaba constantemente su pañuelo para 
saludar a la multitud. Piláire de Rozier, muy ocupa¬ 
do en realizar las maniobras, le gritó; ”iHaga algo! íSi 
no, no nos elevaremos!”. D’ Arlandes reaccionó de in¬ 
mediato y arrojó un gran manojo de lana y paja en un 
brasero. Como consecuencia, el fuego se encendió rᬠ
pidamente y los viajeros debieron correr para sofocar 
con esponjas mojadas las llamas que casi queman el 
globo. Superado el incidente, continuaron volando 
casi media hora, a veces a ras de los techos o a gran al¬ 
tura, según la intensidad del fuego, que no sabian gra¬ 
duar muy bien. Ambos descendieron a 10 kilómetros 
de París, A partir de este momento, los progresos fue¬ 
ron notables. La necesidad de impedir que los globos 
fueran arrastrado por el viento hizo nacer a tos "diri¬ 
gibles” o naves voladoras, El primero de ellos fue 
construido en 1784 por el francés Btanchard. Estos 
arriesgados vuelos fueron los que iniciaron la era de 
la aeronáutica y de la astronáutica. 


Los globos dieron origen 
a tos dirigibles. El 
grabado muestra uno 
muy curioso construido 
en Londres en 1815, 


En 1 7981asex- 
hibiciones se 
hicieron más 
refinadas (gra¬ 
bado de un cu¬ 
rioso globo qué 
en la barquilla 
lleva a un caba¬ 
llero montado a 
caballo). 




Este vehículo aéreo fue 
proyectado en Inglaterra 
en 1835, pero no se 
construyó. 



Dirigible usado para volar 
entre Londres y París en 
la segunda mitad del 
siglo XIX. 


339 
































































Las enfermedades del 
corazón son muy 
comunes en la actualidad, 
quiza por la vida agitada 
que llevamos. Por eso es 
necesario evitar la 
ansiedad y las presiones 
psíquicas, tratando de 
realizar una actividad 
laboral metódica, sin 
sobresaltos ni enfados, y 
tener una alimentación 
adecuada con poca 
cantidad de sal. También 
son convenientes los 
paseos que ponen en 
contacto con la 
naturaleza 




L corazón es un órgano muscular que 
funciona automáticamente, es decir, se 
■ contrae y refleja por efecto do sus propios 
%- estímulos y tiene por función impulsar la 
sangre, a través de ios vasos sanguíneos, hasta el in¬ 
terior de los tejidos v órganos del cuerpo {desde la 
raíz, de los cabellos hasta la de !a> uñas de los pies), 
con el objeto de aportarles el oxigeno y los nutrien¬ 
tes que las células que los constituyen necesitan pa¬ 
ra vivir, en la cantidad adecuada para cada actividad 


del individuo. 

Actúa como una bomba impelente. Las cavidades 
superiores, llamadas aurículas (derecha e izquierda), 
originan su propia contracción c impulsan la sangre 
que contienen hacia los ventrículos. Los ventrículos. 


o cavidades inferiores, tienen su pared muscular muy 
desarrollada y se contraen inmediatamente después 
de las aurículas, por propagación de! impulso prove¬ 
niente de aquéllas; al contraerse, se cierran -cutre au¬ 
rículas y ventrículas- las válvulas llamadas: mitra! la 
izquierda y tricúspide la derecha. De este modo, la 
sangre sólo puede seguir un camino: el de su salida 
enérgica \ veloz por las arterias: pulmonar (del lado 
derecho) y aorta (del lado izquierdo), 

k 

La incapacidad del músculo cardíaco, llamado 
miocardio, para expulsar la cantidad de sangre que el 
cuerpo necesita, según su mayor o menor actividad (y 
que en reposo es de 4 a 5 litros), constituye la insufi¬ 
ciencia cardíaca, 



















El corazón actúa como una • 
bomba impelente, La sangre 
llega a las cavidades 
superiores (Fig. 1) o aurículas, 
y estas impulsan la sangre a 
los ventrículos (Fig. 2). Al 
contraerse se cierran las 
válvulas, y de este modo la 
sangre solo puede seguir un 
camino: el de su salida 
enérgica por las arterias 
pulmonar 4 del lado derecho) y 
aorta (del lado izquierdo) 

(Fig. 3), 






VENTRÍCULO 


AORTA 


ARTERIA 

PULMONAR 






QUÉ ES LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL 

Se llama hipertensión arterial el aumento perma¬ 
nente de la presión de la sangre, que se comprueba con 
un tcnsiómetro, alcanzándose cifras de más de ISO 
mm de mercurio de máxima y E00 mm de mercurio de 
mínima (contra 140 y 80 de tos valores normales) a 
causa de un aumento de la resistencia contra la que 
debe bombear el corazón, provocada por espasmos en 
los vasos periféricos del aparato circulatorio. 

Su mecanismo íntimo, aun no totalmente aclarado, 
se debería a la activación de sustancias especiales 
producidas en el riñón, con efecto contráctil sobre las 
arterias de La periferia, 

Lo que si interesa saber es que esta alteración suele 
ser provocada muchas veces por el efecto de la ansie¬ 
dad y los contratiempos Je la agitada vida ciudadana, 
que produce la liberación de esas sustancias vasoacti- 
vas. o por el efecto espasmodisante de la nicotina y 
otros productos absorbidos al fumar. Este mecanismo 
es provocado algunas veces por el excesivo uso de sal 
en los alimentos. 


EL FALLO DEL BOMBEO 

A esta situación se puede llegar por múltiples cau¬ 
sas; ya sea porque falla la fuerza muscular, como en 
las enfermedades infecciosas o metabélicas del 
músculo cardíaco (miocarditis; virales, chagásicas* 
diabéticas, degenerativas, etc ) o por la falta de aporte 
del oxígeno necesario para la contracción del propio 
músculo, en las anemias graves, o cuando el oxígeno 
es reemplazado por monóxido de carbono en los gló¬ 
bulos rojos, como cuando se respira aire viciado de 
una habitación en que hay carbón encendido o un 
motor de petróleo en marcha. 

En otras ocasiones, por cierto muy frecuentes, falta 
oxigeno cuando las arterias propias del corazón, lla¬ 
madas coronarias, se tapan y se vuelven incapaces de 
transportar la sangre necesaria, por efecto de una ar- 
lerioscLerosís. 

Sin embargo* la causa más común de insuficiencia 
cardíaca suele ser la provocada por hipertensión arte¬ 
rial: en este caso el corazón debe bombear permanen¬ 
temente con mayor esfuerzo para vencer la gran ele¬ 
vación de la presión en la aorta o la pulmonar. Con 
ello aumenta el tamaño del miocardio (como pasa 
con los músculos de un atleta que hace un deporte in¬ 
tenso); es decir* sufre hipertrofia, pero luego puede 
llegar a agotarse también, como cualquier deportista 
que realiza un sobreesfuerzo y como consecuencia 
desfallece. 



obedecer a múltiples 
causas: falla de la fuerza 
muscular por 
enfermedades 
del músculo 
cardiaco o por falta dei 
oxigeno necesario para 
la contracción del 
propio músculo, o por 
arteriosolerosis, Sin 
embargo, la causa más 
común de insuficiencia 
cardiaca es la provocada 
por hipertensión arterial. 
En este caso, ef corazón 
debe bombear 
permanentemente. 


Conociendo estos mecanismos, podemos asegurar 
que con medidas fáciles pero permanentes es posible 
prevenir muchas veces el desarrollo de la hiperten¬ 
sión arterial o disminuir sus efectos. Entre algunos 
consejos ya mencionados debemos destacar; 1) vida 
pausada, no dejándose arrastrar por et tráfago ciuda¬ 
dano; 2) dormir 7 u 8 horas diarias ayudándose, si es 
necesario, con alguna tisana sedante y un buen libro 
hasta que aparezca el sueño: 3) evitar la contempla¬ 
ción de espectáculos violentos y reemplazarlos por 
buena música/ 


Las fallas en el bombeo 

del corazón pueden PREVENCIÓN POSIBLE 


341 

















LOS 

GRANDES 
GENIOS 
Y SUS OBRAS 

El descubrimiento 
de la penicilina fue 
casual, pero en 
realidad Fleming 
se hallaba 
realizando 
investigaciones y 
por eso pudo 
comprender lo que 
sucedía. Uno de 
los cultivos 
bacterianos sobre 
los que había 
trabajado quedó 
expuesto ai aire 
libre. Varios días 
después cuando lo 
observó encontró 
que se habían 
formado pequeñas 
manchitas verdes. 
Éstas resultaban 
ser colonias de 
hongos, alrededor 
de las cuales 
no crecía ninguna 
bacteria, iba 
penicilina 
había sido 
descubiertaI 


ASÍ ACTÚA LA PENICILINA 


El cuerpo de las bacterias está rodeado de una pared resis¬ 
tente que tas protege y les ha permitido la adaptación a casi 
cualquier ambiente. A través de ella penetran los alimentos y 
se excretan los desechos producidos por el metabolismo. A 
manera de escudo protege al microorganismo evitando la pe¬ 
netración masiva de agua (Fig. 1). El antibiótico penicilina ac¬ 


túa sobre una serie de microorganismos, y lo hace de una ma¬ 
nera Interesante; se combina con los componentes de la pa¬ 
red bacteriana evitando su formación (Fig, 2). La bacteria ca¬ 
rente de su barrera protectora no puede impedí reí ingreso del 
agua, la cual aumenta el volumen de su cuerpo provocándole 
un estallido que causa su muerte (Fig. 3), 

Pared bacteriana 


Agua 


Agua 



penicilina 
(Ataca la pared 
bacteriana) 


Pared bacteriana 



Agua 


Agua 


Agua 



Agua 


Estallido 
de la pared 
bacteriana 


Agua 


342 


Fig* 1 


Fig. 2 


Fig. 3 

























gtteianbro jfleming 




ají.lj 

*Í4- . * 


STE gran bacteriólogo británico 
nació en Lochfield, Escocia, et 16 
de agosto de 1881 y falleció en 
Londres el 11 de mayo de 1955. 
Realizó sus estudios médicos en ia Univer¬ 
sidad de Londres, donde con posteriori¬ 
dad fue nombrado profesor de Bacteriolo¬ 
gía. Durante la Primera Guerra Mundial, 
sirviendo como médico militar se abocó al 
estudio y tratamiento de las infecciones 
que se producían en las heridas de solda¬ 
dos provenientes del frente. En 1928, 
mientras realizaba investigaciones, descu¬ 
brió y aisló a un hongo Identificándolo 
como perteneciente al grupo “Peniciliium", 
productor de una sustancia que llamó “pe¬ 
nicilina”, la cual tenía efectos mortíferos 
en microorganismos resistentes a otros 
medicamentos. En 1945 recibió el Premio 
Nobel de Medicina junto con otros investi¬ 
gadores: sir H. Florey y Ernest Chain. 


AUREOM1CINA 


á 


TERRAM1CINA 


ESTREPTOMICINA 


Los antibióticos inicia¬ 
ron una nueva época 
en la lucha contra en¬ 
fermedades hasta en¬ 
tonces incurables. Por 
su gran poder deben 
usarse por prescrip¬ 
ción médica. 


ANTIBIÓTICOS 
























































La arana asta datada de 
hfirtann>onias especiáis a para 

sobreviví! fiyrien medios 

deglavoíables. La primara es la 
IprmH de aeínegar suda y de 
usada.LaS^LanCiLilas Situadas 
en la parre postedcf d# abdomen 
conlrolím el liqu-docon 
pfdetaes.que se solidifican al 
estar go contacto con al Oirá. Con 
esas glándulas, Ia araña jtoétJa 
producir fibras secas o 
pega,'OSO S í 1 ), La Poca wts 
oculta debas (te loe «Obolos Í2\. 

en i a Pase de los cc’ü ! caipoa 
Despea da paralizar 0 matar a la 
victima con su veneno, •:> Araña la 
aplasta con sus mandiüutaay 
succiona kw iioolúwdeí cuerpo, 
míen trae ynoe pelos especia las 
ii'trpr las partículas súlitías 
impidiéndola ft entrar En la 
oxtremidad do tas pa ma posee 
gamas y íp ufrSCS DeSOS fOS que le 
permiten cfieslizersepor loa hitas 
<3j. Ala de racha: Una 
característicataLa da araña. 


minmn icla- pL-rlenrcon a lo*. artrópodos, lapo ¡ti qutr 
corrc^pfin.tcn, lambí ¿tu los insectos, los crustáceos y 
los nuriápodos, 


. w^ ' v. ; AS arañas se cuentan cutre las erial uras 
de la namraltfzjt más temidas y, a Ea ve*. 

'• más fascinan tos, En el m undo babitanio- 

numerables especies, de las cuales sólo 
una docena resulta realmente peligrosa para l-J ser hu¬ 
mano. Sin embargo, ellas contribuyen a mantener en 
jaque a cantidades incalculables de insectos dañinos 
para el hombre. El habitas de las arañas es. práctica¬ 
mente, el mundo entero. Dtsde Las selvas tropicales 
hasta los desiertos, desde las alturas montañosas has¬ 
ta en sus nidos subterráneos perdemos encontró,: los 
más curiosos ejemplares. El promedio de vida de una 
Lira ña es de I año. aunque las tarántulas pueden llegar 
a vivir hasta 30, con un periodo de maduración que 
oscila entre los ¡S y los 10 años, La mayoría de las ara¬ 
ñas lleva una \¡da solitaria: sólo unas pocas especies 
son sociales, compartiendo muchos individuos La 


LA TELA DE ARANA 

La malcría prima de b Ida de araña es una com¬ 
pleja sustancia proteica Ésta es vcgrcgaiiLi por cinco o 
seis glándulas especiales situadas en el vientre de la 
araña, cada una de las cuales produce una clase de 
seda distinta, Estas glándulas, actuando en forma se¬ 
parada o en combinación, proporcionan las hebra* 
para los hilos, cables y uniones de la tda: también 
para los sacos de huevos, lincas de anclaje y cuerdas 
para sujetar a bs presas, La forma macla de los fi la¬ 
mentos b din b£ glándulas especializadas, grupos de 
pequeños canutos de los cuales la araña va ostra yen- 





















En este fraileo pueü* 
absemvgá la manera en 
q¡u& la araña precede a tejer 
Sb re le o trampa para cazar 
insectos 


DivafEuS Bnípenmeíitos 
probaron púa la acción de 
drogas modUlca la consuela 
da las arañas, que antísnces 
tejen su lela de forma 
«jí? soi ti-ü-ruic ■- 


Ja la -.oJa cutí sus patas (rasera Las hebra de ^da 
re su lian íes hifrt du tan increíble elasticidad, que pue¬ 
den, estirarse más Je un veinte par ciento y resultan 
mtis resistentes que un hito de acero del mismo diᬠ
metro Los insectos más pesados, como escarabajos j 
avispas, pueden ¡ttraveinr la ida,, pero para 3íts presas 
menos pesadas la invisible red significa una trampa 
mortal. Cuando tos delicados reccpipics táctiles revo- 
gen él Ligero impacto de un insecto en k tela. la araña 
se desliza por ella para paralizarlo con su picadura y 
luego atar I o con ü u seda. 




En la anl-rjuBctac! se decía que las péteoslas meteidas per la 
(araritds flmpHabfln <i mwww. Q ra¡r y llorar gicv 
iníarruperón. P^ua curarías sé ¡as hacia baila:, y d& a> : < 
proviene s . nomüre ele tarantela 



Las arañes sanadoras poseen pelos 
aen altivos que las permiten percibir oí 
vibracjortes (Jal fline 



Las qc/vslrvccianea de !f¡s 
arañas e«n muy vanadas, 
algunas, en forma de rueda' 
ovas un tai'ido grueso y 
a ¡meso. 





La tarántula ea una de tas 
arañes mis peligrosas que 
existen Sin embarre, las 
aranas pOr Id £WW4l HO 
atacan a) hombre Salvo 
cuando éste las moteáis 


RAREZAS DE LAS ARAÑAS 

Varias esprcies. Je arañas cazadoras tienen muy de¬ 
sarrollado el «.eneldo de k '.isión Las de vísta más 
aguda son Jsí arañas, salcidoras iSaíticidaes áunque 
por lo común resultan peligrosas para el hombre. Ci¬ 
tas arañas muí (icol ores sirven para atrapara innume¬ 
rables insectos, a los que musan con despiadada fera¬ 
cidad, L'na de estas especies habita a considerable Al¬ 
tura. Otras viven en zonas pantanosas y en Las selvas 
tropicales. Varías especies de cazadcu ai imitan a las 
hormigas en sus hábitos yen so apariencia. Algunas 
arañas pueden zumbar como las abejas; otras segre¬ 
gan una sustancia víacosa que les sirve para atrapar a 
su presa. La araña pescadora •‘Dofomtdeíi hábito en 
dos medios, distintos. Puede desplazarse por el agua y 


permanecer sumergida Júrame casi una hora, sujeta 
a [ lo ndo de ri os y I agwnas. L 11 a b arb uj a Je al re debajo 
de su cuerpo le permite subir a Ja superficie cuando lo 
desea. Su presa mas común la epnvtituj.cn 1*? insec¬ 
tos. pero algunas especies son capaces de capturar re¬ 
nacuajos. y pequeños peces. Más notable aún es |a 
conducta de la araña de agua íArxvrmrlw. que cons¬ 
truye una campana de aire bajo d agua. En primer lu¬ 
gar. Sa araba se sumerge y teje upa tela en forma de 
plataforma: luego lleva pequeñas burbujas de aire 
desde ¡a superficie y ¡as coloca debajo de la platafor¬ 
ma hasta que esta se hincha, formando 3 a campana de 
aire, donde vivirá. Pasa toda su vida dentro o cerca de 
ella, agregando aire cuándo se hace necesario. La Ar- 
xyritneiti también deposita sus huevos dentro de la 
campana, y las larvas permanecen en ella hasta al¬ 
canzar su madurez. 


UNA MORADA DISIMULADA 

Las arailas que construyen s-us moradas con puer¬ 
tas-trampa constituyen una muestra de increíble in¬ 
genio. Cuando están ;; errada:?, l¡as trampa s<? encuen¬ 
tran tan perfectamente disimula Jas cinc podemos pi¬ 
sarlas vin darnos cuenta de su exisiencía, Utilizando 
sus mandíbula como afilados rastrillos. La araña ha 


Algunas arañas 
■‘decoran" su tota 
con bandas 
crvzades como 
ins que muestra to 
fbtofl relíe, pete Su 
finalidad es aún un 
miEtertíh 


encavada un prolijo pozo vertical lo suficientemente 
:mcho para Jar cabida a su cuerpo. Ha revestido sus 
paredes con tierra humedecida con saliva y las ha cu¬ 
bierto con una capa de icda prietamente hilada. Fi¬ 
na Imente. ha tejido íabisagra de I& puerta y Ja ha disi¬ 
mulado Es éste su escudo contra el mundo exterior. 
Con ese sistema «encuentra protegidad-e la mayoría 
de sus enemigos, pero aún vulnerable a la avispa. 
Cuando la avispa descubre una pucrU-tramprt, la 
atraviesa con sus mandíbulas o se introduce rápida¬ 
mente sí ia araña levanta demasiado la puerta, L’na 
vez adentro, Ea avispa combate contra la arana hasta 
reducirla con su aguijón. Luego, el insecto sale a tra¬ 
vés de la puerta, aho™ desguarnecida. La araña que 
construye pucrtas-irampa no sólo diseña su morada 
en función de su seguridad. sino también para prote¬ 
gerse deI Sol, la lluvia y el frío. Es también su cosa, su 
cámara nupcial y el lugar donde se desarrollan y vivi¬ 
rán sus crias Rara vez abandona sus limites, y sólo se 
aventura unos pocos centímetros para capturar insec¬ 
tos terrestres, 

El tronco del cual desciende lá arañil se remonta a 
unos cuatrocientos millones de años. hasta la época 
en que los primeros invertebrados empezaron a vivir 
en la superficie de la tierra. 


LA araña pescadora puede 
desdare rae en el agua y 
peimqnBcerfiuntefgiúA durante 
una 5iora. Une burbuja de aire 
deteajO do Su Cuerpo le cermile 
L-ubir a le superficie. S&alimente 
de insectos, pero también de 








































i 


muelen 






Le nens/liva üa 
una planta legu- 
íittnosn que 
rea ircKHia el lac¬ 
lo. aí calor o e 
oíro& üEMmu'cis, 
rjcPtundoae y 
muía rudo que se 
pono ¡musirá. 


Las ptirtíM car¬ 
nívoras, cómo 
la atrapamos 
Cas, pliegart eos 
hoj&a con mpl- 
rfei increíble 
cuarMío 4 un le- 
secta e-fj nc'S.i 
sobro íHIfin. i^jre 
nlra parle. 


. AS planta* rcnh/iin delei minadas mpvi- 
l jj-. miemos, llamados iropismw¡, que ks per- 
mitón responder a los He* estímulos prin- 
■ . / ■• ■ ui pul es q luí p ueden provocar sus des píaza - 

m i en u is: la luz, te fuerza de gravedad y el agua, Se 
considera que estos movimientos son relativos, ya 
que las plantas se encuentran fijadas ul suelo por me¬ 
dio de las raíces. Sin embarga, existen variedades mi¬ 
croscópica* (Lejanamente emparentadas con las a (gas) 
que pueden moverse de fnrma totalmente indepen¬ 
díeme, aunque todavía está en discusión si pueden 
considerarse verdaderas plañías. 




Er. asía foto » observa que el crecimiento tk-1 lalk? wsm- 
pro os para arriba, aunque el mismo haya «-ido colgcatiQ 
ísorizomalmeníe. 

LA LUZ Y LA FUERZA DE GRAVEDAD 

Cuando los tallos se inclinan hacia la luz. el fenó¬ 
meno se denomina fototropismo positivo (foto = luz; 
tropos = movimiento'). Las raíces crecen siempre ha¬ 
cia ahajo (geotropismo positivo} y los tallos hacia 
arriba (geotropismo negativo). Ambos reaccionan 
ante la fuerza de gravedad. estimulo que resulta de 
considerable importancia debido a la? dislimas fun¬ 
ciones que cumplen la ratz y el tallo Lj primera es la 
encargada de lijar la planta al suelo j absorber la hu¬ 
medad y las sales di sueltas en el mismo, mientras que 
l-| tallo cumple la importante función de exponer las 
hoja* y las flore* a la Luz. Con la raíz puede darse el 
caso de que la atracción del ^ua compense la atrae* 




EJ expeí (mentó 1 prueba como la plañía normal ee curva en la dirección de 
te luí, el número 2 muestra que por efectos de la humedad las rascas te 
curvan buscando -agua. el 3 n^v&lís cjufl el Ea.ikj firccs ha£i§ amu3 

y Ie ran hacia, absio; si *. púa tas píente* Jovenes que man creen» a plana 
luz son nórmalas jej, pero las que crecen en ía oscuridad Cb) son alarua- 
dae y débiles y que se inclinan hada la luz (o). E: expannfwnlo 5 prueba 
que ia corvalyra al Crecer se debe a uó compuesto químico lomado Sexma. 


Corrunrnenlí! SO cree que la 
distinción mas notable enlra 
los animales y les plantas es 
que aquellos se mueven y 
éstas no Sin embargo, tas 
plantas ras tizan determina¬ 
dos mervtmienEOS, llamados 
implamos. 



mas meros 



349 



























































Las hojas del rosal i, que 
es una planta carnívora, 
se mueven. Esto les per¬ 
mite atrapar a los insec¬ 
tos que se posan sobre 
ellas 

Esta planta carnívora lla¬ 
mada Darfing tonta se ha 
plegado bruscamente, y 
ese movimiento le ha per- 
mitido atrapar insectos, 
con los que se alimenta. 


dón que ejerce la fuerza de gravedad. En este sentido 
es posible comprobar cómo la raíz, estando presente 
el estímulo deí agua, no obedece a la fuerza de grave¬ 
dad y dirige su desarrollo hacia la capa del sudo que 
contiene más humedad. 

LA SUSTANCI A DEL CRECIMI ENTO 

La sustancia responsable del crecimiento se produ¬ 


ce en las puntas de los tallos y raíces y se denomina 
auxína. La auxína se difunde por toda la planta y con¬ 
trola d alargamiento de tallos y raíces. Las plan¬ 
tas que crecen a plena luz del día o en la oscuridad 
total tienen un desarrollo normal, mientras que si 
la fuente luminosa se coloca de costado, los tallos 
se curvan hacia la luz. Este movimiento de curva¬ 
tura es común en los tallos y raíces y se cree que 




SI en un aparato se anula la 
fuerza de gravedad (1), el ta¬ 
llo de ia planta puede crecer 
horizontaímente; de lo con¬ 
trario, el tallo crece hacia 
arriba (2), 


En los esquemas se han 
marcado las zonas de cre¬ 
cimiento de las raicea. 













































son causados por una desigual distribución de la sus¬ 
tancia del crecimiento, la auxina, 

MOVIMIENTO DE LAS FLORES 

Las flores se cierran por efecto de ta escasez de luz y 
de las bajas temperaturas. En algunos casos, estos 


movimientos son independientes y las flores se abren 
y cierran de día o en la oscuridad total. Algunas plan¬ 
tas reaccionan con movimientos a otro tipo de estí¬ 
mulos* como en el caso de las plantas carnívoras, que 
pliegan sus hojas para atrapar a los insectos que se 
posan sobre ellas. 


Los movimientos de la 
mimosa se deben, en 
realidad, a cambios brus¬ 
cos en el equilibrio del 
agua. Al ser tocadas, las 
bolitas se pliegan cuando 
sus órganos sensitivos 
eliminan et agua almace¬ 
nada en sus bases. 


















































1 ' 1 



' 1 ■ 1 



FT 





L 







33or 


DE LA VIDA 
MISMA 


temor 


loó autores 


L filólogo español Ramón Menéndez y Pelayo era, 
como es sabido, un excelente poeta. 

Sin embargo, tenia una gran desconfianza de su poesía, 
una ocasión, hablando con su ilustre amigo el escritor Juan 
Valera, que tenia las mismas aficiones clásicas, le dijo: 

-¿Sabe usted, don Juan, que me asusta mucho el morirme? 
-¡Hombre! ¿Porqué? 

-Por miedo a la indignación de los autores de las poesías que 
he traducido. 


352 















































La lección de 
danza se titula 
esta tela, 
pintada en 1874 
en París, 
y que se 
conserva en 
el Museo del 
Louvre, 


Edgardo Degas, 
conocido como 
Degas a secas, 
fue un pintor 
impresionista 
cuyo motivo de 
inspiración 
principal 
fueron tas 
bailarinas 
clásicas. 



¡ 


Bailarina 
de pie. 

Degas efectuó 
miles de 
bocetos para 
captarlas 
poses y 
los movimientos 
de las 
danzarinas. 



Bfcgató: €1 pintor 
be las bailarínas 



EGAS, el pintor que se inmortal i zana 
pintando bailarinas de danzas clásicas es¬ 
cribió: "No sé jugar a las cartas, ni al bi* 
Llar, ni halagar a las personas, ni trabajar 
delante de la naturaleza, ni ser agradable en socíe- 
dad". Y era verdad, porque vivía la vida del solitario. 
Sus amigos recordaban el polvo que se acumulaba en 
su taller de artista, que era su casa. Se notaba la au- 



353 





















A la derecha: 
Un cuidadoso estudio 
para el retrato de 
M adame H artel donde 
se advierten los 
firmes trazos. 


Sobre la playa a 
orillas del mar 

se titula este 
cuadro, pintado 
en 1869. 



El mercado de 
Nueva Orleans, 

tela pintada 
en 1873. 


Degas realizó 
también esculturas, 
como ésta 
titulada: 

Danza espartóla. 



senda de una mujer y llamaba la atención la profu¬ 
sión de escaleras de caracol, de maniquíes, de casacas 
de jockeys, de zapatillas de bailarinas. 

Pero no siempre había estado solo, ni mucho me¬ 
nos. Por ejemplo ? a su familia, durante un largo tiem¬ 
po, hasta que se apartó de ella, debió el primer im¬ 
pulso de la vocación. Su padre era un banque¬ 
ro, amigo de importantes coleccionistas de cuadros. 
En el hogar se admiraba, por sobre todas las artes, la 
pintura. 



Él, nacido en París el 19 de julio de 1834 y muerto 
en esa ciudad el 27 de setiembre de 1917, habría de 
ser conocido en la historia del arte por su apellido. 
Degas: sus nombres -Edgardo, Hilario y Germán- 
habrían de ser sólo referencias a datos personales. 
Tanto se había identificado con sus telas admirables, 
que Degas borró toda otra alusión. 


LA LECCIÓN DE LOS MAESTROS 

Por los padres, pues, vio de cerca, siendo un niño, 
obras de grandes maestros pintores como Ingres, pin¬ 
tor que indirectamente influiría sobre él, ya que el 
profesor Lamothe, su maestro en la escuda de Bellas 
Artes había sido discípulo del autor de “La apoteosis 
de Hornero'’, 

Fue el profesor nombrado quien , viendo sus predis¬ 
posiciones, le aconsejó que estudiara las colecciones 
de dibujos y grabados del Louvre. I:! joven artista dio 
así seguridad a su trazo y a su pincelada, copiando 
obras de Holbein, Ghirlandaio y Poussim entre otros 
maestros cuyas lecciones asimiló de este modo. Los 
cuadros que copió fueron tan perfectos que hubieran 
podido tomarse por originales. 

Un viaje a Roma, en 1856, contribuyó a afirmar su 
carrera. En la capital italiana se reunió con otros pin¬ 
tores y artistas -escultores, músicos-, y ejecutó una 
serie de aguafuertes, entre las que se destaca su propio 
autorretrato. 

Sín embargo, de regreso en París prosiguió con la 
tarea de copiar cuadros célebres. Perseguía, de este 



Bailarínas rusas. En este cuadro el artista ha captado el 
movimiento de manera admirable. 


modo, el total perfeccionamiento de sus facultades 
para el dibujo y el color, A la vez que se pasaba las 
horas en el famoso museo de la dudad, trabajaba en 
la composición de cuadros de temas históricos y en la 
confección de retratos. 


UNA ACADEMIA EN UN CAFÉ 

Había comenzado ya sus costumbres de hombre 
solo, y por esto mismo buscaba de tanto en tanto la 
compañía de amigos. Los momentos de encierro en el 
Louvre o en su taller los alternaba con reuniones en 
un café del houlevard Batignollcs, Allí se daban cita 
personalidades como Rcnoir, Pissarro y Whisiler. 



El coche en las carreras se titula este cuadro, pintado en 
1870, cuando el artista lograba su propio estilo. 


con los que hablaba de pimura, A las tertulias tam¬ 
bién solía concurrir el novelista Emilio Zola, que se¬ 
ría jefe de escuela literaria, gran entusiasta de la pin¬ 
tura, Los pintores que no eran admitidos en las reu¬ 
niones las bautizaron, irónicamente, como “Acade¬ 
mia de Ratignolles”. 

Degas asistía, también, a los hipódromos, recorría 
las calles, concurría a la Ópera, al circo. Iba captando 
personajes, instantes: sorprendiendo movimientos. 


UN ESTILO PROPIO 

Hasta entonces no se había manifestado en su obra 
el estilo que la caracterizaría, i ,os críticos están de 
acuerdo en que con el cuadro “La dama de loscrisan- 

















m 



Bailarina aíu!, pastel pintado en 1890, 


temos”, pintado en 1865, aparece lo personal de su 
concepción del arte: fidelidad ai buen dibujo, cuya 
ejecución resulta perfecta, y búsqueda de efectos de 
luz y contrastes originales. 

Debió hacer una pausa más en su creación. La gue- 
rra del 1870-71 le apartó de la pintura y le ubicó-por 
suerte temporariamente- como artillero del ejército. 
Superado el trance, se dedicó sin interrupciones a rea¬ 
lizar la serie de estudios y pinturas que le consagra¬ 
rían definitivamente. 


NACEN LAS BAILARINAS 

Degas hizo más frecuentes sus visitas a la Opera, 
donde por otra parte tenía amigos. Había entrevisto 
el mundo de los ensayos y los estrenos, de las baílari- 
ñas y de los maestros de baile, del público y de los 
partiquinos..., pero sobre todo el de las bailarinas. 

En ta serie de estudios y pinturas intentó sorpren¬ 
der las posiciones de los cuerpos en movimiento con 
tal pasión, que en adelante no hizo otra cosa. El mo¬ 
vimiento fue su obsesión; el movimiento resuelto en 
línea y color, con cualquier clase de procedimiento: 
óleo, acuarela, tinta. Copió -como antes los cua¬ 
dros del Louvre- los ritmos, pasos, ademanes, gestos 
de las danzarinas. Consiguió animar no sólo sus 
cuerpos sino sus leves vestidos, la atmósfera que las 
envolvía. 

Durante los arios 1874 y 1880, principalmente, su 
galería de personajes en perpetuo movimiento creció 
en academias de baile, estudios de desnudos, parejas 
de bailarines y bailarinas solas. La intrincada red del 
movimiento, captado en cada oportunidad para cada 
cuadro, se enriquecía, también cada vez, con la deli¬ 
cadeza de un color, un leve esfumado o un contraste 
que no hadan otra cosa que subrayar la aristocracia 
de la composición. 


RECONOCIMIENTO TARDÍO 

Como siempre, el artista trabajaba en soledad. Los 
pintores impresionistas, sus casi contemporáneos, no 


le comprendieron, y los críticos del momento prefi¬ 
rieron relegarle, de modo que para su tiempo, Degas, 
en el instante de culminación, pasó poco menos que 
desconocido. A él le tenían sin cuidado uno y otro 
juicio, ya que lo que buscaba estaba entre sus cua¬ 
dros, y trataba de darlo generosamente. 

Sólo hacia 1898, al publicarse dibujos suyos, su 
pintura conquistó la atención de entendidos y ”mar- 
chands‘\ En Inglaterra y Alemania comenzaron a de¬ 
dicarle, entonces, extensas monografías. 

El gran público se enteró con asombro de su exis¬ 
tencia cuando, en 1913, a! ser rematada una obra 
suya, alcanzó Ja mayor cifra de la subasta. El cuadro 
se llamaba "‘Bailarina ejercitándose 1 ". 

Las bailarinas de danzas clásicas que incorporó a la 
pintura venían a devolverle el sitio que entre los pin¬ 
tores del siglo le correspondía. 



Arriba: Fotografía 
da Degas tomada 
en 1915. Abajo: In el 
escenario, Degas 
creaba una 
atmósfera especial 
con la delicadeza 
del color y un 
lev© esfumado. 














turarse se parten en dos o más trozos que tienden 
a hundirse sobre d cerebro, ccm la consiguiente 
lesión del sistema nervioso. 

Cuando el impacto recae sobre la columna, 
como está compuesta por las vértebras, una suco- 
sión de huesos cortos y más o menos cúbicos* su 
fractura se manifiesta por aplastamiento de sus 
caras, con disminución de altura y posible com¬ 
presión de 3a médula espinal o raíces nerviosas. 

Más sencilla, pero a veces no menos peligrosa, 
es ta fractura de ios huesos largos de piernas y 
brazos, que pueden romperse además de por gol¬ 
pes, por torsión en espiral, a! girar sobre si mis¬ 
mo: o las lanías costillas, que pueden romperse al 
sufrir una fuerte compresión en el pecho. 


: - .OS accidentes siempre han sido un 

Mí peligro potencial pata el hombre, pro- 
; votados por causas naturales como 
tropezar con una piedra, caer de un 
árbol o a un barranco, sufrir una avalancha de 
nieve o de piedras, etcétera. 

La vida comunitaria en pueblos y ciudades, al 
principio, y la sociedad industrializada actual 
han multiplicado las causas dé posibles acciden¬ 
tes: en la construcción de viviendas, en las fábri¬ 
cas y también en las calles y carreteras atestadas 
de vehículos. De manera tal que Jos accidentes 
se están transformando tp la segunda o tercera 
causa de enfermedad y muerte. 


tra el suelo, se puede vencerla resistencia del te¬ 
jido óseo y rómpeme, de manera bastante simi¬ 
lar a como se rompería un trozo de madera de 
parecida forma y dimensión, 

Sin embargo, como en los huesos se insertan 
los músculos que tiran de aquéllos como si fueran 
palancas, al seccionarse, cada extremo es requeri¬ 
do por determinada masa de músculos y tienden 
a separarse los cabos, dando I Ligar a una deformi¬ 
dad de la región y a intenso dolor persistente, con 
imposibilidad de efectuar movimientos. 


FRACTURAS SIMPLES ¥ FRACTURAS 
COMPLICADAS 

Cuando se produce Ea rotura de un hueso, pero 
no ha habido desplazamiento notable de los ex¬ 
tremos. se trata de una fractura “simple", que 
puede ser "doble" si ios huesos son dos, como el 
antebrazo (radio y cubito), o la pierna (tibia y pe¬ 
roné), Pero si ha habido desplazamientos o sepa¬ 
ración notítbies, ya es "complicada' 1 . 

Esto es más serio si, además, el hueso se ha roto 
en varias o múltiples partes (como si hubiera es¬ 
tallado): se llama fractura “conminuta", EL acci¬ 
dente es realmente grave si, además, se acompasa 
de herida superficial y los trozos da hueso asoman 
al exterior, se II ama a esto fractura ''expuesta”. 


HUESOS PLANOS, HUESOS CORTO© V 
HUESOS LARGOS 

Como el golpe puede herir a cualquier hueso, 
las consecuencias serán diferentes según la i ri¬ 
len?, i d ad del i m pací o y el h ueso a femado. 

Si se trata da los huesos, del cráneo, éstos son 
láminas planas de distintas fcurv aturas y al frac- 


¿QUÉ ES UNA FRACTURA? 

A causa de un golpe directo, violento, sobre 
un hueso, ya sea que algún objeto caiga sobre él 
o la caída sea deí cuerpo desde cierta altura con- 


rVV¿T r 

f ^jy w* 

11 




L 







. 


^iikd 

Jf k\ 


f rfl 





QUÉ HAY QUE HACER 



1) Dfljar flj acckíenlado atJWhuta- 
m-ef.le quifilo en la praiciOn que 
eslá. pera estudiar Su astada da 
etmeienca y las- dófQTmidátfM o 
heridas que puede presentar 

2) Atajar ¡i los curiosoe y deja* un 
racacc nlredettor, libre ne atierra 
y ensorra 

3) SI hay alt&raáoftM ro&phfaio- 
r^is o paco, hacer la respiración 
boca aboca. 

4) Si no hay iwldae Abense y L=l 
fracture es da una extremidad, SO 
pueda enlabinlar con unos (rozos 

da mattera y carlún y vendar, pare 
que at quedar inmóviles loa muire¬ 
mos, no provoquen dolor, 

51 SÍ 9(t trata de una tracTura a*- 
¡Pitaste, limpiar la Suciedad con 
agua riba o solución Usuoídgce, 
detener m homprrggiin por com¬ 
presión o torniquete, y cubrir con 
gasa seca estéril, o plancha de ;M- 
gcdPn. hasta au traslado al hospi- 
taL 

Si so sospecha -por e* detor y 
le inmovilidad- fracture dei cráneo 
o de l»s vértebras, no mover de! 
lugar ni mEantSr incorporarlo bajo 
ninguna cincunaianoa. m&o que 
negus la ambulancia. 

7) Se puede sriminíslraroof boca, 
O por nyec ts&le intramuscular, al¬ 
gún analgésico derivado da la as¬ 
pirina. O Similares 







QUÉ NO HAY QUE HACER 

1> Abatanzarsa sobre el aociden- 
tedo para intentar sacado do la 
jMfiloOri en que rata, sin venfeer 
duS Ha ocurrido, porqué: 
a> pueda desplazarse una hartu¬ 
ra; 

bj pueda paralizarse el cuerpo. «I 
ta fractura es da vértebras; 
e| puede haber hemonaola preto- 

Sil Interna p extraña, por lesión: de 
vaso» pCtf fl! extremo Óseo. 

2\ Permitir al manoseo, bullicio, u 
Mas y vendas de curiosos y que. 
el levantar polvo Útil 3U»k>, puadan 
contaminar tas heridas y dificultar 
el desplazamiento para OukiIc 
a pr OptACK?- 

3) Masajearla el tora* y palmeará 
ta Cara pare que vuelva en si. Sin 
saber si tiene heridas cosíales o 
de cráneo y ealá 8fl paro respira- 
torto. 

Querer enderezar itmambfos 
deformados, 

5Í Vendar las zonas traumatiza¬ 
das sin antaWiltado ni slmcíiadilla- 
do con cartón y algodón. 

6) Tocar o movilizar liendra ex- 
lornag donde asomen trozos 
óseos. 


7} Adfláni&Uor el herido medica- 
memos sin autorización riel facul¬ 
tativo. 



356 


357 






















Los grandes 
genios y sus obras 

La afición por 
la coheteria 
se despenó en 
Wemher yon 
Braun siendo 
niño. Estudió iodo 
lo referan fe a 
esta m atería 
especialmente 
tos 

experimentos 
restirados por 
el profesor 
Hermano Qherth, 
uno de lo $ 
precursores de te 
astroná u tica. 

Sus conocimientos 
eran ten grandes 
que cuando se le 
encomendó te 
dirección del 
Centro de 
Peenemünóe tenia 
solo 24 en os. En 
1958 diseñó el 
cúñete Júpiter, 
que impulso al 
primer satélite 
artificia} puesto 
en órbita por los 
norteamericanos , 


CORTE ESQUEMÁTICO DEL PODEROSO COHETE SATURNO V 


IDcrnlier pon praun 


Ei Salomo V consta de tres etapas y su 
peso, al despegar, es de más de 3.000 tone¬ 
ladas. La primera etapa mide 42 metros y 
tiene 5 motores que ardiendo sólo dos mi¬ 
nutos y medio consumen 2.000,000 de ki¬ 


los de LOX (oxígeno líquido/ y efe combus¬ 
tible liquido tipo querosén. La segunda eta¬ 
pa tiene también, como la primera, cinco 
motores pero más pequeños, y ¡a tercera, 
un solo motor. 


Motores. F-1 




Combustible 

hidrocarburo 


Oxigeno 
liquido | LOX) 


Hidrógeno 

Motores LOX ,k ? uWo LOX 

J2 


Hidrógeno 

liquido 


■ ¿m 
- - 


mu.. 


Cápsula 

lunar 








PRIMERA ETAPA 


SEGUNDA ETAPA 


TERCERA ETAPA 




Dirección 


EL CREADOR DEL COHETE QUE 
LLEVÓ EL HOMBRE A LA LUNA 


El Satu rno V, en 
su plata forma 
de tanzamlento. 

El cohete, que 
impulsóte cápsula 
Apolo XI que el 
20 de julio de 
1969 permitió al 
hombre llegar 
por primera vez 
a la Luna, es 
tan alto Como 
un edificio de 
35 piaos. 


* 


EHNHER VQN0RAUN nació 
en Wirsltz. Alemania, en 
T 1912 y falleció en Jos Esta- 
dos Unidos de América, 
país en el que se había nacionalizado, en 
1977. Hijo da un noble, recibió una es- 
me rada educación. Después de estudiar 
en el Instituto Tecnológico de Zurlch, en 
Suiza, ingresó en te Universidad de Ber¬ 
lín, donde se doctoró en Física en 1934. 
Tres años después se le encargó la di¬ 
rección del Centro de Investiga don es de 
Peen a mundo, situado cerca del mar Bál¬ 
tico. donde desarrolló los famosos 
cohetea VI y V2 utilizados durante la 
Segunda Guerra Mundial Terminado el 
conflicto bélico, vori Braun se dirigió a 
loe Estados Unidos de América y allí es 
consogró a diseñar y construir cohetes 
que permitieran al hombre viajar por el 
es pació y a otros a stroa r 



















































trisque disminuyen las cosechas de las plantas 
cultivadas por él para su alimentación. utiliza 
plaguicidas que envenenan (aterra y las aguas. 











"•Su 


ÉL EMPOBRECIMIENTO Y LA 
DEPREDACIÓN DE LA NATURALEZA 

Los cultivos intensivos de una sola variedad 
vegetal, llevados a cabo por largo tiempo en un 
campo determinado (el famoso monocultivo), 
empobrecen protón dame mecí sudo y lo privan 
de elementos esenciales para esa planta: progre¬ 
sivamente, disminuye d rendimiento. También 
él pastoreo prolongado por años en un campo 
provoca en éste una disminución de las sales de 
calcio que contiene. 

El mecanismo dd empobrecí miento está con¬ 
dicionado por el hecho de que la planta absorbe 
las sustancias que necesita pura crecer; al ser co¬ 
sechada, ya no vuelve al campo su materia crgá- 


La contaminación 36 pro- 
duefl de muchas maiw- 
409 Los de&ó&rf&os y 
■matarías orgánicas que 
quedan en gran cantidad 
«n el rio fermentan y 
se descorppwen, priven- 
do de magano al agua, 
los paces m as.fi ¡cían y 
mtwnen. 



El hon*fs y la naluralera. se complementan, pero el progresóla al- 
tarado asé equilibrio dañando la vida sobre el ptanótú. CítftE.id6ra- 
cías como un aifnbefo del progreso, tas chimeneas (foto de airfoe) 
se ¡danfflicBn can el airé Sucia qué rB&p«amd&. Fe "o dé abaló: Los 
desperdkws industriales «n otros de loe factores que contaminan 
el ambienté 


€1 peligro óe la contaminadon ambiental 



CÜSTUMBRADQS a las novelas y 
péiicu las de cieñe i a- íi cción sob re m- 
vasi ones extraterrestres, o mcmsi ruos 
antediluvianos, o sabios locos que 
crean seres terroríficos., nos pasa inadvertido un 
peligro creciente de todos los días en el que esta¬ 
mos sumergidos y que amenaza, i m placable- 
mente, a toda forma de vida terrestre: la conta¬ 
minación. con productos tóxicos, de la biosfera, 
entendiendo portal la capa de agua, tierra y aire 
que compone la superficie y circunda la [berra 
y dentro de la cual se desarrolla la vida, 

LOS ENEMIGOS 

El crecimiento industrial, el confort humano 
y los mecanismos puestos enjuego por el Siom- 
bre para ‘'defenderse” de las especies del reino 




vegetal o animal que no puede aprovechar oque 
te son peligrosas, han originado la contamina¬ 
ción del aire, di:I mar y de la tierra con produc¬ 
tos potencial y efectivamente tóxicos. 

Cuando debe defenderse de insectos que des¬ 
truyen las cosechas o que le atacan, el hombre 
utiliza venenos, sin pensar que éstos pueden ser 
contraproducentes para él. 

Cuando pone en funcionamiento tas máqui¬ 
nas que producen sus manufacturas o que le 
transportan de un sitio a otro, quema el vital 
oxígeno de la atmósfera y la satura con gas car¬ 
bónico, producto de la combustión, y con 
humo, partículas en suspensión y gases que con¬ 
tienen derivados de mercurio, de plomo, de al¬ 
quitrán, etcétera. 

Cuando quiere eliminar los vegetales sil ves- 


nica. como ocurre en el ciclo biológico natural, 
donde todo se transforma y nada se pierde, ya 
que una ver muerta la planta, sus componentes 
vuelven a I» tierra de la que fueron tomados. 

En el caso de los pastoreos, los animales utili¬ 
zan el calcio para sus huesos; al ser destinados al 
consumo humano y al no morir en él campo 
donde pastan, el calcio no vuelve a incorporarse 
a la tierra. Se produce una extracción continua 
de esa sustancia, sin su correspondiente reposi¬ 
ción al ciclo biológico. 

LOS MONSTRUOS DE HUMO 

¿Cuáles son los productos más peligrosos que 
se acumulan en el aire, end agua y en la tierra y 
cuyo estudio se intensifica en estos momentos 
en todos Sos países industrializados? 



361 


















































































































Esquema que muestra el 
recorrido de un insectici¬ 
da en una cadena ali¬ 
mentaria; 1/) Fitoplanc¬ 
ton; 2 :) Zoopiancton; 3.*) 
Crustáceos: 4.*) MqIus- 
coa; S.') Peces; 6,') Aves; 
7/} Mamíferos y Hombre, 
donde se presentan los 
valores máximos de acu¬ 
mulación de un insec¬ 
ticida. 



La gran difusión de los 
detergentes químicos ha 
creado un problema nue¬ 
vo* pues muchas sustan¬ 
cias que entran en la fór¬ 
mula de los detergentes 
no pueden destruirse y 
contaminan las aguas de 
los ríos. 


1) El mercurio, bajo la forma de metümercu- 
río , utilizado en más de 80 clases de industrias 
de 3,000 maneras diferentes, cuya proporción 
aumenta peligrosamente en ríos y mares, 

2) El anhídrido sulfuroso, desecho de indus¬ 
trias químicas, 

3) El humo ordinario, conjunto de partículas 
de diversos productos no totalmente quemados 
que eliminan las chimeneas, tanto de las fábri¬ 
cas como de los incineradores de los edificios de 
apartamentos o de las quemas de basuras. 

4) El plomo, que se encuentra ampliamente 
diseminado en las tierras y bajo forma de sales 
en los mares, en concentraciones muy bajas (0,3 
mg por millón). Al aumentar su uso como aditi¬ 
vo de los combustibles y ser eliminado bajo for¬ 
ma de gas de desecho, su concentración crece y 
se va depositando en los alrededores de las fábri¬ 
cas y a lo largo de las carreteras hasta una exten¬ 
sión de casi 300 metros en una franja, a cada 
lado de las mismas. Allí, los vegetales llegan a 
tener entre 50 y 200 mg de plomo por kg de ma¬ 
teria vegetal, y aun pueden alcanzar los 3.000 
mg por kg en los cruces muy transitados. 

5) Los insecticidas de larga vida, como el 
DDT, que permanecen años sin descomponerse 
y son arrastrados de las tierras por el agua, con 
lo que su concentración es mayor en ríos, lagos 
y mares, provocando efectos nocivos en los ci¬ 
clos biológicos que se originan en el agua. 

6) Los productos radiactivos de larga vida 
media, desechos de las industrias y de las inves¬ 
tigaciones atómicas, y cuyo control es un pavo¬ 
roso problema, 

7) Para no elevar mucho esta somera lista, re¬ 
cordemos el petróleo derramado en los mares, 
que asfixia a los peces y al plancton y mata a las 
aves marinas; e] '‘smog”, constituido por enor¬ 
mes masas de polvos industriales y que, cuando 
no hay viento y la atmósfera está saturada de 
humedad, cubre las grandes ciudades dándoles 
un aspecto gris-plomizo; los detergentes, que se 


mezclan con las aguas y que no son atacados por 
las bacterias, etcétera. 

CICLOS DE CONCENTRACION: 

EL PELIGRO AUMENTA 

En la Tierra, los ciclos de concentración de 
productos tóxicos comienzan en los vegetales 
contaminados, que al ser ingeridos por los ani¬ 
males herbívoros producen en sus tejidos una 
concentración mayor y se transmiten a! hombre 
por la carne o la leche de aquélla; igual ocurre 
con las aves que comen granos contaminados 
con plaguicidas. Pero una concentración mayor 
se puede apreciar en los animales carnívoros, 
que se alimentan con los herbívoros. 

El mismo ciclo, y aun más acentuado, se tiene 
en la vida acuática. Allí, las menores concentra¬ 
ciones de tóxicos están en el fitoplancton, es de¬ 
cir los vegetales, las algas y las bacterias micros¬ 
cópicas que los absorben directamente del agua 
y dan comienzo a la cadena; los otros seres vivos 
que se al imentan del fitoplancton y el zooplanc- 
ton constituido por los microorganismos, insec¬ 
tos y crustáceos del reino animal, ya tienen una 

La espuma de ios detergentes, en los que abundan sustan¬ 
cias indestructibles, forma una película superficial que impi¬ 
de la difusión del oxigeno en ei agua y É por 3o tanto, los seres 
que viven en ©lia. se asfixian. 





362 

























La atmósfera de las grandes concentraciones industriales contiene polvo en 
suspensión que tapa nuestros pulmones* Hay medros para depurar ©I humo 
de las fábricas, pero no se usan masivamente por su elevado costo. 


El ' smog" de las grandes ciudades se forma cuando hay gran canti¬ 
dad de polvo y humo en el espado y la atmósfera está saturada de 
humedad. 


concentración de contaminación más elevada; 
tanto mayor será todavía en los grandes cetáceos 
que se alimentan deí conjunto de plancton: ba¬ 
llenas, elefantes marinos, etc,, y en los peces 
carnívoros. Las aves que se alimentan de peces y 
moluscos suden tener una elevadísima concen¬ 
tración. Algunas especies ya están en vías de ex* 
tinción por esta causa, como el petrel de las Ber- 
mudas o las golondrinas marinas del mar del 
Norte, 

El hombre, que se alimenta de herbívoro y de 
peces, no escapa de este ciclo. Se han verificado 
severas intoxicaciones, como las ocurridas en 
Japón por ingestión de peces contaminados con 
metilmercurio, en La bahía de Minamata, en 
1953 y 1960. 

ALGUNAS ESPERANZAS SE 
DESVANECEN 

Sabemos que los pulmones de ía Tierra son 
los árboles, ya que las grandes masas de bosques 
son las fábricas de oxígeno a través de la fotosín¬ 
tesis, que es la propiedad que tienen las plantas 
verdes de producir oxígeno a partir del anhídri¬ 
do carbónico del aire, por efectos de la luz solar, 
en presencia de la clorofila* Creemos que, en las 
grandes ciudades, los árboles, por este mecanis¬ 
mo, también contribuyen a sanear el ambiente, 
pero no es así, pues se ha podido comprobar en 
las regiones altamente industrializadas que, por 
efecto del hollín y el humo de alquitrán, los es¬ 
tomas o poros de las hojas, a través de los que se 


hace el intercambio gaseoso, están obstruidos, 
por lo cual esta función salvadora no se realiza. 

GUERRA TOTAL A LA 
CONTAMINACIÓN 

Toda la ciencia de la humanidad está empe¬ 
ñada en esta batalla contra la contaminación y a 
través de la OMS (Organización Mundial de la 
Salud) se realizan estudios para controlar la 
concentración de partículas contaminantes en 
regiones especialmente elegidas. 

También las causas de mortalidad animal o i a 
influencia de enfermedades humanas atribuidas 
a la contaminación son objeto de estudio. La lu¬ 
cha está encaminada a obtener métodos para 
neutralizar adecuadamente los contaminantes 
industriales, a controlar los aditivos conserva¬ 
dores de los alimentos y a obtener insecticidas, 
plaguicidas y detergentes biodegradables, es de¬ 
cir, que puedan ser neutralizados, desdoblados 
en productos no tóxicos o destruidos por efectos 
de las bacterias del suelo o del agua. 

En el mismo sentido apunta la desconcentra¬ 
ción de las industrias, su alejamiento de los 
grandes centros urbanos y la formación de reser¬ 
vas naturales, como los parques nacionales. 

Sin duda, nuestra civilización dará un gran 
paso si es capaz de aprovechar los dones de la 
naturaleza, pero conservándolos tal como son, 
con toda su vasta riqueza en seres vivos de in¬ 
contables variedades, como seguro para la per¬ 
sistencia de la propia vida del hombre. 


Venecia> la hermosa du¬ 
dad Italiana, es una de las 
más amenazadas por la 
contaminación. Las ba¬ 
suras d© las fábricas In^ 
féctan también el agua de 
los canales. 




































































V-.ÍVD uuuuiuiag tuuuiujuzi 

be los bosque sí 


A noche se hace cada vez más oscura y 
profunda, una suave brisa fresca invade 
el ambiente, y al caer el Sol la tempera¬ 
tura desciende unos cuantos grados. En 
cierta manera es un alivio; durante el verano los 
días suelen ser agobiantes y sólo al anochecer, 
con su frescor, se puede conciliar el sueño. 

Muchos animales que se vieron corretear bajo 
el Sol se han ocultado a descansar. Algunos, con 
prontitud, se deslizan a través de sus cuevas bus¬ 
cando la protección de su profundidad; otras 
aplastan cuidadosamente el plumaje contra los 
nidos, y los hay también pisando el pasto rítmi¬ 
camente, construyendo improvisadas camas. 
Mañana será otro arduo día en la lucha por la 
existencia diaria, 

Lentamente, a medida que la luz solar se pier¬ 
de en el horizonte y como anunciando la pre¬ 
sencia de las primeras estrellas, un rumor va 
creciendo en las entrañas del bosque. Es eí canto 
polifónico ejecutado por miles de insectos que 
comienzan su serenata nocturna. De repente, en 
forma fugaz, la espesa oscuridad se corta con 
minúsculos destellos luminosos. AI principio 


sólo se ven unos pocos, algo tímidos, pero lue¬ 
go, a medida que transcurre el tiempo, el núme¬ 
ro de diminutos faroles aumenta y cubre todo eí 
ambiente. 

Los organismos que portan estas pequeñas 
antorchítas son las familiares luciérnagas, tan 
comunes durante las noches estivales. Estos in¬ 
sectos poseen una de las propiedades más fasci¬ 
nantes que pueden producir los seres vivos: 
emitir luz, fenómeno que se conoce con el nom¬ 
bre de bioluminiscencia. 

LOS FAROLES DEL AMOR 

El abdomen de las luciérnagas tiene una mo¬ 
dificación particular, pues algunas células que 
lo forman poseen la capacidad de producir dos 
sustancias: la ludferina y la luciferasa. En deter¬ 
minados momentos (sobre todo durante la épo¬ 
ca de celo), obedeciendo a impulsos nerviosos, 
ambas sustancias son segregadas en los espacios 
que quedan entre las células. Allí, en presencia 
del oxígeno atmosférico y por medio de una se¬ 
rie de reacciones bioquímicas, se produce la 
emisión de luz. 


364 









Los destellos luminosos no son emitidos al 
azar, sino que tienen una determinada frecuen¬ 
cia, una especie de código característico para 
cada especie de luciérnaga. Con este ingenioso 
mecanismo, machos y hembras pueden encon¬ 
trarse en la oscuridad, guiándose uno hacía el 
otro, algo similar a lo que ocurre con los mari¬ 
nos, que se orientan gracias a los raros costeros 
que indican la posición de la tierra firme. 

El amor puede manifestarse de muchas mane¬ 
ras; las luciérnagas, como vemos, se cortejan a 
la luz de sus propios candiles. 

EN EL MAR OCURREN MUCHAS COSAS 

En el océano viven varios organismos bioíu- 
míniscentes. Para algunos de ellos, tener su pro¬ 
pia antorcha es imprescindible, pues tas profun¬ 
didades donde viven y les sirven de hogar son 
siempre oscuras. 

Entre los peces que viven en las zonas abisa¬ 
les, algunas especies resolvieron ei problema de 
la iluminación de forma ingeniosa. En varias 
partes de sus cuerpos (debajo de los ojos u otros 
órganos particulares) se desarrollan pequeñas 
boIsitas o cavidades. Allí prolíferan microorga¬ 
nismos luminosos que encuentran un sitio segu¬ 
ro donde vivir y resguardarse. Por otra parte, el 
pez se ve muy favorecido con sus microscópicos 
inquilinos, que en conjunto alumbran el oscuro 
entorno que les rodea. 

Otros anímales no requieren ayuda externa, 
como sucede con la medusa, habitante del Pací¬ 
fico Norte capaz de producir su propia luz, pues 
sus células contienen una proteína llamada 
ecuorina, que bajo determinadas condiciones, 
cuando se une con iones de calcio, produce luz. 

Este fenómeno ocurre cuando el animal se 
mueve: cada contracción muscular proporciona 
los iones de calcio necesarios. Así, cada propul¬ 
sión natatoria que realiza para desplazarse va 
acompañada de un bonito destello luminoso. 

Algunos astutos calamares confunden a sus 
enemigos con pantallas luminosas, Cuando se 
ven perseguidos, estos cefalópodos descargan en 
el agua su tinta fosforescente, lo cual distrae al 
predador y les permite escapar del peligro, 

AUNQUE MUY TENUE, TODOS LOS 
SERES VIVOS EMITEN LUZ 

Hace varios años se descubrió un fenómeno 
que asombró a los estudiosos: todos los organis¬ 
mos vivos son capaces de emitir luz. Pero suce¬ 
de que la intensidad de ésta es tan débil, que no 
se puede observar a simple vista; para ello se re¬ 
quieren modernos y complicados aparatos de 
alta sensibilidad. 

Todos los procesos bioquímicos fundamenta¬ 
les para la vida necesitan y producen energía. 
Parte de ella se utiliza en el mantenimiento de 
la compleja maquinaria corporal; otra se irradia 
en forma de calor, y una pequeña parte se emite 
como luz. 


Algunas reacciones químicas, como el consu¬ 
mir grasas a través de un proceso llamado oxi¬ 
dación, producen luminosidades débiles pero 
mensurables. 


CÓMO SURGIÓ LA BtOLUMINISCENCIA 

El fenómeno de la biolumíniscencia se produ¬ 
ce en diferentes organismos a través de toda la 
escala biológica. En la actualidad se han elabo¬ 
rado interesantes teorías que no sólo permiten 
explicar el mecanismo bioquímico de la emi¬ 
sión luminosa sino, también, cómo surgió y 
evolucionó aquél. 

Hace unos 2.000 millones de años comenzó a 
acumularse oxígeno libre en la atmósfera por 
acción de la fotosíntesis. Los organismos que 
habitaban en el planeta eran similares a las bac¬ 
terias; toda su bioquímica era anaerobia (no uti- 
Iizaban oxígeno), y por lo tanto el nuevo gas que 
se hacía abundante les resultaba letal. 

En muchos organismos, a través de reaccio¬ 
nes químicas, se inactivaba la acción del oxíge¬ 
no y en el proceso se emitía luz. 

Esta adaptación, conseguida en respuesta al 
nuevo ambiente que se formaba, fue evolucio¬ 
nando hasta causar complejas reacciones, como 
las que ocurren en organismos actuales, permi¬ 
tiendo el maravilloso fenómeno de la biolumi- 
niscencia. 


En el océano viven 
diversas especies de 
organismos 
bioluminiscentes. Las 
medusas {A) producen 
su propia luz mediante 
una sustancia llamada 
ecuorina. Los calamares 
(B) poseen pequeñas 
células luminosas y 
algunos peces de las 
profundidades (C) tienen 
verdaderos faroles o 
células bioluminiscentes. 



















i fabricación be litó perfumeá 



1 



\ / 




ES DE la más remota antigüedad, el per- 
¡;| fume fue un elemento fundamental del ri¬ 
tual religioso de numerosos pueblos. 
Como lo indica su etimología -del latín 
‘‘per fumum", es decir a través del humo-, se empleó 
para fumigar, para lo cual se quemaba leña o resinas 
que despedían olor, como el sándalo, ciprés o incien¬ 
sos. Y como mezcla olorosa, tal como lo conocemos 
en la actualidad, tuvo un origen muy antiguo. 

LOS AROMAS NATURALES 

En el lejano Egipto, las mujeres deseosas de poseer 
una hermosura más perfecta utilizaron perfumes y 
productos de belleza. La influencia egipcia se exten¬ 
dió a Asia Menor y luego a Grecia. Aquel pueblo se 
sirvió de los aromas naturales, que han abundado en 
todos los tiempos, y embalsamaban con ellos a tocios 
sus muertos. 

Los hebreos emplearon el incienso, la mirra y el 
nardo. Los babilonios por su parte anadian a la fas¬ 
tuosidad de sus trajes el uso de líquidos oloríferos. 
Los griegos y los romanos consideraban los perfumes 
como un homenaje a los dioses, ya que suponían que 
nunca se aparecería una deidad sin haber sido prece¬ 
dida por un aroma. 


- 


... * $ - 

■ 


/ 


, ¡ 


.C n 




* . 


' h 

á ;v 




t * 









EL TRATADO DE OVIDIO 

En tiempos del imperio romano, et lujo de los per¬ 
fumes llegó a un grado inconcebible. El propio Ovi¬ 
dio escribió un “Tratado de los productos de belleza 
para uso de la mujer”, 

En las moradas particulares existía una sala espe¬ 
cial llamada Aguantaría celia", donde se guardaban 
los perfumes en eajilas, No sólo se rociaban con él los 
hombres y las mujeres, sino que se empleaba para 
todo: incluso las tazas para el vino estaban fabricadas 
en material perfumado. 


LA DECADENCIA 

Con la irrupción de los pueblos bárbaros y 3a caída 
det imperio romano, se produjo también ¡a rápida de¬ 
cadencia del uso de los perfumes y su industria casi se 
extinguió. Durante la Edad Media, con las Cruzadas 
y por ¡a influencia de Oriente, se produce un resurgi¬ 
miento de la perfumería. Se manifiesta a través de dos 
locos principales: el Imperio Romano de Oriente y el 
mundo árabe; el primero como una supervivencia, el 
segundo como una ciencia nueva, particularmente vi¬ 
gorosa y basada en datos científicos y técnicos asom¬ 
brosos para la época. Sin embargo, en Francia, el rey 
Felipe-Augusto, en 1190, otorgó estatutos a la corpo¬ 
ración de guanteros-perfumistas. Estos estatutos esta¬ 
blecían entre otras cosas: " Pagarán su profesión 39 
dineros, no podrán ser vendedores ambulantes y de- 
berán efectuar sus negocios sea en sus viviendas, sea 
en sus puestos de Les Halles, en el centro de Paris“. 


LOS VENDEDORES DE SORTILEGIOS 

El Renacimiento marcó el regreso de los gustos y 
aficiones de la antigüedad pagana y con ello un nuevo 
auge en el empleo de los perfumes. Ampliamente de¬ 
sarrollado en Italia, ese nuevo arte de belleza fue in¬ 
troducido en Francia, durante el reinado de Enrique 
11. por Catalina de Médicis. En el séquito de la reina 
figuraban varios perfumistas italianos, entre ellos el 
famoso René el Fioreni i no, que tenía una tienda en el 
Puente de Change sobre el rio Sena. 


almizcle, Ambar y aromas 

El reino de París en el plano de la elegancia, del 
lujo y de la moda se inició en el siglo XVlíl, Anterior¬ 
mente Italia había estado a la vanguardia de la pro¬ 
ducción de los perfumes. Pero al entrar en competen¬ 
cia La industria francesa* ésta desplazó a aquélla y su 
comercio se desarrolló hasta un nivel jamás alcanza¬ 
do. Aparecen entonces los nombres de Jean-Marie 
Fariña o de Jean-Frangois Houbigant, entre los fabri¬ 
cantes que todavía son artesanos, pero que ya hacen 
grandes esfuerzos de presentación y publicidad. 


UN INTERLUDIO 

Un breve interludio marcó la austeridad de la Re¬ 
volución Francesa, tras la cual el Consulado y el Im¬ 
perio vuelven a encontrar el arte de la perfumería con 
mayor sencillez. Laurent-Toussain, Piver, Pinaud y 
Guerlain se perfilan como los grandes maestros crea¬ 
dores del perfume, 

Madame de Stael, una de las mayores figuras de la 
escuela romántica francesa, dijo que La perfumería 
había surgido de una exacta conjunción “de la moda, 
de la química y el comercio”. 


LAS MATERIAS PRIMAS 

Ante todo, las materias primas utilizadas en perfu¬ 
mería fueron las que florecen en la región de Grasse, 


el naranjo, el jazmín, los nardos, la casia, la rosa de 
mayo. La destilación por medio del alambique fue el 
único procedimiento utilizado en el comienzo. Des¬ 
pués, para extraer el perfume de las plantas más frági¬ 
les, como el jazmín o los nardos, se recurrió a la “im¬ 
pregnación”, técnica que consiste en extender las fio- 
res sobre una losa untada con una materia grasa sin 
olor propio. La pomada perfumada que se extrae se 
sumerge en alcohol, el cual arrastra el perfume dejan¬ 
do aparte la grasa. 

La libertad industrial y los adelantos científicos 
renovaron, al comenzar el siglo XIX, la produc¬ 
ción de perfumes, extendiendo sus aplicaciones no 
solo en la creación de nuevos principios olorosos, 
sino por la elaboración de productos sintéticos y 
artificiales. 

La destilación fraccionada, aplicada a la perfume¬ 
ría desde 1841, y luego, a partir de 1856, el procedi¬ 
miento de extracción de los aceites esenciales por los 
disolventes volátiles, como el éter de petróleo o de 
bencina, permiten sucesivamente aumentar el rendi¬ 
miento de las ñores utilizadas. Actualmente, Grasse, 
ciudad de! sur de Francia, sigue siendo el centro prin¬ 
cipal de la fabricación de materias primas aromáti¬ 
cas. Además de las plantas de las cuencas mediterrᬠ
neas, los perfumistas de aquella región sirven de cen¬ 
tro en el comercio mundial de materias primas de ul¬ 
tramar, cuya variedad es inmensa: ilang-itang de Ma- 
dagascar, madera de sándalo de la India, vétiver de 
Java, madera de rosa sudamericana, musgo de roble 
de Yugoslavia, pachulí de Singapur. 


LAS MATERIAS AROMÁTICAS 

En perfumería se emplean principalmente las ma¬ 
terias aromáticas del reino vegetal y pocas de] reino 
animal. Además, la química sintética ha hecho verda¬ 
deros progresos. Corresponden al reino animal el ám¬ 
bar gris, el almizcle y el civeto. 

Los perfumes se clasifican, de acuerdo con su tipo 
de aroma, en varias series: rosado, anaranjado, jaz¬ 
mín, balsámico, herbáceo, mentolado, almizclado, 
almendro y fruta, entre otros. Según su volatilidad, en 
ligeros, persistentes y fijos. 

Los constituyentes son: el diluyente, el fijador y la 
esencia. El primero, que constituye la mayor parte 
del perfume, sirve para disolver los aromas fuertes de 
las esencias. El fijador atenúa e iguala las velocidades 
de evaporación de los distintos constituyentes olorífi- 
cos; puede ser inodoro o tener un aroma particular. 
Entre los distintos fijadores los hay de origen animal, 
vegetal y otros obtenidos por procedimientos sintéti¬ 
cos o químicos. 

Las esencias o aceites esenciales, que son las sus¬ 
tancias que proporcionan al perfume su nota caracte¬ 
rística, se obtienen generalmente de las plantas y se 
preparan por vía sintética. 


EN SUMA: UN ARTE 

En la actualidad se ha extendido a todas las clases 
sociales el empleo de perfumes. Su fabricación ocupa 
a millares de personas y constituye hoy un arte, cuyas 
leyes las fijan la moda y el gusto de los consumidores. 
La botánica puesta a su servicio descubre plantas que 
brindan esencias, bálsamos y resinas. La mecánica íe 
proporciona maquinarias que permiten extraer las 
materias Glorificas naturales con la menor alteración 
posible; la química estudia la composición y la altera¬ 
bilidad de tales sustancias. Se continúa así con una 
tradición milenaria* iniciada en Oriente y que para 
supervivir se fue adaptando al proceso de evolución 
de los distintos grupos humanos. 



Madame de Stael, famo¬ 
sa escritora francesa, 
dijo que el arte de los per¬ 
fumes surgió de una per¬ 
fecta conjunción de la 
moda, la química y el co¬ 
mercio. 


Este incensario data de 
fines de fa época prehis¬ 
tórica en España, y de¬ 
muestra que ya en tiem¬ 
pos remotos se usaban 
perfumes en esa región. 






DE LA VIDA MISMA 







ACINTO BENA VENTE (1866- 
1954) fue un eximio dramaturgo espa¬ 
ñol que nos legó obras tales como “La 
1§$fSS9IS@£ malquerida'", “Los intereses creados ', 
“La noche del sábado" 1 y muchísimas más. Fue 
laureado con el premio Nobel de Literatura en 
1922. 

Benavente solía interesarse por la vida de la 


gente humilde y anónima que trabajaba con él, es¬ 
pecialmente en el teatro. En cierta oportunidad le 
preguntó a un traspunte: 

-¿Tienes hijos? 

-No -respondió el hombre, agregando-: El ape¬ 
llido de mi familia se extinguirá conmigo. 

-¿Ah, sí? ¿Y cuál es tu apellido? 

-Pérez-fue la respuesta. 


368 






































I 






f 



■S S * 


B enito Pérez galdós en su dis¬ 
curso de ingreso a la Reai Academia 
Española, pronunció las siguientes 
palabras, que definen claramente su 
obra: ' Imagen de la vida es la novela , y el arte 
de componerla estriba en reproducir los caracte¬ 
res humanos, las pasiones, las debilidades, lo 


mmgMtodo lo espiritual y lo físico que nos cons- 
muye y nos rodea, y el lenguaje que es la\ 
marca de la raza, y las viviendas que son el 
signo de la familia, y la vestidura que diseña 
los últimos trazos externos de la personalidad: 
todo esto sin olvidar que debe existir perfecto 
fiel de balanza entre la exactitud y la belleza 


grande y lo pequeño, las almas y las fisono- de la reproducción r \ 













UNA VASTA OBRA 

Nació Benito Pérez Galdós en Las Palmas 
(Canarias) el 10 de mayo de 1843* En su ciudad 
natal estudió las primeras letras, y desde muy 
chico se aficionó al dibujo. Cursó el bachillera¬ 
to, como interno, en el colegio San Agustín, en 
la misma ciudad, Todos esos años de estudio in¬ 
fluyeron notablemente en su evolución poste¬ 
rior, en lo referente a las ideas, 

A esa temprana afición al dibujo se agregó la 
de la música, y es así como llegó a tocar el piano 
con soltura. 

Era un muchacho tímido, inexpresivo, y en 
su mirada había que descubrir su fecunda y gran 
vida interior. 

En d Instituto Provincial, en La Laguna (Te¬ 
nerife), se graduó de bachiller en Artes. Viajó 
más tarde a Madrid a estudiar Derecho, carrera 
que no concluyó. 

Su obra es vastísima; cuarenta y seis episodios 
nacionales, que componen 5 series, veinticuatro 
obras teatrales, treinta y dos novelas, infinidad 
de artículos periodísticos y relatos de viaje. 

Podemos mencionar entre las novelas más 
destacadas: Marianela (1878), El amigo Manso 
(1882), Realidad (1889), Misericordia (1897), 
El abuelo (1897); y entre sus obras teatrales: La 
loca de la casa (comedia en cuatro actos, 1893); 
La de San Quintín (comedia en tres actos, 
1894); Electro, (drama en cinco actos, 1901). 

Benito Pérez Galdós murió en Madrid el 4 de 


Benito Pérez Qatdós, 
uno de (os novelistas 
más importantes de 
España, escribid, entre 
otras obras* los 
Episodios Nacionales 
que se componen de 
cinco seríes. Uno de 
ellos, perteneciente a 
la primera serie, es el 2 
de mayo de 1808. 
inmortalizado también 
en este cuadro de 
Goya. 


Fragmento de 
“Marianela” 

vi 

Tonterías 

Pablo y Marianela salieron al campo, precedidos 
de Choto, que iba y volvía gozoso y saltón, moviendo 
la cola y repartiendo por igual sus caricias entre su 
amo y el lazarillo de su amo. 

-Nela -dijo Pablo-, hoy está el día muy hermoso. 
El aire que corre es suave y fresco, y el sol calienta sin 
quemar, ¿Adonde vamos? 

-Echaremos por estos prados adelante -replicó la 
Nela, metiendo su mano en una de las faltriqueras de 
la americana del mancebo-, ¿A ver qué me has traído 
hoy? 

-Busca bien, y encontrarás algo -dijo Pablo, rien¬ 
do. 

-¡Ah, Madre de Dios! Chocolate crudo,.. ¡Y poco 
que me gusta el chocolate crudo!... Nueces,,., una 
boca envuelta en un papel.., 

-¿Adonde vamos hoy?-repitió el ciego* 

-Adonde quieras, niño de mi corazón -repuso la 
Nela comiéndose el dulce y arrojando el papel que lo 
envolvía- Pide por esa boca, rey del mundo. 

Los negros ojuelos de la Nela brillaban de conten¬ 
to, y su cara de avecilla graciosa y vivaracha multipli¬ 
caba sus medios de expresión, moviéndose sin cesar, 
Mirándola, se creía ver un relampagueo de reflejos 


temblorosos, como ios que produce la luz sobre la su¬ 
perficie del agua agitada. Aquella débil criatura, en la 
cual parecía que el alma estaba como prensada y 
constreñida dentro de un cuerpo miserable, se ensan¬ 
chaba, se crecía maravillosamente, al hallarse sola 
con su amo y amigo. Junto a el tenía espontaneidad, 
agudeza, sensibilidad, gracia, donosura, fantasía, Al 
separarse, crecríase que se cerraban sobre ella las ne¬ 
gras puertas de una prisión, 

-Pues yo digo que iremos adonde tú quieres 
-observó el ciego-. Me gusta obedecerte. Si te parece 
bien, ¡remos al bosque que está más allá de Saldeoro. 
Esto si te parece bien. 

-Bueno, bueno, iremos al bosque -exclamó la 
Nela. batiendo palmas-. Pero como no hay prisa, nos 
sentaremos cuando estemos cansados. 

-Y que no es poco agradable aquel sitio donde está 
la fuente, ¿sabes, Nela?, y donde hay unos troncos 
muy grandes, que parecen puestos allí para que nos 
sentemos nosotros, y donde se oye cantar tantos, tan¬ 
tísimos pájaros, que es aquello la gloria. 

-Pasaremos por donde está el molino, de quien 
tú dices que habla mascullando las palabras como 
un borracho, ¡Ay, qué hermoso día y qué contento 
estoy! 

-¿Brilla mucho d soh Nela? Aunque me digas que 
si, no lo entenderá porque no sé lo que es brillar. 

-Brilla mucho, si. señorito mío. ¿Y a ti qué te im¬ 
porta eso? El sol es muy feo. No se le puede mirar a la 
cara* 

^¿Porqué? 

-Porq ue duele. 


370 











enero de 1920. ciego y sumido en la mayor po¬ 
breza. 

EL REALISMO 

Podemos ubicar a Benito Pérez Caldos en el 
grupo de narradores que emplearon la técnica 
realista. El realismo es una escuela desarrollada 
durante la segunda mitad del siglo XIX, que 
busca que el arte sea una versión fiel y directa de 
la realidad circundante. 

Todos los aspectos de ia vida española, los 
problemas sociales, políticos, religiosos, han 
quedado grabados por el escritor en su obra. No 
hay sector que haya podido escapar a su testi¬ 
monio. Pero si bien sus mendigos, obreros, 
sacerdotes, empleados, ricos, artisócratas veni¬ 
dos a menos, tienen su origen en personas hu¬ 
manas, son tratados por él con e! talento de una 
gran capacidad creadora. 


MADRID 

Benito Pérez Caldos nació, como dijimos, en 
Las Palmas, pero la ciudad que influyó notable¬ 
mente en él, y que fue objeto de profunda des¬ 
cripción en sus novelas de ambiente más con¬ 
creto, es Madrid. Le agradaba deambular por las 
calles menos conocidas, visitar las viejas igle¬ 
sias; y todo este ambiente de Madrid, junto con 
sus habitantes y con sus ideas, aparece reflejado 
en muchas de sus obras. 


El autor de 
’ Mar ia nela"Doña 
Perfecta’", "Gloria 1 ' y 
otras valiosas 
creaciones literarias, 
según un cuadro de 
otra gran pintor 
español: Joaquín 
Sorolla, 



-¿Qué duele? 

-La vista. ¿Qué sientes tú cuando estás alegre? 

-¿Cuando estoy libre, contigo solos los dos en el 
campo? 

-Si. 

-Pues siento que me nace dentro del pecho una 
frescura, una suavidad dulce.,. 

-iAhi te quiero ver! ¡Madre de Dios! Pues ya sabes 
cómo brilla el sol. 

-¿Con frescura? 

-No, tonto, 

-Pues, ¿con qué? 

-Con eso, 

-Con eso... ¿Y qué es eso? 

-Eso -afirmó nuevamente ta Nela con acento de 
firme convicción. 

-Ya veo que esas cosas no se pueden explicar. An¬ 
tes me formaba yo idea del día y de la noche. ¿Cómo? 
Verás: era de día, cuando hablaba la gente; era de no¬ 
che, cuando la gente callaba y cantaban los gallos. 
Ahora no hago las mismas comparaciones. Es de día, 
cuando estamos juntos tú y yo; es de noche, cuando 
nos separamos. 

-¡Ay, Divina Madre de Dios! -exclamó la Nela, 
echándose atrás las guedejas que le caían sobre ia 
frente-, A mí, que no tengo ojos, me parece lo mismo. 

-Voy a pedirle a mi padre que te deje vivir en mi 
casa para que no te separes de mí, 

-Bien, bien -dijo María, batiendo palmas otra vez. 

Y diciéndolo, se adelantó saltando algunos pasos, y 
recogiendo con extrema gracia sus faldas empezó a 
bailar. 












los prado* o los bosques, que en los últimos días 
del verano o durante comien zqs de] otoño tam¬ 



bién se produce una explosión de llores similar 
a la ocurrida en primavera. 

Esto lo saben muy bien los agrie altores, pues 
algunas plañías, como las fresas, las violetas, los 
crisantemos y otras, florecen en dicha época 
otoñal. 

fcsto se debe a que existen dos tipos de plañ¬ 
ías, cuyas floraciones están regidas por diferen¬ 
tes cantidades de horas de iluminación; tienen 
lo que se llama fot apencóos distintos. Son las 
llamadas plantas de día cono o plañías de día 
largo. Existe una medida llamada duración cri¬ 
tica dei día. que es de 10 a 14 horas de ilumina¬ 
ción y que determina a qué tipo de planta nos 
referimos según sobrepasen estos límites. 

Las plantas de día largo florecen si se encuen¬ 
tran sometidas a iluminación per periodos 
mayores que La duración critica del día. 

Sa estas plañías se Jas somete experimental* 
me me a periodos de iluminación menores que 
dicho valor crílico, no se produce la floración. 
Por el centrar io, Las plantas de día corto requie¬ 
ren para florecer menos hora? de iluminación 
que d valor crítico. Condiciones que se presen- 
tan a fines de verano o principios del Otoño, 
cuando los días van haciéndose cada ve?, más 
cortos con menos horas de sol. 

Es asi como en Las zonas tempiada* deí plane¬ 
ta tenemos dos ¿pocas bien determinadas, du¬ 
rante las cuales nacen las flores. 

La tu? desencadena mecanismos met abó ticos 
dentro de las plantas, las cuales permiten la sín¬ 
tesis de sustancias que estimulan la floración. 
Muchas hora* de luz, inhiben esto* mecanismos 
en las piarlas de día corto. 


IMAVERA 


emolacha 


Planta de 
día largo 


diarias 


Florece 


FIN CE 
VERANO, 
PRINCIPIOS 
£>E OTOÑO 
Fresas 
Violeta 
■CrtearHsmo 


temperatura era el factor desencadenante en ia 
formación de las Flores. 

Pero no todos los años ocurre lo mismo. En 
algunos, ya entrada la primavera, los días siguen 
siendo frios y las flores igual surgen. Experien¬ 
cia* de laboratorio han demostrado que si bien 
la icmpenatura es un factor importante durante 
el proceso de floración, su mecanismo en la re¬ 
gulación de aquél es secundarlo. 

La floración de Las plañía* está gobernada por 
la duración del dia, es decir que el factor deter¬ 
minante del proceso parece ser la cantidad de 
horas-luz que el vegetal recibe. 

En realidad, La gran diferencia entre las distin¬ 
tas estaciones consiste en la duración de Los 
días. En invierno éstos son cortos, con poca* ho¬ 
ras de iluminación. No ocurre lo mismo durante 
la primavera, donde Los dias son más largos y la 
luí solares más prolongada. 


• quiere nueva vida, el So! entibia el 

a 5 re haciéndolo más agradable y tos 
i trinos de las aves recién llegadas se es¬ 
parcen por doquier. Lentamente van surgiendo 
las multicolores flores, Al principio en forma tí¬ 
mida; luego, más avanzados ios días, de manera 
casi explosiva. Vamos presenciando así uno de 
los milagros más sorprendentes y gratos de la 
naturaleza. 

Hasta tan sólo ayer, durante el gélido Invier¬ 
no, los árboles se encontraban poblados de ye¬ 
mas, algunas cónicas, otras redondas O en forma 
de bolones, en cuyo interior dormitaba la vida. 

Ahora esas oscuras prominencias formadas 
por pequeñas hoja* pegadas entre sí se transfor¬ 
man cu llores fragantes y vivaces. Desde hace 
mucho tiempo surgió una pregunta; ¿Por qué 
florecen las plantasen primavera? 


Planta de 
día corto 


En iwnawirit florecer, 
mut hisimaa plantos y 
elfo str flote? no sito a 
■a l&míwjratLB* s--r» a la 

ci.imiii¡.i,j jo horas iua 

que el vcuüial recite': 
eííeij periodo déte ser 
ffiriypr do io teyaa 
Tamctén hay oims 
llamadas tej din 
corto que ftofodm ¡i 
limas del .'«-rano y 
pnrrcrq*» rW oiedc 


NO TODAS LAS PLANTAS 
FLORECEN AL MISMO TIEMPO 
A quien guste de la vida al aire libre no le re¬ 
sultará extraño observar, durante sus paseas por 


MÁS IMPORTANTE QUE 
LA TEMPERATURA ES LA LUZ 

En un principió $c pensó, como quizá lo ha¬ 
gamos nosotros un poco intuitivamente, que la 











LUZ Y SOMBRAS HACEN 
FLORECER LAS PLANTAS 

Desde hace algún tiempo, en laboratorios 
bajo condiciones controladas se han realizado 
interesantes experimentos para favorecer artifi¬ 
cialmente, la floración en distintos tipos de 
plantas en épocas de no floración, 

Uno de los más interesantes y reveladores 
consiste en la iluminación artificial, durante el 
período de oscuridad, a plantas cultivadas. 
Plantas de día corto eran sometidas artificial¬ 
mente a un número de horas de iluminación 
inferior a la duración crítica del día, lo que fa¬ 
vorecía la floración, A otras plantas del mismo 
tipo se les daba menor cantidad de horas-luz, 
pero en mitad del período de oscuridad se les 
procuraba iluminación durante una hora. 


Como resultado del experimento, las plantas de 
día corto no florecerán. 

En plantas de día largo se realizaban experi¬ 
mentos similares: se las mantenía iluminadas 
por períodos inferiores a la duración crítica deí 
día, y por lo tanto no se desencadenaban los 
procesos de floración, pero si en mitad del pe- 
ríodo de oscuridad se las iluminaba artificial¬ 
mente durante una hora, se producía la libra¬ 
ción. Estos resultados muestran que también es 
importante para la planta la existencia de un 
período de no iluminación. 

La intensidad de iluminación que se produce 
en las noches de i una llena no es suficiente para 
alterar eí proceso de oscuridad de la planta. 

Como vemos, en la naturaleza todo se en¬ 
cuentra regulado y es el hombre con su técnica 
quien puede alterar algunos de sus ciclos. 


En los laboratorios se # 
han realizado 
interesantes 
experimentos. Las 
llamadas plantas de dia 
corto eran sometidas a 
un numero de horas de 
iluminación inferior a la 
duración del dia. lo cual 
favorecía la floración, 
Pero en mitad del dia 
de oscuridad seles 
procuraba iluminación 
durante una hora. 
Entonces la planta no 
florecía En las plantas 
de dia largo se 
realizaban 
experimentos 
similares, y si en mitad 
de! periodo de 
oscuridad se las 
Iluminaba 
artificialmente una hora 
se producía fa floración. 






Luz 



Planta de 
día corto 




Florece 


. i 


/• 




\af^ a 


Interrupción 


de la noche 




Interrupción 
de la noche 








































PETETE PREGUNTA: 


¿$or qué puebe bolerme la tripita? 

Y el doctor “Santo Remedio” contesta: 




Dr: -Debes explicar algo más de dónele 
y cómo te duele. De lo contrarío no puedo 
contestarte, pues el dolor puede obede- 
cera muchas causas. 

Petete; -Es que.,, ahora no me duele 
nada. En realidad, sólo quería saber, 
pues tengo temor a la apendicitis. 

Dr: -¡Ah, claro! Es comprensible que 
quieras conocer algo sobre esta afección 
tan común. Pero te anticipo que no tienes 
que tenerle miedo, sobre todo si te asis¬ 
ten a la menor aparición de un síntoma, 
ya que es curable con una operación. 

Petete: -Será sencillo como usted 
dice, pero... ¡a mi no me operan! 

Dr: -En el caso de una apendicitis, no 
tienes otra cosa que hacer. ¡La operación 
es imprescindible! Pero ya que quieres 
saber cómo se manifiesta, te diré que es 
por un dolor continuo de intensidad varia¬ 
ble y de localización fija en el cuadrante 
inferior derecho del abdomen. 

Petete: -Es esa zona que ustedes, los 
médicos, llaman fosa iliaca derecha. 

Dr: -¡Te felicito por tanto conocimiento! 
Pero en el caso de apendicitis, además 
de ese dolor hay malestar en el estóma¬ 
go, con sensación de náuseas y estreñi¬ 
miento. A veces, también hay fiebre, que 
es un grado mas alta si se toma en la 
boca o en el recto, que en la axila, 

Petete: -Lo normal es una diferencia 
de sólo medio grado. ¿No es verdad? 

Dr: -Asi es, en efecto. Sin embargo, no 
todo lo que duele en la barriguita es 


apendicitis. Puedes tener, por ejemplo, 
un tipo de dolor que aparece de improvi¬ 
so, aumenta progresivamente y luego se 
va calmando hasta desaparecer, aunque 
al tiempo vuelve a presentarse. 

Petete; -Y eso... ¿qué es? 

Dr: ^Lln cólico, que puede ser originado 
por el pasaje de un cálculo por los con¬ 
ductos de la bifís, si el dolor está en el 
cuadrante superior derecho det abdo¬ 
men; o por un espasmo o inflamación del 
intestino, si se halla localizado en la zona 
central; o en el intestino grueso, si parece 
que se desplazara de derecha a izquier¬ 
da. 

Petete: -Esos dolores podemos sentir¬ 
los después de algún atracón de comida, 

Dr -Veo que tienes ya tu propia expe¬ 
riencia. Pero aún debo decirte que el cóli¬ 
co puede tener origen en las vias urina¬ 
rias. Entonces, además de ser muy inten¬ 
so se propaga desde la región lumbar ha¬ 
cia adelante y abajo del abdomen. 

Petete: -¡Qué curioso! 

Dr: -Y por ultimo te diré que hay un tipo 
de dolor fijo que hace contraer la pared 
abdominal, que inmoviliza al paciente en 
cama, paraliza el tránsito intestinal y se 
presenta cuando hay una peritonitis. 
Otras veces los dolores se originan en 
afecciones del corazón, de las pleuras y 
también por espasmos causados cuando 
tienes mucho miedo... 

Petete: -¡Gracias, doctor! Ya 
duele la barriguita. 
























La naturaleza, tomo artífice insu pe rabte, se ha p retí ¡gado sin limites en 
la orna mentación de las aves, dotándolas de coloré. formas y tamaños 
que las convierten, en te mavoria de los casos, en verdaderas expresio¬ 
nes artísticas, Por otra parte, estos seres rfamuestr, t su notable poder 
de adaptabilidad, viviendo en ambientes disimlies, a f fices inhóspitos, y 
io hacen con un manifiesto sentido de supervivencia tesde inace 150 mi- 
Piones de a nos, 1 


mopotjiü-i, por sus instinto*emigradores. los cuales se 
ven favorecidos rnr su vul-ío rápida > basicTiida Lu* 
distancias no son obsUieulon para din*, que alrai i<r- 
san océanos y vuelan con pequeño* tkseaTvsos IiüsEíi 
L uhrii 4.00C3 km en hasta Je nuevas horizontes. Pero 
no toctos están preparadas para salar \Io.sjtiíi> íIl-c;i- 
rraHaron su iren twsHeriar como estupenda* corredo¬ 
ras, y es el c^soitc los avestruces africanos > Las ñan¬ 
dúes sudamericanos. Liieazu de estos últimos día ori¬ 
gen a un depone, ejercido por jinetes que *c muestran 
muy diestros er d manejo de amias arrojadizas como 
las baU-udurav 


:i Ü£f.^ las ave* están presentes todas las dí- 

■ ¿M .-: htcnsianes. de.sde los gigantescas córtdáTCs 
Je los ciclas .indina* Lia si a los pequemsi- 
: ptios ;■ helios colibríes de la* selvas tropi¬ 
cales, Aquéllos superan ios tres meiro* eincuenia de 
envergadura ^ se muestran impone mes en sus vuelos: 
en cambio éstos, muí; pequeños, tienen especies que 
iiu son mas grandes que un bolón multicolor. 


éi cuclillo nótesete 
arriba, a le izqu^rda), 
tiunhabría en Europa 
ptj- une de las, 6 55^- 
éspeooivrvas be av-eaque 
96 encuentran en, todo 6' 
munífoyque los 
c?mítoicsg(j& non divin do 
en 27 grupos u ordenas. 
La mayor'6 de tes aves 
scr> muy buenas voladoras 
•i Foto de arriba. 
a la derecha) 


cosmopolitismo 

Las aves se hallan- distribuidas por las roas di verías 
repone* del globo. y muchas de -us especies son eas- 


La? aves presentan 
aran variedad de pi¬ 
cos ¿ida piados b su 
üiimeotcictco: gan¬ 
chuda cótuo én le 
carama (ti- a modo 
de tijera en el o¡ca- 
CTuitedo (2j. y como 
<,n oun?or en el oe- 
¡nero (3> 



Existen 21 órdenes de ¡síes. como d de la> prenso¬ 
ra*. iiepu-doms, pájaros ciconi formes. casUarifórmiii, 
puriformes, rapaces. paloma*, yullináceas. zancudas \ 
P^i¡mip«la$- 


La garza froto de le 

iZQviiE-'dn'i naneritíce. 
Conid ia CUJu^na y el 
Himeneo. al ateten de las 
cicdoircumos. El tom y 
el papagayo íen Fri fulo 




LASAVESSAGRADAS 

Desde lie ñipas inmemoriales, algunas aves han 
>[Jo objeto de luí culto espedid par parte de distintas 
civilizadone*. y así l.t mitología clásica se murió con 
símbolos de esta prcícdcncln. El etone, el gavilán \ el 
cuervo estaban consagrados a Apolo: el gallo, a Mlt- 


duJaderdchal, que §e 
destacan por-su viütOSO 
niumu.e. ciodenecen a 
103 paitacifomrea. 


E ■ pica de üi anhinga O p,i 
iaro serpiente es torga- co¬ 
ma una pinza pera captu¬ 
rar loa peces iuciuierduj. El 
pea encorvado del numéri¬ 
co ííkiTecmsi hene ribetes 
en los bordes qué Id SsrvUrt 
püra Filtrar el barro y 
el ¡Agua y relenéT el ali¬ 
mentó. 


377 


376 


















































El pelicano 
(izquierda) 
y el flamenco 
(derecha) 
son aves 
d© hábitos 
gregarios 
y forman 
colonias con 
numerosos 
individuos 


curio; el pavo real, a Juno; el águila, a Júpiter. La 
iglesia romana adscribe simbólicamente la paloma al 
Espíritu Samo. 

Los egipcios también tenían sus aves sagradas; en¬ 
tre ellas, el gavilán, símbolo del resurgimiento del 
Sol, y el ibis. 

Los persas respetaban la vida de todas las aves 
como criaturas de Qrmuz, pero el mayor respeto lo 
sentían por el gallo porque su canto anunciaba la lle¬ 
gada del alba y con ello un nuevo día. 




Las plumas-son 
admirables por sus 
colores, pero además 
constituyen una 
maravilla de ingeniería 
natural; pues su 
estructura es. ala vez, 
sólida y ligera. 


Las aves tienen el 
cuerpo cubierto de piu- 
mas, y entre éstas se 
distinguen las remeras, 
que les sirven para vo¬ 
lar, Sus partes princi¬ 
pales son el raquis y 
las barbas. 


Raquis 

Barbas 


Las patas 
de las aves 
también están 
adaptadas 
a las distintas 
funciones 
que cumplen. 

En los dibujos 
de abajo 

aparecen las del águila 
pescadora (1 ) r pájaro 
carpintero (2), colimbo 
(3) y zampullín (4). 



Las aves también aparecen en emblemas y alego¬ 
rías heráldicos. 

Entre los animales fabulosos aparece, como un 
símbolo, el ave Fénix, capaz de renacer muchas veces 
de sus propias cenizas, 

LA DOMINACIÓN Y EL PODERÍO 

Los mayas y los aztecas consideraban al quetzal co¬ 
mo ave sagrada. En la actualidad goza de igual culto 
en Guatemala. Su nombre, entre los indígenas, signi¬ 
fica esmeralda. Según la leyenda quiche, de los despo¬ 
jos de unas mariposas azules brotó un árbol excelso, 
en cuya rama más atrevida apareció el quetzal, radian¬ 
te de hermosura» en señal de dominación y poderío. 



1 



378 











































































Esta ave permaneció prácticamente desconocida 
hasta ei año 1825, fecha en que los naturalistas consi¬ 
guieron algunos huevos de color verde pálido, > desde 
entonces se han hecho estudios c investigaciones para 
conocer sus costumbres, 

PLUMAJE Y COLORIDO 

El plumaje, tan variado como el colorido, es uno de 
los principales centros de atracción de las aves. La so¬ 
briedad de algunas, como Ea de tas palomas y gorrio¬ 
nes, contrasta profusamente con el arco iris de tas 
aves tropicales, tal como el caso de los guacamayos y 
papagayos, más todos los otros psilací formes de los 
demás continentes. Las colas severas y pequeñas de 
algunas acuáticas se contraponen a las espectaculares 
de las aves Eiras australianas y de los faisanes euro¬ 
peos y asiáticos y del pavo real. 

Penachos diversos, copetes, collares y colgantes 
adornan la figura tan variada de las aves. 

ADAPTACIÓN Y PRIVILEGIO 

Picos y patas son el resultado de muchos años de 
adaptación aí hábitat. Desde los delicadísimos picos 
de los colibríes y de algunas insectívoras, pasando por 
tos graciosos apéndices córneos de algunas acuáticas 
y por tos cónicos picos de los frugívoros, llegamos a 




Las aves tienen 
un tercer párpado 
semitransparente 
y que se corre 
en forma lateral 
Sollama 
membrana 
nictitante y 
es muy útil para 
proteger el 
ojo y regular 
la luz. 


los fuertes y desarrollados ganchos de loros, cacatúas 
> aras. Es necesario recordar que los picos de las aves 
están "construidos” del mismo material que las uñas 
humanas, es decir de queralina. 

La vísta privilegiada de algunos falcónidas, que ven 
desde alturas asombrosas, complementa las aptitudes 
maravillosa de tas aves nocturnas, cuyos ejemplares 
superan en cien veces la percepción nocturna de la vi¬ 
sión humana, 

SU ANTECESOR 

Se sabe que el antecesor de las aves fue el arqueóp- 
terix prehistórico, que no era bello precisamente, Se 
necesitaron varios siglos de evolución y perfecciona¬ 
miento para lograr una perfecta conjunción. En la ac¬ 
tualidad son notables -en algunas especies- la belle¬ 
za, el colorido, la estilización, la agilidad y la gracia 
de estos seres alados. 


El plumaje del 
pavo real es uno 
de ios más 
hermosos 
de todas las aves. 
Estos vertebrados 
presentan 
diferencias 
entre los machos 
y las hembras. 

En el caso del 
pavo real, 
el plumaje 
del macho 
es siempre más 
atractivo que 
el déla hembra. 


De izquierda a de¬ 
recha aparecen 
cuatro tipos de 
patas de aves ca¬ 
minadoras: aves¬ 
truz (1), cuervo 
( 2 ). garza azul (3) 
y grevof (4). 


379 























LOS 

GRANDES 
GENIOS 
Y SUS 
OBRAS 


El 24 de noviembre de 
1859, tras 23 años de 
haber releído y analizado 
sus observaciones, 
Darwin publicó su obra 
"El origen de las especies 
Ésta provocó grandes 
polémicas, pues, según 
algunos, se oponía a las 
Sagradas Escrituras. Sin 
embargo, Darwin jamás 
afirmó que eí hombre 
descendía del mono, sino 
que ambos provenían de 
un antepasado común. 


VIAJE DEL "BEAGLE” 

La travesía duró desde 1831 
hasta 1836. En el archipiélago 
de Jas Galápagos observó un 
mundo rebosante de especies 
animales y vegetales, y allí tuvo 
!a intuición de la teoría de la 
evolución de las especies. 


i 

4 

* 


i 






















Carloá JBartoiu 


EL AUTOR DE “EL ORIGEN DE LAS ESPECIES" 

En las islas Galápagos, Oarwín estudió el suelo volcánico de ellas, diversas 
iguanas y también diferencias en los caparazones de las tortugas. Esto fue 
uno de los puntos de partida para la elaboración de sus teorías. 



IGUANA DE LAS 
GALÁPAGOS 


XJHr 

v 


Los picos de ios pájaros son 
como herramientas. 

Darwin pudo observar en las Galápagos diversos tipos de pinzones cuyo 
pico era diferente, El pinzón arborícela tiene un pico agudo para asir y 
cortar los insectos de que se alimenta (1); el pinzón terrestre tiene un pico 
grueso, triturador, como un cascanueces, pues se alimenta de semillas 
grandes y duras (2). 


W» 


,*/ 




h 


\ 


& 




\ 




2 



\ 




j 


4 


rÁ 


f 


«u 


4 


•fr * 


rP-Y^ 

fvQl 


STE notable naturalista inglés na¬ 
ció en Sherwsbury en 1809 y fa¬ 
lleció en Down, en 1882. Desde 
niño fue un gran coleccionista de 
insectos, semillas, hojas y minerales. En 
1825 su padre le envió a la universidad de 
Edimburgo para que estudiara Medicina, 
pero pronto la abandonó. Lo mismo hizo con 
los cursos de Teología que realizó en la uni¬ 
versidad de Cambridge. En 1831 se embarcó 
en el velero u Beagle ' dirigido por el profesor 
Roberto Fitz Roy; el viaje duró cinco años y 
Darwin trabajó febrilmente y recogió impor¬ 
tantes notas de Geología, de Botánica y de 
Zoología. De regreso a Inglaterra se dedicó a 
clasificar ese cúmulo de informaciones, a la 
vez que iba estructurando en su mente una 
nueva teoría sobre el origen y la evolución de 
las especies. En 1859 publicó su obra funda¬ 
mental “El origen de las especies 11 » que causó 
gran conmoción. 





















Cabeza de 
una larva de dítico en 
la que pueden verse 
las dos mandíbulas curvadas 
que le sirven para 
capturar a sus 
presa s. 


S probable que muchas personas, sobre 
todo aquellas que viven en las ciudades 
donde el contacto con la naturaleza es di¬ 
fícil . no conozcan ni imaginen siquiera la 
diversidad de formas vivas que habitan en pequeñas 
lagunas, estanques o charcas permanentes. 

Esos ambientes constituyen en realidad micromim- 
dos fascinantes, poblados por numerosas especies que 
viven en mutua interrelación. Allí en el agua la vida 
también es muy dura; conseguir el diario sustento, es¬ 
capar de los predadores, criar y cuidar una familia 
son tarcas arduas en las que los animales empeñan 
todo su liernpo. 

Como en cualquier otra comunidad biológica, tal 
como un bosque, una pradera o un desierto, en las 
charcas existen también categorías de organismos di¬ 
versos que cumpliendo funciones diferentes permiten 
el normal desenvolvimiento tanto de los ciclos vivos 
cqmode los materiales. 

Así las sustancias imprescindibles para la vida 
cumplen ciclos continuos y permiten la existencia de 
toda la comunidad acuática. 

Una categoría importante de organismos la consti¬ 
tuyen los predadores. Su función consiste en la caza 
de otros individuos a tos propósitos de su alimenta¬ 
ción, evitando que el número de otras especies au¬ 
mente demasiado y ponga en peligro el delicado equi¬ 
librio existente en 9a comunidad. 

En las charcas y otros ambientes acuáticos habita 
un grupo de insectos predadores muy activos, temi¬ 
bles y eficientes cazadores: los ditiscidos o díticos. 



Los zoólogos los han clasificado como pertenecientes 
al orden de los coleópteros, que es el más numeroso 
en cuanto a especies conocidas. 

Se caracterizan porque el primer par de alas se ha 
transformado en una cubierta dura conocida con el 
nombre de éitiros los cuales, a manera de escudo, 
protegen las alas posteriores y la parte dorsal del ab¬ 
domen de! animal. 

Tanto en estado larval como adulto, los díticos son 
voraces criaturas que atrapan cuanto animal pequeño 
o mediano cae en sus mandíbulas. Más de una vez 
han provocado graves daños en establecimientos seti- 
cofas (estanques que se dedican a la cría de peces), ya 
que hacen fácil presa de huevos y peces recién naci¬ 
dos provocando importantes disminuciones en su 
propia población. 

Pero también suden ser útiles, pues devoran gran 
cantidad de larvas de organismos perjudiciales o mo¬ 
lestos, como los mosquitos. 


EL PEQUEÑO VENCE AL GRANDE 

Ya desde la infancia los ditiscidos son temibles car¬ 
niceros, aunque su forma de alimentarse es muy dife¬ 
rente de la que tendrán cuando crezcan. Las larvas 
que nacen de los huevos son muy distintas de sus pa¬ 
dres; no poseen d estilizado cuerpo de éstos, apto 
para la rápida natación, ni la acorazada y reluciente 
estructura externa; resultan algo desgarbados, de 
cuerpo largo y patas que les sirven para asirse a tron- i 




382 


























eos u otros objetos sumergidos* pero inútiles para la 
natación. 

La cabeza es grande y aplanada* con dos mandíbu¬ 
las curvadas que, a pesar de no servir para masticar* 
están provistas de un eficiente dispositivo de captura 
y alimentación. Cada una de ellas tiene un pequeño 
canal que comunica la filosa punta con la cavidad de 
la boca. Si la larva se encuentra hambrienta, espera 
pacientemente que algún animal desprevenido, sin 
i mportarle que tamaño tenga, este a su alcance. 

Cuando esto sucede (supongamos que la pobre víc¬ 
tima resulte un pequeño renacuajo), el predador cla¬ 
va en su cuerpo las punzantes mandíbulas, De esta 
manera la presa queda sujeta: entonces* la larva len¬ 
tamente bombea desde La boca -a manera de una je¬ 
ringa hipodérmica- los jugos digestivos que. introdu¬ 
cidos a través de los canales mandibulares, penetran 
en el cuerpo de la presa y comienzan a digerirla. Pa¬ 
sado cierto tiempo, también a través de los mismos 
cuñales empieza a succionar las sustancias alimenti¬ 
cias que terminan de ser digeridas en el aparato diges¬ 
tivo del insecto. La boca y los canales mandibulares 
forman un complejo aparato bombeador, donde el 
flujo de líquido se mueve en dos direcciones según las 
necesidades alimenticias. 

Durante todo el largo período larval, el díliscido 
devora gran cantidad de anímales, lo cual lo convierte 
en un terrible predador del estanque. 


LOS'ADULTOS SON PEQUEÑOS 
TIBURONES 

Los diliscidos adultos poseen el cuerpo ovalado: 
esta forma Ies permite un excelente desplazamiento 
en el interior del agua. El último par de patas está 
perfectamente adaptado para la natación: Ea naturale¬ 
za modeló en días eficientes remos que permiten al 
insecto moverse con entera libertad. 

Et par de patas delanteras de los machos posee una 
zona aplanada provista de pelos adhesivos y peque¬ 
ñas ventosas, Éstas les sirven para poder asirse al ca¬ 
parazón de la hembra Jurante el ciclo sexual. 

Son animales exclusivamente carnívoros, que ca¬ 
zan tanto diminutas larvas como pequeños peces y 
a o libios. Suelen también alimentarse de animales 
muertos, cumpliendo una importante función en la 
limpieza del estanque. Sus mandíbulas se encuentran 
provistas de afilados bordes, que pueden provocar 
cortaduras e incisiones en el tegumento de cualquier 
animal que ataquen. 

Durante la noche, muchas especies abandonan las 
charcas y emprenden pequeños vuelos que les permi¬ 
ten trasladarse a otros espejos de agua. 


LA CÁMARA DE AIRE 

Si bien los diliscidos adultos son insectos que desa¬ 
rrollan todas sus actividades más importantes en el 
interior del agua, deben salir periódicamente a La su¬ 
perficie para respirar. 

Ein realidad* poseen un ingenioso dispositivo que 
les permite permanecer sumergidos durante prolon¬ 
gados periodos: una cámara de aire. 

La posición de los élitros sobre el abdomen es tal, 
que se forma una cavidad interna en la cual no puede 
penetrar el agua. En el inLerior de esa cámara de aire 
desembocan los espiráculos a través de los cuales res¬ 


pira el insecto cuando se encuentra sumergido. Con 
ciertos intervalos, cuando dentro de 3a cámara dismi¬ 
nuye la cantidad de aire, el ditiscido sube a la superfi¬ 
cie y a través de una pequeña abertura entre los éli¬ 
tros y el abdomen renueva la porción de aire que le 
servirá durante la próxima inmersión. 



Antena 


Mandíbula 


Canal 
mandi - 
bular 


Elitros 


Ocelos 


Patas 
nadadora 


Cámara de aire 


Elitros Segundo par de alas 

Pared dorsal 
del abdomen 




MANDÍBULA 
DE LA LARVA 


Pared íg^yal 
del abdomen 


orte 

ransversa! 

DE AIRE 


Arriba, a la izquierda: 
Oitíscido adulto. Arriba, a la 
derecha: Corte transversal 
del insecto en el que puede 
verse la cámara de aire. 
Abajo, a la izquierda: 
mandíbula de la larva 
mostrando sus partes. 


Larva de ditico en trance de atacar a una larva de batracio. 



w * 

f. . 




& /%/ 


^ * * 


MmJT ti 

rr* umtJj 
1 * c i... 





























1GUEL DE UN AMU - 
NO (18644936) fue un 
filósofo, ensayista, no¬ 
velista, poeta y filólogo 
español. Era hombre de temperamen¬ 
to inquieto y rebelde, a la vez que su¬ 
mamente veraz. 

En cierta oportunidad se le con¬ 
cedió una gran cruz, y Unamuno 
fue al palacio para agradecerle al 
rey la distinción. Cuando estuvo 


en presencia del monarca le dijo: 

-Señor, os doy las gracias por la 
gran cruz que me habéis concedido, y 
os aseguro que realmente me la me¬ 
rezco. 

-ÍQué extraño! -exclamó el rey-. 
Todos los demás a quienes se ¡a he 
otorgado me aseguraron que no la 
merecían, 

4Y tenían razón! -contestó rápida¬ 
mente Unamuno. 



384 















♦ 

♦ 


Honorato 
be Ha l^at 

€1treibor be 
Xa tomebia 

b ti mana 

ARA explicar su gran obra, Honorato de 
Baízac escribió: “La sociedad francesa ha 
escrito esta historia; yo sólo he sido su se¬ 
cretario”, Se refería a “La Comedía Hu¬ 
mana”, compuesta de un numero considerable de no¬ 
velas emrelazadas. Se encontraba en !a plenitud del es¬ 
fuerzo de la increíble invención y veía a los casi dos mil 
personajes que había creado como parte de un mundo 
vivo. Pero si bien era cieno que Francia, su patria, le 
había dado los tipos que incorporó a su mundo ele fic¬ 
ción, su trabajo de novelista y la concepción genial de 
la “Comedia” te pertenecían sólo a el. 

Quien habría de realizar tan grande empresa hiera- 




Hon orato d© Balzacfue uno 
de los más grandes 
novelistas de todos los 
tiempos. Creó casi 2,000 
personajes; sin embargo, 
modestamente 
dijode su obra' 
«La sociedad francesa ha 
escrito esta historia; yo 
sólo he sido su secretario» 


Grabado para 
una edición de 
las obras de 
Balzac, publicada 
en 1836, en 
el que aparece 
Rastignac, uno 
desús célebres 


personajes 
















Arriba: Retrato de 
Balzac, Abajo: 
Yeso del famoso 
escultor francés 
Augusto Rodin f quien 
sentía profunda 
admiración por el 
talentoso 
novelista. 


Litografía de J. 
Godde para el 
libro "Eugenia 
Grande!". Balzac 
unía, a su profundo 
sentido de 
observación, una 
gran comprensión 
del alma humana. 



ria comparable a la de un Cervantes o un Shakespea¬ 
re, no se inició como un brillante escritor; Por el con¬ 
trario, sus primeros intentos fueron un fracaso. Había 
nacido en provincia (en Tours* el ló de mayo de 
1799) y provenía de un hogar modesto, con una ma¬ 
dre que lo entregó a una nodriza para que lo criara y 
un padre más preocupado por sus nuevas ocupacio¬ 
nes de comerciante que por su hijo. Tuvo, pues, una 
infancia triste, agravada por su ingreso al colegio de 
los Oratorienses de Vendóme, donde, sin embargo, 
fue tratado con dulzura por un sacerdote el bibliote¬ 
cario, que le prestó muchos libros y al que Balzac 
nunca olvidó, (“Un cura de campaña”, se llama la 
novela donde lo recuerda,) 

De las desordenadas lecturas que hizo nació su pri¬ 
mera obra, un ensayo sobre la voluntad humana, Te¬ 
nía doce años. Como era voluntarioso, el exceso de 
trabajo que se impuso acabó por enfermarlo. Cuando 
tiempo después volvió a la escuela, lo hizo en París, 
adonde se trasladó su familia, 

SUEÑOS DE GLORIA... Y DEUDAS 

Alquiló una buhardilla y allí, soñando con la glo¬ 
ria, escribió versos que no gustaron y varias novelas 
históricas, imitaciones de las de Walter Scott, que fir¬ 
mó con seudónimo, 

Corría el año 1821. El joven Balzac, lanzado a la 
carrera literaria, fue acumulando experiencias y, po¬ 
seedor de un don de observación poco común, reco¬ 
gió en la memoria infinidad de tipos y costumbres 
que enriquecieron sus cuentos y novelas. Pero tam¬ 
bién, dedicado a los negocios, contrajo deudas que lo 
convirtieron en un perseguido de acreedores y porte¬ 
ros, de los que se escondió esperando saldar sus cuen¬ 
tas med ¡ante el trabajo cada vez más abrumador. 

UNA VOLUNTAD DE ACERO 

“En 1828 -escribió mucho después-, no me queda¬ 
ba más que la pluma para vivir y una deuda de 
125.000 francos”. Pero le quedaba, también, su forta¬ 
lecida y probada voluntad* templada como el mejor 
acero, y así continuó en la tarea que se había impues¬ 
to, sin desmayos, 

Se dedicó al periodismo, pero con los artículos que 
escribía le pasaba lo mismo que con sus novelas: gas¬ 
taba antes el dinero que le adelantaban y casi nunca 
entregaba a tiempo los trabajos. ¿En qué invertía el 
dinero? Entre otras cosas, en trajes y lujos de una vida 
mundana que quería conocer para trasladar luego a 
sus páginas. Porque Balzac era ambicioso y no sólo 
esperaba triunfar, sino llevar una vida sin las dificul¬ 
tades económicas que le perseguían y gozar de bienes¬ 
tar y riquezas. 

Lo verdadero de toda esta lucha desigual es que el 
escritor debió a sus deudas mucho del empuje para 
seguir creando sin cesar, 

SETENTA PUBLICACIONES EN UN AÑO 

La primera novela aparecida con su nombre “Los 
chuanes”, es de 1829 y tiene carácter histórico. Casi 
en seguida da a conocer “I a fisiología dei matrimo¬ 
nio' 1 . reflexiones sobre la vida conyugal. Gana con 
ellas cierta admiración, lo que significa para él el ac¬ 
ceso a las revistas y diarios importantes de París. Des¬ 
de ese momento, y en una sucesión que asombra por 
su número y calidad, publica “La casa del gato que 
pelotea”, "La piel de zapa", “Una mujer de treinta 
años”, "Luis Lambert”. “Cuentos droláticos”, ”EI 
médico rural” y “Eugenia Grandet", entre otras. En 



Vautrin, personaje 
de La obra titulada 
"Papá Goriot" 
publicada en 1842, 
representa la 
ambicionen un 
mundo que aprecia 
el éxito sobre 
todas La cosas. 



Daguerrotipo de 
Balzac tomado 
en 1848. De él 
dijo el critico 
A. Thlbudet: 
"Fue el más grande 
creador de seres 
vivientes que haya 
existido 11 , 


Papá Goriot, 
uno de loe 
personajes más 
famosos de 
"La Comedia 
Humana", 
representa al 
amor paternal, 
capaz de todo 
sacrificio. 


i 


3S6 



















Madame Vauquer, 
personaje del 
libro 'Papá 
Gario!", dueña 
de la pensión 
en la que 
habitan el 
protagonista y 
otros personajes* 
conno el joven 
Rasíignac. 



un solo año, 1830, aparecen setenta publicaciones 
con su firma, entre novelas, cuentos, artículos y otros 
trabajos- 


ENLOQUECEDOR OE TIPÓGRAFOS 

No es lo menos sorprendente de tanta capacidad el 

espíritu que la animaba. Balzac era un hombre curio¬ 
so, ansioso, que creaba a la vez personajes de la cam¬ 
paña y elegantes parisienses, intrigas entre banqueros 
y enredos del alto mundo social; en fin, sabía dar gran 
variedad a sus ficciones. Tanta imaginación lo lleva¬ 
ba a entregar sus originales con la tinta fresca y, como 
era minucioso corrector de pruebas de imprenta, las 
devolvía con tantas tachaduras, interpolaciones, 
agregados y supresiones, que se convertía en la pesa¬ 
dilla de los tipógrafos, que enloquecían recomponien¬ 
do el material. 


“LA COMEDIA HUMANA" 

Con este ritmo, que se hace difícil de seguir, y la 
aparición de una de sus obras maestras, "Papá Go- 
riot'L en 1834, surgió en él la idea de entrelazar algu¬ 
nas de sus producciones mediante el recurso del re¬ 
tomo de los personajes- "'Me estoy volviendo senci¬ 
llamente un genio”, le cuenta de puro contento a su 
hermana Laura. Las criaturas de ficción que inventó 
hasta ese momento, como los inolvidables Rastignac 
y Vautrin, pasan de una novela a otra, dando unidad 
a la obra. En oposición a la “Comedia”, de Dante, 
que fue llamada después “Divina” por su tema. Bal¬ 
zac llamó a la suya “Humana” por el carácter de los 
personajes y el enfoque general. 

Entre las novelas que la integran, aparte de las enu¬ 
meradas anteriormente, se cuentan “Serafita”, “El li¬ 
rio en el valle”. “César Birotteau", "Ilusiones perdi¬ 
das”, “Beatrix" “Ursula Mirouet” ”La prima Bet- 
te” y “El primo Pons”. 


UN MUNDO VIVIENTE 

La idea central de 3a ""Comedia” es la de que la so¬ 
ciedad en que vivimos está compuesta de diferentes 
tipos de personas, aislables en grupos, como los ani¬ 
males en la zoología. Por eso la casi infinita colección 
se divide en “Estudios de costumbres (escenas de la 
vida privada* de la vida en provincia, de la vida en 
París, de la vida política, militar y de campaña)"', 
" Estudios filosóficos'" y “Estudios analíticos”. 

Pero en esos estratos sociales lo que predomina, 
por el genio de Balzac, es la humanidad de tanto per¬ 
sonaje. Gorioú el padre amante: Gobseck, el usurero; 
múdame Vauquer, la dueña de pensión; Grandet, el 
avaro, y Rastignac, el joven, conservan la fuerza de fi¬ 
guras vivientes por la animación del arte. 

Se cuenta que poco antes de morir, el 18 de agos¬ 
to de 1850, el novelista hizo llamar a un médico que 
no existía en la realidad y que, como es obvio, no pu¬ 
dieron llevarlo a su lecho de enfermo. Era uno de sus 
personajes, al cual, en su delirio, creyó existente. 


La plaza Vendóme, 
en Paris. a mediados 
del siglo pasado. 

En sus ''Estudios 
sobre costumbres 1 '* 
Balzac escribió 
páginas admirables 
sobre la vida parisiense. 


Portada del tomo V 
de "Estudios 
Filosóficos' 1 . De él 
se dijo que no 
copiaba la realidad, 
sino que lacreaba, 
pero dándole gran 
apariencia 
de realidad 


ti mi ttt 


MtUt M 14 III 

■ ? r Ti t *i 

tes i'.u utLs 

% 


COI'SIX PONS 


mis - 

• iu.«i* .'h, iirnt» 
jinnr»ii' in élvmh niti;, 

„ ..... «... , k 4 -«a, 

■I E_* fc-.IHII tt- 

Portada de 
“El primo Pons' 1 
la última obra de 
este novelista, 
que compuso 
137 libros. 



í I 





i f I M** 

l’lIfll.flHH’llini l>. 

ti nr liU/.ti 

I,rifes, , 


u tiyin itffeKi * 
K mi fe* kl 
*1 Mfeife »i 



PAIl |> 

i i * mu )■ i «iir<t i 


387 

















¿Hog animales! poseen inteligencia o instinto ? 



EGÚN la primera definición, muchos 
animales superiores son sin duda inte¬ 
ligentes, pues utilizan conscientemen¬ 
te métodos de ensayo y error para re¬ 
solver un problema; pero si optamos por el se¬ 
gundo concepto, es muy difícil comprobar ras¬ 
gos de inteligencia en el conjunto de sus com¬ 
portamientos corrientes. 

En realidad, en los animales se observan con¬ 
ductas o maneras de comportarse que son dife¬ 
rentes y apropiadas para cada situación natural: 
la búsqueda de alimento, la construcción del 
nido o refugio, la reunión de las parejas, la cría y 
el adiestramiento de los hijos. Todo esto, en la 
vida natural, es adecuadamente realizado. 

Sin embargo, a poco que se profundice en la 
observación y se introduzcan variantes experi¬ 



mentales en el medio en que se desenvuelve un 
animal, o se lo mantenga en cautiverio en un 
medio diferente del natural, comenzarán a no¬ 
tarse alteraciones en los resultados de la con¬ 
ducta que lleva a cabo, la que ya no se adecúa a 
la finalidad para la que fue planeada y no pue¬ 
de, por lo tamo, ser corregida por actividad inte¬ 
ligente. 

LA CONSTRUCCIÓN DEL NIDO 

Tomemos, para aclarar los conceptos, uno de 
los trabajos más hermosos y complejos de las 
aves: la construcción del nido. 

Aparentemente, ello requiere capacidad para 
la elección del lugar, imaginación para su cons¬ 
trucción, conocimientos precisos de los mate¬ 
riales a utilizar, con claro discernimiento sobre 


388 





Muchos investigadores se han formulado esta pregunta: ¿Qué es 
la Inteligencia? Para unos es la capacidad de resolver situaciones 
por medio del razonamiento; para otros es la capacidad de comprender las 
circunstancias, reconocer y tener conciencia de las situaciones nuevas. 


dónde obtenerlos, y habilidad para su ensamble 
y sostén, i odas estas cualidades son propias de 
un ser humano que construye una casa habita¬ 
ción, sea una simple choza o un moderno rasca¬ 
cielos, y son, sin duda, producto de su inteligen¬ 
cia. Pero tratándose de un ave, no es más que 
una cadena de impulsos innatos, combinados 
con algunas conductas capaces de ser modifica¬ 
das por adiestramiento de los componentes de 
la pareja, rígidamente programados y coordina¬ 
dos por un impulso innato. 

En general, es pequeño el numero de especies 
de aves en las que sólo uno de los miembros